Page 1

La Seu

Parroquia de Santa María • Xàt iva Hoja Parroquial - Nº 344 Domingo 1 de febrero de 2009 IV del Tiempo Ordinario

Jesús enseña con autoridad

Frases del Evangelio EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1, 21-28 Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: ¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: El Santo de Dios. Jesús lo increpó: Cállate y sal de él. El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefectos: ¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen. Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.


El Abad Demos un paso más hacia delante en el tema iniciado acerca del compromiso de los católicos en medio de una sociedad empapada del laicismo dominante. La misión de la Iglesia es anunciar el Evangelio, así lo mandó Cristo cuando dijo: Id al mundo entero y predicad el Evangelio a todos los hombres. Desde sus inicios hasta hoy cumple esta misión con valentía, seriedad y coraje. Evangelizar es hacer presente a Jesucristo mediante la palabra y la vida; es llevar la buena Noticia a todos los hombres. Para ello la Iglesia hoy emplea nuevos métodos y nuevos instrumentos: programas audiovisuales, internet, libros, radio, televisión, el mundo de la canción, el arte, congresos, y el testimonio de enorme cantidad de santos vivientes del siglo xxi que van por nuestras calles. Todo es poco para tan gran misión. Son muchos los bautizados que no conocen a Cristo ni su Evangelio. La cultura dominante y el programa laicista que se nos está imponiendo no favorece la evangelización. Es verdad que ello obliga a los católicos a moverse más y a trabajar mejor en el campo de la evangelización. La realidad es que muchos de los que se dicen católicos viven al margen de toda práctica de fe. La vida cristiana lleva consigo vivir los sacramentos, de manera especial la Eucaristía dominical, sin la cual ni hay comunidad ni vida cristiana. La Eucaristía es lo que da forma y consistencia al católico. La Eucaristía crea la Iglesia y la Iglesia vive de la Eucaristía. Nuestra misión ante la tremenda secularización y la falta de formación cristiana en mucha gente que pide los sacramentos, es evangelizar. Se debe exigir a todos los que piden los sacramentos una base doctrinal y una mínima vivencia de fe, por lo menos. Para ello debemos facilitar la catequesis de adultos y pedir interés y colaboración a los bautizados que se nos acerquen. La catequesis de adultos se hace imprescindible. Si a los niños y jóvenes se le pide que sepan lo que van a recibir, con mayor razón a los adultos. Habrá que estudiar planteamientos nuevos pero la finalidad es la misma: conocer a Jesucristo y vivirlo con intensidad desde la comunidad eclesial. La tarea es alucinante pero el camino está repleto de dificultades, pues el laicismo que nos viene es atroz. Nuestros obispos ya nos lo advierten e invitan a los católicos españoles a estar alerta y prontos a nuestro compromiso cristiano y a nuestra fe.


Para saborear durante la semana ¿Dónde podrá hallar nuestra debilidad un descanso seguro y tranquilo, sino en las llagas del Salvador? En ellas habito con seguridad, sabiendo que él puede salvarme. Grita el mundo, me oprime el cuerpo, el diablo me pone asechanzas, pero yo no caigo, porque estoy cimentado sobre piedra firme. Si cometo un gran pecado, me remorderá mi conciencia, pero no perderé la paz, porque me acordaré de las llagas del Señor. Él, en efecto, fue traspasado por nuestras rebeliones. SAN BERNARDO DE CLARAVAL, ABAD En este tiempo me dieron las Confesiones de san Agustín, me parece que el Señor lo ordenó, porque yo no las procuré ni nunca las había visto. Yo soy muy aficionada a san Agustín, porque el monasterio seglar donde estuve era de su orden; también por haber sido pecador, pues en los santos, que después de haberlo sido el Señor volvió a Sí, yo hallaba mucho consuelo y me parecía hallar ayuda en ellos, y que como el Señor los había perdonado también podía perdornarme a mí. SANTA TERESA DE JESÚS Todas las pequeñas cosas que haces son igualmente importantes; no las desprecies. Si consiguieras vencerte en las pequeñas cosas, podrías, con este medio, hacer tu voluntad sólida como la roca y llegarías a ser dueño de ti mismo. SIERVO DE DIOS CARDENAL VAN THUAN

ORACIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO Señor: concédenos amarte con todo el corazón y que nuestro amor se extienda, en consecuencia, a todos los hombres.

