Page 1

La Seu

PARROQUIA DE SANTA MARÍA • XÀTIVA Hoja Parroquial - Nº 392 Domingo 21 de marzo de 2010 5º de Cuaresma

El que esté sin pecado que le tire la primera piedra

Frases del Evangelio eVangelio según san juan 8, 1-11 Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio, y, colocándola en medio, le dijeron: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿qué dices?». Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo. Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: «El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra.» E inclinándose otra vez, siguió escribiendo. Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos. Y quedó solo Jesús, con la mujer, en medio, que seguía allí delante. Jesús se incorporó y le preguntó: «Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?» Ella contestó: «Ninguno, Señor.» Jesús dijo: «Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.» 1


El Abad Y el VerBO Se HiZO HOMBre Hace 2010 años el Verbo de Dios se hizo hombre en las entrañas de la Virgen María. El 25 de marzo es un día grande dentro del calendario cristiano; es el aniversario de la encarnación del Hijo de Dios. Nuestro corazón en este día se dirige a Nazaret, lugar donde ocurrieron los hechos. Nos unimos a toda la Iglesia en la oración y en la acción de gracias por el don tan extraordinario que el cielo ha hecho a la Humanidad entera, pues el acontecimiento de Nazaret cambió el rumbo de la historia del mundo. El ángel Gabriel es enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, la virgen se llamaba María. El ángel le anuncia el plan de Dios: ella es la mujer elegida para traer al mundo el Hijo de Dios por obra del Espíritu Santo y el ángel espera respuesta de María. En aquel hermoso instante el cielo se conmueve, se silencian todos los planetas, el mundo por un momento para de dar vueltas, el ajetreo enmudece y, todos, desde el Padre del cielo hasta los ángeles esperan a ver qué dice María. Y ella contesta con plena libertad: “Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”. Y era la respuesta que Dios esperaba. En aquel momento se oyó un fuerte grito desde el cielo, todos aclamaron a esta muchacha de Nazaret, el rostro del mundo cambió, se llenó de mil colores, la tierra y las flores sonrieron: Dios se hizo hombre. Ése es el milagro, ése es el misterio que celebramos. Ocurrió hace 2010 años. Es un gran privilegio que Dios nos concede al poder celebrar esta fiesta única, singular, bella. El misterio de la Encarnación es el gesto de amor del Padre hacia el mundo; Dios nos ama y por eso entrega lo que él más quiere, su propio Hijo, para salvar al hombre. Celebramos el 25 de marzo el Sí de María, esa gran mujer de Nazaret que con libertad de espíritu quiso aceptar el encargo de Dios, vivir una tremenda responsabilidad y entrar a formar parte en la historia de la salvación. San Juan, en su Evangelio dirá: “El Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros”. 2


Éste es un día de gratitud al cielo, de alabanza a María, la madre y sobre todo de admiración hacia Jesús de Nazaret que quiso hacerse hombre y vivir entre nosotros para enseñarnos la mejor forma de ser hombres y abrirnos el camino del cielo. Yo les invito en este día glorioso a repetir las palabras del ángel Gabriel a la Virgen, las rezamos muchas veces, pero en este día tienen un significado especial: el Ángelus. Las campanas voltearán a los 12 del mediodía y nosotros rezaremos: El Ángel del Señor anunció a María. Y concibió por obra del Espíritu Santo. He aquí la Esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra. Y el Verbo se hizo hombre. Y habitó entre nosotros. También este día celebramos los católicos la Jornada por la vida. Nuestros Obispos nos invitan a reafirmar nuestra postura a favor de la vida. No al aborto, sí a la vida. El aborto es un crimen abominable, es asesinar a un ser humano antes de nacer. No sé por qué la izquierda política de España se empeña en apoyar el asesinato de los niños no nacidos. No se trata de ser de izquierdas o de derechas, se trata de tener sentido común. Claro que la ministra Aído afirma, sin ningún tipo de reparos ni vergüenza, que el niño no nacido es “un ser vivo pero no un ser humano”, ¿qué es una rata, un conejo, un tigre, un clavel? Parece ser que esta gente no ha visto nunca una ecografía del niño en las entrañas de la madre. ¡Y que estemos en manos de gente que piense así, clama al cielo! Campaña a favor de la vida, ¡Siempre!

Oración de la Misa del Domingo Te rogamos, Señor Dios nuestro, que tu gracia nos ayude, para que vivamos siempre de aquel mismo amor que movió a tu Hijo a entregarse a la muerte por la salvación del mundo.

Ells qui sembraven amb llàgrimes als ulls criden de goig a la sega. Eixiren a sembrar plorant, carregats amb la llavor; i tornen cantant d’alegria duent a coll les seues garbes. Salm 125 3


Para saborear durante la semana Dice el Señor en el Evangelio de Juan: La señal por la que conocerán que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros; y en la carta del mismo Apóstol se puede leer: Queridos, amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Que los fieles abran de par en par sus mentes y traten de penetrar, con un examen verídico, los afectos de su corazón; si llegan a encontrar alguno de los frutos de la caridad escondido en sus conciencias, no duden de que tienen a Dios consigo. Si Dios es amor, la caridad no puede tener fronteras. SAN LEÓN MAGNO, PAPA Vemos, hermanos míos, cómo vamos pasando de una fiesta a otra, de una celebración a otra, de una solemnidad a otra. Ahora ha llegado aquel tiempo en que todo vuelve a comenzar, a saber, el anuncio de la Pascua venerable, en la que el Señor fue inmolado. El fruto espiritual de esta fiesta no queda limitado a un tiempo determinado, ni conoce el ocaso su radiante esplendor sino que está siempre iluminando nuestros corazones. SAN ATANASiO, OBiSPO Si relacionamos a José con la Iglesia universal de Cristo, ¿no es este el hombre privilegiado y providencial, por medio del cual la entrada de Cristo en el mundo se desarrolló de una manera ordenada? Si es verdad que la Iglesia entera es deudora a la Virgen Madre por cuyo medio recibió a Cristo, después de María es san José a quien debe un agradecimiento y una veneración singular. SAN BERNARDiNO DE SiENA, SACERDOTE.

