Page 1

SEMANARIO ENTRERRIANO DE TURISMO Y SOCIEDAD

sumario

AÑO 1 - NÚMERO 2

martes 22 de MARZO DE 2016

edición impresa DE DISTRIBUCIÓN GRATUITA CON MEDIOS ENTRERRIANOS

El surubí entrerriano convoca a la pasión

Cuando al río se lo vive con remos 4-5

Pueblos nuestros: Hoy Sauce Pinto 10-11

14-15 entrevista

Pelear a la discriminación en todos los frentes

El ahorro en tiempos de incertidumbre

¿Qué hacer con los pesitos que sobran?

Diego Dlugovitzky, uno de los vicepresidentes de la DAIA, aboga por la tolerancia como valor para el entendimiento social.

Tasas volátiles, dólar quieto, construcción incierta… en el marco de una inflación que no se detiene los entrerrianos nos preguntamos dónde ponerlos para no perder. Muchos argentinos eligen adelantar consumo y pagan el colegio todo el año, se stockean de productos no perecederos y, en definitiva, comprar yerba en cantidad parece ser un buen negocio. Algunas alternativas para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero.

2-3 crónicas

La molleja, un valor bien argentino Eel “caviar de la parrilla” genera siempre una relación especial con los argentinos que gustan de las delicatesen a las brasas.

8-9

16


2

Entrevista

martes 22 DE MARZo de 2016

La lucha continua contra la discriminación

“Es más fácil pelear que entender al otro” El doctor Diego Dlugovitzky es uno de los vicepresidentes de la DAIA y titular de la Delegación Paraná de esa institución. Trabaja intensamente en los principios de la lucha contra todo tipo de discriminación, sea de orden religioso, de género y sexual, cultural, etc., y en defensa de los derechos humanos. Participa, en consecuencia, del diálogo interreligioso, charlas en escuelas secundarias, formación de los nuevos agentes de policía, y con las autoridades municipales y provinciales de Entre Ríos.

Diego Dlugovitzky, vicepresidente de la DAIA y titular de la Delegación Paraná

E

El gobernador Bordet y el vicegobernador Bahl participaron del acto en la AMIA.

l vicepresidente 4º de la DAIA y titular de la Delegación Paraná, Diego Dlugovitzky, en primer lugar, nos explica brevemente qué es DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas). Si bien casi todos hemos escuchado alguna vez esta sigla, poco se sabe públicamente cuál es su significado y menos aún cuál es su propósito. Este año, precisamente, la DAIA cumple su 80° aniversario, ya que nació en la década de 1930 ante el surgimiento en el mundo del fascismo y el nazismo con sus amenazas de violencias, discriminación y persecuciones, tan es así que dentro de sus fundadores no sólo se encontraban judíos sino también dirigentes sociales y democráticos. Con el correr de los años, y luego de nada menos que la última dictadura que vivió el país y dos terribles atentados (AMIA y la Embajada de Israel), la DAIA fue adaptándose a los tiempos, y hoy en día pone a disposición de la sociedad argentina toda su experiencia y estructura. Es así que trabaja con más de 15 grupos o colectivos que sufren discriminación, como por ejemplo por su nacionalidad –chinos, peruanos, bolivianos, paraguayos, etc.–, o por su condición de género y sexual, además del antisemitismo, manteniendo un observa-

Editor Responsable: Multimedio Regional S.R.L CUIT: 30-708665653 Ing Brutos: 011-117205-8

torio permanente, con asesoría jurídica, y la publicación de un informe anual sobre los casos de abusos y discriminación denunciados y la situación de esta problemática en el país. Incluso recientemente “hemos lanzado una aplicación para los celulares por la cual se puede denunciar instantáneamente cualquier situación de discriminación, xenofobia o racismo. Tenemos un Departamento Jurídico, otro de Relaciones Institucionales, y otro de Asistencia Social al servicio de toda la sociedad”, comentó Dlugovitzky. Pero más importante aún es que “se ha adoptado una actitud proactiva por la cual se trabaja a través de acuerdos y convenios con gobiernos y otras instituciones y organismos intermedios, con charlas, cursos y capacitaciones, tal es así que la DAIA es impulsora de la creación del Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo)”, añadió.

Violencia. Con respecto a la situación actual del país, el dirigente de la DAIA expresó su “preocupación ante un estado general de violencia que se ve claramente en las escuelas, en las canchas de fútbol, en el tránsito, que cada vez es peor, la primera reacción de la gente es hacia la violencia”.

IVA: Responsable Inscripto Inicio de Actividades 01/03/2004 Dom: Alejandro Carbo Nº 1163 Parana - E.R. multimedioregional@multimedioregional.com


Entrevista

martes 22 DE MARZo de 2016

Misión institucional

L

a Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) , en cumplimiento del mandato otorgado por la totalidad de las instituciones judías argentinas, tiene la misión de luchar contra toda expresión de antisemitismo, de discriminación, racismo y xenofobia, preservar los derechos humanos, promover el diálogo interreligioso y la convivencia armónica entre todos los ciudadanos, en un marco de respeto a las diferencias, así como denunciar el terrorismo internacional, velando por la seguridad de las instituciones e integrantes de la comunidad judía argentina.

“Pero quienes se conocen y se respetan, no se pelean”, afirma Dlugovitzky, y asegura que la discriminación “tiene que ver con la ignorancia, no con la falta de educación, sino con el desconocimiento del otro, de sus aspiraciones, de su vida”. Destacó, en este sentido, que está llevando a cabo distintas charlas en las escuelas contra el “bullying”, el burlarse del otro, “porque en verdad todos buscamos la aceptación del otro, tener amigos, tener un grupo de pertenencia”. “Muchas veces nos unifica el pelear y burlarse de alguien, la masificación que nos da impunidad, porque es más fácil pelear y enojarse que tratar de entender al otro, encontrar puntos en común, respetarlo”, agregó Dlugovitzky al considerar que “a pesar de todo lo que se dice que Argentina es un crisol de razas, que es un país rico donde todo crece, etc., han quedado sólo en grandes títulos, por eso tenemos que trabajar para que sea realidad, en la casa, en las escuelas”.

Participar. “Estoy convencido que una de las principales razones de la violencia y la discriminación es la ignorancia, el desconocimiento del otro”, señala Dlugovitzky, a la vez que destaca la cantidad de puntos en común que tienen las celebraciones judías y cristianas. Aun así Dlugovitzky no descarta la existencia de gente de malos sen-

Diego Dlugovitzky habla en el acto de recordación de las víctimas del atentado a la AMIA de origen entrerriano

timientos, egoístas e intolerantes, por eso cree que es necesario que la gente de bien tome acciones, que no sea indiferente, que se involucre y participe con buenos valores, en la casa, en las escuelas, vivirlo a diario. Insiste, sin embargo, que “es más fácil dar el portazo, caer en la violencia, y más difícil cuestionarse a sí mismo, buscar la fraternidad y un camino común. Pero sí se pueden hacer cosas juntos” y da cuenta de una futura fundación junto al movimiento cristiano de Focolares, y de su amistad con el padre Germán, de la capilla San Martín de Porres en el barrio Anacleto Medina de Paraná “Uno recibe mucho más de lo que da; piensa que está dando pero, en verdad está recibiendo y después de colaborar y servir, se siente reconfortado, agradecido, se recibe mucho más de lo que se dio, la gente te agradece y entre los distintos credos transitamos un camino en común, nos conocemos, con mucho trabajo, con esfuerzo, superando barreras, no es un camino fácil pero sí muy lindo”, concluyo el dirigente de DAIA.

Consejo Directivo de la DAIA PRESIDENTES HONORARIOS Moisés Goldman (Z’L) Isaac Goldenberg (Z’L) David Goldberg (Z’L) Rogelio Cichowolski (Z’L) Gilbert Lewi (Z´L) Sion Cohen Imach (Z´L) Nehemías Resnizky (Z´L) PRESIDENTE Ariel Cohen Sabban VICEPRESIDENTE 1º Alberto Indij SECRETARIO GENERAL Santiago Kaplun TESORERO Mario Ruschin VICEPRESIDENTE 2º Alberto Hammerschlag VICEPRESIDENTE 3º Luis Grynwald

VICEPRESIDENTE 4º Diego Dlugovitzky (Presidente Consejo Federal) PROSECRETARIO 1º Mario Tannenbaum PROSECRETARIO 2º León Cohen Bello PROSECRETARIO 3º Víctor Kovalsky (Consejo Federal) PROTESORERO 1º Jorge Leicach PROTESORERO 2º Daniel Belinky PROTESORERA 3ª Ana Bercovich (Consejo Federal) REVISORES DE CUENTA TITULARES Fabián Miasnik Bernardo Zabuski REVISORES DE CUENTA SUPLENTES Isaac Fabián Cohen Chaluh Eliás Sporn

SECRETARIO DE ACTAS Leonardo Feiguin VOCALES Alejandro Broitman Enrique Chiron Leonardo Chullmir Vanina Frauman Gabriel Gutesman Clara Levinsky de Broide Leandro Peres Lerea Pablo Reisman José Scaliter Gabriel Wegman VOCALES SUPLENTES Lía Daitchman Ariel Grun David Salischiker Mario Seltzer Raúl Stolarza INVITADOS PERMANENTES Víctor Zajdenberg Emiliano Tron

3


4

Turismo

martes 22 DE MARZo de 2016

el dato

Se avecina la edición XXII de la Fiesta del Surubí Entrerriano

En busca del “toro del Paraná” El arribo del otoño trae consigo la temporada alta de pesca del surubí. En ese contexto, quienes practican la pesca deportiva tienen por destino ineludible la ciudad de La Paz, que año a año y desde hace más de 20 ediciones, alberga la Fiesta del Surubí Entrerriano. Este certamen, que convoca embarcaciones de distintos puntos del país, ha sabido consolidarse como una fecha importante en el calendario de fiestas de pesca, siendo pionera en la modalidad con devolución y no solo atrae a apasionados a este deporte, sino también al público en general que visita la ciudad para disfrutar de sus encantos.