Veniu, celebrem el Senyor amb crits de festa, aclamem la roca que ens salva; presentem-nos davant d’ell a lloar-lo, aclamem-lo amb els nostres cants. Salm 94


Año Jubilar de san Pablo Continuamos señalando las distintas Cartas del Apóstol. Este Año Jubilar debe ayudarnos a leerlas con interés y profundidad. ¿CUÁLES SON ESAS CARTAS? A los Romanos I a los Corintios II a los Corintios A los Gálatas A los Efesios A los Filipenses A los Colosenses I a los Tesalonicenses II a los Tesalonicenses I a Timoteo II a Timoteo A Tito A Filemón

II CARTA A TIMOTEO

El entrañable amor de S. Pablo a su “hijo carísimo” es el móvil ocasional de esta segunda carta, escrita en Roma en el año 66 ó 67, que contiene, podemos decir, el testamento espiritual de Pablo como Apóstol y Mártir. Estaba de nuevo en cadenas, esta vez en la cárcel mamertina, PREGUNTA

y sentía la proximidad del martirio, por lo cual pide a Timoteo que se llegue a Roma tan pronto como le fuese posible, y con tal motivo exhorta a sus discípulos a la constancia en la fe, les anuncia la apostasía y los previene contra las deformaciones de la doctrina y la defección de muchos pretendidos apóstoles. Desilusionado al ver que “todos buscan sus propios intereses (Filip. 2, 21), Pablo se complace en destacar que al menos en Timoteo la fe no es fingida. A nadie tenía tan unido en espíritu como a él (Filip. 2, 20). La fiesta de san Timoteo y san Tito se celebró el lunes pasado, día 26 de enero. Al día siguiente de la fiesta de la Conversión de san Pablo.

3: ¿CÓMO SE REPRESENTA A SAN PABLO EN CUADROS Y EN IMÁGENES?

Por lo general, a san Pablo se le representa con un libro y una espada en las manos. El libro nos lleva a pensar en la Palabra de Dios, que tanto amó y difundió. La espada nos habla de su martirio: Pablo murió decapitado.

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica ¿ES EL MATRIMONIO UNA OBLIGACIÓN PARA TODOS ? Pregunta 342. Pág. 121. El Matrimonio no es una obligación para todos. En particular Dios llama a algunos hombres y mujeres a seguir a Jesús por el camino de la virginidad o del celibato por el Reino de los cielos; éstos renuncian al gran bien del Matrimonio para ocuparse de las cosas del Señor tratando de agradarle, y se convierten en signo de la primacía absoluta del amor de Cristo y de la ardiente esperanza de su vuelta gloriosa.


La Palabra del Papa CATEQUESIS DEL SANTO PADRE Miércoles 7 de enero de 2009

Ha llegado el tiempo del verdadero culto Queridos hermanos y hermanas: En esta primera audiencia general del año 2009 deseo expresaros a todos mi más cordial felicitación por el año nuevo recién comenzado. Reavivemos en nosotros el compromiso de abrir a Cristo la mente y el corazón para ser y vivir como verdaderos amigos suyos. Su compañía hará que este año, a pesar de sus inevitables dificultades, sea un camino lleno de alegría y de paz. En efecto, sólo si permanecemos unidos a Jesús, el año nuevo será bueno y feliz. El compromiso de unión con Cristo es el ejemplo que nos da también san Pablo. Prosiguiendo las catequesis dedicadas a él, reflexionaremos hoy sobre uno de los aspectos importantes de su pensamiento, el relativo al culto que los cristianos están llamados a tributar. En el pasado, se solía hablar de una tendencia más bien anti-cultual del Apóstol, de una “espiritualización” de la idea del culto. Hoy comprendemos mejor que san Pablo ve en la cruz de Cristo un viraje histórico, que transforma y renueva radicalmente la realidad del culto. Hay sobre todo tres textos de la carta a los Romanos en los que aparece esta nueva visión del culto. 1. En Rm 3, 25, después de hablar de la “redención realizada por Cristo Jesús”, san Pablo continúa con una fórmula misteriosa para nosotros. Dice así: Dios lo “exhibió como instrumento de propiciación por su propia sangre, mediante la fe”. Con la expresión “instrumento de propiciación”, más bien extraña para nosotros, san Pablo alude al así llamado “propiciatorio” del templo antiguo, es decir, a la cubierta del arca de la alianza, que estaba pensada como punto de contacto entre Dios y el hombre, punto de la presencia misteriosa de Dios en el mundo de los hombres. Este “propiciatorio”, en el gran día de la reconciliación —”yom kippur”— se asperjaba con la sangre de animales sacrificados, sangre que simbólicamente ponía los pecados del año transcurrido en contacto con Dios y, así, los pecados arrojados al abismo de la bondad divina quedaban como absorbidos por la fuerza de Dios, superados, perdonados. La vida volvía a comenzar.


