Issuu on Google+

DOSIER

Preparado por: Jaime Lagúnez Javier Ruiz Francisco Roldán Fecha: 23 de enero de 2013


CONTENIDOS

IUKGDHR

INTRODUCCIÓN

3

CONTENEDOR ION - DEWAR

5

CRIÓNICA: ¿POR QUÉ?

7

LA MEDICINA ACTUAL

9

¿REVIVIR MUERTOS?

11

RESUMEN

12


AIBAC Calle Aldea de las Águilas 3 (Miragolf-Guadalmina Alta) 29678 San Pedro Alcántara - Marbella Proyecto Criónica España 1. Qué 1.1. Ciencia experimental 1.1.1. Investigación = Desarrollo Ciencia 1.2. Evidencias científicas 1.3. Avances significativos

INTRODUCCIÓN Las bajas temperaturas crean las condiciones que permiten preservar tejidos durante siglos, incluyendo posiblemente la base neurológica de la mente humana. El tejido cerebral puede enfriarse hasta temperaturas criogénicas sin formación de hielo a través de un proceso llamado vitrificación. El daño asociado a este proceso es teóricamente reversible de la misma manera que el rejuvenecimiento también es teóricamente posible a través de tecnologías específicas previsibles. Ahora se sabe que el daño en el cerebro debido a la detención del flujo sanguíneo es el resultado de una serie de procesos complejos que duran mucho más que los seis minutos de límite de la tecnología de resucitación usual. La reperfusión por encima de ese límite de seis minutos daña a los vasos sanguíneos más que al tejido cerebral. La apoptosis de las neuronas precisa varias horas. Esto posibilita que, en el tiempo que transcurre entre la declaración de muerte legal y la pérdida irreparable de la vida de un ser humano o de un animal, pueda ser criopreservado con la posibilidad de una resucitación futura. En condiciones ideales, el intervalo de tiempo entre que se inicia la muerte clínica y el comienzo de los procedimientos criónicos puede reducirse a menos de un minuto, aunque retrasos mayores también podrían ser compatibles con la supervivencia en última instancia. Aunque la evidencia de que la criónica puede funcionar es indirecta, la evidencia indirecta es esencial en muchas áreas de la ciencia. Si cambios complejos debidos al envejecimiento son reversibles algún día, entonces cambios de complejidad similar debidos a la detención del flujo sanguíneo y a la criopreservación también pueden ser reversibles, lo que permitiría salvar la vida de personas con exigencias médicas que no se pueden cubrir con los medios actuales.

Page

3


Las bajas temperaturas ralentizan el tiempo biológico, deteniéndolo de manera efectiva a la temperatura del nitrógeno líquido. Los crioprotectores reducen enormemente el daño causado por la criopreservación del tejido, y vitrificaciones efectivas pueden prevenir la formación de hielo completamente. La toxicidad del crioprotector es un daño muy probablemente reparable y además se siguen descubriendo nuevos métodos de criopreservación menos tóxicos. Aplicada a humanos y animales, la criopreservación es un medio para alcanzar un estado biológico estable que en principio es reversible. La muerte es un proceso que comienza, no que termina, cuando el corazón y la circulación se detienen. Los procedimientos criónicos tienen como objetivo minimizar un mayor daño restableciendo artificialmente la circulación sanguínea y reduciendo rápidamente la temperatura una vez declarada la muerte legal basada en parada cardiorespiratoria. A temperaturas ambiente normales, el proceso de muerte clínica por el que se pierde la información del cerebro que define a un ser humano puede requerir muchas horas. La propuesta de que el envejecimiento es una enfermedad que se puede tratar y quizás en última instancia revertir (rejuvenecimiento), se basa en la idea generalmente aceptada de que el envejecimiento consiste en una multitud de patologías específicas a nivel molecular que se pueden estudiar, entender y revertir con herramientas previsibles. Las patologías causadas por una isquemia cerebral global (muerte clínica), las debidas a la criopreservación, y las debidas a otras enfermedades incurables actualmente, son de manera similar, sujetas a análisis así como una posible reparación futura. Si el daño causado por el envejecimiento se puede reparar en algún momento futuro, no es descabellado pensar que el daño causado por los procedimientos criónicos también se pueda reparar. Y si el daño causado por el envejecimiento se puede reparar en un tiempo futuro, la criónica puede ser la única salida para que mucha gente que vive en la actualidad alcance una medicina futura. Esto permitiría tratar las enfermedades actualmente incurables así como rejuvenecer.

