__MAIN_TEXT__

Page 1

El periódico del IES José Frugoni Pérez (La Rocha) Vol. II  Diciembre 2020

La Rocha se viste de violeta Especial 25 N: Nos queremos siempre vivas

Entrevista a la directora del centro, María Luisa Santana Benítez (24-27) «Decidí que tenía que bailar mi propia música»

¿Y qué fue de doña Inés? Nuestro alumnado cuenta la historia de Don Juan Tenorio desde el punto de vista de su protagonista femenina (617)

 ¿Quién es Marcela Ponce Santana? (18-19)

El plástico que no se ve: “Los desechos de plástico serán los fósiles que los investigadores desenterrarán en el futuro” (28-30)

Poppy Day: conmemoramos con amapolas el final de la Primera Guerra Mundial desde el proyecto AICLE (31)


Vol. II Diciembre 2020

 Página 2

Editorial Serendipia se viste de violeta para conmemorar el 25 de noviembre y homenajear a todas las víctimas de violencia machista. Solo en España en este año, que todavía no ha terminado, ya hay 40 más, que serán recordadas con unas siemprevivas plantadas desde el Eje Temático de Sostenibilidad. Serán rememoradas por ser mujeres asesinadas por sus agresores que dejaron de amar, quisieron tener otra oportunidad o porque brillaban demasiado. El Eje temático de Igualdad coordinado por Ana García Reyes es, por tanto, el protagonista de este número con las diversas actividades realizadas, las charlas impartidas, un manifiesto en contra de la violencia machista y una exposición de libros con esta temática en la Biblioteca del centro. También conmemoramos el Día Internacional de la Niña celebrado el 11 de octubre con el cuento de “Mariama” de Ibrahim Bah, ilustrado por el alumnado de 1º ESO. Desde el Eje Temático de Comunicación Lingüística el alumnado de 4º ESO nos ofrece el otro punto de vista protagonista, tras la lectura crítica de un clásico de la Literatura Española: Don Juan Tenorio. Nos presentan a una doña Inés que toma las riendas de su vida, sus propias decisiones lejos de la mirada autoritaria paterna y los caprichos de un don Juan infiel, tramposo y vanidoso. La entrevista de esta edición nos acerca a María Luisa Santana Benítez, licenciada en Matemáticas, referente de vocaciones científicas para nuestras alumnas y la única directora mujer que ha tenido nuestro centro educativo durante tanto tiempo. Desde el Eje Temático de Sostenibilidad reflexionan sobre el uso y abuso del plástico tras el taller telemático recibido durante estos días: “El plástico que no se ve” impartido al alumnado de 4º ESO, ya que si no tomamos conciencia de este problema: “los desechos de plástico serán los fósiles de nuestra época que los investigadores desenterrarán en el futuro”. La coordinadora AICLE, Ana Navarro Ojeda, con su alumnado de Geografía e Historia conmemoran “Poppy Day” que celebra cada 11 de noviembre el final de la gran guerra con miles de amapolas. La ilustración que acompaña este magnífico trabajo pertenece a Carlos Ascanio Alonso. Así pues, aquí comenzamos un nuevo número de nuestra publicación, deseando que la disfruten y que sigamos tejiendo juntos desde todos los ejes, redes y proyectos de nuestro centro.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 3

Ojalá 25 de noviembre de 2020 y volvemos a tener que recordar a 40 víctimas por violencia machista de las que solo 32 presentaron una denuncia previa. Ya son 1071 mujeres asesinadas desde que en 2003 decidieron contarse, atrás quedan otras muertes disfrazadas de accidentes, homicidios imprudentes o descuidos. Atrás quedan las humillaciones, el dolor, el miedo, la impotencia y la culpabilidad. Nada importan ya los nombres, las circunstancias, los planes que iban a realizarse el día después, los viajes, los sueños… Quedan atrás el calvario de denuncias puestas y retiradas con palabras de perdón y súplicas inútiles, las órdenes de alejamiento violadas, las promesas incumplidas y la crónica de una muerte anunciada y vaticinada desde el principio. Ya poco importa que pudieras haber hecho algo más, haber llamado el día anterior, haber contestado el mensaje o haber escuchado el audio en el buzón de voz, haber visto las ojeras, los cardenales, el cansancio acumulado, el labio que se muerde sin querer para controlar el llanto. Poco importa que no pudieras o no quisieras verlo, que miraras a otro lado cuando escuchaste golpes y sollozos, que no denunciaras o tendieras una mano cuando unos ojos suplicaban en silencio auxilio. Ya nada puede hacerse con un cuerpo inerte lleno de golpes visibles e invisibles, maquillados y borrados por otros golpes, con un alma desgarrada y una autoestima anulada, con una vida que queda ya cercenada para siempre. Somos todos culpables de un sistema que no funciona, que día a día nos demuestra que algo va mal cuando se rompe y vuelva a romperse y asistimos impasibles a la suma de una nueva víctima como quien pasa las páginas de un calendario. Ya va siendo hora de que alcemos nuestra voz y pongamos fin a esta violencia machista con pequeños gestos que irán sumando granitos de arena en este lejano desierto que nos contempla. A ti: amigo, hermano, compañero y querido hijo: no temas mostrar tus sentimientos y tus debilidades, recuerda siempre que NO significa NO, que el amor no mata ni ata, el amor te hace libre y saca la mejor versión de ti mismo. Ama sin hacerte, ni hacer daño. A ti: amiga, vecina, compañera, hermana y amada hija camina sin miedo, denuncia, no te dejes doblegar, aprende a decir NO alto y fuerte, toma tus decisiones libremente, no te dejes etiquetar, ni cosificar, ríe a carcajadas, vive y sé feliz más allá de tallas y prejuicios. Especialmente, a ti, te corresponde heredar un mundo mejor, más fácil y libre. Puedo sospechar el final de esta crónica si todos juntos: profesorado, alumnado y miembros de esta comunidad educativa, en esta parte del mundo que nos toca, sumamos actitudes y hechos en contra de esta lacra machista. Si somos capaces de imaginarlo, significará que estamos ya más cerca de conseguirlo. Ojalá.

 Paula Concepción Hernández  Departamento de Lengua Castellana y Literatura


Vol. II Diciembre 2020

 Página 4 El “Día Internacional de la niña” es un Día Internacional que se celebra el 11 de octubre con el objetivo de crear conciencia sobre la situación de las niñas en todo el mundo. Fue aprobado como Día Internacional por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2011.

MARIAMA Este cuento está basado en una historia real, contada por Ibrahim Bah. Cuando era niño, mi hermana mayor Fátima me despertaba con una caricia y una sonrisa. Pero una mañana me desperté, y lo extraño fue que Fátima no se encontraba allí. Cuando le pregunté a mi madre por mi hermana, ella me respondió “tu hermana ya es una mujer”, eso se quedó resonando en mi cabeza “¿una mujer?” si hasta el día anterior habíamos estado jugando juntos... Al parecer de madrugada se llevaban al bosque a las niñas (de entre 6 y 12 años), para realizar una “ceremonia tradicional”, conocida como la “mutilación genital femenina”, esta tradición puede afectar a la salud de las niñas de por vida y además es muy dolorosa.

Después de finalizar la ceremonia, la señora encargada de realizarla se queda con las niñas hasta que las heridas cicatrizan. Decidí ir a visitar a mi hermana a casa de la señora. Fátima estaba dolorida pero por otro lado se sentía orgullosa por haber cumplido con la tradición, pero tras esto ella nunca volvió a ser la misma.