Juan Manuel Alzamendi Especial para ABZ

L

a ciudad de La Paz está muy próxima a albergar una nueva edición de la Fiesta del Surubí Entrerriano, la número 22, los días 1, 2 y 3 de abril próximo. Este evento de pesca deportiva surgió en 1993 y desde entonces se ha realizado ininterrumpidamente, ganando cada vez más popularidad en el mundo de la pesca deportiva y atrayendo pescadores y turistas de distintos puntos del país. La competencia tiene una modalidad de participación en equipos conformados por un máximo de tres pescadores quienes, juntos, desafían las aguas del río Paraná y el riacho Espinillo en busca del más grande de los peces de nuestros ríos; para ello hay un área determinada y un reglamento detallado. La Fiesta es organizada por la Comisión Municipal de Pesca (Comupe), Club de Pescadores, Cazadores y Náutico La Paz, la Cámara de Turismo y la Secretaría de Turismo de esa ciudad; instituciones que se sienten orgullosas de destacar que se trata de una competencia con devolución. La Paz es pionera en la pes-

Los tradicionales platos de porcelana son los trofeos que se llevan quienes logran acceder a los primeros lugares de la competencia.

ca deportiva con esta modalidad algo que, según remarcan, luego adoptó todo el calendario de fiestas de pesca a lo ancho y a lo largo del país. En su última edición, el certamen convocó a 104 lanchas, pero para este año no sólo se ha contemplado el carácter estrictamente deportivo, sino que también desde la organización se están preparando una serie de eventos complementarios que, en el marco del tradicional agasajo de entrega de premios, le darán

el marco de cierre a la Fiesta.

Reglamento. Entre los puntos salientes del reglamento en vigencia para este año, se define que el concurso se realizará sobre el riacho Espinillo en dos zonas previamente determinadas. La zona de pesca para cada embarcación será asignada por sorteo una hora antes del inicio del certamen, que transcurrirá desde las 8 y hasta las 16 del sábado 2 de abril.

Los participantes no podrán desembarcar de las lanchas durante la competencia y, en caso de necesitarlo por causas mayores, no podrán hacerlo con elementos de pesca ni dejándolos accionados en las embarcaciones. Éstas tampoco podrán estar a una distancia menor a 100 metros entre sí, no podrán permanecer juntas durante la competencia ni intercambiar o recibir piezas ya que cualquiera de esos actos es motivo de descalificación.

El costo de la inscripción fue fijado en 3.300 pesos por lancha, aunque quienes se inscribieron hasta el pasado 17 de marzo tuvieron un descuento de 300 pesos y participan en una serie de premios especiales. Las inscripciones continúan abiertas para lo cual se puede consultar a la Secretaría de Turismo de La Paz ubicada en Vieytes 1.143 de esa ciudad. También es posible comunicarse por distintas vías: telefónicamente al 03437 423601, por correo electrónico a informes@ lapazentrerios.gov.ar o por redes sociales a través de Facebook “turismolapazer” y Twitter “@turismolapaze”.

El equipo de pesca permitido es caña, reel y nylon libre con un anzuelo, leader y plomada sin agarradera. Mientras que la carnada queda a elección de los competidores. Está prohibida la tenencia de bicheros a bordo, permitiéndose en su lugar cuna o camilla para levantar las piezas. Cada equipo deberá resolver de qué manera mantiene viva a las piezas hasta el momento de su fiscalización y devolución. La medida mínima de las piezas se ha establecido en 50 cm. de largo adoptándose como criterio de medida el sistema de “punta a punta”, desde el hocico hasta la parte más larga de la aleta caudal.

Premios. Para esta edición, los organizadores de la fiesta remarcaron que hay más de 400 mil pesos en premios en varias modalidades de adjudicación. Entre quienes hayan aprovechado la inscripción anticipada, hasta el 17 de marzo, se realizarán dos sorteos de 10 mil pesos cada uno. Bajo la misma modalidad, y entre todos los inscriptos, se pondrán en juego órdenes de compra de artículos de camping, pesca y relacionados, con distintos montos: una por 50 mil pesos, otra por 20 mil; dos equivalentes a 10 mil pesos y cuatro por cinco mil, junto con la posibilidad de ganar una embarcación Tracker “Guaycurú” de 5,2 metros de largo. Para los equipos, además de los tradicionales platos de porcelana del 1º al 5º puesto, se otorgarán órdenes de compra por 20 mil pesos al primer lugar, 12 mil al segundo, 10 mil al tercero, 9 mil al cuarto y así sucesivamente hasta el décimo lugar que recibirá tres mil pesos en órdenes de compra. Algo similar ocurrirá con la premiación individual con 20 mil, 12 mil y 10 mil pesos en órdenes de compra para el primer, segundo y tercer puesto, respectivamente. También habrá sorteos especiales a repartir entre las zonas de pesca establecidas y a la barra pesquera mejor clasificada, tomando en cuenta los tres equipos mejor clasificados en la general, entre otros.


Turismo

martes 22 DE MARZo de 2016

5

Pseudoplatystoma es el nombre científico del surubí, son un género de peces peces gato (siluriformes) de agua dulce nativos de América del Sur. En el episodio “The War of the Simpsons” de la segunda temporada de la serie animada, Homero tiene una dura contienda con un gran espécimen de pez gato el mítico “General Sherman” que finalmente logra atrapar aunque, como en la Fiesta del Surubí Entrerriano, termina devolviéndolo al agua. Centenares de pescadores se dan cita anualmente en La Paz para medirse con el “toro del Paraná”.

Alerta. En los últimos días y en función de la cercanía de la fecha de realización de la Fiesta del Surubí, la Prefectura de La Paz emitió un comunicado informando que en relación a las condiciones de público conocimiento de crecida del Río Paraná, el nivel de agua y comportamiento del mismo están “lejos de ser considerados como normales”. Señalaron que “el alto nivel del agua y su comportamiento, han desdibujado las zonas de islas y costas, generando vórtices de corriente, arrastrando elementos que pueden dificultar la navegación como camalotes en gran proporción, troncos y otros que, en general, incrementan el riesgo que por sí implica el río para todos quienes hacemos uso de él como medio de vida, de transporte o recreación”. Ante esto Prefectura alertaron a la población señalando que sólo una embarcación tripulada por personas habilitadas, y por ende capacitadas para ello, es la única opción que se recomienda al momento de enfrentar el río. A la vez recordaron que los navegantes podrán recibir información de seguridad a través de los canales 12 (156.600 mhz) y 16 (156.800 mhz) vhf del servicio móvil marítimo “l6s – estación costera La Paz” Prefectura Naval Radio. Curuzú Chalí. Por sus condiciones hidrográficas, La Paz es uno de los mejores pesqueros de surubíes del Litoral argentino. Actualmente, con un río Paraná disminuido en cuanto a la riqueza de sus recursos ictícolas en comparación a décadas pasadas, la pesca con devolución se ha instalado como única opción sustentable para quienes pretenden seguir practicando la pesca deportiva. Con el inicio de la temporada de otoño el surubí cobra protagonismo en el Paraná, con una presencia destacada en la gran cantidad de riachos e islas que conforman una de los reservorios ictícolas más importantes: la Reserva Ictica Curuzú Chalí. Se trata de una red de lagunas, arroyos, ríos y riachos que supera las 15 mil hectáreas de extensión y resulta el hábitat predilecto por los peces cazadores como el surubí para acechar sus presas y, por consiguiente, también un destino elegido para los pescadores que buscan medirse con el “toro del Paraná”.

I

gnacio y Ramón eran vecinos y compadres. Sus ranchos estaban situados a escasa distancia y sus familias compartían una nueva amistad. Eran hombres de isla, conocían todos los secretos de la naturaleza, y estaban compenetrados con el río y el paisaje. Daban importancia a los cambios de la luna, intuían las crecientes y las bajantes de las aguas, tejían las redes y tendían espineles. Eran sabios para los encarnes y, además, unían sus voces para discutir por el precio del pescado con los acopiadores. Los acercaba una amistad basada en el respeto mutuo y largos años de pequeñas dichas y frecuentes pesares. Una mañana Ignacio estaba reparando su canoa, cuando vio que algo extraño se aproximaba hacia la costa en un camalote que era arrastrado por las aguas. Intrigado, observó con atención. Y cuando la planta estuvo cerca, comprobó que aquel objeto “extraño” que había despertado su atención no era otra cosa que un sombrero. Casi sin pensarlo, Ignacio se arrojó al río. Nadando, llegó hasta la planta acuática y echó mano al sombrero.

Pintas de ira: leyenda del surubí Retornó a la costa y lo examinó con detenimiento. Fue entonces cuando, con gran júbilo, comprobó que la base de la copa de aquel sombrero pajizo era de cuero de yuguareté. Se sintió feliz, pues desde niño había escuchado decir que el cuero del felino daba poder, fuerza y sagacidad, a quien lo tuviera. Entonces, corrió hasta el rancho a mostrar su “tesoro”. Mientras tanto, Ramón, que había oído las expresiones de admiración y los comentarios de todos, se acercó al rancho de su amigo para averiguar qué sucedía. Al ver el sombrero, lo invadió una rara sensación: en vez de alegría, sintió rabia; de pronto la envidia esparció en su espíritu, ahogándolo de amargura. Desde ese momento, todo cambió, Ignacio se ufanaba con inocencia de su posesión y Ramón sentía un oscuro rencor. Se preguntaba por qué aquel día se había quedado en el rancho reparando una red: de no haberlo hecho, el sombrero ahora sería suyo. Esto le hacía pensar que el siempre tenía mala suerte.

Su carácter se volvió huraño y largos silencios enmudecieron sus labios: en tanto, un irracional deseo de venganza lo embargaba. En cierta oportunidad, Ignacio le propuso navegar río arriba y acampar por dos o tres noches para cazar lobitos de río. Ramón se negó al principio, pero finalmente aceptó. Cargaron la canoa con provisiones, escopetas, facones y cuchillos especiales para cuerear a los animales. Tampoco olvidaron llevar una pértiga de caña tacuara para bordear los malezales costeros. Una vez que remontaron el río hasta encontrar el sitio adecuado, acamparon. Construyeron rápidamente un bendito y luego colocaron trampas. Esperaron un tiempo prudencial y, por la noche, fueron a verlas. El resultado fue óptimo para Ignacio que había capturado quince ejemplares. Estaba eufórico pensando en el dinero que obtendría por la venta de los cueros que eran muy apreciados y que se pagaban diez veces más que el de las nutrias. Sin embargo, Ramón no tuvo la

misma suerte, sólo capturó uno. El despecho le hizo pensar que la piel del yaguareté del sombrero de Ignacio convocaba fuerzas mágicas que beneficiaban a su poseedor. Ciego de ira, comenzó a beber y a provocar al amigo. Ignacio soportó callado los insultos, pero al recibir uno que lastimó su honor, no pudo contenerse y se trabaron en lucha. Cayeron rodando por la barranca. Y en un momento dado, Ramón abrió con su facón una profunda herida en el cuerpo de Ignacio. La sangre emergió como una catarata, pero ni siquiera esto tranquilizó su obsesión por arrebatarle el sombrero. Lo intentó, pero el otro lo tomó entre sus manos y lo apretó con esfuerzo sobrehumano, antes de morir. Enloquecido, Ramón tiró con fuerza y logró quitárselo de entre las manos yertas, casi petrificadas. Mas al hacerlo, cayó al río abrazado al sombrero. Dios, para castigarlo, lo convirtió en un pez sin escamas: el surubí. Este tiene manchada la piel como la del cuero que provocó la tragedia. Y dicen que caza de noche para pasar desapercibido, ya que conserva la vergüenza por el injusto crimen que cometió aquella noche lejana.


