Page 27

EXPOSICIONES L’enfant terrible Desde ayer y hasta el próximo 16 de septiembre podrá visitarse en la Sala de Exposiciones Vista Alegre la muestra del artista murciano Buendía Martínez que lleva por título L’ENFANT TERRIBLE. El autor presenta 33  obras en las que el protagonismo temático  se centra en los juegos tradicionales infantiles y donde se aplica un estilo en el  destaca los fondos de pintura abstracta en contraste con el realismo figurativo de las escenas.

Buendía Martínez es académico de la Real Academia Alfonso X el Sabio, con un amplio currículum de exposiciones nacionales e internacionales. Su obra, que se puede encontrar en colecciones particulares, museos y fundaciones, ha recibido numerosos premios a lo largo de su trayectoria artística en las que aplica variadas técnicas como   el óleo, la acuarela, el grabado y la estampación, así como la escultura en hierro, la cerámica y la ilustración.

Exposición fotográfica en La Mata La nevada del 18 de enero del 2017 es la protagonista de la exposición fotográfica que hasta el 31 de agosto se podrá ver en el Centro Polivalente de La Mata. Bajo el título “La nevada del 18 de enero en La Mata y Torrevieja” se presenta esta exposición de más de 80 fotografías de aquel histórico día recopiladas por Proyecto Mastral – El tiempo en Torrevieja y captadas por

diversos autores. Imágenes de las playas, del Parque Natural o del Dique de Levante cubiertas de nieve forman esta histórica exposición que organiza el Instituto Municipal de Cultura “Joaquín Chapaprieta” a través del Departamento de Exposiciones junto con la Sede de la Universidad de Alicante en Torrevieja y el Proyecto Mastral.

palabras enmarcadas Marco Antonio Torres

Don de la juventud En 1953 se alzaba con el premio Adonais un poemario titulado Don de la ebriedad. Los primeros versos del primer poema del libro parecían tallados en piedra: “Siempre la claridad viene del cielo;/ es un don: no se halla entre las cosas / sino muy por encima, y las ocupa / haciendo de ello vida y labor propias.” Su autor, Claudio Rodríguez, tenía 18 años cuando se publicó. Son muchas las actitudes que podríamos asociar a la juventud: la rebeldía, el inconformismo; también el miedo o la inseguridad. Algunas de estas actitudes se mueven, qué duda cabe, entre el tópico y la verdad, entre la etiqueta fácil y el certero axioma. Creo, no obstante, que el asombro es, o debería ser, una actitud fundamental de los jóvenes. La capacidad para asombrarnos por todo lo que nos rodea es natural durante toda la infancia, cuando atónitos contemplamos el mundo desplegándose ante nuestros ojos. Ya en la juventud ese asombro va asumiendo todo el incipiente baga-

je que nos proporciona la familia, la educación, nuestras primeras experiencias lectoras, las inevitables tentativas amorosas. Con la mirada ya cargada de experiencia entramos en la edad adulta, y lo que antes era asombro ahora se nos vuelve terreno ya conocido. El precio por intentar ser algo más sabios es bastante alto, ya que se paga con nuestra inocencia. Hay libros a los que uno regresa cada cierto tiempo, de la misma manera que siempre se vuelven a recordar los veranos de nuestra juventud. Cada vez que leo Don de la ebriedad un extraño mecanismo se pone en marcha dentro de mí; un mecanismo que activa ciertos recuerdos de mi infancia y de mi juventud, cuando despertar y abrir los ojos al mundo era la principal tarea que nos ocupaba. Para eso también sirve la lectura: para recordar lo que un día fuimos.

27

Vista Alegre 3045  
Vista Alegre 3045  
Advertisement