2. Quién

2.1. Alcor, CI, etc.

2.2. Fundadores

2.3. Apoyo estatal

IUKGDHR

3. Cómo

Page

4


3.1. Cápsulas

3.2. Procedimiento

3.3. Seguros

3.4. Funerarias

3.5. Estamento médico

La nueva unidad independiente y portátil denominada Ion-Dewar podrá ser utilizada en cualquier lugar del mundo con los permisos legales locales pertinentes para preservar con seguridad y en suspensión criónica los cuerpos completos de animales, incluso enterrados en el patio o jardín de una casa y en el caso de cuerpos humanos en nichos estándar de cementerios. Este contenedor criogénico patentado consiste en las siguientes unidades:

·

Contenedor Ion-Dewar

·

Habitáculo crioprotector interior

·

Unidad externa de regulación y suministro de Nitrógeno líquido (LN2)

·

Unidades auxiliares y opcionales.

El Ion-Dewar es una unidad independiente, portátil, ámpliamente autónoma y con mínimos requerimientos de mantenimiento para la criopreservación in situ y a largo plazo. Puede utilizarse en quirófano médico o veterinario para los procesos iniciales de enfriamiento a la temperatura y cadencia deseada y tanto para el transporte como para el almacenamiento a largo plazo de cuerpos o de cualquier material biológico. Los cuerpos pueden ser previamente tratados con crioprotectores anticongelantes y/o vitrificantes por especialistas médicos o veterinarios y que convenientemente aislados en bolsas de plástico herméticas se introducen en el habitáculo del contenedor para su criopreservación utilizando nitrógeno líquido.

Comprende un contenedor definido por un recipiente térmicamente aislado compuesto de acero, aluminio, duraluminio, cobre, materiales plásticos o diversas aleaciones con al menos una capa de aislamiento térmico y una fuente de frío específica conectada al contenedor que mantiene el interior a temperatura criogénica. El dispositivo comprende, al menos, un sensor que detecta la temperatura en la cámara o bien un dispositivo donde dos o más sensores detectan la temperatura con precisión en dos o más lugares distintos o en el propio contenedor, según los casos. La fuente de frío es una bombona Dewar criogénica conectada o no a su vez a un generador de nitrógeno líquido. El dispositivo de control incluye un aparato de regulación para el

Page

5


suministro del nitrógeno al recipiente y que también puede llevar adosado y conectado mediante válvulas de entrada un pequeño compresor con filtros y un generador de nitrógeno líquido con lo que se obtiene una mayor autonomía de suministro con mínimos requisitos de mantenimiento. INFORME DE LA COMISIÓN PERMANENTE DEL CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS OFICIALES DE MÉDICOS En el caso que la ley lo permitiera, no habría conflicto ético, siempre y cuando se realice tras la oportuna certificación de la muerte. 4. Dónde

4.1. Poca actividad sísmica

4.2. Centro equidistante español

4.3. Apoyo municipal

4.4. Madrid

5. Cuándo

5.1. Legalizar situación

5.2. Anteproyecto arquitecto

5.3. Previsión inversiones

5.4. Ayudas estatales, UE, ...

Cuando se redactó la norma suprema de nuestro ordenamiento jurídico en 1978, la criónica en España apenas era conocida. Obviamente, menos se sabía de esta práctica en 1974, año en el que se dictó la norma vigente que regula la Policía Sanitaria Mortuoria. El Decreto 2263/1974, por el que se aprueba el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria, principal norma reguladora en esta materia de nuestro ordenamiento jurídico, ha sido desarrollado por algunas Comunidades Autónomas, si bien los destinos del cuerpo siguen siendo la incineración, el enterramiento o la donación a la ciencia. Así pues, nuestra asociación tiene como objetivo que la práctica criónica sea recogida en los textos legales, no considerando legal ni médicamente muerto el cuerpo de lo que nosotros denominamos "paciente". De esta forma, no habría que considerar el cambio de todo un conjunto de figuras jurídicas que podrían verse afectadas si la criopreservación se entendiese como una actividad post-mortem, como por ejemplo lo serían la institución de la herencia, de la propiedad, del matrimonio, de la eutanasia, etc. Además, se allanaría el camino a las aseguradoras, ya que tendrían una facilidad mucho mayor a la hora de ofrecer seguros criónicos, que no serían más que un subtipo de los seguros médicos habituales, pero en el que la compañía aseguradora se comprometería a criopreservar al paciente todo el tiempo que fuera necesario hasta que la tecnología futura permitiese su sanación.