6

Agricultura

martes 22 DE MARZo de 2016

En esta campaña sólo se sembraron 500 hectáreas

Las palomas convirtieron al girasol en un cultivo en vías de extinción en Entre Ríos Es la principal causa de la dramática reducción de la superficie implantada. A las aves plaga se sumaron las bajas cotizaciones y, sobre todo, las retenciones vigentes hasta diciembre pasado que recortaron la ganancia del productores. La eliminación de ese impuesto, tal vez, haga que el área sembrada repunte, aunque no será fácil.

Un poco de historia

L

as primeras referencias sobre girasol en nuestro país, según se informa en la página web de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir), se remontan al siglo XIX, cuando los colonos de origen hebreo afincados en las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires realizan las primeras introducciones de semilla para su propio consumo. Su difusión, como cultivo, comienza en forma casi simultánea, en la Colonia Mauricio, partido de Carlos Casares, en el oeste de la provincia de Buenos Aires, y en Basavilbaso, departamento Uruguay, en la provincia de

Entre Ríos a partir de 1900, por agricultores inmigrantes. La evolución del cultivo de girasol en la Argentina, segín Asagir, puede dividirse en seis etapas o períodos bien definidos. Cultivo pre-industrial, fines del Siglo XIX y principios del XX. Gran expansión, entre 1930 y 1950. Crisis, en la década del 50 Recuperación, entre 1960 y 1975. Difusión de híbridos, a partir de 1975. Relocalización del cultivo, a partir de 2000.

La paloma ha diezmado el cultivo de girasol en Entre Ríos y buena parte del país.

C

ada vez se siembra menos y en esta campaña 2015/16 el área sembrada con girasol casi tocó fondo en Entre Ríos: se implantaron apenas 500 hectáreas, es decir prácticamente nada. Productores y técnicos coinciden en que las aves plaga –palomas principalmente, pero también cotorras– son la razón central de la abrupta caída de la superficie girasolera en la provincia, pero no la única. Las bajas cotizaciones de la oleaginosa y, sobre todo, la política de retenciones aplicada desde 2002 en adelante

también contribuyeron al desaliento de los productores; el avance de la soja en zonas tradicionalmente destinadas al girasol hizo el resto. “Vea, las palomas me comían casi todo el girasol que sembraba y lo poco que podía cosechar me lo comía el Estado con las retenciones”, explicó –con enojo e ironía– un veterano productor del departamento La Paz, en el norte de Entre Ríos, que siempre hacía girasol como cultivo de verano. “Me cansé y desde hace unos años hago sólo soja”, confiesa, aunque adviertió que a las palomas

“parece que también les está gustando el porotito de la soja”.

Números. Los números de la campaña agrícola 2015/16 son demoledores: la superficie sembrada con girasol en nuestra provincia apenas alcanzó las 500 hectáreas: 400 en el departamento Federal y 100 en el departamento Paraná. La cifra, por cierto, es ínfima y se ubica demasiado lejos de las 72.695 hectáreas implantas en el ciclo 2007/08, hace sólo ocho campañas. Pero, vaya paradoja, el rendi-

miento promedio –2.280 kg/ha– fue el más alto de los últimos 16 años, según los datos suministrados por la Bolsa de Cereales de Entre Ríos a través de su Sistema de Información (Siber). La producción de la campaña 2015/16, en tanto, fue la más baja de la historia: 1.140 toneladas, una cifra insignificante en cualquier escenario productivo y que se ubica a una distancia sideral de las 139.499 toneladas cosechadas en el ciclo 2007/08. La mínima presencia del girasol en la geografía entrerriana se mantiene desde hace cuatro campañas y siempre en el tobogán: 2.820 hectáreas en el ciclo 2012/13, 2.770 en 2013/14, 1.610 en 2014/15 y 500 en 2015/16. A nivel nacional, en tanto, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estima una producción de girasol, para la actual campaña 2015/16, de 2,3 millo-

nes de toneladas, aunque no descarta elevar esa cifra dado que los rendimientos alcanzados hasta el momento se ubican por encima de las estimaciones iniciales. El Departamento de Agricultura de Estado Unidos (USDA, según su sigla en inglés), por su parte, vaticinó una producción de 2,6 millones de toneladas. De cara al futuro, la pregunta central es si podrá el girasol revertir esta situación casi terminal que atraviesa en Entre Ríos. ¿Alcanzará la eliminación de las retenciones para incentivar su siembra?

Opiniones. Jorge Dupleich, responsable de la Agencia de Extensión Rural La Paz del INTA, se mostró cauteloso ante esta consulta. “Puede ser que sí porque la eliminación de las retenciones mejora los números de los productores”, señaló, pero remarcó que “el problema son los pájaros”, las aves plaga, y “si no se

¿Por qué les gusta?

E

l girasol (Helianthus annuus L.) es un cultivo muy apetecible para las aves debido a sus características nutricionales, pues contiene varias proteínas y ácidos esenciales para el crecimiento y la reproducción. En Argentina, las palomas medianas (Zenaida auriculata) y las cotorras (Myiopsitta monachus) son las principales aves que causan daños al girasol. Estas especies se distinguen tanto por su biología como por el daño que producen, con consecuentes im-

plicancias para el manejo. Los daños por aves en girasol pueden ser muy importantes en algunos casos y constituir la limitante principal de la producción de este cultivo en ciertas regiones. El daño se manifiesta en dos etapas del cultivo: 1) en emergencia, donde es causado por palomas medianas y, en menor medida, por palomas grandes; y 2) en madurez, donde el daño es causado por palomas (principalmente mediana) y cotorras.


Agricultura

martes 22 DE MARZo de 2016

7

La mirada de Asagir Luis Arias

Presidente de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir)

E

Una postal difícil de encontrar en Entre Ríos.

Evolución de la producción de girasol en Entre Ríos.

encuentra solución a este tema no estoy tan seguro de que la gente vuelva al girasol”. Dupleich, además, consideró que para hacer girasol en forma rentable, además de solucionar el drama de las palomas y las cotorras, los semilleros deberían trabajar más en materia de genética y los productores mejorar el manejo del cultivo. Néstor Luciani, un gran conocedor del cultivo del girasol, por su parte, estimó que la eliminación de las retenciones “fue totalmente favorable” porque “vuelve más competitivo al girasol”, que el productor “siempre lo tuvo presente para in-

cluirlo en la rotación”. Hubo dos factores fundamentales, a juicio de Luciani, para que el área sembrada cayera: por un lado, las palomas; por el otro, las retenciones. El daño que causan las palomas en el girasol “es muy importante”, subrayó, y al tiempo que se fue reduciendo la superficie implantada “el problema se agudizó”. Además la población de palomas aumentó en forma exponencial. “No se las combate y no hay ninguna política que apunte realmente al control de esta plaga”, alertó Luciani. Todo esto, subrayó, desalentó la

siembra porque el productor, por ejemplo, “veía a 15 días de la cosecha muy bien a su cultivos, pensado en rindes de 25 quintales, y después de la trilla se encontraba con rindes de 10 ó 15 quintales; en el medio habían pasado las palomas”. Luciani, sin embargo, consideró que ahora, ante el actual escenario económico, sin retenciones, “el productor va a pensar de nuevo en el girasol para incluirlo en la rotación”, porque “era muy rentable, y calzaba muy bien en la rotación. Después de soja o después de maíz, anda muy bien, con híbridos con alto contenido de aceite y que se adaptan muy a la siembra directa”.

l cambio de rumbo en la política agroindustrial y el impacto que produjo la eliminación de los Derechos de Exportación (DerEx), que eran del 32 % para el grano y 30% para el aceite crudo, fueron las principales razones del renovado interés por el girasol. Hacia el inicio de campaña, el grano de girasol tenía un valor estimado de U$S 185. El mercado fue acomodándose a las nuevas circunstancias y hoy cotiza entre U$S 275 y 290, valores a los que debe sumarse la bonificación por contenido de aceite (en promedio un 10-12%). La Unión Europea ha establecido una tolerancia cero para residuos de fitosanitarios utilizados en almacenaje que, aunque están presentes en algunos embarques de aceite crudo, son eliminados completamente en el proceso de refinado. Esta circunstancia hace que los aceites procedentes de Argentina no puedan ingresar a la UE y tampoco tomar Rotterdam como valor de referencia, sino las cotizaciones del Mar Negro (Rusia y Ucrania), sensiblemente inferiores. La Cadena de Valor Girasol trabaja en este tema desde el año 2002 y más recientemente en un Comité Mixto junto al Senasa desarrollando un conjunto de actividades tendientes a solucionar este problema. Si bien la quita de los DerEx ha significado una notable mejora para todos los eslabones de la Cadena de Valor y para la competitividad del cultivo, quedan pendientes: - Incrementar la productividad del cultivo - Encontrar soluciones al flagelo que significa el aumento de la población y el daño de aves en algunas zonas. - Mejorar cuestiones sanita-

La mejora de la rentabilidad, gracias al fin de las retenciones y una mejora en las cotizaciones internacionales, más el hecho de que se trata de un cultivo económico –en términos de inversión para su siembra– y la añeja cultura girasolera de los productores entrerrianos,

rias, en particular de enfermedades como Phomopsis y Mildew. - Resolver el diferencial arancelario de importación de 6,4 puntos que aplica la UE para el aceite contra el 0% que aplica al grano de girasol y fomentar el agregado de valor de nuestros productos de exportación. Al respecto, Asagir trabaja en forma conjunta con el INTA para caracterizar agronómicamente los cultivares disponibles y brindar información que permita al productor elegir la genética más adecuada a sus circunstancias. También promueve la investigación para conocer la dinámica poblacional de la paloma y poder así encontrar prácticas agronómicas que permitan reducir el daño; conduce el Proyecto Brechas, destinado a cuantificar la diferencia entre rendimientos logrados y logrables, explicar el (los) porqué de esa diferencia y proponer soluciones; colabora en la búsqueda de alternativas para los condicionantes sanitarios; y ha iniciado, además, contactos con las autoridades con el fin de encontrar soluciones para la barrera que significa para los aceites de girasol las actuales normativas europeas sobre presencia de fitosanitarios y aranceles. El ánimo de toda la cadena de valor girasol ha mejorado luego de la quita de retenciones y del incremento de competitividad. Se prevé una mayor intención de siembra por parte de los productores para la próxima campaña. Esta mayor área aumenta el interés de los proveedores de insumos, del comercio y del sector de ciencia y tecnología. La industria procesadora está preparada para incrementar la molienda y disminuir la capacidad ociosa creciente en los últimos años. La tendencia de caída de superficie, producción y exportación de los últimos 15 años se puede revertir y estamos seguros que toda la cadena hará todos los esfuerzos necesarios para lograr este cambio.

tal vez, sean factores que ayuden al girasol a recuperar hectáreas. Las aves plaga, implacables con el cultivo, sin embargo, siguen siendo el principal desafío a superar para que en los campos de la provincia se vuelvan a ver los girasoles, hasta perder la mirada en el horizonte.

