Issuu on Google+

Semanario de Información y Formación Católica Domingo 20 Enero de 2013

Año

Nº 1472

Editor: CODIPACS

EL GOZO EN LA VIDA COTIDIANA

Pág. 2

Donativo: $ 5.00

DAVID LOZANO & BANDA DOICH

Pág. 5

VIGILIA DIOCESANA DE LA ESCUELA DE LA CRUZ 2013

TIEMPOS DE ESPERANZA Las tinajas vacías, la ausencia del gusto y la alegría por un vino que a fuerza de consumirse, termina por agotarse; la vida humana que Dios nos ha regalado, vida derrochada, malgastada, apurada de prisa como un trago cualquiera en medio de abusos y sin sentido y al igual que aquellos

festejantes, nos quedamos de repente con la sensación de tristeza y vaciedad, nuestros corazones, al igual que aquellas tinajas, se quedaron sin más nada para seguir adelante en la celebración de la gran fiesta que es nuestra propia vida. María pide ayuda a su bendito hijo, ella, la abogada, la madre sensible y dulce, socorre a los desterrados y aquél acto de filial amor. Hoy, el tiempo de Cristo sigue cum-

SAN MACARIO DE ALEJANDRÍA ÚNICO E IR R EPETIBLE

Pág. 8

pliéndose, porque mientras en Caná daba inicio prácticamente a su vida pública, hoy, a milenios de su venida y el cumplimiento cabal de su misión salvadora para la humanidad, está hablándonos al corazón y en ese silencio individual e intransferible, sigue diciéndonos que llenemos nuestras tinajas con agua para que Él, la convierta en vino, el vino pleno de saber que vivimos inmersos justamente en la fuente misma del Amor.

Pág. 4

El racimo de uvas. Un día en aquel desierto tan caluroso le llevaron de regalo a Macario un bello racimo de uvas. El por mortificación no lo quiso comer y lo regaló al monje que vivía por allí más cerca. Este tampoco lo quiso comer, por hacer sacrificio, y lo llevó al monje siguiente, y así fue pasando de monje en monje hasta volver otra vez a Macario. Este

bendijo a Dios por lo caritativos y sacrificados que eran sus compañeros. Dios le había dado a Macario un cuerpo muy resistente y entre todos los monjes, era él quien más fuertes mortificaciones hacía y el que más ayunaba y más rezaba. Pág. 10

N ECE SI DA D DE SA NA R Y CU R A R EL A LM A

Pág. 9


2

LA VOZ DEL PASTOR

LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero 2013

EL GOZO EN LA VIDA COTIDIANA DIRECTORIO Fundador: Mons. Carlos Talavera Ramírez (+) Presidente: Mons. Rutilo Muñoz Zamora Director y Editor: P. Lázaro de Jesús Caraveo Carrera Diseño Grafico: Jaime A. Pérez Hernández y Josefina Muñoz Alvarez Suplemento Litúrgico Josefina Muñoz Alvarez Redacción: Josefina Muñoz Alvarez

MADRID, Enero 2013 (Zenit.org). Autor: Juan del Río Martín

Compartimos el artículo del colaborador el arzobispo castrense de España Juan del Río Martín, sobre algo “muy serio”, el gozo y el buen humor de Zenit.org. Finalizado el bullicio, la fiesta y los encuentros navideños, se regresa a la vida ordinaria con sus horarios, obligaciones y quehaceres. Para el hombre y la mujer que viven sumergidos en el nihilismo divertido de la cultura actual, la vuelta a la rutina de la vida cotidiana, les produce horror, estrés y otras muchas hipocondrías. Ese fenómeno revela la enfermedad de nuestro - tiempo que es la soledad de la persona y la ceguedad existencial para disfrutar de la belleza de la vida diaria.

Corresponsales: Javier Vidal, Héctor Jahir Negrete, Gabriela Montalvo, Josefina Muñoz Alvarez Xpresión juvenil. Distribución: Codipacs Administración: P. Lázaro de Jesús Caraveo Carrera. Impresión:

La Voz Diocesana de Coatzacoalcos, Aldama No. 502, Col. Centro Tel. (921)-21-2-90-00. Coatzacoalcos, Ver. Mail. pastoraldemedios@ hotmail.com semanariolavoz@live. com.mx Facebook. Codipacs Coatzacoalcos Twitter. @ codipacscoatza Canal YouTube. Codipacscoatza

El descanso nos viene pedido por el Creador (cf. Gen 2, 1-3) La fiesta es expresión, en un tiempo privilegiado, de la necesidad que el ser humano tiene de la alegría para poseer una existencia lograda. A la vez, debe ser estímulo para encarar con energía renovada cada nueva semana o periodo posvacacional. Lo insoportable del vivir de cada día es la carencia de gozo en lo que se hace, se experimenta o se vive comúnmente. Esto suele suceder, entre otros motivos, por la falta de realismo en el planteamiento de la vida personal, social y profesional o simplemente sobra irritación, que deteriora el buen tono en la convivencia familiar y general. Hay que comenzar este inquietante 2013 con el firme propósito de redescubrir la belleza y el gozo de la propia rutina, para ello os propongo la medicina del un buen humor, de la amabilidad y de la comprensión. ¡Cuántos problemas se solucionarían evitando los malos modos y ejercitando el apostolado de la sana sonrisa a nuestro

alrededor! El humor ha sido objeto de estudio desde la Filosofía antigua, pasando por la Teología, hasta la Psicología moderna. No han faltado ejemplos de santos, como San Felipe Neri o San Juan Bosco, que hicieron del regocijo y el júbilo vehículos de su pastoral y contacto con los demás. Se puede hablar del humor desde muchos puntos de vista. Así, para unos, se trataría de un dispositivo de liberación de tensiones nerviosas. Para otros, sería la reacción espontánea ante una situación cómica. Hay quienes lo experimentan como consecuencia de la incongruencia entre diversas ideas o situaciones desiguales. Pero todas esas teorías hacen del humor algo que viene dado desde fuera, como un componente psicológico que define cierto comportamiento. El chiste y la broma son juegos de lo cómico con lo irónico, con la sátira y otras caricaturas. Es evidente que no todo lo humorístico termina en risa, pero hay risas que no provienen de ahí, sino que son un mecanismo de defensa. Sin embargo, quiero referirme al humor, no como una actitud jocosa, que en ocasiones se da, sino como algo “serio”, como una pretensión de sentido, de delicadeza y humanidad. El buen humor es la capacidad de encajar serena y valientemente las cargas de la vida. Es saber hallar en cada instante el lado amable de la cotidianidad. Esto es muy importante a la hora de completar la madurez personal y la vida de fe. A este respecto, Zubiri decía que la persona tiene que ir “esculpiendo su propia estatua”. Esto se

puede realizar de diversas formas: siendo muy estricto en todo, trayendo consigo el mal humor, la angustia, el sufrimiento; otra manera sería empeñándose en un voluntarismo que endurece el corazón y el carácter; y una tercera vía serían la integración y superación de las dificultades de la vida, y es aquí donde reside el secreto del buen temperamento. Sin él, la persona será propensa a las enfermedades del alma que, con tanta frecuencia, se dan en nuestra sociedad. El buen humor nos hace ver con una serena distancia la realidad que nos toca vivir en el día a día. Es la actitud de poner las cosas en su sitio, de relativizar lo que habíamos hecho absoluto, de librarnos de los falsos ídolos, de reírnos de nuestras propias conquistas y de nosotros mismos. Para ello hace falta mucha sencillez y humildad de espíritu. Sólo es alegre –y no simplemente estar contento- el que reconoce su finitud, se abre a los otros y no se queda encerrado en su autosuficiencia