Page

6


Habrá grupos de personas a las que esta práctica no les parezca ética o moralmente aceptable. Nos parece una posición respetable siempre y cuando no intenten imponernos al resto de ciudadanos su moral o desprestigiar la práctica criónica. Se podrían aducir motivos éticos y morales igualmente válidos a prácticas generalmente aceptadas, como puede ser quemar un cuerpo, enterrarlo, arrojarlo al mar o donarlo para fines científicos. ¿Por qué congelar un cuerpo con la esperanza de que pueda ser resucitado en un futuro, por muy bajas que sean las probabilidades, es más inmoral o menos ético que quemarlo? Como decimos, no vamos a entrar en la cuestión de fondo, ya que creemos que son dos posiciones radicalmente opuestas pero compatibles, ya que ninguna de ellas agrede a otros individuos ni sus propiedades, respetando así el principio de no agresión. Cada persona es dueña de su cuerpo y tiene su propia moral. Nuestra asociación tiene como principal objetivo la liberalización del sistema legal actual, para que cada persona pueda desarrollar su libertad individual de la forma que crea más conveniente con sus principios morales y/o éticos. 6. Por qué

6.1. Avances científicos

6.2. Medicina de la longevidad

6.3. Extensión de la vida

CRIÓNICA: ¿POR QUÉ? Son muchas las personas que se cuestionan la criónica desde diversas ópticas, moral, ética o científica. A medida que esta disciplina ha ido evolucionando, las críticas han pasado de focalizarse en los aspectos técnicos y de viabilidad científica en una primera etapa a las de ámbito moral o ético. Quizás en parte, esto haya sido motivado por la evolución tecnológica y médica de las últimas décadas, que ha ido cerrando por sí sola muchas cuestiones e interrogantes de tipo científico antes sin respuesta o vistas como ciencia-ficción y que hoy son realidad diaria de todos nosotros. ÉTICA Y LONGEVIDAD Desde el punto de vista ético, la criónica es una práctica que permite extender la vida más allá de los límites de la práctica médica actual pero coherente con el concepto moral de la medicina contemporánea: salvar vidas, independientemente de cualquier otra condición y sin hacer ningún tipo de juicio moral al paciente. Hoy en día en los hospitales, los códigos deontológicos médicos intentan salvar la vida de cualquier persona, a cualquier edad, salvar los obstáculos en todo tipo de enfermedades y llegar hasta el límite de la medicina actual, no importa que sea en la niñez, la juventud, madurez o la senectud. Con 90 o 100 años, se trata diariamente a miles de personas en todo el mundo con el fin de salvarles la vida, sometiéndolas a intervenciones y todo tipo de

