Page 4

www.semanarioargentino.com I Actualidad I‌Espectáculos I Deportes I Clasificados I

Jul 17 - Jul 23, 2012

4

ABAJO EL PROGRESO desde Gerli, Argentina, ricveiga@hotmail.com Más allá del aprendizaje que nuestros padres y la escuela nos brindaron en un principio, con el agregado de abuelos, tíos, adultos cercanos o eventuales, y las distintas lecturas, hay una parte del conocimiento de nuestro mundo cotidiano que hemos construido por las nuestras. Con esto, no me refiero a la construcción de nuestra propia identidad, vocación, gustos, equipo de fútbol, partido político, tipo de mina o mino que nos gusta, etc. Lo que llama mi atención en particular es algo-si se quiere-mucho más simple, ya que tiene que ver con nuestro hacer cotidiano. Se trata de esa suma de acciones y pensamientos a los que hemos arribado por nuestra propia cuenta, o acontecimientos que creemos nos pasan solo a nosotros y que, sin embargo, nos son comunes. Por Ej., no tengo el más mínimo recuerdo de mi vieja o mi viejo, tomándose el trabajo de enseñarme a cerrar la puerta de mi placard- que se abría sola por vaya a saber qué misterio- sacando la manga de un saco o sobretodo para luego empujar la puerta y trabarla. Lo cierto es que esta solución a la que arribamos un día en la soledad de

nuestro cuarto creyéndonos unos genios, es común a muchos de nosotros. En una de esas, con tantos años de evolución, en nuestra corteza cerebral ya se ha alojado una sentencia tipo, “las puertas falseadas del placard se traban con una manga”, ¿vaya uno a saber? Siguiendo con la cuestión, recuerdo que de pibe, cada dos o tres meses o cuando a mi vieja se le ocurría, me mandaban a ordenar las botellas vacías y a tirar las que no servían o estaban demás. Como en ese entonces los envases eran “retornables”, la frase clásica de mi vieja era “¡dejame un envase de repuesto de cada uno y llevale el resto al almacén, que lo único que hacen es ocupar lugar al divino botón!”. Un rato después, en el lugar del lavadero destinado a los envases, había una botella de leche, otra de aceite, de vino y, así, con cada uno de los necesarios. En el changuito, en cambio, había dos de aceite, tres de vino y, así, una cantidad igual o superior de cuantas botellas pudieran existir o, mejor dicho, pudieran aparecer en el bajo-mesada, la heladera, detrás de las macetas y hasta en el gallinero. Después del “¡Ya está, MA!, iba al almacén, dejaba los envases y santo Alfonsín: la casa estaba en orden. Tres meses después, los envases se habían vuelto a multiplicar. Desde aquel tiempo hasta hoy, he ido construyendo una creencia que ni los envases descartables han logrado derribar. Antes de que el plástico invadiera hasta los pechos femeninos, cuado uno compraba un líquido con envase retornable, o llevaba el consiguiente recambio o lo pagaba. Cuanto esto ocurría, el almacenero nos daba un pedacito de papel de almacén que, a modo de ticket, tenía escrito el valor a devolver por el dueño del negocio contra entrega del envase respectivo. Cada vez que esto se daba, nuestras viejas guardaban como oro esos papelitos hasta el momento de devolver el consabido recipiente y recibir la guita que, como seguro, habían pagado. Basándome en esto y en el comportamiento de muchos almaceneros que, si no llevabas el envase, no te vendían ni aunque les dieras cualquier guita como reaseguro, ¿cómo podía explicarse que, cada tres meses, las casas o departamentos estuvieran llenas de botellas por las que no habían pagado? Con el tiempo, llegué a la única conclusión posible: los envases se reproducen por sí solos.Cualquiera podrá decir que estoy “del tomate”, que esta teoría no tiene el menor fundamento científico, cosa que es cierta. Sin embargo, les propongo una

