Page 1

La Seu PARROQUIA DE SANTA MARÍA • XÀTIVA Hoja Parroquial • N.º 116 Domingo 30 de mayo de 2004, Solemnidad de Pentecostés

Recibid el Espíritu Santo

Frases del Evangelio

EVANGELIO DE SAN JUAN 14, 15-16 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor, que esté siempre con vosotros. El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.


El Abad Hoy es Pentecostés, fiesta grande para los cristianos. Durante estos días nos hemos preparado para recibir al Espíritu Santo. El primer Pentecostés de la historia marcó el inicio de la Iglesia, esta fiesta nos debe lanzar a toda la comunidad eclesial a un replanteamiento serio de la fe en el tercer milenio. Es urgente que el Espíritu Santo venga y que los cristianos le abramos la puerta y le dejemos entrar, le demos cancha en nuestra vida y en la sociedad. Puede ser que algún lector se sonría y piense que a estas alturas hablar del Espíritu Santo es no pisar el acelerador de la realidad actual. Pues yo pienso que precisamente por tener los pies bien metidos en la tierra hay que pedir al cielo que no deje de enviar, como a los Apóstoles, al Espíritu de la verdad, de la fortaleza, de la gracia, de la santidad: el Espíritu de Jesús. Necesitamos la fuerza de lo alto. Vivimos metidos hasta el cuello en guerras, egoísmos, tinglados de todo color, materialismo que contamina hasta el corazón. Es preciso parar el reloj, es necesario mirar hacia nuestro interior, dedicar tiempo a lo esencial, entrar en nuestra alma y bucear. El Espíritu Santo crea en los creyentes la gracia santificante, la amistad con Jesús y nos ayuda, empuja, nos lanza hacia la santidad, es decir, hacia la perfección en nuestro hablar y obrar. Y el mundo necesita personas buenas, capaces de arriesgar el pellejo por el bien, la fraternidad, por la paz y el amor. A este mundo sólo le puede salvar el hombre lleno del humanismo evangélico. Una vez lo salvó Jesús desde la cruz; ahora han de ser sus seguidores y desde su sitio pulverizando gracia, paz, comprensión, generosidad, amor: Dones del Espíritu Santo. Estoy totalmente convencido de esto. Y no veo otra solución. Los santos siempre han revolucionado la sociedad y la han recreado con la fuerza del Evangelio y con la coherencia de su vida y su testimonio. Los jóvenes y los laicos cristianos en general están llamados a ejercer esta función dentro del programa de la nueva evangelización. De ahí la importancia de vivir esta fiesta de Pentecostés con espíritu de fe y con la esperanza firme de que el Espíritu Santo puede con su fuerza y con la pequeña aportación de nuestro trabajo llevar a cabo la renovación de la tierra.

Beneeix el Senyor, ànima meua. Senyor, Déu meu, com ets, de gran! Vas revestit d’honor i majestat, t’embolcalla la llum com un mantel.

Salm 103


Para saborear durante la semana San Lucas nos narra cómo el Espíritu, después de la ascensión del Señor, descendió sobre los discípulos el día de Pentecostés, con el poder de dar a todos los hombres entrada en la vida y para dar su plenitud a la nueva alianza; por esto, todos a una, los discípulos alababan a Dios en todas las lenguas, al reducir el Espíritu a la unidad los pueblos distantes y ofrecer al Padre las primicias de todas las naciones. SAN IRENEO, OBISPO Celebrad el día de Pentecostés como miembros que sois de la unidad del cuerpo de Cristo. No lo celebraréis en vano si sois efectivamente lo que estáis celebrando: miembros de aquella Iglesia que el Señor, al llenarla del Espíritu Santo, reconoce como suya a medida que se va esparciendo por el mundo, y por la que es a su vez reconocido. Como esposo no perdió a su esposa, ni nadie pudo substituírsela por otra. UN AUTOR AFRICANO DEL SIGLO SEXTO No es difícil percibir cómo transforma el Espíritu la imagen de aquellos en los que habita: del amor a las cosas terrenas, el Espíritu nos conduce a la esperanza de las cosas del cielo; y de la cobardía y la timidez, a la valentía y generosa intrepidez de espíritu. Sin duda es así como encontramos a los discípulos, animados y fortalecidos por el espíritu, de tal modo que no se dejaron vencer en absoluto por los ataques de los perseguidores, sino que se adhirieron con todas sus fuerzas al amor de Cristo. SAN CIRILO DE ALEJANDRÍA, OBISPO

Pregunta y respuesta ACERCA DEL SILENCIO EN LAS CELEBRACIONES (5) La naturaleza de los diversos momentos de silencio es diferente. Hay silencios que quieren movernos a la concentración y al recogimiento como antes de comenzar la celebración o cuando somos invitados al acto penitencial, o cuando después de la recomendación “oremos” hacemos una breve pausa. El sacerdote invita a orar y todos a una con el sacerdote, permanecen un momento en silencio.


