__MAIN_TEXT__

Page 1

El periódico del IES José Frugoni Pérez (La Rocha) Vol. III  Febrero 2021

Febrero, mes de las letras canarias

Ilustración: Noelia Rodríguez Martín (1º F) 21 de febrero, Día de las Letras Canarias, dedicado a Natalia Sosa Ayala (6) Minería submarina en Canarias: ¿a favor o en  La semilla de mostaza (7-8) contra? (27-29)   Donde reside el amor y otros textos literarios Entrevista a Jose y Conchi (30-31) de nuestro alumnado (9-19)   Mardi Gras (32) Me despido en 1900 (20-26)


Vol. III Febrero 2021

 Página 2

Editorial

“En busca de luz” “Siempre hay luz si tan solo somos lo suficientemente valientes para verla. Si tan solo fuéramos suficientemente valientes para serla”. Estos versos fueron recitados por Amanda Gorman, poeta afroamericana de 22 años, en el discurso de investidura del nuevo presidente de EEUU, Joe Biden. Amanda Gorman se preguntaba: “¿Dónde podemos hallar luz en esta sombra que nunca termina?” La respuesta a esta pregunta queremos encontrarla en nuestro nuevo número de Serendipia, el primero de 2021, para llenarla de luz y esperanza. Seguimos entretejiendo nuestros ejes y proyectos tratando de iluminar esta parte del mundo que nos toca, trabajando en equipo e involucrando a toda nuestra comunidad educativa, creando, reflexionando y soñando en un mundo mejor. Por ello, el Eje Temático de Salud organizó un concurso de carteles para concienciar sobre la importancia de hacer un buen uso de la mascarilla para proteger y protegernos de la Covid-19. En este nuevo volumen les presentamos la selección de los ganadores y reiteramos la importancia de respetar las normas sanitarias para que esta pesadilla termine. Desde el Eje Temático de Comunicación Lingüística entrevistamos a dos de las personas más imprescindibles de nuestro centro: Jose, responsable de la cafetería, y a Conchi, su ayudante, que nos reconfortan en los días grises y fríos. Por su parte, desde el departamento de Lengua castellana y Literatura, los docentes Evelio Oliva Romero y Víctor García León nos deleitan con unos versos de sus poemarios. La profesora Inma Medina Peñate nos escribe una reseña literaria de la protagonista del Día de las Letras Canarias de este año, Natalia Sosa Ayala, y Lisi Santana Ojeda y Carolina Bueno nos muestran los trabajos realizados por estudiantes de 4º ESO en un taller de creación literaria bajo el tópico “Donde reside el amor”. En la materia de Geografía e Historia, el alumnado de 4º ESO, coordinado por su profesor Rubén Galán, elaboró unas cartas contextualizadas en el año 1900, en las que una persona cuenta a sus familiares las condiciones de vida del siglo XIX. También Rubén Galán nos regala un artículo de opinión denominado “La semilla de mostaza”. Por otra parte, el Eje Temático de Sostenibilidad, con su coordinadora Amaia Bilbao y su comité, reflexionan acerca de la “Minería submarina en Canarias: ¿a favor o en contra?”, conmemorando el Día de la Educación Ambiental celebrado el 26 de enero. La coordinadora AICLE, Ana Navarro Ojeda, nos escribe un artículo sobre el Mardi Grass, acerca de los carnavales en la cultura anglosajona y recordándonos que, pese a todo, “la vida sigue siendo un Carnaval y las penas se van cantando”, emulando a la mítica Celia Cruz. Y así iniciamos un nuevo número de nuestra revista en este 2021 que afrontamos con ilusión, esperanza y haciendo nuestros los versos de Rafael Cabaliere: “Cuando menos lo esperas / el sol reaparece / y todo vuelve a estar bien/ Ninguna tormenta es eterna”. Con este deseo, disfruten de su lectura.


Vol. III Febrero 2021

 Página 3

ANTES por Víctor García León,

profesor de Lengua castellana y Literatura

Aún sigues ahí. Siempre has estado. Desde antes de las mascarillas, los bulos y el desconcierto; desde antes de mi envejecimiento. De que incluso previsto estuviera. De mis ancestros, conocidos e incognoscibles. De cualquier atisbo de mi origen incierto. Incluso antes de los animales y las plantas, de los virus y de casi todas las bacterias, ahí estabas, mar, eterno.

Mayo 2020 

Ilustración: Yureima C. Díaz Benítez (1º E)


Vol. III Febrero 2021

 Página 4

"No estás lo suficientemente desequilibrado" por Evelio Oliva Romero, profesor de Lengua castellana y Literatura "No estás lo suficientemente desequilibrado" Lo suficientemente loco para ver la vida con ojos de luna llena. No, no has perdido aún la razón, Tu corazón no cede a excentricidades, ni a fugaces y contumaces delirios de felicidad. No, te niegas, te anegas en la negra sombra que te da recreo y cordura. No, no estás lo suficientemente desequilibrado para apostar por tu vida a todo o nada, para jugarte la última sonrisa al desenfreno de un atardecer... No lo estás, has perdido por el camino la magia, el verso suelto, al dios de la alegría, el don de ser tú mismo... Lo sé, no estás tan majareta, usas burdas tretas para evadirte de ti mismo, que si un videojuego, que si una cerveza, que si un libro, cualquier infierno de evasión te vale... Da igual, eres cuerdo para pertenecer a tu pequeño universo de sombras y deseos, para resignarte sin un último brinco, sin una final carcajada, sin poner sobre la mesa tus mejores cartas... No se te ha ido todavía la cabeza, dócil a las reglas de un juego que no te permite los sueños, que te corta las alas, que te empaña la ternura..


Vol. III Febrero 2021

 Página 5

Rompe el silencio de cristal, Abre la cremallera de tu pecho, deja que tus miedos cabalguen salvajes y libres como la noche, el sol, la rabia, el amor... Vuélvete loco, pierde la chaveta, desquíciate Es la hora del esplendor, de la inutilidad, de la libertad, es tu hora, la hora del grito y la esperanza, es tu lugar en el mundo lo que está en juego, aplasta tu equilibrio, cáete, ríete… Esa será la señal, tu voz arremetiendo contra lo establecido, Contra tus anquilosados hábitos de cordura y salud mental... Levántate de tu tranquilidad calculada, rompe tu cuaderno de matemáticas, tu mirada de cartón piedra y atraviesa la hoguera, las llamas de tu cuerpo, y sal de tu disfraz, arráncate la careta, Alguien nuevo te espera...


Vol. III Febrero 2021

 Página 6

Día de las Letras Canarias 2021 dedicado a

NATALIA SOSA AYALA El 21 de febrero se celebra el Día de las Letras Canarias, dedicado cada año a una figura relevante de las letras del archipiélago. En esta ocasión, se recuerda la trayectoria literaria de la grancanaria Natalia Sosa Ayala (Las Palmas de Gran Canaria, 1938-2000) autora de novelas, cuentos, artículos periodísticos y poesías pero, quizás, una gran desconocida para el público general. Natalia Sosa fue hija del escritor Juan Sosa Suárez y con tan solo 17 años publicó su primera novela, Stefanía, un texto existencial e intimista, en el que se apreciaba su choque con la vida, su desengaño profundo, causado, como ella decía, por una sociedad intolerante y poco abierta a las personas diferentes. Después de residir en Inglaterra, regresó a su tierra, donde continuó escribiendo poesía, prosa y artículos durante toda su vida. Falleció con 62 años, dejando publicadas tres novelas y seis poemarios.

