Page 49

radio, de donde salía la dolorida voz del Chaqueño Palavecino. Alelí salió vestida con las mismas calzas y la musculosa a rayas rosas y negras que había usado durante todo el día, pero con el fino pelo negro suelto sobre los hombros, sin rastro de su rodete, y un hermoso olor a lavanda industrial. La invité a cenar con mi familia y primero dijo que no, pero solo para que le insistiera. En el viaje le informé que el plan real era cenar solos y no se opuso. Comimos en una hamburguesería. Me gustó

50

“El piquete”, de Hernán Vanoli  

Ilustrado por Ezequiel García.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you