Issuu on Google+

Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

1

EL AURA URBANA, UNA APROXIMACIÓN A LA DIMENSIÓN SOCIAL EN LOS ASENTAMIENTOS INFORMALES Prof.- Ana Luzmila Trujillo Rojas 1 Universidad de Los Andes. Facultad de Arquitectura y Diseño. Departamento de Composición Arquitectónica. Centro de investigaciones de la vivienda (CINVIV). Mérida. Venezuela luzmilatrujillo@ula.ve

RESUMEN Este artículo tiene por objeto argumentar el concepto de “Aura Urbana” expresado en la dimensión territorial, como respuesta de la dimensión social, en los procesos urbanos en los asentamientos informales que se consolidan en las auras urbanas. Producto de la investigación llevada en su tesis EL AURA URBANA COMO TERRITORIO DE GESTION, donde propone este nueva visión del territorio producto del desarrollo urbano tomando como base el análisis de varias teorías como los territorios de borde, aureola urbana, periurbanización, franja marginal urbano rural. Metodológicamente se abordará este articulo a través de la perspectiva fenomenológica en la construcción de la teoría del acto, en este caso desarrollando la observación directa de un aura urbana especifica de la localidad de Mérida, respaldada por un marco teórico, para relacionar la dimensión social con al Aura Urbana y así responder al objetivo de este ponencia. Como punto de avance de la tesis doctoral cuyo eje temático es “La Acción social en la auras urbanas. Diferentes dimensiones de actuación.” Palabras claves: aura urbana, procesos de urbanización, dimensión social, dimensión territorial.

LOS PROCESOS DE URBANIZACIÓN

El origen de la urbanización está en la existencia de focos de atracción de la actividad económica y el empleo. Quiere decir que desde que existe la oportunidad que el hombre se organice, comienza a desarrollar emplazamientos estables, afloran asentamientos, como consecuencia de las ventajas económicas gracias a las economías de escala y de 1

Arquitecto. Especialista Gestión Urbana y Msc Desarrollo Urbano Local. Profesor de pregrado en el área de Estudios Ambientales, Taller de Composición Arquitectónica y Seminario Actores Sociales y Proyectos Urbanos, del Departamento de Composición Arquitectónica, de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad de Los Andes. Actualmente aspirante a doctor en la misma casa de estudios.


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

2

aglomeración que ofrecen las áreas urbanas, produciéndose un recrecimiento de las mismas, originándose los conglomerados urbanos o áreas metropolitanas, cuyo ineficiente control de las poligonales urbanas produce la ocupación de espacios fuera estas. Según Vinuesa (1991:22) los procesos de urbanización son series de transformaciones que van teniendo lugar a lo largo del tiempo y mediante las cuales algo que no lo era adquiere el carácter urbano. Con otras palabras se podría decir también que la urbanización es el efecto del crecimiento de las ciudades y la difusión de lo urbano por el territorio. Diferentes autores expresan las causas de los procesos de urbanización. Zamorano (1992), distingue como causas del proceso de urbanización el desarrollo de lo medios de transporte, el aprovisionamiento de los conglomerados urbanos por la relación urbanorural, la industria identificada por las economías de escala y de aglomeración, y la actividad terciara que permite la comercialización de productos y la concentración de actividades complementarias a la industria. En cuanto a Carter (1983) reduce estas al desarrollo económico que establece la vinculación y enlaces entre actividades especializadas, economías de aglomeración, y el aporte significativo de este se establece en el cambio político social. Las ciudades ejercen una atracción psicológica por todas las oportunidades que ofrece per se, es atractora de personas que viven fuera de ellas, y que en algunos casos no es absorbida por fuente de empleo directo lo que les lleva a vivir en áreas marginales, ubicándose en los centros de las ciudades, en zonas protectora, así como también en espacios próximos a las poligonales urbanas, produciendo focos de pobreza desencadenando áreas de asentamientos informales como producto de la falta de planificación urbana y territorial, al no establecer una imagen objetivo de la ciudad de acuerdo a estrategias de desarrollo. Otro punto importante responde al político, que establece que los procesos de urbanización responden a las variables de crecimiento urbano, industrialización, relaciones de poder en el seno de la sociedad y el auge del nacionalismo. Trayendo como consecuencia que no todas crezcan hacia la misma dirección, sino de acuerdo a alguna de las variables expresadas. Toda causa produce una consecuencia y esta se refleja en el aumento de la población que vive en los conglomerados urbanos por las secuelas de las migraciones del campo a la ciudad, aumento del número de áreas urbanas producto de las políticas de desarrollo regional, expansión del espacio urbanizado producto de las actividades económicas y de la densificación de la población como consumidores de espacio para las diferentes actividades y servicios, modificación de la estructura social y de vida en respuesta a las relaciones sociales y la forma de vivir expresado en la heterogeneidad de vínculos que ella ofrece. Complementa estas causas la reorganización de asentamientos urbanos reflejado en la estructura comunal, local, regional y nacional. Otra consecuencia importante es la modificación del ambiente, repercutiendo este con las anteriormente expuestas en el detrimento de la calidad de vida definida según Benavides