Indiferencia Ya no quiero ser la mujer triste, me cansé del cantar de la tristeza, de sepultar los años que me viven, de, invariable, vestir de color negro. No pediré perdón si me hacen daño ni nunca ya será la compasión mi eterna compañera. Si marzo me creó, ¡era la primavera! ¿Por qué voy a ser yo quien me retorne a otoño soñando que soy ave, o árbol, o sendero? Quiero a los ojos mirarme abiertamente, ver el gris de mi pelo y alegrarme, caminar por las calles y escucharme vibrar de amores llena. ¡Ya nadie dejaré que reconozca que tengo un corazón tan vulnerable! “Indiferencia” (fragmento), del poemario Autorretrato (1981)

Más información en https://academiacanarialengua.org/archipielago/natalia-sosa-ayala/#start Ficha elaborada por Inma Medina Peñate, profesora de Lengua castellana y Literatura


Vol. III Febrero 2021

 Página 7

La semilla de mostaza Por Rubén Galán, profesor de historia Cierto día, Jesús les dijo a sus discípulos que el Reino de los Cielos -es decir, el mundo si todos nos comportásemos bien unos con otros- es como la semilla de la mostaza: es una semilla muy, muy pequeñita, pero, cuando crece, se convierte en un árbol enorme en el que anidan los pájaros. Una cebolla, en cambio, pese a ser más vistosa, genera una planta mucho más modesta. Con esta parábola, Jesús quería expresar que los pequeños gestos conllevan enormes consecuencias. Vamos a hablar hoy de otra pequeña semillita. Concretamente, de una semillita gramatical llamada coma. La coma es un pequeño punto con una aún más pequeña colita que separa palabras o grupos de palabras. Todos la conocemos. De hecho, mira, hay dos en esta frase. Pese a lo insignificante que es, resulta complicado colocarla bien. Y, al igual que la mostaza, plantarla en el lugar correcto puede conllevar enormes consecuencias en nuestros textos. Escribir con correcta ortografía y correcta puntuación no consiste en seguir unas normas porque sí, porque lo manda la RAE, sino que sirve para que todos nos entendamos. Una falta de hortografia lo que hace es distraernos, que nos despistemos y perdamos el hilo. Una falta es más grave cuanto más nos distraiga. Así, la hache extra que hemos visto dos frases atrás seguro que nos ha distraído; tanto que tal vez ni nos hayamos percatado de que también falta una tilde. Sin embargo, a pesar de esa distracción, hemos entendido el texto. Esa hache extra es una cebolla: vistosa, pero no cambia sustancialmente lo que queremos decir. La coma, en cambio… … puede transformar a una persona responsable en alguien a quien hay que decir lo que tiene que hacer. Por ejemplo, las frases Jorge estudia y Marta come verduras nos expresan que tanto Jorge como Marta mantienen unos hábitos de trabajo y de dieta saludables y sensatos; en cambio, Jorge, estudia y Marta, come verduras parecen emitidos por la madre de ambos, chola en mano, solicitándoles que asuman responsabilidades. Así, una coma que separa un sujeto de un predicado hace que el sujeto se convierta en otra cosa, en un vocativo, es decir, la persona a la que le llaman la atención. Y todo esto con un puntito con colita.


Vol. III Febrero 2021

 Página 8

… puede decidir si apruebas. La coma, muchas veces, sirve para apartar. Lo que solemos apartar es lo prescindible, lo que no es absolutamente necesario. Por ejemplo, cuando decimos La Rocha, nuestro instituto, está en Telde, no es imprescindible aclarar que es nuestro instituto; sin eso, la frase mantiene el sentido. Siguiendo esta línea, en la expresión Los alumnos que estudian aprueban la asignatura, indicamos que solo aprobarán quienes estudien -o sea, muy poquitos-; en cambio, Los alumnos, que estudian, aprueban la asignatura indica que todos estudian y que todos aprueban. Es una aclaración, ya sabemos que en esa clase todos estudian. … puede desatar una guerra de sexos. Las oraciones condicionales siguen la estructura consecuencia + si + condición; por ejemplo Cruzo si está en verde. Podemos cambiar el orden de la oración -algo bastante habitual-, pero, para ello, tendríamos que colocar una coma donde acabe la condición. Es decir, Si está en verde, cruzo. Sabiendo esto, coloca la coma que falta en la siguiente reflexión de Julio Cortázar (pista: los chicos suelen poner la coma en un lugar y las chicas, en otro).

Si el hombre supiera el valor que tiene la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda.

Una semilla de mostaza. Un pequeño punto con una aún más pequeña colita. Puede cambiar muchas cosas. Para finalizar, recordemos esa anécdota que se le atribuye a Carlos V, según nos la cuenta José Antonio Millán en su Perdón, imposible: guía para una puntuación más rica y consciente:

Al emperador se le pasó a la firma una sentencia que decía así: Perdón imposible, que cumpla su condena. Al monarca le ganó su magnanimidad y antes de firmarla movió la coma de sitio: Perdón, imposible que cumpla su condena. Y de ese modo, una coma cambió la suerte de algún desgraciado.


Vol. III Febrero 2021

 Página 9

 Donde reside el amor  Lucas Artiles Castro (4º C) El amor es un sentimiento abstracto, es inspiración, es libertad y por increíble que parezca, a veces es hasta sufrimiento. Todos quieren vivirlo, lo buscan de forma incesante y sin detenerse un instante a pensar, que tal vez, solo tal vez, el amor es quien toca a nuestra puerta y es que, nadie escoge su amor, nadie el momento, ni el lugar y mucho menos la persona, solo aparece y se hace notar. ¿Acaso todos tenemos el privilegio de amar o ser amados? No, y ciertamente no es como en las películas donde el amor habita en cualquier esquina, en la cruda realidad todo es distinto, a lo mejor esa persona, animal o momento no ha llegado y es cuestión de paciencia, porque tarde o temprano llegará ese “algo/alguien” que cambiará todo, que inundará nuestro corazón de la más pura felicidad, que te llenará de sueños y destruirá la monotonía pintándonos cada rincón de los más vivos colores. Tras esta reflexión, es verdaderamente difícil que el amor que portamos en nuestro interior quede definido en un solo ser o un solo momento, hemos dejado plasmado este sentimiento en innumerables situaciones y personas, pero, con valentía y decisión me atrevo a decir que una gran parte de mi amor reside en mi perro Groucho, otra enorme parte reside en mi familia y amigos, pero el cariño que siento por este pequeño de pelaje negro y patas blancas es diferente, es especial. Llegó a mi vida sin yo esperarlo y por aquel entonces, jamás podría hacerme a la idea de lo que hoy por él siento, y en cuestión de días pude percatarme de que era el comienzo de algo grande, muy grande. A día de hoy Groucho es para mí otro hermano, es el que me hace sonreír cuando no veo más allá de un mal día o una mala racha, es el que hace de casa un hogar y une a la familia aún más, simplemente es único. Por ello y mil momentos vividos a su lado mi amor reside en salir a caminar a su lado, en oír sus ladridos cuando juega, en sus húmedos lengüetazos, en el huequito que se hace a mi lado en la cama y en esos abrazos que me salen del alma dárselos, porque sí, por ser él. Así que, solo me queda agradecerle a mi perro y a la vida la oportunidad que me ha dado de amar con vigor y desinteresadamente a alguien.


