Page 1

3UR\HFWRê&DUDFWHUL]DFLµQ\FRQVHUYDFLµQGHO&ULROOR%RYLQR<DFXPH³Rë8QLYHUVLGDG1DFLRQDOGH/D3ODWD $UJHQWLQD \8QLYHUVLGDG$XWµQRPD*DEULHO 5HQ«0RUHQRGH6DQWD&UX]GHOD6LHUUD %ROLYLD


Capítulo II

Iberoamérica y la Cooperación Horizontal Sur-Sur Bilateral


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

IberoamĂŠrica y la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral

II.1. El reto de seguir avanzando en el conocimiento de la CooperaciĂłn Sur-Sur $ORODUJRGHHVWRVÂźOWLPRVDÂłRVODV$JHQFLDV\ Direcciones Generales de CooperaciĂłn de los paĂ­ses iberoamericanos, acompaĂąadas por la SecretarĂ­a General Iberoamericana (SEGIB) y el Programa Iberoamericano para el Fortalecimiento de la CooperaciĂłn Sur-Sur (PIFCSS), han trabajado conjuntamente movidos por la consecuciĂłn de un mismo REMHWLYRFRPÂźQHOGHLQWHQWDUFRQRFHUFDGDYH]PÂŁV\GH mejor manera la CooperaciĂłn Sur-Sur de nuestra regiĂłn. Conforme a este reto, el trabajo se orientĂł en una doble direcciĂłn: mejorar la cantidad y la calidad de la informaciĂłn que hace referencia a la CooperaciĂłn Sur-Sur; e intentar a su vez avanzar en la aplicaciĂłn de tĂŠcnicas para un mejor y mĂĄs completo tratamiento de los datos. Parte de los logros alcanzados con dicho esfuerzo, se han ido plasmando en las sucesivas ediciones de este Informe de la CooperaciĂłn Sur-Sur en IberoamĂŠrica. AsĂ­ y nutriĂŠndose siempre este Informe de los datos aportados por los propios paĂ­ses iberoamericanos, las mejoras en el tratamiento de la informaciĂłn se han manifestado, muy especialmente a partir de la ediciĂłn 2012, con la aplicaciĂłn de los primeros Indicadores para la CooperaciĂłn Sur-Sur, asĂ­ FRPRGHODHGLFLÂľQFRQHOSRVWHULRUUHFXUVR a tĂŠcnicas estadĂ­sticas. Perseverando en la consecuciĂłn de estos objetivos SHURFRQVFLHQWHVGHTXHDÂźQTXHGDPXFKRFDPLQR por recorrer, el presente Informe de la CooperaciĂłn Sur-Sur en IberoamĂŠrica 2015 da un nuevo paso hacia la mejora en el tratamiento de la informaciĂłn: en HVWHFDVRDSOLFDQGRQXHYRVUHFXUVRVJUÂŁÄ&#x2020;FRVTXHVH adapten mejor a lo que se quiere contar y que lo hagan, ademĂĄs, del modo mĂĄs visual y amigable posible para los lectores. AsĂ­ y tal y como se verĂĄ con mĂĄs detalle,

en este Informe el lector se acercarĂĄ a la CooperaciĂłn Sur-Sur a travĂŠs, por ejemplo, de los denominados Diagramas de Sankey PX\DGHFXDGRVSDUDH[SOLFDU Ä&#x2021;XMRVGHFRRSHUDFLÂľQ GHORVHistogramas (un mejor recurso en los anĂĄlisis de variables continuas como pueden ser los costes asociados a los proyectos); e incluso de los anĂĄlisis de clusters, en un primer intento de medir la participaciĂłn de los paĂ­ses en la CooperaciĂłn Sur-Sur desde una perspectiva que no VHOLPLWHVÂľORDOQÂźPHURGHSUR\HFWRVTXHFDGDXQRGH ellos ofrece o recibe. Cabe seĂąalar aquĂ­ que estas novedades no alteran, sin embargo, la estructura del presente capĂ­tulo, dedicado HVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWHDOD&RRSHUDFLÂľQ+RUL]RQWDO6XU6XU Bilateral, y que mantiene un patrĂłn similar al de las ediciones que lo precedieron. En este sentido: 1. El presente capĂ­tulo incluye, en primer lugar, las matrices de oferta y recepciĂłn de proyectos y acciones de CHSS Bilateral correspondientes al aĂąo 2013. Se trata de una herramienta bĂĄsica, pues los datos que ĂŠstas contienen permiten todo el anĂĄlisis posterior. 2.$FRQWLQXDFLÂľQVHDGRSWDXQDSHUVSHFWLYDJHRJUÂŁÄ&#x2020;FD para conocer mejor el papel que tanto los paĂ­ses como las distintas subregiones (incluyendo aquĂ­ al Caribe no Iberoamericano) jugaron en la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral de 2013: quĂŠ paĂ­ses y subregiones fueron mĂĄs activos y en el ejercicio de quĂŠ rol. Este anĂĄlisis se completa con una caracterizaciĂłn de los Ä&#x2021;XMRVGHFRRSHUDFLÂľQLQWHUFDPELDGRVHQWUHVRFLRV 3. Posteriormente, las mismas matrices de proyectos y acciones de cooperaciĂłn vuelven a reproducirse pero esta vez bajo un criterio sectorial, en el que SUR\HFWRV\DFFLRQHVVHDJUXSDQVHJÂźQODGLPHQVLÂľQGH actividad con la que se relacionen (social, econĂłmica, de fortalecimiento institucional, medioambiental u otra). A partir del anĂĄlisis de los datos incluidos en ĂŠstas, se


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 

SURFHGHDFRQRFHUPHMRUHOSHUÄ&#x2020;OGHFDSDFLGDGHV\ necesidades tanto del conjunto de la regiĂłn como de cada uno de los principales oferentes y receptores. 4. El capĂ­tulo concluye con el anĂĄlisis de otros rasgos importantes del comportamiento de la CooperaciĂłn Sur-Sur en IberoamĂŠrica, esta vez a partir de indicadores asociados al uso de fechas y costes. Se trata, por ejemplo, de conocer algo mĂĄs sobre la dimensiĂłn de los proyectos (en tĂŠrminos de su duraciĂłn y de su coste), asĂ­ como sobre la HÄ&#x2020;FLHQFLD con que se gestionan o la responsabilidad que en su ejecuciĂłn comparten cada oferente y receptor.

II.2. Proyectos y acciones de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral en 2013 Tal y como sugieren las Matrices II.1 y II.2,1 en el aĂąo 2013, los diecinueve paĂ­ses de AmĂŠrica Latina mantuvieron en ejecuciĂłn un total de 576 proyectos y 399 acciones de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral. Si se comparan estas cifras con las registradas GHVGHSXHGHDÄ&#x2020;UPDUVHTXHH[LVWHXQDWHQGHQFLD al aumento de los proyectos y de las acciones que la regiĂłn mantiene en ejecuciĂłn aĂąo tras aĂąo. En este VHQWLGR\DHIHFWRVGHFRUURERUDUHVWDDÄ&#x2020;UPDFLÂľQ se elaborĂł el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,, el cual recoge la evoluciĂłn GHOQÂźPHURGHSUR\HFWRV\DFFLRQHVUHJLVWUDGRV anualmente entre 2010 y 2013.2 En efecto, el *UÂŁÄ&#x2020;FR,, muestra cĂłmo, entre 2010 y ORVSUR\HFWRV\ODVDFFLRQHVH[SHULPHQWDURQXQ proceso de crecimiento que, aun siendo irregular, se VDOGÂľFRQXQUHVXOWDGRSRVLWLYR0ÂŁVHVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWH la combinaciĂłn de tasas anuales de crecimiento de signos contrarios3 no impidiĂł un aumento de los

proyectos y de las acciones a un ritmo promedio anual, respectivamente, del 3,7% (desde los 529 proyectos del SULPHUDÂłRKDVWDORVGHOÂźOWLPR \GHO GHVGH ODVDFFLRQHVGHKDVWDODVFDVLUHJLVWUDGDV en 2013). Cabe seĂąalar aquĂ­ sin embargo que, sobre esta tendencia al alza en los globales de los proyectos \DFFLRQHVUHJLVWUDGRVDQXDOPHQWHLQÄ&#x2021;X\HHO modo en que se comportaron una parte concreta de esos proyectos y acciones: los denominados â&#x20AC;&#x153;bidireccionalesâ&#x20AC;?, entendiendo por ĂŠstos aquellos proyectos y aquellas acciones en los que los dos socios ejercen simultĂĄneamente el rol de oferente y receptor y que resultan fĂĄcilmente distinguibles en las matrices por encontrarse entre parĂŠntesis. En este sentido, el aumento del conjunto de los proyectos y las acciones WLHQHFLHUWRFRPSRQHQWHĂŞDUWLÄ&#x2020;FLDOĂŤGHULYDGRGHOPRGR en que los bidireccionales son tratados metodolĂłgica o contablemente: esto es, de manera duplicada, ya que cada intervenciĂłn â&#x20AC;&#x153;bidireccionalâ&#x20AC;? se incluye en la correspondiente matriz â&#x20AC;&#x153;desagregadaâ&#x20AC;? en dos proyectos o acciones â&#x20AC;&#x153;normalesâ&#x20AC;?, una por cada posible combinaciĂłn de los roles adoptados por la pareja de socios cooperantes (oferente-receptor y receptoroferente, respectivamente). Para entender los matices que la adopciĂłn de este criterio incorpora al anĂĄlisis, se elaboraron los *UÂŁÄ&#x2020;FRV,, HOFXDOUHFRJHODHYROXFLÂľQGHOQÂźPHURGH proyectos y acciones bidireccionales registrados entre los aĂąos 2010 y 2013) y II.3 (que recoge la evoluciĂłn de proyectos y acciones entre 2010 y 2013, pero tras diferenciar los bidireccionales del resto, eliminar su doble contabilidad y â&#x20AC;&#x153;recalcularâ&#x20AC;? los nuevos agregados). De su observaciĂłn se desprende que: a) 6HJÂźQHO*UÂŁÄ&#x2020;FR,,, entre los aĂąos 2010 y 2013 los proyectos bidireccionales se triplicaron (desde los 13 GHODSULPHUDIHFKDDORVGHODÂźOWLPD \ODVDFFLRQHV

1 5HFRUGDUTXHFDGDFDVLOODGHOD0DWUL]LQIRUPDGH D (OQÂźPHURGHSUR\HFWRVDFFLRQHVLQWHUFDPELDGDVSRUFDGDSDUHMDGHVRFLRVHQODFRUUHVSRQGLHQWHKRUL]RQWDOVHLGHQWLÄ&#x2020;FDHOQRPEUHGHOSDÂŻVTXHHMHUFHHOUROGHRIHUHQWHHQ ODYHUWLFDOHOGHOTXHDFWÂźDFRPRUHFHSWRU/DVFDVLOODVGHODVÂźOWLPDVÄ&#x2020;OD\FROXPQDLQIRUPDQGHOWRWDOGHSUR\HFWRVDFFLRQHVHQTXHFDGDSDÂŻVKDSDUWLFLSDGRGHQXHYRFRPR RIHUHQWHRUHFHSWRUUHVSHFWLYDPHQWH E /DVXPDÄ&#x2020;QDOGHODÂźOWLPDFROXPQD\GHODÂźOWLPDÄ&#x2020;ODFRLQFLGH\VHUHÄ&#x2020;HUHDOQÂźPHURWRWDOGHSUR\HFWRVDFFLRQHVHQHMHFXFLÂľQDORODUJRGHODÂłRGHUHIHUHQFLD 2 (QUHDOLGDGKD\GDWRVGLVSRQLEOHVSDUDHOSHUÂŻRGR5D]RQHVPHWRGROÂľJLFDVVLQHPEDUJRVXJLHUHQOLPLWDUODVHULHDOSHUÂŻRGR0ÂŁVHVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWH D /RVGDWRVGHORVDÂłRV\VHGHVFDUWDQSRUTXHSDUDGLFKRSHUÂŻRGRWRGDVODVLQWHUYHQFLRQHVHQFRRSHUDFLÂľQFRQLQGHSHQGHQFLDGHVXGLPHQVLÂľQVHUHJLVWUDEDQEDMR XQJHQÂŤULFRĂŞDFFLRQHVĂŤ3DUDFRUUHJLUHVWDJHQHUDOL]DFLÂľQORVUHJLVWURVHIHFWXDGRVDSDUWLUGHSDVDURQDUHVSRQGHUDRWURFULWHULREDMRHOTXHVHGLVWLQJXÂŻDQGRVWLSRVGH LQWHUYHQFLRQHVORVĂŞSUR\HFWRVĂŤ GHPD\RUGLPHQVLÂľQ \ODVĂŞDFFLRQHVĂŤ GHPHQRU /DLPSRVLELOLGDGGHGHVDJUHJDU \FRPSDUDU ORVUHJLVWURVLQLFLDOHVKDFHUHFRPHQGDEOHVX H[FOXVLÂľQGHODVHULH E $VXYH]ORVGDWRVGHODÂłRVHH[FOX\HQSRUTXHVRQORVÂźOWLPRVTXHLQFOX\HQORUHSRUWDGRSRU9HQH]XHODTXLHQGHVGHHVHDÂłRQRSDUWLFLSDHQHO,QIRUPH(OSUREOHPDQR UHVLGHVÂľORHQLQWHQWDUPDQWHQHUXQDVHULH GHVGH FRQXQVXPLQLVWURGHGDWRVHVWDEOHVLQRWDPELÂŤQHQODGLVWRUVLÂľQTXHSXHGHJHQHUDUHOKHFKRGHTXHHQORVGDWRVGHO DÂłR XQWRWDOGHSUR\HFWRV 9HQH]XHODH[SOLFDUDSRUVÂŻVRODPÂŁVGHO  GHORVSUR\HFWRVÄ&#x2020;QDOPHQWHFRPSXWDGRV 3 (QWUH\ORVSUR\HFWRVHQFDGHQDURQWDVDVGHFUHFLPLHQWRDQXDOGHO ELHQLR   \  0LHQWUDVODV DFFLRQHVKLFLHURQORSURSLRFRQWDVDVUHVSHFWLYDVLQFOXVRPÂŁVLQWHQVDVGHO\ 4 (OWUDWDPLHQWRPHWRGROÂľJLFR RFRQWDEOH DOTXHVHKDFHUHIHUHQFLDVHDSOLFDGHVGHODHGLFLÂľQFRUUHVSRQGLHQWHD\DIHFWDSRUORWDQWRDORVGDWRVVREUHSUR\HFWRV\ DFFLRQHVUHIHUHQWHVDODÂłR\SRVWHULRUHV(QHVWHVHQWLGRHO,QIRUPHGHOD&RRSHUDFLÂľQ6XU6XUHQ,EHURDPÂŤULFD SÂŁJLQD UHFRJÂŻDODVLJXLHQWHH[SOLFDFLÂľQ â&#x20AC;&#x153;El FDPELRGHFULWHULRDSOLFDGR DSDUWLUGHHVWHDÂłR DODKRUDGHFRQWDELOL]DUORVGHQRPLQDGRVSUR\HFWRVĂŞELGLUHFFLRQDOHVĂŤ Ă° HPSXMDHOYDORUÄ&#x2020;QDODODO]D Ă° (QODVHGLFLRQHVDQWHULRUHV los proyectos â&#x20AC;&#x153;bidireccionalesâ&#x20AC;? (aquellos en los que los dos socios actĂşan a la vez como oferentes y receptores de cooperaciĂłn) se trataban separadamente y no se incluĂ­an en la matriz de RIHUWD\UHFHSFLÂľQGHFRRSHUDFLÂľQ$SDUWLUGHO Ă° ,QIRUPH  HOFULWHULRTXHVHDSOLFDUHYLHUWHODVLWXDFLÂľQDQWHULRUSXHVVHGHFLGHHPSH]DUDFRQWDELOL]DUORVHQODVPLVPDVPDWULFHV GH&RRSHUDFLÂľQ+RUL]RQWDO6XU6XU%LODWHUDO$VÂŻĂŞFDGDSUR\HFWRELGLUHFFLRQDOĂŤ LGHQWLÄ&#x2020;FDGRHQODPDWUL]SRUHVWDUHQWUHSDUÂŤQWHVLV VHDVLJQDDORVGRVVRFLRVHQORVGRVUROHVORTXH SURYRFDSULPHURXQĂŞGREOHUHJLVWURĂŤ\GHVSXÂŤVXQĂŞDXPHQWRFRQWDEOHĂŤGHOQÂźPHURGHSUR\HFWRVÄ&#x2020;QDOPHQWHUHJLVWUDGRVĂŤ 6(*,%S 


Guatemala

Honduras

Nicaragua

6

Paraguay 14 8

1

Brasil

Bolivia

2

13

21

2

1

3

 

2

4

2

1

14

 

1

3

 

9

50









25

(6) 6

(1) 32

 

25

2

37

1



 

PanamĂĄ

32

(4)

(8)

2

1

(2)

13

3

1

1



5

3

(1)

1

20

 

MĂŠxico

11

3HUÂź

 

7

1

R. Dominicana 21

2

3

1

1

13

1

Venezuela 

1

 

8

7

PI-Alto

17

(4)

 

1

3

Uruguay 

 

 

 

3

 

 

 

576



56

1





12



3

30

166



2

1

1

727$/

1RWDD 6LJXLHQGRORVFULWHULRVGHO%DQFR0XQGLDODIHFKDGHMXOLRGHORVSDÂŻVHVVHKDQFODVLÄ&#x2020;FDGRVHJÂźQVXVQLYHOHVGH,QJUHVR1DFLRQDO%UXWR SHUFÂŁSLWD&RQIRUPHDHVWRFDGDHFRQRPÂŻDKDVLGRFODVLÄ&#x2020;FDGDFRPR3DÂŻVGH,QJUHVR0HGLDQR%DMR ,1%SHUFÂŁSLWDHQWUH\GÂľODUHV ,QJUHVR Mediano Alto (entre 4.125 y 12.746 dĂłlares) e Ingreso Alto (mĂĄs de 12.746 dĂłlares). b) Entre parĂŠntesis se recogen aquellos proyectos que fueron declarados por los paĂ­ses como â&#x20AC;&#x153;bidireccionalesâ&#x20AC;?. En dichos casos, los dos paĂ­ses participantes son a la vez oferente y receptor. Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

727$/

9

5

2

 

(1)

3

3

2

Uruguay

1

 

1

(4)

8

9

4

1

1

3

1

2

3

4

2

9

Chile

2

1

5

1

2

11

11

(1)

6

3

5

(1)

1

1

5

 

Venezuela

R. Dominicana

3HUÂź

PanamĂĄ

8

MĂŠxico

3

2

Ecuador

4

2

7

Cuba

2

Colombia

18

1

8

Brasil

Costa Rica

28

Argentina

Paraguay

Nicaragua

Honduras

(1)

1

Costa Rica

Guatemala

3

Colombia 1

Cuba 1

22

El Salvador

PIM-Alto

Argentina

PIM-Bajo

Ecuador

El Salvador

Bolivia

Socios oferentes

PIM-Bajo

PIM-Alto

PI-Alto

Chile

Socios receptores

 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

0DWUL],,

Proyectos de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral. 2013


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 

0DWUL],,

Acciones de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral. 2013 Socios oferentes Bolivia El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Paraguay Argentina Brasil Colombia Costa Rica Cuba Ecuador MĂŠxico PanamĂĄ

Venezuela

3HUÂź

Uruguay

Chile

1

10

2

1

1

 

1

15

10

2

2

2

Nicaragua

1

Honduras

1

1

1

 

 

4

(1)

22

2

3

1

(1)

15

1

(1)

2

9

Costa Rica

5

1

2

1

1

Colombia



1

1

1

Cuba 3

6

6

(1)

 

1

 

1 6

 

1 2 3 9 4 



1

2

7

3

1

22

2

3

2

3

1

 

3  

1

 

1

1 1

3

 

2 4



2

PanamĂĄ  

1

4

(1)

(2)

1

Ecuador 33

3HUÂź

MĂŠxico

1

3

1

8

R. Dominicana

13

1

1

3

1

2

1

1



113

727$/

3

59

339

15



5

2

3

19

33

2

7

1





10

16



2

3

6

10

3

20

Varios*

PI-Alto

1

1

1

5

2

1

Uruguay

1

Chile

2

Venezuela

PIM-Alto

1

1



2

1

Brasil

2

Argentina

2

Paraguay

Socios receptores

1

16

 

1 6

60

10

1

2

9



4

3

1

8

3

7

9

Guatemala

8

El Salvador

PIM-Bajo

12

1

2

2

1

5

1

Bolivia

1RWDD 6LJXLHQGRORVFULWHULRVGHO%DQFR0XQGLDODIHFKDGHMXOLRGHORVSDÂŻVHVVHKDQFODVLÄ&#x2020;FDGRVHJÂźQVXVQLYHOHVGH,QJUHVR1DFLRQDO%UXWR SHUFÂŁSLWD&RQIRUPHDHVWRFDGDHFRQRPÂŻDKDVLGRFODVLÄ&#x2020;FDGDFRPR3DÂŻVGH,QJUHVR0HGLDQR%DMR ,1%SHUFÂŁSLWDHQWUH\GÂľODUHV ,QJUHVR Mediano Alto (entre 4.125 y 12.746 dĂłlares) e Ingreso Alto (mĂĄs de 12.746 dĂłlares). b) Entre parĂŠntesis se recogen aquellas acciones que fueron declaradas por los paĂ­ses como â&#x20AC;&#x153;bidireccionalesâ&#x20AC;?. En dichos casos, los dos paĂ­ses participantes son a la vez oferente y receptor. *Esta columna registra acciones que siendo ejecutadas por un solo oferente afectan a varios receptores a la vez (por ejemplo, un taller o un seminario). Se contabiliza con una VRODDFFLÂľQSRUTXHWLHQHXQÂźQLFRSHUÂŻRGRGHHMHFXFLÂľQ\XQÂźQLFRSUHVXSXHVWR Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

727$/

R. Dominicana

PIM-Alto

PIM-Bajo PI-Alto


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

EvoluciĂłn de los proyectos y acciones de CHSS Bilateral. 2010-2013

Unidades

se doblaron (de 6 a 13). Por el tratamiento contable que se les da, este aumento no sĂłlo fue absoluto sino tambiĂŠn relativo, pues su peso sobre el total de las intervenciones registradas tambiĂŠn creciĂł: desde el 10,2% y 10,7% que los bidireccionales representaron VREUHHOĂŞWRWDOĂŤGHSUR\HFWRVGH\DO de 2013; y desde el 3,5% y 3,9% que supusieron

respecto de las acciones â&#x20AC;&#x153;totalesâ&#x20AC;? de 2011 y 2012 al 6,5% de las de 2013.5 b) Asimismo, diferenciando los bidireccionales del resto y eliminando su doble contabilidad (*UÂŁÄ&#x2020;FR,,), se PRGLÄ&#x2020;FDQORVWRWDOHVUHJLVWUDGRVSDUDHOFRQMXQWRGH proyectos y acciones. A modo de ejemplo, en 2013, se

600

586

576

529

506

500

399

400 313

300

229

En unidades

200

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn y de SEGIB (2014, 2012, 2011)

100

203

0 2010

2011

2012

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

EvoluciĂłn de los proyectos y acciones de CHSS Bilateral ĂŞELGLUHFFLRQDOHVĂŤ 2010-2013

Unidades

PROYECTOS

En unidades

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn y de SEGIB (2014, 2012, 2011)

2013

AĂąos

ACCIONES

50 41

40

30

30

27

20 13

13 10

6

4

4

0 2010

2011 PROYECTOS

5

2012

2013 ACCIONES

6HH[FOX\HQORVFÂŁOFXORVSDUDHODÂłRSRUTXHWDO\FRPRVHPHQFLRQDEDHQODQRWDDQWHULRUSDUDHVHDÂłRHOWUDWDPLHQWRPHWRGROÂľJLFRIXHGLVWLQWR

AĂąos


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

Unidades

EvoluciĂłn de los proyectos y 600 acciones de CHSS 500 Bilateral, cuando ORVĂŞELGLUHFFLRQDOHVĂŤ 400 se diferencian y 300 se eliminan los duplicados. 200 2010-2013

En unidades

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn y de SEGIB (2014, 2012, 2011)

556 30

542 13

535 41

479 27

386 13

325 6 225 4

199 4

529

319

526

221

452

195

494

373

Proyectos

Acciones

Proyectos

Acciones

Proyectos

Acciones

Proyectos

Acciones

100

0

2010

2011 NORMALES

UHJLVWUDUÂŻDQSUR\HFWRVĂŞQRUPDOHVĂŤ\GHFDUÂŁFWHU â&#x20AC;&#x153;bidireccionalâ&#x20AC;?, lo que darĂ­a lugar a un nuevo â&#x20AC;&#x153;totalâ&#x20AC;? de 535 proyectos, una cifra inferior a los 576 registrados originalmente.6)UXWRGHHVWDPRGLÄ&#x2020;FDFLÂľQPHWRGROÂľJLFD al comparar las tasas promedio de crecimiento anual de proyectos y acciones despuĂŠs de desagregar los bidireccionales (0,1% y 17,6%, respectivamente) con las registradas originalmente (3,7% y 19,5%) se constatarĂ­a que, efectivamente y tal y como se habĂ­a comentado anteriormente, la doble contabilizaciĂłn de los ELGLUHFFLRQDOHVOOHYDLQHOXGLEOHPHQWHDXQDO]DĂŞDUWLÄ&#x2020;FLDOĂŤ GHOFRQMXQWRGHORVSUR\HFWRV\DFFLRQHVÄ&#x2020;QDOPHQWH registrados. 3RUÂźOWLPRKD\TXHSXQWXDOL]DUVLQHPEDUJRTXHHVWRV cambios no son muy relevantes sobre el cĂłmputo de los WRWDOHV\VXFRQVHFXHQWHWHQGHQFLDSXHVDOÄ&#x2020;Q\DOFDER y conceptualmente, se asume que un proyecto o una acciĂłn bidireccional pueden entenderse a travĂŠs de la ejecuciĂłn de dos proyectos o acciones (uno o una por cada rol ejercido). Lo importante es lo que implica metodolĂłgicamente a la hora de analizar el comportamiento de otras variables de la CHSS Bilateral. AsĂ­ y tal y como se irĂĄ viendo en otras

2012

2013

AĂąos

BIDIRECCIONALES

secciones, el uso de este tratamiento metodolĂłgico y la FRQVHFXHQWHH[FOXVLÂľQGHORVELGLUHFFLRQDOHVGHEHUÂŁQ tomarse en cuenta, por ejemplo, a la hora de realizar algunos cĂĄlculos en los que el uso de unos totales u otros podrĂ­a provocar distorsiones en la interpretaciĂłn de los resultados.7 Para el resto de cĂłmputos, siempre se harĂĄ referencia a los 576 proyectos y las 399 acciones originalmente registradas.

II.3. La CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral de 2013: una perspectiva JHRJUÂŁÄ&#x2020;FD A lo largo de 2013, los paĂ­ses iberoamericanos han mantenido participaciones de distinta intensidad sobre el total de los 576 proyectos y de las 399 acciones mantenidas en ejecuciĂłn. En este sentido y con el objeto de visualizar las distintas dinĂĄmicas que FRH[LVWLHURQHQODUHJLÂľQVHHODERUDURQORVMapas II.1 y II.2. En estos y conforme a la leyenda que los acompaĂąa,

7RGDVODVFROXPQDVGHORVDÂłRV\UHVSRQGHQDHVWDOÂľJLFD/DH[FHSFLÂľQVHUHÄ&#x2020;HUHDODÂłRFXDQGRHOWUDWDPLHQWRPHWRGROÂľJLFRHUDGLVWLQWR(QHVWHFDVR SXHVDORVSUR\HFWRV\DFFLRQHVUHJLVWUDGDVFRPRWRWDOHVHQODVPDWULFHVGHRIHUWDUHFHSFLÂľQFRUUHVSRQGLHQWHVVHOHVDJUHJDQORVSUR\HFWRV\DFFLRQHVELGLUHFFLRQDOHVTXHKDEÂŻDQVLGRUHJLVWUDGDVGHPDQHUDVHSDUDGD 6(*,%S\  7 $PRGRGHLOXVWUDFLÂľQODĂŞGREOHFRQWDELOLGDGĂŤGHSUR\HFWRV\DFFLRQHVELGLUHFFLRQDOHVGHEHUÂŁHYLWDUVHSRUHMHPSORHQORVFÂŁOFXORVUHIHUHQWHVDORVSHVRVUHODWLYRVGHDOJXQRV FRPSRQHQWHVGHORVSUR\HFWRVRGHODVDFFLRQHV FDVRGHORVFRVWHVSUHVXSXHVWDGRVSDUDFDGDSUR\HFWRRDFFLÂľQ SXHVGLFKRVFRPSRQHQWHVVÂľORSXHGHQFRQWDELOL]DUFRPRXQ ÂźQLFRÂŻWHPFRQLQGHSHQGHQFLDGHTXHGLFKRSUR\HFWRRDFFLÂľQVHDELGLUHFFLRQDORQR 


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIร“N SUR-SUR EN IBEROAMร‰RICA 2015

0DSD,,

Participaciรณn de los paรญses en los proyectos de cooperaciรณn, VHJยผQURO

CUBA

Mร‰XICO

REPรšBLICA DOMINICANA HONDURAS GUATEMALA EL SALVADOR

NICARAGUA

COSTA RICA

VENEZUELA

PANAMร COLOMBIA

,,$6HJยผQRIHUHQWH

ECUADOR

Participaciรณn en porcentaje

)UDQMDVGHLQWHQVLGDGVHJยผQSRUFHQWDMHGH proyectos de cooperaciรณn ofrecidos en el aรฑo 2013

BRASIL PERรš

BOLIVIA

No se registran proyectos PARAGUAY

Entre un 0,1% y 2,5% CHILE

Entre un 2,6 y un 5,0% Entre un 5,1% y un 7,5%

ARGENTINA

Entre un 7,6% y un 10,0% Entre un 10,1% y un 12,5% Mรกs de un 12,6%

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de Cooperaciรณn

URUGUAY


IBEROAMร‰RICA Y LA COOPERACIร“N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 

CUBA

Mร‰XICO

REPรšBLICA DOMINICANA HONDURAS GUATEMALA EL SALVADOR

NICARAGUA

COSTA RICA

VENEZUELA

PANAMร COLOMBIA

,,%6HJยผQUHFHSWRU

ECUADOR

Participaciรณn en porcentaje

)UDQMDVGHLQWHQVLGDGVHJยผQSRUFHQWDMHGH proyectos de cooperaciรณn recibidos en el aรฑo 2013

BRASIL PERรš

BOLIVIA

No se registran proyectos PARAGUAY

Entre un 0,1% y 2,5% CHILE

Entre un 2,6 y un 5,0% Entre un 5,1% y un 7,5%

ARGENTINA

Entre un 7,6% y un 10,0% Entre un 10,1% y un 12,5% Mรกs de un 12,6%

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de Cooperaciรณn

URUGUAY


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

se asigna a cada paĂ­s un color de menor o mayor LQWHQVLGDGVHJÂźQFXÂŁOVHDVXQLYHOGHSDUWLFLSDFLÂľQ relativa sobre el total de los proyectos y de las acciones ofrecidas y recibidas. AsĂ­, en primer lugar y respecto del papel jugado por los paĂ­ses en la ejecuciĂłn de los distintos proyectos, la observaciĂłn de los Mapas II.1.A y B sugiere que: a) En el ejercicio del rol de oferentes destacaron 5 SDÂŻVHVTXHHQFRQMXQWRH[SOLFDURQSUÂŁFWLFDPHQWHHO 85% del total de los proyectos ofrecidos en 2013: se WUDWDGH%UDVLO\$UJHQWLQDMXQWRD0ÂŤ[LFR&KLOH\ Uruguay. Sin embargo y aun integrando este mismo grupo, las intensidades de participaciĂłn de ĂŠstos fueron muy dispares entre sĂ­: sĂłlo Brasil (166 proyectos FRQXQSHVRUHODWLYRGHO \$UJHQWLQD  HTXLYDOHQWHVDO H[SOLFDURQFRQMXQWDPHQWHPÂŁV GHODPLWDGGHORVSUR\HFWRVGHPLHQWUDV0ÂŤ[LFR Chile y Uruguay, con participaciones individuales que oscilaron en torno al 10%, sumaron entre los tres otros 178 proyectos equivalentes a un 30,9% de los 576 registrados. Llamativa es la irrupciĂłn en este grupo especialmente activo de Uruguay, cuyos GDWRVGH SUR\HFWRVTXHUHSUHVHQWDURQHO 8,3% del total ofrecido ese aĂąo) contrastaron con los correspondientes al ejercicio 2012 (16 proyectos con un peso relativo del 3,2%).

â&#x20AC;&#x153;Brasil, Argentina, MĂŠxico, Chile y Uruguay explicaron el 85% del total de proyectos ofrecidos en 2013â&#x20AC;? b) Por su parte y tal y como se observa en el Mapa II.1.A, el 16% restante de los proyectos ofrecidos fueron ejecutados por un total de nueve paĂ­ses, entre los que tambiĂŠn cabe distinguir dos grupos: por un lado, el conformado por Cuba y Colombia (cada uno de HOORVFRQ\SUR\HFWRVHTXLYDOHQWHVGHPDQHUD FRQMXQWDDOGHORVÄ&#x2020;QDOPHQWHUHJLVWUDGRV \SRU HORWURDORVDQGLQRV(FXDGRU3HUÂź9HQH]XHOD\%ROLYLD (12, 8, 1 y 1 proyectos, respectivamente) junto a los centroamericanos Costa Rica, Guatemala y El Salvador (cada uno de ellos con intervenciones puntuales de entre 1 a 3 proyectos).

c) Asimismo y para completar el anĂĄlisis desde la perspectiva del rol de oferentes de proyectos, a lo ODUJRGH3DUDJXD\\5HSÂźEOLFD'RPLQLFDQD junto al resto de paĂ­ses centroamericanos (Honduras, Nicaragua y PanamĂĄ), no registraron ninguna actividad. d))LQDOPHQWH\HQORTXHVHUHÄ&#x2020;HUHDODUHFHSFLÂľQGH proyectos, cabe seĂąalar que, a lo largo de 2013, todos ORVSDÂŻVHVGHODUHJLÂľQVLQH[FHSFLÂľQSDUWLFLSDURQGHO ejercicio de este rol. Por intensidades, sin embargo y de mayor a menor importancia relativa, destacaron, en primer lugar, los cuatro paĂ­ses que ejercieron como principales receptores: El Salvador (con 80 proyectos equivalentes al 13,9% del total), junto a %ROLYLD(FXDGRU\8UXJXD\ FDGDXQRFRQHQWUH y 50 proyectos), quienes sumaron una participaciĂłn conjunta del 38,5% sobre el total de los proyectos en ejecuciĂłn. A continuaciĂłn destacaron Colombia y 3HUÂźHQODVXEUHJLÂľQDQGLQDMXQWRD&XED\0ÂŤ[LFR WRGRVHOORVFRQXQQÂźPHURGHSUR\HFWRVUHFLELGRVTXH RVFLOÂľHQWUHORV\XQRVGDWRVTXHSHUPLWLHURQ DHVWRVFXDWURSDÂŻVHVH[SOLFDURWURGHOWRWDOGHOD cooperaciĂłn recibida en 2013. Asimismo, otro tercio GHORVSUR\HFWRVÄ&#x2020;QDOPHQWHUHJLVWUDGRVVHH[SOLFÂľ por lo recibido por nueve paĂ­ses de la regiĂłn: de Norte a Sur, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica MXQWRD5HSÂźEOLFD'RPLQLFDQD9HQH]XHOD\HOEORTXH formado por Chile, Argentina y Paraguay. Cada uno de estos paĂ­ses registrĂł una recepciĂłn de entre un mĂ­nimo GH\XQPÂŁ[LPRGHSUR\HFWRV(OUHVWDQWH ORH[SOLFDURQHQWUH3DQDPÂŁ SUR\HFWRV \%UDVLO  proyectos), paĂ­s ĂŠste que combinĂł esta dinĂĄmica de recepciĂłn con la de primer oferente. Pero el anĂĄlisis desde la Ăłptica de los proyectos puede complementarse agrupando los paĂ­ses en cinco subregiones:80ÂŤ[LFRMXQWRDO&DULEH,EHURDPHULFDQR &XED\5HSÂźEOLFD'RPLQLFDQD *XDWHPDOD+RQGXUDV El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y PanamĂĄ en &HQWURDPÂŤULFD9HQH]XHOD&RORPELD(FXDGRU3HUÂź y Bolivia en la subregiĂłn andina; Brasil se tratarĂ­a individualmente; y Paraguay, Chile, Argentina y Uruguay conformando el resto del Cono Sur. Tal y como se observa en los Mapa II.2.A y II.2.B, los cuĂĄles recogen la participaciĂłn relativa de cada una de estas subregiones en el total de los proyectos ofrecidos y recibidos, mientras unas subregiones prevalecen en el rol de RIHUHQWHV &RQR6XU%UDVLO\0ÂŤ[LFRMXQWRDO&DULEH Iberoamericano) las otras lo hacen en el de receptores (paĂ­ses andinos y CentroamĂŠrica). (QHIHFWR&RQR6XU%UDVLO\0ÂŤ[LFRMXQWRDO&DULEH ,EHURDPHULFDQRH[SOLFDURQHOGHORVSUR\HFWRVGH

(VWDVFLQFRVXEUHJLRQHVVHREWLHQHQXVDQGRORVPLVPRVFULWHULRVTXHHQODVHGLFLRQHVDQWHULRUHVGHHVWH,QIRUPH3DUDPÂŁVGHWDOOHVREUHHOSRUTXÂŤGHHVWRVFULWHULRV\QR RWURVYHU6(*,% SÂŁJLQD 




IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 

0DSD,,

ParticipaciĂłn de las subregiones en los proyectos de CHSS %LODWHUDOVHJÂźQURO 2013

 0ÂŤ[LFR\&DULEH Iberoamericano

 Brasil

1,0 % CentroamĂŠrica

 PaĂ­ses andinos

II.2.A. En el rol de oferentes

ParticipaciĂłn, como porcentaje del total ofrecido

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

42,4 % Cono Sur H[FHSWR%UDVLO


50 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

0DSD,,

ParticipaciĂłn de las subregiones en los proyectos de CHSS %LODWHUDOVHJÂźQURO 2013

15,6 % 0ÂŤ[LFR\&DULEH Iberoamericano

1,0 % Brasil

31,4 % CentroamĂŠrica

32,6 % PaĂ­ses andinos

II.2.B. En el rol de receptores

ParticipaciĂłn, como porcentaje del total recibido

 Cono Sur H[FHSWR%UDVLO

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 51

CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral ofrecidos a lo largo de 2013. Estas tres subregiones, sin embargo, combinaron ese dinamismo como oferentes con intensidades de participaciĂłn en la recepciĂłn muy dispares: de un notable 19,3% y 15,6% en los casos GHO&RQR6XU\0ÂŤ[LFRFRQHO&DULEH,EHURDPHULFDQR IUHQWHDOH[LJXRGH%UDVLO0LHQWUDVWDQWRODV VXEUHJLRQHVDQGLQD\FHQWURDPHULFDQDH[SOLFDURQ conjuntamente, cerca de dos terceras partes del total GHORVSUR\HFWRVUHFLELGRV XQ \HVWDVDOWDV WDVDVGHSDUWLFLSDFLÂľQFRH[LVWLHURQFRQRWUDVEDMDV DOD vez que dispares) en el rol de oferentes: tal y como se observa en el Mapa II.2.A de un 9,0% en el caso andino y de un 1,0% en el centroamericano.

