Page 62

varle el chocolate que había comprado para ella en Santa Rosa, y tuve algo para comer antes de dormir, mientras pensaba en mi vida cuando volviera a Buenos Aires, y Damián y Trini se decían secretos en la cama. Todos, incluida Julia, elogiaron mi comida. Ordóñez, entonado con el vino y por primera vez sin sombrero, pidió un brindis por el inicio de la cacería de pumas y mientras todos comían el postre de tarta de manzana con helado de crema contó la historia de la estancia,

63

“El piquete”, de Hernán Vanoli  

Ilustrado por Ezequiel García.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you