También el humor es la capacidad de comprensión del punto de vista del otro y, a la vez, la creatividad ante los choques inevitables, es decir, saber salir airoso de situaciones comprometidas. Esto impide huir del contrario o caer en el resentimiento. Para ello se requiere saber medir las palabras, controlar los silencios, poseer elementos positivos en nuestro interior y sujetar las riendas de uno mismo. Finalmente, les señalo que el buen carácter implica la afirmación de la libertad personal, la negación de ciegos determinismos y la admisión de un sentido profundo de la vida. En el caso cristiano, todo esto surge de la fe en un Dios que es Amor, que nos ha regalado la salvación eterna en su Hijo y que nos sostiene con la ayuda del Espíritu Santo. ¡Dios no está reñido con el buen humor! En efecto, como dice Benedicto XVI, “Dios no estorba en nuestra vida cotidiana” (La infancia de Jesús, p. 109).


CONOCE TU FE

LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero de 2013

EXCELENCIA DEL SACRAMENTO DEL BAUTISMO

E

s fácil comprender la excelencia de nuestro Bautismo. A partir del Don preciosísimo de la Gracia, que no solamente limpia nuestra alma de todo pecado sino que nos comunica la misma Vida Divina haciéndonos Santos, y nos da la posibilidad de gozar después de la muerte, de la felicidad de Dios mismo, comprendemos que el día más importante de nuestras vidas no fue el de nuestro nacimiento natural que festejamos en los cumpleaños, sino nuestro nacimiento por el Bautismo a una vida superior. Es por eso que muchos cristianos festejamos el aniversario de nuestro Bautismo. El conocimiento de la grandeza del Bautismo fue lo que llevó a decir a una camarera del Rey de Francia, cuando éste le reclamó diciendo: “¡Mira que soy el Rey de Francia!” “¿Y no sabéis Vos -dijo la mujerque yo soy hija de Dios por mi Bautismo?” Si ciertamente la Sagrada Eucaristía es la cumbre de los Sacramentos ya que nos da no solamente la Gracia sino al Autor mismo de la Gracia, sin embargo es el Bautismo aún más necesario que ella, pues siendo la Eucaristía el alimento supremo del alma, no podemos alimentarla si antes no nace a la Vida Divina. El Bautismo cambia por completo el valor de nuestras buenas obras, pues cuando no estamos en Gracia de Dios, merecerían tan solo una recompensa meramente humana, en cambio hechas en Gracia y con la intención de agradar a Dios, recibirán, como lo dijo Nuestro Señor Jesucristo, un premio eterno. Este bendito Sacramento es el único necesario para

la salvación, pues podemos salvarnos sin haber recibido ningún otro de los demás Sacramentos pero no sin haber sido bautizados ya que Jesucristo dijo: “Quien no renaciera del agua y del Espíritu Santo no puede entrar al Reino de los Cielos” (Jn.3,5)

conocimiento suficiente de la Doctrina Cristiana, tanto de las verdades contenidas en el Credo como de los Mandamientos de Dios y de los medios de Santificación, principalmente los Sacramentos.

fuimos bautizados de niños y no fuimos catequizados adecuadamente ni en la familia ni en la Parroquia y menos aún en la escuela laica oficial. De ahí la urgencia de la instrucción religiosa que siente las bases de una vida auténticamente cristiana ya que nadie ama lo que no conoce. Además, cuando hablamos de adultos, es necesario el arrepentimiento, aunque fuera imperfecto, de sus pecados. El adulto que habiendo cometido pecados mortales se hiciera bautizar sin el debido arrepentimiento, recibiría válidamente el Sacramento, pero quedarían en suspenso sus frutos (Gracia Santificante, perdón de todos los pecados) hasta tanto se arrepintiera. El adulto no necesita ni puede acudir al Sacramento de la Reconciliación, pues por un lado el Bautismo le borrara sus pecados y por otro lado los no bautizados no pueden válidamente recibir ningún otro Sacramento. LAS TRES CLASES DE BAUTISMO Enseña la Iglesia que existen tres clases de Bautismo: por el agua, por deseo y por la sangre. ¿Cómo sería posible que Dios en su infinito amor negara la salvación a un hombre bueno que no pidió el Bautismo simplemente porque nunca supo de él?

EL BAUTISMO DE ADULTOS Los adultos, lo mismo que todo aquel que ha llegado al uso de la razón, para recibir el Bautismo válidamente, deben tener las disposiciones siguientes: En primer lugar, la voluntad, el deseo de recibirlo, pues Dios que a nadie impone su Gracia, la concede generosamente a todo aquel que la quiera y no ponga obstáculo a ella. Dice el gran San Agustín: “Dios, que te creó sin ti, no te salvará sin ti”. Es necesaria la cooperación del sujeto adulto. No se tiene pues, derecho de bautizar a nadie contra su voluntad, ni a un adulto privado de sentido a no ser que hubiera anteriormente manifestado la voluntad de ser bautizado; pero sí existe el derecho de bautizar quien esta privado del uso de la razón. Pero además, es necesario que el bautizando con uso de razón (niño o adulto) tenga

Es lo que la Iglesia llama el Catecumenado, que en tiempos antiguos revestía suma seriedad y se podía prolongar por años. El Catecumenado o formación de los catecúmenos, tiene por finalidad permitirles en respuesta a la iniciativa divina y en unión con la comunidad eclesial, llevar a madurez su conversión y su fe. Se trata de una formación y noviciado debidamente prolongado de la vida cristiana, en la que los discípulos se unen con Cristo, su Maestro. Por lo tanto, hay que iniciar adecuadamente a los catecúmenos en el misterio de la salvación, en la prácti-ca de las costumbres evangélicas y en los ritos sagrados introduciéndolos en la vida de fe, la liturgia y la caridad del Pueblo de Dios (Documento “Ad Gentes” del Concilio Vaticano II). La Iglesia los abraza ya con amor, tomándolos a su cargo. El drama del Catolicismo en nuestra Patria consiste en que todos

Aquel aforismo de que “fuera de la Iglesia no hay salvación” debe ser interpretado incluyendo a los que han amado a Dios tal como lo conocieron y han cumplido la Ley Natural inscrita en sus corazones; aquellos que no obraron en contra de su conciencia y que de haber sido Evangelizados, hubieran deseado ser bautizados. Ese es considerado el Bau-