La Palabra del Papa

San Pablo alude a este rito y dice que era expresión del deseo de que realmente se pudieran poner todas nuestras culpas en el abismo de la misericordia divina para hacerlas así desaparecer. Pero con la sangre de animales no se realiza este proceso. Era necesario un contacto más real entre la culpa humana y el amor divino. Este contacto tuvo lugar en la cruz de Cristo. Cristo, verdadero Hijo de Dios, que se hizo verdadero hombre, asumió en sí toda nuestra culpa. Él mismo es el lugar de contacto entre la miseria humana y la misericordia divina; en su corazón se deshace la masa triste del mal realizado por la humanidad y se renueva la vida. Revelando este cambio, san Pablo nos dice: con la cruz de Cristo —el acto supremo del amor divino convertido en amor humano— terminó el antiguo culto con sacrificios de animales en el templo de Jerusalén. Este culto simbólico, culto de deseo, ha sido sustituido ahora por el culto real: el amor de Dios encarnado en Cristo y llevado a su plenitud en la muerte de cruz. Por tanto, no es una espiritualización del culto real, sino, al contrario: el culto real, el verdadero amor divino-humano, sustituye al culto simbólico y provisional. La cruz de Cristo, su amor con carne y sangre es el culto real, correspondiendo a la realidad de Dios y del hombre. Para san Pablo, la era del templo y de su culto había terminado ya antes de la destrucción exterior del templo: san Pablo se encuentra aquí en perfecta consonancia con las palabras de Jesús, que había anunciado el fin del templo y había anunciado otro templo “no hecho por manos humanas”, el templo de su cuerpo resucitado (cf. Mc 14, 58; Jn 2, 19 ss). Este es el primer texto. 2. El segundo texto del que quiero hablar hoy se encuentra en el primer versículo del capítulo 12 de la carta a los Romanos. Lo hemos escuchado y lo repito una vez más: “Os exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, a que ofrezcáis vuestros cuerpos como una víctima viva, santa, agradable a Dios: tal será vuestro culto espiritual”. En estas palabras se verifica una paradoja aparente: mientras el sacrificio exige normalmente la muerte de la víctima, san Pablo hace referencia a la vida del cristiano. La expresión “presentar vuestros cuerpos”, unida al concepto sucesivo de sacrificio, asume el matiz cultual de “dar en oblación, ofrecer”. La exhortación a “ofrecer los cuerpos” se refiere a toda la persona; en efecto, en Rm 6, 13 invita a “presentaros a vosotros mismos”. Por lo demás, la referencia explícita a la dimensión física del cristiano coincide con la invitación a “glorificar a Dios con vuestro cuerpo” (1 Co 6, 20); es decir, se trata de honrar a Dios en la existencia cotidiana más concreta, hecha de visibilidad relacional y perceptible. San Pablo califica ese comportamiento como “sacrificio vivo, santo, agradable a Dios”. Es aquí donde encontramos precisamente la palabra “sacrificio”. En el uso corriente este término forma parte de un contexto sagrado y sirve para designar el degüello de un animal, del que una parte puede quemarse en honor de los dioses y otra consumirse por los oferentes en un banquete. San Pablo, en cambio, lo aplica a la vida del cristiano. En efecto, califica ese sacrificio sirviéndose de tres adjetivos. El primero —”vivo”— expresa una vitalidad. El segundo —”santo”— recuerda la idea paulina de una santidad que no está vinculada a lugares u objetos, sino a la persona misma del cristiano. El tercero —”agradable a Dios”— recuerda quizá la frecuente expresión bíblica del sacrificio “de suave olor” (cf. Lv 1, 13.17; 23, 18; 26, 31; etc.). Inmediatamente después, san Pablo define así esta nueva forma de vivir: este es “vuestro culto espiritual”. Los comentaristas del texto saben bien que la expresión griega (tên logikên latreían) no es fácil de traducir. La Biblia latina traduce: “rationabile obsequium”. La misma


Éstos marcaron la Historia

1

ARTURO CLIMENT BONAFÉ, ABAD DE XÀTIVA

Abrahán: Padre de los creyentes Quiero empezar hoy una serie nueva en nuestra Hoja Parroquial con el título que aparece como cabecera. En esta nueva colección mostraré aquellos personajes que hicieron la Historia, la verdadera historia, los que la marcaron con sus vidas y acciones, los que aportaron un sistema humano, espiritual y singular a la vida de los hombres. Son muchos y algunos desconocidos para la inmensa mayoría. Esta nueva colección quiere darlos a conocer. Abrahán es el primero de los Patriarcas de Israel, es el padre de todos los creyentes, la raíz genealógica del pueblo hebreo y sobre todo es una de las figuras más relevantes de la historia religiosa del mundo. No se puede hablar de la Religión sin tener en cuenta a nuestro Padre Abrahán. La vida del Patriarca Abrahán la encontramos en la Sagrada Escritura, concretamente en el libro del Génesis; luego será nombrado varias veces por Jesucristo en su predicación, san Lucas en el libro de los Hechos de los Apóstoles y en las Cartas también san Pablo se hace eco del Patriarca. Nació en Ur en el año 1800 antes de Cristo. Probablemente la familia de Abrahán abandonó Ur y se trasladó a Jarán. Allí murió su padre, Terah. Y es entonces cuando Dios se le revela. Este hecho cambiará la vida de Abrahán de forma radical, ¡Dios sabe hacer las cosas muy bien! Y ahora actuará con el futuro Padre de los creyentes: “Sal de tu tierra, de tu familia, para la tierra que yo te indicaré.


