Page 7

¿Cómo ha sido tu relación con la OSPLYFC? Yo hago muchas cosas con la Obra Social. Me operé de la columna dos veces en un año. La última fue el 14 de octubre de 2015. Estoy haciendo hidroterapia, kinesiología, fonoaudiología y psicología. Tengo una excelente relación con Daniel Expósito, que es el gerente de prestaciones médicas. Es una persona humanamente divina, que te escucha y trata de buscar soluciones a los problemas. Yo le plantee una vez que como Obra Social

“El trabajo me ayudó mucho a salir adelante. Es mi cable a tierra” hay que facilitar las cosas, no hacerlas más complicadas –como pudo pasar en otra época– porque uno ya tiene la vida complicada. Siempre me atiendo con los mismos profesionales. Me conocen desde hace años. Y con la Obra Social estoy desde que nací. En los últimos años la gente se ha informado más de qué derechos tiene uno cuando tiene una discapacidad. Por ejemplo, para que la Obra Social cubra el tratamiento, sobre todo porque algunos son muy costosos. ¿Te parece que eso ha cambiado en estos años? Cuando era más chica mis papás se hacían cargo de pagar el transporte para el colegio por ejemplo, o la silla de ruedas me la pagaba un 50 por ciento la Obra Social y un 50 por ciento mi papá y mi mamá. Cuando uno va creciendo se empieza a interiorizar más en el tema y ahí me enteré de que en realidad uno tiene una cobertura del 100 por ciento para muchas cosas. Recién cuando empecé la Facultad empecé a exigir mis derechos, la cobertura de todo: del transporte, de la silla de ruedas. Hubo un tiempo en que mi papá pagaba la mitad o un porcentaje de kinesiología o fonoaudiología. Antes no hacía psicología. Una vez que estamos informados empezamos a exigir nuestros derechos. No es nada que no corresponda. Son derechos que hay que hacer valer. ¿Y qué evaluación hacés de tu relación actual con la Obra Social? Más allá de que alguna vez la tuvimos que remar un poco, le doy las gracias a la Obra Social. Sin la ayuda de ellos uno no puede. Son muchas cosas para cubrir, que uno gasta, que uno se tiene que mover de acá y para allá. Yo estoy muy conforme.

ser solidario / mayo 2016 / página 7

Córdoba, donde junto a sus padres luchó para que sea accesible para todos, para que todos puedan circular sin obstáculos por la escuela. “Hace un tiempo fui y vi a cinco chicos en silla de ruedas. Me agarró mucha emoción”, dice. Más adelante se recibió de psicóloga en la UNC: “Me llevó varios años recibirme. La tesis de grado la hice sobre la sexualidad en la discapacidad motriz. Hicimos un análisis a través de una película estadounidense que se llama Vuelo en busca del amor o La teoría de volar, depende de la traducción. A mí se me ocurrió el tema, busqué a compañeras que quisieran estar en el proyecto y armamos un equipo muy lindo. Más allá de mi título universitario me llevé relaciones con gente muy linda de la Facultad de Psicología, amigos para toda la vida”, cuenta. Además dejó huellas en su paso por la UNC: “Con mis compañeros hicimos un proyecto para que la Facultad sea accesible para todas las personas que tienen alguna discapacidad motriz, porque cuando yo entré no era accesible. Juntamos firmas y el Consejo Directivo de la Facultad lo aprobó y ahora es accesible para todos. Cuando subí a la planta alta de la Facultad me agarró una emoción enorme: había estudiado muchos años ahí y no la conocía. Es un lugar de pertenencia. Yo sé que la gente que viene detrás de mí no va a tener las dificultades que tuve yo”. Ahora Ivana trabaja en el Centro Preventivo de Salud Ocupacional (CEPSO) de la Epec, con un equipo de ocho psicólogos y un trabajador social con el que atiende a empleados que puedan tener problemas laborales o personales. También hacen las entrevistas de ingreso del personal. “No hacemos tratamientos psicoterapéuticos sino que hacemos un seguimiento. Cada paciente tiene su profesional particular y nosotros nos contactamos con él, con la familia si hace falta y cada quince días citamos el paciente para ver cómo está, cómo va el tratamiento. Me gusta mucho. El trabajo me ayudó mucho a salir adelante. Es mi cable a tierra”, dice.

Ser Solidario N° 13  
Ser Solidario N° 13  

Publicación institucional de la Obra Social del Personal de Luz y Fuerza (OSPLYF) - Editorial Regardé comunicaciones SA. - www.regardecomuni...

Advertisement