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica ¿qué momentos son los más indicados Para la oración? Preg. 567 Pág. 198. Todos los momentos son indicados para la oración, pero la Iglesia propone a los fieles ritmos destinados a alimentar la oración continua: oración de la mañana y del atardecer, antes y después de las comidas, la Liturgia de las Horas, la Eucaristía dominical, el Santo Rosario, y las fiestas del año litúrgico. 4


La Palabra del Papa VISITA PASTORAL A LA PARROQUIA ROMANA DE SAN JUAN DE LA CRUZ SANTA MISA Miércoles 7 de marzo de 2010 Queridos hermanos y hermanas: “Convertíos, dice el Señor, porque está cerca el reino de los cielos” hemos proclamado antes del Evangelio de este tercer domingo de Cuaresma, que nos presenta el tema fundamental de este “tiempo fuerte” del año litúrgico: la invitación a la conversión de nuestra vida y a realizar obras de penitencia dignas. Jesús, como hemos escuchado, evoca dos episodios de sucesos: una represión brutal de la policía romana dentro del templo (cf. Lc 13, 1) y la tragedia de dieciocho muertos al derrumbarse la torre de Siloé (v. 4). La gente interpreta estos hechos como un castigo divino por los pecados de sus víctimas, y, considerándose justa, cree estar a salvo de esa clase de incidentes, pensando que no tiene nada que convertir en su vida. Pero Jesús denuncia esta actitud como una ilusión: “¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque han padecido estas cosas? No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo” (vv. 2-3). E invita a reflexionar sobre esos acontecimientos, para un compromiso mayor en el camino de conversión, porque es precisamente el hecho de cerrarse al Señor, de no recorrer el camino de la conversión de uno mismo, que lleva a la muerte, la del alma. En Cuaresma, Dios nos invita a cada uno de nosotros a dar un cambio de rumbo a nuestra existencia, pensando y viviendo según el Evangelio, corrigiendo algunas cosas en nuestro modo de rezar, de actuar, de trabajar y en las relaciones con los demás. Jesús nos llama a ello no con una severidad sin motivo, sino precisamente porque está preocupado por nuestro bien, por nuestra felicidad, por nuestra salvación. Por nuestra parte, debemos responder con un esfuerzo interior sincero, pidiéndole que nos haga entender en qué puntos en particular debemos convertirnos. La conclusión del pasaje evangélico retoma la perspectiva de la misericordia, mostrando 5


La Palabra del Papa

la necesidad y la urgencia de volver a Dios, de renovar la vida según Dios. Refiriéndose a un uso de su tiempo, Jesús presenta la parábola de una higuera plantada en una viña; esta higuera resulta estéril, no da frutos (cf. Lc 13, 6-9). El diálogo entre el dueño y el viñador, manifiesta, por una parte, la misericordia de Dios, que tiene paciencia y deja al hombre, a todos nosotros, un tiempo para la conversión; y, por otra, la necesidad de comenzar en seguida el cambio interior y exterior de la vida para no perder las ocasiones que la misericordia de Dios nos da para superar nuestra pereza espiritual y corresponder al amor de Dios con nuestro amor filial. También san Pablo, en el pasaje que hemos escuchado, nos exhorta a no hacernos ilusiones: no basta con haber sido bautizados y comer en la misma mesa eucarística, si no vivimos como cristianos y no estamos atentos a los signos del Señor (cf. 1 Co 10, 1-4). Queridos hermanos y hermanas de la parroquia de San Juan de la Cruz, estoy muy contento de estar entre vosotros hoy, para celebrar con vosotros el día del Señor. Saludo cordialmente al cardenal vicario, al obispo auxiliar del sector, a vuestro párroco, don Enrico Gemma, a quien agradezco las hermosas palabras que me ha dirigido en nombre de todos, y a los demás sacerdotes que lo coadyuvan. Quiero extender mi saludo a todos los habitantes del barrio, especialmente a los ancianos, los enfermos, las personas solas y que pasan dificultades. Los recuerdo al Señor a todos y cada uno en esta santa misa. Sé que vuestra parroquia es una comunidad joven. De hecho, comenzó su actividad pastoral en 1989, durante un periodo de doce años en un local provisorio, y después en el complejo parroquial nuevo. Ahora que tenéis un edificio sagrado nuevo, mi visita desea alentaros a construir cada vez mejor esa Iglesia de piedras vivas que sois vosotros. Sé que la experiencia de los primeros doce años ha marcado un estilo de vida que permanece todavía hoy. La falta de estructuras adecuadas y de tradiciones consolidadas os ha impulsado a encomendaros a la fuerza de la Palabra de Dios, que ha sido lámpara para el camino y ha dado frutos concretos de conversión, de participación en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía dominical, y de servicio. Os exhorto a hacer de esta Iglesia un lugar en el que se aprende cada vez mejor a escuchar al Señor que nos habla en las sagradas Escrituras. Que sean siempre el centro vivificante de la vuestra comunidad, para que esta sea escuela continua de vida cristiana, de la que parte toda actividad pastoral. La construcción del nuevo templo parroquial os ha impulsado a un compromiso apostólico coral, con una especial atención al campo de la catequesis y de la liturgia. Me alegro de los esfuerzos pastorales que estáis realizando. Sé que varios grupos de fieles se reúnen para rezar, formarse en la escuela del Evangelio, participar en los sacramentos -sobre todo de la Penitencia y de la Eucaristía- y vivir esa dimensión esencial para la vida cristiana que es la caridad. Pienso con gratitud en cuantos contribuyen a que las celebraciones litúrgicas sean más vivas y participadas, y también a cuantos, con la Cáritas parroquial y el grupo de san Egidio, intentan responder a las numerosas exigencias del territorio, especialmente a las de los más pobres y necesitados. Pienso, por último, en las encomiables iniciativas a favor de las familias, de la educación cristiana de los hijos y de todos los que frecuentan el oratorio. Desde su nacimiento, esta parroquia se ha abierto a los movimientos y a las nuevas comunidades eclesiales, madurando así una amplia conciencia de Iglesia y experimentando nuevas formas de evangelización. Os exhorto a proseguir con valentía en esta dirección, 6