Catequesis del Papa Juan Pablo II durante la Audiencia General del miércoles 19 de mayo de 2004 ACCIÓN DE GRACIAS DE UN PECADOR PERDONADO

1

. «Dichoso el que está absuelto de su culpa, a quien le han sepultado su pecado». Esta bienaventuranza, con la que comienza el salmo 31, recién proclamado, nos hace comprender inmediatamente por qué la tradición cristiana lo incluyó en la serie de los siete salmos penitenciales. Después de la doble bienaventuranza inicial (cf. vv. 12), no encontramos una reflexión genérica sobre el pecado y el perdón, sino el testimonio personal de un convertido. La composición del Salmo es, más bien, compleja: después del testimonio personal (cf. vv. 3-5) vienen dos versículos que hablan de peligro, de oración y de salvación (cf. vv. 6-7); luego, una promesa divina de consejo (cf. v. 8) y una advertencia (cf. v. 9); por último, un dicho sapiencial antitético (cf. v. 10) y una invitación a alegrarse en el Señor (cf. v. 11). 2. Nos limitamos ahora a comentar algunos elementos de esta composición. Ante todo, el orante describe su dolorosísima situación de conciencia cuando «callaba» (cf. v. 3): habiendo cometido culpas graves, no tenía el valor de confesar a Dios sus pecados. Era un tormento interior terrible, descrito con imágenes impresionantes. Sus huesos casi se consumían por una fiebre desecante, el ardor febril mermaba su vigor, disolviéndolo; y él gemía sin cesar. El pecador sentía que sobre él pe-

saba la mano de Dios, consciente de que Dios no es indiferente ante el mal perpetrado por su criatura, porque él es el custodio de la justicia y de la verdad. 3. El pecador, que ya no puede resistir, ha decidido confesar su culpa con una declaración valiente, que parece anticipar la del hijo pródigo de la parábola de Jesús (cf. Lc 15, 18). En efecto, ha dicho, con sinceridad de corazón: «Confesaré al Señor mi culpa». Son pocas palabras, pero que brotan de la conciencia; Dios responde a ellas inmediatamente con un perdón generoso (cf. Sal 31, 5). El profeta Jeremías refería esta llamada de Dios: «Vuelve, Israel apóstata, dice el Señor; no estará airado mi semblante contra vosotros, porque soy piadoso, dice el Señor. No guardo rencor para siempre. Tan sólo reconoce tu culpa, pues has sido infiel al Señor tu Dios» (Jr 3, 12-13). De este modo, delante de «todo fiel» arrepentido y perdonado se abre un horizonte de seguridad, de confianza y de paz, a pesar de las pruebas de la vida (cf. Sal 31, 6-7). Puede volver el tiempo de la angustia, pero la crecida de las aguas caudalosas del miedo no prevalecerá, porque el Señor llevará a su fiel a un lugar seguro: «Tú eres mi refugio: me libras del peligro, me rodeas de cantos de liberación» (v. 7).


