Issuu on Google+

La Seu

PARROQUIA DE SANTA MARÍA • XÀTIVA

Hoja Parroquial • N.º 128 Domingo 21 de noviembre de 2004, XXXIV del Tiempo Ordinario • Jesucristo Rey del Universo

Hoy estarás conmigo en el Paraíso

Frases del Evangelio

EVANGELIO DE SAN LUCAS 23, 35-43 En aquel tiempo, las autoridades y el pueblo hacían muecas a Jesús diciendo: A otros ha salvado; que se salve a sí mismo si él es el Mesías de Dios. Se burlaban de él también los soldados, ofreciéndole vinagre y diciendo: Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo. Había encima un letrero en escritura griega, latina y hebrea: Éste es el rey de los judíos. Uno de los malhechores, crucificado lo insultaba diciendo: ¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros. Pero el otro le increpaba: ¿Ni siquiera temes tú a Dios estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que hicimos; en cambio éste no ha faltado en nada. Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino. Jesús le respondió: Te lo aseguro; hoy estarás conmigo en el paraíso.


El Abad Hoy celebramos la fiesta de Jesucristo Rey del universo y con esta fiesta terminamos el año litúrgico. El próximo domingo iniciaremos el Adviento que nos llevará a la Navidad. Jesucristo es Rey. Es decir, es aquel que llena nuestra vida y nuestro corazón; quien da sentido pleno a todo; en Él vivimos, nos movemos y existimos. Quiere ser el rey de nuestra vida, nuestro mejor amigo, el Señor y Salvador. No me cansaré nunca de decirlo a todos: sólo en Cristo seremos felices; sólo en él nuestra vida alcanza plenitud. Vivimos tiempos difíciles. Son momentos fascinantes y dramáticos a la vez. Esta especie de persecución contra la Iglesia católica y contra quienes la formamos, servirá para espabilarnos y ponernos a trabajar con seriedad por la propagación del Reino de Cristo. Lo predico muchas veces: tenemos que salir del letargo y no vamos a permitir que se nos recluya a las catacumbas del siglo XXI. De ahí que los católicos debemos ser valientes, estar muy bien formados, ser Iglesia y hacer Iglesia con el testimonio, con la palabra y con todas y cada una de nuestras actuaciones. El Reino de Jesucristo es un reino de paz, de justicia, de santidad, de gracia; un reino eterno y universal. Pues nosotros somos, debemos ser los mensajeros de esta Reino. No imponemos nada sino que proponemos ese mismo Reino, pues estamos convencidos que donde el Reino de Dios está presente hay paz y cunde el amor, la solidaridad, la entrega y el servicio al más necesitado, el mundo se hace más habitable, más humano y mejor. Es la ganancia del Reino de Jesús. No tengamos vergüenza del Evangelio, ni de Jesucristo, ni de la Iglesia. Seamos conscientes de nuestro Bautismo y donde estemos seamos más cristianos y mejores cristianos. ¡Ánimo!

Quina alegria quan em van dir: Anem a la casa del Senyor! Ja han arribat els nostres peus a les teus portes: Jerusalem.

Salm 121


Para saborear durante la semana El júbilo es un sonido que indica la incapacidad de expresar lo que es un sonido que indica la incapacidad de expresar lo que siente el corazón. Y este modo de cantar es el más adecuado cuando se trata del Dios inefable. Porque, si es inefable, no puede ser traducido en palabras. Y, si no puedes traducirlo en palabras y, por otra parte, no te es lícito callar, lo único que puedes hacer es cantar con júbilo. De este modo, el corazón se alegra sin palabras y la inmensidad del gozo no se ve limitada por unos vocablos. Cantadle con maestría y con júbilo. SAN AGUSTÍN, OBISPO ¡Qué grandes y maravillosos son, amados hermanos, los dones de Dios! La vida en la inmortalidad, el esplendor en la justicia, la verdad en la libertad, la fe en la confianza, la templanza en la santidad; y todos estos dones son los que están ya desde ahora al alcance de nuestro conocimiento. ¿Y cuáles serán, pues, los bienes que están preparados para los que lo aman? Solamente los conoce el Artífice supremo, el Padre de los siglos; sólo él sabe el número y su belleza. Nosotros, pues, si deseamos alcanzar estos dones, procuremos, con todo ahínco, ser contados entre aquellos que esperan su llegada. SAN CLEMENTE I, PAPA Y MÁRTIR Si queremos que Dios reine en nosotros, procuremos que de ningún modo el pecado siga dominando nuestro cuerpo mortal, antes bien, mortifiquemos todo lo terreno que hay en nosotros y fructifiquemos por el espíritu, de este modo, Dios se paseará por nuestro interior como por un paraíso espiritual y reinará en nosotros él solo con su Cristo, el cual se sentará en nosotros a la derecha de aquella virtud que deseamos alcanzar. ORÍGENES, SACERDOTE

