Page 85

Acerca de la violencia

Yolanda La Torre Guevara

Una buena combinación de los instintos, nunca total ni perfecta, deriva en la sublimación. Los instintos convertidos en fuerza creadora, estimulan el placer del trabajo, del altruismo, la felicidad como reflejo de la felicidad del otro, lo contemplativo. Sabemos que no está al alcance de todos renunciar al placer físico, no es nada fácil y, aun así, la sublimación no evita totalmente el sufrimiento, buscar el placer en los procesos psíquicos internos, promueve que la dependencia de la realidad externa se relaje y entre en juego la imaginación que, a pesar de su carácter ilusorio, no impide el goce. La búsqueda de la belleza quizás sea la forma más integradora del placer. El no sufrimiento y la felicidad, según D. Meltzer, forman parte de nuestro patrimonio vital instituido por la madre. Posiblemente, sea la razón por la que la humanidad no ha naufragado aún. Se instituye con la entrada en el mundo y la aparición de la madre con la que ya se ha vivido, pero percibirla, contemplarla con toda su fuerza vital promueve ese contacto con la belleza del mundo, no siempre total ni perfecta, pero produce la intensidad de la determinación de vivir a pesar de todo. Las carencias de todo ello en los primeros momentos de la existencia son causa de enfermedad y a veces de muerte, sino física, mental. El modo de entrar en el mundo como intruso o como un invitado nos determina y permite luego el acceso a las compensaciones al sufrimiento, el dolor y la insatisfacción. El ser aceptado, invitado es, en sí mismo, una fuente de placer muy distinta que hace denigrante la intrusión, la alevosía y arrancarle al otro sus bienes o su propia vida. Schopenhauer decía, a pesar de ser el filósofo pesimista, por antonomasia: “Contemplar la belleza traslada directamente a la Idea y la mera contemplación de esta embarga el ánimo de tal manera, que abstrae del mundo, de la realidad y así alivia el dolor. La existencia queda suspendida en la total contemplación de lo bello.” La violencia surge como desequilibrio de fuerzas psíquicas por el predominio de instintos agresivos, por el narcisismo, por la búsqueda de omnipotencia que promueve el dolor reinante en el mundo y ocasiona los horrores de la existencia causados por la incesante lucha de todos contra todos. La violencia o violación con sus significados de intrusión, alevosía, maldad, sadismo, destrucción se halla en la mente humana, forma parte de la existencia frustrada, como un tremendo equivoco, ya que con los mismos elementos que se construye se puede destruir. Así un acto sexual modelo de cooperación y creación, en su máximo exponente dador de vida, puede ser equivalente de todo lo contrario, portador de humillación, desprecio y muerte. Las paradojas son muchas. Por un lado, intentar hacernos la vida cada vez más fácil, tantas investigaciones científicas para crear confort y abundancia y, por otro lado, dividir el mundo en grados que van de la riqueza vergonzosa a la miseria, hambre e impotencia de pueblos enteros. Todos, personajes de esta singular tragedia en la que no está tan clara la diferencia existencial entre víctimas y verdugos, ya que el verdugo también es víctima de sí mismo, es representante de la existencia frustrada, condenado por sí mismo en muchos casos a la denigración, el odio universal y la condena de muerte por la propia justicia de su mundo interno, tan implacable o más que la justicia de la sociedad. En un mundo con ausencia de valores, carentes de ética y estética no hay belleza, hay existencia frustrada por el predominio de los antivalores. Como la crueldad, la conducta despiadada, el horror y la mentira, el cinismo y la traición muchas veces institucionalizada. El desconocimiento de su propia naturaleza ha llevado al ser humano al equívoco de sí mismo. Es cierto que es un depredador, pero posee una mente que, al decir de Meltzer, es lo más complejo del universo, el afán de conocimiento que, como afirma M. Klein, tiene el estatus de instinto. El

ACPP | Associació Catalana de Psicoteràpia Psicoanalítica

85

Profile for Secretaria de l'ACPP

Revista digital ACPP - núm 6 - any 2018  

Revista digital ACPP - núm 6 - any 2018  

Advertisement