3

tismo de deseo. De igual modo, si alguien no bautizado sufriera el martirio por causa de Cristo o simplemente fuera muerto por no actuar en contra de su conciencia, de lo cual la iglesia tiene muchísimos casos, recibiría el Bautismo de Sangre y ciertamente se salvaría. LOS NIÑOS MUERTOS SIN BAUTISMO En cuanto a los niños muertos sin Bautismo, la Iglesia sólo puede confiarlos a la misericordia divina, como expresa el rito de sus exequias: “Dios nuestro, conocedor de los corazones y consuelo del espíritu, tú conoces la fe de estos padres; dales el consuelo de creer que el hijo(a), cuya muerte lloran, está en manos de tu misericordia”. En efecto, la gran misericordia de Dios, que quiere que todos los hombres se salven (1 Tim.2,4) y la ternura de Jesús por los niños, que le hizo decir “Dejad que los niños vengan a Mí, no se los impidáis” (Mc.10,14), nos permiten confiar en que hay un camino de salvación para ellos. Por eso es más apremiante aún la llamada de la Iglesia a no impedir que los niños pequeños vengan a Cristo por el don del Santo Bautismo. LOS BAUTIZADOS NO CATÓLICOS Los que creen en Cristo y han recibido ritualmente el Bautismo, están en cierta comunión, aunque no perfecta, con la Iglesia Católica. Habiendo sido justificados por la fe en el Bautismo, se han incorporado a Cristo y por tanto con todo derecho se honran con el nombre de cristianos y son reconocidos por la Iglesia como hermanos en el Señor, aunque separados.


4

TIEMPOS DE ESPERANZA

LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero 2013

TIEMPOS DE ESPERANZA Lupita Salgado Gama Amados hermanos en el corazón de Jesús: Adentrarnos en aquella boda de Caná de Galilea, es tener la oportunidad de ver a la Madre de Jesús, compartiendo su vida, su tiempo y su interés tanto con su bendito hijo como con nosotros los hombres; dos grandes momentos cruciales en la vida de la madre y del hijo; Las Bodas de Caná y al pie de la Cruz en el Gólgota; en ambas ocasiones, el amor mutuo y filial, se derrama hacia la humanidad entera, porque mientras en la primera la madre aboga porque Él remedie nuestros ma-les y carencias, en la otra, el hijo le pide a su madre nos tome como sus propios

hermanos y en consecuencia hijos de ella. Las tinajas vacías, la ausencia del gusto y la alegría por un vino que

a fuerza de consumirse, termina por agotarse; la vida humana que Dios nos ha regalado, vida derrochada,malgastada, apurada de prisa como un trago cualquiera en medio de abusos y sin sentido y al igual que aquellos festejantes, nos quedamos de repente con la sensación de tristeza y vaciedad, nuestros corazones, al igual que aquellas tinajas, se quedaron sin más nada para seguir adelante en la celebración de la gran fiesta que es nuestra propia vida. María pide ayuda a su bendito hijo, ella, la abogada, la madre sensible y dulce, socorre a los desterrados y aquél acto de filial amor, tiene respuesta: Las tinajas han de ser llenadas y el agua se convertirá en vino; el corazón vacío volverá a llenarse porque Él así lo quiere; la tristeza cederá el paso al júbilo y la razón perdida, se tornará en pensamiento claro porque el Amor de Dios, vuelve a llenar nuestras vidas; este es el tiempo de Dios, Cristo está aquí, en medio de nuestras vidas; parte aguas bendito que atiende la súplica de su madre y la voz de la madre diciéndonos que hagamos lo que Él nos diga. ¿Qué habrá de decirnos

Evangelio Juan 2,1-11

EL TIEMPO DE CRISTO

Jesús? Si nuestro corazón está vacío y Él pide que llenemos nuestras tinajas, ¿No será acaso la invitación a volver a Él, fuente de toda Vida? Esta conversión necesaria, implica dejar atrás lo pasado, mirarlo a Él y como Pedro dijo – Maestro, en tu nombre, volveré a echar las redes al mar (Lc.5,5) mirarlo a Él y enfilar nuestras vidas, nuestras fuerzas, todo nues-tro ser en buscar justamente ser llenados una vez más con la plenitud de vida a la que estamos llamados. Todos vivimos inmersos en una gran fiesta que es nuestra propia vida, sin embargo, cada acto ajeno al amor, cada resabio guardado en nuestro interior, cada desacato o desobediencia a la ley de Dios, además de hacernos reos de muerte nos ha ido secando por dentro y consecuentemente, al dejar de beber del vino de la alegría que nos da el propio Cristo con su sangre, hemos terminado muertos en vida, fingiendo una alegría alimentada con los goces de la carne, del alcohol y de las adicciones; por eso no hay verdadera alegría y nuestro corazón está vacío y roto. Primero reconocer en María la intercesión positiva para nuestras vidas, después escucharla decir que nos dejemos guiar por las palabras de su hijo Jesús y de inmediato, dejar que Dios, sea Dios en nuestras vidas, que Él nos convierta, que nos llene de su propia vida y que con esa nueva

en verdaderos cántaros de Amor para compartir gene-rosamente su propio amor que ha derramado en nuestros corazones.

vida, seamos capaces y generosos como Él para compartir sus dones y gracias que nos da para edificar su cuerpo místico; compartir generosamente y con alegría nuestro tiempo, nuestro trabajo, nuestro servicio, nuestros alimentos, nuestros vestidos y por supuesto nuestra Fe; es preciso compartir el vino de la Justicia y de la defensa de la vida, compartir el vino de una oración constante y permanente para defender la vida de nuestros in-fantes no nacidos y los que viven en peligro constante por el maltrato de sus padres o de los adultos a cargo de ellos; Jesús quiere transformar nuestras vasijas vacías

Hoy, el tiempo de Cristo sigue cumpliéndose, porque mientras en Caná daba inicio prác-ticamente a su vida pública, hoy, a mile-nios de su venida y el cumplimiento cabal de su misión salvadora para la humanidad, está hablándonos al corazón y en ese silencio individual e intransferible, sigue diciéndonos que llenemos nuestras tinajas con agua para que Él, la convierta en vino, el vino pleno de saber que vivimos inmersos justamente en la fuente misma del Amor. Pidamos a María, la dulce señora abogada nuestra que nos tome de su mano y nos ayude para aprender a ser dóciles, obedientes y nobles discípulos de su bendito Jesús por quien vivimos, nos movemos y somos y que el Espíritu Santo nos conceda las gracias suficientes para vivir siempre inmersos en su fuente de vida. Amén.


MÚSICA CATÓLICA

LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero de 2013

Católica

ca, pero en diciembre en un campamento del grupo juvenil al que pertenecía, curiosamente se queda al frente de la parte musical del campamento, y es ahí donde toma conciencia de su vocación. En mayo de 1997, participa en una clínica para músicos católicos impartida por Martín Valverde, de la cual nace la Pastoral Artística, y de la que David es miembro activo. Tras un año de preparación en mayo del 98 David inicia en esta labor, presentándose en cafés cantantes católicos.