J Y H Distribuciones SRL Av Almafuerte 3794 Paraná - Entre Rios Telefono: (0343) 426 - 0521


8

Economía

martes 22 DE MARZo de 2016

La inflación sigue siendo la principal barrera a superar para no perder

¿Plazo fijo, dólar, ladrillos o yerba?: qué hacen los entrerrianos con sus ahorros Poner el dinero para que “trabaje” en el banco, apostar por un dólar que está cayendo por la intervención del Banco Central, decidirse por invertir en su vivienda o en la construcción que “mantiene su valor”, según se cree o se adelanta consumo en bienes o servicios que indefectiblemente vamos a utilizar en el transcurso del año. Tener unos pesitos de más no siempre es una buena noticia, sobre todo cuando no se sabe qué hacer con ellos.

E

l escenario en que se desarrolla la vida económica en la República Argentina puede ser un verdadero rompecabezas para cualquier ciudadano de buena voluntad que viene a habitar o a pasar un tiempo en el país. Hijitus diría que es un intríngulis chíngulis de muy difícil resolución. Seguramente para este buen amigo extranjero la pulsión a salir volando de Ezeiza será lo primero que aparezca por su cabeza. Sin embargo, para los nativos, ya no hay nada que asuste o espante. A pesar de que son pocos los académicos recibidos de universidades, existen hoy en nuestra tierra 40 millones de directores técnicos, 40 millones de filósofos y 40 millones de economistas. Es que hace ya más de 50 años que se viene sobrellevando una crisis tras otra y desde Dona Rosa o un comerciante Pyme hasta un banquero o un gran industrial se han vuelto expertos en capear los temporales que indefectiblemente aparecen cíclicamente en el horizonte. Pero aún así, cuando seamos todos expertos capacitados de brindar conferencias sobre macroeconomía en cualquier lugar del mundo, resulta un verdadero desafío resolver qué hacer con los pesitos que

Ir al súper y elegir en góndola pensando el futuro puede resultar una buena inversión

se fueron convirtiendo en ahorros y que están amenazados minuto a minuto por el gran flagelo de las últimas décadas: la inflación. Aunque parezca una verdad de Perogrullo, ese ahorro, no es otra

cosa que consumo de una familia que fue postergado voluntariamente por la familia, con el fin de tener más adelante cuando sea necesario. El problema es que la Argentina ha decidido –el Gobierno y los ciuda-

danos, cualquier gobierno y todos los ciudadanos–, hemos decidido vivir con déficit fiscal, es decir que gastamos más de lo que ingresa. He aquí la madre del borrego y allí reside el problema principal de la infla-

ción. Y cuando la inflación está descontrolada –y mal o no medida como en los últimos años– se desmadran todos los registros y ahí comienzan los problemas. La inflación es un impuesto encu-

Dólar vs. altas tasas en pesos Si consideramos a las Letras del Banco Central (Lebacs) como referencia de tasas de inversión en pesos, los rendimientos de la última licitación fueron los siguientes:

35 días - 38% 63 días - 35% 98 días - 34% 119 días - 33,25% 147 días - 33% 203 días - 32,25% 252 días - 32,25% Tomando un tipo de cambio de ARS 15, nuestro razonamiento para definir inversiones debiera ser el siguiente: si invierto ARS 100 a tasas de 30 % anualizado, en 12 meses tendré ARS 130. Es decir, hoy tenemos en USD 100/15 = USD 6,66. Lo difícil

es saber cuánto valdrá el USD a fin de año pero si tomamos de referencia los futuros de dólares que se operan en el Rofex (mercado de futuros de Rosario), a fin de año el USD debería valer ARS 17,7, es decir que tendríamos a fin de año en dólares 130/17.7 = USD 7,34. En términos de dólares deberíamos asumir una ganancia alrededor del 10%( 7,34 / 6,66). En conclusión, si pensamos que el dólar no va a tener grandes sobresaltos y se vuelve a la época donde el Banco Central de la República Argentina debía comprar dólares para que el valor del peso no se apreciara, las inversiones en moneda local con altas tasas de interés resultarían ser una opción muy interesante. Fuente: www. aromanoconsultores.com/ banca-privada - MDZ


Economía

martes 22 DE MARZo de 2016

9

La opción de verdes o bancos

A

¿Dólar o plazo fijo?, una opción que sigue vigente, aunque con rendimientos inciertos.

bierto que impacta con mayor fuerza en los asalariados y en la población de menores recursos. Dicho en buen romance, la clase media es la que sufre como nadie la inflación. Y es precisamente la clase media la que puede ahorrar unos pesitos. La pregunta es: ¿Qué hacer con esos ahorros para mantenerlos en el tiempo y no pierdan valor para cuando se los necesite? Es decir, cómo hacer para comprar lo mismo con la misma cantidad de dinero en el tiempo futuro que lo necesite. Para quien responda esta pregunta quizá haya un Premio Nobel de Economía esperándolo.

Escenario. Supongamos que se recibió una herencia de mediana cuantía, un retroactivo no esperado o se llegó a una suma considerable producto del esforzado ahorro. Deberá saber antes que nada que –en promedio– durante 2015 la inflación rondó el 30 %, y si bien los aumentos siguieron de cerca este indicador, por tercer año consecutivo, los sueldos quedaron por debajo de la inflación. Siempre hablando de aquellos trabajadores formales, sindicalizados que gozaron de los beneficios de las negociaciones paritarias. Pero la inflación vuelve a demostrar que es el principal problema. Según el Índice de Precios al Consumidor que mide el Congreso, en los últimos tres meses (de diciembre a febrero) alcanzó el 12,4 %, casi la mitad de lo que rinden los plazos fijos a lo largo de todo un año. Si esta progresión se mantuviera durante 2016, la inflación anual se ubicaría cerca del 50 %. Sin embargo, desde el gobierno, especialistas y empresarios consideran que el incremento en los precios de la canasta básica subirá bastante menos en el segundo semestre. Se estima que la constante será la caída del consumo y de la actividad económica. Por tanto, las empresas no podrán aumentar tanto los precios, porque las ventas se les caerán

como fichas de dominó, pero el problema para la población puede dejar de ser la inflación para pasar a ser las suspensiones y el desempleo. Por estos días, las tasas de las Lebacs (Letras del Banco Central que se colocan para captar pesos del mercado y manejar la masa monetaria) se ubicaron en el 30 %. Esta tasa es la referencia de todo el mercado, y rige, generalmente, para medir las tasas activas (las que cobran los bancos por los créditos) y las pasivas (las que paga por los depósitos). Esta semana, el Gobierno de Entre Ríos colocó deuda en el mercado bajo la forma de Letras del Tesorería y pagó 36 %, una tasa algo superior a la de un plazo fijo. No todo el mundo se anima a estas inversiones pero las colocaciones no son largas. Esta serie fue por 70 días. Al dólar el Banco Central ha decidido “plancharlo” y luego de llegar a los 16 pesos en 10 días bajó a menos de 15 %. Esto forma parte de la estrategia del Banco Central de elevar ta-

sas para quitar pesos del mercado y que la población prefiera ahorrar a consumir bienes y servicios recalentando el mercado y subiendo el índice inflacionario. Según los especialistas, además, una inversión inmobiliaria ronda el 2 % anual, en dólares, en un contexto donde conviene más ser inquilino que propietario. Entonces: ¿Dónde invertir?

Variantes. Según los diarios especializados “el negocio reside en ir al supermercado los fines de semana, que tienen fuertes promociones, al estilo de llevar dos productos y pagar uno, y stockear productos de limpieza y no perecederos. De ahorrar en plazo fijo ahora se pasó a ahorrar en jabón en polvo, papel higiénico y latas de atún, que son productos con años hasta su vencimiento y que se utilizan inevitablemente. También se aprovecha a stockear yerba, antes del inminente aumento de precios. En las alacenas de los hogares, se ven paquetes de azúcar, de harina y

rgentina ha comenzado a transitar un nuevo ciclo económico político. En este contexto, ¿es conveniente comprar dólares? Una de las características que tiene el argentino es pensar sus ahorros, su patrimonio, su sueldo, sus inversiones y hasta su negocio en términos de dólar. Sin dudas que mantenerse invertido en una moneda internacional con refugio de valor es determinante y ha sido uno de los motores para que no sólo en nuestro país soñaran con una economía totalmente dolarizada. Sin embargo, si consideramos a nuestro principal socio económico y estratégico –Brasil–, vemos que su moneda nacional tiene una posición relevante y el real es el principal activo de valor. En la actualidad, donde Argentina ha comenzado a transitar un nuevo ciclo económico político y obteniendo tasas anualizadas que rinden hasta el 38 % en pesos, ¿conviene seguir pensando en dólares?

