Page 23

del barrio del Abasto, contrafrente y propiedad de mis padres, que da a un complejo de canchas donde se juega al fútbol 5 desde la mañana hasta la noche, de lunes a domingo, y donde de vez en cuando se arman grescas que filmo desde mi ventana con una pequeña filmadora Samsung que compré en el principado de Andorra. En una de esas peleas, un arquero sacó de su mochila una cadena con la que rompió al menos dos narices y cortajeó brazos, espaldas y piernas. La policía llegó con tres ho-

24

“El piquete”, de Hernán Vanoli  

Ilustrado por Ezequiel García.