Fuente: Cristomania Cantautor católico nacido en la ciudad de México, el 4 de septiembre de 1981. David nace y crece en una familia católica donde le son inculcados valores fundamentales de la vida. Para 1996, en su época de rebeldía, y como a muchos jóvenes les sucede, niega y duda de la existencia de Dios. En marzo de ese año, tras una invitación de su hermana mayor, “algo” lo impulsa a asistir a la Semana Juvenil de su parroquia, ahí, se siente atraído por el ambiente y los jóvenes que integran el grupo de Pastoral, pasando algunos meses, un sábado de agosto en su primer retiro, Jesús le sale al encuentro, mostrándole todo su amor. A partir de esa noche y como el mismo lo dice su vida ya no sería la misma. Nació en él la inquietud de conocer más de Dios y a Dios. En ese tiempo David, empezaba a tocar sus primeros acordes con una guitarra vieja, pero todavía no descubría su vocación. En noviembre de ese mismo año, David asiste a un concierto de evangelización en el que se presentaba Andrés Gastelúm (Cantautor de Sinaloa ) y es ahí donde empieza a sentir su llamado a la evangelización a través de la músi-

Su primer concierto se lleva a cabo en el mes de julio de 1998 en Irapuato Guanajuato. Y con ese banderazo de salida, sigue llevando el mensaje del Señor con presentaciones en eventos arquidiocesanos y conciertos en distintas parroquias del D.F., Edo. de México, Guanajuato y Morelos. Como participación especial destaca la presentación musical en la velada juvenil con motivo de la IV visita de S.S. J. Pablo II a México. Cuenta con dos producciones musicales con diez temas (cada una) de su propia autoría. Sus primeros estudios musicales los realizó en CATOLICA (Centro de formación para músicos evangelizadores). El CEVET (Centro Vicentino de Estudios Teológicos) jugó un papel fundamental en su formación teológica para después continuar en el ISE MESST con un bachillerato en Sagradas Escrituras. En ESCAM cursa la carrera en arreglo y composición. Actualmente David Colabora en Católica (Centro de Formación para Músicos Evangelizadores) donde continua su formación como músico evangelizador, además de dedicar todo su tiempo a la evangelización (actividad que lleva a la par con sus estudios) y puedes ver más información en su web-site www.ef4producciones.coM

5

Una banda integrada por Carlos Barba Salguero, en voz y guitarras, Ronald Ramos Benítez, en bajo y coros, Carlos Alcazar Olivares en batería, percusión, programación de baterías electrónicas y loops. DOICH es un proyecto musical cristiano, que va ampliamente desde lo acústico, la balada, el reggae, y el rock, con sonidos modernos y progresivos.

Se forman en la Parroquia San Juan Macías Diócesis del Callao en 1994, Doich desarrolla desde el principio una propuesta con lenguaje musical joven, cuyas canciones, en su mayoría, refieren a percepciones o experiencias personales tomadas de la realidad, buscando ofrecer al mundo una expresión artística integral de la vida de un cristiano tanto humana como espiritual. Es a partir de estas experiencias de vida que la banda tiene como fin, poder transmitir que hay

vida en Jesús. Teniendo presente que esto no sólo se transmite en las letras de las canciones, sino también a través de las actitudes de trabajo, la forma de moverse y comportarse como verdaderos cristianos en el mundo. Y así, con la presencia del Espíritu Santo en sus corazones, llegar a las personas para

preparar un encuentro con Jesús sencillo y apasionante, o abrir cuestionamientos sobre su razón de ser. Su primer álbum llamado “Por Amor” ( 1997 ) fue el inicio de una larga trayectoria en la que han compartido escenario con diversos expositores de la música Católica como Daniel Poli, Kiki Troia, Martín Valverde, Alfareros, Luis Enrique Ascoy, Carlos Seoane, Ziza Fernández, Marco López, entre otros, y han podido

dirigirse a distintos públicos en países como chile y Argentina. Durante el presente año la banda se encuentra abocada a la producción de su 3er disco, Luego de tener una grata y muy reconfortante experiencia con su anterior producción En Belén (2003),que fue una producción grabada íntegramente en el Perú y con algunos invitados entre los que destacan Kiki Troia, Raúl Fernadezdávila, Pbro. Angelo Costa y Marco Oliveros. DOICH ha tenido participación en grabaciones de algunos músicos peruanos tales como Luis Alcazar, Miguel Quiñones, Luis Enrique Ascoy, Franklin Flores, entre otros.. Hoy la conformación de DOICH se ve enriquecida con la presencia de músicos invitados de primera clase. Franco Alcázar en Baterías y Percusiones, Luis Alcázar en Teclados.

“Dios Obra Interiormente en el Corazón del Hombre”


6

LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero 2013

EVENTO DIOCESANO

1er. CURSO TALLER DE

PASTORAL DE LA SALUD 2013

Por: Josy Muñoz / CODIPACS Fotografía: Jaime A. Pérez Hdz. / CODIPACS

E

l pasado sábado 12 de enero en el Salón San Pablo ubicado en la colonia Las Américas las agentes de Pastoral de la Saludl dieron un curso taller a los hermanos de la Catedral de San José, donde también participaron fieles integrantes d e Pa s t o r a l d e l a s parroquias de la ciudad de Coatzacoalcos. Tratándose temas de inteligencia emocional, sexualidad, el sufrimiento del hombre, filosofía, teología impartidos por la hermana Ana Luisa J. Ochoa Rivera y el Pbro. Uriel Medina Romero, párroco de la Catedral de San José. Se vivió un ambiente de fraternidad y de gran interés por parte de los participantes. Esta iniciativa será parte de las diversas actividades que realizará la Pastoral Social en su dimensión de Pastoral de la Salud a nivel decanal y diocesano durante este año 2013.

¿Qué es la Pastoral de la Salud? “Los envió a proclamar el reino de Dios y a curar” (Lc. 9,2) Pastoral de la Salud es la presencia y la acción, en nombre del Señor Jesús, de un ministerio de relación de ayuda, específico, entusiasta, encarnado y capacitado, iluminativo, celebrativo, creativo y organizado que tiene como modelo acabado la espiritualidad del Buen Samaritano. El sale al encuentro del enfermo, de su familia, de los profesionales de la salud, de las estructuras de salud y de todas las

relación con el Señor a través de la oración y la Palabra de Dios. Sabe acercarse con delicadeza y respeto al misterio del sufrimiento, no para explicarlo ni defender a Dios sino para testimoniar la presencia del Señor que ama, solidariza, acompaña. Encarna los valores evangélicos de la compasión, la misericordia el amor la entrega. Posee una capacidad de liderazgo que le permite animar, coordinar, dinamizar y estimular lar las fuerzas vivas de la comunidad y el trabajo de los grupos pastorales. Es un educador natural, capaz de acompañar en los procesos de cambio, descubrir los talentos, favorecer la creatividad, despertar y canalizar expectativas.

personas para potenciar una cultura más humana y más cristiana frente al dolor, al sufrimiento, la discapacidad, la agonía, al duelo y a la defensa de la vida. Ministerio llevado acabo desde la fe, por el anuncio y testimonio de toda la comunidad cristiana (específicamente por el obispo, sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos, ministros extraordinarios de la comunión, agentes de pastoral, profesionales cristianos de la salud y por el mismo enfermo) apoyándose en los auxi-lios de la gracia divina que son dados en la vida sacramental, en la escucha de la palabra revelada y en la vida profunda de oración. Su objetivo: es ofrecer salud-salvación por medio de la curación, asistencia, liberación, sanación, reconciliación, sentido vital, crecimiento humano y salvación. Su misión: es el encuentro con el enfermo, su familia, con los profesionales de la salud, con las estructuras de salud y con

los sanos para potenciar un cultura mas humana y cristiana frente al dolor, al sufrimiento, a la discapacidad, a la agonía, a la muerte, al duelo y a la defensa de la vida.