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

3

(1997) como el grado de bienestar de individuos y grupos que ocupan un espacio urbano, expresado en los componente físico- espacial: relación ambiente natural y construido, social: rasgos de la población, económico: sistema de producción y político-decisional: grupos y órganos de poder. También esta modificación del ambiente niega el desarrollo sustentable concepto discutido actualmente, con origen en el año de 1987 dentro del informe Brundtland "Nuestro futuro común" de la Comisión Mundial para el Medio Ambiente. Definido como: "Satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer las suyas”. Los problemas generados por los procesos de urbanización, se expresan en la mezcla de culturas, razas, nacionalidades e ideologías, que repercute en la configuración del espacio, creando decadencia y pobreza reflejada en el quebranto de los cascos centrales, centros históricos, áreas periféricas, creando cordones de marginalidad reflejado en los asentamientos informales. Demanda de servicios, de sistema de transporte y demarcación de nuevas vías promoviendo la migración de los ricos a las áreas periféricas. HACIA LA CONCEPCIÓN DEL AURA URBANA Se propone una nueva visión del territorio producto del desarrollo urbano tomando como base el análisis de varias teorías como los territorios de borde, aureola urbana, periurbanización, franja marginal urbano rural. Territorio de borde. Bozzano (2000) define los territorios de borde como aquellos ámbitos donde los efectos de la aglomeración urbana se reducen o son menos evidentes. Diferencia los territorios urbanos y los rurales, pero aclara que ambos espacios definen un continuo, que atribuyen diferentes instancias de gestión de organismos políticos administrativos. Aclarando además, que estos territorios pueden estar dentro y fuera del llamado límite urbano. Define además lo que es especialidad, refiriéndose a un momento de las relaciones sociales en un espacio geográfico, el momento de la incidencia de la sociedad sobre determinada posición espacial, hace referencia a la complejidad de los procesos sociales que históricamente la van transformando. El territorio de borde establece dos criterios. El espacial o territorial, ubicado en intersticios urbanos o espacios periurbanos definidos por un proceso de organización territorial y el criterio procesual que desencadena ámbitos por presencia, dominio y alternativa en tres procesos diferentes: ámbito urbano y/o residencial, ámbitos de producción intensiva y grandes equipamientos e industrias como territorios de borde. Aureola urbana Freites (2002) define la aureola urbana como ese espacio de transición entre lo netamente urbano y lo propiamente rural dotado de manera discontinua de ciertos servicios. Además establece que “producto del desarrollo y maduración de las ciudades, en algunos casos no existe áreas suburbanas, ya que todo es urbano”. Categoriza cuatro espacios: área urbana conformada por el continuo edificado, el área o suelo urbanizable ubicado dentro de la perimetral urbana seleccionado por el planificador como área de expansión de la ciudad a corto o mediano plazo, los suelos urbanos no programados encontrados fuera de la poligonal en la denominada áreas rururbanas cuyo crecimiento y desarrollo es difuso al proceso de urbanización y el área propiamente rural cuyas grandes