pero comprometiéndoos a implicar a todas las realidades presentes en un proyecto pastoral unitario. Me alegra saber que vuestra comunidad se propone promover, respetando las vocaciones y el papel de los consagrados y de los laicos, la corresponsabilidad de todos los miembros del pueblo de Dios. Como ya he recordado, esto exige un cambio de mentalidad, sobre todo respecto de los laicos, “pasando de considerarles «colaboradores» del clero a reconocerlos realmente como «corresponsables» del ser y actuar de la Iglesia, favoreciendo así la consolidación de un laicado maduro y comprometido” (cf. Discurso de apertura de la Asamblea pastoral de la diócesis de Roma, 26 de mayo de 2009). Queridas familias cristianas, queridos jóvenes que vivís en este barrio y que frecuentáis la parroquia, dejaos llevar cada vez más por el deseo de anunciar a todos el Evangelio de Jesucristo. No esperéis que otros vengan a transmitiros otros mensajes, que no llevan a la vida, más bien sed vosotros mismos misioneros de Cristo para los hermanos, donde viven, trabajan, estudian o simplemente pasan el tiempo libre. Poned en marcha también aquí una pastoral vocacional capilar y orgánica, hecha de educación de las familias y de los jóvenes a la oración y a vivir la vida como un don que proviene de Dios. Queridos hermanos y hermanas, el tiempo fuerte de la Cuaresma nos invita a cada uno de nosotros a reconocer el misterio de Dios, que se hace presente en nuestra vida, como hemos escuchado en la primera lectura. Moisés ve en el desierto una zarza que arde, pero no se consume. En un primer momento, impulsado por la curiosidad, se acerca para ver este acontecimiento misterioso y entonces de la zarza sale una voz que lo llama, diciendo: “Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob” (Ex 3, 6). Y es precisamente este Dios quien lo manda de nuevo a Egipto con la misión de llevar al pueblo de Israel a la tierra prometida, pidiendo al faraón, en su nombre, la liberación de Israel. En ese momento Moisés pregunta a Dios cuál es su nombre, el nombre con el que Dios muestra su autoridad especial, para poderse presentar al pueblo y después al faraón. La respuesta de Dios puede parecer extraña; parece que responde pero no responde. Simplemente dice de sí mismo: “Yo soy el que soy”. “Él es” y esto tiene que ser suficiente. Por lo tanto, Dios no ha rechazado la petición de Moisés, manifiesta su nombre, creando así la posibilidad de la invocación, de la llamada, de la relación. Revelando su nombre Dios entabla una relación entre él y nosotros. Nos permite invocarlo, entra en relación con nosotros y nos da la posibilidad de estar en relación con él. Esto significa que se entrega, de alguna manera, a nuestro mundo humano, haciéndose accesible, casi uno de nosotros. Afronta el riesgo de la relación, del estar con nosotros. Lo que comenzó con la zarza ardiente en el desierto se cumple en la zarza ardiente de la cruz, donde Dios, ahora accesible en su Hijo hecho hombre, hecho realmente uno de nosotros, se entrega en nuestras manos y, de ese modo, realiza la liberación de la humanidad. En el Gólgota Dios, que durante la noche de la huída de Egipto se reveló como aquel que libera de la esclavitud, se revela como Aquel que abraza a todo hombre con el poder salvífico de la cruz y de la Resurrección y lo libera del pecado y de la muerte, lo acepta en el abrazo de su amor. Permanezcamos en la contemplación de este misterio del nombre de Dios para comprender mejor el misterio de la Cuaresma, y vivir personalmente y como comunidad en permanente conversión, para ser en el mundo una constante epifanía, testimonio del Dios vivo, que libera y salva por amor. Amén. 7


Año Vicentino en la Colegiata Sant Vicent de nou a Xàtiva. 1410-2010 (22) Para conocer a sant Vicent 55. Importancia religiosa de Manresa y recibimiento de esa ciudad a sant Vicent.

En la ciudad de Manresa, que dista 12 kilómetros de Monserrat, existe la famosa cueva “San Ignacio de Loyola” donde escribió sus famosos Ejercicios Espirituales. Esta ciudad recibió con toda solemnidad a nuestro Santo para cuyos gastos dedicaron 30 florines de oro.

56. ¿Hay algún recuerdo de sant Vicent en la Cueva Santa de Manresa?

En uno de los medallones de mármol que hoy tiene la Cueva está reproducida la súplica intercesora de san Ignacio al Santo taumaturgo y la aparición de la Santísima Trinidad, que tuvo lugar por mediación del Santo valenciano.

Sacado de los sermones de sant Vicent

“Podemos conseguir el Reino de Dios, hurtándolo cautelosamente, así como el ladrón vigila en la noche; de esta manera obtienen el paraíso las personas que hacen penitencia secreta. Toda penitencia es bueno que sea secreta y que no la sepa nadie”.

Fechas importantes: 17 y 18 de abril. Sant Vicent en Xàtiva. Visita de la Reliquia Insigne a la Colegiata.

Preparemos espiritualmente esta Visita de sant Vicent a nuestra Comunidad cristiana y, como lo hizo en 1410, recibámosle con entusiasmo y fervor. 8


Programa de actos Sant Vicent de nou a Xàtiva Solemne Triduo a sant Vicent: días 14, 15 y 16 en sant Francesc a las 7:30 tarde. Día 15, jueves, a las 8:30 t., en la iglesia de sant Francesc, conferencia del Padre dominico Alfonso Esponera, experto en temas vicentinos, doctor en Historia y profesor de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia. Tema: “San Vicente Ferrer, apóstol de Europa”. 17 de abril, sábado a las 7:30 t. Recepción de la Reliquia Insigne de sant Vicent a la puerta de sant Francesc y celebración de la santa Misa. Al finalizar la Misa procesión de sant Vicent por las calles Pí, plaça Mercat, Corretgeria y Colegiata. Luego se podrá venerar la Sagrada Reliquia del Santo. Día 18, domingo. Horario normal de domingo. A las 7:30 t. Vísperas y solemne Misa Abacial en honor de sant Vicent.

Ya desde ahora la Seu invita a todos los setabenses a unirse a este homenaje a sant Vicent en el 600 aniversario de su venida a Xàtiva.

Rostros de Cristo Icono del Santísimo Cristo Se venera en la Colegiata. (Año 1400) 9


La santa Cruz de Caravaca (6) Año Jubilar 2010 La Stma. Cruz a lo largo de la historia. Epoca Contemporánea

Después de la guerra del 1936-39, las dependencias del Castillo fueron usadas como cárcel de presos políticos hasta el 1941, quedando posteriormente todo el recinto en estado de abandono, cerrado y sin culto religioso. Se suscitó un deseo grande de conseguir una nueva reliquia. Las gestiones dieron como resultado que el papa Pío XII concediese a Caravaca dos pequeñas astillas del “lignum crucis” que Santa Elena, madre del emperador Constantino, trajo de Jerusalén a Roma en la primera mitad del siglo IV. En los días siguientes se improvisaron las fiestas (interrumpidas durante 7 años, con la reanudación del Baño del Agua en el Templete-Bañadero de las afueras de la ciudad. La Reliquia permaneció durante tres años en la Parroquia del Salvador, ya que el Santuario permanecía en estado de deterioro. Fue en el cinco de mayo del 1945, cuando la Cruz se subió a su templo del Castillo, custodiada ya por la Orden de frailes claretianos.

