Page 12

to de fuente enferma. Amarillos casi blancos, pelos de vieja que acarician el suelo de arenisca, suelo de desierto, piedras sin forma que ni siquiera sirven para hacer sapito porque no hay agua en los bordes de la ruta de la muerte. Tampoco hay carteles, ni alambrado. Solo autos viejos, un Falcon, un Fairline verde oxidado, sobre el capot un crĂĄneo de vaca carcomido por el sol. Y altares. De piedra o de lata, hechos por algĂşn familiar de los que chocaron. Gente que resbalĂł sin darse cuenta en

13

“El piquete”, de Hernán Vanoli  

Ilustrado por Ezequiel García.