Page

7


tratamientos pues la gente desea, incluso a esas edades, seguir viviendo saludablemente lo máximo posible. Esa es la premisa de la medicina y esa es la base de la que parte la criónica. Lamentablemente, a cualquier edad y en cualquier circunstancia, aún hay enfermedades, accidentes o determinados tipos de condiciones médicas que aún no se pueden salvar con los medios actuales, incluso en casos donde sabemos muy a ciencia cierta que en 5 o 10 años, no serán mortales, provocan la muerte irrevocable del paciente en contra de su voluntad y de la de sus familiares. Son casos donde fallos cardiacos o de pequeños órganos que aún hoy no se pueden reparar, hacen que “desechemos” totalmente la vida de una persona y su experiencia vital, que reside en el cerebro, lo cual desde nuestro punto de vista es algo atroz e inmoral. Pequeños órganos como el páncreas que suponen menos del 0.5% del cuerpo de un paciente, cuando fallan sin solución aún en la actualidad, nos fuerzan a prescindir del resto del cuerpo del paciente, y con ello su propia vida, dejándole morir. Por eso, la criónica, es desde el punto de vista médico simplemente una práctica (en la actualidad una propuesta tecnológica en fase experimental) que nos puede permitir transportar al paciente en una especie de “ambulancia al futuro” tratando de mantener a esta persona en un estado de animación suspendida (o espera) hasta que exista tratamiento para su dolencia. Del mismo modo que existen listas de espera para la recepción de órganos en la actualidad de pacientes que esperan meses y años para ser tratados cuando les llegue un órgano, la criónica permite ir un paso más allá en esa espera por la solución médica deseada para continuar la vida que no volver de la muerte, concepto equivocado que persiste en el ánimo de mucha gente todavía. De hecho, en la actualidad ya en algunos tipo de operaciones, se utilizan procedimientos “filo-criónicos” (enfriamientos del paciente a temperaturas de hipotermia) manteniéndoles anestesiados a esas temperaturas con las constantes vitales muy bajas, en largas operaciones a vida o muerte o donde se espera por un órgano que ha de llegar de manera urgente y el paciente no puede esperar ya más y que son situaciones ya reales, de hoy en día. Son muchos los casos donde puede aplicarse la criónica, todos los que la causa de la “muerte” sea por un motivo en el que el cerebro se mantenga en buenas condiciones o relativamente buenas, lo que hoy en día supone más del 90% de casos de muerte actual, desde plantas de oncología infantil donde lamentablemente cada día fallecen por falta de la suficiente capacidad médica aún, muchos niños aun con toda la vida por delante, ante la angustia y el dolor innecesario de ellos y sus familiares así como accidentes de coche repentinos donde traumatismos localizados causan la muerte del paciente en plenas facultades, cáncer a cualquier edad, infartos y cualquier situación donde tanto esa persona como sus seres queridos sufren una pérdida humana no deseada y de manera traumática. Todas estas, situaciones de donde de haber una práctica médica adecuada que las impidiera, sin duda ser haría uso de ella. Así pues, y desde el punto de vista ético, la criónica no guarda ninguna diferencia ética o moral con la práctica médica habitual de hoy en día: tratar de salvar la vida incluso cuando ya nadie más lo hace, por lo que éticamente es una práctica loable, admirable y la más respetuosa con las personas y con el derecho a la vida.

Page

8


¿HACIA DÓNDE CAMINA LA MEDICINA ACTUAL? Existe un objetivo implícito en la medicina actual, no escrito, pero bastante evidente. El fin de la medicina es vencer a todas las enfermedades y sufrimientos, a todas las edades. Son muchos los frentes desde los que se ataca a las enfermedades: quirúrgico, prescripción de drogas, regenerativo, trasplantes de órganos completos, ahora comenzamos a vislumbrar los primeros planes para la creación de órganos a la carta para ser posteriormente trasplantados a humanos, también tenemos los primeros tratamientos genéticos, y los primeros experimentos incluso con nanotecnología, parece claro que en un futuro, esta tendencia pasa por acabar con todas las enfermedades, desde un frente u otro, y entre esa gama de enfermedades y tratamientos disponibles para tratarlas, juega un papel importantísimo el proceso de envejecimiento que favorece la aparición de éstas, y a medida que se acentúa, reduce la calidad de vida de las personas hasta dejarlas inválidas y dependientes completamente de otras. Son también muchos los tratamientos, terapias y drogas que podrían ralentizar o revertir los daños colaterales del proceso de senescencia. Lo cierto es que nadie desea envejecer y ver mermadas constantemente sus capacidades, tanto físicas como mentales. Cada año son miles de millones de euros los que se emplean en la investigación del envejecimiento y su tratamiento. La superación del envejecimiento es el siguiente paso de la medicina. El papel de la criónica en este camino es esencial: permitirá al paciente de hoy que lo desee acceder a los tratamientos ya mejorados del futuro.

