Issuu on Google+

Rumbo a un cementerio online istmo.mx /2014/03/rumbo-a-un-cementerio-online/

08 de abril de 2014 / Suscríbete a nuestro Newsletter

Autor: Redacción Edición: Sección: Internet es un banco de información que alberga datos de aproximadamente 2 mil 240 millones de personas. El contenido es muy variado, pero destaca la información que publicamos en las redes sociales. ¿Qué pasa con nuestro historial en el mundo virtual cuando fallecemos? Entrevista con José Luis López, experto en comunidades virtuales y medios sociales en línea. Actualmente internet es la f uente de inf ormación más consultada en el mundo desplazando a la televisión, radio y medios impresos. Uno de los usos más extendidos de esta red global se relaciona con el entretenimiento, aquí encontramos a las redes sociales, mismas que iniciaron como medio recreativo, después se desarrollaron como herramienta para el marketing digital y hoy exploran la inmortalidad.

¿Cuál es el valor real del internet?

Las manías de Z agal Antes de las «Manías» La


Creo que hay un desperdicio de la red, no se ve como ventana al conocimiento sino como una manera de perder el tiempo. No hay nada malo en entretener, pero esta f unción se sobrevalora. Necesitamos más educación para crear mejores contenidos que sirvan como espacio de ref lexión.

Hoy se extiende la idea del «tecnof undamentalismo» donde la tecnología debe imperar en la sociedad. Es sin duda una concepción extrema, por ejemplo, en zonas rurales se busca dar acceso a internet, llevar tablets y computadoras, cuando los niños que viven ahí no comen bien y a veces ni siquiera hablan español. Se necesita educación para entender los contenidos y encontrar un equilibrio entre éstos y la tecnología. La plataf orma no lo es todo, el tema de la apropiación de la tecnología nos enseña que debemos buscar el bien común a través de ella. Muy pocos han dado ese paso, apropiarse de un portal para lanzar una campaña que apoye una buena causa. Marshall McLuhan, f undador de los estudios sobre medios, decía que el medio es el mensaje, yo creo que ahora el usuario es el mensaje. Antes, un periódico con poder tenía los recursos para encontrar inf ormación y dif undirla. Ahora el usuario la publica y dif unde. Cuántos podcasts y blogs existen sin la necesidad de una estación de radio o un medio impreso. Vivimos con un pie en lo digital y otro en lo f ísico. Tan malo es cerrarnos a las nuevas tecnologías como basar nuestra vida en las redes sociales. Vivimos una especie de esquizof renia, en el mundo digital somos de una f orma y en la vida real de otra. De nada sirve un millón de amigos en Twitter si eres una persona que al conversar no puede sostener la mirada ni dialogar porque está acostumbrado a una conversación mediada. Los extremos son malos, lo ideal es la complementariedad. Los medios son complementarios, los espacios también. Lo f ísico alimenta a lo virtual y lo virtual tendría que alimentar a lo f ísico.

¿Por qué debemos preocuparnos por ordenar cuentas personales, contraseñas, fotos, videos y demás material que generas en vida ya que mueres? En caso contrario, la inf ormación en línea queda en un «limbo digital», donde no hay quién la gestione y administre. Si la cuenta permanece en la nube y no se inf orma de manera oportuna a la red social, los datos continúan abiertos. Es importante que los usuarios generen conciencia sobre el tema y ref lexionen sobre el f uturo de sus cuentas digitales cuando f allezcan. Mucha gente puede hacer uso adecuado o inadecuado del contenido, por tanto es importante saber a quién legar esos «bienes». Al morir quedan en la web videos, f otograf ías e inf ormación que podría ser manipulada. Debemos prever y evaluar lo que compartimos, pensar qué aporto a la sociedad digital. Todos subimos contenido, pero ¿contribuimos a construir una mejor sociedad o sólo generamos basura virtual?

revista Istmo y yo tenemos casi la misma edad. La...

Inquietudes de...


No pensar en el f uturo implica un riesgo. Si sé que tengo una enf ermedad terminal lo óptimo es hacer un testamento virtual. La f alta de consciencia se debe a que el rango de edad más amplio de usuarios de redes sociales es entre 18 y 35 años y, como es lógico, ven lejano el tema de la muerte. No obstante hay que evitar descuidos pues, por f alta de prudencia en el manejo de datos, al f allecer se puede dañar nuestro prestigio y el de nuestros contactos. Los contenidos no son completamente individuales, en f otograf ías aparecen otras personas; ¿qué pasa con el contenido que involucra a otros? La regla de «los tres grados de inf luencia» habla sobre la capacidad que tenemos de mediar en los demás. Cada persona puede inf luir a un amigo de un amigo de un amigo. A partir del tercero la inf ormación se pierde. Esto prueba que el contenido que dejamos al morir involucra a más personas. Se debe cuidar un prestigio que va más allá de ti, porque af ecta a los que te rodean.