La tradición de regalar cruces de Caravaca

El regalo de la imagen de la Cruz de Caravaca, es una costumbre generalizada en Caravaca para diferentes ocasiones pero sobre todo en el momento de declaración sentimental. Se tiene constancia por una carta de Santa Teresa de Jesús a la madre María de San José, que la santa recibió una Cruz de Caravaca en 1576 como regalo de sus monjas de aquí (Cruz que actualmente se encuentra en el convento de Carmelitas Descalzas de Bruselas, Bélgica). 10


Especial Anunciación del Señor Fiesta de la vida. La Anunciación de la Santísima Virgen josé luis martÍn descalzo la narración de lucas

Todo empezó con un ángel y una muchacha. El ángel se llamaba Gabriel. La muchacha María. Ella tenía sólo catorce años. Él no tenía edad. Y los dos estaban desconcertados. Ella porque no acababa de entender lo que estaba ocurriendo. Él, porque entendía muy bien que con sus palabras estaba empujando el quicio de la historia y que allí, entre ellos, estaba ocurriendo algo que él mismo apenas se atrevía a soñar. La escena ocurría en Nazaret, ciento cincuenta kilómetros al norte de Jerusalén. Nazaret es hoy una hermosa ciudad de 70.000 habitantes. Recuerdo aún sus casas blancas, tendidas al sol sobre la falda de la montaña, alternadas con las lanzas de cientos de cipreses y rodeada por verdes campos cubiertos de olivos e higueras.

nazaret/mala-Fama:

Hace dos mil años los campos eran más secos y la hermosa ciudad de hoy no existía. Se diría que Dios hubiera elegido un pobre telón de fondo para la gran escena. Nazaret era sólo un poblacho escondido en la hondonada, sin más salida que la que, por una estrecha garganta, conduce a la bella planicie de Esdrelón. Un poblacho del que nada sabríamos si en él no se hubieran encontrado este ángel y esta muchacha. El antiguo testamento ni siquiera menciona su nombre. Tampoco aparece en Flavio Josefo, ni en el Talmud. ¿Qué habría que decir de aquellas cincuenta casas agrupadas en torno a una fuente y cuya única razón de existir era la de servir de descanso y alimento a las caravanas que cruzaban hacia el norte y buscaban agua para sus cabalgadu-

ras. ¿De Nazaret puede salir algo bueno? (Jn 1, 46), preguntará un personaje evangélico cuando alguien pronuncie, años después, ese nombre. Las riñas y trifulcas –tan frecuentes en los pozos donde se juntan caravanas y extraños– era lo único que la fama unía al nombre de Nazaret. Y no tenían mejor fama las mujeres del pueblo: A quien Dios castiga –rezaba un adagio de la época– le da por mujer una nazaretana. Y una nazaretana era la que, temblorosa, se encontrará hoy con un ángel resplandeciente de blanco. La tradición oriental coloca la escena en la fuente del pueblo; en aquella –que aún hoy se llama «de la Virgen»– a la que iban todas las mujeres de la aldea, llevando sobre la cabeza –tumbado a la ida, enhiesto al regreso– un cántaro de arcilla negra con reflejos azules. En aquel camino se habría encontrado María con el apuesto muchacho –los pintores orientales aún lo pintan así– que le dirigiría 11


Especial Anunciación

las más bellas palabras que se han dicho jamás. Pero el texto evangélico nos dice que el ángel «entró» a donde estaba ella. Podemos, pues, pensar que fue en la casa, si es que se podían llamar «casas» aquellas covachas semitroglodíticas. A los poetas y pintores no les gusta este decorado. Desde la galería esbelta –dirá Juan Ramón Jiménez– se veía el jardín. Leonardo situará la escena en un bello jardín florentino, tierno de cipreses. Fray Angélico elegirá un pórtico junto a un trozo de jardín directamente robado del paraíso. Pero ni galería, ni jardín, ni pórtico. Dios no es tan exquisito... La «casa» de María debía ser tal y como hoy nos muestran las excavaciones arqueológicas: medio gruta, medio casa, habitación compartida probablemente con el establo de las bestias; sin más decoración que las paredes desnudas de la piedra y el adobe; sin otro mobiliario que las esterillas que cubrían el suelo de tierra batida; sin reclinatorios, porque no se conocían; sin sillas, porque sólo los ricos las poseían. Sin otra riqueza que las manos blancas de la muchacha, sin otra luz que el fulgor de los vestidos angélicos, relampagueantes en la oscuridad de la casa sin ventanas. No hubo otra luz. No se cubrió la tierra de luz alborozada (como escribe poéticamente Rosales, con ese afán, tan humano, de «ayudar» a Dios a hacer «bien» las cosas). No florecieron de repente los lirios ni las campanillas. Sólo fue eso: un ángel y una muchacha que se encontraron en este desconocido suburbio del mundo, en la limpia pobreza de un Dios que sabe que el prodigio no necesita decorados ni focos. El ángel se llamaba Gabriel. Lo más sorprendente de la venida del ángel es que María no se sorprendiera al verle. Se turbó de sus pa12

labras, no de su presencia. Reconoció, incluso, que era un ángel, a pesar de su apariencia humana y aunque él no dio la menor explicación. Su mundo no era el nuestro. El hombre de hoy tan inundado de televisores, de coches y frigoríficos mal puede entender la presencia de un ángel. Eso –piensa– está bien para los libros de estampas de los niños, no para la realidad nues-

tra de cada día. El universo religioso de María era distinto. Un ángel no era para ella una fábula, sino algo misterioso, sí, pero posible. Algo que podía resultar tan cotidiano como un jarrón y tan verosímil como una flor brotando en un jardín. El antiguo testamento –el alimento de su alma– está lleno de ángeles. La existencia de ángeles y arcángeles –dirá san Gregorio Magno– la testifican casi todas las páginas de la sagrada Escritura. A María pudo asombrarle el que se le apareciera a ella, no el que se apareciera. Las páginas que oía leer los sábados en la sinagoga hablaban de los ángeles sin redoble de tambores, con «normalidad». Y con normalidad le recibió María. En su apariencia era posiblemente sólo un bello muchacho. En el nuevo testamento nunca se pinta a los ángeles con alas. Se les describe vestidos de túnicas «blancas», «resplandecientes», «brillantes». El ángel que encontraremos al lado del sepulcro tenía el aspecto como el relámpago y sus vestiduras blancas como la nieve (Lc 24, 4). Así vería María a Gabriel, con una mezcla de júbilo y temblor, mensajero de salvación a la vez que deslumbrante y terrible. Se llamaba Gabriel, dice el texto de Lucas. Sólo dos ángeles toman nombre en el nuevo testamento y en los dos casos sus nombres son más descripciones de su


