Page 8

Éstos marcaron la Historia Yo te haré un gran pueblo, y serán bendecidas en ti todas las familias de la tierra” (Gn 12, 1 ss.) Aquí se relata la vocación de Abrahán; más hermoso no se lo ha podido decir Dios, aunque será difícil cumplir esta promesa divina. El Patriarca acepta la propuesta de Dios y sale de su tierra y marcha hacia lo desconocido. Ur y Jarán se encontraban en el actual Irak. Abrahán entra en el país de Canaán, el lugar que Dios le ha indicado y con él va Sara, su esposa, Lot, su sobrino y todos sus siervos y rebaños. Se establece muy cerca de Siquem. A consecuencia del hambre que surge en el lugar baja a Egipto, allí se enriquece y vuelve a Canaán. Para evitar luchas y enfrentamientos entre sus siervos y los de su sobrino Lod, le invita a separarse y elegir el lugar adecuado lejos de él; aquí es donde por primera vez se nombra el río Jordán. Lot elige la región del Mar Muerto, cerca de Sodoma y Gomorra. Abrahán marcha y se establece en Hebrón, junto al Encinar de Mambré. Hoy a todo aquel conjunto se le llama “El Amigo de Dios” en árabe. Allí Abrahán levantará un altar al Señor. Hay un episodio que nos cuenta el libro del Génesis donde aparece la intercesión de Abrahán en favor de Sodoma y Gomorra. Estas ciudades son pecadoras, el pecado y la corrupción ha invadido los corazones y Dios decide eliminarlas totalmente. Lot pide a su tío que intervenga ante Dios. Y ahí vemos a Abrahán gitaneando con Dios: “Señor, si encuentro cincuenta justos, perdonarás la ciudad? Si encuentras cincuenta justos, perdonaré a todos. Que no se enfade mi Señor, pero ¿y si solamente hay cuarenta y cinco? Por esos cuarenta y cinco no la destruiré”. La intercesión de Abrahán se va prolongando hasta llegar a un solo justo. Dios siempre rico en misericordia y en amor, responde lo mismo: “si encuentras un solo justo en la ciudad: no la destruiré”. Y Dios arrasó Sodoma y Gomorra. Abrahán habla como un abogado defensor que apela a la misericordia o a la justicia divina. No logra salvar a esas ciudades pecadoras, son demasiado pecadoras. Pero sí se preocupará de la suerte de su sobrino Lot con espíritu fraterno. El amor de Abrahán mira la fe y no las obras de los habitantes de Sodoma: es la gracia que perdona a los culpables en atención a los inocentes. Pero aquí no pudo con Dios. Hay un encuentro entre Abrahán y Melquisedec, rey de Salem, la actual Jerusalén, la Ciudad santa, y ofrece al Patriarca Pan y vino. Ahí tenemos ya el símbolo de la Eucaristía. Dios va preparando la historia para cumplir sus promesas aunque

hp 344  

Jesús enseña con autoridad Parroquia de Santa María • Xàtiva Hoja Parroquial - Nº 344 Domingo 1 de febrero de 2009 IV del Tiempo Ordinario E...

hp 344  

Jesús enseña con autoridad Parroquia de Santa María • Xàtiva Hoja Parroquial - Nº 344 Domingo 1 de febrero de 2009 IV del Tiempo Ordinario E...

Advertisement