Issuu on Google+


El paraíso perdido Génesis 2,8—3,24

Dios plantó un hermoso jardín en la región de Edén, y allí puso al primer hombre y la primera mujer para cultivarlo y cuidarlo. Cuando los dejó en aquel lugar, les hizo una seria advertencia: «Podéis probar y saborear los frutos de todos los árboles del jardín, menos de uno: el del conocimiento del bien y el del mal. Si coméis de ese árbol, moriréis».

interior_LaBiblia_02.indd 18-19

20/02/13 11:48


El paraíso perdido Génesis 2,8—3,24

Dios plantó un hermoso jardín en la región de Edén, y allí puso al primer hombre y la primera mujer para cultivarlo y cuidarlo. Cuando los dejó en aquel lugar, les hizo una seria advertencia: «Podéis probar y saborear los frutos de todos los árboles del jardín, menos de uno: el del conocimiento del bien y el del mal. Si coméis de ese árbol, moriréis».

interior_LaBiblia_02.indd 18-19

20/02/13 11:48


Por aquel entonces, la serpiente era el animal más

La mujer vio aquel tentador fruto entre las ramas,

astuto del jardín. Un día, en el que se paseaba cerca

y sintió unas inmensas ganas de probarlo, de que

de la mujer le dijo:

el conocimiento entrara también en ella. Así fue como lo arrancó y se lo comió. Luego, tomó otro y

—¿Así que Dios no os deja comer ningún fruto del jardín? —Podemos comer el fruto de cualquier árbol que deseemos —contestó ella— menos del árbol del conocimiento del bien y del mal que se encuentra en el centro del jardín. Si comemos o tocamos su fruto, moriremos.

se lo dio a su marido para que lo probara. Apenas

iv da

a l e d e: d br l m o lida No rb : ÁFruto morta In

el hombre dio un mordisco al fruto prohibido, ambos se dieron cuenta de que estaban desnudos. Un sentimiento nuevo, que nunca habían experimentado, subió por todo su cuerpo hasta ponerles rojas las mejillas. De inmediato, cosieron hojas de higuera y se vistieron con ellas para cubrirse.

—Eso no es verdad —argumentó la serpiente—; Dios no quiere que probéis sus frutos, porque distinguiréis el bien del mal y entonces os volveréis como él. Nombr

Árbole: de del bie n l conocimie y del ma nto Fruto : l Te ntación interior_LaBiblia_02.indd 20-21

Nombre:

Serpie nte as: tic Caracterís As tucia 20/02/13 11:49


Por aquel entonces, la serpiente era el animal más

La mujer vio aquel tentador fruto entre las ramas,

astuto del jardín. Un día, en el que se paseaba cerca

y sintió unas inmensas ganas de probarlo, de que

de la mujer le dijo:

el conocimiento entrara también en ella. Así fue como lo arrancó y se lo comió. Luego, tomó otro y

—¿Así que Dios no os deja comer ningún fruto del jardín? —Podemos comer el fruto de cualquier árbol que deseemos —contestó ella— menos del árbol del conocimiento del bien y del mal que se encuentra en el centro del jardín. Si comemos o tocamos su fruto, moriremos.

se lo dio a su marido para que lo probara. Apenas

iv da

a l e d e: d br l m o lida No rb : ÁFruto morta In

el hombre dio un mordisco al fruto prohibido, ambos se dieron cuenta de que estaban desnudos. Un sentimiento nuevo, que nunca habían experimentado, subió por todo su cuerpo hasta ponerles rojas las mejillas. De inmediato, cosieron hojas de higuera y se vistieron con ellas para cubrirse.

—Eso no es verdad —argumentó la serpiente—; Dios no quiere que probéis sus frutos, porque distinguiréis el bien del mal y entonces os volveréis como él. Nombr

Árbole: de del bie n l conocimie y del ma nto Fruto : l Te ntación interior_LaBiblia_02.indd 20-21

Nombre:

Serpie nte as: tic Caracterís As tucia 20/02/13 11:49


Cuando soplaba el viento de la tarde, el hombre y la mujer oyeron los pasos de Dios en el jardín, entonces corrieron a esconderse entre los árboles.

ESTABAN DESNUDOS

Sintieron vergüenza.

Dios llamó al hombre: —Adán, ¿dónde estás? —Oí que estabas en el jardín y me he escondido, porque estoy desnudo y tengo miedo —contestó el hombre. Entonces Dios volvió a preguntar: —¿Quién te ha dicho que estás desnudo? ¿Acaso has probado el fruto del árbol prohibido? Adán no tardó en contestar: —La mujer que me diste por compañera me lo ha dado y lo he comido. —¿Y por qué lo has hecho? —preguntó Dios a Eva. —Porque la serpiente me engañó ––contestó ella.