Éstos marcaron la Historia Yo te haré un gran pueblo, y serán bendecidas en ti todas las familias de la tierra” (Gn 12, 1 ss.) Aquí se relata la vocación de Abrahán; más hermoso no se lo ha podido decir Dios, aunque será difícil cumplir esta promesa divina. El Patriarca acepta la propuesta de Dios y sale de su tierra y marcha hacia lo desconocido. Ur y Jarán se encontraban en el actual Irak. Abrahán entra en el país de Canaán, el lugar que Dios le ha indicado y con él va Sara, su esposa, Lot, su sobrino y todos sus siervos y rebaños. Se establece muy cerca de Siquem. A consecuencia del hambre que surge en el lugar baja a Egipto, allí se enriquece y vuelve a Canaán. Para evitar luchas y enfrentamientos entre sus siervos y los de su sobrino Lod, le invita a separarse y elegir el lugar adecuado lejos de él; aquí es donde por primera vez se nombra el río Jordán. Lot elige la región del Mar Muerto, cerca de Sodoma y Gomorra. Abrahán marcha y se establece en Hebrón, junto al Encinar de Mambré. Hoy a todo aquel conjunto se le llama “El Amigo de Dios” en árabe. Allí Abrahán levantará un altar al Señor. Hay un episodio que nos cuenta el libro del Génesis donde aparece la intercesión de Abrahán en favor de Sodoma y Gomorra. Estas ciudades son pecadoras, el pecado y la corrupción ha invadido los corazones y Dios decide eliminarlas totalmente. Lot pide a su tío que intervenga ante Dios. Y ahí vemos a Abrahán gitaneando con Dios: “Señor, si encuentro cincuenta justos, perdonarás la ciudad? Si encuentras cincuenta justos, perdonaré a todos. Que no se enfade mi Señor, pero ¿y si solamente hay cuarenta y cinco? Por esos cuarenta y cinco no la destruiré”. La intercesión de Abrahán se va prolongando hasta llegar a un solo justo. Dios siempre rico en misericordia y en amor, responde lo mismo: “si encuentras un solo justo en la ciudad: no la destruiré”. Y Dios arrasó Sodoma y Gomorra. Abrahán habla como un abogado defensor que apela a la misericordia o a la justicia divina. No logra salvar a esas ciudades pecadoras, son demasiado pecadoras. Pero sí se preocupará de la suerte de su sobrino Lot con espíritu fraterno. El amor de Abrahán mira la fe y no las obras de los habitantes de Sodoma: es la gracia que perdona a los culpables en atención a los inocentes. Pero aquí no pudo con Dios. Hay un encuentro entre Abrahán y Melquisedec, rey de Salem, la actual Jerusalén, la Ciudad santa, y ofrece al Patriarca Pan y vino. Ahí tenemos ya el símbolo de la Eucaristía. Dios va preparando la historia para cumplir sus promesas aunque


tengan que transcurrir muchos siglos desde este hecho hasta el Cenáculo en el primer Jueves Santo de la Historia. Dios renueva las promesas de la paternidad universal al Patriarca. Pero Sara es estéril y no tienen hijos, ¿cómo va a poder ser padre de un gran pueblo?. Entonces es cuando Sara entrega a su esclava Agar para que conciba de Abrahán, y así nace Ismael, pero éste no es el elegido por Dios. En el Encinar de Mambré Dios visita a Abrahán y le promete un hijo de Sara y aunque ésta se ría, la promesa se cumple, nace Isaac. Y éste sí que es el elegido por Dios. De él partirá la descendencia prometida por Dios: el pueblo elegido. Dios quiere probar la fe de Abrahán y le manda sacrificar a su hijo Isaac que ya tiene unos 13 años. Abrahán obedece y cuando Dios comprueba que se puede fiar del Patriarca, salva a Isaac: “Ahora veo que en verdad temes a Dios, pues por mí no has perdonado a tu hijo único. En tu descendencia serán bendecidos todos los pueblos de la tierra” (Gen 22). El Monte Moriá es testigo de esta fidelidad del Patriarca. Años más tarde el rey Salomón construirá el Templo en este mismo lugar, hecho que repetirá Herodes el Grande en el Segundo Templo. Actualmente ese monte corresponde a la Roca, centro de la mezquita de la Cúpula, en la enorme explanada del Templo. Como vemos la mano de Dios no se aparta de Abrahán, le bendice, le protege, le mima, aunque le prueba para ver hasta donde es capaz de cumplir sus órdenes. Abrahán es fuerte y está perfectamente curtido en la fe. Muy bien puede ya ser Padre en la fe. El cheque en blanco que le entregó Dios lo ha firmado. Es el prototipo del hombre justo, que tiene una fe inquebrantable en la Palabra de Dios, incluso me atrevo a decir, que su corazón está inyectado con heróica confianza en Dios, su Salvador y su Padre, a quien se adhirió con lealtad y confianza. Berseba será la ciudad que guardará el recuerdo de Abrahán. La muerte de Sara aflige el corazón de Abrahán. Compra la cueva de Macpela para su sepultura. También será la sepultura del Patriarca que muere a los 175 años y sus hijos Isaac e Ismael se vuelven a juntar y le entierran junto a Sara. El Padre Luis Alonso Schokel, en su obra “¿Dónde está tu hermano?”, resalta la fuerza de la fraternidad en la Bíblia. Estos hermanos se habían separado cada uno con su respectiva madre y en este momento de dolor y de pena, vuelven a encontrarse para honrar al padre común muerto. Hoy aquella cueva está cubierta por una gran fortaleza constuida por Herodes el Grande. En su interior están también las tumbas de Isaac y Rebeca, su mujer; Jacob y Lía, una de sus mujeres, Raquel que murió al dar a luz a Benjamín, está enterrada a la entrada de Belén, pues murió allí; en el mismo lugar se levanta el memorial a José, ya que él está enterrado en Sicar, el actual Nablús palestino. A todo ese conjunto como ya he señalado, los árabes lo llaman El Hallil, el Amigo de Dios, refiréndose a Abrahán. La tumba tradicional de Agar y de su hijo Ismael se encuentra en la Meca y es venerada por los musulmanes. Tengamos en cuenta que Ismael es considerado la rama por la que nace el pueblo árabe. En toda esta historia conviene resaltar que Abrahán es la persona cercana a Dios, le habla desde el corazón, se lo cuenta todo, vive su presencia. Será cabeza