Ser agentes de pastoral de la salud: Es una vocación, un llamado por Dios a trabajar en favor de la vida y de la salud; es presencia amorosa y liberadora de Jesús que levanta y sana. Es una persona rica en humanidad, que comunica cercanía, acogida y cariño; capaz de escucha y de acoger al otro con su historia personal, su individualidad y ofrecerle hospitalidad en su corazón.

Para el enfermo, los centros de salud, los hogares de ancianos, y sus mismas casas, pueden ser el lugar de grandes soledades, pero también el medio para encontrarse consigo mismo, con la ayuda de otros enfermos, con el amor de los suyos, con personal sanitario que trata de forma humana y competente y con Jesús, cuyo nombre significa “Dios es la salud”. Para el personal sanitario y los familiares de los enfermos, el centro sanitario y la casa del enfermo son a menudo fuente de dolor, angustias reprimidas y de conflictos, pero si se vive cristianamente, también puede transformarse en una de sus más hondas satisfacciones que provocan y ayudan al encuentro entre el enfermo y Jesús “El Buen Samaritano”, que se hace prójimo de aquel que sufre.

Tiene una personalidad equilibrada y posee una cierta madurez humana y psicológica que le permite iluminar y orientar en las situaciones conflictivas y de crisis. Dinamiza procesos de transformación: de realidades de sufrimiento, dolor y muerte, en realidades de vida y esperanza. Es una persona abierta a la formación y capacitación permanente, se preocupa por actualizarse y ofrecer un servicio adecuado a los que sufren.

Es respetuoso de la libertad religiosa y de las creencias de los enfermos, de los familiares y trabajadores de la salud. Reconoce y acepta las diferencias en un mundo pluralista y es abierta al diálogo. Cree y favorece el trabajo en equipo y la colaboración interdisciplinaria; está abierto al aporte que otras ciencias pueden dar a su trabajo Tiene una conciencia eclesial de comunión y participación, sabe trabajar en una pastoral de conjunto, facilitando la integración con las otras áreas específicas. Cultiva la paciencia, la perseverancia, la constancia, sabe llevar a buen término lo planes y proyectos propuestos y es fiel a su compromiso. Es una persona discreta, no impone su presencia . Atenta para captar lo que el otro quiere y necesita; respeta sus silencios y confidencias. Reconoce su pobreza, sus límites y es consciente de no poder resolver tantos problemas pero tiene un corazón capaz de hospedar todo sufrimiento y comunicar consuelo, serenidad, paz. Posee un buen conocimiento de la realidad, está capacitado para educar en la promoción de salud y prevención de las enfermedades, así como de las ciencias sociales, etc. “Lo que hicieron a cada uno de los más pequeños a mí me lo hicieron.” (Mt.25,40)

Persona de silencio, contemplativa; cultiva la dimensión espiritual y la


EVENTO DIOCESANO

LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero de 2013

de 1965, y difundida primero en México, y posteriormente en otras naciones, va por toda la Patria y fuera de ella, buscando: * Colaborar en y con la misma Iglesia, engendrando comunidades de apóstoles, que comuniquen el espíritu de la cruz con su vida y el testimonio, en primer lugar al orden espiritual y, en segundo lugar, al orden temporal, constituyendo sus miembros -– varones laicos, Diáconos, Presbíteros y Obispos -– una verdadera unidad, que los impulse 2013 ESCUELA DE LA CRUZ mutuamente en su entrega a Cristo y a ser fermento, raíz y cimiento para que el Si deseas conocer o te interesa Espíritu santo suscite apóstoles en el formar parte de este movimiento, pueblo de Dios dirígete con el Hno. Mayor a Nivel Diocesano Cristino Almeida Pérez La misión de la Escuela de la cruz es al 923-125-83-51. la evangelización al interior mismo de la Iglesia, dejando la catequesis para PARA CONOCER UN POCO MÁS: otras asociaciones.

“Llevaré la cruz como bandera” VIGILA DIOCESANA

Por: Josy Muñoz / CODIPACS Colaboración: Manuel Santillán / CODIPACS Aproximadamente unos 300 fieles de la Diócesis de Coatzacoalcos pertenecientes al Movimiento Escuela de la Cruz se dieron cita el sábado 12 de enero en la Parroquia Santa María Reina del Rosario de 7 p.m. a 5 a.m. para vivir la Vigilia Diocesana 2013.

La Escuela de la cruz presenta una respuesta a la necesidad urgente

CON la Iglesia, decimos, porque el cruzado está inseparablemente uni-

que tiene la Iglesia de seglares maduros, lideres comprometidos en el anuncio del mensaje de salvación, especialmente en el medio mas abandonado y pisoteado de México: los campesinos y obreros.

do a la Jerarquía: Papa, Obispo, Párroco, de quienes recibe la Palabra de Dios que lo conecta con Jesucristo. Esta es una obra delicada que realiza la Escuela por medio de los equipos interdiocesanos, diocesanos y parroquiales, así como de los equipos de Escuelas o Cursos.

La Santa Misa fue presidida por el Pbro. Samuel Candelas Cortez, Asesor Diocesano del Movimiento Escuela de la Cruz, en punto de las 21 hrs. Durante la homilía exhortó a los hermanos cruzados a hacer el bien en la comunidad, en la Iglesia, en la sociedad visitando a los enfermos, asistiéndolos, acompañándolos tanto a ellos como a sus familias. Recalcó que hacer el bien significa visitar al hermano, dar gracias, pedir perdón, salir a las calles anunciando al Salvador, fortaleciendo la fe de los hermanos y más aun en este Año de la Fe. “Estamos llamados a renovar el compromiso como soldados de Cristo, dispuestos a hacer lo que el Señor nos pide día a día. Por tanto analicemos este llamados, para responderle trabajando por el Reino de los cielos”, dijo. Al termino de la Eucaristía, se pasó lista de las comunidades diocesanas participantes, dentro de las que destacan: Cosoloacaque, Las Choa-pas, Minatitlán, Villa Allende, Agua Dul-ce, y los anfitriones Coatzacoalcos. Posteriormente, con mucho entusiasmo entonaron el Himno de los Cruzados, para dar inició con la Vigilia de Adoración al Santísimo Sacramento del Altar hasta las 5 de la mañana del domingo 13 de enero. “La finalidad de este vigilia es prime-ramente tener el encuentro con el Señor a través de la oración, intensifi-cando la vida espiritual. Para fortalecer el ánimo de servicio, de compromiso y sacrificio, pues como dicen los hermanos, donde haya un cruzado vivo la Escuela de la Cruz no ha muer-to”, comentó en entrevista para el Semanario La Voz el Pbro. Samuel Candelas.