Vol. III Febrero 2021

 Página 10

DONDE RESIDE EL AMOR Alba Ramos Quintana (4ºE) Al amor también podríamos describirlo con la palabra inefable, pero es depende quien lo lea, mientras sepas como cuidarlo no hay problema, ahora, no uses el amor como vía de escape porque así no funciona, el amor es una serendipia. Pero, ¿de dónde reside nuestro amor? En mi caso, no hay momento explícito, ni un lugar, ni nada semejante. Para mí, el amor reside en una persona, bueno, más bien una personita. Un cuerpo pequeño con una valentía inmensa. Candela, como su nombre indica, es esa llama en mi vida que jamás se apagará y que consigue que juntas seamos una. Y es que con tal sólo ocho años de edad, es mi ejemplo a seguir, mi referencia en la vida, cualquiera se preguntará, ¿por qué?, la respuesta es muy obvia. Con tal sólo cuatro añitos, a mi prima le detectaron una enfermedad bastante grave, la cual ella solita ha logrado vencer a ese bicho maligno y sin duda alguna, es una gran heroína, pero ¿saben qué es lo más alucinante? que siempre lleva una sonrisa por delante de todo. Y es ahí, es ahí cuando te das cuenta de que la vida es una y nos centramos en lo superfluo. Candela va sin miedos de lo que pueda pasar, eso le hace ser más increíble de lo que es y consigue que cada vez que la vea, cada momento con ella, su risa, sus boberías, esos abrazos que me da que me transportan al mundo exterior, eso, eso hace que tenga más claro que va por encima de todo. No es simplemente mi prima pequeña, es mi alma gemela y sin lugar a dudas, sé que mi amor reside en ella, nada ni nadie podrá ocupar ese puesto jamás, la amo.


Vol. III Febrero 2021

 Página 11

Donde reside el amor  Samuel León Ramírez (3º G)  Mi amor está en una montaña, donde hay una noche y un día y a mi lado cuatro personas que ya no están. Primero vino la noche, de esta solo se acuerdan los vídeos que ni si quiera ellos se mantienen en pie. Y después vino el día, este nos quitó la venda de los ojos y nos hizo ver desde lo alto, lo bonito de la vista, y entonces por unas horas sentí que no necesitaba nada pero también que lo tenía todo.

Donde reside el amor  Lucía Crispín Rivero (4º E)  El amor se puede demostrar de diferentes formas. No todos los seres vivos la demostramos de la misma manera. Por ejemplo, yo puedo sentir que mi mascota me quiere, pero, obviamente, no me lo dice con palabras, lo noto en su lealtad, en su mirada y cómo se alegra cuando llego a casa, etc. Otro ejemplo de demostración de amor sin palabras puede ser el de mi bisabuela. Todos mis tíoabuelos se quejaban de que ella no transmitía cariño, pero no era así. Cada mañana les llevaba un zumo de naranja y les preparaba el desayuno. Cuando íbamos a visitarla tenía una bonita costumbre de regalarnos un paquete de galletas para comerlas en el camino. Todo era por hacernos un detalle, un mimo. Hace un par de años se encamó, ya era mayor y no tenía fuerzas para seguir caminando. Pero hasta entonces le pedía a mi madre que nos diera las galletas de su parte. El año pasado empeoró y la trasladaron a casa de mi abuela. No hemos podido verla mucho por todo lo que está pasando con la pandemia. Echo de menos ese detalle que siempre nos hizo. Mi amor reside en esos recuerdos y en el hecho de que es una mujer admirable por su valentía, confianza en sí misma y por su generosidad con todos los que le rodeaban.


Vol. III Febrero 2021

 Página 12

Donde reside el amor Ángel García Borrajo (4º E) No es un coche cualquiera, es un Skoda Octavia del 2002, para muchos es un coche campeón de “Rallyes”, para mí, es un lugar lleno de buenos recuerdos. Nunca olvidaré esos sábados por la tarde, volviendo juntos toda mi familia en ese coche, escuchando los cuarenta y pidiéndoles a mis padres que me compraran un perro, la respuesta siempre era la misma, “no”, pero yo no perdía la esperanza.

Esa infancia feliz donde dormía en el coche y despertabas en tu habitación a la mañana siguiente; era algo mágico, ¿no?

Ya un poco más mayor en este mismo vehículo pasé buenos momentos junto a mi padre, cada vez que me subía de copiloto con él, empezábamos a darnos puñetazos, pero eran puñetazos con cariño. Son momentos que ya nunca volveré a vivir y que ahora recuerdo con ternura y cariño, pero aunque ya no pueda sentir lo que sentía, cada vez que veo este coche me trae de vuelta a momentos donde yo era un poco más inocente, un poco más feliz.


Vol. III Febrero 2021

 Página 13

DONDE RESIDE EL AMOR Rebeca María Castro Medina (4º C) Ay, amor, amor, eso que habré sentido unas mil veces en mi vida, al igual que el desamor, que te brinda pena y mucho dolor; pero yo, siempre me centro en el amor, aquello que causa bienestar y sonrisas espontáneas. Cuando pienso en el amor más sincero y bonito, a mí mente no llegan personas, objetos o un único momento en específico. Llega un símbolo, un gesto, para muchos una tontería, para mí, la mayor de las alegrías. Descubrí esta sensación allá por el 2010, o al menos, ahí fue la primera vez que era consciente de esta. Protagonistas de la historia, mi risueño padre y yo, él me ofreció su mano, acto seguido, me dijo ¡ven, pequeña, sube a mis pies! Eso hice, continuamente, al ritmo de una dulce melodía que se escuchaba de fondo, comenzamos a bailar. En ese instante noté que, por un minuto, era la persona más feliz, me sentía querida, a la vez protegida, era realmente perfecto. Después de esto, cada vez que entristecía o simplemente no estaba de humor, mi padre me decía ¡ven, pequeña, sube a mis pies!, e incontrolablemente una sutil sonrisa se dibujaba en mi boca. Con el paso de los años, nos distanciamos, apenas lo veía y esa acción tan única poco a poco se desvaneció. Hasta que, hace apenas unos meses, una de las personas más importantes de mi vida actual, sin saber nada de la curiosa “tradición” que tenía con mi padre, me dijo ¡ven, sube a mis pies!, sorprendida, puse mis piececitos ya no tan pequeños encima de los suyos. Bajo la luz de la luna, en el centro de un vacío parque, comenzamos a bailar, de nuevo esa sensación de cariño y aprecio regresó a mi cabeza, junto a mil recuerdos, y una pequeña lágrima no pudo evitar escapar de lo más profundo de mi corazón, quizás visto desde fuera solo estábamos haciendo el tonto, pero para mí, significó mucho más.


Vol. III Febrero 2021

 Página 14

DONDE RESIDE EL AMOR  Aitana Monzón Santana (4ºC)  Madre. ¿Qué es una madre? ¿A qué persona debemos concederle el privilegio de que nos oiga decir que es nuestra madre? ¿Qué requisitos ha de cumplir dicha persona para considerarla la mejor madre del mundo? ¿Cómo podemos descubrir cuál es la mejor de todas? ¿Deberíamos hacer un concurso? ¿En qué nos basamos para decir la ganadora? Cuando escucho por ahí decir “Mi madre es la mejor de todas”, me digo a mí misma, ¿cómo lo sabe? ¿y si es MI madre mejor que la suya? ¿Qué pruebas tienes para decir que tu madre es la mejor, y no la mía? Cada uno tiene su propio concepto de lo que es ser la mejor madre del mundo y aún que no dispongamos de un argumento lógico, para nosotros la nuestra siempre será la mejor. Si buscamos la palabra madre en la RAE nos aparecen varias respuestas pero la primera de todas es: Mujer que ha concebido a uno o más hijos. Personalmente no estoy de acuerdo con esto, ya que, todos no pueden, o no quieren, llamar madre esa persona en la cual ha estado nueve meses metido, pero sí a otra/o que realmente se merece ese apelativo. Así pues, me voy a tomar la libertad de decir que tengo a la madre más insuperable que jamás haya existido. Ahora seré un poco más exacta explicando porque elegí a esta gran mujer para desarrollar este texto. Hace no mucho, me vi en una situación de salud difícil; me tuve que someter a estar en un hospital durante un periodo de tiempo el cual habría deseado más reducido. El dieciocho de septiembre acudí con mi madre a urgencias, por supuesta apendicitis, al llegar me dijeron que no tenía nada y que serían gases; entonces regresé a mi casa; cuatro horas después el dolor no desistía e incluso aumentaba, volví a urgencias, esos “gases” resultaron ser peritonitis. Pasé la noche en el hospital y al día siguiente me operaron urgentemente, fui intervenida el diecinueve de septiembre, seguidamente ingresada; debido a complicaciones, permanecí hasta el treinta de septiembre en aquel frío hospital, todo ese tiempo corrí la suerte de que mi madre estuvo conmigo durante el proceso, ella dormía en un sillón de metal poco acolchado que, a duras penas, el respaldar se inclinaba hacía detrás. Volví a mi casa.