Argumentos. Predecir el precio del dólar es muy difícil en momentos donde se está buscando recuperar el equilibrio fiscal y monetario para reducir

de fideos, que la gente los compra en cantidad cuando hay descuento”. Se habrá advertido que cada vez más los entrerrianos consideran la fecha de vencimiento en los paquetes y optan por llevar esos productos que en algún momento consumirán y los llevan por cantidad. La inflación licua los ahorros y las amas de casa están muy atentas a las variaciones. Los precios son muy sensibles y reaccionan ante cualquier oscilación del mercado. Se advierten suban muy importantes. Ante la inestabilidad de las tasas, la incertidumbre del dólar, el consumo es una variante cada vez más utilizada,

la inflación. En lo que va del año, la base monetaria se contrajo fuertemente y hoy ronda el 30 % mientras que durante 2015 la base superaba niveles de 40 %. Es decir, la emisión era muy alta para financiar el déficit fiscal proveniente del Estado nacional. Superar el conflicto de los holdouts luego de quince años puede representar un quiebre psicológico no sólo para los argentinos sino para el resto de los países interesados en invertir en nuestro país. Por ello, si se siguen tomando medidas económicas coherentes, como la salida del cepo cambiario o blanquear que la inflación y la pobreza son un problema serio para nuestro país, Argentina debería generar grandes expectativas y en los próximos años volver a la senda del crecimiento, la inversión y el ingreso de divisas. Algo similar vivió Brasil en los comienzos de la década del 2000 y que continuó hasta 2008, donde nuestro vecino estratégico se convirtió en el centro de las inversiones internacionales y el real llegó a apreciarse tanto que el tipo de cambio llegó a mínimos históricos.

y en esto se debe incluir a los automóviles. “Por eso, el stockeo le gana al plazo fijo, y en la Argentina de hoy el nuevo negocio reside en invertir en latas de atún. Hay que acordarse que si se paga con débito, está la devolución del 4% del IVA, aunque para compras menores a $ 1.000. Por eso, lo que se suele hacer es fraccionarlas: si se gasta $ 1800, pagar $ 900 y luego otros $ 900. Lo que no conviene es pagar con crédito y hacer revolving; o sea, pagar el mínimo, porque ahí el costo financiero total está en franco aumento, de la mano de la suba de tasas”, explican los especialistas.


10

Deportes

martes 22 DE MARZo de 2016

Las actividades náuticas en nuestra provincia

De frente a los ríos El remo, el canotaje, y la natación en aguas abiertas son los máximos exponentes de los deportes náuticos que se pueden realizar en una provincia que cuenta con las mejores condiciones para su realización. Entre el río Paraná y el río Uruguay te contamos cuáles son los clubes, antecedentes y realidades de estos deportes.

Ángel Malvicino, en los años ’40, junto a su entrenador alemán.

El desaparecido Club Remeros de Colón.

Ocho del PRC, de izquierda a derecha, Di Stéfano, Freiberg, Fort, Magnano, Brunengo, O. Castoldi, Moreyra, H. Castolodi y Castro.

Esteban Alfaro Especial para ABZ

E

l nombre de nuestra provincia resulta tautológico a la hora de pensar en los límites que la demarcan, e incluso sólo basta con mirar sus paisajes para saber el porqué de la elección. El Paraná y el Uruguay como exponentes máximos de los cauces fluviales recorren de norte a sur ambas márgenes del territorio entrerriano bañando numerosas ciudades con sus aguas. Sus miles de kilómetros de ríos, lagunas y arroyos conforman un hábitat propicio para el desarrollo de los deportes náuticos.

Remo. El remo surgió como un ancestral método de transporte, incluso con demostrada existencia antes de Cristo. Pero recién en el siglo XVII se desarrolló como deporte, y dónde si no en Inglaterra. Este deporte está considerado como uno de los más completos ya que implica el esfuerzo de los más grandes grupos musculares para la propulsión del bote. Piernas, espalda, brazos, abdominales requieren estar en condiciones en mayor o menor medida para ser el más rápido. El movimiento inmigratorio sucedido en nuestro país en la segunda mitad del Siglo XIX trajo consigo también nuevas expresiones culturales y deportivas. Entre las

más populares obviamente está el fútbol, pero La Boca del Riachuelo también sirvió para que el remo diera sus primeros pasos y surgieran los primeros clubes como el Buenos Aires Rowing y el Regatas La Marina. El paso de los años llevó a este deporte a buscar lugares más propicios para su práctica. La localidad de Tigre se convirtió en la capital nacional de este deporte cuando los clubes de las colectividades alemanas, inglesas, francesas, escandinavas, hispanas, suizas, italianas, entre otras decidieron asentarse definitivamente allí. A pesar de contar con extensiones de agua adecuadas para el remo, nuestra provincia no logró de-

sarrollar en calidad ni cantidad esta expresión deportiva. Como un deporte caro (los botes y los remos se cotizan en dólares), el remo muchas veces depende del apoyo de un club con los recursos y la infraestructura necesarios. “Al río no se le teme, se lo respeta” suelen decir quienes más años tienen navegando sus aguas. El río Paraná traslada 16.000 metros cúbicos de agua por segundo, lo que lo convierte en uno de los más caudalosos de Sudamérica, sólo superado en su extensión sólo por el Amazonas. Los más antiguos testimonios dan cuenta de la existencia del Club de Regatas Entrerriana, localizado en la zona de Bajada Grande, en Paraná. Aunque de corta existencia, esta institución de fines del Siglo XIX dio la remada inicial para quienes querían disfrutar de las aguas. El Club de Natación Paraná (también ya desaparecido) fue el que continuó con el remo en la ciudad, hasta que en 1917 se fundó el Paraná Rowing

Club, entidad que permanece en el ámbito nacional del deporte. Por sus botes transitaron importantes personalidades del deporte nacional, tal es el caso de Ángel Malvicino –otrora empresario y presidente del Club Unión de Santa Fe–, o Gustavo Calderón –remero olímpico–. Entre sus hitos deportivos más importantes se cuentan ocho Campeonatos Argentinos, entre ellos cuatro logrados por el bote de ocho remeros en la década del ’70. Sobre la margen del Paraná también supieron practicar el remo el Rowing Club Victoria y el Círculo Náutico Diamante aunque ya no lo hacen regularmente ni de forma competitiva. En la margen del Uruguay, un río de menor caudal, y extensión, el remo tuvo más propuestas a lo largo de la historia. En 1906 nació el Club de Regatas Concordia, también uno de los pocos sobrevivientes en la actualidad. Kilómetros al sur se erige el Club Regatas Uruguay, con im-


Deportes

martes 22 DE MARZo de 2016

Regata de canotaje.

portante trascendencia en básquet, pero que tras décadas sin competir en remo, hacia fines de 2014 reflotó la actividad al reafiliarse a la Asociación Argentina que rige el deporte. En Colón fue muy popular durante muchos años el Club Remeros, con la característica particular de tener una sede flotante, lugar de incontables celebraciones. El paso del tiempo, el accionar del río, hicieron que esta sede no pudiera seguir en pie, lo cual fue un golpe mortal para la institución, que desapareciera en la década del ’70. Gualeguaychú también ha sido sede de esta práctica deportiva, aunque más por proyectos individuales que como propuesta de alguna institución deportiva.

Natación. Con la práctica del remo en las aguas de nuestra provincia, también se popularizó el entrenamiento de la natación. Al no existir piletas en aquellos primeros años, los entusiastas desarrollaban el deporte en aguas abiertas, en zonas delimitadas a la orilla del río. No sólo se nadaba, sino que también se jugaba al waterpolo en aguas abiertas. Incluso el Club de Natación Paraná llegó a tener su sede en la Isla Puente, ubicada frente a la capital provincial. En aquellos primeros años del 1900 nacieron las primeras travesías a nado en nuestros ríos. Se hicieron tradicionales las pruebas que unen Villa Urquiza con la capital entrerriana o, más cerca en el tiempo, la más larga del mundo, la HernandariasParaná que cuenta con 88 kilómetros de extensión. En la costa oriental asimismo se repiten habitualmente las

pruebas en Concordia, como así también las que unen Liebig y San José.

Canotaje. A diferencia del remo, el canotaje es más accesible al ser más bajos los costos de las embarcaciones. De allí que hoy sean, con intermitencias, más de diez los clubes que participan del Campeonato Entrerriano. Entre ellos están el Rowing, Náutico y la Escuela de Canotaje, Expedición, y Natación en Aguas Abiertas (Ecenaa) de Paraná; Regatas y Club de Pesca de Concordia; Regatas y Rocamora de Concepción del Uruguay; Club de Remo y Pesca de Rosario del Tala; Regatas y Pescadores de Gualeguaychú; Escuela Municipal de Colón; Náutico de Gualeguay; entre otros. Este deporte cuenta con un mayor desarrollo en cantidad de atletas a nivel nacional, lo cual se traslada también al territorio provincial. De allí que la mayor parte de la competencia durante el año para los palistas sea dentro de los límites del Uruguay y el Paraná. Este deporte transita un gran presente reflejado en los resultados de los últimos Juegos Panamericanos (Toronto 2015) donde fueron medallistas los entrerrianos Daniel Dal Bo, Juan Pablo de Gesús y María Magdalena Garro. Claro está que además de estos tres deportes, nuestros ríos y arroyos nos dan la posibilidad de disfrutarlos de diferentes maneras. Tanto en su faceta competitiva como en la recreativa, también se practican en la provincia la vela, el wakeboard, en menor medida el windsurf, y el novedoso stand up paddle.

La Hernandarias - Paraná, una clásica competencia de natación en aguas abiertas.

Gustavo Calderón (strocke) del cuádruple olímpico.

11


12

Cultura

martes 22 DE MARZo de 2016

En la Argentina los Slams de Poesía comenzaron en 2011

La poesía en escena Poner la poesía en el cuerpo, en lo dicho más que en lo leído es una tradición que se remonta hasta los aedas, trovadores y juglares y que, con el paso de los siglos, fue cediendo espacio a la lectura solitaria, parsimoniosa. Sin embargo desde hace unos años existe a nivel mundial lo que se conoce como Slam de Poesía y que, desde 2015, comenzó a llevarse a cabo en la capital entrerriana con miras de expansión hacia el interior de la provincia.