Años después, Fátima mi hermana fallece con tan sólo 14 años. Pero nadie preguntó la razón por la cual murió, en mi país cuando alguien muere se dice que es “voluntad de Dios”, pero eso marcó mi vida para siempre.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 5

Cuando estaba con Mariama en el aeropuerto, llamé a mi madre para decirle que ya tenía el visado de la niña y que me la iba a llevar a España, mi madre con un tono de decepción en su voz me dijo que lo que estaba haciendo nunca nadie lo había hecho antes, que cómo se me ocurría hacer eso… fue muy duro para mí, todavía hoy recuerdo esas palabras con enorme tristeza, pero logré salvar a mi hija de la “celebración” y que pudiera crecer en Igualdad de oportunidades.

Cuento contado por Carla Moreno e ilustraciones de Adriana Déniz, Kassandra Tejera, César Luis, Liam López y Aleida Martel alumnado de Practicas Comunicativas de 1ºESO.

Con el día Internacional de la niña se trata de visibilizar la situación de millones de niñas en el mundo: ▪ La práctica de la mutilación genital femenina. Más de 30 millones de niñas corren el riesgo de sufrirla en los próximos 10 años. ▪El matrimonio infantil, por el que cada 2 segundos una niña es obligada a casarse. ▪ La violencia específica contra las niñas. Se calcula que las niñas menores de 16 años son víctimas de la mitad de las agresiones sexuales.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 6

«Y, ¿qué fue de doña Inés?» Desde el Eje Temático de Comunicación Lingüística el alumnado de 4º ESO tras la lectura de Don Juan Tenorio nos muestra el otro punto de vista protagonista de la historia, doña Inés. Nos presentan a una mujer que toma las riendas de su vida, sus propias decisiones lejos de la mirada autoritaria paterna y los caprichos de don Juan. Solo es una pequeña muestra del trabajo realizado para fomentar la competencia comunicativa y el análisis y comentario crítico de un clásico de nuestra literatura.

Disfruten de estas versiones renovadas con una doña Inés que regresa al siglo XXI, o decide ponerse en contacto con Brígida y Ana de Pantoja para resolver asuntos pendientes, o decide rehacer su vida con don Luis Mejías.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 7

Diario de Doña Inés Ainhoa C. Trujillo García (4º B) Querido diario: Llevo diecisiete años en este convento y no conozco otra vida fuera de aquí. Vivo y me desvivo por y para el culto de Dios. Mi estimada Brígida es la que me ha hablado y me ha enseñado todo lo que debo saber de la vida que hay fuera de estos muros, sobre todo del amor el cual por ahora no conozco. No sé lo que esta vida me depara una vez pueda salir de aquí. ¡Guíame, Dios mío!

Querido diario: Hoy Brígida me ha contado que mi padre, Don Gonzalo, ha elegido un esposo para mí, generoso y galán, que está muerto de amor y dispuesto a perder la vida y el honor por mí. Ya lo amo y cada día que paso aquí no paro ni un segundo de pensar en él. Tengo ansia de verlo, estar con él y al fin conocer el amor del que tanto me habla mi estimada Brígida. Mi querido, amado y futuro esposo don Juan Tenorio.

Querido diario: Por primera vez recibía un detalle por parte de don Juan, un libro de poemas que hace días me envió y al que no le había prestado atención. Brígida vino apurada y me dijo que don Juan se apenaría mucho si no lo leía. Al abrirlo se cae una carta de mi amado. Se me aceleró el corazón. La emoción me embargaba al abrirla. En cada palabra que leía sentía que el amor crecía en mí. Al terminar de leer esa preciosa carta, me llevé una fuerte impresión, don Juan entró en mi celda. No recuerdo bien ese momento porque caí inconsciente al suelo. Mi amado me cogió en brazos. Cuando abrí los ojos me sentí como si estuviera en un hogar acogedor.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 8

Querido diario: Despierto en una habitación desconocida. A mi lado mi querida Brígida, que me dice que estoy en la casa de mi amado. Me intenta convencer para que me quede, pero mi razón me dice que debo respetar el honor hacia mi padre. Cuando me dispongo a irme, entra mi futuro esposo y termina de convencerme para que me quede, porque me asegura que mi padre sabe que estoy aquí y que haré noche. Solo me advierte que no salga de la habitación.

Querido diario: Los rayos del sol que atraviesan el ventanal son los que me han despertado. Un día soleado y radiante. En ningún momento pensé el horror que me iba a encontrar al salir de mis aposentos. Mi padre yace en el suelo, en su mano aún tiene la carta que me escribió don Juan ensangrentada. No hay rastro de Don Juan Tenorio en toda la casa. ¡Qué tristeza, qué dolor tengo en mi corazón! Vivir el fallecimiento de mi padre sola y abandonada por mi amor. Corre el rumor de que mi padre ha muerto a manos del que decía ser mi amado.

Querido diario: Han pasado diez días desde el funeral de mi querido padre. Nada se sabe de don Juan Tenorio. Todo me dice que he sido engañada, que su amor no era sincero, pero mi corazón anhela su regreso y que nada de esto sea cierto.

Querido diario: Llevo un año de soledad. Mi tristeza es tal que ya no te escribo a diario. ¿Qué me depara esta vida Dios, sin amor y siendo traicionada? Lo he perdido todo. Dios dame fuerzas para continuar.

Querido diario: Estas serán las últimas líneas que escriba en ti. Estoy gravemente enferma por desamor. La soledad y tristeza se han apoderado de mí. Dios mío, en tus manos dejo mi vida, recógeme pronto para reunirme con mi querido padre y dejar de sufrir…


Vol. II Diciembre 2020

 Página 9

«Y, ¿qué fue de doña Inés?» Carla de las Nieves Alemán Benítez (4º B) Querida Brígida, Hace mucho tiempo que no sé de ti, espero que estés bien. Te escribo para contarte lo que me ha sucedido durante este año, el cual no he estado junto a ti. Como ya sabes, he estado muchos años enamorada de don Juan. Pero desde que se marchó a Italia y me abandonó, no he vuelto a saber nada más de él. Su padre, don Diego, me llamó hace ya dos meses, ya que mi padre le ha contado toda la historia. Don Diego se ha quedado asombrado, ya que no sabe cómo su propio hijo no ha sido capaz de contarle la verdad. Por otro lado, he salido del convento, así que ya no soy una novicia. Doña Ana de Pantoja ha venido a buscarme. Ha sido una situación un poco incómoda, porque a ambas don Juan nos ha conquistado. He estado hablando con ella y me ha comentado que Don Luis Mejías, su prometido, ya no quiere saber nada más de ella. También me comentó que ella no quería casarse con él. Todo había sido una mentira porque ella solo deseaba encontrar el amor verdadero con don Juan, que como te decía anteriormente, la ha abandonado al igual que a mí. Hace unas semanas, recibí una carta de don Luis Mejías. Tú, mejor que nadie, sabes que siempre que me llegan cartas nada bueno dicen. Pero en esta sí. Don Luis ha querido contactar conmigo y en la carta decía lo siguiente:


Vol. II Diciembre 2020

 Página 10

Querida Doña Inés, Me comunico contigo porque tengo la necesidad de confesarte algo. Hace unos meses dejé a Doña Ana de Pantoja, ya que no quería saber nada más de ella. Necesito confesarte que me encuentro enamorado de ti y que me siento afortunado por poder hablar contigo. Solo deseo que tú también sientas lo mismo que siento yo por ti y podamos compartir una vida juntos. Solo te pido una cosa de corazón que si me quieres, llámame. Yo iré corriendo allá a donde estés y viviremos una vida llena de amor y momentos felices. Un saludo Don Luis Mejías (679075343) Tras haber leído esta carta, me di cuenta de que yo también siento algo por don Luis, pero no me atreví a llamarle, Un buen día me tocaron en el timbre de mi casa. Era él, don Luis que venía con un ramo de rosas rojas y dispuesto a pasar una vida junto a mí. Yo no me pude resistir y le confesé que yo también sentía cosas por él, por lo tanto, comenzamos a vivir una vida llena de amor y felicidad. Ahora mismo me encuentro completamente enamorada. No me arrepiento de tomar esta decisión y te preguntarás cómo se lo habrá tomado mi padre. Al principio no se lo tomó del todo bien, ya que al haber sido engañada por don Juan, mi padre no quería verme sufrir otra vez, pero, poco a poco, ha ido aceptando la situación. Me siento la mujer más feliz al lado de don Luis, que pronto será mi marido. Así que te invito a mi boda, que será el 28 de diciembre de 2020. Espero que puedas venir y poder hacerte partícipe de este día tan especial para mí. Espero que estés bien, Brígida. Un abrazo: Doña Inés.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 11

«Y, ¿qué fue de doña Inés?» Ariadna Quintana Hernández (4º B) Todos hablan del respetadísimo señor don Juan Tenorio, un hombre frío, calculador, orgulloso, sin escrúpulos, mal perdedor, egocéntrico y su mayor característica: mujeriego. Cree cambiar y se enamora de la señorita Inés y blablabla blablabla. En fin es lo que creyeron todos, pero realmente no fue así, como muchos piensan. Yo era una mujer pura, virgen, educada, con valores, que fui esclava de una vida que nunca quise, porque no tenía voz propia y hacia todo lo que esperaban y querían los demás de mí. No sé por dónde empezar, como ya saben, yo también pensé en la posibilidad que el señor don Juan Tenorio podría cambiar. Hasta el punto de que ofrecí mi alma a cambio de una oportunidad de una vida plena y feliz juntos, él y yo. Pensé que él estaría seguro de un futuro a mi lado, empezar una vida dejando los errores del pasado a un lado. Desde que decidí emprender mi vida junto a él, todo fue un real sufrimiento. No voy a negar que, al principio, todo fue como un verdadero cuento de hadas y yo, protagonista de haber convertido a una bestia en un dulce y enamorado caballero. Pero pronto empezaron las discusiones, enfados, peleas, celos e inseguridades. Una vez discutimos por no querer tener relaciones íntimas antes de casarnos. Rápidamente me pidió matrimonio, no me pareció raro en ese momento. Yo, muy enamorada, acepté y, al poco tiempo, nos casamos. Una boda muy triste, ya que me hubiese gustado que mi padre estuviera presente. A partir de la noche de bodas, me sentí como un juguete, me utilizaba, se aburría y me dejaba de lado. Así todas las veces que él quería, hasta que en una ocasión no pude más y le dije que no quería estar en una relación que no había amor por su parte. Lo amenacé con dejarlo porque ya estaba cansada, él se rio y me dio una golpiza que hizo q me cayera por las escaleras de nuestra gran casa. No era la primera vez que lo hacía, pero sí que fue la última. Yo sabía que tenía que tomar esta decisión hace ya tiempo, no tenía con quién hablarlo, así que decidí escribir esta carta.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 12

«Y, ¿qué fue de doña Inés?» Sheila Medina Reina (4º B) De: Don Juan Tenorio Para: Doña Inés

Hola Doña Inés: Hace varios años que no sabes nada de mí, espero que estés bien y que hayas rehecho tu vida al igual que yo lo he intentado. Solamente te escribo porque desde que me fui no dejo de pensar en ti y sé que te mereces una explicación. Me he venido a Italia a vivir porque me iban a encerrar en la cárcel por las fechorías que había cometido anteriormente. Aquí todo es muy diferente: las costumbres, las personas, etc. He comenzado a trabajar en Zara, ya que la vida aquí es más cara y necesito buscarme la vida de alguna manera. También tengo que decirte que he conocido a muchas personas y ninguna es como tú. Esa ingenua muchacha de 17 años que me enamoró. No he conseguido llegar a sentirme tan cómodo como contigo, he de decir que me hace falta tu cariño, sobre todo, en los días fríos, te extraño mucho. Siento no haberte hablado antes porque no tuve el valor suficiente para hacerlo. Aunque sé que estás enfadada espero tu respuesta porque necesito hablar contigo. Cuando puedas leer este mensaje, llámame a este número para estar en contacto y poder tener esa conversación pendiente. 687561234 Un saludo y espero tu respuesta. En Milán, 5 de noviembre de 2020


Vol. II Diciembre 2020

 Página 13 De: Doña Inés

Para: Don Juan Tenorio

Hola Don Juan:

Espero que te encuentres bien. Me ha sorprendido mucho el hecho de que me hayas escrito una carta. Pensé que no querías saber nada de mí después de tanto tiempo sin mantener ningún tipo de contacto. Siento que no hayas podido encontrar a alguien, pero yo me he enamorado de otra persona cuyo nombre es don Luis. Él me ha enseñado a ver la vida de otra manera y tengo que decirte que pensaba que te había olvidado completamente. Pero tras ver tu mensaje, he recordado muchos momentos del pasado en lo que he sido muy feliz contigo y se me ha removido el estómago. Me alegra oír lo bien que te va la vida en Italia, al igual que a mí en Gran Canaria, donde actualmente resido en Meloneras. Trabajo en una tienda de cosmética y también me dedico al mundo de las redes sociales, soy influencer. Aquí se vive muy bien y hay un clima muy cálido todos los días del año. Además, con Luis estoy muy feliz y hemos formado una preciosa familia junto a mis dos hijos: Juan y Lucía. Respecto a la conversación pendiente, prefiero dejar las cosas como están porque yo soy feliz con mi familia y no creo que tengamos nada más de lo que hablar. Lo que tuvimos se quedó en el pasado y tú fuiste quien se encargó de acabar con lo nuestro. Te deseo que seas muy feliz y que encuentres a alguien a tu altura. Pd: Perdón por la tardanza en contestar, cuídate y un fuerte abrazo.

En Meloneras, 13 de noviembre de 2020.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 14

Y, ¿qué fue de Doña Inés? Coraima Martel Rocha (4º B) Desde pequeña he estado encerrada en un convento, aislada de todo lo que me deparaba en el exterior, sin saber si tomar los votos o no, enamorada de don Juan, el gran don Juan. Apalabrada tenía mi padre mi boda junto a él, enamorada estaba con los ojos cerrados sin saber todas las fechorías que había cometido, a todos los hombres que les había quitado la vida y a todas las mujeres que había engañado, con esa labia que me engatusó a mí. Brígida siempre me hablaba de él y me decía que mi padre, don Gonzalo, lo eligió como mi esposo por generoso y galán, que estaba muerto de amor y dispuesto estaba a perder la vida y el honor por mí. El día que, en mis manos tomé esa carta, que alteró mi corazón y mi vida cambió. No sabía lo que el destino me deparaba. Al él entrar a la celda, don Juan, el hombre que mi corazón había robado, me desplomé al suelo. Don Juan me tomó en sus brazos y a su casa me llevó. No sabía qué había pasado y Brígida me contó que hubo un horrible incendio en el convento y mi amado fue a rescatarme. Después de esto, llegó don Juan. Al estar junto a él hizo que yo sintiera que mi corazón latiera cada vez más fuerte. Me tuve que ir a otra habitación, porque Don Juan tenía que atender unos asuntos. De un momento a otro, oí la voz de mi padre discutiendo con don Juan y la voz de otro hombre que no conocía. Se oyó un disparo junto a un grito que dice: − ¡Asesino! Y otro disparo acompañado de otro grito que dice “¡Jesús!”. Yo no podía esperar y salí de la habitación, el hombre que amaba había matado a mi padre. Vos, don Juan, que me enamoraste con tus palabras, mataste a mi padre y huiste sin yo darme cuenta. Esperar solo me quedaba, esperar a que llegaras a por mí, pero fue tanto lo que tardaste en venir que de pena morí por ti. En el purgatorio esperé cinco años a que volvieras, vos te tendrías que arrepentir de tus pecados para estar juntos. Dispuesta estaba a arder en el infierno por ti y por todos los pecados que cometiste. Te batiste en duelo contra Centellas por tu honor y él te mató. Ante tu sepultura, pudiste arrepentirte, antes de que el reloj de arena se acabara. En el momento, en el que te arrodillaste ante Dios para que tus pecados perdonara, aparecí yo, donde mi tumba estaba había un montón de flores y caí sobre ellas. Seguidamente, caíste sobre mis pies. Ahí me di cuenta de que vuestro amor por mí era puro y sincero. Pero, ¿cómo podía yo amar a alguien que me había engañado, que había apostado por mi amor y había matado a mi padre? Después de esperar por ti y salvarte de todos tus pecados, decidí vivir mi segunda vida como yo quería y no condicionada por el amor de vos, ni por las decisiones de mi padre. Sin más aquí acaba nuestra historia, don Juan.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 15