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

4

extensiones de terreno son dedicados a la agricultura. Cabe recalcar que se adecua a la terminología manejada por franceses, anglosajones con el concepto de subrbano y los españoles con el concepto de periurbano. Periurbanización Área de contacto entre la ciudad y el campo, definida como la expansión urbana constituida de espacios urbanos, industriales y de servicios, que inducen a la transformación de pequeñas localidades en subcentros y la alteración de estructuras rurales tradicionales en espacios de actividad agrícola intensiva Bozzano (2000). La heterogeneidad de este concepto, permite que se ubiquen diferentes usos urbanos que no se pueden emplazar en las áreas centrales de las ciudades. Franja marginal urbano-rural Carter (1983) la define como un “área con características distintivas que solo en parte aparece asimilada por el complejo urbano en crecimiento y que sigue siendo parcialmente rural, en la que muchos de sus residentes viven efectivamente en le campo, pero ni social ni económicamente depende de él”. En este espacio se proponen las siguientes características: ocupación del suelo en continuo cambio, explotaciones agrícolas pequeñas, producción agrícola intensiva, la población es móvil y asentada en densidad baja y moderada, expansión residencial rápida, la dotación de servicios es incompleta y la edificación especulativa por aquello de que el suelo es una mercancía y es un bien escaso. Del análisis de estos conceptos podemos concluir que todas estas teorías coinciden en las siguientes características: ocupación del suelo en continuo cambio, explotaciones agrícolas pequeñas, producciones agrícolas intensivas, movimientos pendulares y densidad baja y moderada, expansión residencial rápida, dotación de servicios incompletas y especulación de la construcción. Se Incorpora a estas características el carácter social para así definir el concepto de “aura urbana”, como expresa Trujillo (2006) en su tesis “El Aura Urbana como territorio de gestión”, luego de realizar el análisis de cada uno de estos conceptos. Pudiendo incorporar estas características a los asentamientos informales, producto de la aparición espontánea e incluso arbitraria en las Auras Urbanas por adolecer de una planificación adecuada, formando un denso y extenso entretejido que ocupa extensiones de suelo. Consolidando un lugar caracterizado por un hábitat segregado físico y socialmente.

AURA URBANA, ESPACIO DE TRANSICIÓN

Trujillo (2006) afirma que producto de los procesos de urbanización, se consolidan espacios de transición entre centros poblados, ciudades y áreas metropolitanas, que demandan un tratamiento de organización y gestión especial, cuya respuesta es la «espacialidad» de un territorio cuyas connotaciones urbanas son evidentes, fruto de las relaciones funcionales con su entorno inmediato.


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

5

Definiendo así el “Aura Urbana” como el “… crecimiento apacible, que envuelve los espacios de transición desemboca en el desarrollo urbano, producto de los procesos de urbanización que nacen de simples vientos, que luego se consolidan como incipientes desarrollos urbanos, que se encadenan a la red de centros urbanos, producto de los criterios económicos, geográficos, sociales y culturales. Es el campo que envuelve a los ámbitos urbanos y que se ve influenciado directamente por el estado físico, mental y emocional de los individuos que hacen vida en ella.” (Trujillo, 2006: 66). Según el diccionario de la Real Academia Española «Aura» significa “Viento suave y apacible. Hálito, aliento, soplo”. La perspectiva de Trujillo (2006) sugiere que, todo territorio está rodeado por campos de energía, precisamente por la presencia del hombre (combinación de cuerpo, alma y mente) que crea un campo magnético y emanaciones que rodean su forma física, los que quieren intentarla han de tener presente que un simple giro de pensamiento puede hacer que la fuente del Aura Urbana cambie su emanación y afinidad magnética, es decir, su identidad. Configurando así el espacio y definiendo el territorio en todo lo que realmente es, todo lo que ha hecho e incluso el fenómeno de lo que será… su dimensión territorial. Las características de las «Auras Urbana», se expresan de acuerdo a criterios geográficos, económicos y fenomenológicos, como razones que desencadenan este proceso. Expresados en los puntos que continuación se describen, e incorporando a ellas la dimensión social, definida por Mas (2005) como “la forma de vida humana que va generando una trama que va instituyendo modos de vida, costumbres, tradiciones, llevando a crear formas particulares de hacer y mirar el mundo y el espacio que se habita”. Esta última se encuentra en estudio para ser incorporada a la dimensión territorial definida por las características que define Trujillo (2006) que se describen a continuación: 1. Áreas de borde de los límites urbanos. Responde a este criterio los efectos de aglomeración que se reducen en proximidades a los espacios de transición Auras Urbanas, que son a su vez territorios de borde, pero que mantienen relaciones funcionales con los centros de las ciudades. En ellas predomina el uso residencial. A medida que se acerca a los límites urbanos, las Auras Urbanas se hacen más dependientes de los centros de las ciudades, en vista de que los servicios, equipamientos y fuentes de empleo se generan en el centro de la ciudad. A su vez, las Auras Urbanas consolidan su uso residencial, como respuesta al detrimento de la calidad de vida de las ciudades de las áreas metropolitanas. 2. Transformación del uso de la tierra. Al ser ocupadas estas áreas se desplaza la actividad agrícola por la actividad urbana. Se tiende a la subdivisión, ocupación y valorización de la tierra, producto del proceso de expansión, en respuesta a los procesos económicos y sociales. Se pasa de intersticios urbanos a espacios periurbanos. En estos territorios de borde se consolida el espacio periurbano, producto de los diferentes espacios que se manejan en el ámbito municipal. La transformación de uso en el casco central, del uso residencial se pasa a un uso comercial, manifestándose en las auras urbanas del uso agrícola a uso residencial. 3. Consolidación de espacios en subcentros. Producto de políticas regionales o al asentamiento de grupos humanos que van consolidándose con atributos propios de la ciudad, gracias a su ubicación estratégica con respecto a otras ciudades,