Vol. III Febrero 2021

 Página 15

El cuatro de octubre, tras unos días, el dolor resurgió de la peor manera posible, acudimos nuevamente a urgencias, infección por causa de la peritonitis; persistí ingresada hasta el ocho de octubre que fui operada por segunda vez. El dieciséis de octubre me dieron el alta, hasta el día de hoy. Ahora bien, estos datos que te he dado es un resumen objetivo de todo el proceso, si nos adentramos un poquito más subjetivamente podríamos ver bastantes cosas y que nada fue tan rápido y sencillo. Si nos adentramos de verdad de la buena veremos, por ejemplo, que una de las noches antes de la segunda operación, un dolor insoportable, un frío matador y una espantosa pesadilla me desvelaron. Ipso facto, se lo comuniqué a mi madre, esta, adormitada, lo que hizo fue acostarse conmigo en la pequeña cama en la que yo estaba, entonces, me acurruqué a su cuerpo lo más posible, en segundos la paz y el calor volvieron, por unos minutos dejé de sentir dolor. Me centré en su olor, ese perfecto olor único en ella que me recordó a mi feliz infancia; me centré en el latido de su corazón, en su respiración y la mía, las cuales poco a poco, no sé cómo, fueron conectando y, finalmente, yendo al mismo ritmo, me centré en sus caricias, en sus dedos, que a pesar de que ella se los devore comiéndose las uñas, son los dedos más suaves del planeta entero; noté las buenas energías que su cuerpo remite de manera involuntaria hasta en los peores momentos, me centré en la única idea de que podría estar bajo sus dulces y reconfortantes brazos durante una eternidad. En ese momento sentí el amor más intenso y reparador que jamás he sentido, noté mis lágrimas brotando por mis mejillas y decidí que ese sería mi rincón favorito del universo, en aquel hospital, en aquella camilla, aferrada a su cuerpo como un monito que no quiere separarse de la mama mona; pensé que ella sí era realmente la mejor madre del mundo, que se merecía algo tan grande y valioso que actualmente ni si quiera existía y no creo que vaya a existir nunca; ni un tesoro así, ni tampoco las palabras adecuadas para demostrarle lo muchísimo que la quiero y lo enormemente agradecida que le estoy porque me haya entregado la gran oportunidad de ser su hija y (signifique lo que signifique para ustedes) de ella ser mi Madre.


Vol. III Febrero 2021

 Página 16

Donde reside el amor Aharón Estévez Galván (4º E) El amor puede expresarse de varias maneras, pero el mío está indicado en un momento de mi vida que está reflejado en un objeto. Para saber la historia tenemos que remontarnos a la infancia en donde estaba frustrado debido a que no entendía qué era la dislexia y por qué tenía esos problemas. Hasta que un día vino una señora (que era la orientadora) que me pudo ayudar a comprender lo que me pasaba. Gracias a su constancia de todos los días ayudándome pude solucionar todas las cosas que me pasaban con la dislexia. Pero hubo un día que me dio un objeto en el cual habían muchas fotos de personas famosas, pero lo que me fijé es que había en el centro una foto que estaba tapada, le pregunté por qué está tapada esa foto. Entonces lo destapó y lo que había era una foto de ella con un cartel que decía “Nosotros somos disléxicos”. Me miró y me dijo: cuando te sientas frustrado por cualquier cosa mirarás esta imagen y piensa que ellos con tu misma dificultad pudieron lograr su objetivo. Desde ese momento retumban en mi mente esa frase de esa señora que me entregó esa semilla de fe en mi corazón.


Vol. III Febrero 2021

 Página 17

Donde reside el amor Néstor Cruz Santana (4º A) El amor es un sentimiento de afecto, que puede ser hacia una persona, un animal, un lugar o incluso hacia un objeto. El amor es algo imprescindible para nosotros, los humanos, y gracias al amor podemos diferenciar lo que está bien de lo que no. Si no fuera por este valor, sería imposible lograr tener una vida con paz, tranquilidad y alegría. Es normal asociar momentos importantes y alegres de nuestra vida a una persona, pero también puedes asociarlos a un lugar, como un lugar en el que ocurrieron cosas maravillosas y donde fuiste extremadamente feliz. En mi caso, ese lugar es la cancha de mi barrio. Desde que empecé a caminar mi padre me llevaba todas las tardes a jugar al fútbol y allí fue donde mi padre me enseñó los fundamentos básicos del deporte. Recuerdo pasar tardes enteras con él hasta acabar agotadísimo y ni siquiera poder caminar por el esfuerzo realizado. Cuando salíamos de la cancha, siempre me compraba algún refresco para reponer fuerzas. Por muy cansado que llegara a casa me sentía tremendamente satisfecho, sobre todo cuando jugaba bien. Me raspé un millón de veces en aquella cancha, recuerdo como si fuera hoy cómo mi madre me echaba agua oxigenada (¡que yo odiaba!) y “betadine” al salir de la ducha para curarme las heridas… heridas de las que aún hoy conservo la marca. Más tarde, cuando crecí un poco más, invitaba a mis amigos del colegio a jugar, y nuestros padres se quedaban en las gradas hablando entre ellos y vigilando que no nos pasara nada. Cuando se hacía tarde, mi padre me obligaba a marcharme aunque muchas veces me negaba porque quería seguir jugando. Cada vez que paso por allí, siento una tremenda nostalgia. Me llegan miles de recuerdos y anécdotas a la mente: goles asombrosos, jugadas magníficas, risas, piques con otros niños, caídas graciosas… La cancha sigue prácticamente igual, lo único que ha cambiado es que han quitado las redes y las rejas de fuera, pero el lugar sigue con las mismas porterías, la misma pintura en el suelo, los mismos baches y las mismas piedras sueltas con las que me resbalé mil veces. No iba solo a jugar al fútbol, el fútbol era la excusa por la que salíamos a divertirnos. No me di cuenta de esto hasta mucho más adelante. Los momentos que pasé allí fueron inolvidables, y me hubiera gustado valorarlos más en aquella época. En conclusión, creo que no me puedo quejar de nada, recuerdo con mucho cariño esos años de mi vida. Le estaré eternamente agradecido a mi familia, sobre todo a mi padre, por haberme dejado tener una infancia tan maravillosa. Ahí es donde reside el amor.