FHQWURDPHULFDQRV\DQGLQRVH[SOLFDUÂŻDQSUÂŁFWLFDPHQWH el 90% de las acciones recibidas. En efecto, PanamĂĄ y Guatemala (80 y 60 acciones, respectivamente), H[SOLFDURQSUÂŁFWLFDPHQWHHOGHODVDFFLRQHV Les siguieron El Salvador, Ecuador y Costa Rica, TXLHQHVFRQVXV\DFFLRQHVPDQWXYLHURQGH manera conjunta, una participaciĂłn relativa superior DO$VLPLVPR0ÂŤ[LFRMXQWRD3HUÂź&RORPELD\ %ROLYLDSRUXQODGR\+RQGXUDV1LFDUDJXD\5HSÂźEOLFD Dominicana por el otro, recibieron, en cada caso, entre 10 y 18 acciones (equivalentes a otro 26,5%). Las ÂźOWLPDVDFFLRQHV XQ OOHJDURQH[SOLFDGDVSRU Cuba y el resto de paĂ­ses sudamericanos (Uruguay, Brasil, Venezuela, Argentina, Paraguay y Chile).

Por su parte, la intensidad con que los paĂ­ses iberoamericanos participaron en la oferta y recepciĂłn de las 399 acciones ejecutadas en la regiĂłn a lo largo de 2013, puede observarse en los Mapas A.II.1. AsĂ­ y al UHVSHFWRGHOUROMXJDGRSRUORVSDÂŻVHVSXHGHDÄ&#x2020;UPDUVH lo siguiente:

)LQDOPHQWH\DGRSWDGDXQDSHUVSHFWLYDJHRJUÂŁÄ&#x2020;FD la presente secciĂłn no puede terminarse sin abordar la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral que los paĂ­ses de la regiĂłn mantuvieron en 2013 con el Caribe no Iberoamericano. A estos efectos, se elaborĂł el Cuadro II.1. A travĂŠs de ĂŠste, nuestra regiĂłn quiere VHJXLUSRQLHQGRGHPDQLÄ&#x2020;HVWRVXSULRULGDGKDFLDHVWD comunidad hermana, asĂ­ como dar continuidad a un ejercicio de sistematizaciĂłn que viene realizĂĄndose desde la primera ediciĂłn de este Informe (aĂąo 2007) y que se hizo, si cabe, mĂĄs relevante a partir de 2010, coincidiendo con la necesaria corriente de solidaridad y de cooperaciĂłn que nuestros paĂ­ses pusieron en marcha para responder al devastador terremoto sufrido por HaitĂ­.

a) En el ejercicio del rol de oferente de acciones destacaron principalmente dos paĂ­ses: Colombia (93) y 0ÂŤ[LFR  (QWUHDPERVH[SOLFDURQDOJRPÂŁVGHO GHODVDFFLRQHVÄ&#x2020;QDOHV3RUGHWUÂŁVGHHVWRVSHURFRQ una intensidad de participaciĂłn notable, se situaron (FXDGRU\&KLOH XQDVDFFLRQHVFDGDXQRTXH agregadas representarĂ­an mĂĄs del 20% del total); junto a Argentina y Cuba (muy activos tambiĂŠn en proyectos \TXHDKRUDUHJLVWUDUÂŻDQHQFDGDFDVRDFFLRQHVĂĽ otro 13,2%-). Oscilando entre las 10 y las 18 acciones por paĂ­s y representando, de manera agregada, otro GHODVDFFLRQHVÄ&#x2020;QDOHVOHVVLJXLHURQHQ RUGHQGHLPSRUWDQFLDUHODWLYD3HUÂź%UDVLO8UXJXD\(O Salvador y Costa Rica. El resto de paĂ­ses de la regiĂłn FRQODÂźQLFDH[FHSFLÂľQGH+RQGXUDVTXHQRUHJLVWUÂľ QLQJXQDDFWLYLGDGFRPRRIHUHQWH H[SOLFDUÂŻDQHOÂźOWLPR 6,6% de acciones. b) Mientras tanto y reproduciendo un patrĂłn similar DOLGHQWLÄ&#x2020;FDGRHQODUHFHSFLÂľQGHSUR\HFWRVORVSDÂŻVHV

Asimismo, pero esta vez de manera novedosa, la presente secciĂłn se quiere cerrar con un ejercicio alternativo: el contenido en el $QH[R,, y referente a la posibilidad de desarrollar â&#x20AC;&#x153;fĂłrmulas de mediciĂłnâ&#x20AC;? de la actividad de los paĂ­ses en la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral que superen el hecho de ofrecer RUHFLELUXQPD\RURPHQRUQÂźPHURGHSUR\HFWRV\ acciones. AsĂ­, como se verĂĄ y tal y como se anunciĂł en la primera secciĂłn de este capĂ­tulo, se tratarĂĄ de empezar DH[SORUDUORVDQÂŁOLVLVGHclusters y la generaciĂłn de Ă­ndices compuestos.


52 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Cuadro II.1.

La CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral con el Caribe no Iberoamericano. 2013 Proyectos y acciones de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral con HaitĂ­ y Caribe no iberoamericano. 2013. (En unidades)

Ecuador

3

MĂŠxico

1

Total

16

5

Trinidad y Tobago

6

Surinam

Santa LucĂ­a

PaĂ­ses iberoamericanos

1 1

6

1

1

Total

21

1

1

9

29

2

1

2



3

Colombia Cuba

1

San Vicente y Granadinas

3

5

San CristĂłbal y Nieves

Chile

2

Jamaica

6

3

Guyana

Brasil

Granada

1

Dominica

2

Belice

Antigua y Barbuda

Argentina

Proyectos

Barbados

HaitĂ­

Resto del Caribe no Iberoamericano

1

1 1

2 3

2

1

2

2

7





1

1

7



1

6

7

11

1

7

2

73

PaĂ­ses iberoamericanos

Chile

2

Colombia 1

Ecuador

2

Trinidad y Tobago

Surinam

Santa LucĂ­a

San Vicente y Granadinas

San CristĂłbal y Nieves

Jamaica

Guyana

Granada

Dominica

1 1

Cuba

Belice

Barbados

Bahamas

HaitĂ­

Acciones

Antigua y Barbuda

Resto del Caribe no Iberoamericano

1

3

11 1

1

1

Total

1

1

1

1

1

1

1

 1

1

1

1

 2

El Salvador

1

MĂŠxico

2

2

1

2

3

Total

7



2

3

17

1 1

1

2

2

2

3



Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

2

1

1

1

2

19

2

2

3

53


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 53

Tal y como se observa en la tabla anterior a lo largo de 2013 y en la regiĂłn del Caribe no Iberoamericano, los paĂ­ses de AmĂŠrica Latina mantuvieron en ejecuciĂłn un total de 73 proyectos y 53 acciones. Estas cifras son notablemente superiores a las registradas el aĂąo DQWHULRU SUR\HFWRV\DFFLRQHV \UHSUHVHQWDURQ HQFDGDFDVRXQFUHFLPLHQWRQRWDEOHGHO\GHO 26,2%. Este aumento de la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral con el Caribe no Iberoamericano estuvo propiciado por la intensa actividad que mantuvieron algunos paĂ­ses y naciones de ambas regiones. Al respecto, cabe seĂąalar que: a)(QORTXHVHUHÄ&#x2020;HUHDORVSDÂŻVHVGHO&DULEHQR iberoamericano que actuaron como receptores de proyectos, cabe destacar el rol jugado por HaitĂ­ y Surinam (primer y segundo receptor, con 16 y 11 proyectos, respectivamente). Con dichos registros, DPEDVQDFLRQHVH[SOLFDURQHOGHOWRWDOGHORV proyectos destinados a la regiĂłn en 2013. Otro 37,0% quedĂł distribuido, de manera prĂĄcticamente paritaria (6-7 proyectos por naciĂłn) entre Belice, Guyana, Santa /XFÂŻD\6DQ9LFHQWH\*UDQDGLQDV&RQSUR\HFWRV FDGDXQR'RPLQLFD*UDQDGD\-DPDLFDH[SOLFDURQ FRQMXQWDPHQWHRWURGHORVSUR\HFWRVÄ&#x2020;QDOPHQWH registrados. El resto (un 9,6%) se distribuyĂł, con participaciones muy menores (equivalentes a uno o dos proyectos por paĂ­s), entre Antigua y Barbuda, Barbados, Trinidad y Tobago y San CristĂłbal y Nieves. b) TodavĂ­a desde el ejercicio del rol de receptor pero haciendo referencia al caso de las acciones, destacaron de nuevo dos paĂ­ses: Belice (principal receptor con 17 acciones) y HaitĂ­ (segundo con 7), quienes lograron H[SOLFDUDOJRPÂŁVGHOGHOWRWDOUHJLVWUDGRSDUD 2013. Las doce naciones restantes que conforman HO&DULEHQR,EHURDPHULFDQRH[SOLFDURQGHPDQHUD FRQMXQWDHOGHODVDFFLRQHVÄ&#x2020;QDOHVSHURVXV participaciones individuales fueron relativamente bajas, pues tal y como se observa en la tabla, ninguna superĂł ORVUHJLVWURV c) Por su parte y desde la Ăłptica de los oferentes, en 2013 Brasil y Argentina fueron responsables de mĂĄs de GRVWHUFLRVGHORVSUR\HFWRVÄ&#x2020;QDOPHQWHUHJLVWUDGRV de 29 y 21 proyectos, respectivamente, equivalentes a un 39,7% y 28,8% del total en ejecuciĂłn en el Caribe no Iberoamericano. Otra quinta parte de los proyectos GHSHQGLHURQGH&RORPELD\0ÂŤ[LFR \SUR\HFWRVHQ

FDGDFDVR (OUHVWDQWHVHH[SOLFÂľSRU(FXDGRU Chile y Cuba, quienes mantuvieron actuaciones mĂĄs puntuales que no sobrepasaron los 2-3 proyectos. d) De nuevo en el ĂĄmbito de las acciones, los protagonistas cambiaron y, en el ejercicio del rol de RIHUHQWHVGHVWDFDURQDKRUD0ÂŤ[LFR DFFLRQHV  &RORPELD  \&XED RWUDV (OUHVXOWDGRIXHTXH HQWUHHVWRVWUHVSDÂŻVHVORJUDURQH[SOLFDUFHUFDGHO GHOWRWDOGHDFFLRQHVÄ&#x2020;QDOPHQWHUHJLVWUDGDV'H hecho, el protagonismo de estos tres paĂ­ses resulta indisociable de los programas de cooperaciĂłn que cada uno de ellos mantiene con esta regiĂłn: se trata pues de acciones de carĂĄcter bilateral pero enmarcadas en el Programa de CooperaciĂłn TĂŠcnica con el &$5,&20GH0ÂŤ[LFRODEstrategia Regional con Caribe de Colombia y los Programas de Becas de Cuba. En este sentido, las intervenciones del resto de paĂ­ses (Chile, Ecuador y El Salvador) fueron mĂĄs bien puntuales, con registros relativos de 3, 2 y 1 acciones, respectivamente. $VLPLVPRUHVXOWDLQWHUHVDQWHLGHQWLÄ&#x2020;FDUDOJXQDV relaciones bilaterales que destacaron por su especial LQWHQVLGDG6HUÂŻDHOFDVRHQORTXHVHUHÄ&#x2020;HUHDORV proyectos, de la relaciĂłn que se estableciĂł entre Brasil (primer oferente) y Surinam (segundo receptor), TXLHQHVUHJLVWUDURQHQWUHHOORVHOPÂŁ[LPRLQWHUFDPELR bilateral, de 9 proyectos. Otras relaciones interesantes fueron las protagonizadas por Brasil con HaitĂ­ (6 proyectos), Guyana (6) y Belice (5), asĂ­ como las referidas a Argentina con San Vicente y Granadinas (6 proyectos) y Santa LucĂ­a (5). Por su parte y desde la Ăłptica de las acciones, fue especialmente relevante la relaciĂłn entre Colombia y Belice (11 acciones). La LQWHQVLGDGGHHVWDUHODFLÂľQHVWXYRGHQXHYRMXVWLÄ&#x2020;FDGD por la ejecuciĂłn de acciones bilaterales enmarcadas en un programa regional (en este caso, el Programa Mesoamericano de CooperaciĂłn â&#x20AC;&#x201C;eje Colombia-). (QFXDOTXLHUFDVRVHÂłDODUTXH&XEDIXHHOÂźQLFRSDÂŻV que registrĂł cooperaciĂłn con todas las naciones del Caribe no Iberoamericano; un hecho estrechamente relacionado con la polĂ­tica de becas que Cuba, en su condiciĂłn de paĂ­s caribeĂąo, mantiene con el resto de la regiĂłn. Finalmente, cabe aĂąadir que la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral que se impulsĂł en el Caribe no Iberoamericano estuvo muy centrado en atender necesidades en los ĂĄmbitos de la agricultura y el fortalecimiento institucional, asĂ­ como en ĂĄreas sociales


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

relacionadas con la educaciĂłn, la salud y las polĂ­ticas SÂźEOLFDV(QFRQFUHWRVHUHJLVWUDURQSUR\HFWRV y acciones pensadas para fortalecer la seguridad alimentaria a travĂŠs, por ejemplo, del apoyo a la siembra de cultivos como el arroz, los frijoles, el maĂ­z y la soja; DVÂŻFRPRGHFDSDFLWDFLÂľQHQFXHVWLRQHVÄ&#x2020;WRVDQLWDULDV ya fuera en la lucha contra plagas o en la gestiĂłn de la sanidad animal y vegetal. Por su parte, la cooperaciĂłn destinada al fortalecimiento institucional tuvo un sesgo muy marcado hacia la mejora de los procesos de

gestiĂłn de la informaciĂłn: generaciĂłn de indicadores, desarrollo estadĂ­stico, cartografĂ­a, registros catastrales, VLVWHPDVJHRJUÂŁÄ&#x2020;FRVHQWUHRWURV3RUÂźOWLPROD cooperaciĂłn en educaciĂłn reforzĂł la lucha contra el analfabetismo, mientras el resto de colaboraciones sociales en los ĂĄmbitos de la salud y de las polĂ­ticas SÂźEOLFDVWXYLHURQFRPRSURWDJRQLVWDLQFXHVWLRQDEOH a los niĂąos, pues hubo varios proyectos en torno a los neonatos, la lactancia y la pequeĂąa infancia.

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de Cooperacion y SEGIB (2014)

,,/RVÄ&#x2021;XMRVGHLQWHUFDPELR de cooperaciĂłn entre paĂ­ses: una caracterizaciĂłn

a) En primer lugar, se analiza el comportamiento GHOÄ&#x2021;XMRWRWDOGHFRRSHUDFLÂľQWRPDQGRHQFXHQWD las diferencias que subyacen al hecho de haber sido â&#x20AC;&#x153;ofrecidosâ&#x20AC;? o â&#x20AC;&#x153;recibidosâ&#x20AC;?.

El Diagrama II.1 constituye una primera muestra del potencial que los denominados Diagramas de Sankey tienen para visibilizar el comportamiento de cualquier WLSRGHÄ&#x2021;XMR9(QHVWHFDVRHVSHFÂŻÄ&#x2020;FRHOGLDJUDPDVH HODERUÂľSDUDYLVLELOL]DUHOFRPSRUWDPLHQWRGHORVÄ&#x2021;XMRV de intercambio de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral que tuvieron lugar en 2013. En concreto, la Ä&#x2020;JXUDHQFXHVWLÂľQVLWÂźD

b) En segundo lugar, se estudia el modo en que se FRPSRUWDURQORVÄ&#x2021;XMRVGHLQWHUFDPELRELODWHUDOHQWUH ORVSDÂŻVHV GLFKRHQRWURVWÂŤUPLQRVVHLGHQWLÄ&#x2020;FDVLKXER intercambios entre socios especialmente intensos y si HOORLQÄ&#x2021;X\ÂľDVXYH]HQORVJOREDOHVÄ&#x2020;QDOHV 

a) En el centro, como punto de referencia, a los 576 proyectos intercambiados en 2013. b)$VXL]TXLHUGDVLWÂźDĂŞORVÄ&#x2021;XMRVGHRULJHQĂŤ HVGHFLUHO total de proyectos diferenciados en funciĂłn del â&#x20AC;&#x153;punto del que partieronâ&#x20AC;? o del paĂ­s que los ejecutĂł en su rol de oferente). c)$VXGHUHFKDĂŞORVÄ&#x2021;XMRVGHGHVWLQRĂŤ XQDQXHYD GLVWULEXFLÂľQGHOWRWDOGHSUR\HFWRVSHURVHJÂźQĂŞVX punto de llegadaâ&#x20AC;? o quien fuera el paĂ­s que ejerciĂł como receptor). Partiendo de la informaciĂłn que el Diagrama II.1 aporta, la presente secciĂłn no pretende sino FDUDFWHUL]DUHVWRVÄ&#x2021;XMRVGHLQWHUFDPELR3DUDHOOR adopta una doble perspectiva y dedica a cada una de ellas un subapartado:

II.4.1. Acerca del rol y el patrĂłn de concentraciĂłn La visualizaciĂłn del Diagrama II.1 no hace sino reforzar una idea que ya emergĂ­a en los Mapas II.1 y A.II.1: que la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral, cuando se analiza diferenciando el rol-paĂ­s y aplicando una doble perspectiva de â&#x20AC;&#x153;ofertaâ&#x20AC;? o de â&#x20AC;&#x153;recepciĂłnâ&#x20AC;?, tiende a mostrar dos patrones de concentraciĂłn distintos. Para corroborar esta idea, se elaborĂł el Esquema II.1, el cual contrasta los patrones asociados a las acciones y proyectos intercambiados por los paĂ­ses LEHURDPHULFDQRVHQ\HQVHJÂźQHVWRV hayan sido â&#x20AC;&#x153;ofrecidosâ&#x20AC;? o â&#x20AC;&#x153;recibidosâ&#x20AC;?. El indicador al que se recurre se obtiene de una adaptaciĂłn del Ă?ndice de +HUÄ&#x2020;QGDKODSOLFDGRDOD&+66%\XVDGRFRPÂźQPHQWH para medir la posible concentraciĂłn del comercio internacional.10

/RV'LDJUDPDVGH6DQNH\VHUHÄ&#x2020;HUHQDXQWLSRHVSHFÂŻÄ&#x2020;FRGHGLDJUDPDVGHÄ&#x2021;XMRHQHOTXHODDQFKXUDGHODVÄ&#x2021;HFKDVTXHVHOHDVRFLDQUHVXOWDQSURSRUFLRQDOHVDOWDPDÂłRGHOFDXGDO PRVWUDGR0X\ÂźWLOHVSDUDYLVXDOL]DUÄ&#x2021;XMRVGHPDWHULDOHVHQHUJÂŻDRFRVWHVWRPDQVXQRPEUHGHOFDSLWÂŁQLUODQGÂŤV0DWWKHZ+HQU\3KLQHDV5LDOO6DQNH\TXLHQHQXVÂľHVWH WLSRGHGLDJUDPDHQXQDSXEOLFDFLÂľQVREUHODHÄ&#x2020;FLHQFLDHQHUJÂŤWLFDGHODPÂŁTXLQDGHYDSRU 6FKPLGW0  10 (OÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOPLGHHOJUDGRGHFRQFHQWUDFLÂľQGHOFRPHUFLRPXQGLDORGHXQSDÂŻV$WUDYÂŤVGHOFRPSRUWDPLHQWRGHVXVH[SRUWDFLRQHV\RLPSRUWDFLRQHVLGHQWLÄ&#x2020;FDVL GLFKRFRPHUFLRGHSHQGHGHPXFKRVRSRFRVSURGXFWRVGHPXFKRVRSRFRVVRFLRVRLQFOXVRGHXQDFRPELQDFLÂľQGHDPERV6HREWLHQHVXPDQGRORVFXDGUDGRVGHODVSDUWLFLSDFLRQHVUHODWLYDVTXHFDGDSURGXFWR\VRFLRWLHQHQVREUHHOFRPHUFLRTXHXQSDÂŻVPDQWLHQHFRQHOUHVWRGHOPXQGR/DIÂľUPXODPDWHPÂŁWLFDDSOLFDGDSHUPLWHREWHQHUXQÂŻQGLFHTXH RVFLODHQWUH\\FX\RUDQJRGHYDORUHVVXJLHUHGLYHUVLÄ&#x2020;FDFLÂľQFXDQGRORVYDORUHVHVWÂŁQSRUGHEDMRGHFRQFHQWUDFLÂľQPRGHUDGDFXDQGRVHPXHYHQHQWUH\\ HOHYDGDFRQFHQWUDFLÂľQSRUHQFLPDGHHVH0RGLÄ&#x2020;FDGRDTXÂŻSDUDPHGLUHOJUDGRGHFRQFHQWUDFLÂľQRGLYHUVLÄ&#x2020;FDFLÂľQGHODRIHUWD\ODUHFHSFLÂľQGH&+66%DWLHQGHDODIÂľUPXOD QĂť i=1 (Pof-i3of-T )2REWHQLGDDOVXPDUORVFXDGUDGRVGHORVSHVRVUHODWLYRVTXHFDGDSDÂŻVWLHQHVREUHODRIHUWDRUHFHSFLÂľQÄ&#x2020;QDOGHSUR\HFWRVRDFFLRQHV 3,)&66  


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 55

'LDJUDPD,,

Total CooperaciĂłn

576

PanamĂĄ Brasil

Chile

Venezuela

Guatemala

Rca. Dominicana

Nicaragua

Paraguay

Honduras

Costa Rica

Argentina

0ÂŤ[LFR

Colombia

Cuba

3HUÂź

8UXJXD\

Ecuador

Bolivia

El Salvador

'LVWULEXFLÂľQGHORVÄ&#x2021;XMRVGHRIHUWD\UHFHSFLÂľQGHSUR\HFWRVGH&+66%LODWHUDOVHJÂźQ paĂ­ses y rol. 2013

Proyectos, en unidades

Brasil

Argentina

0ÂŤ[LFR

Chile 8UXJXD\ Cuba Colombia Ecuador 3HUÂź Costa Rica Guatemala Bolivia El Salvador Venezuela

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


56 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Esquema II.1.

*UDGRGHFRQFHQWUDFLÂľQGHOD&+66%LODWHUDOVHJÂźQYDORUGHO Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO

Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOFRQFXDWURGHFLPDOHV 0,20

0,1878

0,2041 0,1819 Concentrado

0,15 0,1271 0,1111

Moderadamente concentrado

0,10 0,0694

0,0683

0,0678

0,05

'LYHUVLÄ&#x2020;FDGR

0,00 2012 Proyectos recibidos

2013 Acciones recibidas

Proyectos ofrecidos

AĂąos

Acciones ofrecidas

Fuente: SEGIB a partir de PIFCSS (2013) y de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

En efecto, el Esquema II.1 contrasta los valores REWHQLGRVDOHVWLPDUORVÂ?QGLFHVGH+HUÄ&#x2020;QGDKOSDUD las acciones y proyectos ofrecidos y recibidos en 2013 y 2012. A su vez, asocia cada variable su valor teniendo en cuenta sus correspondientes rangos de interpretaciĂłn: por debajo de 0,1000 (patrĂłn de FRQFHQWUDFLÂľQ\GLVSHUVLÂľQGLYHUVLÄ&#x2020;FDGR HQWUH y 0,1800 (moderadamente concentrado); y por encima de 0,1800 (patrĂłn de mayor concentraciĂłn).11 Su observaciĂłn permite corroborar que, efectivamente, tanto para el aĂąo 2012 como para el 2013, â&#x20AC;&#x153;lo ofrecidoâ&#x20AC;? mostrĂł siempre un patrĂłn de concentraciĂłn y dispersiĂłn mayor que â&#x20AC;&#x153;lo recibidoâ&#x20AC;?. De manera mĂĄs detallada: a) En 2013, los proyectos â&#x20AC;&#x153;ofrecidosâ&#x20AC;? registraron XQÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO  TXHVXJLHUHXQ

elevado grado de concentraciĂłn y que contrastĂł con el correspondiente a los proyectos â&#x20AC;&#x153;recibidosâ&#x20AC;? HQODIUDQMDGHYDORUHVGHPD\RUGLYHUVLÄ&#x2020;FDFLÂľQ posible). Mientras tanto, las acciones â&#x20AC;&#x153;ofrecidasâ&#x20AC;? y â&#x20AC;&#x153;recibidasâ&#x20AC;? se ubicaron en la misma franja de valores (la correspondiente a la moderada concentraciĂłn) pero con registros distintos y superiores para el caso de â&#x20AC;&#x153;lo ofrecidoâ&#x20AC;? (0,1271 frente a un 0,1111 referente a â&#x20AC;&#x153;lo recibidoâ&#x20AC;?). b) Para el aĂąo 2012, los dos patrones de comportamiento se distinguieron si cabe con mayor nitidez, puesto que los valores de lo â&#x20AC;&#x153;recibidoâ&#x20AC;? se XELFDURQVLHPSUHHQHOWUDPRGHPD\RUGLYHUVLÄ&#x2020;FDFLÂľQ SDUDODVDFFLRQHV\SDUDORVSUR\HFWRV  y los de lo â&#x20AC;&#x153;ofrecidoâ&#x20AC;? en el de mayor concentraciĂłn \SDUDFDGDXQRGHORVFDVRV 12

11 7RGRĂŞSDWUÂľQGHFRQFHQWUDFLÂľQ\GLVSHUVLÂľQĂŤDVRFLDODFRQFHQWUDFLÂľQUHIHULGDHQHVWHFDVRDODSRVLEOHDFXPXODFLÂľQGHSUR\HFWRV\DFFLRQHVHQXQRVSRFRVRIHUHQWHV RUHFHSWRUHV FRQHOQLYHOGHGLVSHUVLÂľQGHORVYDORUHVFRUUHVSRQGLHQWHVDOQÂźPHURGHSUR\HFWRV\DFFLRQHVRIUHFLGDV RUHFLELGDV SRUSDÂŻVGHHVWHPRGRHQSDWURQHVPÂŁVGLYHUVLÄ&#x2020;FDGRV KD\PD\RUGLVWULEXFLÂľQHQWUHORVSDUWLFLSDQWHV\PHQRUGLVWDQFLDYDORUHV\DOUHYÂŤVHQORVGHPÂŁVFRQFHQWUDFLÂľQ  12 (QORTXHVHUHÄ&#x2020;HUHDOFDVRGHODVDFFLRQHV\DOKHFKRGHTXHORVYDORUHVGHORĂŞUHFLELGRĂŤ\ORĂŞRIUHFLGRĂŤVHDQPHQRVGLVWDQWHVHQTXHHQLQÄ&#x2021;X\HWDPELÂŤQ DXQTXHQR H[FOXVLYDPHQWH XQDFXHVWLÂľQPHWRGROÂľJLFD(QHVWHVHQWLGRHQORVUHJLVWURVGHDFFLRQHVGHODÂłRVHLQFOX\ÂľODRSFLÂľQ YHU0DWUL],, GHTXHODUHFHSFLÂľQSXGLHUDUHFDHU HQĂŞYDULRVĂŤSDÂŻVHVDOPLVPRWLHPSR(VWRVHKL]RSDUDSRGHUFRQWDELOL]DUXQDVRODYH]DTXHOODVDFFLRQHV FRPRWDOOHUHVVHPLQDULRVFDSDFLWDFLRQHVĂ° TXHGHSHQGHQGHXQVROR RIHUHQWHWLHQHQXQÂźQLFRSUHVXSXHVWRVHHMHFXWDQHQXQÂźQLFRPRPHQWR\VLQHPEDUJRVXSRQHQXQDWUDQVIHUHQFLDGHFDSDFLGDGHVDYDULRVSDÂŻVHV3HURDODKRUDGHUHDOL]DU GHWHUPLQDGRVFÂŁOFXORVFRPRHVHOFDVRGHOÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOORVYDORUHVFRUUHVSRQGLHQWHVDHVWHĂŞYDULRVĂŤVHH[FOX\HQ(VWRSURYRFDTXHHOYDORUDVRFLDGRDODVDFFLRQHVĂŞUHFLELGDVĂŤDXPHQWH GHVGHXQKLSRWÂŤWLFRDXQ \HOGHODVDFFLRQHVĂŞRIUHFLGDVĂŤVHUHGX]FD GHVGHXQREWHQLGRVLQGHSXUDUORVĂŞYDULRVĂŤDOTXHVHREWLHQH FXDQGR\DVHKDQH[FOXLGR &RQVHFXHQWHPHQWHODVDFFLRQHVUHFLELGDVĂŞDXPHQWDQĂŤVXJUDGRGHFRQFHQWUDFLÂľQ\ODVRIUHFLGDVORĂŞUHGXFHQĂŤ


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 57

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

5HODFLÂľQHQWUHHOÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO\HOJUDGR correspondiente de participaciĂłn relativa del primer oferente (o receptor) sobre el total de proyectos y acciones. 2011, 2012, 2013 ParticipaciĂłn relativa del primer oferente o receptor

3DUWLFLSDFLÂľQUHODWLYDVHJÂźQUROHQSRUFHQWDMHÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOFRQFXDWURGHFLPDOHV 40,0 %

Proyectos â&#x20AC;&#x153;ofrecidosâ&#x20AC;? 2013

35,0 5

30,0 %

Proyectos â&#x20AC;&#x153;recibidosâ&#x20AC;? 2013

25,0 %

20,0 %

15,0%

10,0 % 0,0600

0,0800

0,1000

0,1200

0,1400

0,1600

0,1800

0,2000

0,2200

Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO

Fuente: SEGIB a partir de PIFCSS (2013) y de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

Cabe seĂąalar aquĂ­, que los valores que arroja el Ă?ndice GH+HUÄ&#x2020;QGDKOPDQWLHQHQVLHPSUHXQDFRUUHODFLÂľQ positiva respecto de los asociados a otros indicadores de concentraciĂłn, caso, por ejemplo, de los referidos a los porcentajes de la CHSS Bilateral participados por el primer, los dos primeros y los tres principales oferentes (receptores) de cada aĂąo. En este sentido, la Tabla A.II.1 (en el$QH[R,,) recoge los valores del Ă?ndice para acciones y proyectos ofrecidos y recibidos en 2011, 2012 y 2013, asĂ­ como los pesos relativos que los primeros, los dos principales y los tres primeros

socios mantuvieron, cada uno de esos aĂąos, sobre el total de la CHSS Bilateral. Las variaciones observadas, contrastando apenas dos indicadores entre los ejercicios 2012 y 2013, muestran como dichos LQGLFDGRUHVVHPRGLÄ&#x2020;FDQFRPSDUWLHQGRHOPLVPRVLJQR de cambio e incluso la misma intensidad, un hecho que corrobora la citada correlaciĂłn. En este sentido: a) Entre los aĂąos 2012 y 2013, los Ă?ndices de +HUÄ&#x2020;QGDKOGHORVSUR\HFWRV WDQWRRIUHFLGRVFRPR recibidos) se redujeron (desde un 0,1878 hasta un


58 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

HQHOSULPHUFDVR\GHVGHXQKDVWDXQ 0,0683, en el segundo). Asimismo, otros indicadores de concentraciĂłn siguieron la misma evoluciĂłn: mĂĄs HVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWHHOSHVRTXHHOSULQFLSDORIHUHQWH registrĂł sobre el total de la CHSS Bilateral pasĂł del GHDOPHQRUGH\ORPLVPR sucediĂł con la participaciĂłn relativa de los tres principales receptores, la cual se redujo ligeramente GHVGHHOGHOSULPHUHMHUFLFLRDOGHO segundo. b)(QORTXHVHUHÄ&#x2020;HUHDODVDFFLRQHVORVÂ?QGLFHVGH +HUÄ&#x2020;QGDKOFRUUHVSRQGLHQWHVDĂŞORRIUHFLGRĂŤVHUHGXMHURQ GHVGHHOGHKDVWDHOGH una caĂ­da que tambiĂŠn se percibiĂł en el peso relativo registrado por el principal oferente (en 10 puntos SRUFHQWXDOHVGHVGHHOKDVWDHO 0LHQWUDV las acciones â&#x20AC;&#x153;recibidasâ&#x20AC;? registraron un doble aumento: GHOÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO GHVGHHOKDVWDHO 0,1111) y, en correspondencia, de la participaciĂłn del primer receptor (desde un 11,8% a un 21,9%).