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

6

áreas metropolitanas o metrópolis. Encadenándose con el sistema jerarquizado de ciudades, que representa la estructura regional y nacional, se consolidan servicios. 4. Movimientos pendulares y migraciones diarias. La economía de aglomeración negada en el espacio rural, es razón obligante al traslado de personas de la Auras Urbanas a los centros de las ciudades. Fuentes de empleo, equipamientos metropolitanos y medios de transporte, áreas recreacionales, soportan este movimiento diario, convirtiéndose estos centros en ciudades dormitorios. 5. Valorización del suelo y especulación en la construcción. El suelo tiene un valor de acuerdo con las condiciones y actividades que el pueda soportar. Su ubicación estratégica y accesibilidad condicionan su precio justo. El precio de la construcción relacionado por el uso potencial, las condiciones topográficas y la capacidad de aprovechar el mismo. Juego de la oferta y la demanda. El suelo deja de ser un suelo rural para convertirse en un espacio construido, gracias a la demanda de espacio insatisfecho en las áreas centrales y saciadas en estas áreas. Permite aumentar la oferta del suelo y por ende la construcción, por comportarse el suelo como soporte de actividades. 6. Discontinuidad de servicios públicos. Los servicios de infraestructura se consolidan de acuerdo con las necesidades que van surgiendo, ya que estos centros urbanos no están planificados. Igualmente ocurre con los equipamientos urbanos, que no satisfacen las necesidades de la comunidad, generando movimientos pendulares entre el centro y las auras urbanas. El Aura Urbana, expresa la concreción de un espacio que envuelve dimensiones económicas, políticas y sociales, que responden a diferentes actores locales y diferentes ámbitos de actuación de las instituciones que en ella se involucran. Sin obviar, la cascada de leyes y de planes que ejercen primacía sobre su condición de desarrollo en el proceso de urbanización.

LA DIMENSIÓN SOCIAL EN LAS AURAS URBANAS EN EL MÉTODO FENOMENOLÓGICO

Trujillo (2006) propone el método fenomenológico para el estudio de estos espacios, donde “lo físico y lo mental definen el método fenomenológico expresado en el Aura Urbana”, que se desencadena por: 1. Fenómenos físicos tienen lugar en el territorio, su localización en él es necesaria y perfectamente determinable. 2. Mientras lo físicos es cuantitativo, lo mental es cualitativo. 3. Los fenómenos físicos son objetos de percepción sensible o intuición externa; en cambio los fenómenos mentales son comprendidos mediante reflexiones o intuición externa. 4. El fenómeno físico al ser capturado a través de los sentidos externos, son públicamente observables. Caso contrario con los fenómenos mentales, susceptibles tan solo de intuición interna, captada por cada persona.


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

7

De allí, la sociedad organizada como un organismo vivo que se renova constantemente y que extiende sus relaciones a otros territorios delimitando y dibujando su especialidad en la dimensión territorial, haciéndose más complejo sus niveles de intercambio. El hecho urbano ha contribuido a multiplicar esas relaciones funcionales creando “campos eléctricos y campos magnéticos” (Lewis, 1980:197), concentrándose muchas en un pequeño espacio con diversas funciones, que producen intercambio e interconexiones, las cuales repercuten en ese lugar y su entorno. De allí la propuesta del método fenomenológico expresado en la teoría del acto, para abordar el estudio de la dimensión territorial en el aura urbana, que dibuja perfectamente asentamientos informales. El criterio fenomenológico permitirá definir factores internos y externos que interactúan en un territorio determinado y perceptible al ser humano.