22

interior_LaBiblia_02.indd 22-23

20/02/13 11:49


Cuando soplaba el viento de la tarde, el hombre y la mujer oyeron los pasos de Dios en el jardín, entonces corrieron a esconderse entre los árboles.

ESTABAN DESNUDOS

Sintieron vergüenza.

Dios llamó al hombre: —Adán, ¿dónde estás? —Oí que estabas en el jardín y me he escondido, porque estoy desnudo y tengo miedo —contestó el hombre. Entonces Dios volvió a preguntar: —¿Quién te ha dicho que estás desnudo? ¿Acaso has probado el fruto del árbol prohibido? Adán no tardó en contestar: —La mujer que me diste por compañera me lo ha dado y lo he comido. —¿Y por qué lo has hecho? —preguntó Dios a Eva. —Porque la serpiente me engañó ––contestó ella.

22

interior_LaBiblia_02.indd 22-23

20/02/13 11:49


Consecuencia Entonces, Dios dijo a la serpiente:

A Eva, le dijo:

—Por lo que has hecho, maldita serás entre todos los animales

—Darás a luz con dolor, pero desearás tener hijos.

que he creado. Te arrastrarás sobre el suelo y comerás tierra.

Y ese deseo es el que te llevará a tu marido,

De ahora en adelante, tú y la mujer seréis enemigas,

que se aprovechará de ti.

como lo serán también sus hijos y los tuyos. Su descendencia te aplastará la cabeza y tú le morderás el talón.

EVA

Adán llamó Eva a su mujer, porque significa “la que da vida”.

24

interior_LaBiblia_02.indd 24-25

25

20/02/13 11:49


Consecuencia Entonces, Dios dijo a la serpiente:

A Eva, le dijo:

—Por lo que has hecho, maldita serás entre todos los animales

—Darás a luz con dolor, pero desearás tener hijos.

que he creado. Te arrastrarás sobre el suelo y comerás tierra.

Y ese deseo es el que te llevará a tu marido,

De ahora en adelante, tú y la mujer seréis enemigas,

que se aprovechará de ti.

como lo serán también sus hijos y los tuyos. Su descendencia te aplastará la cabeza y tú le morderás el talón.

EVA

Adán llamó Eva a su mujer, porque significa “la que da vida”.

24

interior_LaBiblia_02.indd 24-25

25

20/02/13 11:49


Consecuencia

Luego, Dios se dirigió a Adán: ­—Te prohibí comer de aquel fruto, y me has desobedecido. Por tus acciones, ahora la tierra está maldita. A partir de ahora, la harás producir

Finalmente, Dios hizo ropa con pieles de animales para que Adán y Eva se cubrieran. Luego, dijo: «Ahora el hombre y la mujer distinguen el bien del mal, por tanto debo evitar que coman del árbol de la vida y se vuelvan inmortales».

con un gran esfuerzo y un duro trabajo,

Así fue como Dios expulsó al hombre y a su esposa de Edén,

pero la tierra te dará espinos y cardos.

y protegió el jardín con seres alados y una espada ardiendo

Te alimentarás de plantas silvestres y ganarás

que cerraban el paso a quien tratara de llegar al árbol de la vida.

el pan con el sudor de tu frente hasta el día que vuelvas a la tierra. Porque de la tierra vienes y en tierra te convertirás.

interior_LaBiblia_02.indd 26-27

20/02/13 11:50


Consecuencia

Luego, Dios se dirigió a Adán: ­—Te prohibí comer de aquel fruto, y me has desobedecido. Por tus acciones, ahora la tierra está maldita. A partir de ahora, la harás producir

Finalmente, Dios hizo ropa con pieles de animales para que Adán y Eva se cubrieran. Luego, dijo: «Ahora el hombre y la mujer distinguen el bien del mal, por tanto debo evitar que coman del árbol de la vida y se vuelvan inmortales».

con un gran esfuerzo y un duro trabajo,

Así fue como Dios expulsó al hombre y a su esposa de Edén,

pero la tierra te dará espinos y cardos.

y protegió el jardín con seres alados y una espada ardiendo

Te alimentarás de plantas silvestres y ganarás

que cerraban el paso a quien tratara de llegar al árbol de la vida.

el pan con el sudor de tu frente hasta el día que vuelvas a la tierra. Porque de la tierra vienes y en tierra te convertirás.

interior_LaBiblia_02.indd 26-27

20/02/13 11:50


La palabra se hace arte