Ahora que me doy cuenta, don Juan Mireya Calderín Suárez (4º B) Después de todo el engaño que he sufrido, el daño causado, las mentiras y todo lo sucedido. Te escribo y me dirijo a ti, don Juan: ¿Qué necesidad tenías de jugar con una persona tan vulnerable como yo, tan noble e indefensa? Te aprovechaste de mí en todos los aspectos. Mirando hacia el pasado me doy cuenta de que debí ser diferente y percatarme de como fuiste conmigo para poder actuar con más rapidez. ¿Tan mujeriego eras que solo te importaba aprovecharte de mí para ganar una apuesta? ¿Qué te impulsó a apostar por mí sabiendo cómo te quería? Hoy más que nunca, con tanto rencor acumulado, te expreso todo lo que sentía y lo que jamás me atreví a decirte. No te valía con conquistar a una sola mujer, claro, eso era muy poco para ti, tú tenías que mover cielo y tierra para siempre dar la nota, para siempre demostrar que nadie era mejor que tú y es que no merecías la muerte que tuviste. Si anteriormente me hubiera dado cuenta de lo que estaba sucediendo, tenlo claro, que no habrías tenido ese final. No merecías que esperase por ti, ni que me rindiera a tus pies y te suplicase que te dieras cuenta de tus fechorías y te arrepintieras de todos y cada uno de los pecados que cometiste. También me doy cuenta de que si esperé por ti, fue para tener el final que me merecía, porque no solo fui engañada por ti, sino por Brígida e impactantemente por mi padre, don Gonzalo, al que mataste sin piedad alguna. Ahora que soy una mujer libre, que no tengo que seguir todas las pautas que mi padre me obligaba a seguir, que tengo libertad para expresarme y que no tengo que seguir los pasos de Dios. A pesar de lo duro que era mi día a día solo estaba cegada por ti, porque pensaba que ibas a hacerme el bien y que todas tus palabras eran de buena fe, pobre de mí y todo de las personas que te rodeaban que, al igual que yo, confiaron en ti y simplemente actuaste sin compasión ninguna. ¿Nunca pensaste cómo debían sentirse tus amigos al darse cuenta del tipo de persona que eras? ¿Y qué me cuentas de la pobre Ana de Pantoja, que fue sometida a la apuesta al igual que yo? Con tus actos te delataste a ti mismo y diste a entender la irrespetuosa persona que fuiste. ¿Sabes que quise hacer cuando entendí todo y me enteré de la realidad? Pues como antes te dije, ahora, al ser una MUJER libre y con todo mi derecho a hacer y deshacer lo que me apetezca en cada momento, debí aprovecharme de ti, haciéndote falsas promesas al igual que tú me hiciste y, sobre todo, debí actuar como quise, ya que no pude hacerlo por las condiciones a las que estaba sometida. Finalmente, don Juan, me despido de ti con el único arrepentimiento de no poder hacer lo que quise para que pagases por todos tus delitos, te aprovechaste de mí, sufrí por ti, pedí siempre lo mejor para ti y a punto estuve de verme en el infierno por tu culpa, porque tu único pensamiento era seguir cometiendo errores, sin arrepentirte de ellos. Siempre miré por ti para que al final me devolvieras lo peor de ti. Hasta nunca, don Juan, y ten siempre en mente que no te deseo lo peor porque es justamente lo que tú representas.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 16

Aitana Monzón Santana (4º C) Querida e ilusa Doña Inés: Yo hoy me dirijo a usted, sin saber muy bien que hacer, tengo el corazón desgarrado al darme cuenta que pronto en un horrible engaño va a caer. En la noche de ayer, en brazos del malvado Don Juan os vi desaparecer. De pasada me fijé en vuestros ojos cerrados y vuestro rostro angelical, vos no fuisteis testigo, por causa de un dulce sueño aparentemente infinito. Ni os enterasteis de que ya el convento no era vuestro paradero, mas yo le prometo esto que le estoy diciendo, si no me creéis preguntad a la brillante luna, ella se encontraban conmigo y de todo fue testigo. ¡Oh Doña Inés! ¿Pero a dónde irá a cuestas de tal malvado ser? Rápido me percaté que no sólo era Don Juan quien cometía aquel delito, alguien más le acompaña. ¿Quién es? Me pregunté, cabellos largos y silueta de mujer, ¡santo dios! Pero si de Brígida se trata. Mis ojos claro lo vieron, mi corazón no quiso creerlos. Andaban y andaban, ella vigilaba mientras Don Juan os cargaba. Lustros estuve cavilando, ayudaros era mi cometido. ¿De qué manera podría yo ayudar a la pobre caracola que el despiadado mar quería arrastrar? ¿Y si pudiera evitar ese catastrófico final para la adormitada caracola? Innumerables preguntas en mi cabeza fueron apareciendo, momentáneamente con total sigilo decidí ir a vuestro encuentro ¡A prisas! Me repetí a mí misma, ¡Don Juan escapa y Doña Inés ha de ser avisada! Persiguiéndoos, en la oscuridad nos fuimos adentrando, hasta que a la casa de Don Juan terminamos llegando. Traté de buscar un acceso para rescataros, imposible resultó ser. Por este motivo le escribo esta carta Doña Inés, no se deje persuadir, el desbravado mar intenta quedarse con usted y vos, pequeña caracola, has de ser fuerte y luchar contra la corriente. No crea nada que le digan, aquí fuera la esperamos con intriga, Usted es una mujer fuerte y de gran coraje, defienda su libertad como si de un momento a otro el mundo fuera a acabar Y recuerde: El amor ciega, la esperanza es severa mas nada es peor que decidir a la ligera, sea inteligente, astuta y elocuente, póngale una trampa al furioso mar, éste, es más ignorante de lo que parece y fácil será para vos vencerle.