Pregunta y respuesta del catecismo SAN GREGORIO NACIANCENO LLAMA AL BAUTISMO: Es el más bello y magnífico don de Dios; lo llamo don, gracia, sello y todo lo más precioso que hay. Don, porque es conferido a los que no aportan nada. Gracia, porque es dado incluso a los pecadores. Bautismo, porque el pecado es sepultado en el agua. Unción, porque es sagrado y real. Sello, porque nos guarda y es signo de la soberanía de Dios.


Año de la Eucaristía Es conveniente durante este año dedicado a la Eucaristía profundizar en el conocimiento y en el amor a tan gran Sacramento. Todos los sacramentos nos encaminan a la gracia, es más, nos conceden la gracia; en la Eucaristía recibimos al Autor de la gracia. Iniciamos hoy la publicación de la Carta apostólica del Papa sobre el Domingo, el día del Señor. Seleccionaremos fragmentos para hacer más fácil su lectura.

1.

El día del Señor —como ha sido llamado el domingo desde los tiempos apostólicos—(1) ha tenido siempre, en la historia de la Iglesia, una consideración privilegiada por su estrecha relación con el núcleo mismo del misterio cristiano. En efecto, el domingo recuerda, en la sucesión semanal del tiempo, el día de la resurrección de Cristo. Es la Pascua de la semana, en la que se celebra la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, la realización en él de la primera creación y el inicio de la «nueva creación» (cf. 2 Co 5,17). Es el día de la evocación adoradora y agradecida del primer día del mundo y a la vez la prefiguración, en la esperanza activa, del «último día», cuando Cristo vendrá en su gloria (cf. Hch 1,11; 1 Ts 4,13-17) y «hará un mundo nuevo» (cf. Ap 21,5). Para el domingo, pues, resulta

adecuada la exclamación del Salmista: «Éste es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo» (Sal 118 [117],24). Esta invitación al gozo, propio de la liturgia de Pascua, muestra el asombro que experimentaron las mujeres que habían asistido a la crucifixión de Cristo cuando, yendo al sepulcro «muy temprano, el primer día después del sábado» (Mc 16,2), lo encontraron vacío. Es una invitación a revivir, de alguna manera, la experiencia de los dos discípulos de Emaús, que sentían «arder su corazón» mientras el Resucitado se les acercó y caminaba con ellos, explicando las Escrituras y revelándose «al partir el pan» (cf. Lc 24,32.35). Es el eco del gozo, primero titubeante y después arrebatador, que los Apóstoles experimentaron la tarde de aquel mismo día, cuando fueron visitados por Jesús


resucitado y recibieron el don de su paz y de su Espíritu (cf. Jn 20,19-23). 2. La resurrección de Jesús es el dato originario en el que se fundamenta la fe cristiana (cf. 1 Co 15,14): una gozosa realidad, percibida plenamente a la luz de la fe, pero históricamente atestiguada por quienes tuvieron el privilegio de ver al Señor resucitado; acontecimiento que no sólo emerge de manera absolutamente singular en la historia de los hombres, sino que está en el centro del misterio del tiempo. En efecto, —como recuerda, en la sugestiva liturgia de la noche de Pascua, el rito de preparación del cirio pascual—, de Cristo «es el tiempo y la eternidad». Por esto, conmemorando no sólo una vez al año, sino cada domingo, el día de la resurrección de Cristo, la Iglesia indica a cada generación lo que constituye el eje central de la historia, con el cual se relacionan el misterio del principio y el del destino final del mundo. Hay pues motivos para decir, como sugiere la homilía de un autor del siglo IV, que el «día del Señor» es el «señor de los días».(2) Quienes han recibido la gracia de creer en el Señor resucitado pueden descubrir el significado de este día semanal con la emoción vibrante que hacía decir a san Jerónimo: «El domingo es el día de la resurrección; es el día de los cristianos; es nuestro día».(3) Ésta es efectivamente para los cristianos la «fiesta primordial»,(4) instituida no sólo para medir la sucesión del tiempo, sino para poner de relieve su sentido más profundo.