por Ricky Veiga fundamentación que la refute. Sobre todo, porque con la llegada de los envases descartables, a pesar de lo que se esperaba, no hice más que avanzar y confirmarla. En la actualidad, si uno no pone especial cuidado en tirarlas a la basura al final de cada día, es posible que las botellas vacías nos impidan movernos. Claro que ahora la característica de descartables, pareciera dar una respuesta al origen de su reproducción. Sin embargo, si nos detenemos en dos detalles al parecer insignificantes, podemos perfeccionar esta teoría de modo sorprendente: 1) Por más cuidado que uno ponga en deshacerse de los envases descartables, siempre aparece uno del que, aparentemente, olvidamos deshacernos. 2) Cuando necesitamos un envase vacío para el uso que fuere, suele ocurrir que no encontremos ninguno. Dado que estas dos condiciones son contrapuestas, solo existe una explicación. A más de cien años de la publicación de la “Teoría de la Relatividad Especial”, por parte de Albert Einstein, estamos en condiciones de afirmar que existe un mundo paralelo al humano en el que “las botellas tienen vida propia”. Esto implica que poseen-no estoy en condiciones de precisarlo- dos sexos o son hermafroditas. Así, mientras nosotros nos regodeamos de nuestra capacidad por sobre el mundo animal, vegetal y mineral, cientos de miles de enésimos millones de botellas vacías, hacen y deshacen a su antojo, moviéndose por el mundo sin siquiera consultarnos o pedirnos permiso. Puede que algún día, al terminar de servirnos la última gota de cualquier gaseosa y al disponernos a arrojar el envase, este nos diga, muy suelto de plástico, “¿Qué te pasa gil, a quién vas a tirar? A partir de hoy no se tiran más botellas ¿entendiste?”. O, se me ocurre, algo mucho peor:que las muy turras esten intentando contaminar todo el planeta y acabar con nosotros. Y, como los alienígenas de “Los Invasores”, las muy guachas anden entre nosotros metidas en el cuerpo de los ambientalistas que, campaña tras campaña, nos piden que las reciclemos. No lo sé. Lo que sí sé, es que la única solución posible, sería volver a los tiempos de nuestros bisabuelos y que todos los líquidos se vendan sueltos. De lo contrario, me imagino a nuestros nietos manifestando por las calles: ¡Abajo el progreso. Que vivan las jarras!¡Mueran las botellas de plástico!

a

o

SEMANARIO ARGENTINO

4

semanarioargentino Del 17 al 23 de Julio de 2012 Año 11 - #502 MIAMI, FL, USA www.semanarioargentino.com facebook.com/semanarioargentino

argentino semanario

cristiano ronaldo le saldrá mas caro al madrid

la despedida de ortega comenzó a recorrer el país

Kim Kardashian y Kanye West, de vacaciones en miami

moyano un indec lanzó

“Vamos a crear nuestro propio Indec. A partir de ahora no vamos a decir más que nos basamos en las góndolas de los supermercados. Lo vamos a medir como corresponde, como se hace normalmente, no como lo hace Moreno”, declaró Hugo Moyano.

paralelo

staff Edición Nro. 502 SEMANARIO ARGENTINO es una publicación semanal de SUR DIGITAL CORPORATION 20900 NE 30 AVE. # 200 AVENTURA, FL 33180 Tel 786.277.5148 Fax 305.792.9752 Director: Oscar Posedente Directora Editorial: María Amelia Castro maria@semanarioargentino.com

Jefe de Diagramación: Sebastián Garay Marketing y Promoción Internacional: Isidro Gutiérrez Alba Posedente Email: oscar@semanarioargentino.com Web Site: semanarioargentino.com SEMANARIO ARGENTINO Es marca registrada de SUR DIGITAL RNPI N° 2502356 / 2004 La Editorial no se hace responsable de los artículos u opiniones firmados, ni del contenido, u ofertas de los anuncios publicitarios y no necesariamente debe compartir lo allí expresado. Se permite la reproducción total o parcial de notas o anuncios citando claramente la fuente creadora.

Semanario Argentino #502 (07/17/12)  

Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos

Semanario Argentino #502 (07/17/12)  

Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos

Advertisement