Éstos marcaron la Historia de un gran pueblo tan numeroso como las estrellas del cielo y la arena de la playa; él será siempre fiel a Dios, todo lo contrario que Sodoma y Gomorra, pueblos corruptos por eso acaban devorados por el fuego como castigo. El pecado sodomita viene precisamente de Sodoma. Algo que me gustaría resaltar en Abrahán es su elección; es llamado y elegido por Dios para una misión que hoy podemos llamar “teológica” ser padre, ser bendición, ser gracia. San Pablo en la carta a los Romanos, verdadera perla de la Gracia y de la Justificación, tema que tratará con profundidad el Concilio de Trento, es quien retomará el sentido de la elección de Abrahán por parte de Dios. Toda la larga vida del Patriarca es un arco tenso entre la palabra que promete y el evento que cumple. Es ejemplo del hombre que cree, obedece y espera. Esa sería la lección más hermosa que podríamos sacar de la historia de nuestro Padre Abrahán. Cuantas veces a nosotros se nos plantean situaciones donde humanamente es imposible encontrar solución y por medio de las virtudes teologales, se soluciona todo. Abrahán luchó contra toda esperanza y pudo con todo porque su fe era robusta, fuerte, viva, fresca, poderosa. La fe en Dios marcaba la vida del Patriarca y esa misma fe dio calidad humana y espiritual a la obra de Abrahán. La intervención de Dios en su vida y en todo lo suyo era evidente; Abrahán contó con Dios para todo, no se concibe su vida sin Dios, con razón se le llama “El Amigo de Dios”. El Hallil. El pueblo de Israel considera a Abrahán como su padre; es beneficiario de sus promesas. También los musulmanes le tienen como padre y, como no, también los cristianos. Nuestro tronco común es Abrahán. Permítanme unas palabras sobre la figura del Patriarca en el Nuevo testamento. Aquí no sólo se presenta como antepasado del pueblo de Israel, sino también como progenitor del sacerdocio levítico y del Mesías, según la carta a los Hebreos. También conviene que nos figemos en un punto precioso: “el Seno de Abrahán” es considerado en la teología neotestamentaria como lugar de felicidad, la imagen del cielo, lugar donde se celebra el banquete de Abrahán, Isaac y Jacob, como afirman los Evangelios. En la carta de Santiago, Abrahán es resaltado como el tipo del hombre que es justificado gracias a las buenas obras que ha realizado (2, 21-23). La figura y la persona del Patriarca Abrahán siempre me ha impresionado y no pierde actualidad con los años y los siglos de distancia. Abrahán es el hombre de fe y confianza en el Señor. Me gusta pensar como Abrahán da un cheque en blanco a Dios y Éste pone lo que quiere y espera del Patriarca, que no es poco. Y Abrahán cumple, es fiel; su corazón está siempre lleno de amor a Dios y eso le lleva a merecer la mirada bondadosa del Creador, la caricia de Dios. Abrahán se convierte en bendición para todos nosotros.

Abrahán es hijo de Terah. Nace en Ur. Mesopotamia, actual Irak. Se casa con Sara y de ésta nace Isaac. De la esclava de Sara, Agar, nace Ismael. Isaac se casa con Rebeca y de ellos nacerán los gemelos: Esaú y Jacob.