Ferny Kosiak

Especial para ABZ

L

a palabra Slam puede tomarse desde sus dos traducciones del inglés: “azotar”, y entonces cada poesía podría ser un cachetazo, o “torneo”, como alguna vez hemos oído llamar a las competencias internacionales de tenis. Pero en este caso el deporte es otro. La actividad consiste en encuentros, generalmente autogestionados e independientes, en los que diversos poetas se encuentran en determinados lugares (desde bares hasta centros culturales) a leer textos propios, con el agregado de que el poema no puede durar más de tres

minutos con veinte segundos y la “lectura” tiene que estar atravesada por el cuerpo de quien lo interpreta, poniendo en juego los matices de la voz, el movimiento dentro o fuera del escenario y la interacción (mayor o menor) con el público. En resumidas cuentas se trata de desacartonar la poesía, de pasar (al menos por un rato) de ser poeta a convertirse en slammer, a sumarle otra dimensión a la palabra, a reírse de las convenciones rígidas de la literatura. Como en todo torneo se eligen ganadores: un jurado establecido con anterioridad pondrá puntos a cada actuación y elegirá a quiénes otorga premios y menciones. Por lo general a los primeros puestos se les obsequian medallas y el ganador de la velada recibe una copa que tiene que ser devuelta en el siguiente slam, como un recordatorio de que todo se recicla, de que todo vuelve, de que siempre hay otro poema y otro poeta que merecen partici-

par de este certamen, de una manera divertida y original. Parte de ese aspecto lúdico está en que cada encuentro tiene un nombre especial, por lo general vinculado a alguna fecha importante y cercana, por eso este año el cuarto slam de Paraná, realizado el 13 de febrero pasado, se llamó Copa Cupido y el próximo se llamará Copa Revolución, ya que se realizará en la Semana de Mayo.

Orígenes. Estos torneos comenzaron a desarrollarse en Estados Unidos desde la década de 1980 y han ido ganando más fuerza con el paso de los años y con las novedades de los avances tecnológicos: en todas partes del mundo se suben videos a la plataforma de Youtube de la performance de diferentes poetas/slammers y en más de una ocasión estas grabaciones alcanzaron las primeras planas de los medios, ya que en muchas oportunidades la palabra es puesta al servicio de la denuncia social.

Desacartonar la poesía, uno de los objetivos de los Slams.

En nuestro país los slams comenzaron en 2011, en Buenos Aires, y poco a poco han ganado territorio en distintas ciudades del interior. Hoy existen grupos estables que organizan, de manera periódica, estos torneos en Córdoba, Salta, Corrientes, Chaco, Mendoza, Bariloche, Rosario y Santa Fe, por mencionar sólo algunos. En Paraná comenzó a desarrollarse el año pasado en la Casa de la Cultura y con el apoyo del Ministerio de Cultura de Entre Ríos. En abril de 2015, en el patio de la Casa de la Cultura, el primer slam se llenó de gente que aún no estaba del todo enterada de qué se trataba este movimiento que tomaba la palabra de una manera diferente. Desde entonces cada poesía de cada encuentro es acompañada, como es tradición, por chasquidos de dedos, una manera sutil de aplauso que no interrumpe la interpretación del slammer. Desde ese primer encuentro también estuvieron presentes las

editoriales independientes de la zona que siempre acompañan con sus mesas de libros de nuevos autores. En julio llegó el segundo slam, Copa Bandera, y en octubre se realizó la Copa Electa. En febrero de este año la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Paraná apoyó este movimiento independiente con el aporte de la copa y las medallas para realizar los encuentros de 2016 y el hall del Teatro 3 de Febrero estuvo repleto de gente en la Copa Cupido.

El puntapié inicial. Por supuesto que estos eventos no se gestan solos, ni nacen de la nada, mucho menos si se realizan desde la autogestión. En nuestra provincia fue Elián Del Mestre quien dio el puntapié inicial y quien sigue impulsando y organizando periódicamente estos encuentros, sumando voluntarios que, de manera desinteresada, ayudan en lo que pueden para hacer de cada slam un momento bello y que valga la pena recordar. Elián es un joven abogado de 28 años con las suficientes inclinaciones literarias como para haber publicado dos libros: El libro que no fue jueves (2010) y Pulóver (2015), obras que escapan a la catalogación tradicional, que exceden los límites entre narrativa y poesía. Después de publicar su primera obra sintió que su escritura no encajaba dentro del ambiente literario de Paraná y de Santa Fe (ciudades entre las que vive) o que al menos no aparecía lo que él estaba buscando en ese momento. Así fue que entró en contacto con el escritor santafesino Felipe Ojalvo, autor de Transeúntes (2014) y Seremos algún día humo (2016), y hubo un acercamiento hacia el arte del slam: desde ver videos subidos a la web y aprender de lo que otros autores hacían hasta leer lo que otros slammers escribían. Elián y Felipe comenzaron con pequeñas “pruebas piloto” en Santa Fe: reuniones en bares, lecturas al aire libre y con la convicción de que había que lograr que la gente “entendiera que no se trata de pararse y leer delante de un micrófono, sino que es mucho más complejo, que implica una interpretación de ese texto, que no es una repetición automática sino que es un lenguaje totalmente diferente y que los códigos de la poesía oral pasan por los condimentos de la oralidad, de ponerle el cuerpo y la voz a algo escrito”, explica Elián.


Cultura

martes 22 DE MARZo de 2016

13

El próximo

E

l próximo Slam de Entre Ríos (Sede Paraná) será sábado 28 de mayo, a las 20.30, en el C.E. Gloria Montoya (Alameda de la Federación al final), por la Copa Revolución.

el dato El Slam Argentino de Poesía Oral nació a principios de 2011 cuando Sagrado Sebakis junto con Sol Fantin comenzaron a tener inquietudes relacionadas con la puesta en escena de las lecturas de poesía a nivel local, buscando llevar la poesía a nuevos territorios. Así, el 12 de Mayo de 2011 organizaron en Buenos Aires el primer Slam Argentino de Poesía Oral llamado Saca los Parlantes a la Calle. Ese día compitieron alrededor de 24 jugadores, un número inusualmente alto para ser la primera vez de un evento de poesía. Cada Slam de Poesía, según Elián Del Mestre, “es un ida y vuelta entre los participantes”.

De a poco el movimiento santafesino que comenzó con un aire íntimo y de camaradería comenzó a sumar gente y demandó más espacio para ese grupo que crecía (y crece) en cantidad y también en amistad. Por eso las últimas ediciones se realizaron en el Mercado Progreso, con suficiente espacio para albergar a las más de 200 personas que, como suele decir Felipe Ojalvo, “apagan los televisores y se acercan a oír poesía por un rato”. Ese ambiente de suspensión de la realidad, del simple gozo de compartir la escucha de poesías que arrancan sonrisas y hasta carcajadas se genera en cada slam porque los lazos entre slammers y público se afianza cada vez más, porque las distancias también se suspenden. Por eso no es algo extraño que paranaenses viajen a Santa Fe o a Rosario o que nuestra capital entrerriana reciba visitas de estos y otros lugares para participar en diferentes torneos. De hecho el ganador del cuarto slam de Paraná fue Oliver Koslov, uno de los referentes de Rosario que inclusive da talleres en diversas ciudades del interior sobre cómo imprimir el cuerpo, la voz y todo lo que le haga falta a la poesía para que brille de otro modo en el escenario.

En las redes. Una de las maneras más inmediatas de enterarse de estas actividades es a través de las redes sociales. Cada grupo de slam perteneciente a una ciudad tiene, como mínimo, una página de Facebook a través de la cual organizan los eventos, difunden las actividades, suben las fotografías de eventos y, principalmente comparten los videos de Youtube que

Los Slam de Poesía cada vez convocan a más gente.

cada quien se encarga de filmar. Es en esos videos donde está gran parte del aprendizaje, para que los interesados en sumarse a este arte puedan aprender de los aciertos o errores, de las originalidades y de los convencionalismos que utilizan los slammers de nuestro país y también del mundo. Se trata de un primer acercamiento (ya que no es lo mismo en vivo y en directo) pero también es un registro de esa poesía, en ese lugar, dicha e interpretada de esa manera. Un momento que es único e irrepetible, que trasciende la escritura, que va más allá del cuerpo, que es una mezcla de los dos y es más. Después de comenzar el grupo de slam de Santa Fe, junto a Felipe Ojalvo y a otras personas que se fue-

ron sumando en el camino y agregando su tiempo y su esfuerzo para lograr que cada evento supere al anterior, Elián Del Mestre decidió acercar este arte a Paraná. Por ser entrerriano, y casi por decantación propia, comenzó a gestionar un espacio en la capital entrerriana y la Casa de la Cultura le abrió las puertas para recibir a las más de 150 personas. Sin embargo se trata de un movimiento artístico que cada vez crece más, lo que se vio en el último slam, realizado en el hall del primer coliseo de Paraná. Este incremento en la gente que se va sumando, no sólo como público sino como participantes, ayuda a pensar en una proyección a futuro. Elián piensa que “primero hay que consolidar el Slam de Paraná para después poder fede-

ralizarlo y que se pueda hacer en todas las ciudades de Entre Ríos. Ya estamos hablando con gente de Gualeguay y en Concordia, viendo qué posibilidades hay desde lo técnico y también desde lo logístico, como para que, de a poco, vayamos formando una red de trabajo. Esa es la manera de poder lograr un cambio poético y descubrir nuevos autores y nuevas poesías”.

Preguntas. ¿De qué se tratan esas nuevas poesías? ¿En qué se diferencia el slam de una lectura tradicional, de un concierto literario? ¿Cómo es el desafío para el escritor? ¿Qué cambia en la escritura propia, si es que cambia algo? Como en todo arte, cada uno de nosotros, de uno u otro lado de la vidriera, te-

nemos nuestra respuesta. Elián tiene su opinión propia y explica que cada encuentro es un ida y vuelta entre los participantes porque “cada persona escribe pensando en la oralidad pero también en la forma en que esa oralidad propia influirá en la composición de los textos. Por eso cada uno va construyendo su perfil de poeta oral: hay quienes ponen hincapié en la repetición, otros en el coloquialismo, otros en las palabras que les son propias al poeta. Se trata de descubrir y de saber cuándo hay un énfasis y cuándo hay un silencio.” Y agrega que “escribir para un slam no es lo mismo que escribir pensando en otro soporte, como el papel, por ejemplo. La oralidad modifica la literaturidad de lo que escribo, los temas, pienso en aspectos que son funcionales a la puesta en escena, si tiene que haber un remate o no para que explote la sala. De alguna manera incorporás ese deseo del encuentro en la escritura. La lectura solitaria de poesía siempre tiene un grado de cierta intimidad y la propuesta de la oralidad a veces recorta las interpretaciones, porque no hay un lector, hay un oyente o espectador que ve cómo el autor interpreta su texto. No sé si eso es bueno o es malo… es distinto. Yo aún no sé si es mejor o peor la influencia del público a la hora de escribir, porque no es lo mismo una poesía que no sabés quién la va a leer que pensar que tus textos van dirigidos a esas personas que te van a estar oyendo y juzgando, porque aunque es un juego también está el condimento del premio, de ver quién lo gana y quién no… y uno, con lo que lee en un slam, quiere ser Dios, uno quiere que lo amen”.