misión que simples apelativos: Miguel será resumen de la pregunta «¿Quién como Dios?»; Gabriel es el «fuerte de Dios» o el «Dios se ha mostrado fuerte». La débil pequeñez de la muchacha y la fortaleza de todo un Dios se encontraban así, como los dos polos de la más alta tensión. Y el ángel («ángel» significa «mensajero») cumplió su misión, realizándose en palabras: ¡Alégrate, llena de gracia! ¡El Señor está contigo! (Lc 1, 26). Si la presencia luminosa del ángel había llenado la pequeña habitación, aquella bienvenida pareció llenarla mucho más. Nunca un ser humano había sido saludado con palabras tan altas. Parecidas sí, iguales no. Por eso «se turbó» la muchacha. No se había estremecido al ver al ángel, pero sí al oírle decir aquellas cosas. Y no era temblor de los sentidos. Era algo más profundo: vértigo. El evangelista puntualiza que la muchacha consideraba qué podía significar aquel saludo (Lc/01/29). Reflexionaba, es decir: su cabeza no se había quedado en blanco, como cuando nos sacude algo terrible. Daba vueltas en su mente a las palabras del ángel. Estaba, por tanto, serena. Sólo que en aquel momento se le abría ante los ojos un paisaje tan enorme que casi no se atrevía a mirarlo. En la vida de todos los hombres –se ha escrito– hay un secreto. La mayoría muere sin llegar a descubrirlo. Los más mueren, incluso, sin llegar a sospechar que ese secreto exista. María conocía muy bien que dentro de ella había uno enorme. Y ahora el ángel parecía querer dar la clave con que comprenderlo. Y la traía de repente, como un relámpago que

en una décima de segundo ilumina la noche. La mayoría de los que logran descubrir su secreto lo hacen lentamente, excavando en sus almas. A María se le encendía de repente, como una antorcha. Y todos sus trece años –tantas horas de sospechar una llamada que no sabia para qué– se le pusieron en pie, como convocados. Y lo que el ángel parecía anunciar era mucho más ancho de lo que jamás se hubiera atrevido a imaginar. Por eso se turbó, aunque aún no comprendía. Luego el ángel siguió como un consuelo: No temas. Dijo estas palabras como quien pone la venda en una herida, pero sabiendo muy bien que la turbación de la niña era justificada. Por eso prosiguió con el mensaje terrible a la vez que jubiloso: Has hallado gracia delante de Dios. Mira, vas a concebir y dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo. Dios, el Señor, le dará el trono de su padre David; reinará en la casa de Jacob eternamente y su reino no tendrá fin (Lc 1, 30-33).

un silencio interminable

¿Cuánto duró el silencio que siguió a estas palabras? Tal vez décimas de segundo, tal vez siglos. La hora era tan alta que quizá en ella no regía el tiempo, sino la eternidad. Ciertamente para María aquel momento fue inacabable. Sintió que toda su vida se concentraba y se organizaba como un rompecabezas. Empezaba a entender por qué aquel doble deseo suyo de ser virgen y fecunda; vislumbraba por qué había esperado tanto y por qué tenía tanto miedo a su esperanza. 13


Especial Anunciación

Empezaba a entenderlo, sólo «empezaba». Porque aquel secreto suyo, al iluminarlo el ángel se abría sobre otro secreto y éste, a su vez, sobre otro más profundo: como en una galería de espejos. Terminaría de entenderlo el día de la resurrección, pero lo que ahora vislumbraba era ya tan enorme que la llenaba, al mismo tiempo, de alegría y de temor. La llenaba, sobre todo, de preguntas. Algo estaba claro, sin embargo: el ángel hablaba de un niño. De un niño que debía ser concebido por ella. «¿Por... ella?». Su virginidad subió a la punta de su lengua. No porque fuera una solterona puritana aterrada ante la idea de la maternidad. Al contrario: ser fecunda en Dios era la parte mejor de su alma. Pero el camino para esa fecundidad era demasiado misterioso para ella y sabía que aquel proyecto suyo de virginidad era lo mejor, casi lo único, que ella habla puesto en las manos de Dios, como prueba de la plenitud de su amor. Era esa plenitud lo que parecía estar en juego. No dudaba de la palabra del ángel, era, simplemente, que no entendía. Si le pedían otra forma de amor, la darla; pero no quería amar a ciegas. Por eso preguntó, sin temblores, pero conmovida: ¿Cómo será eso, pues yo no conozco varón? La pregunta era, a la vez, tímida y decidida. Incluía ya la aceptación de lo que el ángel anunciaba, pero pedía un poco más de claridad sobre algo que, para ella, era muy importante. Y el ángel aclaró: El Espíritu Santo velará sobre ti y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso lo Santo que nacerá de ti, será llamado Hijo de Dios. María habla pedido una aclaración; el ángel aportaba dos, no sólo respecto al modo en que se realizaría aquel parto, sino también y, sobre todo, respecto a Quién sería 14

el que iba a nacer de modo tan extraordinario. ¿Quizá el ángel aportaba dos respuestas porque comprendía que María había querido hacer dos preguntas y formulado sólo la menos vertiginosa? Porque en verdad María había empezado a entender: lo importante no era que en aquel momento se aclarase el misterio de su vida; lo capital es que se aclaraba con un nuevo misterio infinitamente más grande que su pequeña vida: en sus entrañas iba a nacer el Esperado y, además, el Esperado era mucho más de lo que nunca ella y su pueblo se habían atrevido a esperar. Que la venida que el ángel anunciaba era la del Mesías no era muy difícil de entender. El ángel había dado muchos datos: el Hijo del Altísimo, el que ocuparía el trono de su padre David, el que reinaría eternamente. Todas estas frases eran familiares para la muchacha. Las había oído y meditado miles de veces. Al oírlas vino, sin duda, a su mente aquel pasaje de Isaías que los galileos conocían mejor que nadie porque en él se hablaba expresamente de su despreciada comarca. Cubrirá Dios de gloria el camino junto al mar, la región del otro lado del Jordán y la Galilea de los gentiles. El pueblo que andaba entre tinieblas ve una gran luz. Porque nos ha nacido un niño y se nos ha dado un hijo; sobre sus hombros descansa el señorío, su nombre: Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre de la eternidad, Príncipe de la paz. Su dominio alcanzará lejos y la paz no tendrá fin. Se sentará en el trono de David y reinará en su reino, a fin de afianzarlo y consolidarlo desde ahora hasta el fin de los siglos (Is 9, 1-6). Sí, era de este niño de quien hablaba el ángel. E iba a nacer de sus entrañas. Y su fruto sería llamado Hijo de Dios. ¿Cómo no sentir vértigo?


San Francisco de Borja: V Centenario: 1510-2010 (22) Desde la Hoja Parroquial queremos rendir homenaje a san Francisco de Borja, en el V centenario de su nacimiento, ofreciendo rasgos de su vida para que podamos conocer a quien fue Santo y Grande de España.