LA TEORIA DEL ACTO

La parte más importante de la existencia humana descansa sobre los actos. Los actos pueden ser relevantes y un solo acto puede ser históricamente importante, generando una serie de encadenamientos debido a circunstancias vividas y expresadas por el hombre. Pero la acción es producción, reproducción y comunicación; la acción crea poder y se opone al poder. Sin duda alguna, la acción es la forma fundamental de la existencia social del hombre (Luckmann 1996) La sociedad es el resultado de múltiples actos diferentes ejecutados por múltiples actores, cuyos resultados pueden ser perfectamente definidos y significativos para el carácter de una sociedad, pero debe evidenciarse también que en algunos casos los resultados no son acciones conjuntas ni deseadas ni previstas en general. La sociedad rompe límites de dimensiones sociales y territoriales, que se contraponen al orden social. Como dice Luckmann (1996) la acción humana es previsible, porque nos encontramos con decisiones típicas bajo condiciones típicas. La acción presupone la posibilidad de la elección…El sector, de la acción está, pues, rodeado por un impulso social, aunque conformado por el individuo. Según Max Weber la teoría del acto, citado por Luckmann (1996: 21) es conocido como: “Una ciencia que se proponga a entender con claridad la conducta social, explicar su autentico desarrollo y alcance. “Actuar” significa aquí la conducta humana (tanto si es un hacer externo como interno, omisivo o pasivo), en tanto que el actor, o los actores, le asocien un sentido subjetivo. Acción “social”, sin embargo, quiere decir una acción tal, que relaciona la conducta de los demás según el sentido atribuido por el actor o por los actores y está orientada a ella en su desarrollo.” Webber en la cita manifiesta que no quiere desarrollar ningún modelo explicativo empírico de la acción. Insiste que la teoría del acto es un entramado de conceptos con cuya ayuda la acción social puede diferenciarse de otras manifestaciones distintas de la vida, en los que pueden incorporarse sistemáticamente modelos explicativos históricos. En segundo término interpreta el sentido, tanto en la forma del objeto gobernado por la acción, como


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

8

en la forma objetivo que la motiva. Expone también, que el sentido sostenido por el agente social determina la acción social quedando vago el concepto, pero afirma que, la acción puede llamarse social siempre y cuando la perspectiva del agente este orientada a la conducta de los demás. Alfred Schutz, en La construcción significativa del mundo social (1993), explica la teoría sociológica del acto en cuidadosos análisis fenomenológicos sobre la constitución del sentido de la acción, particularmente en la acción social que orientará la dimensión social como ya hemos mencionado en la teoría del acto. Luckmann (1996) concreta que la fenomenología comienza con la descripción de los objetos de la conciencia, al especificar completamente los modos especiales del aparecerse, en la medida en que aparecen en la corriente empírica de las vivencias y las experiencias subjetiva, es decir de manera impura. Para despejar el núcleo puro, de los objetos intencionales, debe despejar capa por capa los envoltorios concretos que rodean al núcleo en la corriente subjetiva de las vivencias. Como esta pasando y el porque pasa. Concreta Luckmann (1996:29): “La fenomenología como una ciencia filosófica de la conciencia; esta es un nada que apunta hacia algo, cuyo objeto es describir con exactitud la construcción de los objetos de la conciencia en las disposiciones concientes de todo tipo, apoyado en el procedimiento del análisis situacional. Se sirve de la suspensión del juicio, cuyo análisis reduce de manera gradual lo que se constituye en la conciencia.”