14

Nuestros pueblos

martes 22 DE MARZo de 2016

el dato

Bello, sosegado y promisorio, hoy escapa al ruido y define su futuro

Sauce Pinto, el pueblo que se rebeló contra un destino aciago La pequeña localidad ubicada a un puñado de kilómetros de Paraná, con no más de 12 manzanas, logró hace algunos pocos años que el asfalto llegara hasta su umbral de ingreso. Muchos años antes, un extraño episodio que dejó su huella en la ruta 12 lo relegó y conminó a un camino de tierra y a la incomunicación durante los días de lluvia.

S

i casi todas las personas tienen una segunda oportunidad sobre la tierra, por qué no habrían de tenerla los pueblos. Y sólo porque los fracasos de una comunidad quedan en el imaginario colectivo más enraizados que los logros, es que cuando los vientos cambian y comienzan a concretarse los sueños el sabor amargo del tiempo se convierte en miel silvestre. Estos avatares poéticos emergen por estos días en las más de 200 almas que viven en el corazón de Sauce Pinto y se alborozan porque pudieron torcerle la mano al destino y piensan que hay algo para disfrutar más allá de la distancia donde se define su sombra. Finalmente lograron concretar hace cinco años la obra del asfaltado de los 5.000 metros que posee el camino de acceso, superando un episodio pletórico de extrañezas y sinrazón, por ser benévolo en la definición. Los habitantes del lugar son amables y confiados por naturaleza, y cuando refieren al mismo lo hacen con una sutileza prístina: “Antes, la ruta 12 pasaba más al oeste, y las versiones aseguran que la ruta 12 hubiera pasado por Sauce Pinto, pero la población de Aldea María Luisa tuvo más fuerza que la nuestra”, dicen con marcado respeto.

OBRAS. Corría 1966 cuando la traza de la ruta 12 había logrado instalarse a fuerza de la creciente comunicación con Crespo, y todas las ciudades del centro sur de la provincia. Entonces las autoridades decidieron que había llegado la hora de asfaltarla y la maquinaria vial nacional se puso en marcha. El

dibujo original acariciaba a Sauce Pinto, ya que por ahí pasaba la vieja ruta 131 que tantas veces utilizó Urquiza para llegar al Uruguay, y que los unía a San Benito, y desde allí a Paraná. Pero dicen que dicen que el diablo metió la cola y que la traza se desvió trágica y misteriosamente para los habitantes del pueblo, pasando exactamente por el centro de Aldea María Luisa, marginando al pueblo que quedó sumergido campo adentro. Esto explica el quiebre que hace la traza en María Luisa, en una suerte de zigzag que se le hace a la linealidad que la ruta trae desde muchos kilómetros arriba. Y si bien nadie quiere herir susceptibilidades, la mitología se apoderó de este episodio. Pero quizá la versión más ve-

rosímil es aquella que afirma que el ingeniero de Vialidad Nacional que estaba a cargo de la obra –cuyo nombre, quizá con justicia, fue escondido en el los pliegues del olvido– cambió los planos seducido en su convicción por la firmeza de argumentos venales.

HISTORIA. El “Sauce” del nombre es por el arroyo que corre un poco más abajo, entre el pueblo y la ruta 12. El arroyo está colgado a su identidad y sobre él aun sobrevivió muchos años un puente de hierro que alguna vez la fuerza de las aguas lo llevó consigo. En él hubo amor y muerte. Un suicidio aún recordado y un cansado puma que llegó con la crecida y se detuvo a dormir una siesta en el patio de la Escuela 33. ¿Cómo es que ese pequeño y so-

so hilo de agua puede convertirse en una daga de agua que alguna vez se llevó un camionero de Crespo y dejó aislado a todo el pueblo?, se preguntan muchos. Lo de “Pinto” es tributario de la primera familia que asentó en la zona de campos agrícolo-ganaderos. En un viejo plano de 1897 se advierte como Doña Tomasa Jiménez era la dueña, y contrajo enlace con Esteban Pintos, de linaje criollo. Sin embargo, el pueblo quedó nombrado sin la ese final: Sauce Pinto. La primera vivienda data de unas décadas anteriores, en 1849, y en el primer mapa que aún conserva Mirta Pintos, docente de la escuela, la primitiva vivienda de la señora Jiménez de Pintos estaba rodeada de 2.000 cuadras a la ronda, es decir que mucho más que 2.000 hectáreas.

Antes, cuando llovía o crecía el arroyo, el puente de hierro quedaba interrumpido y el contacto a Paraná era por el Espinillo o María Luisa. El Arroyo Sauce sólo era una calzadita sumergible y como paso era muy vulnerable. En un tiempo Sauce Pinto tuvo destacamento policial; después se lo llevaron a María Luisa. Ahora el pueblo quiere crecer armónicamente. En el pueblo no hay desocupados y todos tienen alguna actividad, se ufanan sus autoridades.

Con el tiempo esas cuadras fueron vendidas a los primeros moradores: Don Antonio Boaglio, Pedro Bettoni, Juan Bettoni, Eugenio Pagliusa, Tomás Anichinni y Domingo Dellizzotti, todos ellos forjaron Sauce Pinto. “El pueblo se construyó porque vinieron pobladores, muchos inmigrantes, y se ubicaban al costado del camino principal que es el que va en diagonal a San Benito y Paraná. Ese fue el camino principal y los primeros pobladores compraron”, relata Omar Bettoni, un viejo vecino del pueblo que vive en la entrada de la colonia. Esos terrenos se convirtieron en minifundios, dónde había inicialmente crianza de oveja. En 1870, las tropas de Urquiza se abastecían de agua y el prócer elegía el lugar para que descansen los caballos. Por entonces, era pujante y muchos llegaban para buscar provisiones y traer sus hijos a la escuela que funcionaba en la casa que alquilaba doña Felisa Solaro de Bettoni. “Venían más de 40 alumnos. La fecha de fundación de la escuela data de 1897 y consta en un acta del Consejo de Educación”, rememora la docente. Sus bolichos no fueron menos famosos. En Sauce Pinto se erigieron dos, con marcado renombre. Eran de ramos generales que funcionaban como bares y el pueblo tenía uno en cada punta. El primero fue de la familia Dellizzotti, y el otro de los Garberi, que con el tiempo le dio al pueblo la fábrica de alimentos balanceados Gerbitam. Eran almacenes de ramos generales con sendos sótanos para guardar salames y funcionaban como bares. -Mire- dice Mirta señalando una foto sepia, -ésta que está aquí es Gladis, la mamá de los chicos Ruberto que son periodistas y de Daniel. Durante años ella y su marido fueron los maestros. El pueblo siempre tuvo iglesia, pero nunca cura. La parroquia Nuestra Señora de Luján la mantiene el pueblo y depende de San Benito. “Las primeras misas se realizaban en la casa de Don Juan Garberi, por el presbítero Santiago Manuel Peralta en el año 1937 y por distintas razones se pasa a celebrar misa


Nuestros pueblos

martes 22 DE MARZo de 2016

15

La peste bubónica y Urquiza

C

uentan los memoriosos que en el año 1926 se apoderó del pueblo la fiebre bubónica, y las autoridades sanitarias provinciales decidieron cerrar el pueblo para evitar la propagación. Recuerdan que a Jaime La Pera le pusieron una inyección para que se muriera porque tenía esa enfermedad, y al otro día vinieron al buscarlo con el ataúd, ya que lo daban por muerto. “Pero resulta que el amigo tomaba tanto alcohol que la inyección no hizo efecto y cuando vinieron a buscarlo salió él a recibirlos con los brazos abiertos. Eso es verídico”, relatan. Sin embargo, todos los muertos, que fueron muchos, fueron enterrados en su propio domicilio para evitar más casos. No menos dramáti-

en un salón en la casa de doña Felisa Solaro de Bettoni, que tenía un salón y era donde se dictaban clases. En el año 1945 llega un sacerdote que venía de la Abadía del Niño Dios y genera el entusiasmo de la Comisión de Damas que salía a la colonia a pedir para construir una iglesia”, relató cuando se inauguró el asfalto el por entonces el intendente del pueblo, Marcos Bettoni, hombre del lugar y productor agropecuario. Los más jóvenes recuerdan a Botegall, el Padre Gaucho.

CAMBIOS. Una niña de 10 años sube y baja por el nuevo asfalto en una patineta, en la primer casa que

se cuelga del pueblo. “Antes podía andar en bicicleta sin problemas, pero mi papás no me dejan andar más porque dicen que los autos y camiones vienen muy fuerte”, define con desdén. Es que el pueblo entendió que es más fácil para las caras extrañas adentrarse y dar una vueltita por el pintoresco pueblito. Este es un pueblo de gente mayor, pero en estos años en que le fue bien al campo, se vio beneficiado porque los jóvenes no emigraron, quienes desde la adolescencia eligen Paraná o María Luisa para hacer la escuela secundaria. Por eso el pueblo mantiene el cor-

dón umbilical con este camino que nació como una senda hecha por el hombre y el caballo, porque era la salida más rápida. Luego la agrandó la huella y el puentecito de hierro le dio un soporte para paso. “Mejoró mucho desde en 1984 con la llegada del ripio, y ese año se convirtió en Junta de Gobierno. El camino principal era otro, el que sale a San Benito, cuando creció la ruta 12 se hizo este camino. Las antiguas versiones dicen que la ruta 12 hubiera pasado muy cerquita, pero la población de Aldea María Luisa tuvo más fuerza”, dicen, mostrando cómo duele en la memoria aquella puñalada del destino.