Nacida en Tabasco, bajo la acción del Espíritu Santo, el 10 de Enero

7

En efecto, su tarea es evangelizar, es decir ENGENDRAR a Cristo en los hombres y ACOMPAÑARLOS en su crecimiento intelectual y espiritual, de tal manera que tengamos apóstoles seglares comprometidos, que lleven en adelante el nombre de cruzados. Estos asumirán con entusiasmo “La gloriosa tarea de trabajar para que el mensaje divino de la salvación sea conocido y aceptado en todas las partes por todos los hombres.” (Apostolicam Actuositatem No. 3) Pablo VI los caracterizó como cristianos que, habiendo sido evangelizados, evangelizan a la vez, diciendo que “es impensable que un hombre haya acogido la Palabra y se haya entregado al reino sin convertirse en alguien que a su vez da testimonio y anuncia.” (E.N. No. 24).


8

LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero 2013

CATEQUESIS FAMILIAR

ÚNICO E IRREPETIBLE Psicóloga Genoveva Muñoz Alvarez

TEL.9211369892 E-MAIL psic.genoveva@hotmail.com PREVIA CITA

En numerosos momentos se va de compras en busca de un artículo deseado y se observan los que se encuentran expuestos para ser adquiridos y satisfacer las necesidades del com-prador, estos objetos poseen en su mayoría las mismas características y funciones, son iguales en su exterior y utilidad, a menos que sean de diver-sas marcas, aún así, es posible encontrar tres o cuatro opciones diferentes del artículo solicitado y se está seguro que sus fun-ciones son únicamente las descritas en el respectivo manual del usuario. Los animales son seres vivos que si se observan a detalle es posible percatarse de la diferencia que existe entre ellos, sin mencionar que sus organismos funcionan de manera particular y específica con cada espéci-men y cada animal. Aún no se ha comprobado que tengan la capacidad de sentir emociones, se explica que lo que el ser humano traduce como muestras de afecto de estos son condicionamientos hacia lo que encuentran satisfactorio y viceversa con sus conductas aversivas. Lo anterior para dar preámbulo a la gigantesca diferencia que existe entre los seres humanos, los demás seres vivos del planeta y los objetos. Cada ser humano posee una fisonomía, un comportamiento,

sentimientos, emociones, pensamientos, ideas, habilidades, capacidades y organismos ÚNICOS, que ningún otro ser humano tiene, podrán ser similares y aparentar ser iguales, más no lo son, cada

uno varía si no en una en diversas cosas. El lugar en el que se vive, la ciudad, el clima, el ambiente humano, las experiencias de vida, la educación, las anécdotas, los éxitos, los fracasos, las tristezas, las alegrías, la ocupación, la profesión, el trabajo, los intereses son factores que influyen en la personalidad de cada persona haciéndola ÚNICA E IRREPETIBLE. Es posible que existan dos o más

personas con características similares, como por ejemplo el interés por el baile, o el gusto por una comida en particular, o el interés por una carrera, o una experiencia de vida dolorosa, o padecimientos de salud,

no obstante esto no las hace IGUALES, ya que el resto de características que constituyen su personalidad carecen de igualdad, es probable una similitud más no igualdad, es imposible, incluso los gemelos que aparentemente son “iguales físicamente”, no lo son. En el caso de los gemelos, es frecuente detectar una o más diferencias en su fisonomía y qué hablar de su fisiología,

partiendo por el hecho de que no tienen los mismos lunares y terminando con las diferentes habilidades que desarrollan cada uno, por lo tanto no existen dos seres iguales en el mundo. Todos los entes pensantes del planeta tienen la capacidad para desarrollar múltiples habilidades, debido a esto es que es posible practicar un deporte u otra actividad y lograr ser destacado en ella, poseen también capacidades que les ayudan a encaminarse hacia la mejora constante como el razonamiento, la comprensión, el análisis, la deducción, la inteligencia, características que también varían en cada individuo de acuerdo con su personalidad. Contadas ocasiones se escucha decir a la gente, ese muchacho es muy guapo se ve que tiene personalidad, esa muchachita es muy seria tiene mucha personalidad; la personalidad no es algo medible, simplemente es, no el algo visible puesto que es un conjunto de propiedades que constituyen la personalidad no sólo una,. Sucede que los términos se vuelven tan comunes que se tiende a darles un uso inadecuado, probablemente cuando se desea expresar que un hombre o mujer posee mucha personalidad, en realidad se pretende decir: ese muchacho es muy guapo “tiene mucha presencia”, o bien, esa muchachita es muy seria se le percibe segura de sí misma. No existen buenas persona-

lidades o malas personalidades la sociedad en su constante busca de mejora y equilibrio califica como buenas o malas las conductas que el hombre ejecuta o sus pensamientos, más no su personalidad. La conducta y los pensamientos son tan sólo una parte de ésta, de igual manera no existen buenos o malos sentimientos, los sentimientos son tan solo percatarse de las emociones que percibe el cuerpo, la clasificación de bueno, malo, correcto, incorrecto, sano o no, se aplica a lo que el sujeto hace con eso que siente, más no el sentimiento en sí. La personalidad es entonces el incorporado de pensamientos, sentimientos, comportamientos que constituye a una persona y resulta imposible que dos personas posean los mismos pensamientos, sentimientos, comportamientos y fisiología, por lo tanto, cada individuo es ÚNICO E IRREPETIBLE. Con el propósito de conocerse mejor y reconocer su autenticidad, identifique las diferencias que posee con los miembros de su familia, amigos o conocidos, también puede preguntarle a estos que características han observado en usted que lo hacen ser único e irrepetible, ya que en muchas ocasiones otros pueden ver mejor nuestras virtudes y áreas de oportunidad más que uno mismo. Recuerde que la convivencia con otros seres humanos fortalece nuestra identidad si la coexistencia en sana.


LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero de 2013

CATEQUESIS FAMILIAR

NECESIDAD DE SANAR Y CURAR EL ALMA

Pbro. Gabriel Rodríguez Martín del Campo, Capellán de coro de la Basílica de Guadalupe, Boletín Guadalupano Nadie está plenamente sano en su mundo interior afectivo y de relaciones humanas o de comunicación, necesita uno ser curado de injusticias, ingratitudes, durezas, indiferencias, menosprecios, frialdades, manipulaciones, enfrentamientos, envidias, etc. Entonces, con mayor razón tenemos que acudir a quien es Médico de Cuerpos y Almas, Jesucristo, pero también a nuestro propio discernimiento para aclarar con la verdad los estados de ánimo provocados continuamente por las circunstancias diversas y adversas de la vida. El odio enferma y el perdón sana. Por esto no debemos permitir que se apodere de nuestra alma el odio, porque no estamos hechos para odiar sino para amar, por encima de todo y de todos. Tenemos que encontrar el camino para perdonar. Frases como estas nos ayudan a salir de las tinieblas del odio, del rencor, de la venganza: Todos hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios y por el bautismo, somos verdaderos hijos del Padre Celestial, hermanos de Jesucristo, templos del Espíritu Santo, hijos de la Santísima Virgen María, hijos de la Iglesia. Pero también nos ayudarán muchísimo las sentencias de Jesucristo Nuestro Señor: “Ama a tu enemigo”. “Perdona 70 veces 7”. “Haz el bien al que te hace el mal” “Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Así, pues, lo primero de todo es tratar de perdonar cuanto maltrato hayamos recibido, y todo ponerlo en manos de Nuestro Señor Jesucristo, para completar en los miembros de Jesucristo, que