Vol. III Febrero 2021

 Página 18

Arrugas en las comisuras  Hashira García (4º C)  Es curioso cómo una palabra tan explotada por todos nosotros recibe un significado casi indescubierto. Unos dicen que el amor está en todas partes, otros se limitan a repetir frases que han escuchado por ahí, como: “el amor es darlo todo sin esperar nada a cambio”, y hasta los hay que proclaman la inexistencia de este. Supongo que nadie nunca sabrá a qué se debe esa marea de sensaciones efímeras de recuerdos que perdurarán por siempre. Y si es cierto lo que dicen, aparecerán delante de nuestros ojos cuando nos quede un último suspiro de vida. Ahora me hago la pregunta que titula este texto, pretendiendo encontrar el momento idóneo. Mendigado en mis recuerdos, intentando hallar esa palabra inexistente que consiga reflejar el brillo en mis ojos cuando me preguntan “¿Dónde reside el amor para ti?”. Me es casi imposible resaltar uno entre tantos, así que diré que habita en la canción “Quédate conmigo” y en “Tenía tanto que darte”, en los brazos de “Tata”, en la tarta de queso, en la primera vez que estuve en el pecho de mi madre, cuando los latidos acelerados de la misma apaciguaban ese llanto que parecía irrefrenable. En el parchís de los domingos por la tarde, en el sabor de la Coca Cola, en las teclas de aquel piano, en el escritor Nicholas Sparks, en la luna menguante, en la supuesta lluvia de estrellas del 29 de julio, cuando mis únicas estrellas estaban tumbadas en la arena junto a mí, con un frío que atravesaba los huesos y sus cálidos cuerpos junto al mío. En los saltamontes y las berenjenas, en la línea de agua, en el asiento del copiloto, entre sus dedos, en la última palabra, en los “tienes los ojos de tu tío”, en su pelaje negro azabache, en las manos de mi abuela sobre las cuerdas de la guitarra, en el olor a tierra mojada después de la lluvia, en el espejo retrovisor, en las pegatinas de Bob Esponja, en las tardes bailando con Mamá, en el gofio con huevo y azúcar, en cada recreo, en el degradado color café de los ojos de Sarabel, en las bienvenidas diarias de Cora y Annie… Entre tantos instantes que inundan mi mente cuando pienso en el significado del amor, todos y cada uno de ellos forman parte de mí, pedazo por pedazo han ido construyendo sutil y delicadamente las arrugas en mis comisuras de tanto reír. Por eso, cuando me hiciste esta pregunta que sin imaginarlo pasé tantas noches en vela intentando averiguar su significado pensé: el amor está delante de tus ojos.


Vol. III Febrero 2021

 Página 19

Querida Mamá: Si supieras la importancia que tienes en mi vida la cara de lágrimas se te llenaría. Cualquiera diría: ¡qué madre tan querida! con mis abrazos y besos te muestro mi empatía. Tantos trabajos y esfuerzos solo por un niño travieso, que intenta ser un adulto y molesta al resto. Algún día prometo devolverte el tiempo, porque en efecto, no te merezco.

Adrián Emir Rodríguez López (1º ESO F)

Eres cada instante en mi memoria imagen que me anima, me enloquece; eres llama que luego aparece me alumbra aguda, rápida, ilusionaria... Yo no me engaño, esencia transitoria no es más, ni mucho menos se parece a la obsesión que ahora me establece a dar vueltas por ti, como la noria. Mi sentimiento es mucho más que esto afán que muere por estar contigo aunque fiel, cálido, leal, honesto. Y con querer, con toda el alma digo en silencio o entre ruidos, pero presto que un beso de tu boca es mi mejor sentimiento.

Chamaida Santana Tejera (1º ESO F)


Vol. III Febrero 2021

 Página 20

Me despido en 1900 Desde la materia de Geografía e Historia, el profesor Rubén Galán Torres ha propuesto al alumnado de 4º ESO redactar cartas imaginando las condiciones de vida del siglo XIX.

Richard Franklin Estados Unidos Estados Unidos a 25 de noviembre de 1900. Querida familia, y futuros herederos: Escribo lo que creo que serán mis últimas palabras, para que mi familia no siga mis pasos, sean mejor personas que sientan cercanía y empatía hacia sus semejantes, sea cual sea su condición. Hoy quiero en estas humildes letras expresar mi arrepentimiento y rogar perdón por todos mis actos. Para ello os contaré un poco mi paso por la vida: Nací allá por el año 1852, en la ciudad de Filadelfia (Philadelphia). Mi padre, fundador de una humilde empresa textil, y mi adorada, sufridora, madre me criaron entre algodones y crecí sin valorar todo lo que tenía. Viví la evolución de grandes cambios a nivel empresarial y social. Cuando fue fundada la empresa, mi padre contaba con 5 hiladoras a vapor para fabricar hilos y luego utilizarlos en los telares, también movidos a vapor donde sólo trabajaban hombres, lugar donde se tejían las telas. En el taller de costura tenía 15 máquinas de coser y una empleada por máquina, casi todas viudas y sus propios hijos menores, huérfanos de padre, también trabajaban sin coste alguno. Con la llegada de la electricidad se tuvo que actualizar toda la maquinaria a vapor y se adquirieron nuevas máquinas eléctricas. Eran mucho más rápidas y contaban con menos mano de obra. De 15 máquinas pasamos a 30. Se tejía y confeccionaba el doble en menos tiempo. Durante esta época era un joven rebelde y malcriado, trataba a los trabajadores como si fueran basura. Era el hijo mimado del jefe, y podía hacer los que yo quisiera. Al crecer la empresa, mi padre adquirió su primer coche con motor de explosión movido por petróleo, y con ello también creció mi arrogancia y desprecio por las personas que no eran de mi clase social. Odiaba a la sociedad de clase baja, como campesinos y obreros. Pertenecía a la alta burguesía, nuestra casa era una de las más lujosas de la ciudad, con parques cerca y jardines públicos. Disfrutaba de una vida acomodada, tenía amistades con altos funcionarios y empresarios de la zona e iba al teatro, la ópera y a disfrutar los bailes en compañía de ellos. Durante esta época conocí a mi amada Mery, a la que convertiría años más tarde en mi esposa. La empresa se expandió hacia los otros Estados, convirtiéndome con los años en el encargado y supervisor de esas empresas, teniendo que ir con la mercancía para controlar que los pedidos llegaran a su destino en el ferrocarril. Me volví muy cruel y despiadado despidiendo a todo aquel que tuviera un accidente laboral, bajara su rendimiento en el trabajo o, en el caso de las mujeres, que se quedaran embarazadas. Al fallecer mi padre, y heredar la empresa que con tanto sacrificio levantó,


Vol. III Febrero 2021

 Página 21

me creí el dueño del mundo. He sido un mal empresario, pero aún peor jefe. He humillado, maltratado y discriminado a mis empleados y empleadas, dándome igual su carga familiar, económica, género, edad y estado de salud. Me dediqué a explotar al máximo a mis trabajadores utilizando el trabajo en cadena, el taylorismo. Consiguiendo así un mayor rendimiento y producción. Gracias a la mejora de la higiene, alimentación, avances médicos… La mortalidad disminuyó y supuso tener menos bajas laborales. Hubo servicios de alcantarillado y recogida semanal de basura, no como en mi niñez que las necesidades se tiraban en la calle y había plagas de roedores e insectos; y la clase obrera pudo empezar a asearse gracias al abastecimiento de agua potable. Antes la esperanza de vida rara vez superaba los 35 años, ahora, gracias a las mejoras, podíamos llegar a los 50, manteniendo una tasa de natalidad alta. Mi mujer me dio 5 hermosos hijos, tres varones para seguir la estirpe y dos preciosas mujeres, las niñas de mis ojos. No fui buen padre, ya que pasaba mucho tiempo fuera de casa, era muy severo con ellos y les exigía respeto, aunque no tuviera la razón. Todo se basaba en beneficios para mí, mis trabajadores vivían más y mejor. Contraté muchos campesinos que emigraban a la ciudad en busca de una mejora salarial aumentando la población en la ciudad y creciendo mi empresa. Se creó un barrio obrero cerca de mi empresa, exclusivo prácticamente por mis trabajadores. Esto benefició la expansión. Nunca pensé que mi odio hacia empleados y obreros se volvería en mi contra. En 1889, se unieron a organizaciones obreras marxistas coordinadas por la Internacional Socialista (Segunda Internacional). Esta organización creó algunos símbolos del movimiento obrero, como la fiesta del Primero de Mayo. Poco a poco tuve que ceder y reducir la jornada laboral y limitar el trabajo infantil. Fue una época muy dura, pero en la que me fui sensibilizando con mis empleados y empecé a ver lo duro e inhumano que fui. Tuve el apoyo y comprensión de mi familia ante la situación, cosa que no me merecía con lo mal que yo los había tratado, y el poco tiempo que les dediqué. Sólo os pido, hijos míos, que seáis buenas personas, que crieis a vuestros hijos con cariño y comprensión sin perder el respeto hacia los demás. Que valoren todo lo que la vida y el buen hacer de mis padres nos han hecho tener, sin menospreciar al que no tiene nada. El orgullo y el odio sólo nos hace personas infelices. Gracias por formar parte de mi vida. Siempre permanecerán en mi corazón y en mi alma. Me despedido de ustedes con el corazón repleto de amor y dándole gracias a Dios.

