Page 55

Inmunología Clínica. Casos Clínicos en autoinmunidad IV

Sin embargo, la sensibilidad es sólo del 72%. En la literatura queda sobradamente demostrado el valor diagnóstico de los anticuerpos anti-AQP4. No obstante, a pesar de que también hay referencias a su utilidad pronóstica de nuevos brotes, aún no hay consenso sobre cómo se deben tratar estos pacientes. En 2007 Weinshenker et al2 describieron que los anti-AQP4 se encontraban en un 38% de los pacientes con un primer episodio de LETM y que el 56% de éstos y el 25% de las neuritis ópticas (NO) con anti-AQP4 tenían un segundo episodio de mielitis en el primer año. En cambio, ninguno de los que daba negativo tuvo un brote. Así pues, es importante destacar la necesidad de determinar los anti-AQP4 en pacientes con LETM y también en aquellos cuya mielitis esté justificada por alguna otra enfermedad autoinmune que se haya etiquetado como LES o SS ya que muchas veces son también NMO3. No hay consenso acerca de cómo tratar a estos pacientes para prevenir futuros brotes y sería interesante hacerlo puesto que los episodios de LETM dejan secuelas neurológicas en aproximadamente un 30% de los casos. La recomendación de Weinshenker es tratar con azatioprina y prednisona un mínimo de 5 años. Estos datos son avalados por un estudio prospectivo reciente.4 En nuestro caso, en el momento en el que se trató a la paciente con rituximab y se negativizaron los anti-AQP4, desapareció completamente la clínica. Hay que destacar que un mes antes del segundo brote de mielitis, una vez retirados los corticoides, ya daban positivos los anti-AQP4. Estos hallazgos nos hacen sospechar que probablemente estos anticuerpos eran positivos antes y durante el primer brote, aunque no pudieron ser testados. Así pues y en base a nuestra experiencia, proponemos que una vez se vaya disminuyendo la medicación que se ha dado para prevenir la recurrencia en los pacientes con NMO o su espectro de enfermedades con anti-AQP4 positivos, se vayan evaluando de forma periódica estos anticuerpos y se inicie un seguimiento muy cercano en el caso de que se vuelvan a positivizar. Actualmente, nuestra paciente permanece asintomática, aunque hemos establecido un seguimiento muy próximo para evitar un nuevo brote de LEMT e iniciar tratamiento a la mínima sospecha de aparición de clínica sugestiva.

Figura 1. Cronología de la enfermedad , del tratamiento y de los hallazgos de laboratorio. (ND) No determinado, (NR) “normal range”: rango normal.

BIBLIOGRAFIA 1. Petzold A, Plant GT .Diagnosis and classification of autoinmune optic neuropathy. Autoimmune reviews. 2014; 13: 539-545 2. Weinshenker BG, Wingerchuk DM, Vukusic S, Linbo L, Pittock SJ, Lucchinetti CF, Lennon VA.

-57-

Profile for Sociedad Española de Inmunología (SEI)

Casos Clínicos Autoinmunidad IV  

Sociedad Española de Inmunología (SEI). EDITORES: Dr. Luis Fernández Pereira. Dra. Ángela Carrasco Sayalero. Dra. María José Martínez Becerr...

Casos Clínicos Autoinmunidad IV  

Sociedad Española de Inmunología (SEI). EDITORES: Dr. Luis Fernández Pereira. Dra. Ángela Carrasco Sayalero. Dra. María José Martínez Becerr...

Advertisement