¿Cuánto tiempo valdría la pena conservar los post y mensajes de un usuario fallecido? En el caso de Facebook la cuenta puede permanecer conmemorativa y sólo desaparecería si cierra el sitio; sin embargo puede ser que la inf ormación no se elimine por completo si además se compartió en plataf ormas como Twitter o un blog. aparición del internet f ue veloz y su comportamiento es tan vertiginoso que en las escuelas no es común que se impartan clases de civismo enf ocadas a los riesgos y oportunidades del mundo digital o cátedras universitarias que atiendan los aspectos legales y éticos de la red.

¿Qué pasa con el contenido que guardamos en herramientas como Dropbox? Ya no necesitas tener una computadora con gran capacidad porque existen aplicaciones como Dropbox donde puedes cargar el contenido. La pregunta es, al f allecer, ¿a quién pertenece toda esa inf ormación? Soy mal pensado, nada en la vida es gratuito, algo debe ganar ese servicio por brindarte un espacio en la nube. Quizá utilicen la inf ormación para algo. def iciencia como usuario es que no leemos las licencias y condiciones cuando abrimos sitios en la red. La gente dice «acepto, no voy a leer esto». Por eso, después nos llega cierta publicidad contextual en Facebook o correo de spam. A esto me ref iero cuando digo que no todo es gratuito.

Estos rastros, cuentas y archivos pueden ser testados; además de su valor sentimental, que seguramente es el principal, ¿qué otra valía tendrían? Por lo general nos ref erimos al capital social y no al intelectual en la red. Éste tiene un valor dif ícil de tasar. Sobre ciertos documentos


valiosos (libro, artículo, tesis doctoral, etcétera) hace f alta un respaldo con las instituciones que se encargan de ello en el ámbito de lo f ísico, por ejemplo el registro ante derechos de autor. No se puede proteger todo el contenido porque quizá ni siquiera vale la pena. Parece ser que todo lo que está en la red es de dominio público y mientras nadie diga que no, la gente entenderá que sí. Creo que aquí hay un gran tema para los abogados.

Existen varias herramientas para gestionar y administrar datos digitales de un usuario fallecido ¿Cuáles son las más conocidas? Hootsuite es una, en ella puedes programar tus tuits e incluso despedirte. Hay otra, RebelMouse, es una herramienta multicliente que te permite tener en una sola plataf orma todas las redes sociales, sirve para monitorear tus cuentas en un solo acceso. Deadsocial permite crear una serie de mensajes que se publican en tus redes sociales una vez que mueres. Todas son herramientas que gestionan la cuenta pero no protegen la inf ormación para cuando no estés ahí para hacerlo.

¿Qué país está más preocupado por llevar una vida online ordenada? Este tema es muy importante en Europa y Estados Unidos, pero no en nuestro país. En México ni siquiera existe una cultura del testamento f ísico. Es importante inculcar en los usuarios una ciudanía digital, que sean conscientes que son parte de una comunidad. __________________________ José Luis López • Es prof esor investigador en la Escuela de Comunicación de la Universidad Panamericana. • Licenciado en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. • Doctor en Ciencias de la Inf ormación por la Universidad Complutense de Madrid (España). Cuenta con una maestría en Comunicación Social por la Universidad Panamericana. •

Es director del Grupo de Investigación Cibercom.

• Es miembro del Cuerpo Colegiado de la Red de Observatorios Mediáticos de las instituciones del Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación de las Ciencias de la Comunicación (CONEICC), de la Red Académica Iberoamericana de Comunicación (RAIC), de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC) e investigador anf itrión de los veranos de la investigación científ ica de la Academia Mexicana de Ciencias. • Autor de La ciberdocumentación en el periodismo digital. Nueva of erta documental para los cibermedios (2011) y coautor de Handbook


of Research on Methods and Techniques f or Studying Virtual Communities: Paradigms and Phenomena (2011), así como de diversas publicaciones sobre documentación inf ormativa, ciberperiodismo y redes sociales online. ______________ Vida social después de la muerte

Recientemente, Facebook agregó un nuevo estatus: el modo «In Memoriam». Protege cierta inf ormación privada del f allecido y deja sólo nombre, f echa de nacimiento y deceso; elimina también los grupos a los que perteneció y únicamente sus amigos ven el perf il, así pueden etiquetarlo en imágenes, conversaciones, videos, etcétera.

Desde el más allá es posible seguir tuiteando ya que LivesOne se basa en el historial del usuario para continuar alimentando el Twitter. De esta manera, la interacción con los f ollowers es eterna.

La compañía presentó un administrador de cuentas inactivas que permite eliminar o conservar datos en la red.

Google notif icará a tus herederos si no tienes actividad en un tiempo determinado, por ejemplo tres meses. Los benef iciarios tendrán la opción de borrar o conservar la cuenta de correo, Google+, blogs, anuncios en AdSense y los videos de YouTube. Para evitar que un hacker entre a la cuenta haciéndose pasar por heredero, Google notif ica al usuario con un mensaje a su celular, especif icando que está por cumplirse «su última voluntad». Si el propietario no contacta a Google inmediatamente, se llevará a cabo la «muerte virtual» aunque el usuario esté vivo.

Comentarios No hay comentarios en “Rumbo a un cementerio online”



Istmo rumbo a un cementerio online