Abadesa


Vol. II Diciembre 2020

 Página 17

«Carta a Doña Inés» Lucas Artiles Castro (4º C) Soria, a 24 de junio de 1545 Querida Doña Inés: Para empezar, ¿cómo estáis queridísima amiga?, no sé nada de vos desde que hicimos aquella expedición a la magnífica iglesia de Santa Marina hace ya unos meses, lo pasamos de ensueño con los compañeros del convento, deberíamos repetir. ¿Tu padre está bien? ya casi no recuerdo su rostro… Sé que hace mucho que no os escribo, de hecho, desde que me destinaron al convento de Soria, pero me llegan rumores que me hacen sentir un severo malestar en el vientre y un espeluznante escalofrío por todo el cuerpo. Ayer, una monja que es prima de tu compañera de celda Lucrecia, llegó angustiada contándome hazañas, delitos y crueldades realizadas por el famoso Don Juan Tenorio, y para colmo me dice que le han llegado a sus oídos especulaciones de que estáis juntos en su casa porque os rescató de un supuesto incendio en el convento de Sevilla y que estáis locamente enamorada de él. Doña Inés, espero que esto no sea verdad, vos sois una mujer fuerte y libre que no cae tan fácilmente en las patrañas y enredos de ese hombre malo y tergiversador, ¿hace falta que os recuerde quién es él? ¡Es la crueldad que viste y calza!, ha engañado a cientos de mujeres con el fin de acostarse con ellas, ha asesinado a personas honradas, ha robado y ha llevado a cabo otros miles de delitos. Debes saber que Brígida miente, el convento no está en llamas y Don Juan no fue ese íntegro y caballeroso hombre que os salvó por vuestro bien, os secuestró para poder encamarse con vos. No caigáis en sus liosas mentiras y no seáis otra de esas mujeres engañadas por Don Juan, esa bestia no tiene sentimientos, es un pobre desarrapado que destruye todo lo que toca, a su lado nada más que os aguarda la muerte Doña Inés, sed valientes y escapad para vivir con vuestro buen padre Don Gonzalo. No os dejéis engañar, pues muchos hombres malos como él habrán dejad de actuar como una inocente y tonta mujer tened coraje y acabad con ese gañán que Dios le haga pagar por todo el mal que no para de causar más hombres malos como él engañarán, pero les pararemos los pies hagámoslo por esas mujeres que nunca más estarán. Me despido Doña Inés, espero con inquietud vuestra carta de respuesta, espero que abráis los ojos y veáis que ese hombre no merece la pena, os guardo demasiado cariño para dejaros morir en manos de ese señor como las anteriores a vos. En vuestra mano queda la última acción.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 18

¿Quién es Marcela Ponce Santana? «Yo conozco muy bien mi propia historia, por lo tanto soy la única que puede juzgarme y criticarme cuando yo quiera» Para la comunidad educativa del IES José Frugoni Pérez, Marcela es la conserje del centro. Pero detrás de este puesto que asume con diligencia y una sonrisa se esconde una gran mujer polifacética, definida por ella misma y por los que la conocen, como una luchadora incansable del movimiento feminista. En su formación académica cuenta con el título universitario de Maestra en Educación Primaria y ejerce como conserje de nuestro instituto, pero además es la vicepresidenta de la Federación de AAVV “Doramas San Juan” en Arucas y presidenta de la asociación de “Mujeres Auaritas”. Durante toda su vida ha colaborado en asociaciones vecinales, AMPAS, consejos escolares, federación de asociaciones de vecinos aportando siempre sus conocimientos con una sonrisa amable y conciliadora para el beneficio de todos. Esta aventura como presidenta de la asociación Mujeres Auaritas comienza con las inquietudes de unas mujeres que pertenecían a la Federación de Asociaciones de Vecinos de Arucas, en las que la mayor parte de los presidentes eran hombres. Esto promovió que Marcela, junto con otras compañeras, lucharan por tener su propia representación en el municipio de Arucas. Nace así la Asociación Mujeres Auaritas en 2015, nombre con una etimología muy reivindicativa “auaritas” que significa: “mujeres guerreras de La Palma”.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 19

Comienza así la andadura de esta asociación que ha promovido visitas culturales a museos de los distintos municipios de la comarca, al Centro de Arte La Regenta, cooperación con el Ayuntamiento de Arucas en múltiples actividades y actos como los encuentros intergeneracionales con talleres realizados por la Asociación, en el “Día Internacional de La Mujer”, han firmado con FENORTE un acuerdo de colaboración y participación en jornadas, congresos y ferias y participación con la “Asociación contra el cáncer de mama” o con la “Asociación de Mujeres de Sal”. También en esta asociación se imparten diferentes talleres de yoga, pilates, transformación personal, nuevos yacimientos de empleo, charlas de comunicación, oratoria, charlas sobre Igualdad y Violencia de Género. El objetivo primordial es velar y hacer que las mujeres se sientan empoderadas para luchar por sus derechos, evitando que retrocedan ante los obstáculos que, como mujeres les impone la sociedad, erradicar la sumisión, el maltrato y las muertes por violencia machista.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 20

25N . Siempre vivas nos queremos Durante la semana del 23 al 27 de noviembre conmemoramos el “Día Internacional para la eliminación de la violencia hacia las mujeres” con charlas, manifiestos y actividades en las que participaron todos los miembros de la comunidad educativa y distintos ejes temáticos, tanto en el IES José Frugoni Pérez como en el CEIP Saulo Torón, en el que se encuentra este curso nuestro alumnado de 1º y 2º ESO. La fachada del centro se engalana con una pancarta conmemorativa contra la violencia machista y, al entrar, si miramos hacia arriba nos encontramos con una exposición de nubes negras con gotas que tienen palabras escritas tanto en inglés como español como: disrespect, posesión, golpes, fear, jealousy … que “caen” en paraguas violetas convirtiéndose en corazones de empathy, cariño, amor, sinceridad, afection, trust… simbolizando que es posible eliminar esta lacra machista si abrimos a tiempo los paraguas violetas.

En una de las vitrinas encontramos las siluetas de cuarenta rostros anónimos con sus nombres y edades que representan a las cuarenta víctimas de este año, recordándonos que cualquiera puede ser la próxima, si no actuamos con celeridad y responsabilidad.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 21

También como homenaje a las víctimas de este año, que todavía no ha finalizado, cuarenta siemprevivas fueron plantadas en el jardín trasero de la Biblioteca para conmemorarlas siempre vivas.

Nuestra Biblioteca también está adornada con un inmenso lazo violeta y una exposición de libros feministas porque, tal y como decía Virginia Woolf, “el hecho de que exista una minoría privilegiada no compensa ni excusa la situación de discriminación en la que vive el resto”.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 22

Este reportaje de este 25N queremos dedicárselo a Pilar Pulido García, una de nuestras referentes, una mujer de bandera, una de nuestras rocheras más especiales y una de las dinamizadoras, por excelencia, de este día con sus palabras, su presencia y sus ideas porque “hay personas que son magia / por las que darías la vuelta al mundo / por un abrazo. Personas que son / nuestro cielo”. Ese cielo tiene nombre y se llama Pilar Pulido García. Va por ti, amiga y compañera del alma. El próximo curso estaremos en el patio conmemorando que esta lacra machista está llegando a su fin.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 23

Yanely Macías Vera (3º E)


Vol. II Diciembre 2020

 Página 24

Entrevista: MARÍA

LUISA SANTANA BENÍTEZ,

directora del IES José Frugoni Pérez

«Decidí que tenía que bailar mi propia música» ¿Por qué decidiste estudiar Matemáticas? Es una historia de enamoramiento. Siempre digo que las Matemáticas fueron un flechazo para mí, fueron mi primer amor y sigo enamorada de ellas. Con el paso del tiempo, me he enamorado de otras cosas, como trabajar en lo que hago ahora mismo. Pero las Matemáticas fueron un amor que surge con once añitos, cuando yo llegaba a casa, sin tantas cadenas televisivas, ni tantas opciones de ocio y, para entretenerme, me ponía a hacer los ejercicios del final del libro de Matemáticas. De repente encontré una división de polinomios y comencé a hacerla, yo sola, y me di cuenta de que había una regla general para hacer una división, digamos que me inventé una regla general. Aquello supuso para mí un enamoramiento del que recuerdo perfectamente el momento y fue una gran satisfacción, un antes y un después en mi vida. Cuando terminé 2º de Bachillerato, lo que en aquel momento se llamaba COU, pensé estudiar Medicina porque me gustaba mucho y se podía estudiar en Gran Canaria. Sin embargo, fue fundamental mi madrina, que me dijo que indagara en mí y viera lo que realmente era mi pasión, que ella me ayudaría, y gracias a ella pude conseguirlo. Fue la mejor decisión, no solo por estudiar Matemáticas, que es hoy a lo que me dedico, sino porque me dio las herramientas que poseo para entrenar mi mente, crear una resiliencia para afrontar problemas, capacidad de aguante, de preservar y darle la vuelta a los problemas para intentar resolverlos. Las Matemáticas me han dado todo eso y mucho más.