RAZONES CIENTÍFICAS A día de hoy existen aún numerosos obstáculos para la viabilidad de la práctica criónica, muchos otros que se enumeraban hace escasas décadas ya han sido superados pese a que en su día se tachaban de insuperables. Este tipo de críticas son algo lógico, comprensible e incluso respetable, siempre ha habido críticas a lo desconocido, y no es necesario citar la cantidad de descubrimientos científicos y logros tecnológicos actuales que en su día, al ser propuestos, se tacharon de imposibles incluso ridiculizando a quienes los propusieron: la llegada a la Luna, el teléfono móvil, las videoconferencias, el avión, los trasplantes, las transfusiones de sangre, los robots y autómatas… La lista de logros actuales en su día ridiculizados es enormemente abultada, por tanto no debe preocuparnos que haya quienes cuestionen la práctica criónica, es algo natural, y es el deber de quienes la defendemos, argumentar con bases lógicas y científicas, en que se basa esta proposición científica para arrojar luz sobre aquellos que la critican, pues en la mayoría de casos se hace desde el desconocimiento. La criónica ante todo no es la práctica de “congelar muertos” para “resucitarlos”. Es imposible “revivir” a alguien que está muerto de forma totalmente irreversible con prácticas actuales y futuras (previsibles), eso ha de quedar muy claro. Por otro lado, hablar de “congelación” es una gran imprecisión, la criónica precisa de la utilización de frío para mantener al paciente metabólicamente estable y detenido durante largos periodos de tiempo, pero no implica que se le vaya a congelar.

Page

9


Un ejemplo de esto lo tenemos en la vida cotidiana, la aplicación de calor de manera controlada para cocinar los alimentos no significa que los calcinemos para poder comerlos. La congelación es al frío lo que la calcinación es al calor, es aplicar una temperatura sin ningún tipo de control sobre lo que se está haciendo. Por eso hablar de congelación es una enorme imprecisión, aunque también, comprensible, desde el punto de vista del desconocimiento de la práctica. Habiendo dejado esto matizado, puntualizaremos más aún en que consiste la aplicación de frío de una manera sencilla para el lector: Los tratamientos criónicos hacen uso de la práctica de la vitrificación de órganos para así conservar al paciente. La vitrificación consiste en conservar a los órganos (o todo el cuerpo) mediante la aplicación de determinados fármacos y técnicas que impiden la congelación, a temperaturas criogénicas, evitando los daños y por tanto conservando los órganos en perfecto estado. Esta técnica se lleva aplicando ya a pequeña escala aunque en su día también fue ridiculizada, como son los óvulos humanos, que se mantienen vitrificados durante años, hasta que de nuevo son reanimados y a partir de ellos se conciben fetos humanos (y de animales) que dan lugar a bebés completamente sanos. Son ya hoy en día millones los niños nacidos mediante esta técnica sin ningún problema. Niños que cronológicamente proceden de óvulos que deberían haber nacido hace 20 y 30 años, y sin embargo pasan años en “criostasis” y biológicamente tienen otra edad distinta. Por eso, en algunos campos, la criónica ya es una realidad hoy en día pese a las reticencias que hubo en un principio. También se han aplicado estas técnicas a órganos de animales de manera aislada, que se han mantenido vitrificados durante tiempo para luego ser reimplantados y vivido completamente sanos el resto de su vida. Por lo que a todas luces, es una técnica viable, con muchos obstáculos que salvar, por supuesto, para poder hacerla plenamente funcional en humanos adultos, pero tanto teórica como prácticamente viable mediante técnicas actuales y las técnicas previsibles que se han y se están diseñando a futuro. Algunas de las dificultades para revertir la criopreservación de pacientes hoy en día, pues a pesar de ser ya reversibles en pequeños órganos y óvulos, como es lógico, es mucho más difícil sobre el cuerpo de una persona completo, pasan por la nanotecnología, la reparación celular de órganos o células que hayan podido quedar dañadas y algunas otras tecnologías aún por perfeccionar pero ya en marcha. Cómo muchos otros avances en su día fueron predichos pese a no disponer aún de la suficiente tecnología, o cómo todo el mundo tiene asumido que el hombre llegará a Marte, pese a que tampoco disponemos aún de la prueba directa, las técnicas necesarias para revertir la criopreservación de los pacientes, también son previsibles y pueden consultarse en diversas fuentes especializadas.