somos nosotros mismos, “lo que falta a la Pasión del Señor, que es nuestra cabeza y Él ya cumplió perfectamente, padeció muerte y muerte de cruz por nuestra salvación. Una vez que ya aceptamos perdonar siguiendo estos consejos de Nuestro Señor Jesucristo y de San Pablo, podemos decirnos: “ya perdoné con mi inteligencia, mi voluntad y mi Fe cualquier ofensa e injusticia recibida. Ya todo lo puse en manos de Señor Jesús, para que uniéndolo todo a los méritos de su pasión y muerte, lo presente al Padre Celestial como un culto de reconciliación. A partir de este momento, ya no le daremos mayor importancia a los recuerdos que nos quedan en la memoria de lo que nos hicieron y que nos es imposible suprimir de golpe; y tampoco le daremos mayor importancia a los rastros de las heridas que nos quedan en el corazón, porque nos decimos a nosotros mismos: ya perdoné e hice lo que Dios me pide; los recuerdos de la memoria y las heridas del corazón ahora se me irán borrando más rápido y con mayor facilidad. De este modo nos ayudamos a curarnos. También podemos acudir a un confesor, a un director espiritual, entre otras personas aconsejables que de verdad puedan orientarnos, para desahogarnos y exponer aquello que continúa dañándonos en nuestro interior, en nuestra

conciencia, respecto del mal trato recibido. Con su ayuda contamos con mayores luces. “La verdad los hará libres”, dice Nuestro Señor, y todavía en forma mayormente efectiva, podremos liberarnos de la dependencia exagerada de tales o cuales sentimientos que nos esclavizan. Esto es aconsejable cuando uno solo no consigue liberarse de la fuerza de los sentimientos y de posibles heridas profundas. Entonces todo se realiza en un plan constructivo y en la presencia de Dios para no dañarse más, con comentarios que en lugar de curar, enferman aún más. Cuando no es posible encontrarse con un confesor, con un director espiritual, con un orientador profesional, también nos podemos ayudar a nosotros mismos, podemos servirnos de un papel para escribir en él, toco lo que nos pasa, tratando de conservarse en la presencia de Dios: “camina en mi presencia y no pecarás”. “Camina en mi presencia y sé perfecto”, le dijo Dios a Abraham. “La mejor manera de desahogarnos es con Dios mismo, platicando todo a Jesucristo y escribiéndolo en el papel, para releerlo una o varias veces, hasta que consigamos, con la ayuda del diálogo con Dios, ver las cosas con mayor objetividad y desde puntos de vista cristianos, para conseguir la curación más perfecta. Entonces podremos verlo todo con los ojos de Dios y sentirle todo con el corazón

amoroso y misericordioso de Dios, y así quedar liberados de nosotros mismos. Por otra parte, necesitamos también aprender a perdonar nuestros errores, deficiencias, pecados, y estar dispuestos a pedir perdón lo más pronto posible al que hayamos ofendido: “perdónanos nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, y “no nos dejes caer en tentación”. Tenemos que eliminar la imagen demasiado negativa que a veces nos formamos de nosotros mismos y de los demás. Debemos echar fuera odios prejuicios e juicios temerarios, que gratuitamente nos formamos de nosotros mismos o de los demás. “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”, en sí mismos y en el prójimo, cuando de verdad nos formamos la idea que Dios quiere que tengamos de nosotros mismos y de los demás.

Hay que insistir que tenemos que pedir perdón lo más pronto posible a quien hayamos ofendido, porque los remordimientos nos muerden el alma y nos hacen sangrar. “Que el sol no se ponga sobre tu ira”. “Enójate, pero no peques”, dice San Pablo. A veces será conveniente escribir en un papel una lista de cualidades que conocemos y vamos a tratar de descubrir en la persona o personas que nos sentimos inclinados a juzgar mal y a rechazar, y que nos hacen caer en mentiras, inventando intenciones o cosas de los demás, que no podemos comprobar, que decididamente no tienen. “No juzguen y no serán juzgados”. “No condenen y no serán condenados”, dice el Señor. Tenemos que curarnos, liberándonos de nuestra sensibilidad excesiva, de nuestra irritabilidad, de nuestro emocionalismo, de nuestro sentimentalismo. No debemos exagerar las incomprensiones, lo hiriente de las palabras duras, la importancia de las actitudes frías y despectivas que nos ha parecido percibir en los demás: “Las apariencias engañan”. Debemos animarnos a ir al encuentro confiado con los demás. Necesitamos superar lo que nos lleva a devolver mal por mal. ¡Fuera el ojo por ojo y diente por diente”. Lo característico del cristianismo es la caridad, el

9

amor, la misericordia, el perdón. Los que ya consiguieron tener un corazón caritativo, generoso, bondadoso, misericordioso, aprenden a humillarse, a reconciliar las desavenencias, a unir en lugar de desunir. A quienes tienen un corazón caritativo y misericordioso no se les conocen enemigos, más bien parece que solo amigos tienen, y por eso se les ve más felices. Esto no impide que se cumpla la sentencia de la escritura: “el impío suele atacar al piadoso”. “Si me persiguieron a mí, dice el Señor, los van a perseguir a ustedes”. Pero hay que bendecir a Dios en las buenas y en las malas, como hacia el santo Job: “Señor, Tú me lo diste, bendito seas. Señor Tú me lo quitaste, bendito seas”. Desde luego nunca hay que condenar a nadie, sin escucharlo primero, esto es de derecho natural sólo hay una manera le poner término al mal y es devolver bien por mal, como aconseja Jesucristo. Huye de la confrontación y busca la armonía, la fraternidad, la solidaridad. Acuérdate que “se corrige en privado y se alaba en público, dice el refrán. En resumen, conviene examinar que problemas lleva uno dentro de sí mismo, revisar sus causas, procurar los debidos remedios. Ver si anidan en nosotros mismos los favoritismos, la ambición de poder, los celos, los desdenes, las envidias, los resentimientos, los rencores, etc. Hay que limpiar nuestro interior de toda esta inmundicia que no nos deja ver con claridad y juzgar con tino y amor, y tampoco nos permite actuar con justicia. El hombre egoísta se preocupa sólo de sí mismo y no percibe las necesidades de los demás. No toma en cuenta que todos formamos un solo ser en Cristo; Él es nuestra cabeza y nosotros somos sus miembros. Y nadie puede llegar a ser feliz, sin procurar la felicidad de los demás. Cuidado con permitirse considerar a los demás como objetos o rivalizar con aquéllos que atentan mínimamente contra los propios intereses; o no soportar que alguien pueda arrebatarle a uno algo suyo. Nuestro Señor dice: “Dale la túnica al que te quiere quitar el manto. Camina dos mil pasos con quien quiere que camines con él mil”. “Dale al que te pida”. Tenemos que buscar el bienestar de los que han sido lastimados en la vida de los que viven en cautividad o fuera de su patria; de los que padecen soledad. En una palabra, hay que seguir el nuevo mandamiento de Jesús: “ámense los otros a los otros como Yo los he amado”. En el amor a Dios, a los demás y a sí mismo, esta la felicidad.


