Page 87

no tenían forma de escapar. Aunque se había encargado de uno obligado por la situación, no le había gustado nada. Me confesó que desde que había comido ese guiso de testículos y sangre había empezado soñar con una familia iraquí. Que cada vez que iba de caza, algún miembro de esa familia lo observaba desde los árboles. *** Escribo la última escena de esta histo-

88

“El piquete”, de Hernán Vanoli  

Ilustrado por Ezequiel García.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you