¿REVIVIR MUERTOS? Como anteriormente hemos comentado, la criónica es una técnica que solo se puede aplicar a personas que en la actualidad dejan de tener tratamiento médico para sus dolencias, y que

Page

10


mueren al dejar de ser tratadas. Aquí yace una falsa creencia que da pie de nuevo a malas interpretaciones. La muerte biológica no es un evento (que se produce en un instante) sino un proceso que comienza en el momento en el que la persona pierde la conciencia y al no poder/ desear ser tratado, acaba falleciendo. Este proceso puede durar varias horas pero en el momento de perder la conciencia no supone que esa persona ya esté irreversiblemente muerta y es muy importante entender esto porque lo que ocurre es que paulatinamente sus células van cesando en sus funciones, lentamente, y entre ellas las del cerebro hasta llegar a un punto en el que ya se haga irreversible cualquier tipo de tratamiento actual o futuro. Dependiendo de las circunstancias y en especial de la temperatura, este margen de tiempo es muy variable y puede tomar desde unos minutos a muchas horas. Hace años, cuando una persona sufría un infarto, al no disponer de desfibriladores ni de ningún tipo de tratamiento, a la persona que le fallaba el corazón se le consideraba “muerta”, ya no se la atendía y su camino sin remisión era la tumba. Hoy en día, las personas aquejadas de infartos no se les considera muertas, sino que se sabe que se pueden recuperar mediante descargas eléctricas, fármacos, etc. hasta mucho tiempo después del infarto, de ahí que se haya redefinido el concepto de muerte en varias ocasiones y se aún sujeto a discusión. Este ejemplo demuestra perfectamente lo que anteriormente citábamos, el hecho de perder la conciencia (por un infarto u otra causa) no implica que esa persona esté irreversiblemente muerta. Y ahí es donde la criónica entra en escena. Pongámonos en un supuesto: si hace 50 años se hubiera dispuesto de un tratamiento criónico perfeccionado para los millones de personas consideradas muertas tras sufrir un infarto, hoy en día, que la mayoría de infartos son reversibles y tratables, veríamos que efectivamente se dio por muertas a personas que realmente podrían haber seguido viviendo pues hubieran tenido el tratamiento en un futuro. Nosotros proponemos aplicar esta misma lógica a los pacientes que hoy en día se dejan de tratar por el mismo motivo que no se trataban a las víctimas de los infartos hace 50 años. No dejarles morir si no lo desean, sino conservarlas en criostasis hasta que puedan ser tratadas. Ese es el objetivo de la criónica. BENEFICIOS ADICIONALES PARA LA MEDICINA TRADICIONAL La criónica no tiene como único fin el simplemente aplicarse a pacientes “completos” y de una sola vez, sino que el proceso de desarrollo y perfeccionamiento de estas técnicas, pasa ineludiblemente por la criopreservación aislada, indefinida y reversible de órganos completos. Este avance, ahora mismo es intensamente investigado en el campo del trasplante de órganos, ya que en la actualidad y por el motivo que anteriormente explicábamos (que la muerte es un proceso y no un evento puntual), los órganos solo pueden trasplantarse del donante al receptor durante un corto periodo de tiempo, que se conservan en frío de manera muy sencilla aún durante unas horas, tras las cuales, estos órganos están funcionalmente ya “muertos” y no aptos para el trasplante.Cuando las técnicas criónicas se perfeccionen, se podrán aplicar y revertir, antes de hacerlo a pacientes completos como paso último, a órganos aislados, y por tanto utilizar esta técnica rutinariamente en la medicina convencional para mejorar la calidad y el abanico de

Page

11


posibilidades de los trasplantes de órganos. Éste, entre otros, es uno de los mayores beneficios que la criónica puede aportar al futuro más inmediato de la medicina. RESUMEN Con todos los puntos de vista y evidencias científicas anteriores sobre la mesa, vemos que la criónica es una práctica no sólo justificada tanto ética como científicamente sino deseable y encomiable. Busca mejorar y superar la mejor de las prácticas médicas y la mejor de las éticas humanas actuales para paliar el sufrimiento y el dolor de los pacientes y familiares de hoy en día, que de vivir en un futuro no padecerían. El impulso de la criónica es, por tanto, un imperativo ético y moral.

aibac Asociación Iberoamericana de Criopreservación

951778793 - 629511007

f.roldan@crionica.org

Page

12


Dosier criopreservación