10

LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero 2013

VIDAS DE SANTIDAD

SAN MACARIO

DE ALEJANDRÍA

De las manchas del alma, líbranos Señor.

Fuente: ewtn.com/santoral Macario significa: un hombre feliz. La historia de este hombre que vivió en Egipto hacia el año 400, la narra el historiador Paladio. Hasta los 40 años fue fabricante de dulces y vendedor de frutas. Los pasteleros lo tienen como su Patrono. A los 40 años se fue al desierto a rezar y hacer penitencia y allí estuvo casi 60 años santificándose. Vivió del 310 al 408, probablemente. Deseoso de conseguir la santidad, Macario se fue a un desierto de Egipto y por un tiempo se puso bajo la dirección de un antiguo monje para que lo instruyera en el modo de progresar en la santificación. Estuvo en algunos de los grupos de monjes dirigidos por San Antonio Abad y luego se fue a vivir a otro sitio del desierto, con un grupo de monjes que hacían grandes penitencias. Toda la semana estaban en silencio, rezando y trabajando (tejiendo canastos). Solamente se reunían el domingo para asistir a la celebración de la Santa Misa. Aquellos hombres solamente c omían raíces de árboles y ayunaban casi todo el año. Pero vivían alegremente y gozaban de excelente salud. Su único deseo era agradar a Dios a quien se habían consagrado por completo. El racimo de uvas. Un día en aquel desierto tan caluroso le llevaron de regalo a Macario un bello racimo de uvas. El por mortificación no lo quiso comer y lo regaló al monje que vivía por allí más cerca. Este tampoco lo quiso comer, por hacer sacrificio, y lo llevó al monje siguiente, y así fue pasando de monje en monje hasta volver otra vez a Macario. Este bendijo a Dios por lo caritativos y sacrificados que eran sus compañeros. Dios le había dado a Macario un cuerpo muy resistente y entre todos los monjes, era él quien más fuertes mortificaciones hacía y el que más ayunaba y más rezaba. Durante los ardientes calores del sol a 40 grados, no protestaba por el bochorno ni tomaba agua, y durante los más espantosos fríos de la noche, con varios grados bajo cero, no buscaba cobijarse. Todo por la salvación de los pecadores. Disfrazado de campesino se fue al monasterio de San Pacomio para que este santo tan famoso le enseñara a ser santo. San

Pacomio le dijo que no creía que fuera capaz de soportar las penitencias de su convento. Y le dejó afuera. Allí estuvo siete días ayunando y rezando, hasta que le abrieron las puertas del convento y lo dejaron entrar. Entonces le dijeron que ensayara a ayunar, para ver cuántos días era capaz de permanece ayunando. Los monjes ayunaban unos tres días seguidos, otros cuatro días, pero Macario estuvo los 40 días de la cuaresma ayunando, y sólo se alimentaba con unas pocas hojas de coles y un poquito de agua, al anochecer. Todos se admiraron, pero los monjes le pidieron al abad que no lo dejara allí porque su ejemplo podría llevar a los más jóvenes a ser exagerados en la mortificación. San Pacomio oró a Dios y supo por revelación que aquel era el célebre Macario. Le dio gracias por el buen ejemplo que había dado a todos y le pidió que rezara mucho por todos ellos, y él se fue. Una vez le vino la tentación de dejar el encierro de su celda de monje e irse a viajar por el mundo. Y era tanto lo que le molestaba esta tentación que entonces se echó a las espaldas un pesado bulto de tierra y se fue a andar por el desierto. Cuando ya muy fatigado, un viajero lo encontró y le preguntó qué estaba haciendo, le respondió: “Estoy dominando a mi cuerpo que quiere esclavizar a mi alma”. Y al fin el cuerpo se fatigó tanto de andar por esos caminos con semejante peso a las espaldas, que ya la tentación de irse a andar por el mundo no le llegó más. Un día viajando en barca por el Nilo, con cara muy alegre, se encontró con unos militares muy serios que le preguntaron: ¿Cómo se llama? - Me llamo Macario, que significa el hombre feliz. Y el jefe de los militares al verlo tan contento le dijo: ¡En verdad que usted parece muy feliz! Y él le respondió: ¡Si, sirviendo a Dios me siento verdaderamente feliz, mientras otros sirviendo al mundo si sienten tan infelices! Estas palabras impresionaron tanto al comandante, que dejó su vida militar y se fue de monje al desierto a servir a Dios. Se presentó ante Macario un sacerdote con la cara manchada y el santo no lo quiso ni siquiera saludar. Le preguntaron por qué lo despreciaba por tener la cara manchada, y él respondió: Es que lo que tiene manchada es el alma. El sacerdote comprendió lo que le

quería decir. Confesó un pecado que tenía sin perdonar, y fue perdonado, y al írsele la mancha del alma se le desapareció también la mancha de la cara y entonces sí Macario lo aceptó como amigo. San Fabián, Sumo Pontífice (250) Fue Sumo Pontífice del año 236 al 250, por 14 años. El historiador Eusebio cuenta que al morir el Papa San Antero, el clero de Roma se reunió junto con los fieles creyentes, para elegir al nuevo Papa, y que estando allí reunidos, vieron descender una paloma sobre la cabeza de Fabián. No habían pensado elegirlo a él porque todavía no era sacerdote. Pero ante esta señal, lo eligieron, y fue ordenado sacerdote y consagrado obispo. San Cipriano dijo de él: “Fue un hombre muy santo, y la gloria de su martirio correspondió a la gran pureza de su vida”. El emperador Decio ordenó en el 250 una terrible persecución contra los cristianos y al primero que mandó matar fue al Papa San Fabián. San Sebastián, soldado mártir. Año 300. Se dice de él que entró a la vida militar para poder ayudar a los cristianos que estaban prisioneros. Una vez un mártir estaba para desanimarse a causa de las

lágrimas de sus familiares, pero el militar Sebastián lo animó a ofrecer su vida por Jesucristo, y así aquel creyente obtuvo el glorioso martirio. Dicen los antiguos documentos que Sebastián era Capitán de la Guardia en el Palacio Imperial en Roma, y aprovechaba ese cargo para ayudar lo más posible a los cristianos perseguidos. Pero un día lo denunciaron ante el emperador por ser cristiano. Maximino lo llamó y lo puso ante la siguiente disyuntiva: o dejar de ser cristiano y entonces ser ascendido en el ejército, o si persistía en seguir creyendo en Cristo ser degradado de sus cargos y ser atravesado a flechazos. Sebastián declaró que sería seguidor de Cristo hasta el último momento de su vida, y entonces por orden del emperador fue atravesado a flechazos. En Roma le levantaron desde muy antiguos tiempos una basílica en su honor. Ha sido invocado por muchos siglos como su Patrono contra las flechas envenenadas y para librarse de plagas y enfermedades. San Ambrosio pronunció hermosos sermones acerca de San Sebastián. Es patrono de los arqueros, los soldados y los atletas. El nombre “Sebastián” significa: “Digno de respeto. Venerable”.


LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero de 2013

SECCIÓN INFANTIL

11


12

LA VOZ Coatzacoalcos, Veracruz / Domingo 20 Enero 2013


LA VOZ 20 ENERO 2013