Carta realizada por Ainhoa del Carmen Trujillo García (4º ESO B)


Vol. III Febrero 2021

 Página 22

Querida Isabel: Quizás has visto mi nombre escrito en este sobre y no lo reconoces. ¿Me recuerdas? ¿Sabes quién te escribe? Soy tu amiga de la infancia, Victoria. Si no calculo mal, debes tener la misma edad que yo... Unos 45 años. Disculpa que te moleste, me han facilitado amablemente tu dirección. Para cuando leas esta carta, quizás ya no esté aquí. Estoy enferma, esa es mi realidad. Llevo muchos años con una tos terrible que me persigue y que nadie –aún con los avances en medicina– ha podido curar. A veces paso días enteros con fiebre y sin poder moverme de la cama. Es por ello que creo que voy a dejar este mundo pronto. Y en medio de mi agonía te he recordado, querida amiga.


Vol. III Febrero 2021

 Página 23

¡Hace tanto que no sé de ti! Permítele, te lo suplico, a esta moribunda que te hable de cómo ha sido su vida. La verdad es que no lo hemos tenido nada fácil. Mi marido, William, y yo somos obreros. No sé cuántos años llevo trabajando en esa maldita –perdona mi vocabulario– fábrica de algodón. Para colmo vivimos en un barrio obrero cerca de ella. Así llegamos cuanto antes al trabajo. Tuvimos siete preciosos hijos, pero dos fallecieron de tifus. ¡Dios los tenga en su gloria! Nuestra casa es muy humilde y demasiado pequeña para mí y mi familia. En el piso de abajo se encuentra una diminuta cocina con un comedor, y en el de arriba una habitación donde dormimos todos apelotonados como ratones. Por suerte conseguimos agua potable de fuentes públicas. Te seré sincera, no esperaba esta vida. Y no puedo evitar compararme con Olivia. ¿La recuerdas a ella? Era una muchacha alta, delgada y de pelo castaño. Ha tenido más suerte, sin duda. Se casó con un hombre adinerado, un burgués que es dueño de varias fábricas. ¡Qué diferentes son nuestras vidas! Por lo que sé, ella ha podido viajar en barco de vapor, en avión y hasta disponen de un automóvil propio. ¿Lo puedes creer? Vive en la ciudad, en un barrio lleno de parques y jardines públicos. Su casa parece confortable y muy lujosa. Va al teatro, a la ópera, asiste a bailes y veranea en balnearios. En cuanto a Sophie, ¿tampoco te acuerdas de ella? Se casó con un médico rural así que también ha tenido más suerte. Él ha trabajado mucho, ahorrando para tener una mejor posición. De vez en cuando se lo ve en el club de caballeros. Esa ha sido mi vida, Isabel. Aunque debo reconocer que las cosas han cambiado, pero yo no vivir lo suficiente para verlo o para cambiar nuestra situación. Por ejemplo, jamás pude adquirir una radio o un teléfono. Gracias a Dios el trabajo en las fábricas se ha aligerado por las nuevas energías, como la electricidad. También por la producción en serie, los trabajos en cadena, etc. Además de los nuevos medios de transporte como el ferrocarril eléctrico, el metro y el tranvía (que igualmente han mejorado gracias al petróleo). Ahora los obreros se especializan en un trabajo en concreto, así todo funciona con mayor rapidez. ¡Trabajamos al ritmo de la máquina! En función de la tarea realizada se recibe un salario u otro. Y sí, esto ha producido cierta mejora. Antes trabajábamos más de doce horas diarias (solo teníamos una tarde libre por semana), no descansábamos y al llegar a casa caíamos desplomados. Por no hablar del salario tan insuficiente que recibíamos. ¿Era esto lo que pensaron que encontrarían los campesinos al dejar el campo y partir a las ciudades en busca de trabajo?


Vol. III Febrero 2021

 Página 24

Pero ¿sabes qué? No nos conformamos nunca. Y eso también forma parte de mi vida, y me siento muy orgullosa de ello. ¿Crees que los obreros somos unos tontos? ¡De eso nada! Todos reunidos nos damos cuenta de nuestra dura situación laboral e intentamos mejorarla. ¡Así nacieron los primeros sindicatos! Mejoras salariales, supresión del trabajo infantil (por fin), reducciones de la jornada laboral... ¿Cuál fue nuestro instrumento de presión? Las huelgas, querida amiga. ¿Sabes qué hizo un amigo de mi marido? Destruyó unas máquinas con furia. Las culpaba de su situación. Pero, ¿era realmente culpa de las máquinas? Los obreros actuaban en nombre de Nedd Ludd (un personaje ficticio). Sí, nos llamaron marxistas y anarquistas. Marxistas, por conocer a Karl Marx y a Friedrich Engels, por saber lo que es un manifiesto comunista. Ellos decían que había una lucha de clases entre opresores –los burgueses– y oprimidos –obreros–. ¿Qué podíamos hacer? Ellos eran los propietarios de los medios de producción y nos explotaban para conseguir mayores beneficios. Así fue cómo nacieron los partidos socialistas. Creo que el país también ha progresado. Si no, ¿cómo es posible que la gente muera menos y viva más? ¡Nacen más bebés! Es una alegría. Mi estimada Isabel, espero que la vida te haya tratado mejor que a mí. Tu amiga que se acuerda de ti, Victoria James.

Carta elaborada por Carla de las Nieves Alemán Benítez (4º B)


Vol. III Febrero 2021

 Página 25

8 de octubre de 1900 Querido hijo: Te escribo desde mi lecho de muerte. En esta carta te quiero hablar sobre mi vida, como sabes nací el 18 de julio de 1859 en una familia humilde. Tu abuelo trabajaba de ganadero en el pueblo y tu abuela se quedaba en la casa cuidando de mí y mis 5 hermanos mayores. José, mi hermano mayor, con 15 años comenzó a ayudar a mi padre con los animales y mi hermana Luisa, un año menor que José, ayudaba a mi madre en la casa. A Luisa le seguía Álvaro de 12, Carlos de 3 años, María de 2 años y yo de 1 año. Cuando yo tenía 11 años nos mudamos a la ciudad, mis padres habían encontrado trabajo en una fábrica de telas. José y Álvaro empezaron a trabajar en el transporte de cargas de carbón, Luisa al poco de llegar a la ciudad consiguió trabajo de cocinera en la casa de unos marqueses. Mientras tanto Carlos, María y yo comenzamos a trabajar en la fábrica de telas con nuestros padres. Carlos arreglaba las máquinas, muy pocas veces María y yo tuvimos que arreglar alguna máquina, nosotros dos solíamos llevar las bobinas de hilo. En 1873 Carlos murió arreglando una máquina, la muerte de mi hermano fue un duro golpe para mi familia. Tres años después fallece mi padre de un infarto. En esos años llega la electricidad a las fábricas y se empezó a trabajar de forma diferente, cada trabajador se encargaba de hacer una tarea distinta, así la producción iba más rápida. También empezaron surgir nuevas industrias, la industria siderúrgica empezó a producir mucho acero de forma muy barata y también la química, el petróleo fue muy importante para la fabricación de nuevos medicamentos, de dinamita y más. A finales de la década Álvaro decidió migrar a Estados Unidos en busca de una vida mejor. Durante esos años mejoró mucho la higiene y la alimentación y hubo muchos avances médicos. Había mejores alcantarillados y comenzaron a abastecer agua potable. Se construyeron nuevos hospitales, ya que la medicina había avanzado bastante. Gracias a todas estas mejoras las personas empezaron a morir menos y vivían más años, aproximadamente hasta los 50 años. También las parejas se casaban antes y tenían hijos antes gracias a que la economía iba mucho mejor. Las ciudades empezaron a hacerse cada ver más grandes. Muchas ciudades empezaron a nacer alrededor de las fábricas, y las empezaron a llamar ciudades industriales. Los barrios obreros se situaron al lado de las fábricas para que los trabajadores llegaran antes al trabajo, nosotros nos mudamos a uno de estos barrios para llegar a trabajar antes. Era una casa era pequeña y no tenía mucha iluminación, en el primer piso estaba la cocina y el comedor y en el piso superior había una habitación donde dormíamos todos. No teníamos agua corriente, ni baño, hacíamos nuestras necesidades en una letrina que compartíamos con los vecinos y cogíamos el agua de las fuentes. Había normalmente ratas y pulgas por el agua sucia y los desperdicios que se acumulaban antes de que hubiera alcantarillado. Por las noches las noches las calles se iluminaban con farolas de gas que rara vez servían.


