Issuu on Google+

La Seu PARROQUIA DE SANTA MARÍA • XÀTIVA Hoja Parroquial • N.º 109 Domingo 28 de marzo de 2004, Quinto Domingo de Cuaresma

El que esté sin pecado que le tire la primera piedra

Frases del Evangelio

EVANGELIO DE SAN JUAN, 8, 1-11 En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo y todo el pueblo acudía a él, y, sentándose, les enseñaba. Los letrados y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio, y colocándola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras: tú, ¿qué dices? Le preguntaban esto para comprometerlo, y poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo. Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: el que esté sin pecado, que le tire la primera piedra. Ellos al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos. Jesús dijo a la mujer: ¿dónde están tus acusadores? ¿ninguno te ha condenado? Ella contestó: Ninguno, Señor. Jesús dijo: Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.


El Abad El telón de fondo de hoy es el monte de los Olivos donde Jesús se retira tantas veces a rezar. Al amanecer vuelve al Templo y la gente acude a escuchar su palabra. De repente le echan delante a una mujer sorprendida en adulterio. Es curioso, sólo le llevan una persona cuando en realidad para cometer adulterio hacen falta dos. Los fariseos quieren aprovechar esta circunstancia para comprometer a Jesús delante de todo el pueblo. Y eso es lo que buscan. A la mujer la tratan como una cosa que sirve de cebo para tender una trampa a Jesús. Conteste lo que conteste a su pregunta lo van a comprometer. Lo que menos les importa es la pobre y humillada mujer. ¿Qué pensaría Jesús en esos momentos?, ¿Qué estaría escribiendo en el suelo? Es posible que estuviera triste o incluso furioso contra aquella gentuza hipócrita y falsa. La cuestión es que les lanza un buen latigazo en pleno rostro: El que esté sin pecado que le tire la primera piedra. Y, es curioso, todos se van, dejan sola a la mujer delante del Maestro de Nazaret. Jesús libera a la mujer de todo. De aquella gente que de honesta y limpia no tenía nada y sobre todo la libera del pecado: Vete y no peques más. Esta mujer nos representa a todos. Todos somos pecadores, todos pecamos y no poco. Si nos arrepentimos no seremos condenados, pero se nos dirá que evitemos la infidelidad, que luchemos para no pecar y sobre todo que descubramos cómo algunos pueden utilizar nuestro pecado, nuestra conducta para causar escándalo y para destruir a personas que son buenas. Esto es muy serio. Aunque sabemos que Dios no nos condena, debemos estar atentos y ser diligentes para no condenar a otros; atentos para no acusar a nadie, pues debemos saber que hay algo que compartimos todos los humanos: el pecado.

Quan el Senyor renovà la vida de Sió, ho créiem un somni. La nostra boca s’omplí d’alegria, de crits i de rialles. Els altres pobles es deien: és magnífic el que el Senyor fa a favor d’ells Salm 125


Para saborear durante la semana Nosotros, que nos preparamos para la gran solemnidad, ¿qué camino hemos de seguir? Y, al acercarnos a aquella fiesta, ¿a quién hemos de tomar por guía? No a otro, amados hermanos, y en esto estaremos de acuerdo vosotros y yo, no a otro, fuera de nuestro Señor Jesucristo, el cual dice: Yo soy el camino. Él es, como dice san Juan, el que quita el pecado del mundo; él es quien purifica nuestras almas, como dice en cierto lugar el profeta Jeremías: Paraos en los caminos a mirar, preguntad: ¿Cuál es el buen camino?; seguidlo, y hallaréis reposo para vuestras almas. SAN ATANASIO, OBISPO ¡Oh admirable poder de la Cruz! ¡Oh inefable gloria de la pasión! En ella podemos admirar el tribunal del Señor, el juicio del mundo y el poder del Crucificado. Atrajiste a todos hacia ti, Señor, porque la devoción de todas las naciones de la tierra puede celebrar ahora, con sacramentos eficaces y de significado claro, lo que antes sólo podía celebrarse en el templo de Jerusalén y únicamente por medio de símbolos y figuras. Ahora brilla con mayor esplendor porque tu Cruz es ahora fuente de todas las bendiciones y origen de todas las gracias. SAN LEÓN MAGNO, P APA Despierte, por tanto, y manténgase vigilante nuestra fe; comprenda que aquel al que poco antes contemplábamos en la condición divina aceptó la condición de esclavo, asemejado en todo a los hombres e identificado en su manera de ser a los humanos, humillado y hecho obediente hasta la muerte; pensemos que incluso quiso hacer suyas aquellas palabras del salmo, que pronunció colgado de la cruz: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? SAN AGUSTÍN, OBISPO

Pregunta y respuesta ¿A QUÉ SE REFIERE CUANDO SE HABLA DE EXPOSICIÓN MENOR Y MAYOR DEL SANTÍSIMO? Exposición menor es cuando se abre el Sagrario y se expone el Santísimo dentro del Copón que guarda las sagradas Formas. Y exposición mayor es cuando se expone el Santísimo en la Custodia y los fieles pueden ver la sagrada Forma.