11. Una gran empresa: la educación de la juventud

San Francisco de Borja, padre de familia muy numerosa, con ocho e hijos y muchos nietos, sabe el lugar que debe ocupar la educación, de ahí que una vez elegido Prepósito General de los Jesuitas quiera fundar colegios y centros de educación para los jóvenes. No escatimará esfuerzo, dinero, trabajo, ilusión con tal de fundar todos los colegios necesarios por todo el mundo. Comenzó por Gandía, antes de renunciar a su Nobleza. Comenzando ahora por Roma, multiplicará los centros de educación. Cinco en Francia; dos en Bélgica; cuatro en Polonia; cuatro en Alemania; nueve en España. Y no fundó más en ese momento porque no tenía más jesuitas preparados para acometer esa noble tarea de dirigir el centro y de formar a los alumnos. En el campo educacional, Francisco de Borja tiene un mérito extraordinario. Bajo su mando como General de la Compañía, se redactó la primera “Ratio studiorum”. Los peritos en pedagogía saben muy bien lo que este método jesuítico representa en la historia de la educación. Estuvo vigente en los colegios de la Orden casi tres siglos. Muchos liceos o institutos nacionales de Europa siguen todavía con la impronta de tal “Ratio” o método. Borja fue quien lo preparó y remitió a los centros de educación de los jesuitas. Francisco de Borja, sacerdote y General de la Compañía sabe lo importante que es educar cristianamente y con valores a los jóvenes. Ahí está el porvenir de la Humanidad. Tengamos bien formados a los jóvenes y tendremos una sociedad culta, educada, ardiente y capaz de llevar adelante la obra de la creación. Borja lo tiene muy claro y por eso se empeña en realizar y ensanchar su noble objetivo. La Compañía desde san francisco hasta la actualidad en el siglo XXI no ha cesado en esa empresa ardua, ilusionante y difícil de educar a los jóvenes desde sus colegio, centros, institutos e incluso universidades. Echemos una mirada a lo que hoy en día rigen los jesuitas en el campo de la educación. La educación la asume la Compañía de Jesús como 15


una participación en la misión evangelizadora de la Iglesia. Por eso sus Centros ofrecen a la sociedad una clara inspiración cristiana y un modelo de educación liberadora y humana. Los jesuitas tienen instituciones en todos los niveles educativos: universidades, colegios, centros de formación profesional, redes educativas. En 69 países la Compañía tiene 207 instituciones de Educación Superior (universidades), 472 de Secundaria, 165 de Primaria y 78 de Profesional o Técnica. En ellas trabajan 125.032 seglares y 4.010 jesuitas como educadores o administradores. Además, existen las Redes Educativas (principalmente de Fe y Alegría en Latinoamerica) con 2.808 centros. El número total de alumnos se calcula en unos 2.477.207. En España, más de 70.000 alumnos estudian en 67 colegios, todos concertados, y la mayoría de ellos abarcan todas las etapas excepto la Formación Profesional, que se imparte en 17 Escuelas (con más o menos Módulos de FP) y la mayoría de los 27 centros de la SAFA (Fundación Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia). Y, también en España, más de 50.000 alumnos estudian en sus 9 universidades y centros universitarios (Universidad Pontificia Comillas en Madrid, Universidad de Deusto, en Bilbao; Facultad de Teología de Granada. INEA en Valladolid; ESADE en Barcelona; ETEA en Córdoba; E.U. Magisterio SAFA en Úbeda; CESTE en Santander; IQS en Cataluña). El ámbito jesuítico por antonomasia. Destaca su presencia en la Teología, las Ciencias y la Cultura. Teología con sus numerosas Facultades de Teología (destacando con luz propia la Universidad Gregoriana, en Roma), profesores e investigadores de este campo, y multitud de libros y revistas de esta disciplina. En España, cuenta la Compañía con tres Facultades de Teología (Granada; Comillas-Madrid; Deusto-Bilbao) y el Instituto de Teología Fundamental de San Cugat. Además, publica revistas especializadas como: Estudios eclesiásticos, Proyección, Manresa, Sal Terrae, Selecciones de Teología… En las ciencias: La tradición jesuítica de la investigación científica se remonta a los primeros años de la Compañía de Jesús. Así, el primer observatorio astronómico jesuita se funda en el Colegio Romano (hoy la Universidad Gregoriana) hacia la mitad del siglo XVI, y en 1578, el Papa Gregorio XIII hizo erigir en el Vaticano la Torre de los Vientos (origen del Observatorio Astronómico Vaticano) y encargó a los jesuitas astrónomos y matemáticos del Colegio Romano que preparasen la reforma del calendario promulgada después en 1582; hoy 13 astrónomos jesuitas trabajan en el Observatorio Vaticano. También del siglo XVI destaca el gran jesuita ilatiano Mateo Ricci (1552-1610), quien diera a conocer a China la ciencia y técnica de Europa y a Occidente la civilización y las riquezas culturales del pueblo chino. Y a lo largo de los siglos los jesuitas han realizado numerosos descubrimientos en campos científicos tan diversos como: la física, las matemáticas, la medicina, la lingüística, la geografía, la botánica, la arqueología…Jesuitas como Cristóforo, Clavio, Scheiner, Boscovich, Kirchner, fueron geniales científicos y maestros de varias generaciones de hombres de ciencia. Y de los últimos siglos, destaca sin duda, la labor del paleontólogo francés, Pierre Teilhard de Chardin. El campo educativo abarcado hoy por los jesuitas es inmenso y su trabajo hace un gran bien a todo el mundo. A san Francisco de Borja se deben los inicios y su proyección. 16


La vida que cuenta el pueblo (22) Siervos de Dios Manuel Casesnoves y Adela Soldevila arturo climent bonaFé, abad de XàtiVa y VicePostulador de la causa de canonización

lluVia coPiosa de testimonios

Todos los testimonios que me llegan están relacionados con la virtud de la caridad, está claro que el amor es el mandamiento principal de la Ley de Dios y el mismo Jesús lo consideró como Mandamiento nuevo. San Pablo elogia el amor que el elemento más grande que puede ejercer el ser humano y el que nunca pasará, la fe desaparecerá, la esperanza culminará, el amor no pasará nunca. Por eso cuando me hablan de la caridad que ejercía este matrimonio, considero que están viviendo el Evangelio al pie de la letra. Cada gesto, cada acción, incluso cada palabra de los Siervos de Dios Manuel y Adela, son y constituyen un derroche de amor hacia los demás, de manera especial hacia los más necesitados. Así lo expresa un testigo: “Doña Adela era excelente en la práctica de la caridad, muchas noches, salía yo con ella a llevar comida a personas de Xàtiva necesitadas, una cesta llena que

la misma doña Adela preparaba y me decía, “tú, mut”. Y así, en secreto, iba repartiendo la caridad entre la gente. Ella cumplía lo que Jesús decía en el Evangelio: lo que hace tu mano derecha, que no lo sepa tu izquierda. Eso lo ejercía la Sierva de Dios”. A la vez don Manuel, como Presidente de la Acción Católica de hombres en Xàtiva, visitaba enfermos y sabía ser generoso con todos. Ya he 17


dicho anteriormente cómo pensaba el Siervo de Dios, al entregar su donativo o ayudar desde la farmacia a los que iban a comprar medicinas, o simplemente daba una limosna, decía: “A mí ya me pagan con creces, más de lo que yo doy, me dan”. ¿Quién le dada a don Manuel? La Providencia divina. Y es verdad, la Providencia divina dio a don Manuel y a su mujer un corazón grande, generoso, humilde, sencillo, Dios colmó de felicidad a toda la familia y aún en medio de problemas y dificultades, por encima de todo siempre estaba Dios Nuestro Señor, que bendecía cada acto que se realizaba en su familia, en su casa, en su trabajo. La Providencia divina daba su paga y bien que lo sabía el Siervo de Dios. Mientras voy escribiendo esta biografía según me cuenta el pueblo que conoció a los Siervos de Dios,