Una vez en la Universidad, ¿observaste que el número de estudiantes era desigual respecto al género? Tendría que remontarme no solo a cuando llegué a la Universidad, sino a cuando vivía en un barrio periférico de Telde. Yo tenía muy claro que quería estudiar y mis padres también; aunque ninguno de los dos tenía carrera, tenían claro que me ayudarían para que estudiara si eso era lo que yo quería, mi madre sobre todo me ayudó muchísimo, a pesar de que ella era una mujer que se dedicaba a sus labores, nunca trabajó fuera de casa. Sin embargo, cuando terminé el colegio e iba a Bachillerato, fui la única del pueblo que aquel año terminó octavo e iba al instituto. Yo tenía una amiga con la que iba al colegio, una chica que era buena estudiante, y su familia le comentó a mi madre que cómo era posible que una persona tan seria como ella me permitiera ir al instituto. Le decían que su hija iba a estudiar Corte y Confección y que si íbamos al instituto nos íbamos a echar a perder, que como mujeres eso no estaba para nosotras. Así que agradezco muchísimo a mi madre que, con el poco mundo que ella había vivido en aquel momento, no hizo caso y tiró para adelante, con sus reservas, porque aquella conversación aún la recuerda. Recuerdo siempre el comentario de mi madre: que ella confiaba en mí y no iba a impedirme oportunidades si yo demostraba que era capaz. Hoy lo recuerdo y lo valoro muchísimo porque estamos hablando de cuarenta años atrás.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 25

Cuando llegué a la universidad pasó prácticamente lo mismo: terminé COU y ahí ya escuché que por qué iba a estudiar Matemáticas, que eso era una carrera de hombres, que cómo me iba a ir a vivir a Tenerife, sola y con diecisiete años. Que me iba a echar a perder, que no iba a estudiar… Cuando llegué a la carrera, en total éramos ciento y pico y efectivamente las mujeres éramos minoría. Yo vivía en un piso de estudiantes en La Laguna donde vivíamos seis chicas. Todas mis compañeras estudiaban carreras que podría decirse que estaban consideradas “carreras femeninas” y en el piso de encima vivía un grupo de chicos, con el que hicimos alguna amistad. Recuerdo que el primer año, cuando ellos se enteraron de que estudiaba Matemáticas se rieron y me dijeron: “¿tú? tú no vas a aguantar, tú antes de Navidad te vas a ir”, “esa carrera solo la aguantan unos privilegiados” o “¿te has fijado que solo hay chicos?”. Mi mayor ilusión era llegar al piso cuando aprobaba un examen y decirles la nota que había sacado, y ellos agachaban la cabeza. Como el primer curso de carrera me fue maravillosamente, entonces me decían: “Tú espérate a que avance la carrera…”. He notado esta desigualdad a lo largo de mi vida en muchos aspectos de los que no somos conscientes, que no son graves pero que sí van minando e introduciendo cierta desigualdad en nuestros trabajos y estudios. Recuerdo una anécdota muy curiosa: en 2º o 3º de carrera, llego al aeropuerto para coger el avión a Tenerife y la persona que está recogiéndome la tarjeta me pregunta que si voy a Tenerife a estudiar y qué estoy estudiando. Entonces le dije que “a ver si lo adivinas” y empezó a decir todas las carreras excepto las técnicas, ninguna carrera como Ingeniería, ni Aparejador, ni Matemáticas… Cuando le dije “Matemáticas” me miró con cara de incredulidad. Afortunadamente con el paso del tiempo todo esto ha ido mejorando y cada vez se nota más que hemos superado esas barreras.

¿Tenías planeado dedicarte a la docencia al acabar la carrera? La situación económica de mi familia no era muy boyante, por eso desde 1º de carrera, cuando volvía a Gran Canaria de vacaciones, me dediqué a dar clases particulares en una academia. Me pasaba el verano trabajando para ahorrar dinero y así ayudar a mi familia a pagar la carrera. Me gustaba mucho y creo que mi pasión por las Matemáticas era tal que lograba transmitirla. Sobre todo me gustaba transmitirles a los chicos que las Matemáticas no eran difíciles, porque siempre he creído que incluso el lenguaje es peyorativo cuando hablamos de Matemáticas: “hacer problemas” me parece una palabra feísima, porque los problemas matemáticos no son problemas, son retos. Uno de mis retos era convencerlos de que lo iban a conseguir, me encantaba ver cómo entraban en mis clases sintiendo que no podrían con aquello y finalmente salían adelante.

¿Cómo fueron tus primeros años en la enseñanza? Mis primeros años de docencia, como dije, fueron clases particulares que para mí eran importantísimas y muy bonitas. Fue una manera muy interesante de conseguir rodaje. Cuando terminé la carrera, como ese año no se abrían las listas para dar clase ni se convocaron oposiciones, decidí montar una academia en Telde y llegué a tener ochenta alumnos de clases particulares. Lo recuerdo con un cariño especial y todavía hay alumnos de esa época que me recuerdan. Mi primera sustitución la hice en el IES José Arencibia Gil. Fue muy especial para mí, porque además entré a trabajar al centro donde yo había estudiado y mi jefa de departamento era mi profesora de COU. A partir de ahí seguí trabajando en Ingenio: fue duro cuando llegas al instituto y empiezas a trabajar, te tocan cursos complicados, me tropecé con la realidad de gente que no quería estudiar, que odiaban las Matemáticas. Ahí empezó el verdadero reto, un cambio de mentalidad, asumir que no todo el mundo ama las Matemáticas como tú. Eso puede llegar a ser muy frustrante para un profesor, a menos que cambiemos el chip, que es lo que tuve que hacer. Puedo decir que me fascina mi labor porque hoy en día ya no considero que sea profesora de Matemáticas: soy educadora y luego soy profesora de Matemáticas. Es fundamental que el profesorado entienda eso, pero es difícil cuando has hecho una carrera muy dura y lo que quieres es que los demás compartan tu pasión.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 26

¿Has impartido clase en otros centros previamente? ¿Cuántos años llevas en La Rocha? He impartido clase en el Arencibia y en Ingenio, como ya dije. Luego estuve dos años en el instituto de Carrizal, otro más en el José Zerpa de Vecindario y después ya llegué a La Rocha, donde llevo dieciséis años. La llegada a La Rocha también es curiosa porque siempre pienso que en la vida no sabemos por qué ocurren las cosas y a veces cambia tu vida de manera inesperada y sorprendente, sin saber si es casual o no. Mi marido Paco y yo siempre hemos trabajado juntos, de hecho nuestra relación personal comenzó en el instituto de Ingenio. Hay gente que dice que no soporta trabajar con su pareja pero en mi caso lo llevo muy bien, es fantástico contar con él. Estábamos trabajando en Vecindario en aquel momento, ya estábamos casados y vivíamos en Valsequillo y como la carretera nos estaba pesando muchísimo decidimos pedir traslado cerca de casa. Aunque nos apetecía seguir trabajando juntos, a él le dieron plaza en Valsequillo y a mí en La Rocha. Yo me cogí un disgusto, porque me apetecía trabajar con Paco y cerca de casa. Tal fue el disgusto que intenté permutar con algún compañero al que le hubiese tocado Valsequillo y quisiese cambiar conmigo, pero no lo conseguí. Y aquí me quedé, pero a disgusto. Sin embargo me ha cambiado la vida. Bajo mi punto de vista, este centro ha sacado una labor profesional que nunca imaginé y que me ha dado muchísima satisfacción. Hoy en día considero que La Rocha es mi segunda casa. Adoro este lugar, adoro a la gente, el trabajo que hacemos, los compañeros y los padres y madres. Estoy muy feliz.