La Palabra del Papa

palabra “rationabile” aparece en la primera Plegaria eucarística, el Canon romano: en él se pide a Dios que acepte esta ofrenda como “rationabile”. La traducción italiana tradicional “culto espiritual” no refleja todos los detalles del texto griego (y ni siquiera del latino). En todo caso, no se trata de un culto menos real, o incluso sólo metafórico, sino de un culto más concreto y realista, un culto en el que el hombre mismo en su totalidad de ser dotado de razón, se convierte en adoración, glorificación del Dios vivo. Esta fórmula paulina, que aparece de nuevo en la Plegaria eucarística romana, es fruto de un largo desarrollo de la experiencia religiosa en los siglos anteriores a Cristo. En esa experiencia se mezclan desarrollos teológicos del Antiguo Testamento y corrientes del pensamiento griego. Quiero mostrar al menos algunos elementos de ese desarrollo. Los profetas y muchos Salmos critican fuertemente los sacrificios cruentos del templo. Por ejemplo, el Salmo 49, en el que es Dios quien habla, dice: “Si tuviera hambre, no te lo diría: pues el orbe y cuanto lo llena es mío. ¿Comeré yo carne de toros?, ¿beberé sangre de cabritos? Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza” (vv. 12-14) En el mismo sentido dice el Salmo siguiente, 50: “Los sacrificios no te satisfacen; si te ofreciera un holocausto no lo querrías. Mi sacrificio es un espíritu quebrantado, un corazón quebrantado y humillado tú no lo desprecias” (v. 18 s). En el libro de Daniel, en el tiempo de la nueva destrucción del templo por parte del régimen helenístico (siglo II a.C.) encontramos un nuevo pasaje que va en la misma línea. En medio del fuego —es decir, en la persecución, en el sufrimiento— Azarías reza así: “Ya no hay, en esta hora, ni príncipe ni profeta ni caudillo ni holocausto ni sacrificio ni oblación ni incienso ni lugar donde ofrecerte las primicias, y hallar gracia a tus ojos. Mas con corazón contrito y espíritu humillado te seamos aceptos, como holocaustos de carneros y toros. (...) Tal sea hoy nuestro sacrificio ante ti, y te agrade” (Dn 3, 38 ss). En la destrucción del santuario y del culto, en esta situación de privación de todo signo de la presencia de Dios, el creyente ofrece como verdadero holocausto su corazón contrito, su deseo de Dios. Vemos un desarrollo importante, hermoso, pero con un peligro. Hay una espiritualización, una moralización del culto: el culto se convierte sólo en algo del corazón, del espíritu. Pero falta el cuerpo, falta la comunidad. Así se entiende, por ejemplo, que el Salmo 50 y también el libro de Daniel, a pesar de criticar el culto, deseen la vuelta al tiempo de los sacrificios. Pero se trata de un tiempo renovado, de un sacrificio renovado, en una síntesis que aún no se podía prever, que aún no se podía imaginar. Volvamos a san Pablo. Él es heredero de estos desarrollos, del deseo del culto verdadero, en el que el hombre mismo se convierta en gloria de Dios, en adoración viva con todo su ser. En este sentido dice a los Romanos: “Ofreced vuestros cuerpos como una víctima viva. (...) Este será vuestro culto espiritual” (Rm 12, 1). San Pablo repite así lo que ya había señalado en el capítulo 3: El tiempo de los sacrificios de animales, sacrificios de sustitución, ha terminado. Ha llegado el tiempo del culto verdadero. Pero también aquí se da el peligro de un malentendido: este nuevo culto se podría interpretar fácilmente en un sentido moralista: ofreciendo nuestra vida hacemos nosotros el culto verdadero. De esta forma el culto con los animales sería sustituido por el moralismo:


La Palabra del Papa

el hombre lo haría todo por sí mismo con su esfuerzo moral. Y ciertamente esta no era la intención de san Pablo. Pero persiste la cuestión de cómo debemos interpretar este “culto espiritual, razonable”. San Pablo supone siempre que hemos llegado a ser “uno en Cristo Jesús” (Ga 3, 28), que hemos muerto en el bautismo (cf. Rm 1) y ahora vivimos con Cristo, por Cristo y en Cristo. En esta unión —y sólo así— podemos ser en él y con él “sacrificio vivo”, ofrecer el “culto verdadero”. Los animales sacrificados habrían debido sustituir al hombre, el don de sí del hombre, y no podían. Jesucristo, en su entrega al Padre y a nosotros, no es una sustitución, sino que lleva realmente en sí el ser humano, nuestras culpas y nuestro deseo; nos representa realmente, nos asume en sí mismo. En la comunión con Cristo, realizada en la fe y en los sacramentos, nos convertimos, a pesar de todas nuestras deficiencias, en sacrificio vivo: se realiza el “culto verdadero”. Esta síntesis está en el fondo del Canon romano, en el que se reza para que esta ofrenda sea “rationabile”, para que se realice el culto espiritual. La Iglesia sabe que, en la santísima Eucaristía, se hace presente la autodonación de Cristo, su sacrificio verdadero. Pero la Iglesia reza para que la comunidad celebrante esté realmente unida con Cristo, para que sea transformada; reza para que nosotros mismos lleguemos a ser lo que no podemos ser con nuestras fuerzas: ofrenda “rationabile” que agrada a Dios. Así la Plegaria eucarística interpreta de modo adecuado las palabras de san Pablo. San Agustín aclaró todo esto de forma admirable en el libro décimo de su Ciudad de Dios. Cito sólo dos frases: “Este es el sacrificio de los cristianos: aun siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo”. “Toda la comunidad (civitas) redimida, es decir, la congregación y la sociedad de los santos, es ofrecida a Dios mediante el Sumo Sacerdote que se ha entregado a sí mismo” (10, 6: CCL 47, 27 ss). 3. Por último, quiero hacer una breve reflexión sobre el tercer texto de la carta a los Romanos referido al nuevo culto. En el capítulo 15 san Pablo dice: “La gracia que me ha sido otorgada por Dios, de ser para los gentiles ministro (liturgo) de Cristo Jesús, de ser sacerdote (hierourgein) del Evangelio de Dios, para que la oblación de los gentiles sea agradable, santificada por el Espíritu Santo” (Rm 15, 15 s). Quiero subrayar sólo dos aspectos de este texto maravilloso y, por su terminología, único en las cartas paulinas. Ante todo, san Pablo interpreta su acción misionera entre los pueblos del mundo para construir la Iglesia universal como acción sacerdotal. Anunciar el Evangelio para unir a los pueblos en la comunión con Cristo resucitado es una acción “sacerdotal”. El apóstol del Evangelio es un verdadero sacerdote, hace lo que es central en el sacerdocio: prepara el verdadero sacrificio. Y, después, el segundo aspecto: podemos decir que la meta de la acción misionera es la liturgia cósmica: que los pueblos unidos en Cristo, el mundo, se convierta como tal en gloria de Dios, “oblación agradable, santificada por el Espíritu Santo”. Aquí aparece el aspecto dinámico, el aspecto de la esperanza en el concepto paulino del culto: la autodonación de Cristo implica la tendencia de atraer a todos a la comunión de su Cuerpo, de unir al mundo. Sólo en comunión con Cristo, el Hombre ejemplar, uno con Dios, el mundo llega a ser tal como todos lo deseamos: espejo del amor divino. Este dinamismo siempre está presente en la Eucaristía; este dinamismo debe inspirar y formar nuestra vida. Y con este dinamismo comenzamos el nuevo año. Gracias por vuestra paciencia.


Un matrimonio ejemplar (33) Siervos de Dios Manuel Casesnoves y Adela Soldevila ARTURO CLIMENT BONAFÉ, ABAD DE XÀTIVA

Me cuentan que no todo fue de color de rosa en la familia Casesnoves Soldevila, pues también tuvieron problemas y dificultades. Al estallar la Guerra Civil Española y con ella la Persecución Religiosa más terrible de la historia de la Iglesia, la familia sufrió persecución. Al Siervo de Dios lo tenían “fichado” para eliminarlo, no olvidemos que eran católicos e influyentes, de buena posición y eso era muy peligroso para el Comité. Sin embargo don Manuel y doña Adela mantenían un gran equilibrio en sus actitudes. Nunca se “descomponían”, ni perdían los nervios enfadándose. Durante la Guerra estaban muy unidos en la oración, ya dije que los domingos acudía un”amigo de casa” y celebraba la santa Misa en el hogar. La Eucaristía les mantenía fuertes para soportar todo aquello. Sabían que al Sr. Abad lo habían martirizado en Llosa de Ranes y también a don Gonzalo y don Calixto en Vallés. Los Siervos de Dios sufrían con la Iglesia de Xàtiva y rezaban mucho para que viniera la paz.

ESCRITOS DE ADELA:

Sólo Tú, Señor, llenas mi vida. Sólo Tú, Señor, colmas mi anhelo. Sólo, Tú Señor, templas mi fuego. Sólo Tú, Señor, mi consuelo.

Ayudemos a la Parroquia en sus necesidades pastorales, caritativas y económicas. Hagamos Iglesia.


PAPAS DE LA IGLESIA PÍO XII (1) Iniciamos ahora una serie de apuntes sobre el Papa Pío XII. Elegido al día siguiente de comenzar el cónclave, en la tercera votación. Se sabía que Pío XI había pensado en él y en más de una ocasión le había señalado como su sucesor. El nombre elegido daba a entender una continuación del pontificado anterior, a pesar de que las personalidades de ambos eran muy diferentes. Frente al temperamento de Pío XI, luchador, temperamental e impulsivo, Eugenio Pacelli era tímido, deseoso de no irritar a nadie y de contentar a todos. Era romano, o sea, que nació en la misma ciudad de Roma. Había viajado a Estados Unidos, a Buenos Aires, Budapest, Lourdes y Liseux. O sea, que ya era conocido personalmente en muchos países. Le iba a tocar vivir momentos muy difíciles en la historia del mundo que le marcarían aún después de muerto. ORACIÓN Escucha, Señor, las súplicas de tu pueblo, que hoy te invoca apoyado en la protección de tu mártir san Blás; concédenos, por sus méritos, la paz en esta vida y el premio de la vida eterna.