La Palabra del Papa CATEQUESIS DEL MIÉRCOLES

1

. La invocación final: «Señor, da la victoria al Rey y escúchanos cuando te invocamos» (Salmo 19,10), nos revela el origen del Salmo 19, que hemos escuchado y en el que ahora vamos a meditar. Nos encontramos, por tanto, ante un Salmo regio del antiguo Israel, proclamado en el templo de Sión durante un rito solemne. En él se invoca la bendición divina sobre todo en «el día del peligro» (versículo 2), es decir, en el momento en el que toda la nación queda sobrecogida por una angustia profunda a causa de la pesadilla de una guerra. Se evocan, de hecho, los carros y los caballos (Cf. Versículo 8) que parecen avanzar en el horizonte; el rey y el pueblo los afrontan con su confianza en el Señor, que se pone del lado de los débiles, de los oprimidos, de las víctimas de la arrogancia de los conquistadores. Es fácil comprender el que la tradición cristiana haya transformado este Salmo en un himno a Cristo rey, el «consagrado» por excelencia, «el Mesías» (Cf. versículo 7). Él no entra en el mundo con ejércitos, sino con la potencia del Espíritu Santo, y lanza el ataque definitivo contra el mal y la prevaricación, contra la prepotencia y el orgullo, contra la mentira y el egoísmo. Se puede percibir el eco profundo de la palabras que Cristo pronuncia dirigiéndose a Pilato, emblema del poder imperial

terreno: «Soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido el mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz» (Juan 18, 37). 2. Examinando la trabazón de este Salmo, nos damos cuenta de que refleja una liturgia celebrada en el templo de Jerusalén. En el escenario aparece la asamblea de los hijos de Israel, que rezan por el rey, jefe de la nación. Es más, al inicio se puede entrever el rito de un sacrificio, como los sacrificios y holocaustos ofrecidos por el soberano al «Dios de Jacob» (Salmo 19, 2), que no abandona a «su ungido» (versículo 7), sino que lo protege y lo apoya. La oración se caracteriza por la convicción de que el Señor es la fuente de la seguridad: sale al paso de la súplica confiada del rey de toda la comunidad con la que está ligado por el vínculo de la alianza. El clima es ciertamente el de un acontecimiento bélico, con todos los miedos y riesgos que suscita. La Palabra de Dios no se presenta, por tanto, como un mensaje abstracto, sino como una voz que se adapta a las pequeñas y grandes miserias de la humanidad. Por este motivo, el Salmo refleja el lenguaje militar y la atmósfera que domina sobre Israel en tiempos de guerra (Cf. versículo 6), adaptándose así a los sentimientos del hombre en dificultad.


Año Santo compostelano (8)

¿Quién era la madre María Luisa Vidal de Xàtiva? (16)

ÁMBITO CULTURAL DEL PEREGRINO, HOY

E

l peregrino contemporáneo respira la atmósfera de la llamada cultura postmoderna en la que junto a los logros de una solidaridad acrecentada de un maduro voluntariado, de un mayor respeto y defensa de los derechos humanos, ofrece, a su pesar, una cosmovisión propia entretejida con los hilos del relativismo y pluralismo, de la percepción exclusiva del presente que toca vivir, del puro placer, de una estética superficial, de una razón débil que cede cómodamente el paso a la sensación, al sentimiento y al instinto, y de un retorno a una religiosidad confortable que no comprometa. Por otra parte, un discernimiento sobre esta situación concluye frecuentemente resaltando el malestar de la civilización. Se suele decir que otros tiempos fueron mejores porque no son los nuestros. En todo caso Dios sigue siendo Señor de los tiempos y de la historia, y nosotros, salvados en Cristo, tenemos más motivos para alegrarnos que para quejarnos de nuestros tiempos. En estas circunstancias, este Año Santo y la peregrinación jacobea, después del Gran Jubileo del 2000, son una ocasión para avivar la tarea de la nueva evangelización. PEREGRINACIÓN JACOBEA DESDE LA SEU DE XÀTIVA

Del lunes de Pascua al lunes de san Vicente. Visitando León, Astorga, Santiago, Oporto, Fátima, Mérida, Guadalupe y Toledo. Plazas limitadas. Pida información en la sacristía.