â&#x20AC;&#x153;El nivel de concentraciĂłn de las relaciones bilaterales es mĂĄs elevado cuando ejercen como receptores que como oferentesâ&#x20AC;? La misma correlaciĂłn positiva puede observarse en el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,(QHVWHORVÂ?QGLFHVGH+HUÄ&#x2020;QGDKOGH las acciones ofrecidas y recibidas para los aĂąos 2011, 2012 y 2013, se asocian con los pesos relativos TXHORVSULPHURVRIHUHQWHV\UHFHSWRUHV VHJÂźQ corresponda) mantuvieron sobre el total de la CHSSB intercambiada en cada uno de esos ejercicios. El UHVXOWDGRHVXQJUÂŁÄ&#x2020;FRGHGLVSHUVLÂľQFRQSXQWRV que, tal y como sugiere la lĂ­nea de tendencia, mantienen una trayectoria ascendente, propia de ese tipo de FRUUHODFLÂľQ/RVYDORUHVH[WUHPRV GLIHUHQFLDGRVSRU su color azul) se corresponden con los relativos a los proyectos de 2011 (Tabla A.II.1): asĂ­, en el punto mĂĄs SUÂľ[LPRDORVHMHVVHVLWÂźDODFRPELQDFLÂľQGHYDORUHV mĂĄs baja, correspondiente a los proyectos recibidos en  Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOGH\SHVRUHODWLYR del primer receptor del 11,1%); y en el mĂĄs alejado se ubica la combinaciĂłn mĂĄs elevada, referida ahora a los proyectos ofrecidos ese mismo aĂąo (Ă?ndice de 0,2095 \SHVRGHO 6REUHHOPLVPR*UÂŁÄ&#x2020;FRVHVHÂłDODQ ademĂĄs las combinaciones de valores correspondientes a los proyectos de CHSSB ofrecidos y recibidos en el ÂźOWLPRHMHUFLFLR

II.4.2. Acerca de las relaciones entre los paĂ­ses La Tabla A.II.2 del $QH[R,, se elaborĂł para agrupar la informaciĂłn relativa a varios de los indicadores que se pueden usar para medir el nivel de concentraciĂłn de las relaciones de intercambio entre oferentes y receptores: asĂ­ y para el caso de los oferentes, la Tabla A.II.2.A asocia a cada paĂ­s los porcentajes de participaciĂłn relativa de su principal receptor, de los dos y de los tres primeros, asĂ­ como el Ă?ndice de +HUÄ&#x2020;QGDKO HQHVWHFDVRFRPRLQGLFDGRUGHFXÂŁQ concentrada fue su relaciĂłn con el conjunto de todos los socios); por su parte, la Tabla A.II.2.B recoge informaciĂłn anĂĄloga pero aplicada al caso de los paĂ­ses cuando ejercieron como receptores. En ambos casos, y con el objeto de que los resultados sean VXÄ&#x2020;FLHQWHPHQWHVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRVORVLQGLFDGRUHVVH estimaron para paĂ­ses que en 2013 hubieran ejecutado en el rol de oferente un mĂ­nimo de 30 proyectos y un mĂ­nimo de 20, en el caso de quienes ejercieron de receptor. Para ilustrar y analizar la informaciĂłn que contienen dichas tablas se elaboraron, a su vez, los *UÂŁÄ&#x2020;FRV II.5ORVFXDOHVWRPDQVXIRUPDGHÄ&#x2020;QLWLYDGHORV GHQRPLQDGRVĂŞJUÂŁÄ&#x2020;FRVGHEXUEXMDVĂŤ/DSDUWLFXODULGDG GHHVWRVJUÂŁÄ&#x2020;FRVUHVLGHHQTXHDODLQIRUPDFLÂľQ asociada al eje horizontal y al vertical, se aĂąade la que aporta el tamaĂąo de la burbuja. Eso permite mostrar simultĂĄneamente y para cada paĂ­s (en el rol de oferente, *UÂŁÄ&#x2020;FR,,$ y en el de receptor, *UÂŁÄ&#x2020;FR,,%), informaciĂłn relativa a tres variables: a)(OÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOFX\RYDORUDSDUHFHDVRFLDGR al eje de las abcisas (horizontal). b) El grado de participaciĂłn relativa de los tres SULQFLSDOHVUHFHSWRUHVXRIHUHQWHVVHJÂźQFRUUHVSRQGD en el eje de las ordenadas (vertical). c)(OQÂźPHURGHSUR\HFWRVRIUHFLGRV *UÂŁÄ&#x2020;FR,,$) o recibidos (*UÂŁÄ&#x2020;FR,,%), ilustrado a partir del tamaĂąo que adopta la burbuja (referida a su vez y en cada caso, a un paĂ­s). De la observaciĂłn conjunta de los *UÂŁÄ&#x2020;FRV,, y la Tabla A.II.2, se desprende lo siguiente: a) Tanto en los casos en que los paĂ­ses ejercieron HOUROGHRIHUHQWHFRPRHOGHUHFHSWRUH[LVWLÂľXQD FRUUHODFLÂľQSRVLWLYDHQWUHHOÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO\OD participaciĂłn de los tres principales socios. Asimismo y tambiĂŠn en ambas circunstancias, los mayores grados


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 59

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

RelaciĂłn que los principales oferentes y receptores mantienen HQWUHHOQÂźPHURGHSUR\HFWRVHOSHVRGHORVSULQFLSDOHVVRFLRV \HOJUDGRGHFRQFHQWUDFLÂľQVHJÂźQ+HUÄ&#x2020;QGDKO 3UR\HFWRVHQXQLGDGHVSDUWLFLSDFLÂľQHQSRUFHQWDMHÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOFRQFXDWURGHFLPDOHV

Peso de los tres principales receptores

II.5.A. Principales oferentes 100,0%

80,0%

60,0%

40,0%

20,0% 0,0500

0,1000

0,1500

0,2000

0,2500

0,3000

0,3500

0,4000

0,4500

Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO

Peso de los tres principales oferentes

II.5.B. Principales receptores 100,0%

80,0%

60,0%

40,0%

20,0% 0,0500

0,1000

0,1500

0,2000

0,2500

0,3000

0,3500

0,4000

0,4500

Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO

1RWD&DGDHVIHUDHVXQSDÂŻV\HOWDPDÂłRHVWÂŁDVRFLDGRDOQÂźPHURGHSUR\HFWRVRIUHFLGRVRUHFLELGRVVHJÂźQFDVR Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


60 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

de concentraciĂłn derivados de dicha combinaciĂłn de YDORUHVVHDVRFLDURQDYROÂźPHQHVGHRIHUWD\UHFHSFLÂľQ de proyectos mĂĄs bajos. Hubo, sin embargo, dos H[FHSFLRQHVQRWDEOHV â&#x20AC;˘ Desde la Ăłptica de los oferentes, en 2013, Argentina PDQWXYRHQHMHFXFLÂľQSUR\HFWRVXQDFLIUD elevada, sĂłlo superada por la de Brasil (166) y a notable GLVWDQFLDGH0ÂŤ[LFRHOWHUFHUSDÂŻVHQLPSRUWDQFLD UHODWLYDFRQSUR\HFWRV6LQHPEDUJRHOQLYHOGH concentraciĂłn de sus relaciones bilaterales fue muy VXSHULRUDVÂŻ$UJHQWLQDUHJLVWUÂľXQÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO de 0,1103 (frente al 0,0732 de Brasil y al 0,0880 de 0ÂŤ[LFR TXHVXJLHUHXQDPRGHUDGDFRQFHQWUDFLÂľQGH sus relaciones bilaterales; a la vez, concentrĂł el 20% de HVRVSUR\HFWRVHQVXSULQFLSDOUHFHSWRU %ROLYLD  un porcentaje superior al 12,0% y al 17,6% de Brasil y 0ÂŤ[LFR â&#x20AC;˘ Por su parte, Bolivia (segundo receptor mĂĄs importante con 50 proyectos) registrĂł tambiĂŠn niveles de concentraciĂłn de sus relaciones bilaterales superior al de los paĂ­ses mĂĄs cercanos en importancia relativa (El Salvador, primer receptor con 80 proyectos y Ecuador, WHUFHURFRQ 'HKHFKRPLHQWUDVORVÂ?QGLFHVGH +HUÄ&#x2020;QGDKOGH(O6DOYDGRU\(FXDGRUVHPDQWXYLHURQ en un tramo de moderada concentraciĂłn (por debajo del 0,1800), Bolivia registrĂł un valor muy elevado, del 0,3576. Este dato es coherente con los pesos relativos que para cada uno de estos paĂ­ses mantuvo su primer RIHUHQWH\HQORVFDVRVGH(O6DOYDGRU\ Ecuador, frente a un porcentaje dos veces superior, de un 56,0%, para Bolivia. b) Asimismo, tanto los datos anteriores como la distribuciĂłn de las burbujas por cuadrantes en los *UÂŁÄ&#x2020;FRV,,, sugieren que el nivel de concentraciĂłn de las relaciones bilaterales de los paĂ­ses es mĂĄs elevado cuando ejercen como receptores que como oferentes. En efecto, tanto para el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,$ (en el que se ubica a los paĂ­ses en el rol de oferentes) como para el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,% (en el que se los ubica como receptores) se mantuvo la misma escala y se realizĂł la misma divisiĂłn por cuadrantes. Al hacerlo, se visualiza rĂĄpidamente que, mientras los oferentes (en el cuadrante mĂĄs sudoeste) combinan grados de concentraciĂłn que nunca superan el 0,1500 (para el Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO QLHO HQORTXHVHUHÄ&#x2020;HUHDO peso de los tres principales receptores), los receptores (en el cuadrante mĂĄs noreste) registran Ă?ndices de +HUÄ&#x2020;QGDKOPÂŁVHOHYDGRV VLHPSUHVXSHULRUHVDHVH

0,1500) y niveles de concentraciĂłn respecto de los tres principales oferentes elevados y por encima del 60%. Para ilustrar el modo en que se establecieron algunas de esas relaciones bilaterales, se elaboraron los Diagramas II.2 y II.3: el primero, para visualizar cĂłmo se distribuyeron los proyectos ejecutados por los dos principales oferentes de 2013 (Brasil y Argentina); el segundo, para conocer la distribuciĂłn en origen de los proyectos recibidos por los dos paĂ­ses de mayor peso en el ejercicio de este rol (El Salvador y Bolivia). En concreto: a) De entre los paĂ­ses que ejercieron como oferentes, Brasil (Diagrama II.2.A) destacĂł en 2013 no sĂłlo por ser el que ejecutĂł mĂĄs proyectos (166) sino por ser el TXHORKL]RFRQXQPD\RUQLYHOGHGLYHUVLÄ&#x2020;FDFLÂľQ'H hecho, Brasil cooperĂł con todos los posibles socios (18); el peso relativo de cada uno de estos oscilĂł entre valores relativamente bajos (de un 0,6% para &KLOH\3DUDJXD\KDVWDXQSDUD3HUÂź ORVWUHV SULQFLSDOHVUHFHSWRUHV HOPLVPR3HUÂź(O6DOYDGRU\ 8UXJXD\ H[SOLFDURQPHQRVGHXQWHUFLR  GHO WRWDOHQHMHFXFLÂľQ\VXÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO GHXQ 0,0732) fue el mĂĄs bajo de entre todos los registrados. b) 3RUFRQWUDVWH\GHPDQHUDH[FHSFLRQDO$UJHQWLQD (Diagrama II.2.B), aun siendo el segundo oferente PÂŁVLPSRUWDQWH SUR\HFWRV PRVWUÂľXQJUDGR de concentraciĂłn de sus relaciones bilaterales relativamente mĂĄs concentrado. AsĂ­, cooperĂł con 15 de los posibles socios; mantuvo con ellos un intercambio TXHRVFLOÂľHQWUHHOGH+RQGXUDV\5HSÂźEOLFD Dominicana y el 20,0% de Bolivia; y concentrĂł SUÂŁFWLFDPHQWHODPLWDG XQGHORVSUR\HFWRV  en apenas tres receptores (la misma Bolivia junto a El Salvador y Paraguay); todo ello de manera coherente FRQXQÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOSURSLRGHXQSDWUÂľQGH moderada concentraciĂłn (0,1103). c) Mientras tanto y en el ejercicio del rol de receptor, los 80 proyectos que se ejecutaron en El Salvador mostraron una distribuciĂłn de carĂĄcter moderadamente concentrado (Diagrama II.3.A). En este sentido, los proyectos tuvieron su origen en 10 de los 18 paĂ­ses posibles; estos 10 socios mantuvieron pesos relativos que oscilaron entre el 1,3% de Costa Rica y el 27,5% de Argentina; y los tres primeros oferentes (la propia Argentina mĂĄs Brasil y Uruguay) supusieron, de manera conjunta, menos de dos tercios (un 61,3%) de los proyectos. Cabe seĂąalar sin embargo que, aun asĂ­, esta


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 61

'LDJUDPD,,

'LVWULEXFLÂľQGHORVÄ&#x2021;XMRVGHSUR\HFWRVGH&+66%LODWHUDOGH ORVSULQFLSDOHVRIHUHQWHVVHJÂźQUHFHSWRU Proyectos en unidades

II.2.A. Brasil 3HUÂź El Salvador 8UXJXD\ Cuba

Brasil 166

Rca. Dominicana Honduras 0ÂŤ[LFR Nicaragua Ecuador Bolivia Argentina Colombia PanamĂĄ Venezuela Guatemala Costa Rica Paraguay Chile

II.2.B. Argentina Bolivia

El Salvador Paraguay

Argentina 140

Cuba Colombia Ecuador 3HUÂź 8UXJXD\ Nicaragua 0ÂŤ[LFR Guatemala Chile Costa Rica Honduras Rca. Dominicana

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


62 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

distribuciĂłn fue, despuĂŠs de la de Ecuador, la de mayor QLYHOGHGLYHUVLÄ&#x2020;FDFLÂľQHQWUHORVUHFHSWRUHVXQKHFKR TXHFRUURERUDVXÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKO GHXQ frente al menor 0,1598 registrado por el paĂ­s andino). d) Finalmente y tal y como ya se avanzĂł, Bolivia (Diagrama II.3.B y segundo receptor mĂĄs importante con 50 proyectos), mostrĂł una distribuciĂłn muy concentrada, dependiente de sĂłlo 7 de los 18 posibles socios, tres de los cuĂĄles (de nuevo Argentina, Brasil \8UXJXD\ H[SOLFDURQPÂŁVGHOGHORVSUR\HFWRV UHFLELGRV$VLPLVPRVXÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOIXHHO segundo mĂĄs alto de todos los estimados (de un 0,3576), VÂľORSRUGHEDMRGHOGH5HSÂźEOLFD'RPLQLFDQD FRQXQ SHUÄ&#x2020;OELHQGLVWLQWRSXHVDSHQDVUHFLELÂľSUR\HFWRV 

II.5. AnĂĄlisis sectorial de la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral de 2013 La presente secciĂłn estĂĄ dedicada al anĂĄlisis de la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral que los paĂ­ses iberoamericanos intercambiaron en 2013, desde una perspectiva sectorial. El objetivo de este anĂĄlisis es doble: por un lado, conocer cuĂĄles fueron las capacidades que la regiĂłn tendiĂł a fortalecer a travĂŠs del intercambio de cooperaciĂłn y, por otro ODGRLGHQWLÄ&#x2020;FDUTXÂŤSDSHOMXJÂľHQHOORHOSHUÄ&#x2020;O de capacidades o de necesidades de oferentes y receptores. Pero para realizar dicho ejercicio, hay que tomar en FXHQWDFXÂŁOHVODFODVLÄ&#x2020;FDFLÂľQGHVHFWRUHVGHDFWLYLGDG adoptada en el espacio iberoamericano. Dicha FODVLÄ&#x2020;FDFLÂľQ XQDYDULDQWHGHODXVDGDSRUHO&RPLWÂŤGH Ayuda al Desarrollo â&#x20AC;&#x201C;CAD- pero adaptada a la prĂĄctica de la regiĂłn), se encuentra detallada en la Tabla A.II.3 del $QH[R,,. A modo de sĂ­ntesis, sin embargo, puede seĂąalarse que distingue 27 sectores agrupados, a su vez, en las siguientes dimensiones:

funcionamiento de la economĂ­a, entre estos EnergĂ­a, Transporte, Comunicaciones, Ciencia y TecnologĂ­a, Finanzas, Empleo y Empresas) y Sectores productivos GHGLFDGRVDOIRUWDOHFLPLHQWRGH([WUDFWLYDV Agricultura, Silvicultura, Pesca, ConstrucciĂłn, Industria, Turismo y Comercio). c) Fortalecimiento institucionalXQDUÂźEULFDTXH HQJOREDWRGDVDTXHOODVDFWLYLGDGHVFX\RREMHWLYRÄ&#x2020;QDO es el apoyo a los Gobiernos y a la Sociedad Civil. d) Medio ambiente, referido a todo lo relacionado con las medidas y polĂ­ticas de ProtecciĂłn y preservaciĂłn medioambiental, asĂ­ como con la GestiĂłn de desastres.13 H 2WUDVGLPHQVLRQHVHVWDÂźOWLPDGHFDUÂŁFWHU multisectorial y que engloba actividades como la Cultura, el GĂŠnero y un â&#x20AC;&#x153;Otrosâ&#x20AC;? referente a modelos de desarrollo alternativos. Finalmente y antes de abordar los dos apartados dedicados a los objetivos planteados, cabe seĂąalar que la informaciĂłn base a partir de la que se realiza el anĂĄlisis estĂĄ contenida en las Matrices A.II.1 y A.II.2 del $QH[R,,. En este sentido, la primera de las matrices permite como siempre conocer, para cada paĂ­s y en el ejercicio de cada rol, con quiĂŠn y cuĂĄntos proyectos intercambiaron. La particularidad reside HQVXGLVWLQFLÂľQVHJÂźQODGLPHQVLÂľQGHDFWLYLGDGDOD que estuvo orientado el proyecto, lo que provoca que la Matriz A.II.1VHH[SUHVHHQUHDOLGDGDWUDYÂŤVGH seis sub-matrices (una por dimensiĂłn). En el caso de la Matriz A.II.2, el planteamiento es anĂĄlogo pero, en este caso, aplicado a las acciones intercambiadas en la regiĂłn en 2013.

,,3HUÄ&#x2020;OGHORVSUR\HFWRV\DFFLRQHV de cooperaciĂłn

a) Social, la cual incluye EducaciĂłn, Salud, Salud Reproductiva, Saneamiento y abastecimiento de agua, asĂ­ como Otros servicios y polĂ­ticas sociales.

El 'LDJUDPD,, se elaborĂł para visualizar la distribuciĂłn de los 576 proyectos de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral intercambiados por los paĂ­ses iberoamericanos en 2013, desde una doble perspectiva sectorial: por dimensiĂłn (primer grupo de caudales) y por sector de actividad (segundo grupo). De su observaciĂłn se desprenden las siguientes prioridades regionales:

b) EconĂłmica, la cual distingue a su vez dos subgrupos: Infraestructuras y Servicios EconĂłmicos (actividades orientadas a la creaciĂłn de condiciones de

a) A lo largo de 2013, mĂĄs de un tercio de los proyectos intercambiados (el 35%) tuvieron como objetivo fortalecer capacidades en el ĂĄmbito Social. Le siguieron,

13 +DVWDODHGLFLÂľQGHHVWH,QIRUPHGHQWURGHODGLPHQVLÂľQPHGLRDPELHQWDOVHLQFOXÂŻDOD3UHYHQFLÂľQGH'HVDVWUHV$SDUWLUGHHVWDHGLFLÂľQ\WDO\FRPRVHH[SOLFDUÂŁHQ HO&XDGUR,,VHKDUÂŁUHIHUHQFLDDXQFRQFHSWRPÂŁVDPSOLR\DGHFXDGRDODFDVXÂŻVWLFDLEHURDPHULFDQDFRPRHVOD*HVWLÂľQGH'HVDVWUHV 14 5HFRUGDUTXHSDUDHYLWDUODGREOHFRQWDELOL]DFLÂľQGHORVFRQVLGHUDGRVELGLUHFFLRQDOHVHQUHDOLGDGHOQÂźPHURGHSUR\HFWRVTXHVHGHVDJUHJÂľSRUVHFWRUHVHVGH3RURWUR ODGRHVHPLVPRIXHHOWRWDOTXHVHXVÂľHQWRGRVORVFÂŁOFXORVGHSDUWLFLSDFLÂľQSRUFHQWXDOTXHVHUHDOL]DURQHQHVWDVHFFLÂľQ/DPLVPDOÂľJLFDVHDSOLFÂľDODVDFFLRQHV


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 63

'LDJUDPD,,

'LVWULEXFLÂľQGHORVÄ&#x2021;XMRVGHSUR\HFWRVGH&+66%LODWHUDOGH ORVSULQFLSDOHVUHFHSWRUHVVHJÂźQRIHUHQWH Proyectos en unidades

II.3.A. El Salvador Argentina

Brasil

8UXJXD\

El Salvador 

0ÂŤ[LFR Colombia Chile Cuba 3HUÂź Ecuador Costa Rica

II.3.B. Bolivia

Argentina

Brasil

8UXJXD\ 0ÂŤ[LFR Colombia Cuba Chile

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

Bolivia 50


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

por orden de importancia relativa, aquellos proyectos (un 29%) impulsados para apoyar determinados Sectores productivos, asĂ­ como aquellos (un 13,6%) cuya prioridad fue el Fortalecimiento institucional. 7DPELÂŤQUHVXOWDURQVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRV XQ ORV SUR\HFWRVFX\DÄ&#x2020;QDOLGDGUHVLGLÂľHQJHQHUDU\PHMRUDU las condiciones de funcionamiento de las economĂ­as nacionales a travĂŠs del impulso a las Infraestructuras y (los) servicios econĂłmicos. Finalmente, mantuvieron una participaciĂłn relativamente menor (de un 6,7% y XQUHVSHFWLYDPHQWH DTXHOODVDFWLYLGDGHVFX\R foco de intervenciĂłn fueron las denominadas Otras dimensiones (Cultura, GĂŠnero y Desarrollo alternativo), asĂ­ como el Medio ambiente.

â&#x20AC;&#x153;MĂĄs de un tercio de los proyectos intercambiados en 2013, tuvieron como objetivo fortalecer capacidades en el ĂĄmbito social...sin embargo en un anĂĄlisis sectorial, el que concentrĂł mĂĄs esfuerzos fue XQSHUÄ&#x2020;OHFRQÂľPLFR el Agropecuarioâ&#x20AC;? b) Por sectores, sin embargo, el orden se alterĂł y aquel TXHFRQFHQWUÂľPÂŁVHVIXHU]RVQRIXHXQRGHSHUÄ&#x2020;O social sino econĂłmico: el Agropecuario. En efecto, 90 GHORVSUR\HFWRVÄ&#x2020;QDOPHQWHUHJLVWUDGRV XQ  estuvieron orientados al fortalecimiento de este sector. /DVSULRULGDGHVIXHURQPÂźOWLSOHVHODSR\RDWÂŤFQLFDV GHULHJR\GHFXOWLYRDOWHUQDWLYDVODGLYHUVLÄ&#x2020;FDFLÂľQ agrĂ­cola; la asistencia tĂŠcnica a las familias para con ello favorecer, a su vez, la seguridad alimentaria de la poblaciĂłn; los procesos de abastecimiento; el fortalecimiento y la apropiaciĂłn de las fases iniciales de procesamiento de productos derivados de lo agropecuario (con especial relevancia a las frutas y los lĂĄcteos); entre otros. Asimismo, cabe seĂąalar que hubo tambiĂŠn colaboraciones que destacaron por su elevado FRQWHQLGRFLHQWÂŻÄ&#x2020;FRWHFQROÂľJLFRDODIHFWDUDWHPDVFRPR el manejo sanitario y reproductivo, la mejora genĂŠtica o ODWUD]DELOLGDG3RUÂźOWLPRGHVWDFDUTXHDXQTXHSULPÂľ la agricultura, hubo tambiĂŠn numerosos proyectos en el ĂĄmbito de la ganaderĂ­a, especialmente bovina.

c) En orden de importancia relativa, el segundo sector mĂĄs relevante (75 proyectos equivalentes a XQGHOWRWDO VÂŻUHVSRQGLÂľDXQSHUÄ&#x2020;OVRFLDOHO de la Salud. De entre todos los proyectos registrados en ese ĂĄmbito, sin embargo, cabrĂ­a destacar aquellos TXHSXHGHQVHUDJUXSDGRVVHJÂźQDERUGDUDQDVSHFWRV institucionales del sistema, cuestiones relativas a los fĂĄrmacos y medicamentos o dieran prioridad a la salud PDWHUQRLQIDQWLO0ÂŁVHVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWHXQDJUDQSDUWH de los proyectos tuvo como propĂłsito fortalecer a instituciones propias del sector (Institutos Nacionales, Ministerios, Redes de municipios, Comunidades de Salud) o a sus modelos de gestiĂłn y atenciĂłn sanitaria. Por su parte, abundaron las colaboraciones sobre el control de calidad, acreditaciĂłn y regulaciĂłn, uso y consumo, pre- y post- autorizaciĂłn de medicamentos. Finalmente, cabe destacar los proyectos que fueron impulsados para mejorar la salud de dos grupos prioritarios (madres e hijos), a travĂŠs del apoyo a programas de reducciĂłn de la morbilidad maternoinfantil, a la lactancia (destacando los Bancos de Leche Humana) y a la nutriciĂłn. d) Una proporciĂłn muy similar (13,3%) supuso la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral impulsada para el fortalecimiento institucional de los Gobiernos. Lo mĂĄs destacable en este caso es cuĂĄn heterogĂŠneos fueron los objetivos perseguidos. De hecho y para ORJUDUXQDPHMRULGHQWLÄ&#x2020;FDFLÂľQGHGLFKRVREMHWLYRVVH elaborĂł el Cuadro II.2. A travĂŠs de este, se realizĂł una desagregaciĂłn del sector Gobierno en siete nuevos VXEVHFWRUHV/DFODVLÄ&#x2020;FDFLÂľQUHVXOWDQWHVHDSOLFÂľVREUH los proyectos (y tambiĂŠn sobre las acciones) orientados al fortalecimiento de los gobiernos. Al realizar este HMHUFLFLRVHFRQFOX\ÂľTXHORVREMHWLYRVTXHFRH[LVWLHURQ bajo proyectos de esta naturaleza fueron bien diversos y abordaron aspectos tan distintos como son: el DSR\RDODVSROÂŻWLFDV\DODVDGPLQLVWUDFLRQHVSÂźEOLFDV el desarrollo de los marcos legales y judiciales, la H[WHQVLÂľQGHORVGHUHFKRVKXPDQRVRODVFXHVWLRQHVGH seguridad nacional y de defensa, por nombrar algunos. e) Los sectores hasta ahora descritos (Agropecuario, 6DOXG\*RELHUQR H[SOLFDURQGHPDQHUDFRQMXQWD FDVLXQGHORVSUR\HFWRVUHJLVWUDGRVHQ 2WUROOHJÂľH[SOLFDGRSRUFXDWURVHFWRUHVGH SHUÄ&#x2020;OVRFLRHFRQÂľPLFR(GXFDFLÂľQ\2WURVVHUYLFLRV y polĂ­ticas sociales (9,5% y 6,9%, respectivamente), ,QGXVWULD  \&LHQFLD\WHFQRORJÂŻD  'H manera mĂĄs detallada, se registraron actividades de apoyo a la alfabetizaciĂłn y a la enseĂąanza primaria,


IBEROAMร‰RICA Y LA COOPERACIร“N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 65

'LDJUDPD,,

Econรณmica: Sectores productivos

Econรณmica: Infraestructura y servicios econรณmicos

Social

Salud

Cultura 2WURV RWUDVGLPHQVLRQHV

Gรฉnero

Medio ambiente Gestiรณn de desastres

Sociedad civil

Gobierno

2WURVVHFWRUHVSURGXFWLYRV Pesca ([WUDFWLYDV

Industria

Agricultura

Comunicaciones

Energรญa 2WURVLQIUDHVWUXFWXUD\VHUYLFLRV Empresas

Ciencia y Tecnologรญa

Poblaciรณn y salud reproductiva

Abastecimiento y saneamiento de agua

2WURVVHUYLFLRV\SROยฏWLFDVVRFLDOHV

Educaciรณn

'LVWULEXFLยตQGHORVฤ‡XMRVGHSUR\HFWRVGH&+66%LODWHUDOSRUGLPHQVLยตQ\SRUVHFWRU de actividad. 2013 Proyectos en unidades

Total Cooperaciรณn 576

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

2WUDVGLPHQVLRQHV

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de Cooperaciรณn


66 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Cuadro II.2.

(OVHFWRU*RELHUQRH[SORUDQGRXQDSRVLEOHGHVDJUHJDFLÂľQ Gobierno: una desagregaciĂłn por subsectores CĂłdigo

Subsector

DescripciĂłn

A

PolĂ­ticas y administraciĂłn SÂźEOLFD

)RUWDOHFLPLHQWRLQVWLWXFLRQDOGHOVHFWRUSÂźEOLFRGHVXJHVWLÂľQ\GHODVSROÂŻWLFDVTXH emanan de ĂŠste. Incluye todo lo referente a la mejora y modernizaciĂłn de la gestiĂłn del VLVWHPDSÂźEOLFR\GHO(VWDGR\DVHDDWUDYÂŤVGHODSODQLÄ&#x2020;FDFLÂľQODFDSDFLWDFLÂľQ\JHVWLÂľQ de recursos humanos, o el desarrollo de herramientas para el monitoreo y evaluaciĂłn de su desempeĂąo, entre otros. TambiĂŠn lo referente a la gestiĂłn de la cooperaciĂłn (en tanto TXHSROÂŻWLFDSÂźEOLFD DVÂŻFRPRDODJHQHUDFLÂľQGHHVWDGÂŻVWLFDVHLQGLFDGRUHVFX\DÄ&#x2020;QDOLGDGSULQFLSDOVHDRULHQWDUODWRPDGHGHFLVLRQHVVREUHODVSROÂŻWLFDV\ODJHVWLÂľQSÂźEOLFD

B

GestiĂłn de Ä&#x2020;QDQ]DVSÂźEOLFDV

*HVWLÂľQGHOSUHVXSXHVWR\GHOJDVWRSÂźEOLFRGHORVLQJUHVRV HVSHFLDOPHQWHGHOVLVWHPD LPSRVLWLYR\WULEXWDULR PHMRUDGHORVVLVWHPDVGHJHVWLÂľQÄ&#x2020;QDQFLHUDSROÂŻWLFDVÄ&#x2020;VFDOHV DXGLWRULDVSÂźEOLFDVGHXGDSÂźEOLFDFRQWURO\JHVWLÂľQGHODVHPSUHVDVSÂźEOLFDVPHGLFLÂľQ de su desempeĂąo, entre otros.

C

DescentralizaciĂłn y apoyo a niveles de gobierno distintos del central

Apoyo a los procesos de descentralizaciĂłn en todas sus dimensiones (polĂ­tica, adminLVWUDWLYD\Ä&#x2020;VFDO IRUWDOHFLPLHQWRGHJRELHUQRVUHJLRQDOHV\ORFDOHVUHODFLRQHVHQWUH entidades e instituciones del gobierno no central y federalismo.

'

Desarrollo legal y judicial y seguridad SÂźEOLFD

Medidas para el fortalecimiento de los marcos legales, constituciones, leyes y regulaciones. Apoyo a las instituciones, sistemas y procedimientos de la justicia, asĂ­ como a otras prĂĄcticas (tradicionales, indĂ­genasâ&#x20AC;Ś) que estĂĄn fuera del sistema legalmente FRQWHPSODGR3RUVXYÂŻQFXORFRQODMXVWLFLDVHLQFOX\HQFXHVWLRQHVGHVHJXULGDGSÂźEOLFD orientadas a la prevenciĂłn, investigaciĂłn y persecuciĂłn de delitos contra las personas (cĂłdigos penales, agencias de la ley, policĂ­a, prisionesâ&#x20AC;Ś).

E

ParticipaciĂłn polĂ­tica

Todo lo relacionado con los ejercicios de participaciĂłn polĂ­tica, procesos electorales, fortalecimiento de la democracia, asĂ­ como del control de los ciudadanos sobre sus representantes, entre otros.

F

Derechos Humanos

Apoyo a la defensa y extensiĂłn de los derechos humanos de primera, segunda y tercera generaciĂłn (Civiles y PolĂ­ticos; EconĂłmicos, Sociales, Culturales; de Solidaridad o de los 3XHEORVĂĽDOD3D]DO'HVDUUROORDO0HGLRDPELHQWH\DOD&RH[LVWHQFLD3DFÂŻÄ&#x2020;FD OXFKD contra la impunidad; protecciĂłn de las minorĂ­as de cualquier tipo (ĂŠtnicas, religiosas, lingßísticas, sexuales, emigrantes, niĂąos, vĂ­ctimas de trata y de torturaâ&#x20AC;Ś).

G

Seguridad nacional y defensa

Fortalecimiento de las capacidades para hacer frente a cuestiones de seguridad nacional y de defensa. Entre otros: la lucha contra la corrupciĂłn, el blanqueo de capitales \HOQDUFRWUÂŁÄ&#x2020;FRHODSR\RDODIRUPDFLÂľQPLOLWDUODFRRSHUDFLÂľQHQPLVLRQHVGHSD]HO control de armas, la desmovilizaciĂłn y reinserciĂłn a la vida civilâ&#x20AC;Ś

Fuente: SEGIB a partir de KWWSZZZRHFGRUJGDFVWDWVSXUSRVHFRGHVVHFWRUFODVVLÄ&#x2020;FDWLRQKWP

Las actividades asociadas al sector â&#x20AC;&#x153;Gobiernoâ&#x20AC;? se UHÄ&#x2020;HUHQGHPDQHUDJHQÂŤULFDDDTXHOODVTXHVHRULHQWDQ DOIRUWDOHFLPLHQWRGHOVHFWRUSÂźEOLFRHQWHQGLGRVHJÂźQ la Real Academia de la Lengua EspaĂąola (RAE), como el â&#x20AC;&#x153;conjunto de las organizaciones pĂşblicas y organismos,

entidades y empresas de ellas dependientesâ&#x20AC;?. Todo ello incluye, por lo tanto, las actividades que mejoran la gestiĂłn de las instituciones gubernamentales y de GHWHUPLQDGDVSROÂŻWLFDVSÂźEOLFDV(QFXDOTXLHUFDVR no obstante, el abanico de actividades que pueden


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 67

FODVLÄ&#x2020;FDUVHEDMRHVWHĂŞSDUDJXDVĂŤUHVXOWDPX\GLYHUVR\ sin duda, notablemente amplio. Por ese motivo y para intentar diferenciar con mayor nitidez quĂŠ es lo que efectivamente se incluye cuando se hace referencia a este sector, se ha optado por hacer una primera desagregaciĂłn. Como punto de partida para dicha desagregaciĂłn, se tomĂł como referente la que utiliza el ComitĂŠ de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, pero adaptada a la prĂĄctica y casuĂ­stica de la regiĂłn iberoamericana. (OUHVXOWDGRTXHGÂľUHFRJLGRHQODWDEOD6HJÂźQVH observa en ĂŠsta, dentro del sector â&#x20AC;&#x153;gobiernoâ&#x20AC;? se decidiĂł distinguir actividades relacionadas con siete subsectores: el fortalecimiento de las PolĂ­ticas y (la) AdministraciĂłn PĂşblica; la mejora del desempeĂąo en la GestiĂłn de las Finanzas PĂşblicas; el apoyo a los procesos de DescentralizaciĂłn; el Desarrollo legal y judicial, incluyendo aquĂ­ las cuestiones de Seguridad PĂşblica orientadas a la prevenciĂłn, investigaciĂłn y persecuciĂłn de delitos contra las personas que estĂŠn a su vez relacionadas con el desarrollo e implementaciĂłn de marcos penales y jurĂ­dicos; todo lo relacionado

con el fomento a ejercicios de ParticipaciĂłn polĂ­tica; ODGHIHQVD\H[WHQVLÂľQGHORVDerechos Humanos de SULPHUDVHJXQGD\WHUFHUDJHQHUDFLÂľQ\Ä&#x2020;QDOPHQWH el fortalecimiento de capacidades para hacer frente a cuestiones de Seguridad Nacional y Defensa.1,2,3 Aceptando esta desagregaciĂłn, se estimĂł una nueva distribuciĂłn de los proyectos y acciones que los paĂ­ses iberoamericanos intercambiaron en 2013 en el ĂĄmbito HVSHFÂŻÄ&#x2020;FRGHOVHFWRUĂŞJRELHUQRĂŤ/DQXHYDFODVLÄ&#x2020;FDFLÂľQ se aplicĂł, consecuentemente, sobre los 71 proyectos y las 159 acciones asociadas a dicho sector y que en 2013 representaron, respectivamente, un 12,3% y 39,8% del total de la cooperaciĂłn registrada. El UHVXOWDGRSXHGHYLVLELOL]DUVHHQHOJUÂŁÄ&#x2020;FRVLJXLHQWH De su observaciĂłn se desprende que: a) En el marco de la cooperaciĂłn ejecutada a travĂŠs de proyectos, destacaron los destinados a fortalecer las PolĂ­ticas y la AdministraciĂłn PĂşblica (un 31,0% de los 71 registrados). Muchos de ellos compartieron como objetivo el fortalecimiento de los procesos GHSODQLÄ&#x2020;FDFLÂľQ\GHVDUUROORGHORVJRELHUQRVOD

3UR\HFWRVGH&+66%LODWHUDOGHVHJÂźQVXEVHFWRU HQSRUFHQWDMH

 Seguridad Nacional \'HIHQVD

31,0% PolĂ­ticas y administraciĂłn pĂşblica

14,1% 'HUHFKRV Humanos

1,4% ParticipaciĂłn polĂ­tica  'HVDUUROOROHJDO\MXGLFLDO y seguridad pĂşblica

 'HVFHQWUDOL]DFLÂľQ

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn KWWSZZZGHUHFKRVRUJQL]NRUGRFDUWLFXORVUHJLQRKWPO KWWSZZZRUGHQMXULGLFRJREP[3XEOLFDFLRQHV&'V&'&,6(1SGI&-SGI 3 KWWSZZZMXULGLFDVXQDPP[SXEOLFDOLEUHYUHYGHUKXPFRQWSUSUSGI 1 2

15,5% GestiĂłn de Ä&#x2020;QDQ]DVSÂźEOLFDV


68 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

$FFLRQHVGH&+66%LODWHUDOGHVHJÂźQVXEVHFWRU HQSRUFHQWDMH

 PolĂ­ticas y administraciĂłn pĂşblica

 Seguridad Nacional \'HIHQVD

10,7% GestiĂłn de Ä&#x2020;QDQ]DVSÂźEOLFDV 0,6% 'HVFHQWUDOL]DFLÂľQ

1,3% 'HUHFKRV+XPDQRV

16,4% 'HVDUUROOROHJDO\MXGLFLDO y seguridad pĂşblica

 ParticipaciĂłn polĂ­tica generaciĂłn y uso de indicadores, la gestiĂłn del conocimiento, asĂ­ como el apoyo para un mejor uso de los recursos institucionales. b) Por orden de importancia relativa, les siguieron los proyectos orientados al Desarrollo legal y judicial, asĂ­ como a la Seguridad PĂşblica (18,3%) y los que tuvieron como objetivo reforzar la Seguridad Nacional (16,9%), la GestiĂłn de las Finanzas PĂşblicas (15,5%) y la promociĂłn de los Derechos Humanos  6HWUDWÂľ fundamentalmente, de una cooperaciĂłn que primĂł la capacitaciĂłn y formaciĂłn policial (especialmente comunitaria y local); la prevenciĂłn del delito; la creaciĂłn GHLQVWLWXFLRQHVFRPRODV'HIHQVRUÂŻDVSÂźEOLFDVOD capacitaciĂłn a militares y el control a la circulaciĂłn de armas; el apoyo a todo lo relacionado con la mejora de la gestiĂłn tributaria asĂ­ como al control y gobierno de ODVHPSUHVDVSÂźEOLFDV\ODH[SDQVLÂľQGHSROÂŻWLFDVSDUD la prevenciĂłn y posterior integraciĂłn social de vĂ­ctimas GHODYLROHQFLDODH[SORWDFLÂľQRFXDOTXLHUIRUPDGH trata, especialmente en colectivos mĂĄs vulnerables como pueden ser los niĂąos, los adolescentes y las PXMHUHV3RUFRQWUDVWHIXHURQPLQRULWDULRV  ORV

proyectos destinados a fomentar la DescentralizaciĂłn y la ParticipaciĂłn polĂ­tica. F 3RUVXSDUWHHQHOPDUFRGHODVDFFLRQHVXQ estuvieron orientadas al fortalecimiento de la Seguridad Nacional,QÄ&#x2021;X\ÂľXQDJUDQDFWLYLGDGHQIRUPDFLÂľQ y cursos de capacitaciĂłn en el ĂĄmbito militar, que abarcaron desde la interdicciĂłn marĂ­tima y la seguridad en las costas hasta el pilotaje de aviones y las tareas de inteligencia. La mayorĂ­a de las restantes (57,2%) fueron acciones destinadas al fortalecimiento de las PolĂ­ticas y la AdministraciĂłn PĂşblica, el Desarrollo legal y judicial, la ParticipaciĂłn PolĂ­tica y la GestiĂłn de las Finanzas PĂşblicas. Se tratĂł, en general, de acciones en el ĂĄmbito de la cooperaciĂłn internacional y la sur-sur y triangular; el fortalecimiento de capacidades estadĂ­sticas y directivas; de fomento de la gestiĂłn tributaria y los presupuestos por resultados; la implementaciĂłn de GHIHQVRUÂŻDVSÂźEOLFDV\FXHUSRVSROLFLDOHVFRPXQLWDULRV asĂ­ como de acciones en materia de cooperaciĂłn electoral. En este caso, resultaron minoritarias (un 1,9%) las acciones en los ĂĄmbitos de los Derechos Humanos y de la DescentralizaciĂłn.