¿Has experimentado alguna situación de acoso por parte del alumnado? Al principio sobre todo te encuentras con que una pequeña parte del alumnado masculino, cuando tú eres mujer, ejercían una situación de poder, te hablaban de una manera altanera y tú te dabas cuenta en clase de que el alumnado conflictivo se crecía cuando eras mujer.

¿Y cómo lo abordaste? Pues por ejemplo en mi etapa en Carrizal tuve un conflicto bastante fuerte con un alumno que me hizo la vida imposible. Ya en aquel momento, hace veinte años, oí hablar por primera vez de la mediación. Se lo propuse al director y lo intentamos, aunque hoy en día me doy cuenta de que no lo hicimos bien, pero la situación se calmó bastante. Lo que hacemos ahora para abordar estas situaciones en el centro es reflejar las desigualdades, porque, con respecto a la convivencia, nuestra filosofía de trabajo desde hace dieciséis años consiste en que, más que mostrar a los alumnos todo lo que no deben hacer y estar siempre castigando, debemos hacerles ver el mundo que nos gusta, el mundo que funciona, en el que se convive de forma adecuada, que lo importante es vivir sin desigualdad, siendo solidarios y sostenibles, y sobre todo tratarnos de igual a igual y fomentando en cada uno de nosotros aquello que podamos hacer bien. Lo más importante: conviviendo de una manera igualitaria. Así es como abordamos en el centro casi todos los problemas: mostrando el mundo en el que queremos vivir, donde todo el mundo tenga su sitio en igualdad de condiciones. En eso se basan todos nuestros proyectos y nuestra forma de convivencia.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 27

En cuanto a tu experiencia profesional, ¿has vivido alguna experiencia machista? En mi vida profesional sí he recibido bastantes conductas machistas, cada vez menos y cada vez menos importantes. El paso fundamental para mí fue cuando asumí la dirección. Debo decir que en este centro, en treinta años que lleva abierto, solo hubo una mujer directora durante dos años. Por tanto, las familias y los alumnos estaban acostumbrados a una figura masculina en la dirección. Yo llegué al cargo sustituyendo a una persona muy importante para mí, con gran valía profesional y gran personalidad, un gran profesional al que el instituto debe muchísimo: Manuel Ramírez Morales, el antiguo director. Al sustituir a una persona tan emblemática tuve algunos problemas, sobre todo con las familias: encontronazos bastante duros con algunos padres o comentarios del tipo “esto no pasaba cuando estaba Manolo”, que son bastante dolorosos porque una pone todo su empeño en el trabajo. Me pasé un año entero siendo comparada. En ese momento lo abordé diciendo que a pesar de admirar y querer muchísimo a Manolo, decidí que tenía que bailar mi propia música y que, si con el tiempo esa música era aceptada por los miembros de la comunidad, perfecto. Y si no, pues a otra cosa. Creo que con el tiempo todo se ha diluido y he conseguido que la gente me conozca, me entienda y me respete sobre todo. Me gustaría agradecer a todo el claustro la complicidad y el trabajo compartido, sobre todo a todos los componentes de mi equipo directivo en estos años como directora: Pilar Pulido, Miguel, Toni Melián, Raquel, Jenni, Elena, Mario, Paco, Eva y el recuerdo de Nicolás siempre presente.

¿Supuso un gran cambio para ti asumir la dirección del centro? La dirección me ha ayudado a perseguir mis ideales, por eso digo que las Matemáticas me han ayudado muchísimo, aunque hoy en día doy pocas clases de Matemáticas. Me siguen fascinando, pero me han permitido otro tipo de cosas como ser humano. Por eso siempre animo a los alumnos a estudiar, a conseguir una profesión, a enamorarse de cosas, a seguir sus pasiones y a hacer de sus pasiones y sus hobbies su vida, si se puede. Por supuesto siendo prácticos, también hay que comer, es indudable. Pero el convertir tus pasiones en algo que te permita vivir da mucha felicidad y yo creo que lo he conseguido. La dirección me supone un agotamiento tremendo, pero las cosas que te gustan, aunque te cansen, no te duelen.

Como directora, ¿cómo te ha afectado el coronavirus? ¿Ha sido complicado adaptar el centro a las medidas sanitarias? El curso pasado fue tremendamente difícil y, este año, convertir el centro en un lugar seguro para el alumnado ha sido muy complicado: luchar con la Consejería para que nos pongan los medios adecuados, el gasto de dinero ha sido terrible, de hecho lo que nos da la Consejería no nos da ni para el 30% de los gastos que hemos tenido. Alojar a 1º y 2º de la ESO en el colegio Saulo Torón supuso un desgaste emocional muy complicado y la empatía, en determinados momentos, brilló por su ausencia. Pero creo que hemos salido airosos: en el Saulo el alumnado está bastante bien, entran en el instituto con garantías de seguridad, de hecho hemos conseguido que en principio -a pesar de haber tenido un positivo en el centro- no se ha producido ningún contagio. Se ha hecho un esfuerzo enorme y agradezco muchísimo al profesorado que colaboró a principio de curso en labores de limpieza, mudanza, en los jardines traseros… También a las familias que ayudaron en el traslado al Saulo Torón y al alumnado, que se están portando como campeones, respetando las medidas para que esto salga adelante. Ha sido una prueba de fuego que espero que termine pronto, pero creo que en La Rocha hemos sabido vacunarnos aún sin vacuna. A pesar de que ha sido duro, estoy muy contenta con el resultado que estamos obteniendo. Entrevistadores: Gabriel Alonso Cordero (2º Bach. A), Paula Jiménez Lozano y Mar Artiles González (2º Bach B)


