Issuu on Google+

SEPROINFORMA EDICIÓN 13 - MAYO 2013

SECUESTRO VIRTUAL:

El delito de moda. Sepa cómo actuar


El secuestro virtual, una forma de extorsión. Inicia con la llamada del delincuente a una víctima elegida al azar e informan sobre un supuesto secuestro de un familiar. Esta mentira sirve para exigir el pago de un rescate en una cuenta bancaria abierta para el efecto, o la compra de cierta cantidad de tarjetas de teléfono celular. La forma de conseguir su propósito es bajo la amenaza de matar al rehén si alguien llama a la Policía


Extorsión telefónica: Consiste en amenazar con secuestrar o dañar a algún familiar si no se deposita cierta cantidad de dinero en una cuenta de banco abierta únicamente para la transacción, esta cuenta es cancelada tan pronto se realice la transferencia o pago. El extorsionador puede fingir ser miembro de alguna corporación policíaca o grupo delictivo.


Fraude Telefónico La víctima recibe una notificación de “ganador”, donde le hacen acreedor a algún premio otorgado por una “empresa” generalmente crediticia o de teléfonos celulares. Para poder reclamar el premio, el “ganador” debe comprar tarjetas de celular y darle los números de las mismas al delincuente que hizo notificación telefónica.


¿Cómo operan? Los delincuentes consiguen un paquete de teléfonos celulares y cierta cantidad de chips para efectuar las llamadas. Los chips son intercambiados entre los aparatos para dificultar el rastreo de llamadas. La persona que realiza las llamadas está en constante movimiento para evitar ser detectado por la Policía. Cuando la extorsión se comete desde la cárcel, la llamada se efectúa desde los teléfonos públicos ubicados en los pabellones.


CONSEJOS: • Usted debe estar atento, generalmente estas personas se hacen pasar por policías, inspectores municipales o médicos. • No brinde ningún dato o información por teléfono, sobre sí mismo o ningún otro miembro de su familia, y menos aún sobre familiares que estuvieran ausentes en ese momento. • Pida un número de teléfono fijo, NO celular, para contactar a la presunta empresa o institución que le está haciendo la llamada y así poder chequear la información recibida. • Si el llamado procede desde un teléfono público ubicado en la cárcel, en muchos países esta circunstancia es informada por un mensaje automático previo. Rechace la comunicación si no tiene personas conocidas alojadas en una cárcel.

• NO llene cupones con datos telefónicos a desconocidos, en ningún sitio público: locales comerciales, cines,

centros de compras o en la calle.

• En su celular no guarde números con la palabra “mami” o “papi”. Al utilizar nombres evita problemas en caso

de que extravíe o roben su celular.


CONSEJOS: • Corte la llamada: tenga presente que en caso de accidentes la Policía informa personalmente. •

Mantenga la calma y comuníquese rápidamente al 911 (emergencia policial) informando sobre los pormenores del hecho. Personal policial le ofrece asesoramiento y contención adecuada.

• Tome contacto con el familiar que no está en la casa y que supuestamente está “secuestrado”. • Formule la denuncia en la unidad policial o judicial de su zona. La extorsión es un delito. Su deber como ciudadano es denunciar.


Comprometidos con su seguridad, confĂ­enos su tranquilidad.


SECUESTRO VIRTUAL: El delito de moda. Sepa cómo actuar