AURA URBANA, EL PLAYON. MÉRIDA. ESTADO MERIDA

La parroquia Gonzalo Picón Febres se ubica al noroeste de la ciudad de Mérida en el municipio Liberador, este forma parte del Área Metropolitana de Mérida. El Playón se encuentra fuera de los límites de la poligonal urbana, en esta parroquia. Es un espacio extramuro de aura urbana, que ha traído como consecuencia el desarrollo urbano de espacios caracterizados en algunos sectores como asentamientos informales dentro de espacios protegidos por estar ubicados en zona protectora. La población se encuentra dispersa por toda la parroquia consolidándose algunos sectores como El Playón, San Javier, El Arado, Monterrey, Camellones, Prado Verde, La Caña, Alto Viento y El Vallecito. Se caracteriza porque se desarrollan actividades turísticas con sus respectivas actividades complementarias, limitado fuertemente por un reglamento de uso denominado Reglamento de la Zona Protectora de la Subcuenca del Río Mucujun. El uso del suelo que se consolida en el sector es el agrícola, caracterizado por cultivos de papa, hortalizas, mora, fresas y flores. Además de consolidarse el pasto para actividad ganadera. Se establece además el uso residencial concentrado ubicado especialmente en micro cuencas, donde ya se reconocen auras urbanas donde existe una fuerte subdivisión de la estructura parcelaria. El sector cuenta con comunidad organizada que vela por el servicio de aseo urbano, defensa del río Mucujun por estar emplazada en la cuenca de este río que alimenta al


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

9

acueducto que surte a la ciudad de Mérida, velar por la consolidación de equipamientos y realizar presión social ente diferentes instancias de gobierno. Trujillo (2006) analiza este sector y lo identifica como un Aura Urbana, de acuerdo a los criterios territoriales, consolidando el continuum urbano: ƒ Medios de transporte, existe una vialidad local que comunica la ciudad de Mérida con las diferentes auras urbanas que se están consolidando en esta parroquia. El transporte público y el vehículo particular han beneficiado la relación costo/tiempo y permitido que este suelo sea potencialmente utilizable. ƒ Existe una relación urbana rural, que se manifiesta en las relaciones de la parroquia con la ciudad y el municipio, con las demás auras urbanas que generan intercambio de bienes y servicios. ƒ Fuentes de empleo ubicadas fuera de la parroquia, generando relación con la ciudad de Mérida producto de las economías de aglomeración y las actividades complementarias a esta. ƒ Subdivisión de la estructura parcelaria. ƒ Dotación de servicios públicos y de equipamiento urbano, en relación proporcional con la población. Contando con solo equipamiento básico. Permitiendo identificar el área de borde del límite urbano entre el Área Metropolitana de Mérida, desvaneciéndose lentamente la aglomeración de la población en las áreas denominadas territorios de borde. La transformación del uso de la tierra es otro factor importante a considerar, desplazando el uso residencial al uso agrícola. Consolidación de espacios en subcentros identificada por la red El Playón, El Arado y Monterrey, las cuales dependen directamente del área metropolitana, encadenándose al sistema de ciudades como centros de menor orden. Se generan movimientos pendulares, las fuentes de empleo, educación superior, servicios asistenciales, aprovisionamiento de alimentos, entre otros obliga el traslado a la ciudad de Mérida; depende así de un centro de mayor orden gracias además al sistema vial que permitió establecer los lineamientos para la configuración del espacio. Su actividad turística y su proximidad al área central, luce atractiva para el establecimiento de uso residencial, acarreando la demanda de la valorización del uso del suelo y la especulación de la construcción. Trayendo como consecuencia la ocupación de auras urbanas, emplazadas en el suelo que se traduce en nuevos costos y construcción de nuevas actividades, que al no estar planificadas, se requiere prestar los servicios de infraestructura que se consolidan de acuerdo a necesidades, de forma discontinua.

PROPUESTA.

El análisis de la tesis que se formula en el Aura Urbana como territorio de gestión (Trujillo, 2004), favorece y hace hincapié solo en la concepción de la dimensión territorial, es decir la expresión y organización de las actividades en el territorio. Dejando vaga la concepción de la dimensión social pero consolidada en la construcción de concepto de aura urbana que hemos expuesto a lo largo del presente artículo. La misma deja abierta la posibilidad


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

10

para profundizar en estudios posteriores la dimensión social. Es por esta razón que se propone el estudio de la dimensión social para continuar con el modelado y concepción de este concepto. Debido A que en un primer momento el fenómeno físico fue captado por el sentido externo que son públicamente observables. Una vez estudiado la teoría del acto, se pretende continuar con esta línea de investigación incorporando el análisis de la dimensión social, a través de la construcción social de la realidad , según postulados formulados por Meter Berger y Thomas Luckmann estudiada en 1967, estableciendo la realidad sobre la acción social como realidades externas. La meta es alejar la sociología del conocimiento del estudio de la historia intelectual y acercarla a la construcción de la cotidianidad de la realidad, en el que todos estamos implicados. Analizando: ƒ

