Page 1

EL GOLPE

Técnicamente esto es un golpe de Estado Ivonne Trías El 31 de marzo de 1933 hubo golpe de Estado en Uruguay. Cuarenta años después, el 27 de junio de 1973, también. Es un misterio el camino que recorre la memoria y la trasmisión de experiencias entre generaciones pero, a pesar de que el golpe del 33 estaba al alcance de la vivencia familiar, muchas de las personas consultadas por Brecha afirman que no sabían bien qué alcance tenía lo que estaba pasando el 27 de junio de 1973. Todos lo entendieron cuando se produjo la gigantesca manifestación del 9 de julio en la que convergieron sobre “18” los trabajadores que ocupaban las fábricas desde el mismo día 27, los estudiantes, los militantes políticos y sociales y la gente sin filiación alguna. Ese día se vio una película de guerra traducida al español rioplatense y todo el mundo entendió. Tanques y roperos, caballos y otros animales blindados como guanacos y camellos contra los manifestantes; gases, agua y balas. El 27 de junio fue miércoles. Ese día el presidente de la República, Juan María Bordaberry, emitió un decreto que declaraba disueltas la Cámara de Senadores y la Cámara de Representantes y, además, prohibía hablar del asunto. Los militares entran al palacio de las leyes: son los generales Gregorio Álvarez y Esteban Cristi con los coroneles Luis Queirolo, Hugo Arregui, Hugo Camps y Yamandú Sequeira. El jefe de Policía, Alberto Ballestrino, mostraba décadas después como un trofeo la foto de los militares irrumpiendo en el Palacio Legislativo.

La ruta del golpe El antecedente inmediato fue febrero pero, sin forzar la genealogía, hay un año 72 como hubo un 68. Procesos que se apuntalan en fechas y quedan incrustados en la cabeza colectiva de una sociedad. Después de los comunicados de las Fuerzas Armadas, el 9 de febrero, la Junta de Comandantes acusó a los políticos de corruptos. En marzo la CNT, que había manifestado coincidencias con los comunicados 4 y 7, reclamó la renuncia de Bordaberry. El día 28 hubo una reunión de trabajadores con los comandantes para discutir una movilización fijada para el día siguiente. Pocos días después, el 1 de abril, la Junta de Comandantes emitió una declaración donde se distancia de la CNT (“si bien la CNT reconocía la identidad de sus objetivos con los expresados por las Fuerzas Armadas en sus comunicados 4 y 7/73, éstas entienden que los caminos preconizados por ambas instituciones son irreconciliables”, diría un comunicado militar refiriéndose al informe de la CNT sobre la reunión del 28 de marzo). El 30 de abril el Parlamento rechaza el pedido de desafuero del senador Enrique Erro, acusado de colaborar con el MLN, y el Plenario de Organizaciones Populares organiza una caravana de camiones en apoyo al legislador perseguido. El Primero de Mayo se celebra con una gigantesca concentración. Es el último 1 de mayo antes de la dictadura. Y el 27 de junio, el presidente de la República decreta la disolución de la Cámara de Senadores y de la Cámara de Representantes, y crea un Consejo de Estado con potestades legislativas y pretensiones de reforma constitucional. El artículo 3 del decreto prohíbe informar. Se reimplantan las medidas prontas de seguridad. Pero junto a la disolución de las cámaras, tal como estaba previsto, se inició la huelga general que expresó el punto más alto de lucha contra la dictadura naciente. En torno a los trabajadores funcionó una red de solidaridad que abarcó a los más amplios sectores de la población. La llama de ANCAP estaba apagada. El 28 de junio, mientras la Juventud Uruguaya de Pie saludaba el inicio de la “revolución nacional”, el general Líber Seregni, en nombre del Frente Amplio (FA), desconoce al gobierno de Bordaberry. Comienza la relación, en la oposición, entre el fa y los sectores Por la Patria y Movimiento de Rocha, del Partido Nacional (PN), emitiendo una declaración conjunta (29 de junio) en la que reclaman la recuperación de la institucionalidad democrática y en solidaridad con la huelga. Al día siguiente la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUU) declara su


apoyo a la medida de los trabajadores. Ese mismo día el Poder Ejecutivo da una zancada de ruptura decretando la disolución de la CNT; clausura sus locales y se apropia de sus bienes y documentos. Los dirigentes sindicales son detenidos y sometidos a la justicia militar. El 4 de julio el Partido Nacional y el Frente Amplio acusan a Bordaberry ante la Suprema Corte de violación de la Constitución. Al día siguiente hacen público otro documento conjunto: “Bases para la salida de la actual situación”. El Partido Colorado, a través de Julio María Sanguinetti, declara no tener nada que ver con ese entendimiento y jura no estar participando en ninguna actividad “con grupos no democráticos”, pero se refiere al PN y al FA, no a las Fuerzas Armadas. Mientras tanto el COSENA autorizaba el despido sin indemnización de los trabajadores en huelga. El día 6 el Consejo Directivo Central declara su apoyo a la huelga general de la CNT. En una manifestación es asesinado el estudiante Ramón Seré y los militares rodean los centros de estudio para evitar que sus restos sean velados allí. Los funerales se convierten en un gran acto masivo de repudio con nuevos enfrentamientos. Una manifestación masiva se está organizando en silencio, en los encuentros en el almacén, en el ómnibus, boca a boca y con frases inofensivas. A las cinco en punto de la tarde, repetía Ruben Castillo por radio, recitando a Federico García Lorca. El 9 de julio, a las cinco en punto de la tarde, esa labor silenciosa dio su fruto: las fuerzas sindicales, políticas y universitarias convergieron sobre 18 de Julio. En medio de la brutal represión detienen a Seregni y al coronel Víctor Licandro; horas más tarde asaltan y destruyen el diario El Popular, del Partido Comunista. A partir de este momento ya nadie dudó del significado del 27 de junio. Cronologías del período consultadas: Marta Machado y Carlos Fagúndez, Los años oscuros. Monte Sexto, Montevideo, 1991. Marta Harnecker, Forjando la esperanza. Coedición Lom (Chile) y Mepla (Cuba), 1995. Semanario Marcha, 30-VI-73.

Técnicamente esto es un golpe de Estado  

Ivonne Trías

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you