Page 2

2

ACTUALIDAD

Domingo, 11 de agosto de 2019

INFORME ESPECIAL

Un año sin Wanda Navarro v El 23 de agosto se cumplirá el primer aniversario de su muerte. v Su familia transita la lucha por Justicia con expectativas y reservas. v El nexo con otra mamá que también perdió a una hija por la vioencia machista

Con la conmoción tan cerca, la familia exteriorizó su bronca el día después en que apareciera el cuerpo sin vida de la adolescente

Por: Marianela Tabbia (De nuestra redacción)

Sentada en la mesa de su cocina, mate de por medio, espera Stella. Espera una entrevista periodística, pero también respuestas. En la vereda del frente, juega su hijo menor con su nieta de apenas un año a quienes no quita de su ángulo de visión. Cada tanto, ellos le dibujan una tímida sonrisa. Stella Tevez es la mamá de Wanda, la adolescente que perdió la vida -según determinó la Justicia- en manos de tres hombres mayores de edad, hoy detenidos en la prisión de Bouwer, mientras se sigue investigando el crimen. Wanda partió de su casa a la escuela el 23 de agosto de 2018, pero nunca llegó. Pasaron las horas y la desesperación empezó a invadir a la familia, el entorno y a cada persona que la conoció. Dos días después, encontraron su cuerpo en un descampado y allí nació un centenar de interrogantes y de heridas.

La charla tiene lugar con tono pausado y, muchas veces, entrecortado. Una fotografía de Wanda ocupa un lugar destacado de la habitación como recuerdo vivo de su paso por esta tierra. La emoción, en más de una ocasión, supera las palabras. “Lo que pasó, no lo entiendo. No sé qué pasó. Por eso, le dije al fiscal: ‘quiero que me digas la verdad’. Que llegue hasta lo último y acá estamos, esperando, viviendo el día a día porque cada día es uno nuevo y tengo que decir ‘me levanto’ porque hay veces que no tengo ni ganas”, cuenta la mamá.

“No tengo nada que esconder. Sé lo que tenía en casa. Sabía cómo era Wanda. Si ella tenía un pedazo de pan y alguien venía y se lo pedía, ella se lo daba porque era de ese corazón. Tenía un corazón muy lindo”, dice, franca, Stella y destaca: “Esto es un dolor que no se lo deseo a nadie. Perder un hijo te parte en dos y no sabés cómo seguir. Por ahí respirás profundo, te dormís llorando y te levantas al otro día llorando. Es muy difícil esto que nos ha pasado. Te juro que nunca me imaginé llevar flores a un cementerio a mi hija”.

Nuevas batallas

Federico, Karen y Alexis son los hermanos de Wanda que, de distintas maneras, vienen transitando este doloroso camino. El más pequeño de la familia fue quien más exteriorizó todas sus emociones en la escuela por lo que debió contar con el apoyo de una psicóloga y de las docentes de la institución. “Federico y yo fuimos al psicólogo. Yo iba al Polo de la Mujer y dejé porque se vino todo un proceso para él que le hizo retroceder en la escuela. Decía

Las visitas a Tribunales se volvieron una rutina en la vida de Stella. Con el tiempo, fueron disminuyendo ya que la información que obtenía de allí era escasa debido al estricto secreto de sumario. Todo lo que pueda ayudar a dilucidar qué ocurrió aquella mañana de agosto, vale. Por eso, recientemente entregó los cuadernos de la escuela al fiscal Guillermo Monti para ver si se puede rescatar alguna pista más de lo que escribió la joven.

El camino como familia

Sigue en página 3

Profile for Primer Día

Semanario Primer Día Nº 448  

Edición del domingo 11 de agosto de 2019

Semanario Primer Día Nº 448  

Edición del domingo 11 de agosto de 2019

Advertisement