Recuerdo imborrable 25 de marzo primer aniversario del Inicio del Proceso

En la fiesta de la Anunciación del Señor el Cardenal de Valencia iniciaba el Proceso de canonización de los Siervos de Dios Manuel y Adela. Fue un día grande y feliz para toda la Comunidad católica de Xàtiva. La Iglesia de sant Francesc llenísima de fieles acogió este acontecimiento. 18

no dudo ni un instante, como ya he apuntado líneas más arriba que la caridad era una de las grandes virtudes que, de manera heroica, vivía este matrimonio. Todos los testimonios que me llegan apuntan a este aspecto importante de la vida cristiana. Este matrimonio en los años de la posguerra, donde había tanta necesidad en Xàtiva, nunca se negó a prestar dinero sin cobrar ningún tipo de intereses a nadie. Su caridad fue constante: “Ya me lo devolverás cuando puedas” era la respuesta de don Manuel. Ni siquiera se firmaba un papel. Tenían muy claro lo que era amar al prójimo y lo llevaron hasta consecuencias muy altas, por eso la gente les recuerda. Dios se valió de Manuel y de Adela para hacerse presente entre las gentes de Xàtiva en aquellos años de tanta necesidad. Ambos fueron instrumentos de la Divina Providencia.


Ha pasado un año y hemos realizado mucho trabajo. Casi todos los testigos presentados han declarado, los encargados del tratado histórico trabajan sin parar. Vamos, pues, a buen ritmo. Además, las gracias desde el cielo de los Siervos de Dios no cesan; ya son muchas las derramadas y alguna con indicios de “Milagro”. El Señor no cesa de bendecirnos. Recemos todos y todos los días para que este Proceso camine como lo está haciendo y llegue pronto a buen puerto.

Santo Súbito El Venerable Juan Pablo II, el Grande 25 de marzo del año 2000, solemnidad de la Anunciación en el año del gran jubileo: hoy los ojos de toda la Iglesia se dirigen a Nazaret. He deseado volver a la ciudad de Jesús para sentir una vez más, en contacto con este lugar, la presencia de la mujer de quien san Agustín escribió: “Él eligió a la madre que había creado; creó a la madre que había elegido” (Sermo 69, 3, 4). Aquí es muy fácil comprender por qué todas las generaciones llaman a María bienaventurada. 19


Año Sacerdotal: 150 años de la muerte del santo Cura de Ars (25) Dichos y hechos del santo cura de ars Lo que dijo:

“El hombre es terrestre y animal; sólo el Espíritu Santo puede elevar su alma y llevarla hacia lo alto. ¿Por qué los santos estaban tan despegados de la tierra? Porque se dejaban conducir por el Espíritu Santo. Los que son conducidos por el Espíritu Santo tienen ideas justas. Por eso hay tantos ignorantes que saben más que los sabios. Cuando se es conducido por un Dios de fuerza y de luz, no hay equivocación. Como las lentes que aumentan los objetos, el Espíritu Santo nos hace ver el bien y el mal en grande. Con el Espíritu Santo todo se ve en grande: se ve la grandeza de las menores acciones hechas por Dios y la grandeza de las menores faltas. Como un relojero con sus lentes distingue los más pequeños engranajes de un reloj, con las luces del Espíritu Santo distinguimos todos los detalles de nuestra pobre vida. Entonces las más pequeñas imperfecciones se agrandan, y los pecados más leves dan pavor”. Aconsejaba comenzar todos los días haciendo un sencillo ofrecimiento de todo el día a Dios: “Hay que actuar por Dios, poner nuestras obras en sus manos. Hay que decir al despertarse: Quiero trabajar por Ti, Dios mío. ¡Me someteré a todo lo que me envíes! Me ofreceré en sacrificio. Pero, Señor, no puedo hacer nada sin Ti, ¡ayúdame! Oh, en el momento de la muerte nos arrepentiremos del tiempo que hemos dado a los placeres, a las conversaciones inútiles, al reposo, en vez de haberlo empleado a la mortificación, al rezo, a las buenas obras, a pensar en la miseria, a llorar los propios pecados. ¡Entonces veremos que no hemos hecho nada por el cielo! Hijos míos, ¡qué triste sería llegar a esa situación!” “Los que tienen el Espíritu Santo no pueden sentirse complacidos con ellos mismos, porque conocen su pobre miseria. Los orgullosos son los que no tienen Espíritu Santo. Las gentes mundanas no tienen al Espíritu Santo; o, si lo tienen, no es más que de paso; Él no se detiene en ellos. El ruido del mundo lo hace marcharse”. 20


Papas de la Iglesia

Santoral de la semana Día 22.- San Epafrodito, cooperador de san Pablo. Siglo i. Día 23.- Santo Toribio Alfonso de Mogrovejo, Obispo de Lima. Año 1606. San José Oriol, sacerdote de Barcelona. Año 1702. Día 24.- Santa Catalina, virgen hija de santa Brígida de Suecia, copatrona de Europa. Año 1381. Día 25.- Solemnidad de la Anunciación del Señor. San Isaac, Patriarca. San Dimas, el Buen Ladrón. Día 26.- San Braulio de Zaragoza, Obispo. Año 651. Día 27.- San Ruperto, Obispo. Año 718. Día 28.- Domingo de Ramos en la Pasión del Señor. Día del Señor. Comienza la Semana Santa.