Fuente: SEGIB a partir de la Real Academia EspaĂąola (RAE) (www.rae.es) y del ComitĂŠ de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE (KWWSZZZRHFGRUJGDFVWDWVSXUSRVHFRGHVVHFWRUFODVVLÄ&#x2020;FDWLRQKWP)


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 69

VHWUDQVÄ&#x2020;ULHURQWÂŤFQLFDVGRFHQWHV\VHH[WHQGLÂľOD formaciĂłn profesional, asĂ­ como distintos tipos de enseĂąanzas, a travĂŠs de herramientas digitales. En el ĂĄmbito de las polĂ­ticas y los servicios sociales, un tema recurrente fue el fortalecimiento de la inclusiĂłn social, especialmente de colectivos considerados mĂĄs vulnerables, caso de los niĂąos, los adolescentes y los adultos mayores, asĂ­ como de quienes sufren discapacidad. Para ello se reforzĂł la estructura institucional (centros de integraciĂłn y programas de acogida) y se promovieron actividades como el deporte. Por su parte, los proyectos industriales tuvieron mucho que ver con el apoyo a las distintas fases de procesamiento de los productos derivados, VREUHWRGRHQHOÂŁPELWRDJUÂŻFRODJDQDGHURWH[WLO\GHO calzado. Asimismo, se enfatizĂł en la transferencia de tĂŠcnicas industriales que incorporasen una adecuada gestiĂłn medioambiental. Finalmente, a travĂŠs de la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral, los paĂ­ses DSR\DURQODSRSXODUL]DFLÂľQGHODFXOWXUDFLHQWÂŻÄ&#x2020;FD H[WHQGLHURQHOXVRGHKHUUDPLHQWDVELRWHFQROÂľJLFDV aplicadas a la producciĂłn y contribuyeron a desarrollar sistemas de mediciĂłn, metrologĂ­a y evaluaciĂłn.

â&#x20AC;&#x153;El 42,5% de las acciones ejecutadas en 2013 estuvieron orientadas al fortalecimiento institucional, mientras que la generaciĂłn de capacidades en el ĂĄmbito social representĂł un 27,2% y en las Infraestructuras y los Servicios EconĂłmicos un 16,1%â&#x20AC;?

cada caso). En este sentido y a pesar de ser menos representativos que otros, cabe aquĂ­ destacar el impulso a dos tipos de proyectos que fueron ganando presencia en la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral y que resultan relevantes por lo crĂ­ticos que son los temas que abordan: los dedicados a la GestiĂłn de desastres (un 1,3% del total) y los orientados a fortalecer las cuestiones de GĂŠnero (un 0,9%), HVSHFLDOPHQWHHQORTXHVHUHÄ&#x2020;HUHDODOXFKDFRQWUDOD violencia hacia las mujeres. La cooperaciĂłn realizada en estos dos sectores durante 2013 quedĂł recogida en los Cuadros II.3 y ,,. Finalmente, cabe seĂąalar cuĂĄles fueron los propĂłsitos que la regiĂłn priorizĂł en 2013 a travĂŠs del intercambio de acciones. Para ello se elaborĂł el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,, el cual muestra las proporciones relativas que tanto las distintas dimensiones como los distintos sectores mantuvieron sobre el total intercambiado.15 De su observaciĂłn se desprende que: a)(OGHODVDFFLRQHVHVWXYLHURQRULHQWDGDVDO Fortalecimiento Institucional. Una proporciĂłn similar registraron, de manera conjunta, aquellas cuyo propĂłsito fue apoyar la generaciĂłn de capacidades en los ĂĄmbitos Social (27,2%) y de las Infraestructuras y los Servicios EconĂłmicos  (OUHVWDQWH VHH[SOLFÂľSRUDFFLRQHVUHODFLRQDGDVFRQORVSectores productivos (6,0%), las Otras dimensiones de actividad (otro 6,0%) y el Medio ambiente (apenas un 2,3%). b) Por sectores y en coherencia con lo anterior, destacaron las acciones impulsadas para fortalecer DORV*RELHUQRV  HVSHFLDOPHQWHHQHOÂŁPELWR de la Seguridad Nacional, tal y como se observĂł en el Cuadro II.2. A una distancia importante estuvieron las acciones relacionadas con la EducaciĂłn (16,6%) y el apoyo a las Empresas (7,3%). El resto de sectores (hasta 20) registraron participaciones inferiores que oscilaron entre el mĂ­nimo de las dedicadas a cuestiones de GĂŠnero y Silvicultura (0,3% y 0,5%, respectivamente) \HOPÂŁ[LPRGHODVRULHQWDGDVDOD&XOWXUD  DVÂŻ FRPRDORV2WURVVHUYLFLRV\SROÂŻWLFDVVRFLDOHV  

f) El 30% de los proyectos restantes (unos 160) constituyĂł un grupo de propĂłsitos muy heterogĂŠneos, tal y como sugiere el hecho de que pudieran relacionarse con 21 sectores de actividad distinta: asĂ­, ORVGHPHQRVSDUWLFLSDFLÂľQUHODWLYD %DQFD\Ä&#x2020;QDQ]DV y Sociedad Civil) registraron pesos respectivos GHXQ\XQPLHQWUDVTXHORVGHPD\RU participaciĂłn (Cultura y Abastecimiento y saneamiento de agua) elevaron sus porcentajes hasta un 3,7% (en

15 5HFRUGDUTXHORVFÂŁOFXORVSRUFHQWXDOHVQRVHUHDOL]DURQVREUHODVDFFLRQHVFRPSXWDGDVVLQRVREUHXQQXHYRWRWDOGHREWHQLGRWUDVHYLWDUHOFÂŁOFXORGREOHGHODV DFFLRQHVFRQVLGHUDGDVELGLUHFFLRQDOHV


70 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

Acciones de CHSS Bilateral, por dimensiones y sectores de actividad. 2013

En porcentaje

II.6.A. Dimensiones de actividad

42,5% 27,2 % 16,1 % 6,0 %

6,0 %

2,3 %

II.6.B. Sectores de actividad 20,5% Resto

42,5% Gobierno

 Abastecimiento y saneamiento agua 4,4% Cultura 7,3% Otros servicios y polĂ­ticas sociales 7,3% Empresas

Social

EconĂłmica

16,6% EducaciĂłn Infraestructura y Servicios EconĂłmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

Medio ambiente

Otras dimensiones


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 71

Cuadro II.3.

Fortaleciendo las capacidades de los paĂ­ses en la GestiĂłn de desastres 6HJÂźQHOGLFFLRQDULR+(*2$GH$\XGD+XPDQLWDULD UHSURGXFLHQGRXQDGHÄ&#x2020;QLFLÂľQGHO'HSDUWDPHQWRGH Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios (UNDHA, por sus siglas en inglĂŠs), un desastre es una â&#x20AC;&#x153;grave perturbaciĂłn del funcionamiento de la sociedad, que causa amplias pĂŠrdidas humanas, materiales o medioambientales, que exceden la capacidad de la sociedad afectada para afrontarla utilizando sĂłlo sus propios recursosâ&#x20AC;?. En este sentido, un desastre supone la coincidencia simultĂĄnea de varios factores o circunstancias: a) Una perturbaciĂłn concentrada en el tiempo y el espacio. b) Una crisis (humana, social, econĂłmica) desencadenada, a su vez, por una catĂĄstrofe (es decir, por un evento natural - sequĂ­a, inundaciĂłn, huracĂĄn- o humano FRQÄ&#x2021;LFWRDUPDGRDFFLGHQWHQXFOHDU TXHDFWÂźDFRPR detonante. c) Pero tambiĂŠn, de una situaciĂłn de vulnerabilidad previa en la comunidad afectada, de la que se deriva una falta de capacidades para hacer frente a la crisis que se ha generado.1 Conforme a lo anterior, la PrevenciĂłn de desastres estĂĄ concebida para evitar la apariciĂłn de este escenario de crisis. Puede incluir muchos tipos de medidas pero siempre orientadas a â&#x20AC;&#x153;proporcionar protecciĂłn de carĂĄcter permanente ante los desastres, impidiendo la apariciĂłn de una catĂĄstrofe desencadenante y/o reduciendo su intensidadâ&#x20AC;?.2 Dicha prevenciĂłn permite mejorar la capacidad de respuesta de los paĂ­ses ante una emergencia pero, en caso de que esta se produzca, hay que ir un paso mĂĄs allĂĄ: hay que gestionarla. En este sentido, la GestiĂłn de desastres hace referencia DXQWLSRGHLQWHUYHQFLÂľQTXHH[FHGHDODVLPSOH PrevenciĂłn. De hecho, la GestiĂłn de desastres abarca aquel â&#x20AC;&#x153;conjunto de decisiones polĂ­tico-administrativas y de intervenciones operativas que se llevan a cabo en las diferentes etapas de un desastre de cara tanto a la anticipaciĂłn como a la respuesta del mismoâ&#x20AC;?. Y aunque WRGDYÂŻDQRH[LVWHXQFRQVHQVRSOHQROD*HVWLÂľQ KWWSZZZGLFFKHJRDHKXHVOLVWDUPRVWUDU KWWSZZZGLFFKHJRDHKXHVOLVWDUPRVWUDU 3 KWWSZZZGLFFKHJRDHKXHVOLVWDUPRVWUDU 1 2

interviene sobre las varias etapas (integradas en el antes, el durante y el despuĂŠs) de un desastre. MĂĄs HVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWHOD*HVWLÂľQDIHFWDDODVHWDSDVGH a) PrevenciĂłn (tal y como se comentĂł, las actividades diseĂąadas para proporcionar una protecciĂłn permanente). b) PreparaciĂłn (los mecanismos que permitan tanto la predicciĂłn como una respuesta rĂĄpida y efectiva). c) MitigaciĂłn (medidas que se ejecutan cuando comienza a gestarse un desastre concreto). d)$\XGDGHHPHUJHQFLD WRGDVODVDFWXDFLRQHVH[FHScionales a travĂŠs de las que se intenta buscar y rescatar a los supervivientes y satisfacer sus necesidades bĂĄsicas). e) RehabilitaciĂłn (actuaciones y decisiones tomadas tras el desastre, de cara a la recuperaciĂłn de las condiciones GHYLGDGHODSREODFLÂľQ\TXHVXHOHQH[WHQGHUVHDORODUJR de semanas o meses). f) ReconstrucciĂłn (acciones de medio/largo plazo tomadas para restablecer plenamente una comunidad y que, frente a la rehabilitaciĂłn, suele requerir de una serie de aĂąos).3 $VÂŻXQDUHYLVLÂľQGHODVH[SHULHQFLDVTXHORVSDÂŻVHV iberoamericanos intercambiaron entre sĂ­ a travĂŠs de la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral de 2013, sugiere que la mayorĂ­a de los proyectos y las acciones registradas no se limitaron a la PrevenciĂłn de desastres sino que tuvieron un alcance mayor y abarcaron al ĂĄmbito de la GestiĂłn. La tabla resume los proyectos y acciones de cooperaciĂłn intercambiados en 2013 en relaciĂłn a los desastres. De su observaciĂłn se desprende que: a) Aunque hubo algunas actuaciones que en su tĂ­tulo se UHÄ&#x2020;ULHURQHVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWHDOD3UHYHQFLÂľQGHGHVDVWUHV (un proyecto de Argentina y El Salvador y una acciĂłn de Chile junto a CentroamĂŠrica), ĂŠstas nunca de limitaron a dicha etapa, sino que adoptaron una orientaciĂłn mĂĄs integral que afectĂł a todo el ciclo de gestiĂłn del desastre (en el


72 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Proyectos y acciones de CHSS Bilateral en el ĂĄmbito de la GestiĂłn de Desastres. 2013 2IHUHQWH Argentina

Brasil

Receptor/es

Proyecto/AcciĂłn

Nombre

El Salvador

Proyecto

Fortalecimiento del Sistema Nacional de ProtecciĂłn Civil, PrevenciĂłn y MitigaciĂłn de Desastres

Guatemala

Proyecto

Voluntariado Sistema CONRED

El Salvador

Proyecto

Perfeccionamiento tĂŠcnico profesional de Bomberos

R. Dominicana

Proyecto

&DSDFLWDFLÂľQ7ÂŤFQLFDHQ&RPDQGRGH,QFLGHQWHV%ÂźVTXHGD\ Rescate, Estructuras Colapsadas y AtenciĂłn Pre-hospitalaria

Guatemala, Honduras, El Salvador, AcciĂłn Nicaragua, Costa Rica, PanamĂĄ

Sistemas de prevenciĂłn y gestiĂłn de la emergencia ante desastres

Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa AcciĂłn Rica, PanamĂĄ y R. Dominicana

Seguridad MarĂ­tima y GestiĂłn de emergencia (administraciĂłn borde costero)

Ecuador

Guatemala

AcciĂłn

IX Curso Nacional y I Internacional de Buceo, Modalidad %ÂźVTXHGD\5HVFDWH

(FXDGRU Colombia

Colombia/ Ecuador

Proyecto bidireccional

RealizaciĂłn de un simulacro binacional Ecuador-Colombia

(FXDGRU PerĂş

3HUÂź(FXDGRU

Proyecto bidireccional

ImplementaciĂłn de un Sistema de Alerta Temprana binacional

El Salvador

Ecuador

Proyecto

GestiĂłn participativa de riesgos por amenazas geolĂłgicas

0ÂŤ[LFR

R. Dominicana

AcciĂłn

Curso de ProtecciĂłn Civil y GestiĂłn de Riesgos Asociados a casos de Desastres

Chile

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

FDVRGHODDFFLÂľQGHPDQHUDH[SOÂŻFLWD\HQHOGHOSUR\HFWRD travĂŠs del apoyo a un Sistema de ProtecciĂłn Civil). b) Esta orientaciĂłn mĂĄs integral se combinĂł con la ejecuciĂłn de acciones y proyectos mĂĄs centrados en fases concretas del ciclo de gestiĂłn. Fue el caso de los proyectos entre Argentina y Guatemala, asĂ­ como GHOELGLUHFFLRQDOGH(FXDGRU\3HUÂźLPSXOVDGRVSDUD fortalecer los Sistemas de Alerta Temprana propios de la etapa de PreparaciĂłn ante el desastre; o de los proyectos %UDVLO\5HSÂźEOLFD'RPLQLFDQD \DFFLRQHV (FXDGRU\ Guatemala) que prepararon a los paĂ­ses para la Ayuda de Emergencia, a travĂŠs, fundamentalmente, del fortaOHFLPLHQWRGHFDSDFLGDGHVHQOD%ÂźVTXHGD\UHVFDWHGH supervivientes. c) Asimismo, se observa que quienes tendieron a ejercer el rol de oferentes fueron, principalmente, paĂ­ses andiQRV (FXDGRU&RORPELD3HUÂź \VXGDPHULFDQRV $UJHQWLQD%UDVLO&KLOH MXQWRD0ÂŤ[LFR\(O6DOYDGRUPLHQWUDV que, en el rol de receptores, destacaron los paĂ­ses FHQWURDPHULFDQRV5HSÂźEOLFD'RPLQLFDQD\GHQXHYR Colombia y Ecuador.

'HHQWUHORVFDVRVH[SXHVWRVHQODWDEODFDEHDTXÂŻ VHÂłDODUODH[SHULHQFLDLQWHUFDPELDGDHQWUH%UDVLO\ 5HSÂźEOLFD'RPLQLFDQDSDUDODĂŞ&DSDFLWDFLÂľQ7ÂŤFQLFDHQ &RPDQGRVGH,QFLGHQWHV%ÂźVTXHGD\5HVFDWH(VWUXFturas Colapsadas y AtenciĂłn Pre-hospitalariaâ&#x20AC;?. Tal y como seĂąala el documento de proyecto, lo que se pretende es â&#x20AC;&#x153;apoyar al Gobierno dominicano en materia de bĂşsqueda y rescate en estructuras colapsadas, sistema de comando de incidentes y atenciĂłn pre-hospitalaria, con miras al perfeccionamiento de las acciones de respuesta a desastres realizadas por la Defensa Civil de la RepĂşblica Dominicanaâ&#x20AC;?, para con ello prevenir y dar respuesta a cualquier tipo GHGHVDVWUHV\HQÂźOWLPDLQVWDQFLDUHGXFLUHOSRVLEOH QÂźPHURGHYÂŻFWLPDV\PLQLPL]DUORVGDÂłRV&RQIRUPHD dicho objetivo, los especialistas brasileĂąos capacitan a los WÂŤFQLFRVGHOD'HIHQVD&LYLOGHOD5HSÂźEOLFD'RPLQLFDQD Un dato interesante es que el mismo proyecto prevĂŠ que esos tĂŠcnicos dominicanos repliquen dicha capacitaciĂłn a travĂŠs de un curso bĂĄsico en la Escuela Nacional de GestiĂłn de Riesgos de la misma Dominicana, un hecho TXHSRWHQFLDOPHQWHPXOWLSOLFDVXVSRVLEOHVEHQHÄ&#x2020;FLRV

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn, del Diccionario de Ayuda Humanitaria de HEGOA (http://www.dicc.hegoa.ehu.es/)


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 73

Cuadro II.4.

La cooperaciĂłn en gĂŠnero: uniendo esfuerzos en la lucha contra la violencia hacia las mujeres Tal y como se observa en la tabla, a lo largo del aĂąo 2013, los paĂ­ses iberoamericanos intercambiaron entre sĂ­ varios proyectos y acciones de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral cuyo objetivo principal fue fortalecer capacidades en cuestiones relativas al GĂŠnero. Y aunque ORVWHPDVHVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWHDERUGDGRVIXHURQGLYHUVRV (promover la inserciĂłn laboral de las mujeres en igualdad de condiciones, avanzar en tĂŠrminos de igualdad y equidad e incluso mejorar el tratamiento estadĂ­stico de aquellos datos que permitan una mĂĄs efectiva actuaciĂłn en el ĂĄmbito del gĂŠnero), hubo un objetivo que prevaleciĂł sobre el resto: fortalecer la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

De hecho, en la regiĂłn hay una especial preocupaciĂłn por aquella violencia contra las mujeres que se ejerce en HOÂŁPELWRIDPLOLDU6HJÂźQORVÂźOWLPRVGDWRVLQFOXLGRVHQ el mencionado informe y obtenidos en base a encuestas (la mĂĄs reciente de las cuales data del aĂąo 2008, una IHFKDTXHFRQÄ&#x2020;UPDODVGLÄ&#x2020;FXOWDGHVHQODUHFROHFFLÂľQ de informaciĂłn), el porcentaje de mujeres que informĂł KDEHUVXIULGRDOJXQDYH]YLROHQFLDIÂŻVLFDRVH[XDOSRU SDUWHGHVXSDUHMDRH[SDUHMDÂŻQWLPDRVFLOÂľHQWUHHO GH5HSÂźEOLFD'RPLQLFDQD\HOGH%ROLYLD /RVUHJLVWURVUHODWLYRVDRWURVSDÂŻVHVIXHURQGHO &RORPELD\3HUÂź  (FXDGRU  1LFDUDJXD  28% (Guatemala), 26% (El Salvador) y 20% (Paraguay).

6HJÂźQHOÂźOWLPRLQIRUPHGHO2EVHUYDWRULRGH,JXDOGDG GH*ÂŤQHURGH$PÂŤULFD/DWLQD\HO&DULEH S  Naciones Unidas, en su Asamblea General del 20 de GLFLHPEUHGHGHÄ&#x2020;QLÂľODYLROHQFLDFRQWUDODVPXjeres como â&#x20AC;&#x153;todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daĂąo o sufrimiento fĂ­sico, sexual o psicolĂłgico para la mujer, asĂ­ como las amenazas de tales actos, la coacciĂłn o la privaciĂłn arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pĂşblica como en la vida privadaâ&#x20AC;?. Unos aĂąos despuĂŠs (2006), la misma ONU procediĂł a diferenciar dicha vioOHQFLDVHJÂźQVHSURGXMHUDGHQWURGHOÂŁPELWRIDPLOLDUHQ la comunidad, fuera cometida o consentida por el Estado, HQHOPDUFRGHFRQÄ&#x2021;LFWRVDUPDGRVRVHWUDWDVHGHXQD YLROHQFLDSRUGLVFULPLQDFLÂľQPÂźOWLSOH

&RQIRUPHDWRGRHOORH[LVWHQH[SHULHQFLDVHLQLFLDWLYDV HQ$PÂŤULFD/DWLQDTXHUDWLÄ&#x2020;FDQHOFRPSURPLVRGHORV paĂ­ses hacia la resoluciĂłn de este problema. Algunas de ellas ademĂĄs y tal y como sugiere el registro de los proyectos y acciones de CHSS Bilateral de 2013, VRQ\DH[SHULHQFLDVFRPSDUWLGDVHQWUHSDÂŻVHV3RUVX interĂŠs, cabe aquĂ­ destacar algunas de las que integran el proyecto â&#x20AC;&#x153;Intercambio y aprendizaje de experiencias en temas de aplicaciĂłn, protecciĂłn y defensa de los Derechos y la eliminaciĂłn de toda clase de violencia contra la mujerâ&#x20AC;? SDUWLFLSDGRSRU3HUÂź\(O6DOYDGRUGRVSDÂŻVHVHQORVTXH HO\HOGHODVPXMHUHVUHVSHFWLYDPHQWHKDQ VXIULGRDOJXQDYH]DOJÂźQWLSRGHYLROHQFLDLQWUDIDPLOLDU y en el que â&#x20AC;&#x153;una vida libre de violencia para las mujeresâ&#x20AC;? constituye un derecho reconocido. En este sentido y en el afĂĄn de ambos paĂ­ses por unir esfuerzos y dar prioridad a la consecuciĂłn de este derecho, destacarĂ­an GRVGHODVH[SHULHQFLDVTXHLQWHUFDPELDQ\FRPSDUWHQHQ el marco del mencionado proyecto:

Asimismo y dado que â&#x20AC;&#x153;los hechos de violencia contra las mujeres constituyen una violaciĂłn de los derechos humanos \GDQRULJHQDREOLJDFLRQHVHVSHFÂŻÄ&#x2020;FDVGHORV(VWDGRVĂŤ, en ORVÂźOWLPRVDÂłRVâ&#x20AC;&#x153;la violencia hacia las mujeres, (â&#x20AC;Ś), se ha tornado una preocupaciĂłn pĂşblica y, en esta medida, ha generado la obligaciĂłn de los Estados de asegurar las condiciones para una vida sin violencia. Los Estados de AmĂŠrica Latina y el Caribe han contraĂ­do compromisos con la comunidad internacionalâ&#x20AC;? y los han complementado tanto â&#x20AC;&#x153;con una importante y creciente jurisprudencia sobre la violencia de gĂŠneroâ&#x20AC;? en el ĂĄmbito regional (ComisiĂłn y Corte Interamericana de Derechos Humanos) como LPSXOVDQGRSROÂŻWLFDVSÂźEOLFDVGHFDUÂŁFWHUQDFLRQDO H[SOÂŻFLWDPHQWHGHVWLQDGDVDLQWHQWDUHQIUHQWDUHVWD grave problemĂĄtica (Observatorio de Igualdad de *ÂŤQHURGH$PÂŤULFD/DWLQD\HO&DULEHS 

a) El Plan Nacional contra la Violencia hacia la Mujer HQ3HUÂź b) El Programa Masculinidad del Centro BartolomĂŠ de las Casas en El Salvador. 0ÂŁVHVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWH a)3RUXQODGR3HUÂźDQWHHOHOHYDGRSRUFHQWDMHGH mujeres vĂ­ctimas de violencia intrafamiliar que arrojaba VXÂźOWLPDHQFXHVWDGHFLGLÂľLPSXOVDUHO3ODQ1DFLRQDO contra la Violencia hacia la Mujer, cuya vigencia se


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Proyectos y acciones de CHSS Bilateral en cuestiones de GĂŠnero. 2013 2IHUHQWH

Receptor/es

Proyecto/AcciĂłn

Nombre

Argentina

Cuba

Proyecto

FormaciĂłn de una cultura crĂ­tica de gĂŠnero: hacia relaciones de equidad entre mujeres y hombres

Brasil

El Salvador

Proyecto

Apoyo para el establecimiento de la Unidad MĂłvil Profesional en El Salvador

Brasil

El Salvador

Proyecto

Transferencia de la metodologĂ­a brasileĂąa del Programa Talentos del Brasil para El Salvador

Brasil

3HUÂź

Proyecto

Fortalecimiento de la GestiĂłn de Monitoreo y EvaluaciĂłn en el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social

Colombia

3HUÂź

AcciĂłn

Fortalecimiento acciones preventivas y de gestiĂłn del conocimiento en violencia familiar, sexual y de gĂŠnero

PerĂş

El Salvador

Proyecto

Intercambio y aprendizaje de experiencias en temas de aplicaciĂłn, protecciĂłn y defensa de los Derechos y la eliminaciĂłn de toda clase de violencia contra la mujer

PerĂş

MĂŠxico

Proyecto

ImplementaciĂłn de Nuevas TecnologĂ­as y MetodologĂ­as para la ExplotaciĂłn y Mejoramiento de las EstadĂ­sticas de Equidad

Fuente: SEGIB a partir de Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

H[WLHQGHSDUDHOVH[HQLR$WUDYÂŤVGH dicho Plan se pretende la consecuciĂłn de tres grandes objetivos: â&#x20AC;˘ Garantizar la adopciĂłn e implementaciĂłn de polĂ­ticas SÂźEOLFDVRULHQWDGDVDHQIUHQWDUODYLROHQFLDKDFLDODV mujeres. â&#x20AC;˘ Garantizar el acceso de las mujeres afectadas por la YLROHQFLDDVHUYLFLRVSÂźEOLFRVGHFDOLGDG ĂŻ,GHQWLÄ&#x2020;FDU\SURPRYHUODWUDQVIRUPDFLÂľQGHSDWURQHV VRFLRFXOWXUDOHVTXHOHJLWLPDQWROHUDQ\H[DFHUEDQOD violencia hacia las mujeres. Para alcanzar dichos objetivos, se plantearon actividades de distinta Ă­ndole. Entre estas destacarĂ­an: acciones para promover esta misma lucha en los Planes de Gobierno Regional; la creaciĂłn de bases de datos que facilite el acceso de las vĂ­ctimas a servicios de salud; la LPSOHPHQWDFLÂľQ\H[WHQVLÂľQGHHVWHWLSRGHVHUYLFLRVFRQ atenciĂłn especializada; la inclusiĂłn de un curso regular â&#x20AC;&#x153;GĂŠnero y derechos de las mujeresâ&#x20AC;? en los currĂ­culos GHDOJXQDVLQVWLWXFLRQHVSÂźEOLFDVFX\DDFWXDFLÂľQHQ este tipo de casos puede ser muy relevante (PolicĂ­a Nacional, Fuerzas Armadas, Academia de Magistratura \0LQLVWHULR3ÂźEOLFR DVÂŻFRPRGHRWURHQHO'LVHÂłR Curricular Nacional de las Instituciones Educativas; la implementaciĂłn de un modelo de Casa Refugio asĂ­ FRPRGHVHUYLFLRVSÂźEOLFRVJUDWXLWRVGHDVLVWHQFLDDODV mujeres; ademĂĄs de la realizaciĂłn y difusiĂłn de estudios sobre el tratamiento de la violencia hacia la mujer en

los medios de comunicaciĂłn; por nombrar algunas (MIMDES, 2010). b)3RUVXSDUWHODH[SHULHQFLDGHVWDFDGDHQHOFDVRGH(O Salvador tiene un carĂĄcter mĂĄs local y estĂĄ muy centrado en la importancia de actuar sobre el sistema de valores de la poblaciĂłn y, muy especialmente, de los hombres. En este sentido, el Plan Masculinidad impulsado desde el Centro BartolomĂŠ de las Casas busca prevenir la violencia contra las mujeres a travĂŠs de acciones que DFWÂźHQVREUHODVFRQH[LRQHVTXHVHSXHGDQHVWDEOHFHU entre â&#x20AC;&#x153;hombres, gĂŠnero y violenciaâ&#x20AC;?. Para ello se combinan distinto tipo de actividades, todas ellas complementarias: un trabajo continuado de sensibilizaciĂłn con hombres; un acercamiento a travĂŠs de referentes culturales cercanos, que tienen mayor aceptaciĂłn y reducen la deserciĂłn, garantizando asĂ­ que el proceso de sensibilizaciĂłn no quede en algo puntual; la promociĂłn de un seguimiento local de instancias e instituciones comprometidas en la prevenciĂłn de la violencia de gĂŠnero asĂ­ como un trabajo entre pares, pues los procesos educativos en gĂŠnero y masculinidades con hombres aumentan su incidencia e impacto cuando son realizados por hombres para hombres; un trabajo con comunidades concretas al nivel local; asĂ­ como la LGHQWLÄ&#x2020;FDFLÂľQGHKRPEUHVDGXOWRVMÂľYHQHVHLQFOXVR SHUVRQDMHVSÂźEOLFRV GRFHQWHVSHUVRQDOVDQLWDULR policĂ­as) de mayor presencia en la vida social que SXHGDQVHULQÄ&#x2021;X\HQWHVFRQVXPHQVDMHHQWUHRWUDV actividades.1

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn, del Diccionario de Ayuda Humanitaria de HEGOA (http://www.dicc.hegoa.ehu.es/) 1

KWWSZZZHVFXHODHTXLQRFFLRRUJ


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 75

,,3HUÄ&#x2020;OGHFDSDFLGDGHV\ necesidades de los paĂ­ses 3DUDUHDOL]DUXQDSULPHUDDSUR[LPDFLÂľQDORVSHUÄ&#x2020;OHV de capacidades y necesidades de los paĂ­ses cuando ejercieron, respectivamente, los roles de oferente y receptor, se elaboraron las Tablas II.1 y II.2. En GLFKDVWDEODVORVSHUÄ&#x2020;OHVVHDSUR[LPDURQDWUDYÂŤV de la estimaciĂłn del denominado Ă?ndice de Ventaja Comparativa Revelada (IVCR) o de Bela Balassa. Se trata de un Ă­ndice aplicado tradicionalmente al comercio internacional16 pero que, desde hace un par de ediciones, se adaptĂł para ser utilizado en la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral.17 Tras adaptarlo, lo que se obtiene es una estimaciĂłn de cuĂĄn LPSRUWDQWHHVXQVHFWRU RXQDGLPHQVLÂľQ HQHOSHUÄ&#x2020;O de oferta (o recepciĂłn) de un paĂ­s, teniendo en cuenta, a su vez, cuĂĄn importante es ese paĂ­s en el conjunto de la cooperaciĂłn intercambiada por la regiĂłn. Cabe DÂłDGLUTXHSRUFÂľPRVHHVWLPDHOUHVXOWDGRÄ&#x2020;QDO VLJQLÄ&#x2020;FDWLYRDSDUWLUGHYDORUHVVXSHULRUHVD ÂŤVWH debe interpretarse siempre en tĂŠrminos de â&#x20AC;&#x153;fortalezas o debilidadesâ&#x20AC;? sectoriales â&#x20AC;&#x153;relativasâ&#x20AC;? pues, en el fondo, â&#x20AC;&#x153;dependeâ&#x20AC;? de cuĂĄn â&#x20AC;&#x153;fuertes o dĂŠbilesâ&#x20AC;? sean tambiĂŠn los demĂĄs. Conforme a lo anterior, las Tablas II.1 y II.2, arrojaron las siguientes conclusiones: a) En el ejercicio del rol de oferentes (Tabla II.1), VHFRPELQDURQGRVWLSRVGHSHUÄ&#x2020;OHVORVGHPD\RU GLYHUVLÄ&#x2020;FDFLÂľQVHFWRULDO FDVRGH%UDVLO0ÂŤ[LFR\ Colombia) con los de una enorme especializaciĂłn (destacando Cuba y Argentina). En efecto, la GHWHUPLQDFLÂľQGHODWLSRORJÂŻDGHOSHUÄ&#x2020;OOOHJDGDGDSRU HOQÂźPHURGHGLPHQVLRQHVVHFWRULDOHVTXHUHJLVWUDURQ XQYDORUVXÄ&#x2020;FLHQWHPHQWHVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRVXSHULRUD 0,9. A modo de ilustraciĂłn, los Ă­ndices de Brasil, por ejemplo, se mantuvieron elevados en cuatro de las seis dimensiones posibles: asĂ­ y de mĂĄs a menos relevancia relativa, la cooperaciĂłn brasileĂąa se mostrĂł fuerte en sectores relacionados con el Fortalecimiento institucional (1,3), las Infraestructuras y los servicios econĂłmicos (1,2), los Sectores productivos (1,0) y lo Social (0,9). Por contraste, un paĂ­s como Cuba mostrĂł fortalezas en proyectos vinculados a Otras dimensiones de actividad (0,9) pero, sobre todo, en lo Social, donde su Â?QGLFHWULSOLFÂľHOYDORUPÂŻQLPRH[LJLGR  

b) De manera anĂĄloga, en el caso de los paĂ­ses que ejercieron principalmente el rol de receptores (Tabla II.2 WDPELÂŤQFRH[LVWLHURQSHUÄ&#x2020;OHVGLYHUVLÄ&#x2020;FDGRV con otros de mayor especializaciĂłn. Los casos mĂĄs H[WUHPRVHQIUHQWDURQORVSHUÄ&#x2020;OHVGHSDÂŻVHVFRPR El Salvador, Ecuador y Colombia (con cinco sobre seis dimensiones con valores superiores a 0,9), con ORVGH+RQGXUDV1LFDUDJXD3HUÂź\GHQXHYR&XED donde destacaron apenas dos de las dimensiones sectoriales contempladas. Dicho en otros tĂŠrminos y a modo de ejemplo, a travĂŠs de los proyectos de CHSS Bilateral recibidos, El Salvador fortaleciĂł capacidades relacionadas con el Fortalecimiento Institucional (IVCR de 1,7), Otras dimensiones de actividad (1,5), ĂĄreas Sociales (1,1), Infraestructuras y servicios econĂłmicos (1,0) y Medio ambiente (1,0). Por contraste, Cuba recibiĂł XQDFRRSHUDFLÂľQGHSHUÄ&#x2020;OQÂŻWLGDPHQWHHFRQÂľPLFR orientado tanto al fortalecimiento de las Infraestructuras y servicios econĂłmicos (1,2) como de los Sectores Productivos (2,0). 8QDQXHYDDSUR[LPDFLÂľQDOSHUÄ&#x2020;OGHFDSDFLGDGHV\ necesidades mostrado por los paĂ­ses puede realizarse a travĂŠs del grado de representaciĂłn que las distintas dimensiones y sectores de actividad tuvieron sobre el total ofrecido (o recibido) por cada uno de ellos. A estos efectos se elaboraron los *UÂŁÄ&#x2020;FRV$,, y A.II.2 (en$QH[R,,), los cuales muestran esos grados de representaciĂłn sectorial pero sĂłlo para los seis principales oferentes y receptores de 2013, respectivamente. De su observaciĂłn se desprenden los VLJXLHQWHVSHUÄ&#x2020;OHV a) Desde la perspectiva de quienes ejercieron como oferentes, Brasil (*UÂŁÄ&#x2020;FR$,,$) destacĂł por PRVWUDUXQSHUÄ&#x2020;OPDUFDGDPHQWHVRFLRHFRQÂľPLFRWDO y como sugiere el hecho de que prĂĄcticamente el 75% de sus proyectos se orientara al fortalecimiento de capacidades Sociales (31,9%) y EconĂłmicas  HQ HVWHÂźOWLPRFDVRFRQSULPDFÂŻDGHORVSectores productivos (30,1%) frente a las Infraestructuras y Servicios EconĂłmicos  (OSHUÄ&#x2020;OGH%UDVLOVHFRPSOHPHQWÂľ IXQGDPHQWDOPHQWHSRUHOVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRSHVRGHORV proyectos impulsados para favorecer el Fortalecimiento institucional (16,9%) de los paĂ­ses socios. Esta combinaciĂłn de dimensiones sectoriales llegĂł determinada por el elevado peso relativo que

(OÂ?QGLFHGH9HQWDMD&RPSDUDWLYD5HYHODGD ,9&5 RGH%HOD%DODVVDHVXQLQGLFDGRUXVDGRHQHOFRPHUFLRLQWHUQDFLRQDOSDUDFRQRFHUORVSHUÄ&#x2020;OHVGHHVSHFLDOL]DFLÂľQGHXQSDÂŻV (QVXVGLVWLQWDVYHUVLRQHVHVWHÂ?QGLFHGHWHUPLQDFXÂŁQFRPSHWLWLYR RFXÂŁQIXHUWHRGÂŤELO HVXQSDÂŻV SRUHMHPSOR HQODH[SRUWDFLÂľQGHXQGHWHUPLQDGRWLSRGHSURGXFWR(QHVWH FDVRVXIÂľUPXODGHXVRPÂŁVFRUULHQWHHV,9&5  ;LD;LZ  ;WD;WZ GÂľQGH;LD;LZVHUHÄ&#x2020;HUHDOSHVRTXHODVH[SRUWDFLRQHVGHOSDÂŻVDHQHOSURGXFWRLWLHQHVREUHHOWRWDOGH ODVH[SRUWDFLRQHVPXQGLDOHVGHHVHPLVPRSURGXFWR\;WD;WZDOSHVRTXHODVH[SRUWDFLRQHVWRWDOHVGHOPHQFLRQDGRSDÂŻVDWLHQHVREUHHOWRWDOGHODVH[SRUWDFLRQHVPXQGLDOHV(O UHVXOWDGRREWHQLGRGDLGHDGHFXÂŁQLPSRUWDQWH RQR HVXQSURGXFWRHQODH[SRUWDFLÂľQGHXQSDÂŻVWHQLHQGRHQFXHQWDVXSURSLDLPSRUWDQFLDFRPRSDÂŻVH[SRUWDGRU 6(*,%  17 (QVXDSOLFDFLÂľQDOD&RRSHUDFLÂľQ+RUL]RQWDO6XU6XU%LODWHUDOVHUHDOL]DQDOJXQRVFDPELRVGHYDULDEOHVODVH[SRUWDFLRQHVVHVXEVWLWX\HQSRUODRIHUWDGHSUR\HFWRVORV SURGXFWRVSRUORVVHFWRUHVGHDFWLYLGDG\HOWRWDOPXQGLDOSRUHOFRQMXQWRGHOHVSDFLRLEHURDPHULFDQR 6(*,%  


76 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Tabla II.1. 3HUÄ&#x2020;OVHFWRULDOGHORVSULQFLSDOHVRIHUHQWHVVHJÂźQ

IVCR o de Bela Balassa. 2013

Ă?ndice de Ventaja Comparativa Revelada o de Bela Balassa, con un decimal

Dimensiones sectoriales EconĂłmicas Sociales

Infraestructuras y servicios ec.