Vol. III Febrero 2021

 Página 26

La nueva sociedad juzga a los varones por las mismas leyes y tribunales, también pueden acceder a los impuestos públicos, como ya sabes. Las mujeres siguen dependiendo de sus padres o esposos. La aristocracia perdió su poder cuando le quitaron el poder sobre el campesinado y empezaron a pagar impuestos como todo el pueblo, los aristócratas no supieron invertir en los nuevos negocios. Los empresarios, altos funcionarios, médicos, abogados y demás parte de la burguesía era la nueva clase poderosa. Los burgueses empezaron a vivir en las nuevas ciudades con parques y jardines públicos, cosa que familias como la nuestra no podía tener en sus barrios. Iban al teatro o la ópera, y la apariencia era muy importante para ellos, el trabajo, el esfuerzo, el ahorro y la sobriedad. Como sabes, en esta época ha aparecido la clase media que está creciendo cada vez más. Esta clase social está formada por maestros, artesanos, etc., estas personas pueden enviar a sus hijos al colegio para que sean algo en un futuro. Se pueden permitir ir al casino o al club. Y solo queda la clase baja, los campesinos y jornaleros, esas personas cobran un sueldo muy bajo y muchos de ellos hasta que yo nací eran siervos. En esta clase baja nos ubicamos nosotros, los obreros, cobramos un sueldo que apenas nos sirve para pagar los gastos. Los niños como yo tuvimos que dejar la escuela para trabajar y ayudar a la familia. Como mi hermana Luisa, que consiguió un trabajo de cocinera en la casa de unos marqueses, vivía en la buhardilla y trabajaba doce horas diarias para un salario que era muy bajo. Y solo la veíamos una vez a la semana porque solo tenía una tarde libre. Cosas injustas entre todas las clases sociales que espero que en el futuro cambien. En 1848, once años antes de que yo naciera, Karl Marx propuso una revolución para acabar con el capitalismo y darles poder a los trabajadores. Después de una dictadura del proletariado el Estado impuso una sociedad comunista, no había ni clases sociales ni propiedad privada. Y, por ejemplo, el anarquismo es una ideología que piensa que la acción sindical y la huelga deben ser métodos de actuación revolucionaria. Como te dije al principio de esta carta te quería contar sobre mi vida y los cambios por los que ha pasado nuestra sociedad para ser lo que hoy en día es y por lo que han luchado muchas personas para los derechos que tenemos como trabajadores. Espero que algún día esta carta la lean mis futuros nietos. Te quiere, Tu padre.

Carta elaborada por Coraima Martel Rocha (4º B)


Vol. III Febrero 2021

 Página 27 Día de la Educación Ambiental, 26 de enero de 2021

MINERÍA SUBMARINA EN CANARIAS: ¿A FAVOR O EN CONTRA? Grupo de Sostenibilidad del IES José Frugoni Pérez

La minería submarina vive una edad de oro A medida que los recursos minerales fácilmente extraíbles en superficie se agotan, y ante la insaciable voracidad de la sociedad global para el consumo de estos recursos, la humanidad ha ido volcando su atención en los últimos años en las zonas inexploradas de las profundidades abisales. En los últimos años, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA) ha estado emitiendo contratos de exploración a nivel mundial para 1,3 millones de kilómetros cuadrados en aguas profundas. De hecho, si todos finalmente se convierten en licencias de explotación, se crearía la mayor operación minera jamás emprendida en la historia de la Tierra. Canarias también forma parte de esta inquietud y desde hace más de dos años, empresas de Reino Unido, Alemania, China, Rusia, Francia, India, Corea del Sur y también España han clavado sus ojos en el lecho marino de las islas buscando codiciados yacimientos de minerales cuya extracción en tierra se torna cada vez más costosa y menos viable. Los sondeos realizados por estas empresas indican que los lechos canarios podrían albergar yacimientos minerales de elevado interés para la industria tecnológica, como el telurio, el cobalto, el itrio, el vanadio y el níquel, entre otros. De hecho, en abril de 2017 el Centro Oceanográfico del Reino Unido (NOC) y el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) descubrieron a 250 millas al suroeste de El Hierro un monte submarino con más de 2.670 toneladas de telurio en el que quizás sea el mayor yacimiento marino descubierto hasta la fecha en el mundo. Barco extrayendo minerales del fondo del mar.


Vol. III Febrero 2021

 Página 28

La minería submarina tiene un coste ambiental La controversia radica en que si bien, este tipo de actividad diversificaría la economía, la extracción de este tipo de materiales en el lecho oceánico entraña, de forma inevitable, un potente y persistente factor de contaminación que amenaza la biodiversidad marina, los recursos pesqueros y la salud de los ecosistemas y de las personas. De hecho, la revista Frontiers in Marine Sciencies publica que en el monte submarino al suroeste del Hierro, alberga numerosos ecosistemas (escasos y vulnerables) en un estado de conservación prístino (corales, esponjas marinas, zonas de cría de calamar de aguas profundas…) que se verían irremediablemente afectados de llevarse a cabo actividades mineras en la zona.

Biodiversidad ligada a los fondos marinos

A nivel internacional, las empresas de minería submarina a plena capacidad esperan dragar miles de millas cuadradas al año. Sus vehículos de recolección se arrastrarán por el fondo en filas sistemáticas, raspando el fondo del océano. Las naves de arriba extraerán miles de toneladas de sedimento a través de una manguera hacia la superficie, eliminarán los objetos metálicos deseados, y luego arrojarán el resto al agua. Parte de esa suspensión contendrá toxinas como el mercurio y el plomo, que podrían envenenar el océano circundante cientos de millas que afectará incluso a la pesca de la región.

La sociedad actual demanda minerales y proceden de una cruda realidad A medida que la sociedad avanza hacia la conducción de más vehículos eléctricos y la utilización de energía renovable, hay una demanda insaciable de estos minerales, para fabricar las baterías necesarias y, la provincia volcánica de Canarias tiene más de 100 montes submarinos que se extienden a lo largo de 1.350 Km, que van desde el norte de Lanzarote al suroeste de El Hierro (la misma distancia que hay entre Madrid y París). No todos tienen el mismo contenido mineral ni en iguales cantidades pero sí riqueza en mayor o menor medida. A esto hay que añadir la cruda realidad de la minería en tierra para la extracción de ciertos minerales como el coltán utilizado en la fabricación de smartphone de última generación. Ese mineral tan codiciado por los occidentales financia un baño de sangre en el corazón de África. Más de 120 grupos armados se lucran de la extracción ilegal de coltán para comprar armas con las que cometen masacres masivas sobre poblaciones civiles, violan indiscriminadamente a mujeres y niñas y secuestran a niños para convertirlos en máquinas de matar. Con jornadas laborales de más de 14 horas en la mina a cambio de un euro, se explotan a miles de niños.