Diez preguntas sobre bioética (2) POR EDUARDO OJEDA

2

. ¿Qué es la eutanasia? ¿Cuál es la posición de la Iglesia frente a esta tema? La palabra Eutanasia viene del griego y significa: ‘muerte dulce’. En el mundo occidental, muchos han alzado la voz, pidiendo que se conceda a los enfermos terminales el derecho de terminar su vida, antes que la enfermedad les provoque graves sufrimientos y dolores que no desean sufrir. También se habla de aquellos que provocan la muerte de un ser querido por piedad. La Eutanasia se practica interviniendo para provocar la muerte en forma directa, o simplemente omitiendo el tratamiento necesario para prolongarle la vida. En ambos casos existe la deliberada intención de causar la muerte del enfermo. El médico norteamericano Jack Kevorkian, apodado el ‘doctor muerte’, se hizo famoso y millonario al inventar y utilizar una máquina que mata sin dolor a los pacientes que así se lo soliciten; de esta forma según él, se logra una ‘muerte digna’. Para los cristianos la vida humana es un don sagrado y maravilloso, recibido de Dios. Por eso, la Eutanasia es considerada como un asesinato. ‘El hombre está llamado a la vida y a una plenitud de vida, que va más allá de las dimensiones de su existencia terrena… Lo sublime de esa vocación sobrenatural, manifiesta la grandeza y el valor de la vida humana, incluso en su fase terminal.’ (Juan Pablo II, ‘Evangelium Vitae’ n. 2) Todo cristiano tiene el deber de respetar, valorar y defender la vida humana. No existen ‘vidas inútiles’ que sean cargas para los otros. El sufrimiento y el dolor no justifican ni dan derecho a disponer de la vida de un ser humano. La muerte no es el término final y último de la vida del hombre, ni un fin absurdo de la misma.

La mentalidad que ve a la Eutanasia como un derecho absoluto, nace de una visión que prescinde de Dios y que cree erróneamente que el hombre es dueño absoluto de su vida, siendo responsable sólo ante sí mismo de sus acciones. Por más que se quiera ver a la Eutanasia como un bien, no deja de ser un acto absurdo e inhumano que ningún fin puede legitimar. ‘El personal médico y de enfermería debe estar al servicio de la vida y asistirla hasta el final, no puede prestarse a ninguna práctica eutanásica, ni siquiera ante la solicitud del interesado, y aún menos de sus parientes. En efecto, las personas no poseen un derecho a la eutanasia, porque no existe el derecho de disponer arbitrariamente de la propia vida. Ningún agente de la salud, por consiguiente puede hacerse tutor de un derecho inexistente.’ (‘Carta de los agentes de la salud’ n. 148, Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud). Esto no significa que tenga que prolongarse artificialmente la vida de una persona. Todos tenemos derecho a vivir y a morir dignamente. Pero esto no significa que se nos prolongue artificialmente la vida por medio de técnicas, medicamentos o aparatos que produzcan lo que se ha dado en llamar el encarnizamiento terapéutico. Es lícito en un enfermo terminal, recurrir a calmantes (aun con el riesgo de acortarle la vida) que permitan que el enfermo viva los últimos momentos de su vida sin sufrimiento innecesario. Es legítimo y digno desear una muerte sin desfiguración, dolor y aislamiento y no se opone al Evangelio. Un paciente terminal nos da muchas veces una lección enfrentando la muerte con gran dignidad, somos nosotros los que deberíamos acompañar al enfermo los que a menudo nos comportamos indignamente. (Fuentes: ‘Evangelium Vitae’ Juan Pablo II; Carta a los Agentes de la Salud del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud; Diccionario de Teología Moral Rossi-Valsechi).

APUNTA A TU HIJO A LA CLASE DE RELIGIÓN CATÓLICA


El sacramento de la Confirmación LO QUE DICE EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

A

l enterarse los Apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo. La Confirmación perfecciona la gracia bautismal; es el sacramento que da el Espíritu Santo para enraizarnos más profundamente en la filiación divina, incorporarnos más firmemente a Cristo, hacer más sólido nuestro vínculo con la Iglesia, asociarnos todavía más a su misión y ayudarnos a dar testimonio de la fe cristiana por la palabra acompañada de las obras. La Confirmación, como el Bautismo, imprime en el alma del cristiano un signo espiritual o carácter indeleble; por eso este sacramento sólo se puede recibir una vez en la vida. El candidato a la Confirmación que ya ha alcanzado el uso de razón debe profesar la fe, estar en estado de gracia, tener intención de recibir el sacramento y estar preparado para asumir su papel de discípulo y de testigo de Cristo, en la comunidad eclesial y en los asuntos temporales. El rito esencial de la Confirmación es la unción con el Santo Crisma en la frente del bautizado, con la imposición de la mano del ministro y las palabras: Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo.

DE NUESTRA PARROQUIA SE CONFIRMAN 15 JÓVENES Y ESPERAMOS QUE SE COMPROMETAN A SEGUIR FORMÁNDOSE EN EL GRUPO DE POST CONFIRMACIÓN EN EL SENO DE LA COMUNIDAD PARROQUIAL QUE LES HA PREPARADO Y FORMADO DE CARA A ESTE GRAN ACONTECIMIENTO EN SUS VIDAS.