Más tarde, luego de muchos años de reclamos, el gobierno les consiguió el puentecito, y ahí todo empezó a cambiar. “Hasta unos años atrás en los cercos se podían ver las chapitas que los operarios ponían como mojones que era donde iba a pasar la ruta, que finalmente pasó más al oeste, y esto nos detuvo, y el pueblo empezó a crecer en 1985 con el camino”, precisan los habitantes. Luego se hizo un ripio asfáltico, y así subsistió como pudo al paso de los camiones y los autos. Pero ya no podía esperar más ese puñado de pobladores que viven de la tierra y algunos de los tambos. Los silos es la empresa de acopio de la familia Dellizzotti que da empleo a 20 personas en forma directa y muchos más indirectamente, y dicen que sus dueños hubiesen ins-

ca fue la anécdota ocurrida algunas décadas atrás. Todavía se recuerda cuando para una edición de la Fiesta de la Mujer Campesina, Sauce Pinto se vistió de gala. Hasta allí llevaron a Manuela Cabrera, una mujer de 114 años que fue recibida con honores por Enrique Tomás Cresto y Dardo Pablo Blanc, a la sazón gobernador y vice de la provincia. Cuando le preguntaron qué sentía al ser la única persona viva que conoció a Urquiza y que cuente cómo era él, la longeva mujer respondió: “Ah, ni me hable de ese asesino que despellejaba a la gente viva, mejor ni acordarse”. El relato fue transmitido en vivo, y la participación de la mujer en la fiesta concluyó en forma abrupta.

talado el Molino San José –hoy en el Parque Industrial de Paraná– en el pueblo si hubiese tenido asfalto. “Imagínese lo que sería el pueblo hoy con el molino”, se lamentan. Hoy el pueblo se ubica en un punto de discontinuidad. Más de 30 años esperaron el asfalto. Toda una vida. Pero también hay toda una vida por delante, y aquel cordón umbilical precario del que pendía su vida, se ha convertido –gracias a una inversión millonaria– en un surco en el que este florilegio de habitantes planta la semilla del futuro. Las 12 cuadras del pueblo, con cordón cuneta, todavía esperan su bendición, y así se lo dijeron al Gobernador cuando fue a inaugurar la obra. Sin embargo saben que ya nada será igual para quienes pelearon tanto para encontrarle un atajo a la burocracia y que miran con altivez al destino.


16

Crónicas

martes 22 DE MARZo de 2016

Historias de la carne

Apología de la molleja Es el caviar de la parrilla. El amor, siempre carnal, de los argentinos por esta glándula motivó obras fundacionales, inspiró publicidades, letras de rock y momentos brillantes de la literatura. Cuentan que era el plato preferido de Juan Manuel de Rosas en el exilio y que CFK desespera por ellas. Hasta existe una letra de tango que ensalza esta “pieza preciosa en el sur de la parrilla”.

Luis Fontoira Periodista. Jefe de Prensa del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva)

E

n la mitología griega, la ambrosía era el alimento de los dioses. En la mitología de las pampas, si existiera, su lugar sería ocupado por la molleja, esa pequeña glándula de los vacunos que solamente con un poco de limón y a la parrilla podría desatar una guerra de Troya entre los comensales. Si bien es cierto que cuando “talla” el estómago es inútil explicar los fenómenos sensoriales con tecnicismos, “la molleja está constituida por el timo, glándula integrada por una porción cervical y una porción torácica, la que se ubica a ambos lados de la tráquea, lobulada y de color amarillento pálido”. Esto quiere decir, en buen criollo y como lo promocionan los carniceros, que existe una molleja “de garganta” y otra “de corazón”. Ambas son mollejas, aunque la de la región cervical presenta un aspecto más “glandular” y la otra porción una consistencia más grasosa. En raras ocasiones algunas carnicerías también venden “falsas” mollejas obtenidas a partir de las glándulas salivales del vacuno aunque es tan difícil su extracción y tan pequeño su tamaño que el pro-

ducto es prácticamente inviable. Abandonemos por un instante las explicaciones racionalistas y dejemos que fluya el espíritu para describir este fenómeno tan argentino. Para ello, podemos echar mano del libro “Pagaría por no verte”, cuarto de la saga protagonizada por el detective Julio Etchenike, creado por el genial Juan Sasturain. Al comienzo de su nueva aventura, el veterano Etchenike –carnívoro en todas sus andanzas– se acerca a una parrilla y protagoniza una escena en la que se brinda una de las definiciones más precisas de la molleja: “Una pieza preciosa en el sur de la parrilla”. La escena transcurre obviamente en un gigantesco asado durante el cual se desata una tormenta. El detective aprovecha la ocasión para acercarse a la parrilla y, cuando está a punto de pedir el deseado tesoro alguien le gana de mano: – Esa molleja, la de atrás. No estaba solo. El hombre calvo y de anteojos que acababa de señalar con dedo corto y torso inclinado de miope una pieza preciosa en el extremo sur de la parrilla le recordó que la vida continuaba: – Y a mí, la de al lado – se sumó.

Manucho. El recordado Manuel Mujica Láinez asegura, en el libro “Encuesta a escritores argentinos contemporáneos”, que comenzó a escribir siendo muy chico, cuando tenía menos de seis años y que esa suerte de epifanía tuvo que ver con las mollejas: “…había redactado yo el breve texto de ‘Las Mollejas’, quizás tres o cuatro páginas, que le regalé al portero y desapareció así”. Según Manucho, “me inspiró esa ‘obra’ inicial, el hecho de que una

amiga de mi madre, invitada a comer, se enfermase a causa de unas mollejas. Lo curioso del caso es que dicho texto estaba compuesto como una pieza de teatro, y que fuera en verso”. Jorge Luis Borges nunca escribió sobre las mollejas aunque, con su habitual ironía –muchas veces salpicada con toques de cinismo–, solía referirse al reto que le propinó su padre cuando le confió que había ido hasta el viejo Mercado del Abasto para comer achuras, entre las cuales reinaban las mollejas. Según el escritor, su padre lo había hecho avergonzarse explicándole que un auténtico criollo jamás comía esas “cuestionables carnes”, que en sus tiempos se reservaban para los mendigos.

Glándulas rockeras. El cumpleaños 57 de Charly García, uno de los íconos del rock vernáculo, fue reflejado en los medios con el título de “Asado, molleja y rock and roll”. García había dejado pocos días antes la clínica en la que recuperaba de sus adicciones y festejó su cumpleaños en la quinta de Palito Ortega, en Luján, a la que asistieron otros músicos como León Gieco, Pedro Aznar, Fabián “El Zorrito” Quintiero y Fernando Samalea. El menú estuvo compuesto por asado y mollejas, pedidas especialmente por el homenajeado. El vínculo de la glándula más sabrosa y el rock argento no finaliza allí. En el tema “La vaca y el bife” de Las Pelotas, el protagonista –dueño de una vaca– es asaltado y termina quejándose amargamente: “Me quedé sin molleja/me quedé sin riñones/no habrá choripán en mi me-

sa/por culpa de esos ladrones”. Otras bandas celebran el fenómeno de la achura más codiciada. Una de ellas se llama “Los gauchos from Las Pampas” y dos de sus hits electrónicos son “Molleja madness” (locura de molleja) y “Parrillada without molleja it’s not parrillada” (parrillada sin molleja no es una parrillada). Los otros grupos se llaman, sin eufemismos, “Molleja eléctrica” y “Groove molleja”.

Macho mollejero. La recordada publicidad “Igualismo” de la Cerveza Quilmes mostraba a un ejército de hombres enfrentado a uno de mujeres en medio de un gran desierto. Los generales de ambos bandos arengaban a sus subordinados con consignas que buscaban ahondar las diferencias “insalvables” entre hombres y mujeres antes de la batalla final. Así, mientras en el bando femenino se referían consignas mayormente referidas al amor o a situaciones sociales (salidas, bailes, etc.), en el bando masculino el estómago y las mollejas decían presente en dos pasajes de la publicidad: “¿Qué nos falta comer verde? Bueno, vamos a comer mollejas al verdeo, ¿o no?”, arengaba el líder y la tropa gritaba “Sííííííí” a viva voz. “Cuántas veces escuchamos: ‘no me acompañás con la dieta’. ¿A dónde querés que te acompañe?” –insistía el líder de los hombres–: “Andá vos y yo me quedo acá, comiendo las mollejas”. En este caso, la diferencia entre hombres y mujeres no estaba dada por el gusto –sobre el cual hay unanimidad entre todos los argentinos carnívoros–, sino por el colesterol y

las grasas, el único “punto débil” de las sabrosas glándulas parrilleras en estas épocas tan diet y edulcoradas.

El restaurador. En su libro “El elogio de la Berenjena”, Abel González cuenta que Juan Manuel de Rosas, a quien todos los historiadores describieron como gran comedor y propiciador de asados, en el ocaso de su vida se había fanatizado con las mollejas. González asegura que, en su exilio inglés, Rosas se aficionó a las mollejitas al champagne “en lugar de los asados sanguinolientos que comía en su tierra”, acompañadas por finísimos vinos franceses que le regalaban allegados a la princesa Alicia, hija de la Reina Victoria y madre de la futura esposa del zar Nicolás II. Algo parecido seguramente contarán de Cristina Fernández de Kirchner los futuros cronistas de la gastronomía política argentina. Aseguran que la ex Presidenta, pese a ser una de las principales voceras del consumo de carne de cerdo, es fanática de las mollejas (“mollejos y mollejas” para utilizar la terminología de género impuesta en su gobierno) aunque actualmente trata de espaciar su consumo para cuidar la figura. Las “mollejas y mollejos” son una pasión en varios miembros de su gabinete ya que, como consignó la revista Planeta Joy en una nota sobre los restaurantes preferidos de los políticos: “Los mozos del coqueto restaurante La Raya extrañan a uno de sus comensales más poderosos. Hace tiempo que Julio De Vido no aparece a degustar un asadito por la calle Ortiz de Ocampo, ni unas mollejas como solía pedir”.

En Europa no se consiguen

C

omo proclaman algunos vendedores ambulantes, “en Europa no se consiguen”. Y es cierto. Las mollejas argentinas se consumen casi en su totalidad dentro del país y apenas se exportan cantidades que no llegan a conformar un contenedor completo. Por ejemplo, en mayo de 2012 solamente se enviaron 1.819 kilogramos a Israel, presumiblemente para el consumo de la comunidad argentina de ese país. Otra particularidad es que, salvo en el Mercosur, en casi ningún otro lugar se comen las mollejas, que son destinadas a la industria.

El fanatismo de los argentinos –y, seguramente, algún negocio– motivó que en la década del ‘90 se importaran mollejas de los Estados Unidos, derrumbando el precio en el mercado doméstico. Eran más grandes y mucho más grasosas –por el sistema de producción, exclusivamente a corral– pero, según recuerdan los parrilleros memoriosos, tenían la ventaja de ser prácticamente uniformes en tamaño y peso, cosa que no sucede con las mollejas argentinas dada la gran diferencia entre las categorías y los pesos de los animales faenados en el país.

Abz02  

SEMANARIO ABZ 02

Abz02  

SEMANARIO ABZ 02

Advertisement