Sectores productivos

Fortalecimiento Institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones

Brasil

0,9

1,2

1,0

1,3

0,6

0,7

Argentina

0,7

0,8

1,5

0,7

0,7

1,5

0ÂŤ[LFR

1,0

0,8

1,2

0,9

1,6

0,2

Chile

1,1

0,6

0,8

1,7



0,3

8UXJXD\

1,2

1,7

0,6

0,8

0,8

0,9

Cuba

2,7

0,3

0,0

0,0

0,0

0,9

Colombia

0,7

0,9

0,8

1,0

1,9

3,0

Resto

0,6

1,9

0,2

1,3



2,1

2IHUHQWHV

1RWD3DUDTXHVHDVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRVÂľORVHFDOFXODHOSHUÄ&#x2020;OSDUDDTXHOORVRIHUHQWHVTXHUHDOL]DURQFRPRPÂŻQLPRSUR\HFWRV Fuente: SEGIB a partir de PIFCSS (2013) y de las Agencias de CooperaciĂłn y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

Tabla II.2. 3HUÄ&#x2020;OVHFWRULDOGHORVSULQFLSDOHVUHFHSWRUHVVHJÂźQ

IVCR o de Bela Balassa. 2013

Ă?ndice de Ventaja Comparativa Revelada o de Bela Balassa, con un decimal

Dimensiones sectoriales EconĂłmicas Sociales

Infraestructuras y servicios ec.

Sectores productivos

Fortalecimiento Institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones

El Salvador

1,1

1,0

0,5

1,7

1,0

1,5

Bolivia

1,0

0,5



0,6

0,4

1,2

Ecuador

1,1

1,3

0,4

1,3

1,6

1,6

8UXJXD\

1,2

0,8

0,6

1,3

0,9

1,6

3HUÂź



0,9

0,8

0,5



0,7

Cuba

0,5

1,2

2,0

0,6

0,0

0,4

Colombia

0,9



0,9

0,9



0,5

0ÂŤ[LFR

0,6

1,1



0,7



0,9

Costa Rica

0,6

2,5

1,0

0,9

0,8

1,2

Argentina

0,8

0,7

1,2

1,2

1,5

0,6

Paraguay

0,4

1,5



1,6

0,0

1,2

Honduras

1,3

0,0



0,3

0,8

0,6

Nicaragua

1,3

0,0



0,4

0,0

0,0

R. Dominicana

0,8

2,1

0,8



0,9

0,0

Resto

1,3

0,7

0,8

0,8

1,1

1,0

Receptores

1RWD3DUDTXHVHDVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRVÂľORVHFDOFXODHOSHUÄ&#x2020;OSDUDDTXHOORVSDÂŻVHVTXHUHFLELHURQFRPRPÂŻQLPRSUR\HFWRV Fuente: SEGIB a partir de las Agencias de CooperaciĂłn y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 77

mantuvieron algunos de los sectores. En efecto, en el ĂĄmbito Social, los proyectos cuyo propĂłsito fue fortalecer al sector Salud (bĂĄsicamente a travĂŠs de actuaciones en los ĂĄmbitos de la nutriciĂłn, la salud materno-infantil, los medicamentos y la vigilancia VDQLWDULD UHSUHVHQWDURQXQGHOWRWDOÄ&#x2020;QDOPHQWH registrado, mientras que los destinados al Saneamiento y abastecimiento de agua sumaron otro 6,0% del total. Asimismo y en lo EconĂłmico, la Agricultura (peso relativo de un 22,3%), con actuaciones muy centradas en la transferencia de capacidades para la mejora del cultivo y del procesamiento de productos, DVÂŻFRPRGHORÄ&#x2020;WRVDQLWDULRVHYLRFRPSOHPHQWDGDSRU intervenciones en apoyo a la EnergĂ­a y a la Ciencia y 7HFQRORJÂŻD RWUR )LQDOPHQWHHO)RUWDOHFLPLHQWR institucional llegĂł determinado por el apoyo a otros Gobiernos nacionales (16,3%), especialmente en los ÂŁPELWRVGHOD6HJXULGDGSÂźEOLFD\OD6HJXULGDGQDFLRQDO b) 3RUVXSDUWH$UJHQWLQD\0ÂŤ[LFR VHJXQGR\ tercer oferente en importancia relativa), mostraron un patrĂłn muy similar en tĂŠrminos de dimensiones SHURÂŤVWHGLÄ&#x2020;ULÂľDODKRUDGHLGHQWLÄ&#x2020;FDUFXÂŁOHVIXHURQ efectivamente, los sectores mĂĄs determinantes. En este sentido, los *UÂŁÄ&#x2020;FRV$,,% y A.II.1.C sugieren que: ĂŻ(QDPERVFDVRVSULPÂľXQSHUÄ&#x2020;OVRFLRHFRQÂľPLFR en el que las dimensiones Sociales y EconĂłmicas H[SOLFDURQPÂŁVGHOGHVXVSUR\HFWRV$VLPLVPR el Fortalecimiento Institucional registrĂł participaciones cercanas (de un 9,3% en el caso argentino y de un HQHOPH[LFDQR /DPD\RUGLIHUHQFLDOOHJÂľ en la dimensiĂłn a la que se orientĂł el resto de su cooperaciĂłn: Otras dimensiones en la cooperaciĂłn de Argentina (10,0%) y Medio ambienteHQODGH0ÂŤ[LFR (8,0%). â&#x20AC;˘ En lo Social, sin embargo, Argentina destacĂł por orientar el 12,1% de sus proyectos a la Salud, promoviendo preferentemente las investigaciones mĂŠdicas, los controles sobre los fĂĄrmacos y el fortalecimiento de instituciones sanitarias. 0LHQWUDVWDQWR0ÂŤ[LFRGHVWDFÂľSRUVXDSR\RDOD (GXFDFLÂľQ  IXQGDPHQWDOPHQWHDWUDYÂŤVGHO fortalecimiento a escuelas de nivel primario. â&#x20AC;˘ En lo EconĂłmico, por su parte, la cooperaciĂłn argentina primĂł la transferencia de capacidades en los sectores Agropecuario e Industrial (un tercio del total de proyectos), sobre todo a partir de intervenciones relacionadas con la ganaderĂ­a bovina y el fortalecimiento de procesos de transformaciĂłn GHSURGXFWRVGHULYDGRV OÂŁFWHRVWH[WLO\FDO]DGR 

(VWDVSULRULGDGHVFRQWUDVWDURQFRQODVPH[LFDQDV mĂĄs sesgadas en la Agricultura y, dentro de ĂŠsta, en la SURPRFLÂľQGHFDSDFLGDGHVPÂŁVWHFQLÄ&#x2020;FDGDVFRPRVRQ ODVÄ&#x2020;WRVDQLWDULDV\GHPDQHMRJHQÂŤWLFR c) (QORTXHVHUHÄ&#x2020;HUHWRGDYÂŻDDORVSDÂŻVHVTXH destacaron como oferentes, la cooperaciĂłn de Chile, Uruguay y Cuba (*UÂŁÄ&#x2020;FRV$,,'(\) respectivamente) compartiĂł un claro sesgo hacia lo Social. Las proporciones sostenidas por esta dimensiĂłn en el total de proyectos de cada paĂ­s fue, sin embargo, JUDGXDOPHQWHFUHFLHQWH\GLVWLQWDSXHVH[SOLFÂľHO GHORVSUR\HFWRVFKLOHQRVHOGHORV uruguayos y el 91,2% de los cubanos. En este sentido, HOSHUÄ&#x2020;OWDQĂŞVREUHHVSHFLDOL]DGRĂŤGH&XEDQRGHMÂľ espacio, por ejemplo, a la cooperaciĂłn EconĂłmica, que sĂ­ fue relevante para los otros dos paĂ­ses, pues UHJLVWUÂľXQDSDUWLFLSDFLÂľQUHODWLYDGHOHQHO caso de Chile y de un 37,5% en el de Uruguay. El Fortalecimiento institucional tambiĂŠn fue relevante para DPERVSDÂŻVHVDXQTXHSDUDHVWDGLPHQVLÂľQHVSHFÂŻÄ&#x2020;FD ODVSURSRUFLRQHVIXHURQPÂŁVGLVWDQWHV \ respectivamente). Por sectores, en los casos de Chile y Uruguay, lo Social llegĂł determinado por el apoyo a la Salud y a las PolĂ­ticas Sociales (fortalecimiento institucional del VHFWRUWUDWDPLHQWRVVDQLWDULRVHVSHFÂŻÄ&#x2020;FRV\SROÂŻWLFDV de infancia y juventud, para Chile; cuestiones de salud SÂźEOLFDWUDQVIHUHQFLDGHH[SHULHQFLDHQWUDVSODQWHV\ protecciĂłn social, para Uruguay); mientras que, en la cooperaciĂłn de Cuba, lo mĂĄs destacado fue el apoyo a la EducaciĂłn (61,8% de sus proyectos), especialmente a travĂŠs de sus reconocidos programas en los ĂĄmbitos de la alfabetizaciĂłn y la educaciĂłn reglada. Por su parte y en lo EconĂłmico&KLOHPRVWUÂľXQSHUÄ&#x2020;OPX\ GLYHUVLÄ&#x2020;FDGRHQHOTXHDSHQDVGHVWDFÂľOD$JULFXOWXUD (8,9% de los proyectos), un patrĂłn que contrastĂł con el de Uruguay en el que pesĂł la cooperaciĂłn en $JULFXOWXUD WHPDVÄ&#x2020;WRVDQLWDULRV\GHWUD]DELOLGDG \HQ Ciencia y tecnologĂ­a (16,7% y 8,9%, respectivamente). El resto de la cooperaciĂłn de ambos paĂ­ses llegĂł GHWHUPLQDGDSRUHODSR\RDODV3ROÂŻWLFDVSÂźEOLFDV\DVX gestiĂłn, sĂłlo que de manera mĂĄs marcada en el caso chileno (23,2% de los proyectos orientados al sector *RELHUQRIUHQWHDOGH8UXJXD\  d)3RUVXSDUWH\HQORTXHVHUHÄ&#x2020;HUH\DDOSHUÄ&#x2020;OGH los paĂ­ses que principalmente ejercieron el rol de receptores, cabe seĂąalar, en primer lugar, el caso de (O6DOYDGRU(VWHSDÂŻVGHGLFÂľSUÂŁFWLFDPHQWHGHFDGD


78 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

10 de los proyectos que recibiĂł (el 37,5%) a apoyar el fortalecimiento de capacidades en el ĂĄmbito Social. Tal y como se observa en el *UÂŁÄ&#x2020;FR$,,$, sobre el peso de lo Social resultaron determinantes los proyectos dedicados a los Otros servicios y polĂ­ticas sociales (equivalentes al 17,5% del total registrado), asĂ­ como a la Salud (10,0%), resultando complementarios los apoyos en tĂŠrminos de Abastecimiento y saneamiento de agua y en EducaciĂłn (5,0% en cada caso). En concreto, se tratĂł de una cooperaciĂłn en la que destacĂł el fortalecimiento del sistema de protecciĂłn social, de las polĂ­ticas de inclusiĂłn (especialmente de niĂąos y jĂłvenes) y de promociĂłn de la nutriciĂłn, asĂ­ como el DSR\RDODLPSOHPHQWDFLÂľQGHLQVWLWXFLRQHVSÂźEOLFDV propias del ĂĄmbito sanitario.

â&#x20AC;&#x153;Los paĂ­ses que presentaron una PD\RUGLYHUVLÄ&#x2020;FDFLÂľQVHFWRULDO fueron Brasil, MĂŠxico y Colombia frente a la elevada especializaciĂłn de paĂ­ses como Argentina y Cubaâ&#x20AC;? Junto a lo Social, destacaron tambiĂŠn los proyectos orientados al Fortalecimiento institucional (22,5% del total) integrados, prĂĄcticamente en su totalidad, por los de apoyo a las instancias de Gobierno. En este heterogĂŠneo sector, convivieron, sin embargo, actuaciones bien diversas orientadas a fortalecer WDQWRODV3ROÂŻWLFDV\OD$GPLQLVWUDFLÂľQSÂźEOLFDFRPR su GestiĂłn, pero tambiĂŠn los Derechos Humanos, ĂĄmbito en el que destacaron proyectos coherentes con lo hecho en tĂŠrminos sociales en tanto en cuanto estuvieron muy orientados a aspectos relacionados con los derechos de niĂąos y jĂłvenes. Finalmente, los SUR\HFWRVGHSHUÄ&#x2020;O(FRQÂľPLFRUHSUHVHQWDURQXQD cuarta parte del total (un 25,1%). Su composiciĂłn, no obstante, fue enormemente heterogĂŠnea, destacando apenas los intercambios en lo Agropecuario (8,8%), pues el resto de sectores (por ejemplo EnergĂ­a e ,QGXVWULD QRVXSHUDURQHQQLQJÂźQFDVRSDUWLFLSDFLRQHV relativas del 3,8% del total. e)0LHQWUDVWDQWR%ROLYLD\3HUÂź VHJXQGR\TXLQWR SULQFLSDOUHFHSWRU FRPSDUWLHURQXQSHUÄ&#x2020;OPX\VHVJDGR hacia lo socio-econĂłmico, tal y como sugiere el hecho de que entre un 82,0% y un 70,7% de sus proyectos, respectivamente, fortalecieran estas dimensiones (ver *UÂŁÄ&#x2020;FRV$,,% y A.II.2.E). De nuevo, sin embargo, los GHWHUPLQDQWHVVHFWRULDOHVGHGLFKRVSHUÄ&#x2020;OHVGLÄ&#x2020;ULHURQ

En efecto: â&#x20AC;˘ La proporciĂłn de lo Social y lo EconĂłmico en los SUR\HFWRVEROLYLDQRVIXHGHXQ\XQSHUR HVDUHODFLÂľQVHLQYLUWLÂľSDUD3HUÂź \  â&#x20AC;˘ En el ĂĄmbito Social, ambos dedicaron esfuerzos al fortalecimiento de la Salud y de la EducaciĂłn, FRPSDUWLHQGRGHQXHYRSUR\HFWRVGHXQSHUÄ&#x2020;OVLPLODU muy orientado al apoyo institucional del sector sanitario y a la alfabetizaciĂłn. La diferencia la marcĂł 3HUÂźFRQSUÂŁFWLFDPHQWHXQRGHFDGDSUR\HFWRV fortaleciendo tambiĂŠn los Otros servicios y polĂ­ticas sociales, especialmente en temas de inclusiĂłn. â&#x20AC;˘ Las diferencias mĂĄs relevantes llegaron en el ĂĄmbito EconĂłmico. En el caso de Bolivia, lo Agropecuario LQWHUYHQFLRQHVPX\RULHQWDGDVDSURPRYHU\H[WHQGHU la producciĂłn agrĂ­cola pero tambiĂŠn la ganadera y, FRQHOORDYDQ]DUHQVHJXULGDGDOLPHQWDULD H[SOLFÂľ prĂĄcticamente un tercio del total de los proyectos UHFLELGRV3RUFRQWUDVWHHQHOFDVRGH3HUÂźORV proyectos agrĂ­colas (pensados para fortalecer las fases iniciales del procesamiento de determinados productos) apenas representaron un 7,3% de total. El resto de proyectos con orientaciĂłn econĂłmica HVWXYLHURQPX\GLYHUVLÄ&#x2020;FDGRVHQDSR\RDOD(QHUJÂŻDODV ([WUDFWLYDVOD,QGXVWULD\OD6LOYLFXOWXUDWRGRVVHFWRUHV con pesos relativos en torno al 5%. f) 2WURVGRVSDÂŻVHVTXHFRPSDUWLHURQSHUÄ&#x2020;OHQOD recepciĂłn de proyectos fueron Ecuador y Uruguay (tercer y cuarto principal receptor). En este caso, ademĂĄs, las diferencias en los determinantes VHFWRULDOHVIXHURQPHQRVVLJQLÄ&#x2020;FDWLYDV(QFRQFUHWR ĂŻ6HJÂźQVHREVHUYDHQORV*UÂŁÄ&#x2020;FRV$,,& y A.II.2.D, la composiciĂłn de los proyectos por dimensiones de actividad fue muy similar, primando lo Social (36,2% \UHVSHFWLYDPHQWH OREconĂłmico (27,7% y 26,7%) y el Fortalecimiento Institucional (en torno al HQFDGDFDVR XQSHUÄ&#x2020;OFRPSOHPHQWDGRSRU las Otras dimensiones (entre 10 y 11%) y en el que el efecto â&#x20AC;&#x153;compensatorioâ&#x20AC;? de las pequeĂąas diferencias porcentuales acumuladas radicĂł en el Medio ambiente, PÂŁVVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRSDUD(FXDGRU GHOWRWDOGH SUR\HFWRV TXHSDUD8UXJXD\   â&#x20AC;˘ En tĂŠrminos de sectores, las divergencias en lo Social llegaron por la mayor importancia de la Salud sobre el total de los proyectos del paĂ­s andino (21,3%); una importancia que en el caso uruguayo compartiĂł con el apoyo a Otros servicios y polĂ­ticas sociales,


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 79

especialmente en temas de discapacidad e integraciĂłn (13,3% y 11,1%). En lo EconĂłmico, sin embargo y aun en proporciones distintas, ambos paĂ­ses recibieron una cooperaciĂłn que combinĂł el apoyo a la Agricultura y a OD&LHQFLD\OD7HFQRORJÂŻD \SDUD(FXDGRU 15,6% y 6,7% para Uruguay). ĂŻ/DGLIHUHQFLDPÂŁVVLJQLÄ&#x2020;FDWLYDOOHJÂľGHODPDQR del peso que los proyectos orientados a la GestiĂłn GH'HVDVWUHV GHOWRWDO WXYLHURQHQHOFDVRGH 3HUÂźVREUHWRGRHQORUHIHULGRDODVLVPRORJÂŻD\DOD implementaciĂłn de Sistemas de Alerta Temprana (SAT). Frente a esto, Uruguay aprovechĂł la cooperaciĂłn para fortalecerse en el sector de la Cultura (otro 6,7%), donde destacaron los proyectos orientados a la conservaciĂłn y restauraciĂłn del patrimonio nacional. g) TodavĂ­a desde la Ăłptica de los receptores y tal y como ya se avanzĂł en el anĂĄlisis de los Ă?ndices de Ventaja &RPSDUDWLYD5HYHODGD ,9&5 &XEDPRVWUÂľXQSHUÄ&#x2020;O nĂ­tidamente orientado hacia lo EconĂłmico GHFDGD proyectos recibidos) y, dentro de este ĂĄmbito, sesgado a su vez hacia el fortalecimiento de los Sectores productivos (casi un 60% de la cooperaciĂłn total UHJLVWUDGD &RQIRUPHDHOORQRH[WUDÂłDTXHORVWUHV principales sectores en importancia relativa respondan DHVWHSHUÄ&#x2020;O$JULFXOWXUD XQRGHFDGDWUHVSUR\HFWRV  ([WUDFWLYDV  \&LHQFLD\7HFQRORJÂŻD   Dentro de ĂŠstos primaron los proyectos orientados a fortalecer la mecanizaciĂłn y el uso de tecnologĂ­as en el cultivo y procesamiento de derivados agrĂ­colas, asĂ­ FRPRORUHODFLRQDGRFRQHOÂŁPELWRPLQHUR\VLGHUÂźUJLFR )LQDOPHQWHFDEHDÂłDGLUTXHORVSHUÄ&#x2020;OHVVHFWRULDOHV no son solamente apreciables para cada paĂ­s en el ejercicio de un rol sino, tambiĂŠn, en algunos de los intercambios bilaterales. En este sentido, algunas actividades mantuvieron pesos relativos importantes en la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral intercambiada por algunas parejas de socios. Fue el caso, por ejemplo, de los proyectos y acciones intercambiados en 2013 por Argentina y El Salvador, asĂ­ como por Uruguay y Ecuador: en el primero de los casos, por la importancia relativa que mantuvieron todas las actividades destinadas a fortalecer aspectos relativos al derecho y a las normativas laborales; en el segundo, por el intenso intercambio de actividades destinadas a fortalecer mutuamente capacidades en el ĂĄmbito Social. Para mayor detalle, se elaboraron los Cuadros II.5 y II.6HQORVTXHVHHVSHFLÄ&#x2020;FDHQTXÂŤ consistieron ambas cooperaciones.

II.6. Otros rasgos de la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral 'DQGRFRQWLQXLGDGDOWUDEDMRUHDOL]DGRHVWRVÂźOWLPRV aĂąos en el espacio iberoamericano, el presente capĂ­tulo cierra con una secciĂłn dedicada a conocer otros aspectos de la CooperaciĂłn Horizontal SurSur Bilateral. El objetivo es obtener nuevos datos acerca, por ejemplo, de la â&#x20AC;&#x153;dimensiĂłn econĂłmicaâ&#x20AC;? de OD&RRSHUDFLÂľQ6XU6XURGHODĂŞHÄ&#x2020;FLHQFLDĂŤFRQODTXH se ejecutaron los proyectos y acciones. Para ello, se recurre al uso de Indicadores para la CooperaciĂłn SurSur y a la aplicaciĂłn, sobre ĂŠstos, de algunas tĂŠcnicas sencillas de estadĂ­stica aplicada.18 Los indicadores utilizados responden a una doble QDWXUDOH]DVHJÂźQODYDULDEOHHQWRUQRDODTXH se construyeron: asĂ­, se dispone, por un lado, de indicadores generados a partir de las fechas de DSUREDFLÂľQLQLFLR\Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQGHSUR\HFWRV\ acciones; y, por el otro, de los construidos en torno a los costes presupuestados y ejecutados en el intercambio en cuestiĂłn. Tal y como se verĂĄ, sin embargo, la aplicaciĂłn de estos indicadores pero, sobre todo, la interpretaciĂłn de sus resultados, toparĂĄn con una importante limitaciĂłn: unos datos bĂĄsicos, todavĂ­a parciales e incompletos, que actuarĂĄn como autĂŠntico â&#x20AC;&#x153;cuello de botellaâ&#x20AC;? del anĂĄlisis. Por todo lo anterior, la presente secciĂłn se estructura como sigue: a) Se divide en torno a dos grandes bloques de contenidos: uno dedicado a los indicadores construidos en torno a Fechas y otro a los generados usando Costes. b) En cada uno de estos se presentan los posibles LQGLFDGRUHV VXGHÄ&#x2020;QLFLÂľQIÂľUPXODGHFÂŁOFXOR\XVR potencial), asĂ­ como los datos e informaciĂłn disponibles para su estimaciĂłn. c) Finalmente, se calculan algunos de los indicadores para los que haya mayor disponibilidad de datos y que permitan, consecuentemente, obtener resultados PÂŁVVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRV$WUDYÂŤVGHHVWRVSRUHMHPSORVH conocerĂĄ algo mĂĄs de la â&#x20AC;&#x153;dimensiĂłnâ&#x20AC;? (por tiempo de GXUDFLÂľQRSRUFRVWHSUHVXSXHVWDGR \GHODĂŞHÄ&#x2020;FLHQFLDĂŤ (por tiempo transcurrido entre la aprobaciĂłn y el inicio

8QDGHVFULSFLÂľQGHWDOODGDGHOWUDEDMRUHDOL]DGRFRQMXQWDPHQWHHQWUHOD6HFUHWDUÂŻD*HQHUDO,EHURDPHULFDQD 6(*,% \HO3URJUDPD,EHURDPHULFDQRSDUDHO)RUWDOHFLPLHQWRGHOD &RRSHUDFLÂľQ6XU6XU 3,)&66 HQHOPDUFRGHORV,QGLFDGRUHVSDUDOD&RRSHUDFLÂľQ6XU6XUSXHGHHQFRQWUDUVHHQHO'RFXPHQWR3,)&66  




80 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Cuadro II.5.

El derecho y las normas laborales en la cooperaciĂłn entre Argentina y El Salvador Acciones y proyectos intercambiados entre Argentina y El Salvador en cuestiones de normativa laboral. 2013 CĂłdigo Sector

TĂ­tulo

Proyecto/AcciĂłn

26

Empleo

CapacitaciĂłn de normativa laboral aplicable a la relaciĂłn de trabajo

AcciĂłn

26

Empleo

Intercambio bilateral de inteligencia institucional de la inspecciĂłn del trabajo

AcciĂłn

26

Empleo

Intercambio bilateral sobre la inspecciĂłn de seguridad y salud ocupacional

AcciĂłn

26

Empleo

)RUWDOHFLPLHQWRGHOD*HVWLÂľQGHO(PSOHR3ÂźEOLFR\HOPDQHMRGH relaciones laborales (reprogramado)

Proyecto

26

Empleo

Jornadas de capacitaciĂłn relativas a las asociaciones de trabajadores

AcciĂłn

26

Empleo

/DLQVSHFFLÂľQGHWUDEDMRHQODYHULÄ&#x2020;FDFLÂľQGHOULHVJRSVLFRVRFLDO

AcciĂłn

2B

Agropecuario

Mecanismos de persuasiĂłn en la InspecciĂłn Agropecuaria

Proyecto

31

Gobierno

Mecanismo de justicia laboral a nivel internacional

Proyecto

31

Gobierno

Programa de Desarrollo de Habilidades Gerenciales

Proyecto

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

A lo largo del aĂąo 2013, Argentina y El Salvador mantuvieron un intercambio de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral notablemente intenso. Baste para ello recordar que El Salvador fue el segundo receptor mĂĄs LPSRUWDQWHGH$UJHQWLQD GHVXVSUR\HFWRV  y Argentina el primer oferente para El Salvador (27,5% GHORVUHFLELGRV 8QDSDUWHVLJQLÄ&#x2020;FDWLYDGHHVH intercambio, tal y como se recoge en la tabla anterior, compartiĂł un objetivo: el de fortalecer derechos, normativas y tĂŠcnicas que permitan mejorar la regulaciĂłn del trabajo y de las relaciones laborales. En efecto, todas las acciones y proyectos recogidos en GLFKDWDEODVHUHÄ&#x2020;HUHQDXQDFRRSHUDFLÂľQVROLFLWDGDSRU el Ministerio de Trabajo y PrevisiĂłn Social de El Salvador a distintas instituciones argentinas a travĂŠs del Fondo Argentino de CooperaciĂłn Sur-Sur y Triangular (FOAR), con el objeto de dotarse de aquellos conocimientos e instrumentos tĂŠcnicos y jurĂ­dicos que le permitan cumplir mejor con sus obligaciones: entre ĂŠstas, facilitar la constituciĂłn de organizaciones sindicales; armonizar las relaciones entre el empleado y el empleador; y apoyar las inspecciones laborales (en general o en sectores particulares como el agropecuario) para mejorar, entre otros y preferentemente desde enfoques preventivos y no sancionadores, aspectos relativos a la seguridad \ODVDOXGRFXSDFLRQDORDODYHULÄ&#x2020;FDFLÂľQGHOULHVJR psicosocial. Asimismo, tambiĂŠn se registraron acciones y proyectos destinados a fortalecer las habilidades

gerenciales del propio Ministerio (buscando para ello una mejor administraciĂłn de los recursos humanos y de la distribuciĂłn de tareas), asĂ­ como de aquellos mecanismos que permitan a El Salvador adecuar sus normativas nacionales a las derivadas de los compromisos internacionales adquiridos en materia de justicia laboral. De hecho y como seĂąala Goldin (2007), las normativas laborales de los paĂ­ses latinoamericanos se han ido forjando a lo largo de los aĂąos a partir de una doble LQÄ&#x2021;XHQFLDODHMHUFLGDSRUHOPDUFRLQWHUQDFLRQDO\ORV compromisos que los Estados adoptan respecto a ĂŠste; y aquella que se interpreta en clave estrictamente interna o nacional. Desde esta doble perspectiva, las fortalezas de Argentina se convierten en un referente para paĂ­ses como El Salvador, cuyos procesos de normativizaciĂłn laboral fueron mĂĄs tardĂ­os. Al menos eso sugieren, por un lado, las fechas en que los derechos de los Trabajadores se incorporaron a sus respectivas &RQVWLWXFLRQHV SDUD$UJHQWLQD\SDUD(O Salvador) (MTE y SS; s/f); y, por el otro, las dĂŠcadas en que ambos se sumaron a los convenios y protocolos laborales fundamentales (dĂŠcadas de los 50 y 60 en el caso argentino y mediados de los aĂąos 90 y dĂŠcada del HQHOVDOYDGRUHÂłRVHJÂźQUDWLÄ&#x2020;FDODWDEODVLJXLHQWH elaborada a partir de la OrganizaciĂłn Internacional del Trabajo â&#x20AC;&#x201C;OIT-).


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 81

5DWLÄ&#x2020;FDFLRQHVGH$UJHQWLQD\(O6DOYDGRUGHFRQYHQLRVIXQGDPHQWDOHV\SURWRFRORVODERUDOHVVHJÂźQDÂłR Tema

Libertad sindical

Trabajo forzoso

DiscriminaciĂłn

Trabajo infantil

$ÂłRGHUDWLÄ&#x2020;FDFLÂľQ

Sector

Argentina

El Salvador

C087 - Convenio sobre la libertad sindical y la protecciĂłn del derecho de VLQGLFDFLÂľQ QÂźP

1960

2006

C098 - Convenio sobre el derecho de sindicaciĂłn y de negociaciĂłn colectiva,  QÂźP

1956

2006

&&RQYHQLRVREUHHOWUDEDMRIRU]RVR QÂźP

1950

1995

&&RQYHQLRVREUHODDEROLFLÂľQGHOWUDEDMRIRU]RVR QÂźP

1960

1958

&&RQYHQLRVREUHLJXDOGDGGHUHPXQHUDFLÂľQ QÂźP

1950

2000

C111 - Convenio sobre la discriminaciĂłn (empleo y ocupaciĂłn), 1958 QÂźP

1968

1995

&&RQYHQLRVREUHODHGDGPÂŻQLPD QÂźP

1996

1996

&&RQYHQLRVREUHODVSHRUHVIRUPDVGHWUDEDMRLQIDQWLO QÂźP

2001

2000

Fuente: SEGIB a partir de del NORMLEX (Information System on International Labour Standards) de la OrganizaciĂłn Internacional del Trabajo (OIT) (http://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=NORMLEXPUB:1:0::NO:::) Fuente: SEGIB a partir de Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn; Goldin (2007); Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS) (s/f); y OrganizaciĂłn Internacional del Trabajo (OIT) (http://www.ilo.org)

Cuadro II.6.

(FXDGRU\8UXJXD\IRUWDOHFLHQGRPXWXDVFDSDFLGDGHVHQHO ĂĄmbito social A lo largo del aĂąo 2013, Ecuador y Uruguay intercambiaron 8 proyectos, mĂĄs otro de carĂĄcter bidireccional y una acciĂłn. La mayor parte de estos (mĂĄs de dos tercios de ese total) estĂĄn recogidos en la WDEODVLJXLHQWH6XSXQWRHQFRPÂźQHVTXHWRGRVHOORV comparten un objetivo: el de fortalecer capacidades en el ĂĄmbito de lo social. En este sentido, los proyectos y acciones seleccionados abordaron temas como la nutriciĂłn, la salud reproductiva, los cuidados a los enfermos y las migraciones, pero tambiĂŠn otros dos (la regulaciĂłn del consumo de tabaco y el tratamiento GHODGLVFDSDFLGDG FX\DVH[SHULHQFLDVUHVXOWDQGH especial interĂŠs, pues se trata de proyectos aprobados HQHODÂłR\FRQÄ&#x2020;QDOL]DFLÂľQSUHYLVWDSDUD y 2013 respectivamente y que, sin embargo, han sido prolongados por los socios. a) El proyecto para el fortalecimiento del control del tabaco naciĂł por el interĂŠs de ambos paĂ­ses de avanzar en la implementaciĂłn del Convenio Marco para el Control de Tabaco de la OrganizaciĂłn Mundial 1 2

de la Salud (OMS), del que ambos son signatarios y que implica, entre otras cosas, el compromiso de implementar una ley nacional que regule su consumo. A travĂŠs de estas y otras medidas, dicho Convenio (adoptado por la Asamblea Mundial de la Salud el 21 de mayo de 2003 y en vigor desde el 27 de febrero de  LQWHQWDTXHORVFDPELRVHQORVSDÂŻVHVÄ&#x2020;UPDQWHV contribuyan a dar una respuesta global a un problema GHVDOXGFDOLÄ&#x2020;FDGRSRUODSURSLD206FRPRGH â&#x20AC;&#x153;epidemiaâ&#x20AC;?.1 De hecho, la OrganizaciĂłn Panamericana de la Salud (OPS), recuerda en su pĂĄgina web que el tabaco mata cada aĂąo a 6 millones de personas (un millĂłn en AmĂŠrica); que, a causa de varias enfermedades, la mitad de los fumadores acaban perdiendo una media de entre 10 y 15 aĂąos de esperanza de vida; y que su tratamiento tiene un coste para la economĂ­a mundial de 200.000 millones de dĂłlares.2 b) En este sentido, Uruguay es considerado un paĂ­s pionero en la lucha contra el tabaco. En el intercambio con Ecuador, Uruguay organizĂł presentaciones y

KWWSZZZZKRLQWIFWFDERXWHV KWWSZZZSDKRRUJKTLQGH[SKS"RSWLRQ FRPBFRQWHQW YLHZ FDWHJRU\ LG  OD\RXW EORJ ,WHPLG  ODQJ HV


82 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

talleres que le permitieron compartir algunos de ORVSURJUDPDV\DFWLYLGDGHVHVSHFÂŻÄ&#x2020;FDVVREUHODV que construyĂł su estrategia de regulaciĂłn. Con ello, contribuyĂł a que Ecuador implementase con mayor ÂŤ[LWRVX/H\RUJÂŁQLFDSDUDOD5HJXODFLÂľQ\&RQWUROGHO 7DEDFR 52 DSUREDGDSRUVX3DUODPHQWR1DFLRQDO un tiempo antes, en concreto el 22 de julio de 2011 (Gobierno de Ecuador, 2011). El reconocimiento a la contribuciĂłn que Uruguay tiene capacidad de hacer en HVWDPDWHULDQRVÂľORVHPDQLÄ&#x2020;HVWDHQODSURORQJDFLÂľQ GHOSUR\HFWRFRQ(FXDGRU GHVGHPÂŁVFHQWUDGR en el trabajo con los medios de comunicaciĂłn), sino tambiĂŠn en las solicitudes de colaboraciĂłn de otros paĂ­ses (Colombia, Bolivia, Costa Rica, por nombrar DOJXQRV DVÂŻFRPRHQODLQDXJXUDFLÂľQHQ\FRQ apoyo de actores de la sociedad civil, el Ministerio de ([WHULRUHV\ODSURSLD$8&,GHO&HQWURGH&RRSHUDFLÂľQ Internacional para el Control del Tabaco (CCICT); una instituciĂłn pensada para coordinar esfuerzos y reforzar a las instituciones nacionales de varios paĂ­ses de AmĂŠrica Latina en la implementaciĂłn de sus respectivas estrategias para regular y controlar los efectos nocivos del tabaco. c) Por su parte, el proyecto Abordaje Bio-Psico-Social y ClĂ­nico-GenĂŠtico de Personas con Discapacidad, tuvo su origen en la denominada MisiĂłn Manuela Espejo, desarrollada en Ecuador e inspirada en una cooperaciĂłn previa con Cuba y Venezuela. Dicha MisiĂłn se iniciĂł con el Primer Estudio Biopsicosocial clĂ­nico y genĂŠtico de las

personas con discapacidad en el Ecuador. El anĂĄlisis de ORVGDWRVREWHQLGRVVREUHXQDPXHVWUDGHSHUsonas, permitiĂł profundizar en la relaciĂłn pobreza-disFDSDFLGDGHLGHQWLÄ&#x2020;FDUODVQHFHVLGDGHVUHDOHVGHXQD poblaciĂłn tradicionalmente invisible. Las conclusiones sirvieron como base para la toma de decisiones y el GLVHÂłRGHSROÂŻWLFDVSÂźEOLFDVTXHDWUDYÂŤVGHXQDSDUWLFLpaciĂłn intersectorial, permitieran dar respuestas rĂĄpidas e integrales a los problemas detectados.3 La colaboraciĂłn con Uruguay empezĂł a diseĂąarse en 2012. Tras distintas reuniones e intercambios de visitas entre delegaciones de ambos paĂ­ses, se decidiĂł dar un primer paso en la realizaciĂłn de un proyecto piloto en el departamento de Artigas (Uruguay), denominado ĂŞ$UWLJDVVLQEDUUHUDVĂŤ$WUDYÂŤVGHHVWH(FXDGRUWUDQVÄ&#x2020;ULÂľ VXH[SHULHQFLDHQDVSHFWRVYDULRVHQWUHORVTXHGHV tacarĂ­an el relevamiento de informaciĂłn, el desarrollo GHGLVSRVLWLYRVORJÂŻVWLFRVODLGHQWLÄ&#x2020;FDFLÂľQGHDFXHUGRV interinstitucionales para hacer viable su aplicaciĂłn, o la adopciĂłn de una estrategia comunicacional. Los buenos resultados obtenidos junto a las fortalezas que tambiĂŠn tienen Uruguay en este campo (especialmente en georreferenciaciĂłn y en el Ministerio de Desarrollo Social ĂĽ0,'(6 GLHURQOXJDUDXQDH[WHQVLÂľQGHOSUR\HFWR DSDUWLUGHPÂŁVFHQWUDGRHQSURIXQGL]DUHQORV temas de accesibilidad, la elaboraciĂłn de materiales de sensibilizaciĂłn conjuntos, o la reconceptualizaciĂłn de las polĂ­ticas de discapacidad a partir de los conceptos de autonomĂ­a, autodeterminaciĂłn y dependencia, entre otros.

CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral de carĂĄcter social, intercambiada entre Ecuador y Uruguay. 2013 2IHUHQWH Ecuador

(FXDGRU Uruguay

Uruguay

Receptor/es Proyecto/AcciĂłn Proyecto

Abordaje Bio-Psico-Social y ClĂ­nico-GenĂŠtico de Personas con Discapacidad

AcciĂłn

Visita tĂŠcnica al Programa Nacional de Discapacidades del Ministerio de Desarrollo Social (PRONADIS)

Proyecto bidireccional

Buenas prĂĄcticas en materia migratoria, experiencia y aplicabilidad.

Proyecto

Componente de lactancia materna de la Unidad de NutriciĂłn

Proyecto

CooperaciĂłn bilateral para el fortalecimiento del control del tabaco

Proyecto

Cuidado al cuidador

Proyecto

Fortalecimiento de servicios y capacidades para el abordaje integral de violencia de gĂŠnero, salud sexual, salud reproductiva y salud mental

Uruguay

Ecuador/ Uruguay

Ecuador

Nombre

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn, de la SecretarĂ­a TĂŠcnica de Discapacidades (SETEDIS) del Ecuador (http://www.setedis.gob.ec/ GHO5HJLVWUR2Ä&#x2020;FLDOGHO*RELHUQRGH(FXDGRU 52GHMXOLRGH \ del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (http://www.who.int/) KWWSZZZVHWHGLVJREHF"FDW  VFDW  

3


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 83

del proyecto o por el grado de ejecuciĂłn del coste presupuestado) de la CHSS Bilateral en ejecuciĂłn a lo largo de 2013 entre los paĂ­ses iberoamericanos.

II.6.1. Usando indicadores construidos en torno a Fechas Para los distintos proyectos y acciones de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral, los paĂ­ses tienen la posibilidad de reportar sus correspondientes fechas de DSUREDFLÂľQGHLQLFLR\GHÄ&#x2020;QDOL]DFLÂľQGHDFWLYLGDG19 El Esquema II.2 caracteriza dos de los Indicadores que se pueden obtener combinando algunas de estas fechas, con su fĂłrmula y su uso potencial. En concreto: a) Por un lado, combinando fechas de inicio y Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQSXHGHFDOFXODUVHSRUHMHPSORODĂŞGXUDFLÂľQ promedio de los proyectos y/o de las acciones de cooperaciĂłnâ&#x20AC;?. El resultado que ello arroja permite tener una idea de la â&#x20AC;&#x153;dimensiĂłnâ&#x20AC;? que tienen los instrumentos a travĂŠs de los que se ejecuta la cooperaciĂłn orientada al fortalecimiento de capacidades. b) Por otro lado, al combinar las fechas de aprobaciĂłn e inicio, puede estimarse â&#x20AC;&#x153;quĂŠ tiempo promedio transcurre entre el momento en que los proyectos y/o acciones son aprobados y aquel en el que se inicia la actividadâ&#x20AC;?. En ese caso, el resultado es una IRUPDGHDSUR[LPDUVHDODĂŞHÄ&#x2020;FLHQFLDĂŤFRQODTXHVH implementaron (PIFCSS, 2013). Tal y como se avanzĂł, sin embargo, el cĂĄlculo de estos indicadores topa con una importante limitante: la falta de datos. En este sentido, el Esquema II.3 se elaborĂł para mostrar para quĂŠ porcentaje de los proyectos y acciones intercambiadas en IberoamĂŠrica en el aĂąo 2013 se dispone, efectivamente, de informaciĂłn UHODWLYDDODVIHFKDVGHDSUREDFLÂľQLQLFLR\Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQ asĂ­ como de las posibles combinaciones de estas.20 Al respecto, puede seĂąalarse lo siguiente: a) (QORTXHVHUHÄ&#x2020;HUHDORVSUR\HFWRV\DOWUDWDPLHQWR aislado de las fechas, la disponibilidad de datos oscilĂł

HQWUHXQPÂŻQLPRGHOFRUUHVSRQGLHQWHDODV IHFKDVGHÄ&#x2020;QDOL]DFLÂľQ\XQPÂŁ[LPRGHOGHODVGH inicio, pasando por el 75,7% de las de aprobaciĂłn. b) Asimismo y combinando datos, se conocen simultĂĄneamente las fechas de aprobaciĂłn e inicio de prĂĄcticamente tres de cada cuatro proyectos (un  \ODVGHLQLFLR\Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQSDUDFDVLGRVGHFDGD WUHVSUR\HFWRV XQ 3RUFRQWUDVWHHOSRUFHQWDMH de los intercambios para los que se dispone de las tres IHFKDVHVPHQRUGHXQ c) Mientras tanto, la disponibilidad de datos para las acciones registrĂł porcentajes inferiores a los de los SUR\HFWRVH[FHSWRHQWUHVFDVRVODVIHFKDVÄ&#x2020;QDOHV IUHQWHDO ODFRPELQDFLÂľQGHODVGHLQLFLR \Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQ WUHVFXDUWDVSDUWHVGHODVDFFLRQHVIUHQWH a menos de dos tercios de los proyectos); y las tres VLPXOWÂŁQHDV IUHQWHD 21 Atendiendo a estos porcentajes, se constata que las â&#x20AC;&#x153;muestrasâ&#x20AC;? sobre las que deberĂĄn aplicarse los Indicadores para la CooperaciĂłn Sur-Sur no son plenamente representativas de todo el â&#x20AC;&#x153;universoâ&#x20AC;? de proyectos y acciones posibles. Sin embargo, estas muestras son mucho mĂĄs representativas que en los aĂąos precedentes. En efecto y dicho en otros tĂŠrminos, los esfuerzos que los paĂ­ses iberoamericanos han venido realizando para mejorar sus sistemas de registro de la informaciĂłn dieron sus frutos, lo que permitiĂł que, en relaciĂłn al aĂąo pasado y en todas sus variantes, la disponibilidad de datos haya aumentado VLJQLÄ&#x2020;FDWLYDPHQWH22 AsĂ­ y teniendo en cuenta tanto las limitaciones H[LVWHQWHVFRPRORVDYDQFHVUHDOL]DGRVVHSURFHGHUÂŁD continuaciĂłn, a conocer algo mĂĄs de la CHSS Bilateral de 2013 a travĂŠs de: a) El perĂ­odo en que los proyectos â&#x20AC;&#x153;tendieronâ&#x20AC;? a ser DSUREDGRVLQLFLDGRV\Ä&#x2020;QDOL]DGRV b) El promedio de tiempo que, en general y como PHGLGDGHĂŞHÄ&#x2020;FLHQFLDĂŤWUDQVFXUULÂľHQWUHTXHHVRV

'LFKDVIHFKDVVHUHIHUHQFLDQHQODVVLJXLHQWHVGHÄ&#x2020;QLFLRQHV)HFKDGHDSUREDFLÂľQ8QSUR\HFWRVHFRQVLGHUDDSUREDGRFXDQGRH[LVWHXQGRFXPHQWRGHSUR\HFWR\DGHPÂŁV ÂŤVWHKDVLGRIRUPDOL]DGRDOPDUJHQGHODLQVWDQFLDFRQFUHWD)HFKDFRQVLGHUDGDODVHJXQGDSXHVFRLQFLGHFRQHOFXPSOLPLHQWRGHDPERVUHTXLVLWRV)HFKDGHLQLFLR8QSUR\HFWRVHFRQVLGHUDLQLFLDGRFXDQGRVHLQLFLDODSULPHUDDFWLYLGDG/DIHFKDHVODGHOLQLFLRGHODSULPHUDDFWLYLGDGFRQLQGHSHQGHQFLDGHTXHKXELHUDDFWLYLGDGHVGHJHVWLÂľQSUHYLDV )HFKDGHÄ&#x2020;QDOL]DFLÂľQ8QSUR\HFWRVHFRQVLGHUDÄ&#x2020;QDOL]DGRFXDQGRVHGDSRUFXPSOLGDODÂźOWLPDDFWLYLGDGVLQTXHHOORLQFOX\DODUHDOL]DFLÂľQGHO,QIRUPHÄ&#x2020;QDOXQDFRQGLFLÂľQTXHQR HVUHTXLVLWRHQWRGRVORVSUR\HFWRV/DIHFKDHVODGHOÄ&#x2020;QDOGHODÂźOWLPDDFWLYLGDG 3,)&66  20 7DO\FRPR\DVXFHGÂŻDHQHOFDVRGHORVVHFWRUHVORVSRUFHQWDMHVGHSDUWLFLSDFLÂľQVHFDOFXODURQHYLWDQGRHOGREOHFÂŁOFXORGHORVGHQRPLQDGRVĂŞELGLUHFFLRQDOHVĂŤ3RUHVHPRWLYR \UHVSHFWRGHOWRWDOGHSUR\HFWRVFRQVLGHUDGRVHQOD0DWUL],,  VHUHVWDURQGHORVFRQVLGHUDGRVELGLUHFFLRQDOHVUHDOL]ÂŁQGRVHODHVWLPDFLÂľQSRUFHQWXDOVREUHXQ WRWDOGHSUR\HFWRV/RPLVPRVXFHGHFRQODVDFFLRQHVFX\RVSRUFHQWDMHVGHSDUWLFLSDFLÂľQVHHVWLPDURQQRVREUHORVGHOD0DWUL],,VLQRVREUHXQUHJLVWURGH REWHQLGRWUDVUHVWDUOHODVGHODVGHFDUÂŁFWHUĂŞELGLUHFFLRQDOĂŤ 21 (VWRVPD\RUHVSRUFHQWDMHVUHVXOWDQFRKHUHQWHVFRQODSURSLDQDWXUDOH]DGHODVDFFLRQHVGHĂŞPHQRUGLPHQVLÂľQĂŤ\SDUDODVTXHVXHOHFRQRFHUVHODIHFKDGHÄ&#x2020;QDOL]DFLÂľQXQ GDWRTXHUHVXOWDFODYHHQORVWUHVUHJLVWURVDQWHULRUHV(VWDGLVSRQLELOLGDGFRQWUDVWDFRQODGHORVSUR\HFWRVGHĂŞPD\RUGLPHQVLÂľQĂŤ\FX\DÄ&#x2020;QDOL]DFLÂľQPXFKDVYHFHVHVHVWLPDGD\QRUHDOSXHVHOSUR\HFWRFRQWLQÂźDHQHMHFXFLÂľQHQHOPRPHQWRHQTXHVHUHFRSLODQORVGDWRV 22 $PRGRGHLOXVWUDFLÂľQHQWDQVRORXQHMHUFLFLRODGLVSRQLELOLGDGGHIHFKDVGHLQLFLRDXPHQWÂľHQSXQWRVSRUFHQWXDOHV GHODO \ODGHODVWUHVIHFKDVVLPXOWÂŁQHDVHQRWURVSXQWRV GHVGHHODO  


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIร“N SUR-SUR EN IBEROAMร‰RICA 2015

Esquema II.2.

Fechas de Aprobaciรณn, Inicio y Finalizaciรณn

3RVLEOHV,QGLFDGRUHVSDUDOD&RRSHUDFLยตQ6XU6XUVHJยผQ fechas y uso potencial Indicador

Fรณrmula

8VRSRWHQFLDO

Duraciรณn promedio de los proyectos y/o acciones

รป IHFKDVGHฤ†QDOL]DFLยตQIHFKD de inicio)/Total de proyectos para los que se dispone de ambos datos

DIMENSIร“N

Promedio de tiempo transcurrido entre el momento de la aprobaciรณn y el de inicio de la actividad

รป(fechas de inicio-fecha de aprobaciรณn)/Total de proyectos para los que se dispone de ambos datos

EFICIENCIA

Fuente: Reproducciรณn de PIFCSS (2013)

Esquema II.3.

Informaciรณn disponible sobre fechas para proyectos y acciones registrados en 2013 1ยผPHURGHSUR\HFWRV\DFFLRQHVHQXQLGDGHV\FRPRSRUFHQWDMHGHOWRWDO

II.3.A. Proyectos  

Fecha de aprobaciรณn  

 

Fecha de inicio de actividad

 

 

 

)HFKDGHฤ†QDOL]DFLยตQGHDFWLYLGDG

II.3.B. Acciones  

Fecha de aprobaciรณn  

 

Fecha de inicio de actividad

 

 

 

)HFKDGHฤ†QDOL]DFLยตQGHDFWLYLGDG

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de Cooperaciรณn


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 85

mismos proyectos fueron aprobados y el momento en que se iniciĂł la actividad. c) El tiempo promedio de duraciĂłn, entendido como medida de â&#x20AC;&#x153;dimensiĂłnâ&#x20AC;? y en tĂŠrminos de la diferencia entre el momento en que se iniciaron y el FRUUHVSRQGLHQWHDVXÄ&#x2020;QDOL]DFLÂľQ

II.6.1.1. PerĂ­odos de aprobaciĂłn, inicio y Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQ Para conocer mejor en quĂŠ momentos tendieron a SURGXFLUVHODVIDVHVGHDSUREDFLÂľQLQLFLR\Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQ de los proyectos de CHSS Bilateral intercambiados por los paĂ­ses en 2013, se elaborĂł la7DEOD$,,. A travĂŠs de esta, los proyectos23 se organizaron, agruparon \GLVWULEX\HURQVHJÂźQORVDÂłRVHQORVTXHVHXELFDQ las correspondientes fechas. Tal y como ya se hizo en la ediciĂłn pasada, dicha distribuciĂłn se organizĂł en torno a las frecuencias absolutas y relativas, simples y acumuladas, de los datos disponibles. Los resultados se representaron en el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,, a travĂŠs del cual se visualizan cuĂĄles fueron los perĂ­odos en que mayormente se concentraron las aprobaciones, inicios \Ä&#x2020;QDOL]DFLRQHVGHORVSUR\HFWRV De la observaciĂłn conjunta de la 7DEOD$,, y el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,, se desprende lo siguiente: a) La mayor parte de los proyectos de CHSS Bilateral HQHMHFXFLÂľQHQ XQ IXHURQDSUREDGRV entre los aĂąos 2010 y 2013. De hecho, prĂĄcticamente tres de cada cuatro de estos proyectos fueron en realidad aprobados en 2011 y 2012 y el otro 25% se GLVWULEX\ÂľHQWUH\IHFKDÂŤVWDÂźOWLPDHQ que se aprobaron un 15,3% del total de proyectos analizados. Las aprobaciones previas, de 2003 a 2009, representaron un 11,6%.25 b) 3RUVXSDUWHXQWHUFLRGHORVSUR\HFWRV HO  LQLFLÂľVXDFWLYLGDGHQDOJÂźQPRPHQWRGHODÂłR El resto (dos de cada tres) registrĂł una fecha de inicio comprendida entre los aĂąos 2002 y 2012. Hasta 2010, sin embargo, se iniciaron el 15,2% de proyectos, pero la PD\RUÂŻD XQ IHFKÂľVXLQLFLRGHDFWLYLGDGHQ XQ \ RWUR 

c) 0LHQWUDVWDQWRSUÂŁFWLFDPHQWHGHFDGD SUR\HFWRV XQ Ä&#x2020;QDOL]ÂľVXHMHFXFLÂľQDOR largo del aĂąo 2013. Y aunque hay alguna fecha de Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQHVWLPDGDSDUD\ODPD\RU parte de los proyectos analizados tenĂ­an una fecha de Ä&#x2020;QSUHYLVWDSDUD\ XQ\XQ respectivamente). Cabe aĂąadir aquĂ­ que, por contraste y a tenor de la informaciĂłn disponible, la mayor parte de las acciones fueron aprobadas (un 67,6%), iniciadas (un 95,7%) y Ä&#x2020;QDOL]DGDV XQ DORODUJRGHOPLVPR7DO y como se verĂĄ mĂĄs adelante y dada su naturaleza, aquellas que se aprobaron e iniciaron con anterioridad (en 2011 o 2012) o que se estima terminarĂĄn en fechas posteriores (hasta 2016), suelen estar relacionadas con cursos o becas de larga duraciĂłn.

II.6.1.2. Tiempo transcurrido entre la aprobaciĂłn y el inicio de los proyectos Tal y como ya se avanzĂł, al estimar el tiempo transcurrido entre las fases de aprobaciĂłn e inicio de actividad de un proyecto o acciĂłn, el resultado obtenido RIUHFHXQDLGHDHQWRUQRDODĂŞHÄ&#x2020;FLHQFLDĂŤRFHOHULGDGFRQ la que los socios actuaron a la hora de implementar la cooperaciĂłn. A efectos de conocer algo mĂĄs sobre esta pauta de actuaciĂłn, se elaborĂł la Tabla A.II.5, la cual GLVWULEX\HORVSUR\HFWRVVHJÂźQORVGÂŻDVWUDQVFXUULGRV entre sus fechas de aprobaciĂłn e inicio. Si en dicha tabla se observan los datos referidos a la frecuencia relativa acumulada se deduce que mĂĄs de la mitad (el 55,1% de los proyectos analizados) LQLFLDURQVXDFWLYLGDGHQXQWLHPSRTXHHQQLQJÂźQFDVR superĂł los 180 dĂ­as (seis meses). Asimismo, 3 de cada SUR\HFWRV XQ KL]RORSURSLRHQXQSHUÂŻRGR inferior al aĂąo, mientras que 9 de cada 10 (un 89,5%) se LQLFLÂľWUDVKDEHUWUDQVFXUULGRXQWLHPSRPÂŁ[LPRGH dĂ­as (equivalentes a 1 aĂąo y 8 meses). Tomando ademĂĄs como referencia un perĂ­odo de seis meses, se puede realizar un desglose mĂĄs detallado. Dicho desglose queda recogido en el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,, del que se desprende que:

6ÂľORDTXHOORVSDUDORVTXHVHGLVSRQHGHORVFRUUHVSRQGLHQWHVGDWRV (OWLSRGHJUÂŁÄ&#x2020;FRTXHVHXVDUÂŁDSDUWLUGHDKRUDFDGDYH]TXHVHUHSUHVHQWHXQDWDEODGHGLVWULEXFLÂľQGHIUHFXHQFLDVVHGHQRPLQD+LVWRJUDPD6HWUDWDGHXQJUÂŁÄ&#x2020;FRPÂŁV DGHFXDGRSDUDHOWUDWDPLHQWRGHYDULDEOHVFRQWLQXDV \QRGLVFUHWDV FRPRSXHGHVHUHOWLHPSRRORVFRVWHV$WUDYÂŤVGHÂŤVWHODYDULDEOH HQHOHMHKRUL]RQWDO VHUHODFLRQDFRQVX IUHFXHQFLD HQHOHMHYHUWLFDO 3RUFRQYHQFLÂľQ\SDUDLOXVWUDUPHMRUHVDLGHDGHFRQWLQXLGDGODVEDUUDVUHVXOWDQWHVSDUDFDGDYDORU GHWDPDÂłRSURSRUFLRQDODÂŤVWH VRQPÂŁVDQFKDV \DSDUHFHQFRQWLQXDVODVXQDVDODVRWUDV 25 &RPRGDWRDQHFGÂľWLFR\FRQLQGHSHQGHQFLDGHODÂłRORVPHVHVGHDEULO\PD\RIXHURQORVTXHFRQFHQWUDURQPD\RUQÂźPHURGHDSUREDFLRQHV XQGHOWRWDO 'HKHFKRHO GHODVIHFKDVGHDSUREDFLÂľQVHVLWÂźDQGHDEULOHQDGHODQWH 23 24


86 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

Histograma de distribuciĂłn de los proyectos de CHSS Bilateral HQHMHFXFLÂľQHQVHJÂźQIHFKDVGHDSUREDFLÂľQLQLFLR\ Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQ Frecuencias relativas, en porcentaje sobre el total de proyectos

Porcentaje de proyectos

II.7.A. Fechas de aprobaciĂłn 50,0% 40,0% 33,3% 30,0 %

30,9%

20,0% 10,0%

15,3% 11,5%

8,9%

0,0% 2009 y anterior

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017 AĂąo

Porcentaje de proyectos

,,%)HFKDVGHLQLFLR\Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQ 48,3%

50,0% 38,3%

40,0% 33,4% 30,0 %

28,4% 23,1%

20,0% 12,9%

9,5%

10,0% 5,6% 0,0% 2009 y anterior

2010

2011

2012

2013

2014

2015

0,3%

0,3%

2016

2017 AĂąo

Fecha de inicio

)HFKDGHÄ&#x2020;Q

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 87

a) De entre la mayorĂ­a de proyectos que se iniciaron antes de que transcurrieran seis meses desde su aprobaciĂłn, mĂĄs de la mitad (equivalentes al 31,1% del total de los analizados), lo hicieron en un perĂ­odo que oscilĂł entre uno y seis meses. Dentro de ese mismo grupo, uno de cada cuatro (el 15,6% del total), apenas tardĂł un mes en iniciar su ejecuciĂłn. Mientras tanto, el UHVWRVHUHÄ&#x2020;HUHDSUR\HFWRVFX\DDSUREDFLÂľQIRUPDOIXH en realidad posterior al momento en que se iniciĂł su actividad. b) Por su parte, de entre los proyectos cuyo inicio de actividad se produjo mĂĄs de seis meses despuĂŠs de KDEHUÄ&#x2020;UPDGRVXDSUREDFLÂľQFDEHGLVWLQJXLUHQWUHORV TXHQRGHMDURQSDVDUPÂŁVGHXQDÂłR HOGHOWRWDO analizado) y los que lo superaron (otro 23,7%). Cabe aĂąadir aquĂ­ que, en el caso de las acciones, los tiempos transcurridos entre la aprobaciĂłn y el inicio de actividad se redujeron notablemente, lo que lleva tambiĂŠn a un cambio en el perĂ­odo de referencia que se debe tomar: desde los seis meses hasta el mes. En este sentido, la mayorĂ­a de las acciones (un 55,2%) se iniciaron apenas 30 dĂ­as despuĂŠs de haber sido aprobadas; una de cada cuatro (un 25,9%) demorĂł su ejecuciĂłn entre uno y seis meses; y sĂłlo 1 de cada 5 (el 19,0%) iniciĂł su actividad a partir de los seis meses de haber sido aprobada.

II.6.1.3. Tiempo promedio de duraciĂłn Finalmente, a partir de los datos disponibles sobre ODVIHFKDV HQHVWHFDVRGHLQLFLR\Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQ de actividad) se puede conocer algo mĂĄs acerca de la â&#x20AC;&#x153;dimensiĂłnâ&#x20AC;? de los proyectos y acciones de CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral intercambiadas entre los paĂ­ses iberoamericanos a lo largo de 2013, al menos en tĂŠrminos de su tiempo promedio de duraciĂłn. AsĂ­, en primer lugar y conforme se observa en la Tabla A.II.6 a partir de las frecuencias relativas acumuladas, XQDFXDUWDSDUWHGHORVSUR\HFWRVDQDOL]DGRV HO  se mantuvo en ejecuciĂłn menos de un aĂąo y medio GÂŻDV XQSRUVXSDUWHKL]RORSURSLR durante un perĂ­odo de tiempo inferior a los dos aĂąos y tres meses (810 dĂ­as); y hasta el 75,1% (tres de cada SUR\HFWRV SXGROOHJDUDH[WHQGHUVXGXUDFLÂľQKDVWD ORVDÂłRV GÂŻDV (OUHVWDQWHUHJLVWUÂľ consecuentemente, perĂ­odos de duraciĂłn siempre superiores a esos 36 meses.

Reinterpretando los datos a partir de perĂ­odos de referencia equivalentes a aĂąos completos (*UÂŁÄ&#x2020;FR,,$), se observa cĂłmo la gran mayorĂ­a GHORVSUR\HFWRVHQHMHFXFLÂľQHQ XQ  mantuvieron duraciones promedio que oscilaron entre el aĂąo y los dos aĂąos (un 27,5% del total analizado), asĂ­ como entre los dos y tres aĂąos (otro 30,9% de ese mismo total). Mientras tanto, prĂĄcticamente uno de cada tres proyectos (un 30,3%) se mantuvo en ejecuciĂłn durante al menos 3 aĂąos. Minoritarios fueron los proyectos cuya ejecuciĂłn no superĂł el aĂąo (un 11,3%) o se mantuvo por debajo de los 6 meses (prĂĄcticamente la mitad de los anteriores). Por su parte (*UÂŁÄ&#x2020;FR,,%), las acciones registraron tiempos de duraciĂłn muy inferiores a los de los proyectos. De hecho, prĂĄcticamente dos de cada tres acciones (un 66,8%) se ejecutaron en apenas unos GÂŻDV KDVWDXQPÂŁ[LPRGH \WUHVGHFDGDFXDWUR HO 76,5%) en un perĂ­odo inferior a los 30 dĂ­as. Asimismo, XQGHODVDFFLRQHVUHJLVWUDURQSHUÂŻRGRVGH ejecuciĂłn de entre uno y tres meses (el 5,7%) y de entre 3 meses y un aĂąo (el 8,7%) y sĂłlo una minorĂ­a del total (una de cada 10 acciones), superĂł el aĂąo de duraciĂłn. Estos casos tendieron a coincidir, de nuevo, con becas y cursos largos contabilizados como acciĂłn. Los resultados obtenidos corroboran quĂŠ proyectos y acciones responden a una dimensiĂłn distinta. Una manera alternativa, sin embargo, de constatar lo anterior, reside en calcular el valor medio de los WLHPSRVWUDQVFXUULGRVHQWUHHOLQLFLR\HOÄ&#x2020;QGHOD actividad en cada caso. AsĂ­, eliminando aquellos valores H[WUHPRVTXHSRGUÂŻDQGLVWRUVLRQDUHOUHVXOWDGRÄ&#x2020;QDO\D WHQRUGHORVGDWRVGLVSRQLEOHVSXHGHDÄ&#x2020;UPDUVHTXHORV proyectos de 2013 tendieron a ejecutarse en un tiempo promedio de unos 875 dĂ­as, equivalentes a dos aĂąos y 5 meses. Por contraste, las acciones hicieron lo propio en un tiempo promedio de 92 dĂ­as (poco mĂĄs de 3 meses).

II.6.2. Usando indicadores construidos en torno a Costes De modo anĂĄlogo a cĂłmo sucediĂł con las fechas, los paĂ­ses iberoamericanos tienen la posibilidad de registrar datos relativos a los costes presupuestados y ejecutados26 de los proyectos y acciones de cooperaciĂłn que intercambiaron a lo largo del aĂąo 2013. Disponiendo de estos datos, se puede obtener una nueva serie de Indicadores para la CooperaciĂłn Sur-Sur. El (VTXHPD,, describe tres de estos posibles indicadores asociĂĄndolos a sus correspondientes

(OFRVWHGLUHFWRSUHVXSXHVWDGRVHUHÄ&#x2020;HUHDODĂŞVXPDGHJDVWRVSUHYLVWRVHQHOGRFXPHQWRGHIRUPXODFLÂľQGHOSUR\HFWRĂŤ3RUVXSDUWHHOFRVWHGLUHFWRHMHFXWDGRKDFHUHIHUHQFLDDOD ĂŞVXPDWRWDOGHORVJDVWRVDVRFLDGRVDOFLFORGHOSUR\HFWRTXHLPSOLTXHGHVHPEROVRGHUHFXUVRVÄ&#x2020;QDQFLHURVĂŤ 3,)&66 




88 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,'LVWULEXFLÂľQGHSUR\HFWRVVHJÂźQWLHPSR

transcurrido entre fechas de aprobaciĂłn e inicio Porcentaje de proyectos

En porcentaje sobre el total 40,0%

31,1% 30,0 % 20,0% 10,0%

23,7%

21,4% 15,6% 8,2%

0,0% Inicio previo aprobaciĂłn

Menos de 1 mes

MĂĄs de 1 aĂąo 6 meses a 1 aĂąo 1 mes - 6 meses Tiempo trancurrido entre las fechas de aprobaciĂłn e inicio

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,'LVWULEXFLÂľQGHSUR\HFWRV\DFFLRQHVVHJÂźQVX

tiempo de duraciĂłn

Proyectos y acciones, en porcentaje sobre el total

Porcentaje de proyectos

II.9.A. Proyectos 60,0% 40,0 % 27,5%

30,9%

20,0% 5,5%

13,8%

5,8%

0,0% Menos de 6 meses

6 meses - 1 aĂąo

1 aĂąo - 2 aĂąos

2 - 3 aĂąos

3 - 4 aĂąos

II.9.B. Acciones Porcentaje de acciones

16,5%

60,0%

DÂłRV DuraciĂłn

53,7%

40,0 % 20,0%

13,1%

9,7%

5,7%

8,7%

9,1%

0,0% 0-5 dĂ­as

5-10 dĂ­as

10 dĂ­as - 1 mes

1 mes - 3 meses

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

3 meses - 1 aĂąo

DÂłR DuraciĂłn


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 89

GHÄ&#x2020;QLFLRQHVIÂľUPXODVGHFÂŁOFXOR\XVRSRWHQFLDO0ÂŁV HVSHFÂŻÄ&#x2020;FDPHQWH a) El coste presupuestado (o ejecutado) total al que ascienden el conjunto de los proyectos (y/o acciones) impulsados en la regiĂłn durante un perĂ­odo o ejercicio concreto. Su cĂĄlculo permite conocer la dimensiĂłn, en este caso econĂłmica, que tiene la CooperaciĂłn Sur-Sur. b) /DUHODFLÂľQTXHH[LVWHHQWUHHOFRVWHSUHVXSXHVWDGR por proyecto (o acciĂłn) y aquel que fue efectivamente ejecutado. Estimada de este modo y obteniendo como resultado valores inferiores, iguales o superiores a la XQLGDGVXLQWHUSUHWDFLÂľQHQWÂŤUPLQRVGHHÄ&#x2020;FLHQFLD sugiere, respectivamente, una sub-ejecuciĂłn de

los recursos presupuestados, un gasto plenamente equivalente al presupuesto o una ejecuciĂłn por encima GHORSODQLÄ&#x2020;FDGR c) La proporciĂłn que representa el coste ejecutado (o presupuestado) por aquĂŠl paĂ­s que ejerciĂł el rol de oferente respecto del que asumiĂł el rol de receptor. En este caso se obtiene un resultado indicativo del modo en que los socios se repartieron las responsabilidades, DOPHQRVHQWÂŤUPLQRVÄ&#x2020;QDQFLHURV27 AsĂ­ y para el caso HVSHFÂŻÄ&#x2020;FRGHODIÂľUPXODSURSXHVWDORVYDORUHVSRU encima de 0,5 sugieren que el oferente asumiĂł una responsabilidad econĂłmica mayor que la del receptor y viceversa (PIFCSS, 2013).

Esquema II.4.

Costes Presupuestados y Ejecutados, por ejercicio y totales

3RVLEOHV,QGLFDGRUHVSDUDOD&RRSHUDFLÂľQ6XU6XUVHJÂźQ costes y uso potencial Indicador

FĂłrmula

8VRSRWHQFLDO

Total del coste presupuestado/ ejecutado

ĂťL Q&'3L¾ÝL Q&'(L i=1, â&#x20AC;Ś, N DĂłnde: 1QÂźPHURGHSUR\HFWRVÄ&#x2020;QDOL]DGRV CDPi: costo directo presupuestado para el proyecto i CDEi: costo directo ejecutado para el proyecto i

DIMENSIĂ&#x201C;N

Promedio de la relaciĂłn costo directo ejecutado y el costo directo presupuestado en SUR\HFWRVÄ&#x2020;QDOL]DGRV

ĂťL Q &'(L&'3L 1 i=1, â&#x20AC;Ś, N DĂłnde: 1QÂźPHURGHSUR\HFWRVÄ&#x2020;QDOL]DGRV CDEi: costo directo ejecutado para el proyecto i CDPi: costo directo presupuestado para el proyecto i

EFICIENCIA

Promedio de la relaciĂłn entre el costo directo ejecutado por oferente(s) y el costo directo ejecutado por receptor

ĂťL Q &'(2L&'(5L 1 i=1, â&#x20AC;Ś, N DĂłnde: 1QÂźPHURGHSUR\HFWRVDSUREDGRV CDEO i: costo directo ejecutado por el Ăł los oferentes para el proyecto i CDER i: costo directo ejecutado por el receptor Ăł los receptores para el proyecto i

EVALUACIĂ&#x201C;N DE LA RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

Fuente: ReproducciĂłn de PIFCSS (2013) &DEHVHÂłDODUTXHDODKRUDGHPHGLUODUHVSRQVDELOLGDGFRPSDUWLGDVHSRGUÂŻDQWDPELÂŤQDVXPLURWURVLQGLFDGRUHVFRPSOHPHQWDULRVPÂŁVFXDOLWDWLYRVFRPRVRQHQWUHRWURVOD LGHQWLÄ&#x2020;FDFLÂľQGHOUHSDUWRGHUHVSRQVDELOLGDGHVHQODIRUPXODFLÂľQGHSUR\HFWRVRODSUHYLVLÂľQGHHYDOXDFLRQHVUHDOL]DGDVFRQMXQWDPHQWHSRUWRGDVODVSDUWHV 3,)&66 

27


90 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

Proyectos que disponen de informaciĂłn relativa a los costes, VHJÂźQWLSRORJÂŻDGHOFRVWH SUHVXSXHVWDGRHMHFXWDGR SHUÂŻRGR de referencia (2013 o total) y rol paĂ­s (oferente/receptor) ParticipaciĂłn, en porcentaje



25,6 %



12,7 %

 

Oferente 25,6%

Receptor 

Ambos 

Coste Presupuestado 2013

Oferente 

Receptor 

Ambos 12,7%

Coste Presupuestado Total

 5,4 %

Oferente 

Receptor 5,4%

7,7 %

Ambos 7,7%



Oferente 

Coste Ejecutado 2013

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

1,7 %

3,0%

Receptor 1,7%

Ambos 3,0%

Coste Ejecutado Total


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 91

Pero las posibilidades de cĂĄlculo de estos indicadores, asĂ­ como la representatividad de los resultados obtenidos, estĂĄn muy mermadas por la falta de datos. En efecto, los esfuerzos que los paĂ­ses vienen realizando para mejorar sus sistemas de informaciĂłn WRGDYÂŻDQRDFDEDQGHUHÄ&#x2021;HMDUVHHQHOUHJLVWURGHFRVWHV El *UÂŁÄ&#x2020;FR,, recoge los porcentajes de proyectos para los que se dispone de los datos asociados a cada uno de los Ă­tems de coste considerados e ilustra con ello acerca de este â&#x20AC;&#x153;cuello de botellaâ&#x20AC;?. De su observaciĂłn se desprende que: a) Combinando su tipologĂ­a (presupuestado o ejecutado), perĂ­odo de referencia (2013 o todo el de ejecuciĂłn) y quiĂŠn lo asumiĂł (oferente, receptor o ambos), pueden obtenerse 12 Ă­tems de coste. De entre todos estos y tal y como se observa en el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,, sĂłlo hay tres a los que se pueda asociar un porcentaje PÂŻQLPDPHQWHVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRGHGDWRV(QHIHFWRHOPD\RU volumen de informaciĂłn relativa a los costes afecta a entre el 20 y 30% de los proyectos:28DXQHQHO caso del Coste Ejecutado en 2013 por el oferente; a un 25,6% y un 29,5%, respectivamente, del Presupuestado 2013 y Total del mismo oferente.29 b) Asimismo y para el resto de Ă­tems, los porcentajes de SUR\HFWRVDORVTXHVHSXGRDVRFLDUDOJÂźQGDWRIXHURQ mucho menores. En este sentido, apenas destacaron los referentes al Coste Presupuestado Total por el receptor y al Presupuestado Total por ambos (un 9,3% y un 12,7% del total de proyectos analizados), pues los porcentajes para el resto oscilaron entre el mĂ­nimo de un 1,7% correspondiente al Coste Ejecutado Total por HOUHFHSWRU\DOPÂŁ[LPRGHXQGHO(MHFXWDGR7RWDO por el oferente.

iberoamericanos en 2013, se recurre a aquellos dos Ă­tems de costes para los que hay una mayor disponibilidad relativa de datos: los Costes Presupuestados asumidos por el Oferente para el aĂąo 2013 y para el perĂ­odo de ejecuciĂłn Total. Conforme a ello, el 25,6% y 29,5% de los proyectos para los que se dispone, respectivamente, de esa informaciĂłn, fueron organizados y agrupados en la Tabla A.II.7. A travĂŠs de ĂŠsta, asĂ­ como de los*UÂŁÄ&#x2020;FRV,,$ y II.11.C, ODDJUXSDFLÂľQGHORVSUR\HFWRVVHUHDOL]ÂľVHJÂźQVX pertenencia a intervalos de valor que aumentan de 50.000 en 50.000 dĂłlares. AsĂ­ y a partir de la observaciĂłn de la Tabla A.II.7 y del *UÂŁÄ&#x2020;FR,,SXHGHDÄ&#x2020;UPDUVHTXH a) Por un lado, para la mayorĂ­a de los proyectos (un  HOSDÂŻVTXHHMHUFLÂľFRPRRIHUHQWHDVXPLÂľ un Coste Presupuestado en 2013 que no superĂł los GÂľODUHV3DUDRWURHOPRQWRDVXPLGR oscilĂł entre los 50.000 y los 100.000 y en un 5% de los casos, el presupuesto para 2013 superĂł estas cifras pero manteniĂŠndose por debajo de los 200.000 dĂłlares. Y aunque para el resto de proyectos se pudieron llegar a asumir costes superiores a los HLQFOXVRDORVGÂľODUHVVHWUDWÂľGH una situaciĂłn prĂĄcticamente anecdĂłtica, pues apenas un 3% de los proyectos se asociĂł a estos rangos de valores.