D

esde Barcelona me escribieron dándome la noticia muy contentas, y yo me hacía la ilusión de que pronto estaría con Jesús, a sus pies en adoración. De momento me dijeron que no podía ir con ellas, pues la Madre Remedios, como había visto lo bien acostumbrada que yo estaba en mi casa, temía no lo resistiera y hasta que la casa no estuvo un poco aseada, no quiso que viniera. Así que no vine hasta el día 3 de abril de dicho año 1940. Cuando le di la noticia a mi madre, de que pronto me marcharía, ya empezó a llorar. Mis padres, como habrían tenido notables pérdidas en las cosechas por varios años y a causa de ello los intereses iban decayendo, les pidieron a Ramona y Mercedes buscaran alguna colocación para mi padre y así podrían irse a vivir a Barcelona, pues mi madre deseaba estar cerca de mí por lo mucho que me quería, y no se resignaba a estar lejos de mí. Llegó por fin el día, que fue el 2 de abril. Mi padre se marchó, pues no quiso estar en casa para despedirme. Mi madre y mi abuela lloraban como dos magdalenas. Yo también lloré, aunque quería mucho a Jesús, me despedía de mis padres para siempre y no sabía si los volvería a ver, porque yo marché de mi casa para no volver más por voluntad mía.


Diez Criterios para discernir cómo está tu nivel de Silencio Interior (2)

T

ERCERO

Observa si te desestabilizan interiormente, o anímicamente, tus limitaciones y pobrezas, o las de tus hermanos…, o por el contrario si vives en la paz de reconocerlas sinceramente para superarlas aceptándolas. ¿Te dejas llevar fácilmente por los «nervios»?… Recuerda: Cristo que vive en ti siempre te dice: ¡Ten paz, no tengas miedo…! Pero tú mismo has de vivir en esta paz… que siempre supone la ausencia del temor y de la duda. Porque te has abandonado en confianza. CUARTO Observa si alguna vez, o muchas veces, comienzas el día cansado o sin ilusión de servir y de entregarte. Mira si lo que predomina en ti es el cansancio o la ilusión, la consideración de las cosas que te cuestan o el ánimo con el que te enfrentas a las cosas que podrías hacer, porque forman parte de tu compromiso con la vida. ¿Te sientes feliz y en paz en tu camino?… ¿Eres feliz? La felicidad que nace en el hondón de tu alma será una señal evidente de que vives en la iluminación interior. Verás que siempre es una felicidad llena de paz, alejada de los «fuegos de artificio» volátiles y pasajeros. QUINTO Observa si Él ocupa o no, siempre, directa o indirectamente, tu pensamiento, tu corazón y tu vida. Pregúntate si esta consciencia de Él

en ti es un estímulo para tu vida. Observa si predominan en ti los criterios que vienen de la fe en Jesús que habla claramente en su Evangelio. Observa si los hermanos están realmente en el horizonte de tu vida. Pregúntate si tu opción por Jesús es manifestación de esta fe intensa en Él, al que anuncias. Piensa que el Cristo que anuncias es ¡el Señor que vive! Y vivirá en ti, cuando lo acojas en lo más profundo del propio corazón… cuando percibas que Él es el «todo» en tu alma y en tu vida. SEXTO Observa si pierdes fácilmente la paz porque no te vives unificado interiormente y vives distraído o disperso. Pregúntate qué es lo que te altera con más facilidad. ¿Actualmente hay algo que te intranquiliza? ¿Estás en paz contigo mismo? ¿Él vive en ti…? Es verdaderamente el centro que da sentido a todo?… SÉPTIMO Observa si vives o no a Jesús como la opción esencial de tu vida que te ayuda a vivir en la unificación y en la armonía interior. Pregúntate si la presencia del Señor en ti es vivida con claridad, alegría y fuerza. O aceptas, de hecho, un planteamiento de vida conformista y adormecedor que no te ayuda a crecer, ni a darte siempre y más radicalmente al Señor y al hermano. Nunca olvides que el Señor Resucitado siempre camina entre los hermanos.