Vol. II Diciembre 2020

 Página 28

El plástico que no se ve “Los desechos de plástico serán los fósiles de nuestra época que los investigadores desenterrarán en el futuro” Durante la última semana del mes de octubre y la primera de noviembre se realizó en el instituto un taller on-line titulado “El plástico que no se ve” organizado por el Proyecto Árbol y la Red de Sostenibilidad en 4º de la ESO. Durante tres sesiones se abordó la problemática del plástico; desde su acumulación en el mar hasta el problema que existe en su reciclado desde que China (el mayor importador de plástico usado) decidiera no seguir siendo el vertedero del mundo. Aunque el plástico era prácticamente desconocido para nuestros abuelos cuando eran pequeños, hoy en día la industria dedicada a la producción del plástico ha hecho que sea indispensable en nuestra vida. Está por todas partes, desde la cumbre de las montañas hasta las mayores profundidades de los océanos. Fabricamos casi 100.000.000 de toneladas cada tres años; si fuera un film transparente como el que usamos para conservar los alimentos, la producción de las últimas décadas podría cubrir la superficie del planeta y de seguir a este ritmo, podrían añadirse varias capas de ahora a mitad de siglo. Este material derivado del petróleo no es biodegradable (es decir, ningún ser vivo lo incorpora a su tejido porque es un material artificial y tóxico creado por el ser humano) y, como indican los expertos, se acumula progresivamente por todas las partes del planeta. En los océanos han formado ya cinco grandes islas o “manchas de basura” (una especie de neocontinentes de plástico), con las consiguientes consecuencias nocivas para la fauna y flora marinas: muchos animales y protistas lo ingieren porque el microplástico tiene una forma similar a su alimento natural y, en el caso de las plantas, algas y corales la acumulación de plástico en la superficie del mar no deja pasar la cantidad de luz suficiente para realizar la fotosíntesis a mayores profundidades por lo que crea una gran mortandad entre estas comunidades de seres vivos. Además, si no controlamos el problema de la contaminación por plástico en el océano, corremos el peligro de contaminar toda la cadena trófica marina, desde el fitoplancton hasta las ballenas. Muchos expertos aseguran que para cuando la ciencia esté a la altura del reto, quizá sea demasiado tarde y no podremos retroceder. Esta gran cantidad de plástico estará incrustada en la fauna silvestre del océano para siempre y por ende, nos la comeremos los humanos al consumir pescado y marisco.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 29 Un 40% del plástico fabricado hoy son envases desechables de un solo uso (la mayoría es fabricado para utilizarlo y desecharlo en menos de una hora) por lo que es necesario un cambio fundamental en la fabricación, el uso y la gestión de la basura plástica. Se deberá mejorar la recogida y el reciclaje de basuras, rediseñar los productos para eliminar los envases hechos de plásticos no reciclables, expandir los envases reutilizables y, en algunos casos, sustituir el plástico por otros materiales. Con todo, las soluciones como el reciclaje, que ahora oscila en torno al 12 % a nivel global, también exigen más centros de reciclaje de los que existen. Los envoltorios de golosinas y las bolsas de patatas fritas se han convertido en el tipo de residuo recogido más habitualmente en las playas, superando por primera vez las colillas de los cigarrillos como residuo principal según Ocean Conservancy sobre su limpieza de playas anual de 2019, en la que se recogieron más de 20,8 millones de toneladas de basura de las playas de 116 países.

Se trata de 32,5 millones de objetos recogidos en un día. Los otros productos recogidos que figuran en los diez primeros puestos están relacionados con la comida y la bebida, y la mayoría no son reciclables. La lista incluye botellas y tapones, pajitas y agitadores, vasos, tapas, recipientes de comida para llevar y bolsas de plástico. Que los envoltorios alimentarios hayan asumido el primer puesto solo evidencia la producción insostenible de envases de comida y bebida desechables de un solo uso y, lo que es peor: gran parte de los envases alimentarios no son reciclados por los consumidores o no pueden reciclarse.


Vol. II Diciembre 2020

 Página 30

Ante esta problemática si todas y todos ponemos de nuestra parte podemos hacer pequeños cambios que mejorarán la situación actual. Durante el taller se propusieron varias acciones como: ➔ Desechar productos que vienen super envasados en plástico ➔ Desechar las botellas de agua de un solo uso y utilizar termos o cantimploras (mejor de acero) ➔ Llevar bolsas de tela o de plástico de varios usos al supermercado y desechar las bolsas de un uso ➔ Desechar las bolsas transparentes utilizadas en la compra de hortalizas, verduras y fruta ➔ No utilizar las pajitas de plástico para las bebidas ➔ Sustituir en los cumpleaños y asaderos los platos, cubiertos y vasos de plástico por otros de cartón, bambú (ahora son muy comunes en los supermercados) ➔ Exigir (mediante sugerencias y reclamaciones) a los establecimientos que utilizan plástico de un solo uso que los cambien por material más sostenible. Por ejemplo, en el McDonalds, la tapa de plástico de la bebida.

Está claro que el problema es muy grande y como consumidores no podemos solucionarlo del todo pero sí podemos cambiar nuestros hábitos y con ello, se producirá un efecto dominó que hará que los establecimientos comerciales, supermercados y empresas se adapten a nuestras exigencias y utilicen menos productos plásticos que hoy en día pueden ser reemplazados por otros materiales biodegradables (la tecnología existe, solo queda dar el salto a un consumo más amigable con la naturaleza).

La información la tienes …. ¡ahora te toca tomar partido! Amaia Bilbao Villena  Coordinadora del Eje temático Educación ambiental y Sostenibilidad BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA: https://www.muyinteresante.es/naturaleza/articulo/el-plastico-invade-la-tierra-991453992153 https://www.nationalgeographic.es/ciencia/2020/10/contaminacion-por-plastico-problema-descomunalno-es-demasiado-tarde https://www.nationalgeographic.es/ciencia/2020/09/envases-plastico-para-alimentos-superan-colillasdesecho-mas-abundante-playas


Vol. II Diciembre 2020

 Página 31

Poppy Day Recuerdo la primera vez que vi amapolas en todas las solapas de los británicos en uno de mis viajes a Reino Unido. En medio de la lluvia londinense, esas pequeñas poppies eran destellos de color que brillaban en medio del gris. Me pareció precioso en ese momento, y sublime cuando leí que eran el símbolo del fin de la Gran Guerra, la primera mundial. Tras la retirada de las tropas, la tierra removida por los horrores de la batalla provocó una explosión de vida. Millones de amapolas surgieron llenado las trincheras de color. Eran una metáfora de esperanza, del poder de la vida, del renacer y del cambio. Casualidad poética: once del once a las once. La I Guerra Mundial acabó un once de noviembre a las 11 horas, a través de la firma del armisticio. Las amapolas empezaron a florecer en el campo, y en las solapas convirtiéndose en recuerdo de aquellos que habían perdido la vida, para que otros viviesen en paz. Las amapolas sirven para recaudar fondos y suelen hacerse de manera artesanal. Se venden en las calles, en los supermercados, en las tiendas de barrio durante toda la semana en la que se encuentra el 11 de noviembre. Cuando la IGM acabó, los países tuvieron la esperanza de que un conflicto así no volvería a repetirse y en cambio en dos décadas se vieron inmersos en la Segunda. Hoy, sigue habiendo conflictos armados activos, así que los ciudadanos y ciudadanas de la Commonwealth (Mancomunidad Británica de Naciones) siguen llevando sus amapolas como recuerdo de lo que pasó y de lo que está pasando. Desde el programa AICLE creemos que la cultura y las tradiciones son un vehículo para entender la lengua, y por eso trabajamos el “Poppy Day “en 1º y en 2º de la ESO durante la semana del 11 de noviembre de 2020. Ana Navarro Ojeda. Coordinadora del “CLIL Programme”. Departamento de Geografía e Historia


Vol. II Diciembre 2020

 Página 32

 Serendipia  Serendipia es una publicación del Eje temático Comunicación Lingüística, Biblioteca y Radio escolares del IES José Frugoni Pérez (La Rocha), en Telde (Gran Canaria). Esta publicación está coordinada por Paula Concepción Hernández e Inmaculada Medina Peñate. Toda la comunidad educativa está invitada a participar en ella. serendipialarocha@gmail.com

Profile for Serendipia La Rocha

Serendipia vol. II  

Periódico del IES José Frugoni Pérez (La Rocha). Vol. II. Diciembre 2020

Serendipia vol. II  

Periódico del IES José Frugoni Pérez (La Rocha). Vol. II. Diciembre 2020

Advertisement