Juan Pablo I (8) Ángelus.Domingo 17 de septiembre de 1978 El martes próximo casi doce millones de niños y jóvenes vuelven a los centros de enseñanza. El Papa confía en que no suplanta al Ministro Pedini con ingerencias indebidas, si envía un saludo muy cordial tanto a los profesores como a los estudiantes. Los profesores italianos tienen en su historia casos clásicos de ejemplar amor y dedicación a la enseñanza. Giosuè Carducci era profesor universitario en Bolonia. Acudió a Florencia a unos actos conmemorativos. Un día por la tarde, fue a despedirse del ministro de Instrucción Pública. «No, no, dijo el ministro, quédese mañana también» « Excelencia, no me es posible. Mañana tengo clase en la universidad y los chicos me esperan» «Le dispenso yo». «Ud. puede dispensarme, pero yo no me dispenso» El profesor Carducci tenía de verdad un alto concepto tanto de la enseñanza como de los estudiantes. Era de la raza de los que dicen: «Para enseñar latín a John, no es suficiente saber latín es necesario también conocer a John y amarlo». E igualmente «Tanto vale la lección cuanto vale la preparación». A los alumnos de enseñanza elemental quisiera recordarles a su amigo Pinocho: no el que un día faltó a clase para ir a ver las marionetas, sino el otro, el que tomó gusto a la escuela hasta el punto de ser el primero en entrar y el último en salir de clase cada día durante todo el año escolar. Pero mi saludo más afectuoso va a los alumnos de enseñanza media, sobre todo a los de cursos superiores. Estos no tienen sólo los problemas inmediatos del estudio, sino también en lontananza los que se plantean una vez terminados los estudios. En Italia, a igual que en las otras naciones del mundo, hoy en día, las puertas se abren de par en par para los que quieren entrar en los centros de estudios medios y universitarios; pero una vez que han conseguido el diploma o el doctorado y salen de los centros de enseñanza, hay sólo posibilidades pequeñas, pequeñísimas, no encuentran trabajo y no pueden casarse. Son problemas que la sociedad de hoy debe estudiar seriamente y tratar de resolver. Roguemos al Señor que ayude a los profesores, a los estudiantes y también a las familias que miran la enseñanza con el mismo interés e igual preocupación que el Papa.

21


Vida parroquial Cáritas: La Seu

Cáritas La Seu trabaja muchísimo por ayudar a los más necesitados, pero los recursos se van terminando. Hay que llenar los almacenes, por eso piden colaboración. ¿Ha pensado hacerse socio de Cáritas La Seu? ¿Cómo? Aportando una cantidad mensual, trimestral o anual, la que usted quiera o pueda. De esa manera Cáritas podrá llevar a cabo todos sus proyectos a favor de las personas más necesitadas.

Vía crucis Todos los viernes de Cuaresma en sant Francesc, Vía Crucis a las 6:30 tarde. Siguiendo los pasos del Señor ofrecemos esta oración penitencial.

“Curas de Cuerpo entero”: un libro del Sr. Abad para el Año Sacerdotal Con motivo del Año Sacerdotal, el Aula de Cultura Beato Gonzalo Viñes publica un nuevo libro del Sr. Abad titulado: “Curas de Cuerpo entero”. Es un sencillo homenaje a 20 sacerdotes, ya fallecidos, algunos santos, y otros ejemplares para seminaristas, sacerdotes y seglares. Todos estos curas dieron la talla, trabajaron por la Iglesia y con entrega sirvieron al Pueblo de Dios. Cuatro de ellos están vinculados a la Colegiata. Ya lo pueden adquirir en la Librería al precio de 12 euros.

Nueva Portada de la Seu en Internet Desde el primer domingo de Cuaresma aparece una nueva portada en la página de la Seu en Internet. Es mucho más moderna, llamativa y con un claro mensaje evangélico que se renueva semanalmente. Es únicamente la Portada, se puede navegar en su rico contenido que siempre hace un gran bien y es recorrido por múltiples visitas como indica el contador. Es una nueva forma de evangelizar, pues estamos convencidos que nuestra página hace una hermosa labor evangelizadora. 22


Nuevo amplificador y dos columnas de megafonía en sant Francesc Su factura asciende a un total de 2.794 euros con IVA. Lo pagaremos en cuatro meses, 698 euros al mes. Hemos pagado ya dos meses Pueden colaborar echando su donativo al buzón.

Niño Jesús Imagen de Belén.......................... 600 Portes............................................ 60 Peana de madera.......................... 483 Urna de cristal............................. 192 Total...................................... 1.335 € Donativos................. 20+20+10 euros ......................................... = 50 euros Tenemos ya.................... 1.125 euros.

Horario para la Semana Santa 2010 en La Seu

Agenda de marzo Día 22, lunes. A las 6:30 t. Triduo al Cristo del Cachorro. Día 23, martes. Triduo del Cachorro. Día 24, miércoles. Triduo del Cachorro. Día 25, jueves: Solemnidad de la Anunciación del Señor. Día 26, viernes: Vía Crucis. Fiesta a la Virgen de la Soledad. Día 28, Domingo de Ramos en la Pasión del Señor.

Fiesta de la Soledad de la Virgen El viernes de Pasión a las 7 de la tarde en la iglesia de sant Francesc, solemne Misa en honor de la Soledad de la Virgen, a intención de su Cofradía.

Jueves Santo

Misa de la Cena del Señor: 6 tarde. Hora Santa: 10 noche. Cierre de la Colegiata: 11 noche.

Viernes Santo

Colegiata abierta: 9 mañana. Laudes: 10 mañana. Vía Crucis: 11 mañana. Celebración de la Pasión del Señor: 4 tarde.

Pascua

Vigilia Pascual: 8 tarde.

Domingo

Horario normal.

Lunes, martes y miércoles de Pascua

Misa 10 mañana en sant Francesc. Por la tarde no habrá celebración. 23


Casa Natalicia

de san Jacinto Castañeda. RESTAURACIÓN La Casa donde nació san Jacinto Castañeda, propiedad de la Iglesia Colegial, se encuentra en muy mal estado y antes de que se estropee más, hemos decidido comenzar su restauración. Hemos terminado una fase con una inversión de 22.957 euros, que ya hemos

Éstos son los regalos que hemos recibido esta semana para san Jacinto: 15+15+50+10 +15= 105 euros Tenemos: 4.510 euros. Tota pedra fa paret! pagado con la ayuda de todos. Ahora seguimos con la segunda fase que consiste en la colocación de los ventanales de los cuatro balcones que dan a la calle y restauración la escalera de la época del Santo. El presupuesto asciende a 7.406 euros.

PróXiMO nÚMerO de la HOJa ParrOQUial: eSPecial SeMana SanTa

Rezar ante la Gruta de Lourdes Ya desde ahora puede estar en directo ante la Sagrada Gruta de Lourdes y rezar ante la imagen de la Virgen. Internet le ofrece esta oportunidad. La tecnología también es un medio para evangelizar y cultivar la vida espiritual. Ésta es la dirección, tome nota:

http://fr.lourdes-france.org/tv-lourdes/ 24

hp 392  

El que esté sin pecado que le tire la primera piedra Hoja Parroquial - Nº 392 Domingo 21 de marzo de 2010 5º de Cuaresma P ARROQUIA DE S ANT...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you