Reflexiones de algunos fieles jóvenes y adultos

L

a Misa de los domingos es para mí lo mejor que me pueda ocurrir semanalmente. Voy muy a gusto. Vivo la celebración, intento meterme dentro de ella; escucho la Palabra de Dios y es como si Jesús me hablara a mí en directo. Y luego la comunión. Es fenomenal. Salgo nuevo. La homilía me llena, me aclara y reconforta, pues es directa, viva y fuerte. Me gusta ir a misa los domingos. Un joven

U

n día entré en la iglesia era domingo y me quedé a la misa; hacía mucho tiempo que no asistía a ninguna misa. Me quedé. Escuché la Palabra de Dios y me gustó y luego escuché al sacerdote y me gustó. Parecía que todo lo que decía iba directo a mí. La cuestión que después de aquella Eucaristía noté cómo Cristo me tendía una mano y no lo dudé, me agarré fuerte a ella; me sacó del pudridero, me miró al corazón, mi corazón descuartizado y me dijo: Tú serás de los míos. Lo oí en lo más íntimo de mi alma. Me agarré a su mano y aquí estoy el más feliz del mundo y todo porque un día se me ocurrió ir a Misa. Un joven

En cada casa cristiana en Navidad debería haber un Belén o por lo menos la imagen del Niño Jesús.


7.

Mensaje del Papa a los jóvenes con motivo de la Jornada mundial de 2005 en Colonia (Alemania) (y 4)

Queridos jóvenes, la Iglesia necesita auténticos testigos para la nueva evangelización: hombres y mujeres cuya vida haya sido transformada por el encuentro con Jesús; hombres y mujeres capaces de comunicar esta experiencia a los demás. La Iglesia necesita santos. Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad. En este camino de heroísmo evangélico nos han precedido tantos, y es a su intercesión a la que os exhorto recurrir a menudo. Al encontraros en Colonia, aprenderéis a conocer mejor a algunos de ellos, como a san Bonifacio, el apóstol de Alemania, a los Santos de Colonia, en particular a Úrsula, Alberto Magno, Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein) y al beato Adolfo Kolping. Entre éstos quisiera citar en modo

particular a san Alberto y a santa Teresa Benedicta de la Cruz que, con la misma actitud interior de los Reyes Magos, buscaron la verdad apasionadamente. No dudaron en poner sus capacidades intelectuales al servicio de la fe, testimoniando así que la fe y la razón están ligadas y se atraen recíprocamente. Queridísimos jóvenes encaminados idealmente hacia Colonia, el Papa os acompaña con su oración. Que María, «mujer eucarística» y Madre de la Sabiduría, os ayude en vuestro caminar, ilumine vuestras decisiones y os enseñe a amar lo que es verdadero, bueno y bello. Que Ella os conduzca a su Hijo, el único que puede satisfacer las esperanzas más íntimas de la inteligencia y del corazón del hombre. ¡Con mi bendición!

El Cardenal Rouco pide a los católicos una valiente confesión de fe Ante varios miles de personas que abarrotaban la Plaza Mayor de Madrid para celebrar la fiesta de su patrona, el Cardenal Antonio María Rouco ha dicho que nuestra sociedad experimenta una crisis humana, cultural y espiritual que deja al hombre sin horizonte de trascendencia. El Cardenal Rouco, que se mostró plenamente restablecido en su primera aparición pública tras la operación a la que fue sometido el pasado 7 de Octubre, denunció también los intentos de arrancar a Dios de la existencia de los hombres, y

advirtió que el abandono de Dios provoca siempre el deterioro del hombre. Explicó también que la Iglesia, fiel a su misión, debe defender la verdad sobre el hombre, que se ve hoy amenazada por ideologías que en nombre del progreso conducen a su aniquilamiento. El Arzobispo de Madrid reconoció también que algunos cristianos huyen y se desalientan ante las dificultades, y pidió a los católicos, especialmente a los jóvenes, que sigan el ejemplo de la heroica fidelidad de María, y de su valiente confesión de fe.

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Francia reivindica la libertad de expresión para los católicos y sus pastores El Arzobispo de Burdeos, Jean-Pierre Ricard, ha declarado que “no puede haber libertad religiosa si no hay libertad de expresión y posibilidad de comunicar el propio pensamiento, no sólo en las relaciones personales sino también en el espacio social”, y lamentó que para algunos “no haya legitimidad ni lugar para una manifestación de la religión en el espacio público”. Ante el clima creado por la norma que excluye los símbolos religiosos en la

Escuela y el proyecto de ley contra la homofobia, Mons. Ricard ha defendido la posibilidad de la Iglesia católica de expresarse, un derecho que no es sólo para ella, sino para todos, en una sociedad verdaderamente democrática. Monseñor Ricard concluyó su discurso de apertura de la Asamblea de la Conferencia Episcopal Francesa, deseando “que el Señor nos haga obispos plenamente libres para el servicio de Dios y de los hombres”.