II.6.2.1. DimensiĂłn econĂłmica

b) Adicionalmente, no obstante, una desagregaciĂłn de las cifras de costes en intervalos mĂĄs pequeĂąos GHGÂľODUHV SHUPLWHXQDPHMRUDSUR[LPDFLÂľQ a lo realmente acontecido en 2013. Para ello se elaborĂł el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,%, a partir del cual se observa FÂľPRGHHQWUHHOGHORVSUR\HFWRVFX\R&RVWH Presupuestado en 2013 por el oferente fue inferior a los 50.000 dĂłlares, mĂĄs de la mitad se mantuvo en realidad por debajo de los 10.000 dĂłlares y otro 25% lo hizo con valores que oscilaron entre los 10.000 y los 30.000 dĂłlares. Estas cifras mayoritarias serĂ­an coherentes con las que se obtienen al estimar cuĂĄl fue el promedio de ese Coste Presupuestado para 2013 por el oferente: de 23.169 dĂłlares (cuando se eliminan ORVYDORUHVH[WUHPRV\VHWRPDQHQFXHQWDVÂľORHO 92,0% de los valores inferiores a los 100.000 dĂłlares) o de 29.098 dĂłlares (cuando el rango se amplĂ­a hasta el 97,1% de los proyectos cuyo coste se mantuvo por debajo de los 200.000 dĂłlares).

$ODKRUDGHUHDOL]DUXQDDSUR[LPDFLÂľQDFXÂŁO fue la dimensiĂłn econĂłmica de los proyectos de CHSS Bilateral intercambiados entre los paĂ­ses

c) Por su parte y tal y como se observa de nuevo en la Tabla A.II.7 y el *UÂŁÄ&#x2020;FR,,&, para quienes actuaron como oferentes, tres de cada cuatro proyectos

Conforme a lo anterior, se procede a continuaciĂłn a conocer algo mĂĄs acerca de la â&#x20AC;&#x153;dimensiĂłnâ&#x20AC;? de la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral intercambiada en IberoamĂŠrica en 2013, asĂ­ como de ODĂŞHÄ&#x2020;FLHQFLDĂŤ\ODĂŞGLVWULEXFLÂľQGHUHVSRQVDELOLGDGHVĂŤ bajo la que se ejecutaron los proyectos. Teniendo en cuenta, sin embargo, lo limitado de los datos y su baja representatividad, la utilidad del ejercicio residirĂĄ, sobre todo, para demostrar el potencial de los indicadores mĂĄs que para obtener resultados H[SOLFDWLYRVGHORUHDOPHQWHDFRQWHFLGRHQ

5HFRUGDUTXHWRGRVHVWRVFÂŁOFXORVSRUFHQWXDOHVVHKDFHQVREUHWRWDOHVTXHKDQHOLPLQDGRODGREOHFRQWDELOLGDGGHORVĂŞELGLUHFFLRQDOHVĂŤ (VWRVUHJLVWURVDGHPÂŁVVRQVÂľORDOJRPHMRUHVTXHORVFRUUHVSRQGLHQWHVDODÂłRDQWHULRUFXDQGRODPÂŁ[LPDGLVSRQLELOLGDGGHLQIRUPDFLÂľQVREUHFRVWHVWDPELÂŤQRVFLOÂľHQWUHHO \HOSHURDIHFWÂľDVÂľORGRVÂŻWHPVHO&RVWH(MHFXWDGRHQSRUHO2IHUHQWH  \HO3UHVXSXHVWDGR7RWDOSRUHO2IHUHQWH   6(*,%   


92 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

+LVWRJUDPDGH'LVWULEXFLÂľQGHORVSUR\HFWRVVHJÂźQHOFRVWH presupuestado asumido por el oferente Proyectos, como porcentaje sobre el total de los registros con datos de coste

Porcentaje de proyectos

II.11.A. Coste Presupuestado 2013 (todos los posibles valores, en intervalos de 50.000$) 100,0% 80,0%

77,4%

60,0 % 40,0% 20,0%

14,6% 2,9%

2,2%

50.000

100.000

150.000

200.000

2,2%

0,7%

0,0%

0,0%

250.000

300.000

0,0%

0,0%

0,0%

350.000

400.000

450.000

y mayor

Coste Presupuestado 2013

Porcentaje de proyectos

II.11.B. Coste Presupuestado 2013 (para valores hasta 100.000$, en intervalos de 10.000$) 100,0% 80,0%



60,0 % 46,0% 40,0%



20,0% 8,0%

12,4%

3,6%

7,3%

40.000

50.000

4,4%

2,2%

60.000

70.000

0,0% 10.000

20.000

30.000

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

0,7% 80.000

4,4%

2,9%

8,0%

90.000 100.000 y mayor Coste Presupuestado 2013


IBEROAMร‰RICA Y LA COOPERACIร“N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 93

Porcentaje de proyectos

II.11.C. Coste Presupuestado Total (todos los posibles valores, en intervalos de 50.000$) 100,0% 80,0% 60,0 %

51,9%

40,0% 23,4% 20,0%

9,5%

4,4%

1,9%

1,9%

1,3%

0,0% 50.000

100.000

150.000

200.000

250.000

300.000

350.000

0,0% 400.000

5,1%

0,6% 450.000

y mayor

Coste Presupuestado Total

Porcentaje de proyectos

II.11.D. Coste Presupuestado Total (para valores hasta 100.000$, en intervalos de 10.000$) 100,0% 80,0% 60,0 %  40,0%

 24,7%

20,0%

17,7%

12,0%

4,4%

8,9%

8,9%

8,9%

5,1%

6,3%

0,0% 10.000

20.000

30.000

40.000

50.000

60.000

70.000

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de Cooperaciรณn

80.000

2,5%

0,6%

90.000 100.000 y mayor Coste Presupuestado Total


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

registraron un Coste Presupuestado Total por debajo de los 100.000 dĂłlares: de hecho, algo mĂĄs de la mitad de los proyectos (un 51,9%) se mantuvo por debajo de los 50.000 y cerca de un 25% oscilĂł entre los 50.000 y los 100.000 dĂłlares. En este sentido, fueron relativamente minoritarios los proyectos para los que hubo que asumir presupuestos totales de entre 100.000 y 200.000 dĂłlares (el 13,9%), aquellos cuyo coste oscilĂł entre los 200.000 y los 350.000 dĂłlares (un 5,1%) y los que se situaron por encima de los GÂľODUHV RWUR 

la cifra promedio del Coste Presupuestado Total que tendieron a asumir los oferentes: de 51.202 dĂłlares (cuando la muestra se reduce al 89,2% de los proyectos con costes inferiores a los 200.000 dĂłlares) y de  FXDQGRVHDPSOÂŻDDOTXHQRVXSHUÂľORV 350.000).

,,(Ä&#x2020;FLHQFLD\UHVSRQVDELOLGDG compartida

d) Finalmente, si el Coste Presupuestado Total se desagrega de nuevo en intervalos menores (de 10.000 dĂłlares), se observa (*UÂŁÄ&#x2020;FR,,') una distribuciĂłn bastante equitativa de los posibles valores a lo largo del rango inferior a los 100.000. Aun asĂ­, destacaron los presupuestos totales que no superaron los 20.000 dĂłlares (un 29,7% del total), asĂ­ como los que oscilaron entre los 20.000 y 50.000 (un 22,2%) y entre los 50.000 y los 70.000 (otro 20,3%). Estos resultados vuelven a ser coherentes con los obtenidos si se calcula

Para terminar este anĂĄlisis se aplican a continuaciĂłn Indicadores para la CooperaciĂłn Sur-Sur que LQWHQWDQXQDQXHYDDSUR[LPDFLÂľQHQHVWHFDVR HFRQÂľPLFDDODĂŞHÄ&#x2020;FLHQFLDĂŤ\DODĂŞUHVSRQVDELOLGDG compartidaâ&#x20AC;? bajo la que se ejecutĂł la CHSS Bilateral de 2013. La particularidad de estos indicadores, tal y como se ilustra a travĂŠs del Esquema II.5, es que requieren de combinar, de manera simultĂĄnea, dos datos distintos sobre costes, lo que tiende a reducir DÂźQPÂŁVODGLVSRQLELOLGDGGHGDWRV\SRUWDQWROD representatividad de los resultados.

Esquema II.5.

Proyectos con datos disponibles para el cĂĄlculo de indicadores a partir de costes 1ÂźPHURGHSUR\HFWRVFRQGDWRVHQXQLGDGHVSDUWLFLSDFLÂľQVREUHHOWRWDOHQSRUFHQWDMH

8VRSRWHQFLDO

EFICIENCIA

EVALUACIĂ&#x201C;N DE LA RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

Indicador

Promedio de la relaciĂłn entre el Costo Ejecutado y el Costo Presupuestado para cada proyecto

Promedio de la relaciĂłn entre el Costo (Ejecutado o Presupuestado) por oferente(s) y el Costo (Ejecutado o Presupuestado)

Fuente: ReproducciĂłn de PIFCSS (2013)

Datos simultĂĄneamente necesarios y disponibles Coste Ejecutado 2013 Coste Presupuestado 2013

Coste Ejecutado Total Coste Presupuestado Total

Proyectos con esos datos Asumidos por el oferente: 108 (20,2%) Asumidos por el receptor: 27 (5,0%) Asumidos por el oferente: 19 (3,6%) Asumidos por el receptor: 6 (1,1%)

Coste Presupuestado 2013 (por oferente y por receptor)

20 (3,7%)

Coste Presupuestado Total (por oferente y por receptor)

38 (7,1%)

Coste Ejecutado 2013 (por oferente y por receptor)

20 (3,7%)

Coste Ejecutado 2013 (por oferente y por receptor)

5 (0,9%)


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 95

(QHIHFWRODPHGLFLÂľQGHODĂŞHÄ&#x2020;FLHQFLDĂŤQHFHVLWD de estimar la relaciĂłn entre el coste ejecutado y el presupuestado, en cualquiera de sus variantes; mientras que la de la â&#x20AC;&#x153;responsabilidad compartidaâ&#x20AC;? requiere de comparar dos mismos Ă­tems de coste para los dos socios participantes (el oferente y el receptor). Conforme a ello y analizados los proyectos que disponen al mismo tiempo de las dos parejas de datos, las estimaciones â&#x20AC;&#x153;mĂĄs representativas posiblesâ&#x20AC;? se obtienen cuando los indicadores se aplican: en el FDVRGHODĂŞHÄ&#x2020;FLHQFLDĂŤVREUHORV&RVWHV(MHFXWDGRV y Presupuestados para 2013 por el Oferente (un 20,2% de los proyectos); y en el de la â&#x20AC;&#x153;responsabilidad compartidaâ&#x20AC;?, a partir del Coste Presupuestado Total por oferente y receptor (apenas 38 proyectos con datos, HTXLYDOHQWHVDXQSRFRVLJQLÄ&#x2020;FDWLYRGHOWRWDO  $FRQWLQXDFLÂľQVHH[SRQHQORVUHVXOWDGRVÄ&#x2020;QDOPHQWH obtenidos: a) El *UÂŁÄ&#x2020;FR,,GLVWULEX\HORVSUR\HFWRVVHJÂźQFXÂŁO fuera el grado de ejecuciĂłn del Coste Presupuestado por el Oferente para el aĂąo 2013. Tal y como sugiere su observaciĂłn y tomando como referente una ejecuciĂłn SUHVXSXHVWDULDGHOSXHGHDÄ&#x2020;UPDUVHTXHXQR de cada cinco de los proyectos analizados (un 19,2%) ejecutĂł un gasto equivalente al presupuestado; DOJRPÂŁVGHODPLWDG XQ VXEHMHFXWÂľHO JDVWRSURJUDPDGR\SDUDODÂźOWLPDFXDUWDSDUWHGH los proyectos (un 26,0%), quienes ejercieron como oferentes ejecutaron un gasto por encima de lo SODQLÄ&#x2020;FDGR$VLPLVPR\HQWUHORVSUR\HFWRVSDUDORVTXH

no se cumpliĂł con lo presupuestado cabe destacar que, en la mitad de las ocasiones en las que el presupuesto se sub-ejecutĂł, se gastĂł entre un 50 y un 100% de los SUHVXSXHVWDGR\TXHFXDQGRHOFRPSURPLVRÄ&#x2020;QDQFLHUR VHLQFXPSOLÂľSRUH[FHVRIXHURQPLQRULWDULDV HQWRUQR a uno de cada 10 proyectos) las ocasiones en las que el gasto se desviĂł de lo presupuestado en porcentajes superiores al 50% o al 100%. b) Por su parte, el *UÂŁÄ&#x2020;FR$,, distribuye los 38 proyectos para los que se dispone del porcentaje del Coste Presupuestado Total asumido por el oferente y por el receptor. Los 38 proyectos se ordenan en el eje horizontal asignĂĄndole a cada uno una barra de valores equivalente al 100% y obtenida tras agregar las participaciones relativas (diferenciadas por color) de cada uno de los socios sobre ese coste total. La SDUWHLQIHULRUGHODEDUUDVHUHÄ&#x2020;HUHDOSRUFHQWDMH correspondiente a quien ejerciĂł como oferente y la superior, al receptor. Ordenados ademĂĄs los proyectos GHPDQHUDGHFUHFLHQWHHQODKRUL]RQWDOVHJÂźQODPD\RU o menor participaciĂłn relativa del oferente sobre el &RVWH3UHVXSXHVWDGR7RWDO\Ä&#x2020;MDQGRXQDOÂŻQHDGH GLYLVLÂľQHO*UÂŁÄ&#x2020;FRHQHOVHREVHUYDFÂľPRIXHURQ mayoritarios los proyectos en el que el paĂ­s oferente tendiĂł a asumir una parte del coste relativamente superior a la que correspondiĂł al receptor. AsĂ­ lo UDWLÄ&#x2020;FDQORVFÂŁOFXORVUHDOL]DGRVVREUHHVWDPXHVWUD SXHVVHJÂźQÂŤVWDTXLHQHVHMHUFLHURQFRPRRIHUHQWHV tendieron a asumir el 58,9% del Coste Presupuestado Total del proyecto, mientras que el receptor asumiĂł el 

*UÂŁÄ&#x2020;FR,,

'LVWULEXFLÂľQGHORVSUR\HFWRVVHJÂźQHOJUDGRGHHMHFXFLÂľQGHO coste presupuestado por el oferente para el aĂąo 2013 Porcentaje de proyectos

En porcentaje 30,0%

26,0% 19,2%

20,0% 13,5%

15,4%

14,4%

10,0 %

5,8%

5,8%

Entre un 150 y un 200%

Por encima del 200%

0,0% EjecuciĂłn del 0%

Por debajo del 50%

Entre un 50 y un 100%

EjecuciĂłn del 100%

Entre un 100 y un 150%

Grado de ejecuciĂłn del Coste Presupuestado en 2013 Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


Anexos CapĂ­tulo II


98 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Anexo II.1.

2WUDVPDQHUDVGHPHGLUODSDUWLFLSDFLÂľQÂ?QGLFHV&RPSXHVWRV y anĂĄlisis de clusters Desde sus primeras ediciones, uno de los objetivos de este Informe se ha centrado en intentar conocer, para cada uno de los aĂąos analizados, â&#x20AC;&#x153;cuĂĄn intensaâ&#x20AC;? ha sido la participaciĂłn de los paĂ­ses iberoamericanos en la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral. Conforme a ello, la fĂłrmula habitual ha consistido en medir â&#x20AC;&#x153;cuĂĄnto representabaâ&#x20AC;? cada paĂ­s, bien en el ejercicio del rol de oferente o bien en el de receptor, sobre el total de los proyectos y acciones regionales registradas durante el ejercicio en cuestiĂłn. Esta fĂłrmula, aunque obviamente vĂĄlida, no permite, sin embargo, establecer una ĂŞFODVLÄ&#x2020;FDFLÂľQÂźQLFDĂŤGHORVUHVXOWDGRVVLQRTXHREOLJD DHVWDEOHFHUGRVFODVLÄ&#x2020;FDFLRQHVXQDSRUFDGDURO\HQ consecuencia, a aplicar al anĂĄlisis una lĂłgica dual que divide a los paĂ­ses entre oferentes y receptores. Pero habrĂ­a, sin duda, otras opciones a la hora de medir la participaciĂłn de los paĂ­ses en la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral. A modo de ilustraciĂłn y de modo anĂĄlogo a como sucede en el comercio internacional, lo que podrĂ­a tomarse en cuenta â&#x20AC;&#x153;es el volumen total de intercambioâ&#x20AC;? realizado, usando para HOORHOQÂźPHURWRWDOGHSUR\HFWRV\DFFLRQHVHQORVTXH cada paĂ­s ha participado ese aĂąo, independientemente de que dicha participaciĂłn estĂŠ asociada a un rol o a otro. Asimismo, podrĂ­a tambiĂŠn resultar relevante ODPHGLFLÂľQGHOQÂźPHURGHSDÂŻVHVFRQORVTXHVH intercambia cooperaciĂłn, asĂ­ como la cantidad de UHFXUVRVPRYLOL]DGRV KXPDQRVRÄ&#x2020;QDQFLHURV SDUD hacerla posible. Por otro lado, habrĂ­a que tomar en cuenta que las SRVLELOLGDGHVGHĂŞSDUWLFLSDFLÂľQĂŤSXHGHQHVWDULQÄ&#x2021;XLGDV por el tamaĂąo del paĂ­s. En este sentido, el â&#x20AC;&#x153;esfuerzo relativoâ&#x20AC;? que un paĂ­s ha de hacer para ofrecer un mayor o menor volumen de proyectos y acciones es distinto en funciĂłn de cuĂĄl sea la dimensiĂłn poblacional, territorial o econĂłmica. Algunos datos corroboran esta idea, pues la realidad de AmĂŠrica Latina es muy heterogĂŠnea: asĂ­ y en ORVFHQVRVGH%UDVLO\0ÂŤ[LFR \PLOORQHV de habitantes) contrastaban con los de Costa Rica y 3DQDPÂŁ \PLOORQHVGHKDELWDQWHV PLHQWUDVHO 3URGXFWR,QWHULRU%UXWR 3,% GH$UJHQWLQD  millones de dĂłlares) multiplicaba entre 25 y 50 veces a

ORVGH+RQGXUDV\1LFDUDJXD \PLOORQHV de dĂłlares, en cada caso) (CEPAL, 2013). $VÂŻSXHVXQDPHMRULGHQWLÄ&#x2020;FDFLÂľQGHOJUDGRHQTXHXQ paĂ­s participa de la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur %LODWHUDOUHTXHULUÂŻDGHHPSH]DUDFRPELQDUPÂźOWLSOHV YDULDEOHVDVÂŻFRPRGHSRQGHUDUODVVHJÂźQODGLPHQVLÂľQ UHODWLYDGHOSDÂŻV<DVXPLUHVWDSRVLELOLGDGVLWÂźDDO Informe de la CooperaciĂłn Sur-Sur en IberoamĂŠrica frente a un nuevo reto: el de generar Ă?ndices o Indicadores de carĂĄcter Compuesto. Dicho en otros WÂŤUPLQRV\VHJÂźQ6FKXVFKQ\\6RWR S VH tratarĂ­a de construir una herramienta que â&#x20AC;&#x153;traduzcaâ&#x20AC;? lo complejo en algo mĂĄs simple, a travĂŠs del diseĂąo de â&#x20AC;&#x153;una UHSUHVHQWDFLÂľQVLPSOLÄ&#x2020;FDGDTXH Ă° UHVXPDXQFRQFHSWR multidimensional en un Ă­ndice simple o unidimensional (â&#x20AC;Ś)â&#x20AC;?. Uno de los ejemplos mĂĄs reconocibles de estos Indicadores Compuestos serĂ­a el Ă?ndice de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En este sentido, agregando y ponderando datos relativos a la salud, la educaciĂłn y los ingresos, el IDH consigue asociar a cada paĂ­s un QÂźPHUR HQWUH\ TXHSRUXQODGRGDLGHDGHDOJR tan multidimensional como el grado de desarrollo de un paĂ­s; y por el otro, permite el siempre necesario ejercicio de comparabilidad entre paĂ­ses, pero tambiĂŠn de un paĂ­s respecto de sĂ­ mismo en distintos momentos del tiempo. Los Ă?ndices Compuestos resultan pues de suma utilidad para interpretar una realidad y para contrastarla con otra a partir de un ejercicio de comparaciĂłn. Pero su proceso de construcciĂłn no es sencillo, pues cualquier error en el transcurso de dicho proceso puede inducir DLQWHUSUHWDFLRQHVFRQIXVDVRVLPSOLÄ&#x2020;FDGDVHLQFOXVRD conclusiones errĂłneas. En este sentido, la construcciĂłn GHXQÂ?QGLFH&RPSXHVWRVLJXHXQRVSDVRVELHQGHÄ&#x2020;QLGRV y requiere de: a)8QVXVWHQWRFRQFHSWXDO XQDGHÄ&#x2020;QLFLÂľQFODUDGHORV REMHWLYRVTXHVHSHUVLJXHQ\GHOFRQWH[WRHQTXHVHGDQ  b) Un sustento tĂŠcnico (un conjunto de herramientas


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 99

metodolĂłgicas que permitan su construcciĂłn).

y como seĂąala Natali, PM (s/f; p.1) esta tĂŠcnica permite â&#x20AC;&#x153;situar los datos en grupos homogĂŠneos, de manera que los individuos que pueden ser considerados similares (o que muestren comportamientos similares) sean asignados a un mismo conglomeradoâ&#x20AC;?. Aplicado por ejemplo a la participaciĂłn de los paĂ­ses en la CooperaciĂłn Horizontal 6XU6XU%LODWHUDOHVWDWÂŤFQLFDGHEHSHUPLWLUĂŞLGHQWLÄ&#x2020;FDU y reconocerâ&#x20AC;? grupos de paĂ­ses con comportamientos similares entre sĂ­, pero distintos a los de otros grupos.

c) 'LVSRQHUGHLQIRUPDFLÂľQ\RGDWRVÄ&#x2020;DEOHV\GHFDOLGDG (Schuschny y Soto, 2009). AsĂ­ y sin entrar en todos los detalles, el proceso de construcciĂłn de un Ă?ndice Compuesto se inicia con un Desarrollo conceptual, sigue con la SelecciĂłn de los indicadores simples que podrĂ­an integrarlo y, tras varias fases intermedias de un carĂĄcter mĂĄs tĂŠcnico, termina con un ejercicio de PonderaciĂłn de la informaciĂłn, de AgregaciĂłn de datos y con un $QÂŁOLVLVÄ&#x2020;QDOGHUREXVWH]\ sensibilidadTXHFRQÄ&#x2020;UPHTXHHO,QGLFDGRUHVYÂŁOLGRDORV propĂłsitos que se perseguĂ­an.

A continuaciĂłn se muestra el anĂĄlisis de clusters que se ha hecho para conocer algo mĂĄs del modo en que los paĂ­ses iberoamericanos participaron de la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral de 2013. Para dicho anĂĄlisis se asociĂł a cada paĂ­s informaciĂłn referida a cuatro variables:

Volviendo a la CooperaciĂłn Horizontal Sur-Sur Bilateral, el Informe todavĂ­a no estĂĄ en condiciones de generar un Ă?ndice Compuesto que permita evaluar de un modo mĂĄs completo como es la participaciĂłn de los paĂ­ses en esta modalidad. Pero algunas de las tĂŠcnicas estadĂ­sticas usadas en el proceso de construcciĂłn de este tipo de Ă?ndices, sĂ­ sirven para empezar a ilustrar el potencial que WHQGUÂŻDQ\SDUDUHDOL]DUXQDSULPHUDDSUR[LPDFLÂľQDRWUDV formas de mediciĂłn de la participaciĂłn. En concreto, se puede recurrir a una de las tĂŠcnicas estadĂ­sticas que se usan en la tercera fase del proceso, dedicada al â&#x20AC;&#x153;anĂĄlisis multivariado descriptivoâ&#x20AC;?: el denominado anĂĄlisis de conglomerados o de clusters.

a) Cantidad de proyectos que el paĂ­s intercambiĂł en 2013, tanto en el rol de oferente como en el de receptor (nptot). b) Cantidad de acciones que el paĂ­s intercambiĂł en 2013, tanto en el rol de oferente como en el de receptor (natot) c) Cantidad de paĂ­ses con los que intercambiĂł proyectos en 2013, ya fuera como oferente o receptor (nppaises) d) Cantidad de paĂ­ses con los que intercambiĂł acciones en 2013, ya fuera como oferente o receptor (napaises).

El anĂĄlisis de clusters se usa para estudiar las relaciones TXHH[LVWHQHQWUHGLVWLQWDVXQLGDGHVGHDQÂŁOLVLV FDVR por ejemplo, de los paĂ­ses) (Schuschny y Soto, 2009). Tal

Realizando lo que se denomina un clustering jerĂĄrquico agregativo, los paĂ­ses se organizaron como sigue:

&RQJORPHUDGRVGHSDÂŻVHVVHJÂźQSDUWLFLSDFLÂľQHQOD&+66%LODWHUDOGHO 10  6  2

Venezuela

Nicaragua

Paraguay

Honduras

Costa Rica

Bolivia

PanamĂĄ

Guatemala

Colombia

0ÂŤ[LFR

Cuba

3HUÂź

8UXJXD\

El Salvador

Ecuador

Rca. Dominicana

Fuente: SEGIB

Chile

Brasil

Argentina

0


100 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

/DÄ&#x2020;JXUDDQWHULRUHVXQGHQGURJUDPDRĂŞÂŁUEROMHUÂŁUTXLFRĂŤ y muestra a los paĂ­ses organizados por conglomerados. Tal y como seĂąalan MarĂ­n, JJ (2009) y Schuschny y Soto (2009), cada conglomerado agrupa paĂ­ses que SRUDOJÂźQPRWLYRVRQKRPRJÂŤQHRVHQWUHVÂŻDODYH]TXH diferencia a un conglomerado de otro por responder a caracterĂ­sticas o patrones de comportamiento distintos. Cabe aĂąadir que el dendrograma distribuye a los paĂ­ses por grupos pero no ofrece informaciĂłn sobre quĂŠ ha unido o separado a los paĂ­ses. Conforme a ello, lo que cuenta este dendrograma es que, en la CHSS Bilateral de 2013, los paĂ­ses iberoamericanos respondieron a seis patrones de participaciĂłn, lo que dio lugar a su agrupaciĂłn en torno a sus correspondientes seis conglomerados:

a) Conglomerado 1: Argentina y Brasil. b) Conglomerado 2: Chile, Ecuador, El Salvador, 8UXJXD\\3HUÂź c)&RQJORPHUDGR&XED\0ÂŤ[LFR d) &RQJORPHUDGR&RORPELD e) Conglomerado 5: Guatemala y PanamĂĄ. f) Conglomerado 6: Bolivia, Costa Rica, Honduras, R. Dominicana, Paraguay, Nicaragua y Venezuela. Para interpretar por quĂŠ unos paĂ­ses pertenecen a un conglomerado y otros a otro, hay que ir mĂĄs allĂĄ y usar JUÂŁÄ&#x2020;FRVFRPRHOTXHVLJXHTXHSXHGDQXELFDUDORV SDÂŻVHVVHJÂźQODVFXDWURYDULDEOHVTXHORVGHÄ&#x2020;QHQ

DistribuciĂłn de los paĂ­ses iberoamericanos a partir de las cuatro variables que GHÄ&#x2020;QHQVXSDUWLFLSDFLÂľQHQOD&+66%LODWHUDOGHO 50

100

150

20

60

100















 150

150 100

nptot

100 50

50

100

natot

60 20 16 12

napaises

 

Conglomerado 1 Conglomerado 2 Conglomerado 3 &RQJORPHUDGR Conglomerado 5 Conglomerado 6

Fuente: SEGIB

nppaises 







16 12  


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 101

No obstante y para su correcta lectura, hay que tomar en cuenta lo siguiente:

'HODOHFWXUDGHOJUÂŁÄ&#x2020;FRVHGHVSUHQGHQDKRUDVÂŻORV siguientes patrones de comportamiento:

a) Cada cuadrante combina un eje de horizontal y uno vertical que a su vez se corresponden con alguna de las cuatro variables antes descritas y designadas con nptot \QDWRW SDUDHOQÂźPHURWRWDOGHSUR\HFWRV\DFFLRQHV respectivamente, intercambiadas por el paĂ­s) y con QDSDLVHV\QSSDLVHV SDUDHOQÂźPHURGHSDÂŻVHVFRQORV que intercambiaron acciones y proyectos, tambiĂŠn de manera respectiva).

a) Argentina y Brasil (Conglomerado 1) fueron paĂ­ses que intercambiaron muchos proyectos (hasta 170) con un numeroso grupo de paĂ­ses pero que, a la vez, intercambiaron pocas acciones con pocos paĂ­ses.

b) Conforme a los datos de los que se dispone, las escalas de cada variable (y por tanto de cada eje) se mueven entre los siguientes valores: de 0 a 18 (napaises y nppaises), de 0 a mĂĄs de 120 (natot) y de 0 a 170 (nptot). c) AsĂ­, por ejemplo, el cuadrante mĂĄs noreste ubica DORVSDÂŻVHVVHJÂźQHOQÂźPHURGHSDÂŻVHVHQORVTXH WLHQHQSUR\HFWRV HMHKRUL]RQWDO \HOQÂźPHURWRWDO de proyectos intercambiados (eje vertical); el mĂĄs QRURHVWHVHJÂźQHOQÂźPHURGHDFFLRQHVWRWDOHV LQWHUFDPELDGDV KRUL]RQWDO \HOQÂźPHURWRWDOGH proyectos (vertical); y el situado mĂĄs al sureste, por el QÂźPHURGHSDÂŻVHVFRQORVTXHLQWHUFDPELDSUR\HFWRV (horizontal) y acciones (vertical). d) A cada conglomerado se le ha asignado ademĂĄs un color: Conglomerado 1, Conglomerado 2, Conglomerado 3, &RQJORPHUDGR, Conglomerado 5, Conglomerado 6.

b) Por su parte, Chile, Ecuador, El Salvador, Uruguay \3HUÂź Conglomerado 2 FRPELQDURQXQQÂźPHURGH proyectos y acciones medio (no mĂĄs de 80) con un QÂźPHURPHGLRDOWRGHSDÂŻVHV HQWUH\  c)0LHQWUDV&XED\0ÂŤ[LFR Conglomerado 3) FRPELQDURQXQQÂźPHURGHSUR\HFWRV\DFFLRQHVPHGLR SHURVLHPSUHFRQXQQÂźPHURDOWRGHSDÂŻVHV GHKHFKR VRQORVÂźQLFRVTXHLQWHUFDPELDURQFRRSHUDFLÂľQFRQ todos los demĂĄs socios). d) Colombia tuvo un comportamiento diferencial respecto al resto (&RQJORPHUDGR), determinado por XQQÂźPHURPX\DOWRGHDFFLRQHV  HQXQQÂźPHUR WDPELÂŤQHOHYDGRGHSDÂŻVHV   e) Guatemala y PanamĂĄ (Conglomerado 5), registraron pocos proyectos con pocos paĂ­ses y ello contrastĂł con ORVXFHGLGRHQWRUQRDODVDFFLRQHV QÂźPHURPHGLRDOWR en bastantes paĂ­ses). f) Finalmente, Bolivia, Costa Rica, Honduras, R. Dominicana, Paraguay, Nicaragua y Venezuela (Conglomerado 6) se caracterizĂł por combinar valores relativamente bajos de todas las variables.

Fuente: SEGIB a partir de los servicios estadĂ­sticos de la Agencia Uruguaya de CooperaciĂłn Internacional (AUCI), CEPAL (2013), Natali, PM (s/f), MarĂ­n, JJ (2008) y Schuschny y Soto (2009)


102 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIร“N SUR-SUR EN IBEROAMร‰RICA 2015

Anexo II.2.