SANTORAL DE LA SEMANA Día 31.- La Visitación de la Virgen María. Día 1 de junio.- San Justino, mártir. Palestino, año 165. Día 2.- San Marcelino y San Pedro mártires. Año 304. Día 3.- San Carlos Luanga y 21 compañeros mártires laicos de Uganda. Día 4.- San Pedro Mártir de Verona. Sacerdote y primer mártir dominico. Siglo XII. Día 5.- San Bonifacio, obispo y mártir. Año 754. Día 6.- Domingo de la Santísima Trinidad, San Marcelino Chamagnat, sacerdote, fundador del Instituto de los Hermanos Maristas. Año 1840.

150 aniversario del dogma de la Inmaculada (4)

María de Nazaret es la Madre de Dios. Así declaró a María el concilio de Éfeso, tercer concilio Ecuménico de la Iglesia, celebrado en el año 431. Fue llamada María “Theotokos”. Dice san Agustín que María Santísima “ha sido la única que mereció ser llamada Madre y Esposa de Dios”. Dios quiso tener una Madre, que todos los hombres tenían. Y se la hizo a su gusto, medida y realidad: era Dios, y quiso ser hombre. Dice José Luis Martín Descalzo: “Y Dios no tenía madre. Y Dios la quiso tener. Por no morirse de envidia se inventó lo de Belén”. María es la criatura más perfecta salida de las manos de Dios. Llena de gracia y bendita entre todas las mujeres. LA VISITACIÓN

El último día de mayo la Iglesia coloca como corona del mes dedicado a la Virgen la fiesta de la Visitación de la Virgen a santa Isabel. La virgen sabedora del don que Dios le había hecho fue aprisa a las montañas de Judá a visitar a su prima Isabel que está a punto de dar a luz. Entre las dos mujeres se entabla un precioso diálogo que termina con el Magníficat de María. Canto que la Iglesia todas las tardes eleva en su oración.


Es cosa de tots ERMITA DE SANT JOSEP PORTA DE L’ALJAMA Donativos: 10-10-15-15-15 euros. Ya tenemos: 6.072 euros. Nos falta: 1.640 euros RETABLO DELS SANTS DE LA PEDRA Donativos: 20-15-5-15-5 euros. Tenemos: 2.021 euros. IMAGEN DE SANT JOSEP De una hucha: 235-10-20-20 euros. Tenemos ahora: 2.774 euros. BELÉN: ANUNCIACIÓN A LOS PASTORES Donativos: 50-10-20-5-15-20 euros. Ya tenemos: 150 euros. ORNAMENTOS Ante la petición de la semana pasado de cuatro casullas blancas. Una persona ya nos ha regalo el importe para una de ellas. Nos falta ahora para tres. Muchas gracias. Tota pedra fa paret!

PANORAMA PARROQUIAL •

Si el mes de mayo estuvo dedicado a la Virgen María, terminando con la fiesta de mañana lunes, junio lo está al Sagrado Corazón de Jesús, con las fiestas de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, el próximo jueves; la solemnidad del Corpus el domingo 13 y el Sagrado Corazón el viernes siguiente. En nuestra oración particular y comunitaria tengámoslo presente. Hoy domingo terminamos las Primeras comuniones; en total han sido 35 los niños de este año. Y 15

los jóvenes que hoy, domingo van a recibir el sacramento de la Confirmación. ¡Enhorabuena a todos! •

Y vamos terminando el curso aunque la vida parroquial y el crecimiento espiritual no cesa jamás, pero sí el ritmo de trabajo intenso que durante el curso hemos llevado todos.

Ayudemos a los cristianos de Tierra Santa comprando artículos religiosos de madera de olivo y nácar confeccionados por ellos mismos. Los pueden adquirir en la Librería de la Seu.

NO OLVIDEN EN LA DECLARACIÓN DE HACIENDA COLOCAR LA CRUZ EN LA CASILLA IGLESIA CATÓLICA. ES UNA FORMA DE AYUDAR AL SOSTENIMIENTO DE TU IGLESIA.

hp 116  

Recibid el Espíritu Santo Hoja Parroquial • N.º 116 Domingo 30 de mayo de 2004, Solemnidad de Pentecostés P ARROQUIA DE S ANTA M ARÍA • X ÀT...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you