OCTAVO Observa si caes en la tentación de aceptar vivir y caminar solo, «a tu aire», o te arreglas tú la vida por tu propia cuenta, prescindiendo de la comunidad de los hermanos, y de tu deber de ser testigo del Señor en la Iglesia y en el mundo. Observa si, por el contrario, asumes con responsabilidad el compromiso de reconocer tu papel en la vida y lo que la comunidad puede esperar de ti. Ten en cuenta los dones que Dios ha puesto en tus manos. ¿Ofreces el don de ti mismo a los demás y te entregas a ellos como signo de que quieres darlo todo y darte del todo?… N OVENO Observa si te conformas tranquilamente con la actitud de no esperar contra toda esperanza…, o, por el contrario, eres capaz de vivir y comunicar tu amor radical por el Señor y la alegría de tener la vida en tus manos para ser capaz de darla con esperanza renovada. ¿Eres optimista o pesimista? D ÉCIMO Observa si consciente o inconscientemente salen de tu boca expresiones como éstas: «Yo ya no…», «Conmigo que ya no cuenten»…, «Yo ya estoy bien así»…, «A mí ya nadie me cambia»..., «Ya nunca jamás volveré a ceder»…, «Ya estoy harto de…». Observa si se dan en ti actitudes cerradas, intolerantes, de juicio negativo precipitado. Observa, sobre todo, si te dejas llevar por la negatividad. Piensa en esta revisión de tu vida que Dios es siempre positivo: «no apaga la mecha que aún humea ni rompe la caña agrietada». ¡Ora, y reconoce la verdad ante Dios!

S ANTORAL DE LA SEMANA Día 29.- San Eustasio, abad. Siglo VI. Día 30.- San Pedro Regalado, sacerdote. Año 1456. San Leonardo. Día 31.- San Amós, profeta. Siglo VIII antes de Cristo. Día 1 de abril.- San Hugo de Grennoble. Año 1053. Día 2.- San Francisco de Paula, ermitaño. Año 1507. Viernes llamado antiguamente de Dolores. Día 3.- San Ricardo Wych, obispo. Año 1253. Día 4.- Domingo de Ramos en la Pasión del Señor.

LA VIRGEN DE LOS DOLORES Junto a la Cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la de Cleofás y María, la Magdalena. María comparte los dolores de Jesús clavado en la Cruz. Ella es Mater Dolorosa. Allí engendra a toda la Humanidad y se convierte en Madre de todos los hombres por voluntad de Jesucristo. María es guía y luz para encontrarnos con Cristo, Salvador y Redentor del hombre. Ella nos introduce en la Pasión del Señor.


Es cosa de tots ERMITA DE SANT JOSEP PORTA DE L’ALJAMA De una hucha hemos recogido: 285 euros. Tenemos ahora: 5.017 euros. Nos falta: 3.073 euros, para pagar toda la obra. RETABLO DE CERÁMICA SANTS DE LA PEDRA Donativos: 20-100-20-25 euros. Tenemos ya: 630 euros. NUEVA IMAGEN DE SANT JOSEP PARA EL ALTAR MAYOR Gremio de Carpinteros ha entregado el primer donativo: 250 euros. Una persona en memoria de un familiar José: 70 euros. Un joven llamado José 30 euros. Iniciamos la cuenta con: 350. El coste de la imagen es de 9.000 euros. AYUDA A LOS CRISTIANOS DE TIERRA SANTA Comprando artículos fabricados por los cristianos de Belén les puedes ayudar a vivir trabajando. En la librería de la Seu puedes encontrar auténticas filigranas en nácar y madera de olivo; para ti o para regalar. CUARESMA EN LA SEU MARTES DÍA 30 A las 6.30 t., Confirmación. A las 8 t., Catequesis de Adultos. VIERNES DÍA 2 A las 7.30 t., Vía Crucis. A las 8, Misa solemne en acción de gracias a la Soledad de la Virgen María. A las 10 n., en La Font de la Figuera, Vía Crucis con jóvenes; saldremos en coches particulares a las 9 n. desde la plaza de la Seu. D OMINGO DÍA 4 Domingo de Ramos en la Pasión del Señor. A las 10.30 m., Bendición de Ramos, procesión y Santa Misa. A las 12 m., procesión con la imagen de la Entrada de Jesús en Jerusalén. A PARTIR DEL DÍA 1 DE ABRIL La misa de la tarde será a las 8, laborables y festivos. L A SEU EN INTERNET: www.seudexativa.org Hemos tenido desde el 4 de febrero hasta la semana pasada, 34.000 visitas. No está mal.


hp 109