Page 99

un arma. Recuerdo la frase bajo el sol anaranjado. Me decidí a bajar a negociar. No había viento, solo pude sentir el olor del desierto y escuchar el ruido de mi propia sangre agolpándose entre mis ojos. Recé con la mente, de la misma manera que rezo ahora todas las mañanas, cuando al despertarme me siento vivo. Y bajé con las manos en alto. Los ruralistas ya se habían atrincherado detrás de las camionetas, había una pila de volantes desparramados sobre el asfalto. Me detuve a mirar el mate tirado

100

“El piquete”, de Hernán Vanoli  

Ilustrado por Ezequiel García.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you