Vol. III Febrero 2021

 Página 29

¿La solución no debería ser la reutilización de los minerales procedentes de la tecnología desechada? Se sabe que por cada tonelada de material extraído de una mina de oro se consiguen 5 gramos del metal. En cambio, por cada tonelada de tarjetas electrónicas de ordenador se obtienen alrededor de 150 gramos. Más allá del oro, se pueden recuperar otros metales como platino, indio, cobalto y tierras raras (como los minerales que se encuentran en el fondo marino). Sin embargo, la tasa de reciclaje de teléfonos móviles está en el 5%, muy por debajo de otros aparatos, incomprensible con lo valiosos que son los minerales que contienen y que pueden reutilizarse en el proceso de fabricación de nuevos smartphones. Está claro que si queremos vivir en un mundo más sostenible de forma individual nos tenemos que RESPONSABILIZAR de nuestros desechos (incluido los aparatos tecnológicos). Pero también, es necesaria una política que se tome en serio la situación actual de despilfarro de consumo insostenible con productos de un sólo uso. Con programas políticos y económicos eficientes en el reciclado y en la recuperación de los minerales ya extraídos en los aparatos tecnológicos, quizá demos un respiro al planeta y no sea necesaria la extracción masiva de más minerales.

De momento, puedes poner tu granito de arena cuando vayas a deshacerte de un teléfono móvil o una tablet: es importante que lo recicles y no que lo abandones en cualquier parte. Llévalo al punto limpio.


Vol. III Febrero 2021

 Página 30

Entrevista a Jose y Conchi por Carla Alemán, Laura Alemán, Mireya Calderín, Jorge Cabrera y Andrea Curbelo (4º B) Conocemos un poco más de cerca a dos personas imprescindibles en el día a día de nuestro centro: Jose, que lleva ya dieciocho años regentando esta cafetería, y Conchi, su ayudante, que nos reconfortan con sus bocadillos, sus golosinas, sus consejos y sus sonrisas (aunque sea tras una mascarilla) y hacen que el refrán: “barriguita llena, corazón contento” sea posible. ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? Ustedes, el alumnado. ¿Por qué decidiste abrir una cafetería en un instituto? Porque siempre he sido una persona emprendedora y siempre he querido tener mi propio negocio. ¿Cuánto tiempo llevas en La Rocha? Dieciocho años ¿Por qué elegiste este centro para abrir una cafetería? No lo elegí yo. Presenté la solicitud en siete centros diferentes y, a partir del tercer año regentando cafeterías, decidí quedarme en La Rocha.

¿Cómo ha afectado la Covid-19 en tu negocio? Mucho, porque el alumnado no puede entrar en la cafetería y no se vende lo mismo que antes. Tras el confinamiento, ¿te planteaste cerrar la cafetería? Sí, sobre todo después de esta pandemia me lo he planteado varias veces, pero sigo aquí por ustedes y me gustaría que lo supieran ¿Cómo llevas en este curso el desdoble del instituto en dos centros distintos? Hay días mejores y peores. Quizás lo mejor sea el horario, ya que nos quedamos hasta el segundo recreo y no hasta las 14 horas, como antes.


Vol. III Febrero 2021

 Página 31 ¿Te supone mucho esfuerzo trasladarte al Y también conocemos más de cerca a Conchi que, entre CEIP Saulo Torón para el alumnado de 1º y bocadillo y bocadillo, también contestó amablemente a 2º ESO? nuestras preguntas: No, gracias a la profesora Heriberta, a la que le agradezco su ayuda, porque le entrego los ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? repartos y los distribuye entre el alumnado. También es verdad que me gustaría que Ustedes, el alumnado y lo que más echamos de menos es estuviera todo el alumnado aquí, pero estamos no tener la cafetería llena como antes y sobre todo al alumnado de 1º y 2º ESO. También me gusta mucho la a cinco minutos en coche. cocina. Si no trabajaras aquí, ¿a qué te gustaría ¿Qué es lo que más te gusta de este centro? dedicarte? Sinceramente me gusta mucho mi trabajo, La tranquilidad. pero también es cierto que tengo otro negocio. ¿Tienes algún deseo (que pueda contarse) para este nuevo año? ¿Tienes algún deseo (que pueda contarse) para este nuevo año? Me gustaría que se terminara la Covid y volver a ver la Me gustaría que desapareciera esta pandemia, cafetería llena, aunque me agobien muchas veces, pero que se quitaran las mascarillas y volvieran los les echo mucho de menos. besos y los abrazos.

LAPBOOK El rostro de la sombra El alumnado de 3º ESO ha elaborado unos maravillosos lapbook después de leer El rostro de la sombra, de Alfredo Gómez Cerdá. Serendipia te invita a visitar diariamente nuestro Instagram para descubrirlos


Vol. III Febrero 2021

 Página 32

Mardi Gras Calles abarrotadas de gente que celebra la vida a golpe de música dixie. Una ciudad invadida de tres colores que significan justicia (morado), fe (verde) y poder (amarillo). Reponer fuerzas en un puesto callejero con un trozo de King Cake, para poder seguir moviendo los pies al ritmo de las bandas que invaden el barrio francés. Puro Mardi Gras. Nueva Orleans es la ciudad de la música, la que se recuperó del huracán Katrina y el epicentro del Mardi Gras. Primero fue francesa, luego española y finalmente estadounidense. Famosa durante décadas por ser territorio de venta de esclavos, lo era también por dar refugio a los que huían por su diferente color, raza y de credo y que encontraban en ella la libertad de ser. Un perfecto caldo de cultivo para crear esta gran fiesta que bebe de la multiculturalidad. El Mardi Gras ha hecho un viaje de ida y vuelta. Heredera de carnavales que viajaron en los barcos de antaño desde Europa hasta tierras americanas, creció tanto que ahora los habitantes del viejo continente copian atuendos y músicas que allí llenan las calles en el día grande. El martes antes de que empiece la cuaresma. Momento de recogimiento y reflexión. Lleva celebrándose desde 1699, año en el que los franceses colonizaron la ciudad, y sólo en tres ocasiones no han podido celebrar el gran Mardi Gras. Tristemente este año 2021 es una de esas ocasiones. Por ello, desde el programa AICLE queremos durante los días 17, 18 y 19 de febrero darlo a conocer y rendir homenaje a esa fiesta que, aun estando muy lejos de aquí, se parece mucho a la nuestra. Y si estás un poco nostálgico del nuestro, que no hemos podido celebrar, recuerda a la gran Celia Cruz que cantaba: “Nooo, no hay que llorarrrrr… que la

vida es un Carnaval, y las penas se van cantandoooo”.

Ana Navarro Ojeda Coordinadora del programa AICLE


Ilustración: Alejandro Rodríguez, Carlos Rodríguez y Raúl Casas (3ºB)

 Serendipia  Serendipia es una publicación del Eje temático Comunicación Lingüística, Biblioteca y Radio escolares del IES José Frugoni Pérez (La Rocha), en Telde (Gran Canaria). Esta publicación está coordinada por Paula Concepción Hernández e Inmaculada Medina Peñate. Toda la comunidad educativa está invitada a participar en ella. serendipialarocha@gmail.com Ilustración: Aarón Calderín Ascanio, Cristóbal Bosa Sosa, Carlos Ascanio Alonso, Álvaro Macías Alonso (2º Bach. E)

Profile for Serendipia La Rocha

Serendipia vol. III  

Febrero 2021

Serendipia vol. III  

Febrero 2021

Advertisement