7DEODV\*Uยฃฤ†FRV 0DSD$,, 3DUWLFLSDFLยตQGHORVSDยฏVHVHQODVDFFLRQHVGHFRRSHUDFLยตQVHJยผQURO

CUBA

Mร‰XICO

REPรšBLICA DOMINICANA HONDURAS GUATEMALA EL SALVADOR

NICARAGUA

COSTA RICA

VENEZUELA

PANAMร COLOMBIA ECUADOR

BRASIL

,,$6HJยผQRIHUHQWH

PERรš

Participaciรณn en porcentaje

BOLIVIA

)UDQMDVGHLQWHQVLGDGVHJยผQSRUFHQWDMHGH acciones de cooperaciรณn ofrecidas en el aรฑo 2013 No se registran acciones

PARAGUAY CHILE

Entre un 0,1% y 2,5% Entre un 2,6 y un 5,0%

ARGENTINA

Entre un 5,1% y un 7,5% Entre un 7,6% y un 10,0% Entre un 10,1% y un 12,5% Mรกs de un 12,6%

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de Cooperaciรณn

URUGUAY


IBEROAMร‰RICA Y LA COOPERACIร“N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 103

CUBA

Mร‰XICO

REPรšBLICA DOMINICANA HONDURAS GUATEMALA EL SALVADOR

NICARAGUA

COSTA RICA

VENEZUELA

PANAMร COLOMBIA ECUADOR

BRASIL PERรš

,,%6HJยผQUHFHSWRU

BOLIVIA

Participaciรณn en porcentaje

PARAGUAY

)UDQMDVGHLQWHQVLGDGVHJยผQSRUFHQWDMHGH acciones de cooperaciรณn recibidas en el aรฑo 2013

CHILE

No se registran acciones Entre un 0,1% y 2,5%

ARGENTINA

Entre un 2,6 y un 5,0% Entre un 5,1% y un 7,5% Entre un 7,6% y un 10,0% Entre un 10,1% y un 12,5% Mรกs de un 12,6%

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de Cooperaciรณn

URUGUAY


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Tabla A.II.1. ComparaciĂłn de los grados de concentraciĂłn/dispersiĂłn de la

&+66%LODWHUDOGH\VHJÂźQLQGLFDGRU

Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOFRQFXDWURGHFLPDOHVQÂźPHURGHSDÂŻVHVHQXQLGDGHVSDUWLFLSDFLRQHVHQSRUFHQWDMH

5(&(3725(6

2)(5(17(6

Indicadores

Proyectos

Acciones

2011

2012

2013

2011

2012

2013

Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOSDUDOD&+66%RIUHFLGD

0,2095

0,1878

0,1819

0,1278

0,2041

0,1271

1ÂźPHURGHRIHUHQWHVTXHFRQFHQWUDQHO de la CHSSB

4

4

4

6

5

6

Porcentaje de la CHSSB ofrecida por el principal oferente

35,9%

29,4%

28,8%

20,5%

35,5%

25,4%

% de la CHSSB ofrecida por los dos principales oferentes

56,3%

50,6%

53,1%

38,8%

59,1%

40,7%

% de la CHSSB ofrecida por los tres principales oferentes

69,5%

69,2%

66,0%

52,4%

67,5%

51,9%

Â?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOSDUDOD&+66%UHFLELGD

0,0660

0,0694

0,0683

0,0707

0,0678

0,1111

11

11

11

10

11

8

Porcentaje de la CHSSB recibida por el principal receptor

11,1%

13,0%

13,9%

11,8%

11,8%

21,9%

% de la CHSSB recibida por los dos principales receptores

20,8%

22,3%

22,6%

22,3%

21,7%

38,3%

% de la CHSSB recibida por los tres principales receptores

30,2%

31,4%

30,7%

31,9%

30,5%

49,7%

1ÂźPHURGHUHFHSWRUHVTXHFRQFHQWUDQHO 75% de la CHSSB

Fuente: SEGIB a partir de PIFCSS (2013) y de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 105

Tabla A.II.2. Indicadores de concentraciĂłn de las relaciones bilaterales

establecidas por los principales oferentes y receptores en la cooperaciĂłn con sus socios de AmĂŠrica Latina. 2013 3UR\HFWRVHQXQLGDGHVSDUWLFLSDFLÂľQHQSRUFHQWDMHÂ?QGLFHGH+HUÄ&#x2020;QGDKOFRQFXDWURGHFLPDOHV

A.II.2.A. ConcentraciĂłn en las relaciones de los principales oferentes Total proyectos ofrecidos

Principales oferentes

166

ParticipaciĂłn sobre el total de los proyectos ofrecidos deâ&#x20AC;Ś

Ă?ndice de +HUÄ&#x2020;QGDKO

...primer receptor

â&#x20AC;Śdos principales receptores

â&#x20AC;Śtres principales receptores

Brasil

12,0%

22,9%

31,9%

0,0732

140

Argentina

20,0%

35,7%

45,7%

0,1103

74

MĂŠxico

17,6%

29,7%

40,5%

0,0880

56

Chile

16,1%

30,4%

41,1%

0,0938

48

Uruguay

18,8%

33,3%

45,8%

0,1172

34

Cuba

23,5%

35,3%

44,1%

0,1073

30

Colombia

23,3%

36,7%

50,0%

0,1267

A.II.2.B. ConcentraciĂłn en las relaciones de los principales receptores Total proyectos recibidos

Principales receptores

80

ParticipaciĂłn sobre el total de los proyectos ofrecidos deâ&#x20AC;Ś

Ă?ndice de +HUÄ&#x2020;QGDKO

...primer oferente

â&#x20AC;Śdos principales oferentes

â&#x20AC;Śtres principales oferentes

El Salvador

27,5%

50,0%

61,3%

0,1669

50

Bolivia

56,0%

72,0%

82,0%

0,3576

47

Ecuador

23,4%

42,6%

61,7%

0,1598

45

Uruguay

33,3%

53,3%

66,7%

0,1980

41

3HUÂź

48,8%

75,6%

87,8%

0,3314

37

Cuba

37,8%

73,0%

83,8%

0,2856

32

Colombia

34,4%

59,4%

75,0%

0,2207

32

MĂŠxico

31,3%

56,3%

71,9%

0,2090

25

Argentina

32,0%

56,0%

76,0%

0,2288

25

Costa Rica

52,0%

64,0%

76,0%

0,3184

24

Paraguay

58,3%

75,0%

87,5%

0,3889

24

Honduras

45,8%

66,7%

79,2%

0,2813

21

Nicaragua

42,9%

71,4%

90,5%

0,3107

21

R. Dominicana

61,9%

76,2%

85,7%

0,4195

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


106 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Tabla A.II.3. &ODVLÄ&#x2020;FDFLÂľQGHORVVHFWRUHVGHDFWLYLGDGDSDUWLUGHXQDYDULDQWH

GHODXVDGDSRUHO&RPLWÂŤGH$\XGDDO'HVDUUROOR &$'  QRYLHPEUHGH

Sector de actividad

Infraestructura y Servicios EconĂłmicos

Fortalecimiento institucional

CĂłdigo

EducaciĂłn

(11)

Salud

(12)

PoblaciĂłn y salud reproductiva

(13)

Abastecimiento y saneamiento de agua Otros servicios y polĂ­ticas sociales

Sectores productivos

EconĂłmica

Social (Infraestructura y Servicios Sociales)

DimensiĂłn sectorial

De bĂĄsica a universitaria. Incluye: polĂ­ticas educativas, investigaciĂłn, formaciĂłn profesores, formaciĂłn profesional, otros General y bĂĄsica. PolĂ­tica sanitaria, servicios mĂŠdicos, atenciĂłn sanitaria bĂĄsica, investigaciĂłn mĂŠdica, salud post-reproductiva y nutriciĂłn bĂĄsica, infraestructura sanitaria, educaciĂłn sanitaria, formaciĂłn de personal sanitario, otros Programas y polĂ­tica sobre poblaciĂłn, migraciones, atenciĂłn salud UHSURGXFWLYDSODQLÄ&#x2020;FDFLÂľQIDPLOLDUOXFKDFRQWUD(76IRUPDFLÂľQHVSHFÂŻÄ&#x2020;FD otros

(14)

PolĂ­tica de recursos y residuos hĂ­dricos, suministro y potabilizaciĂłn, GHVDUUROORFXHQFDVÄ&#x2021;XYLDOHVIRUPDFLÂľQRWURV

(15)

Servicios y polĂ­ticas sociales, polĂ­tica de vivienda, polĂ­ticas hacia personas con discapacidad, otros

EnergĂ­a

(21)

GeneraciĂłn y suministro. PolĂ­tica energĂŠtica, producciĂłn energĂŠtica, distribuciĂłn de gas, centrales tĂŠrmicas, hidroelĂŠctricas, energĂ­a solar, biocombustibles, investigaciĂłn energĂŠtica, otros

Transporte y almacenamiento

(22)

3ROÂŻWLFDGHWUDQVSRUWHWUDQVSRUWHSRUFDUUHWHUDIHUURFDUULOPDUÂŻWLPRÄ&#x2021;XYLDO aĂŠreo, almacenamiento, otros

Comunicaciones

(23)

PolĂ­tica de comunicaciĂłn, telecomunicaciones, radio, televisiĂłn, prensa, tecnologĂ­a de la informaciĂłn y las comunicaciones, otros

Ciencia y tecnologĂ­a

(24)

'HVDUUROORFLHQWÂŻÄ&#x2020;FR\WHFQROÂľJLFRDSR\RDODWUDQVIHUHQFLDGH FRQRFLPLHQWRVTXHUHIXHUFHQHOVLVWHPDFLHQWÂŻÄ&#x2020;FRXQLYHUVDOL]DFLÂľQGHO acceso a la tecnologĂ­a, otros

%DQFD\Ä&#x2020;QDQ]DV

(25)

Empleo

(26)

Empresas

(27)

Extractivas

(2A)

Agricultura

(2B)

Silvicultura Pesca

(2C) (2D)

ConstrucciĂłn

(2E)

PolĂ­tica de construcciĂłn

Industria Turismo

(2F) (2G)

PolĂ­tica industrial, industrias por sectores, otros

Comercio

(2H)

Gobierno

(31)

Sociedad civil

(32)

Medio ambiente

(41)

GestiĂłn de desastres

(42)

Cultura

(51)

GĂŠnero

(52)

Otros

(53)

Medio ambiente

2WUDV dimensiones

DescripciĂłn

Fuente: SEGIB a partir de CAD (noviembre de 2004)

3ROÂŻWLFDÄ&#x2020;QDQFLHUDLQVWLWXFLRQHVPRQHWDULDVHQVHÂłDQ]DVHUYLFLRVÄ&#x2020;QDQFLHURV otros PolĂ­tica de empleo y otros Servicios e instituciones de apoyo a la empresa, desarrollo PYMES, privatizaciones, fortalecimiento procesos de competencia, otros ([SORUDFLÂľQ\H[WUDFFLÂľQGHUHFXUVRVPLQHUDOHV\HQHUJÂŤWLFRV3ODQLÄ&#x2020;FDFLÂľQ\ legislaciĂłn minera, geologĂ­a, carbĂłn, petrĂłleo, gas, minerales, otros PolĂ­tica agraria, tierras cultivables, reforma agraria, soberanĂ­a alimentaria, ganaderĂ­a, desarrollo agrario alternativo, sanidad animal y vegetal, cooperativas agrĂ­colas PolĂ­tica forestal, desarrollo forestal, investigaciĂłn en silvicultura, otros PolĂ­tica pesquera, servicios pesqueros, investigaciĂłn, otros

PolĂ­tica turĂ­stica PolĂ­tica y regulaciĂłn comercio exterior. Acuerdos comerciales regionales, negociaciones comerciales multilaterales, otros 3ROÂŻWLFDV\DGPLQLVWUDFLÂľQSÂźEOLFD*HVWLÂľQGHÄ&#x2020;QDQ]DVSÂźEOLFDV DescentralizaciĂłn y apoyo a niveles de gobierno distintos del central, 'HVDUUROOROHJDO\MXGLFLDO\VHJXULGDGSÂźEOLFD3DUWLFLSDFLÂľQSROÂŻWLFD Derechos Humanos, Seguridad nacional y defensa Apoyo y fortalecimiento de la sociedad civil ProtecciĂłn del medio ambiente, polĂ­ticas medioambientales, biodiversidad, investigaciĂłn medioambiental, otros Intervenciones operativas que se llevan a cabo en las diferentes etapas de un desastre (PrevenciĂłn, PreparaciĂłn, MitigaciĂłn, Ayuda de emergencia, RehabilitaciĂłn y ReconstrucciĂłn ) Cultura y ocio, bibliotecas, museos, otros Programas y proyectos que relacionen mujer y desarrollo, fomento y apoyo a grupos y organizaciones de mujeres Fomento de distintos modelos de desarrollo rural, urbano, alternativo no agrario, comunal, otros


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 107

0DWUL]$,,3UR\HFWRVGH&RRSHUDFLÂľQ+RUL]RQWDO6XU6XU%LODWHUDOVHJÂźQ dimensiones de actividad. 2013 A.II.1.1. DimensiĂłn social

Socios oferentes Bolivia El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Paraguay Argentina Brasil Colombia Costa Rica Cuba Ecuador MĂŠxico PanamĂĄ

Venezuela

3HUÂź

Uruguay

Chile

727$/

R. Dominicana

PIM-Alto

PIM-Bajo PI-Alto

1

1

3

7

7

5

1

1

1

1

1

1

11

1

9

 

3

2

10

1

2

1

2

1

1

Colombia 1

Brasil

2

1

1

1

Costa Rica 5

1

3

(2)

2

6

3

1

1  

17

7

(1)

(1)

1

2

MĂŠxico 4

Ecuador 3

Cuba

1

1

1

3

1

PanamĂĄ

7

4

2

1

6

6

3HUÂź

19

3

3

1

1

6

 



2

3

 

 

(4)



197

20

21

1

25



31

7

53

1

 

727$/

3

Uruguay

PI-Alto

1

(4)

6

Chile

10

6

Venezuela

1

R. Dominicana

PIM-Alto

1

(1) 7

1

2

Argentina

3

1

Paraguay

2

Nicaragua

Socios receptores

9

2

3

2

1

3 3 30

Honduras

PIM-Bajo

7

1

2

1

2 3 17

2

Guatemala

7

El Salvador

1

Bolivia


Bolivia

El Salvador

1

2

1

2

2

1

Colombia  

1

2

Costa Rica  

2

1

Cuba 1

1

3

Ecuador 1

1

2

1

MĂŠxico

727$/

3

9

2

Uruguay

1

1

1

Chile

Venezuela

R. Dominicana

3HUÂź

PanamĂĄ

MĂŠxico



1

5

7

5

7

1

1



(1)

(2)

1

PanamĂĄ

Nicaragua

Honduras



4

5

4

1

2

1

1

Guatemala

1

Paraguay 1

3HUÂź

Ecuador

1

3

R. Dominicana 1

1

1

Argentina

PIM-Alto

Brasil

PIM-Bajo

Venezuela

Cuba

Costa Rica

Colombia

Brasil

Argentina

Paraguay

Nicaragua

Honduras

Guatemala

El Salvador

Bolivia

Socios oferentes

PIM-Bajo

PIM-Alto

PI-Alto

PI-Alto

2

(1)

1

Chile

Socios receptores

Uruguay 

(1)

3

727$/ 65

9



2

7

1

1

3

3

22

13

108 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

A.II.1.2. DimensiĂłn econĂłmica. Infraestructuras y servicios


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 109

A.II.1.3. DimensiĂłn econĂłmica. Sectores productivos

Socios oferentes Bolivia El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Paraguay Argentina Brasil Colombia Costa Rica Cuba Ecuador MĂŠxico PanamĂĄ

Venezuela

3HUÂź

Uruguay

Chile

727$/

R. Dominicana

PIM-Alto

PIM-Bajo PI-Alto

1

1

5

8

1

2

5

3

1

2

10

3

11

10

(1)

(1) 2

8

2

 

1

4

2

22

6

13

(1)

1

 

1

1

7

1

 



7

MĂŠxico

3

Ecuador 5

Cuba

(2)

Costa Rica

3

Colombia

5

10

1

4

4

3HUÂź



PanamĂĄ

3

4

5

1

1

Venezuela



R. Dominicana

 

61

(1)





9

13

2

26

7

50

727$/

 

Uruguay

PI-Alto

2

(2)

Chile

PIM-Alto

1 (3)

(1)

(4) 9

Brasil

Socios receptores

4

3

2 11

Argentina

PIM-Bajo

15

1

1 21

3

Paraguay

3

Nicaragua

1

Honduras

2

Guatemala

4

El Salvador

2

Bolivia


1

Colombia

2

MĂŠxico



1

Uruguay

727$/

1

Chile

Venezuela

R. Dominicana

3HUÂź

PanamĂĄ

1

2

6

5

El Salvador

Ecuador

Cuba



1

Brasil

Costa Rica

2

Guatemala

3

(1)

1

1

Honduras

1

1

Nicaragua 1

1

Paraguay 5

2

1

2



1

3

Argentina

PIM-Alto

1

1

Brasil

PIM-Bajo

Bolivia

Argentina

Paraguay

Nicaragua

Honduras

Guatemala

El Salvador

Bolivia

Socios oferentes

PIM-Bajo

PIM-Alto

PI-Alto

Colombia 

1

2

1

Costa Rica 3

1

2

Cuba 3

3

Ecuador 

1

3

2

1

(1)

MĂŠxico 3

(1)

(2)

PanamĂĄ 2

2

3HUÂź 3

1

1

1

R. Dominicana 

2

2

PI-Alto

2

(2)

Chile

Socios receptores

Uruguay 

1

(1)

1

5

727$/ 77

5

13

9

3





13

1

1

110 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

$,,'HIRUWDOHFLPLHQWRLQVWLWXFLRQDO

Venezuela


IBEROAMÉRICA Y LA COOPERACIÓN HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 111

A.II.1.5. Medio ambiente

Socios oferentes Bolivia El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Paraguay Argentina Brasil Colombia Costa Rica Cuba Ecuador México Panamá

Venezuela

3HU¼

Uruguay

Chile

727$/

R. Dominicana

PIM-Alto

PIM-Bajo PI-Alto

1

1

1

Honduras

Nicaragua Paraguay

(1)

(1)

1

(1)

Colombia 

1

Costa Rica 1

1

(1)

(1)

1

Ecuador 

(2)

(1)

México 3

2

1

3

(1)

R. Dominicana

1

3HU¼

3

2

30

2



1

6

3

5

5

1

(1)

727$/

1

Uruguay

PI-Alto

2

(2)

Chile

PIM-Alto

(1)

(1)

2

Brasil

Cuba

Panamá

Venezuela

Socios receptores

1

2

Argentina

PIM-Bajo

1



1

1

1

Guatemala 1

El Salvador

1

Bolivia


727$/



1

1

1

3

2

El Salvador

Honduras

1

1

Paraguay 2

2

1

(1)

Colombia 1

1

Costa Rica 2

2

Cuba 1

1

Ecuador 5

(1)

4

MĂŠxico 2

(1)

1

3HUÂź 2

2

Venezuela 2

(1)

1

PI-Alto

3

3

Uruguay 5

(1)

2

 

39

3

1

1

2

1

1

2

6





727$/

R. Dominicana

PanamĂĄ

Nicaragua

Guatemala

1RWDD 6LJXLHQGRORVFULWHULRVGHO%DQFR0XQGLDODIHFKDGHMXOLRGHORVSDÂŻVHVVHKDQFODVLÄ&#x2020;FDGRVHJÂźQVXVQLYHOHVGH,QJUHVR1DFLRQDO%UXWRSHUFÂŁSLWD &RQIRUPHDHVWRFDGDHFRQRPÂŻDKDVLGRFODVLÄ&#x2020;FDGDFRPR3DÂŻVGH,QJUHVR0HGLDQR%DMR ,1%SHUFÂŁSLWDHQWUH\GÂľODUHV ,QJUHVR0HGLDQR$OWR HQWUH 4.125 y 12.746 dĂłlares) e Ingreso Alto (mĂĄs de 12.746 dĂłlares). b) Entre parĂŠntesis se recogen aquellos proyectos que fueron declarados por los paĂ­ses como â&#x20AC;&#x153;bidireccionalesâ&#x20AC;?. En dichos casos, los dos paĂ­ses participantes son a la vez oferente y receptor. Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

Uruguay

Chile

Venezuela

R. Dominicana

3HUÂź

PanamĂĄ

MĂŠxico

Ecuador

Cuba

Costa Rica



2

Brasil

Colombia

2

Argentina

PIM-Alto

Brasil

PIM-Bajo

Bolivia

Argentina

Paraguay

Nicaragua

Honduras

Guatemala

El Salvador

Bolivia

Socios oferentes

PIM-Bajo

PIM-Alto

PI-Alto

Chile

Socios receptores

112 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

$,,2WUDVGLPHQVLRQHV


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 113

0DWUL]$,,$FFLRQHVGH&RRSHUDFLÂľQ+RUL]RQWDO6XU6XU%LODWHUDOVHJÂźQ

dimensiones de actividad. 2013 A.II.2.1. DimensiĂłn social PIM-Alto

PIM-Bajo Bolivia

El Salvador

Guatemala

Honduras

Nicaragua

Paraguay

Argentina

Brasil

Colombia

Costa Rica

Cuba

Ecuador

MĂŠxico

PanamĂĄ

3HUÂź

R. Dominicana

Venezuela

Chile

Uruguay 727$/

Socios oferentes

PI-Alto

2

Honduras

Costa Rica

1

2

2

2

7

Colombia

PIM-Alto

1

Brasil

1

 

Argentina

1

1



(1)

3

Paraguay

1

1

2

1

1

2

1

1

2

Nicaragua

1

1

Cuba (1)

3

1

2

PanamĂĄ

1

MĂŠxico

R. Dominicana

2

3HUÂź

1

1

1

5

1

 

3

1

1

2

7

2

2

12

1

1

 

1

(1) 1

1

1

1



1

1

 

1

1

12

Ecuador

1

2

6

727$/



17

1

21

10

26

1

3

1

13

3

109

4

1

1

6

Varios*

PI-Alto

Uruguay

2

Chile

1

1

1

1

6

1

1

2

1

1

1

1



Venezuela

Socios receptores

2

Guatemala

1

1

 

1



1

1

2

1



5

1

1

9

El Salvador

PIM-Bajo

2

1

1

1

5

Bolivia


PI-Alto

PIM-Alto

PIM-Bajo

6

1

Honduras

6

6

3

1

2

Nicaragua

1

3

6

1

12

1

Guatemala

5

Paraguay

Uruguay

2

1

5

Colombia 1

727$/

Bolivia

1

El Salvador

6

Costa Rica

Chile

Venezuela

R. Dominicana

3HU¼

Panamá

México

Ecuador

Cuba

Costa Rica

Colombia

Brasil

Argentina

Paraguay

Nicaragua

Honduras

Guatemala

El Salvador

Bolivia

Socios oferentes

Argentina

PIM-Alto

Brasil

PIM-Bajo

Ecuador 6

1

1

1

1

1

1

México 1

1

Panamá 12

1

2

1

1

5

1

1

3HU¼ 1

1

R. Dominicana 3

3

Venezuela 1

1

PI-Alto

Chile

Socios receptores

Uruguay 1

1

Varios* 2

1

1

727$/ 62

2

3

2

3

2

5

2

33

2

6

1

1

 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIÓN SUR-SUR EN IBEROAMÉRICA 2015

A.II.2.2. Dimensión económica. Infraestructuras y servicios

Cuba


IBEROAMÉRICA Y LA COOPERACIÓN HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 115

A.II.2.3. Dimensión económica. Sectores productivos

Socios oferentes

Bolivia

El Salvador

Guatemala

Honduras

Nicaragua

Paraguay

Argentina

Brasil

Colombia

Costa Rica

Cuba

Ecuador

México

Panamá

Venezuela

PIM-Bajo 3HU¼

Uruguay 727$/

R. Dominicana

PIM-Alto

Chile

PI-Alto

1

2

1

2

6

Guatemala Honduras

1

1

Nicaragua Paraguay

Brasil

PIM-Alto

Argentina

1

1

2

Colombia

1

1

Costa Rica Cuba

1

1

2

Ecuador

2

2

México Panamá

1

1

2

3HU¼

1

1

R. Dominicana Venezuela

Uruguay

1

1

1

2

3

1

1

1

2

1

727$/

1

6

2

23

2

1

3

Varios*

PI-Alto

Chile

Socios receptores

1

1

2

El Salvador

PIM-Bajo

1

1

Bolivia


Bolivia

Honduras

Nicaragua

1

(1)

(2)

3

1

1

1

1

5

2

1



1

2

(1)

1

Uruguay

727$/

10

37

3

2

7

11

56

3

5

1

 

5

Chile

1

1

1

2 1

1

1

4

Venezuela 1

(1)

1

(1)

1

2

1

1

1

1

 

R. Dominicana

6

1

1

3HUÂź

5

1

2

MĂŠxico

 

3

PanamĂĄ

3

Ecuador

Cuba

Costa Rica

(2)

17

8

Colombia

1

5

Brasil

1

(1)

(1)

4

1

1

Paraguay

Argentina

 

Colombia

2

1

2

Costa Rica

Paraguay

Nicaragua

Honduras

Guatemala

1

El Salvador

2

Cuba

2

Guatemala

6

Ecuador

El Salvador

MĂŠxico 2

Argentina

PIM-Alto

PanamĂĄ

Bolivia

Socios oferentes

PIM-Bajo

PIM-Alto

PI-Alto

Brasil

PIM-Bajo

3HUÂź 7

1

 

(1)

(1)

 

R. Dominicana 3

1

2

PI-Alto

Chile

Socios receptores

Uruguay 1

1

Varios* 20

2

3

15

727$/ 173

6

16

2

2

11

1

26

19

6

51

6

11

2

2

2



2

116 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

$,,'HIRUWDOHFLPLHQWRLQVWLWXFLRQDO

Venezuela


IBEROAMÉRICA Y LA COOPERACIÓN HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 117

A.II.2.5. Medio ambiente

PIM-Bajo

PIM-Alto

Bolivia

El Salvador

Guatemala

Honduras

Nicaragua

Paraguay

Argentina

Brasil

Colombia

Costa Rica

Cuba

Ecuador

México

Panamá

3HU¼

R. Dominicana

Venezuela

Chile

Uruguay 727$/

Socios oferentes

PI-Alto

Guatemala Honduras

1

1

Nicaragua Paraguay

Brasil

PIM-Alto

Argentina

Colombia Costa Rica Cuba 1

1

Ecuador México Panamá 3HU¼

1

1

R. Dominicana Venezuela

Uruguay

3

2

727$/

1

3

9

2

2

Varios*

PI-Alto

1

1

Chile

Socios receptores

1

1

1

1

2

El Salvador

PIM-Bajo

Bolivia


Guatemala

2

1

1

Argentina

PIM-Alto

1

1

Colombia 5

1

1

2

1

Costa Rica 1

1

Cuba 1

1

Ecuador 1

1

MĂŠxico 1

1

3HUÂź 1

1

PI-Alto

23

2

3

1

3

2

9

2

1

727$/

Varios*

Uruguay

Venezuela

R. Dominicana

PanamĂĄ

Paraguay

Nicaragua

Honduras

1RWDD 6LJXLHQGRORVFULWHULRVGHO%DQFR0XQGLDODIHFKDGHMXOLRGHORVSDÂŻVHVVHKDQFODVLÄ&#x2020;FDGRVHJÂźQVXVQLYHOHVGH,QJUHVR1DFLRQDO%UXWRSHUFÂŁSLWD &RQIRUPHDHVWRFDGDHFRQRPÂŻDKDVLGRFODVLÄ&#x2020;FDGDFRPR3DÂŻVGH,QJUHVR0HGLDQR%DMR ,1%SHUFÂŁSLWDHQWUH\GÂľODUHV ,QJUHVR0HGLDQR$OWR HQWUH 4.125 y 12.746 dĂłlares) e Ingreso Alto (mĂĄs de 12.746 dĂłlares). b) Entre parĂŠntesis se recogen aquellas acciones que fueron declaradas por los paĂ­ses como â&#x20AC;&#x153;bidireccionalesâ&#x20AC;?. En dichos casos, los dos paĂ­ses participantes son a la vez oferente y receptor. *Esta columna registra acciones que siendo ejecutadas por un solo RIHUHQWHDIHFWDQDYDULRVUHFHSWRUHVDODYH] SRUHMHPSORXQWDOOHURXQVHPLQDULR 6HFRQWDELOL]DFRQXQDVRODDFFLÂľQSRUTXHWLHQHXQÂźQLFRSHUÂŻRGRGHHMHFXFLÂľQ \XQÂźQLFRSUHVXSXHVWR Fuente: SEGIB a partir de las Agencias de CooperaciĂłn y/o Direcciones Generales de CooperaciĂłn

7

2

Uruguay

3

1

2

2

1

727$/

Bolivia

2

El Salvador

Chile

Venezuela

R. Dominicana

3HUÂź

PanamĂĄ

MĂŠxico

Ecuador

Cuba

Costa Rica

Colombia

Brasil

Argentina

Paraguay

Nicaragua

Honduras

Guatemala

El Salvador

Bolivia

Socios oferentes

PIM-Bajo

PIM-Alto

PI-Alto

Brasil

PIM-Bajo

Chile

Socios receptores

118 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

$,,2WUDVGLPHQVLRQHV


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 119

*UÂŁÄ&#x2020;FR$,, 3HUÄ&#x2020;OGHFDSDFLGDGHVGHORVSULQFLSDOHVRIHUHQWHVVHJÂźQ dimensiĂłn y sector de actividad. 2013

A.II.1.A. Brasil

DimensiĂłn Sectorial



30,1 %  13,3 % 

3,0 %

Sector de Actividad 20,5 %

6,0 %

Salud

Abastecimiento y saneamiento de agua

22,3 % Agricultura

26,5 %

BRASIL

Va V arios Var

4,2 %

EnergĂ­a

4,2 %

16,3 %

Ciencia y TecnologĂ­a

Social

EconĂłmica

Infraestructura y Servicios EconĂłmicos

Gobierno

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


120 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIร“N SUR-SUR EN IBEROAMร‰RICA 2015

A.II.1.B. Argentina

Dimensiรณn Sectorial

43,6 %

24,3 %

10,0 %



 3,6%

Sector de Actividad 12,1 % Salud

5,0 %

2WURV6HUYLFLRV\ polรญticas sociales

22,1 % Agricultura

33,6 % Var Varios

ARGENTINA 12,1 % 

Industria

Gobierno 6,4 %

Cultura

Social

Econรณmica

Infraestructura y Servicios Econรณmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


IBEROAMร‰RICA Y LA COOPERACIร“N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 121

$,,&0ยซ[LFR

Dimensiรณn Sectorial

35,1 %



12,2 %  

1,4 %

Sector de Actividad 24,3 %

6,0 %

Educaciรณn

Abastecimiento y saneamiento de agua

23,0 % Agricultura

0ย‹;,&2

27,0 % Varios Va Var

5,4 %

Empresas



Medio ambiente

12,2 % Gobierno

Social

Econรณmica

Infraestructura y Servicios Econรณmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


122 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIร“N SUR-SUR EN IBEROAMร‰RICA 2015

A.II.1.D. Chile

Dimensiรณn Sectorial

37,5%

23,2 %

23,2 % 7,1 %

7,1% 

Sector de Actividad 14,3 % Salud

14,3 % 2WURV6HUYLFLRV\ polรญticas sociales



Agricultura

32,1 % Varios Var

CHILE

23,2% Gobierno 7,1 %

Medio ambiente

Social

Econรณmica

Infraestructura y Servicios Econรณmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 123

$,,(8UXJXD\

DimensiĂłn Sectorial

41,7 % 

 10,4 % 

4,2 %

Sector de Actividad 

12,5%

Salud

2WURV6HUYLFLRV\ polĂ­ticas sociales

16,7 % Agricultura



858*8$<

Varios Va Var



Ciencia y tecnologĂ­a

10,4 % Gobierno

Social

EconĂłmica

Infraestructura y Servicios EconĂłmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIร“N SUR-SUR EN IBEROAMร‰RICA 2015

A.II.1.F. Cuba

Dimensiรณn Sectorial

 7,1 % 

0,0%

0,0%

0,0%

Sector de Actividad

17,6 %



Salud Educaciรณn

 2WURV6HUYLFLRV\ polรญticas sociales



Cultura

CUBA





Energรญa

2WURV

Social

Econรณmica

Infraestructura y Servicios Econรณmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


IBEROAMร‰RICA Y LA COOPERACIร“N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 125

*Uยฃฤ†FR$,, 3HUฤ†OGHFDSDFLGDGHVGHORVSULQFLSDOHVUHFHSWRUHVVHJยผQ dimensiรณn y sector de actividad. 2013

A.II.2.A. El Salvador

Dimensiรณn Sectorial

37,5 %

22,5 % 

11,3 %

10,0 % 5,0 %

Sector de Actividad 5,0 %

Educaciรณn 17,5 %

21,3 %

2WURV6HUYLFLRV\ polรญticas sociales

Gobierno

(/6$/9$'25 10,0 % Salud

5,0 %

Abastecimiento y saneamiento de agua

32,5 % Var V arios

Social

Econรณmica

Infraestructura y Servicios Econรณmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


126 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIร“N SUR-SUR EN IBEROAMร‰RICA 2015

A.II.2.B. Bolivia

Dimensiรณn Sectorial

42,0%

34,0 % 



6,0% 2,0%

Sector de Actividad

10,0 %

20,0%

Educaciรณn Salud

30,0%

26,0 %

Agricultura

6,0%

Varios Va Var

BOLIVIA



Industria

Social

Econรณmica

Gobierno

Infraestructura y Servicios Econรณmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


IBEROAMร‰RICA Y LA COOPERACIร“N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 127

A.II.2.C. Ecuador

Dimensiรณn Sectorial

36,2% 17,0 %





10,6%



Sector de Actividad

6,4 %

21,3 %

12,5%

Salud

2WURV6HUYLFLRV\ polรญticas sociales

Educaciรณn 6,4 %

Agricultura

27,7 %

(&8$'25

Varios Va Var 

Ciencia y tecnologรญa

17,0% 6,4 %

Gobierno

Gestiรณn de desastres

Social

Econรณmica

Infraestructura y Servicios Econรณmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


128 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

$,,'8UXJXD\

DimensiĂłn Sectorial

40,0% 



11,1%

 4,4%

Sector de Actividad

6,7 %

EducaciĂłn

13,3 %

11,1 %

Salud

2WURV6HUYLFLRV\ polĂ­ticas sociales

15,6 %

22,2 %

Agricultura

V arios Var

6,7%

858*8$<

Ciencia y tecnologĂ­a

 Gobierno

6,7%

Cultura

Social

EconĂłmica

Infraestructura y Servicios EconĂłmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 129

$,,(3HUÂź

DimensiĂłn Sectorial

43,3% 24,4 % 

7,3 %

7,3 % 

Sector de Actividad 

2WURV6HUYLFLRV\ polĂ­ticas sociales



EducaciĂłn

22,0 %

7,3 %

Agricultura

Salud

PERĂ&#x161;  Var Varios

7,3 %

Gobierno

Social

EconĂłmica

Infraestructura y Servicios EconĂłmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


130 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

A.II.1.F. Cuba

DimensiĂłn Sectorial

 16,2%

13,5%

 2,7%

0,0%

Sector de Actividad

 Salud

5,4%

2WURV6HUYLFLRV\ polĂ­ticas sociales

24,3 % 

Var V Va arios

CUBA

Ciencia y tecnologĂ­a 16,2 % ([WUDFWLYDV

Social

EconĂłmica

Infraestructura y Servicios EconĂłmicos

Sectores productivos

Fortalecimiento institucional

Medio ambiente

Otras dimensiones


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 131

Tabla A.II.4. DistribuciĂłn de los proyectos de CHSS Bilateral en ejecuciĂłn en

VHJÂźQIHFKDVGHDSUREDFLÂľQLQLFLR\Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQ Frecuencias absolutas, en unidades; relativas, en porcentaje

2006 2007  2009 2010 2011 2012 2013

Simple

Acumulada

0,2%

0,2%

1

1

0,2%

0,2%

1

2

0,2%

0,4%

1

2

0,2%

0,5%

1

3

0,2%

0,7%

0

2

0,0%

0,5%

0

3

0,0%

0,7%

5

7

1,2%

1,7%

2

5

0,4%

1,1%

14

21

3,5%

5,2%

2

7

0,4%

1,5%

13

34

3,2%

8,4%

6

13

1,3%

2,9%

13

47

3,2%

11,6%

13

26

2,9%

5,7%

36

83

8,9%

20,5%

43

69

9,5%

15,2%

135

218

33,3%

53,8%

105

174

23,1%

38,2%

125

343

30,9%

84,7%

129

303

28,4%

66,6%

62

405

15,3% 100,0%

152

455

33,4% 100,0%

 2015 2016 2017

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn

Acumulada

2005

1

Frecuencia relativa

Simple



1

Frecuencia absoluta Acumulada

2003

Frecuencia relativa

Acumulada

2002

Frecuencia absoluta

)HFKDVGHÄ&#x2020;QDOL]DFLÂľQ

Simple

Acumulada

Frecuencia relativa

Simple

Acumulada

AĂąos

Simple

Frecuencia absoluta

Fechas de inicio

Simple

Fechas de aprobaciĂłn

134

134

38,3%

38,3%

169

303

48,3%

86,6%

45

348

12,9%

99,4%

1

349

0,3%

99,7%

1

350

0,3%

100,0%


132 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Tabla A.II.5. 'LVWULEXFLÂľQGHSUR\HFWRVVHJÂźQWLHPSRWUDQVFXUULGRHQWUH

fechas de aprobaciĂłn e inicio

Frecuencias absolutas, en unidades; relativas, en porcentaje

3UR\HFWRVVHJÂźQWLHPSRWUDQVFXUULGRHQWUHODVIHFKDVGHDSUREDFLÂľQHLQLFLR Frecuencia absoluta

Frecuencia relativa

Intervalos de dĂ­as entre ambas fechas

Simple

Acumulada

Simple

Acumulada

Menos de 0â&#x20AC;Ś

58

58

14,8%

14,8%

0-59

63

121

16,1%

30,9%

60-119

42

163

10,7%

41,6%

120-179

53

216

13,5%

55,1%



48

264

12,2%

67,3%



16

280

4,1%

71,4%

300-359

18

298

4,6%

76,0%



13

311

3,3%

79,3%



20

331

5,1%

84,4%



11

342

2,8%

87,2%



9

351

2,3%

89,5%

600-659

4

355

1,0%

90,6%

660-719

3

358

0,8%

91,3%

720-779

4

362

1,0%

92,3%



5

367

1,3%

93,6%



1

368

0,3%

93,9%

900-959

7

375

1,8%

95,7%

y mayor...

17

392

4,3%

100,0%

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


IBEROAMĂ&#x2030;RICA Y LA COOPERACIĂ&#x201C;N HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 133

Tabla A.II.6. 'LVWULEXFLÂľQGHSUR\HFWRVHQHMHFXFLÂľQHQVHJÂźQVXWLHPSR

de duraciĂłn

Frecuencias absolutas, en unidades; relativas, en porcentaje

3UR\HFWRVVHJÂźQWLHPSRWUDQVFXUULGRHQWUHODVIHFKDVGHLQLFLR\Ä&#x2020;QDOL]DFLÂľQ Frecuencia absoluta

Frecuencia relativa

Intervalos de dĂ­as entre ambas fechas

Simple

Acumulada

Simple

Acumulada



14

14

4,1%

4,1%

90-179

5

19

1,4%

5,5%



8

27

2,3%

7,8%

270-359

15

42

4,3%

12,2%



25

67

7,2%

19,4%



19

86

5,5%

24,9%



17

103

4,9%

29,9%

630-719

55

158

15,9%

45,8%



33

191

9,6%

55,4%



28

219

8,1%

63,5%



13

232

3,8%

67,2%

990-1079

27

259

7,8%

75,1%



8

267

2,3%

77,4%

1170-1259

0

267

0,0%

77,4%



12

279

3,5%

80,9%



17

296

4,9%

85,8%

...y mayor

49

345

14,2%

100,0%

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


 / SEGIB / INFORME DE LA COOPERACIĂ&#x201C;N SUR-SUR EN IBEROAMĂ&#x2030;RICA 2015

Tabla A.II.7. 'LVWULEXFLÂľQGHORVSUR\HFWRVVHJÂźQHOFRVWHSUHVXSXHVWDGR

asumido por el oferente

Intervalos de coste, en dĂłlares; frecuencias absolutas, en unidades; relativas, en porcentaje

Coste Presupuestado 2013 Frecuencia absoluta

Coste Presupuestado Total

Frecuencia relativa

Frecuencia absoluta

Frecuencia relativa

Intervalos de coste

Simple

Acumulada

Simple

Acumulada

Simple

Acumulada

Simple

Acumulada

0-50.000

106

106

77,4%

77,4%

82

82

51,9%

51,9%

50.001-100.000

20

126

14,6%

92,0%

37

119

23,4%

75,3%

100.001-150.000

4

130

2,9%

94,9%

15

134

9,5%

84,8%

150.001-200.000

3

133

2,2%

97,1%

7

141

4,4%

89,2%

200.001-250.000

0

133

0,0%

97,1%

3

144

1,9%

91,1%

250.001-300.000

1

134

0,7%

97,8%

3

147

1,9%

93,0%

300.001-350.000

0

134

0,0%

97,8%

2

149

1,3%

94,3%



0

134

0,0%

97,8%

0

149

0,0%

94,3%



0

134

0,0%

97,8%

1

150

0,6%

94,9%

0ÂŁVGH

3

137

2,2%

100,0%

8

158

5,1%

100,0%

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de CooperaciĂłn


IBEROAMÉRICA Y LA COOPERACIÓN HORIZONTAL SUR-SUR BILATERAL / 135

*U£ĆFR$,, Distribución del Coste Presupuestado Total de los proyectos, entre oferente y receptor

Porcentaje del coste asumido por cada rol

En porcentaje

100 % 90 % 80 % 70 % 60 % 50 % 40 % 30 % 20 % 10 % 0% 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 Proyectos numerados Coste Presupuestado Total asumido por el Receptor

Coste Presupuestado Total asumido por el Oferente

Fuente: SEGIB a partir de las Agencias y Direcciones Generales de Cooperación

Capítulo 2 - Informe de la Cooperacion Sur-Sur 2015 en Iberoamérica  

Capítulo 2 - Informe de la Cooperacion Sur-Sur 2015 en Iberoamérica

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you