PAPAS DE LA IGLESIA

SANTORAL DE LA SEMANA

Nació en Roma y fue elegido Papa en el año 199. estableció que los jóvenes, después del décimo cuarto año, comulgasen en Pascua. Introdujo el uso de la patena y cálices de madera, que se usaban debido a la pobreza, ya que siendo de materia porosa no se podían purificar de la sangre consagrada; éstos fueron sustituidos por los de cristal y luego ante la fragilidad de este material se pasó a los de metal noble. En este tiempo se estableció que en las imágenes de la Virgen y los ángeles y santos se colocara una aureola en forma de aro en la cabeza. Murió también mártir el año 217 y está enterrado en la iglesia de san Silvestre, en Roma. Fue pontífice durante más de 18 años. Su fiesta es el 26 de agosto.

Día 22.- Santa Cecilia, virgen y mártir Año 230. Día 23.- San Clemente Romano, Papa y mártir. Tercer sucesor de san Pedro. Año 101. Día 24.- San Mateo Alonso, sacerdote mártir dominico. Vietnam, 22 de enero de 1745. Día 25.- Santa Catalina de Alejandría, virgen y mártir. Siglo III-IV. Día 26.- San Juan Berchmans, religioso jesuita, patrono de la juventud. Roma, 13 de agosto de 1621. San Conrado y san Gonzalo. Día 27.- La Inmaculada Virgen María de la Medalla Milagrosa. Beato Ramón Llull, seglar. Año 1316. Día 28.- I Domingo de Adviento. Santa Catalina Labouré. Virgen. Hija de la Caridad. París, 31 de diciembre de 1876.

Nació en Roma. Elegido en el año 217, hizo construir las famosas Catacumbas en la Vía Appia, donde fueron sepultados 46 Papas y unos 300.000 mártires. Antes de ser Papa fue denunciado por los judíos como cristiano y condenado a trabajos forzados en la isla de Cerdeña. Luego fue diácono del Papa anterior y a la muerte de éste subió a la Barca de Pedro. Sufrió martirio y fue sepultado en el cementerio de Calepodio. Su pontificado duró 5 años. Está pintado en la Capilla Sixtina. Su fiesta es el 14 de octubre.

Cada semana adquiera Paraula, el semanario de la Diócesis de Valencia; encontrará noticias, artículos de interés y la carta del Arzobispo.


Es cosa de tots

IMAGEN DE SANT JOSEP Donativos: 14-9-10-30-20 euros. Tenemos ahora: 5.661 euros. BELÉN: ANUNCIACIÓN A LOS PASTORES Donativos: 20-5-10-15 euros. Tenemos ya: 1.065 euros. RETABLO DE CERÁMICA: SANTAS BASILISA Y ANASTASIA Donativos: 20-20-30-15 euros. Empezamos por tener ya: 280 euros. GASTOS GENERALES Y DE MANTENIMIENTO DE LA COLEGIATA Cofradía del Santísimo Cristo del Carmen: 120 euros. Necesitamos seis candelabros grandes para la mesa del Sagrario en el altar del Cristo del Carmen. Serían de bronce. Los realizarán los Orfebres Piró de Valencia. Contamos ya 50 euros de la semana pasada. Colecta del Día de la Iglesia Diocesana: 1.054 euros AVISOS

NOTICIAS

• Lunes 8 tarde, ensayo del Coro Parroquial.

• El domingo pasado se volvieron a recoger más de 100 firmas a favor de la clase de Religión católica en las escuelas. • También se vendieron 150 Semanarios Paraula donde se narraba la fiesta de nuestro san Jacinto Castañeda. • Con los artículos religiosos traídos de Belén estamos ayudando a través de la Custodia de Tierra santa a varias familias cristianas de aquella Tierra santificada por el Salvador. No olviden que tenemos belenes, cruces, figuras de madera de olivo y rosarios y cruces de nácar y madre perla, además de toda clase de libros religiosos y de valores.

• Martes 8 t., Grupo de Oración. • Jueves 7 t., Escuela de catequistas. • Jueves 8 t., en el Palau, Grupo de Lectores. • Viernes 10.30 noche, Grupo Gente Joven.

Recuperar el coraje de la fe


hp 128