Page 4

4

UN DEBATE NECESARIO: LA REFORMA DE UN CODIGO PENAL Q

Junio de 2014 | Será Justicia

INFORME ESPECIAL: EL CÓDIGO PENAL ARGENTINO • LAS MIRADAS JURÍDICAS Y SOCIALES SOBRE UNA REFORMA URGENTE Y NECESARIA | Por César Pucheta

El desafío social para una nueva legislación penal

Hernán Cappelletti

L            . L     . L J,       . ¿G     ? El debate sobre la reforma del Código Penal es uno de los más importantes entre aquellos que el Estado Nacional ha decidido impulsar en el último tiempo. Producto de discusiones permanentes y de arbitrarias lecturas coyunturales, el tema se ubicó en la escena pública casi de manera preponderante en los últimos mese. Ese arbitraje coyuntural que los diferentes gobiernos han llevado a cabo desde 1921 (año en que sancionó el Código en vigencia) hasta la actualidad, generó en el texto original alrededor de un millar de modificaciones y normas especiales que buscan actualizarse y sistematizarse en la reforma que se discute a partir del Anteproyecto que hoy se encuentra en la segunda fase de su desarrollo, puesto al análisis de las universidades y las organizaciones no gubernamentales. “Nuestro Código Penal responde a paradigmas de hace 100 años, y si bien eso representó un avance en su momento, su espíritu estaba contenido en premisas que son características del derecho liberal”, comenta a Será Justicia la doctora María Laura Garrigós de Rébori, titular de la Cámara de Casación Penal y del colectivo Justicia Legítima. Visto desde nuestro cristal de época, el principal problema que tuvo la génesis de aquel proyecto se suscitó cuando el Código llegó al Senado. Allí primaron las teorías deterministas que en ese momento estaban en boga, lo que “generó que se instalará la idea de la ‘peligrosidad’ que debía ser controlada a través de la ley penal y en la que se daba por sentado que una persona que cometía delitos era una per-

sona ‘peligrosa’ que iba a volver a cometer delitos. La ley penal, entonces, no sólo debía actuar ante el delito, sino que debía servir para prevenirlo”. El determinismo como filosofía de pensamiento penal llegó a relacionar el accionar delictivo con sintomatologías físicas (planteaba que la

existencia de problemas neurológicos predeterminaban a alguien a cometer delitos) y, más adelante, con teorías sociales de tipo darwinista. “Todas esas teorías están terminadas –dice Garrigós de Rébori–, ya nadie piensa que el delito está determinado biológica o sociológicamente. Aunque

EL ASOMBROSO CONTRAPUNTO EPISTOLAR ENTRE ZAFFARONI Y FRANCISCO

Los puntos sobre las íes te y haga frente al “Creo leer en las padaño causado y lolabras de Su Santigre replantear su vidad una renovación da sin quedar aplasy actualización de la tado por el peso de admonición de ‘causus miserias”. tela’ en el uso del Advirtiendo sopoder punitivo”. Las bre algunos discurpalabras pertenecen sos opositores que a un tramo de las La Iglesia y el Derecho. Respuesta a la carta del Papa. intentan poner el foexpresiones que, en nombre de la Asoc. Latinoamericana de Derecho co de la discusión en la necesidad de un endurePenal y Criminología y de la Asoc. Internacional cimiento de las penas y la ‘prevención’ a cualquier de Derecho Penal, el juez de la Corte Suprema, Eu- costo, esas palabras son retomadas por Zaffaroni para su misiva, en la que observa que “nuestra regenio Zaffaroni, dirigió al Papa Francisco. Con cuestionamientos internos y externos, la gión sufre diferentes niveles de violencia que sóIglesia Católica ha jugado un rol importante en lo parecen interesar como objeto de manipulación medio del debate, mediante la actuación directa mediática, en pos de consolidar la idolatría del de su máxima autoridad. Sus participaciones pú- poder punitivo”. El contrapunto, en el que el ministro de la Corblicas en torno al tema tuvieron su expresión en las declaraciones formuladas a partir de una carta te elogia el rol papal por “valioso” y “valiente”, siroficial y en la reunión que lo encontró con el co- vió para poner blanco sobre negro en una discuordinador de la comisión encargada de la redac- sión que parece desviarse, centrándose en la pución del Anteproyecto, Roberto Carlés. En sus pa- nibilidad, y sobre la que el Papa ya había intentalabras, el Sumo Pontífice ponía acento en la nece- do ubicar –humana y religiosamente– en torno a sidad de “avanzar y hacer lo posible por corregir, la armonía social en la que debe enfatizarse la pomejorar y educar al hombre para que madure en sibilidad de “rehabilitación y total reinserción (del todas sus vertientes, de modo que no se desalien- reo) en la comunidad”.

sí hay indicadores de que hay una propensión al delito por parte de aquellos que tienen complicaciones para poder elegir lo que quieren elegir. Eso nos involucra como sociedad en lo que debemos entender como el reparto de posibilidades. Si no podemos garantizar esa igualdad de posibilidades al principio, seremos corresponsables de las diferencias que esto provoque. “Hoy sabemos que cuando se incrementa la brecha entre los más ricos y los más pobres, aumenta la conflictividad social, se incrementa la violencia y, naturalmente, el delito. Este nuevo Código toma nota de eso al reconocer que la mayor vulnerabilidad del autor al momento de cometer el delito debe ser tomada en cuenta al considerar la pena. No es que vamos a eliminar la pena porque alguien haya tenido dificultades para concebir su vida en origen, pero es un factor que se va a considerar como coadyuvante al momento de cometer el delito. Y eso es importante, porque la propia sociedad que ha colaborado en generar desigualdad y marginación es copartícipe y co-culpable de los delitos que se provocan en su seno. La sociedad, entonces, debe ser responsable de pensar las soluciones. Y allí ingresan todas las alternativas de cumplimiento de pena en la que se va a involucrar el cuerpo social”. El espíritu del Anteproyecto elaborado por una comisión especial integrada por Raúl Zaffaroni, Ricardo Gil Lavedra, Federico Pinedo y María Elena Barbagelata parece estar expresado, filosóficamente, en esta lectura.

Profile for Será Justicia

Será Justicia Nº 38  

Será Justicia es una publicación impulsada por uno de los organismos de Derechos Humanos de Córdoba -Familiares de Desaparecidos y Detenidos...

Será Justicia Nº 38  

Será Justicia es una publicación impulsada por uno de los organismos de Derechos Humanos de Córdoba -Familiares de Desaparecidos y Detenidos...

Advertisement