ƒ

ƒ

ƒ

ƒ ƒ ƒ

La vida cotidiana: como perspectiva del mundo social como producto cultural de los procesos concientes. Lo que nos lleva a un intercambio inmediato de significados, para definir las estructuras sociales como la suma total de todas las tipificaciones y de las pautas recurrentes de la interacción establecidas por intermedio de ellas. Definiendo así el lenguaje, como el sistema de símbolos más importante dentro de la sociedad. Componentes objetivos de la sociedad: donde la realidad esta afuera y producida por personas. La observación y el análisis objetivo y subjetivo del comportamiento individual y social de un territorio depende de la realidad producidas por las personas. Institucionalización: en el proceso de externalización. Las personas sueles desarrollar pautas habituales de acción e interacción en situaciones recurrentes. Las acciones habituales son la base para la base de la institucionalización. Estas controlan el comportamiento humano estableciendo pautas de conducta definidas de antemano. Berger y Luckmann (1967). Detectar que es habitual por las personas en un su dimensión social, define el espacio territorial. Roles: estudio de tipificaciones, de lo que se espera de los actores en determinadas situaciones sociales, constituyendo un vínculo entre el mundo macro y micro. Diferentes actores sociales dibujando y actuando en un espacio territorial, producto de la institucionalización de elementos históricos, culturales y económicos. Reitificación: es un fenómeno subjetivo,”fenómenos humanos como si fueran cosas, en términos no humanos o posiblemente suprahumanos” Berger y Luckmann (1967). Legitimaciones: explica el orden institucional atribuyendo validez cognitiva a sus significados objetivos. La institucionalidad se consolida en el ámbito social de actuación, reflejado en la especialización del territorio. Críticas: analiza los fenómenos subjetivos y la sociedad como realidad subjetiva. Estudiando los procesos de socialización: proceso por el que los fenómenos culturales se transmiten a la conciencia y se internalizan en ella.

Para definir este fenómeno que se expresa en comprender realidades cuya naturaleza y estructura depende de las personas que la viven y experimentan, la técnica de


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

11

recolección de información se realizará a través de una entrevista semiestructura y/o autorreportaje.; para así categorizar, estructurar individualidades generalidades, contrastar y teorizar la dimensión social en las Auras Urbanas.


Seminario Internacional PROCESOS URBANOS INFORMALES

12

BIBLIOGRAFIA

Benavides, I (1997). Una propuesta para mejorar los niveles de calidad de vida de los pobladores de desarrollo espontáneo. Tesis de Maestría no publicada. Postgrado en Desarrollo Urbano Local. Universidad de los Andes Bozzano, H. (2000). Territorios reales, territorios pensados, territorios posibles. Buenos Aires: Espacio. Carter, Harold. (1983). El estudio de la geografía urbana. Madrid: Instituto de Estudios de Administración Local. Freitez, P (2002). La expansión urbana y el control del desarrollo: competencias municipales. Trabajo de grado de maestría. Postgrado en Desarrollo Urbano Local. Facultad de Arquitectura y Arte. Mérida. Universidad de Los Andes. García, N. La formación de asentamientos informales: un proceso gestado por diferentes actores sociales entretejido dentro de sus tramas. Scripta Nova. Revista electrónica de geografía y ciencias sociales. Barcelona: Universidad de Barcelona, 1 de agosto de 2006, vol. X, núm. 218 (50). <http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-218-50.htm> [ISSN: 1138-9788] Lewis, Spencer (1980). Manual Rosacruz. Estados Unidos de América: Biblioteca Rosacruz. Amorc Luckmann, T (1992). Teoría de la acción social. Barcelona: Ediciones Iberica, S.A

Paidós

Mas, M. (2005). Desarrollo endógeno. Cooperación y competencia. Caracas: Editorial Panapo de Venezuela, C.A Schütz, A (1993). La construcción significativa del mundo social. Barcelona: Ediciones Paidós Iberica, S.A Trujillo, A (2006). El aura urbana como territorio de gestión. Mérida. Consejo de publicaciones de la Universidad de Los Andes. Vinuesa, Julio. (1991). Los procesos de urbanización. Madrid: Síntesis. Zamorano, Mariano. (1992). Geografía urbana. Buenos Aires: Ceyne.


EL AURA URBANA, UNA APROXIMACIÓN A LA DIMENSIÓN SOCIAL EN LOS ASENTAMIENTOS INFORMALES