SANTORAL DE LA SEMANA Día.- Presentación del Señor y Purificación de la Virgen. Día de la Candelaria. Día 3.- San Blas, obispo y mártir. Siglo IV. San Óscar, obispo. Año 865. San Simeón y santa Ana, ancianos de Jerusalén. Día 4.- San Juan de Brito, sacerdote y mártir. Año 1693. Santa Catalina de Ricci, virgen. Año 1590. San Nicolás Estudita, monje. Año 868. Día 5.- Santa Águeda, virgen y mártir. Siglo III. San Felipe de Jesús, religioso y mártir. Primer mártir y Patrono principal de Méjico. Año 1597. Día 6.- Santos Pablo Miki y Compañeros mártires. Año 1597. Día 7.- Beato Anselmo Polanco, obispo y mártir de Teruel. Año 1939. Beato Pío IX. Año 1878. Día 8.- Domingo. Día del Señor. San Jerónimo Emiliano, seglar. Año 1537. Santa Josefina Bakhita, virgen. Año 1947.

San Blas


Vida parroquial Agenda del mes de febrero DÍA 1, DOMINGO.ANIVERSARIO DE LA CONSAGRACIÓN DE LA COLEGIATA Y DÍA DE LA PARROQUIA. DÍA 2, LUNES.- FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR: LA CANDELARIA. 6 t. Confirmación. 8 t. Instituto de Ciencias Religiosas. DÍA 3, MARTES.ADORACIÓN NOCTURNA. DÍA 4, MIÉRCOLES.8 t. Consejo Parroquial de Pastoral en el Centre sant Francesc. DÍA 5, JUEVES.6 t. En sant Francesc, fiesta de la Luz con los niños de

la Catequesis.

DÍA 6, VIERNES.Clase de inglés.

8:30 t. Pastoral de la Familia, tercera conferencia. Palau del Ardiaca. DÍA 9, LUNES.6 t. Confirmación. 8 t. Instituto Ciencias Religiosas DÍA 10, MARTES.8 t. Reunión para los padres de los niños de 1º y 2º de catequesis, en el Palau del Ardiaca. DÍA 11, MIÉRCOLES.- FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DE LOURDES: JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO. DÍA 12, JUEVES.8 t. Nueva Evangelización: Año Paulino. DÍA 13, VIERNES.Clase de inglés. DÍA 16, LUNES.-

6 t. Confirmación. 8 t. Instituto de Ciencias Religiosas. DÍA 17, MARTES.Ensayo de coro.

Día 21, sábado.encuentro de catequistas en

el Seminario Menor. DÍA 23, LUNES.6 t. Confirmación. 8 t. Instituto de Ciencias

Religiosas.

DÍA 24, MARTES.Ensayo de coro. DÍA 25, MIÉRCOLES.MIÉRCOLES DE CENIZA. DÍA DE AYUNO Y ABSTINENCIA. DÍA 27, VIERNES.Visita Pastoral Arciprestal.

Peregrinación a Roma: Semana de Pascua Como ya venimos anunciando la semana de Pascua peregrinaremos a Roma en el Año Paulino y también para rendir homenaje al Papa Calixto III ante su tumba en la Iglesia Española de Monserrat. Saldremos el lunes de Pascua desde Barcelona en avión y volveremos el sábado por la tarde vuelo Roma-Valencia. El programa es extenso, incluyendo la audiencia con el Santo Padre el miércoles. Basílicas, catacumbas, iglesias significativas, plazas, barrios, fuentes, museos, etc. Roma es Roma. El precio en habitación compartida y pensión completa es de 900 euros sin contar las tasas de aeropuerto. Más información en la sacristía.

Día 11 de febrero: fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. Jornada Mundial del Enfermo.


Hoy, domingo. Aniversario de la Consagración de la Iglesia Colegial Basílica y Día de la Parroquia.

Nuevos libros • PAPELES DE HISTORIA: COLEGIATA DE SANTA MARÍA • LEYENDA BLANCA DE CALIXTO III. Se presentó el pasado jueves. • HE DEJADO DE IR A MISA. Se

Imagen de la Virgen Milagrosa Donativos: 20+10+5+10= 45 euros. Tenemos ya: 2.325 euros

publicará para la Cuaresma, editado por EDICEP.

• RICARDO PLÁ, TRABAJADOR DEL EVANGELIO Y MÁRTIR DE CRISTO. 4ª edición. • TODA HERMOSA ERES MARÍA.

Sermones del Beato Ricardo Plá dedicados a la Virgen. Saldrá a luz para el mes de mayo.

¿Qué es la Visita Pastoral Arciprestal? Se trata de un encuentro con el Sr. Obispo. Estará todo el día con nosotros. Por la mañana lo recibiremos los sacerdotes y rezaremos juntos en la Colegiata. Luego nos reuniremos para comentar la vida parroquial en la ciudad, sus proyectos, problemas e ilusiones y esperanzas. Por la tarde nos reuniremos los Consejos de Pastoral y los Agentes de Pastoral de las Parroquias. Terminará la Visita con la celebración de la santa Misa.


hp 344  

Jesús enseña con autoridad Parroquia de Santa María • Xàtiva Hoja Parroquial - Nº 344 Domingo 1 de febrero de 2009 IV del Tiempo Ordinario E...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you