Page 89

de que había dos heridos y la policía estaba en camino. Yo estaba en ojotas. En el comedor, el español abrazaba a Alelí, Trini abrazaba a mi hermano, y el otro español joven, Andoni, parecía dormir desparramado en un sillón. Quise abrazar a Antonella, que lloraba y limpiaba su hermosa nariz pecosa con un pañuelo de papel, pero no me animé. Fui a servirme un poco de pan. Cuando pude entender algo y escuché que Antonella le decía a Trini que Ordóñez estaba muerto, sospeché lo peor

90

“El piquete”, de Hernán Vanoli  

Ilustrado por Ezequiel García.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you