Page 1

ISSN 2530-5204


Querido lector: La Cátedra de Investigación y Docencia en Fisioterapia: Terapia Manual y Punción Seca de la Universidad Rey Juan Carlos presenta su revista Journal of Manual Therapy and Dry Needling, la cual nace con la finalidad de dar a conocer todos los aspectos relacionados con la fisioterapia, en especial todo lo relacionado con la Terapia Manual y la Punción Seca.

Jaime Salom Moreno Prof. Dr. en Fisioterapia Director de la Revista

Nuestro equipo docente e investigador forma parte del equipo de editores en los que además de acercaros cosas de nuestro día a día, vamos a acercar a todos los lectores a los fisioterapeutas más relevantes de todo el mundo, les preguntaremos todo aquello que interese a la comunidad fisioterapéutica y nos ayude a todos a ser mejores profesionales. Como director de este proyecto, quiero que sirvan estas líneas para agradecer su esfuerzo a todas aquellas personas que forman el equipo humano de @catedrafisio, no sólo a los que colaboran en la revista, también a los que investigan y/o imparten docencia para que todos como equipo sigamos creciendo. Semestralmente, a través de nuestra página web (www.catedradefisioterapia-tmps.es) y de otras webs amigas, intentaremos llegar a todos y cada uno de vosotros, por lo tanto, si te ha llegado esta revista, compártela con todos tus contactos, será una bonita forma de ayudarnos a que este proyecto pueda crecer. Del mismo modo, si crees que tienes una historia interesante, o te interesa algo en especial, puedes compartir con nosotros tu idea y formar parte del siguiente número. @physiosalom

1


Reportajes

Número 1 enero-junio 2017 Edita Cátedra de Investigación y Docencia en Fisioterapia

4

Encuentro con Bárbara Cagnie Estesiología y Termotest

7

La Termografía en investigación en fisioterapia: La Termografía

Manual y Punción Seca de la URJC

Masterclass Director Honorífico César Fernández de las Peñas

Dirección Jaime Salom Moreno

Con la colaboración de María Palacios Ceña Ricardo Ortega Santiago

11

El síndrome del Túnel del Carpo La memoria del Tesando

22

María Palacios Ceña: “Cómo enfrentarse a una Tesis” Innovación en la clínica

24

Feedback ecográfico

Ana Isabel de la Llave Rincón José Luis Arias-Buría Margarita Cigarán Méndez

Fisioterapeutas por el mundo

27

Mateusz Kobylarz, fisioterapeuta en Cracovia (Polonia) Diseño y maquetación Chantal Salom Jiménez

Patrocinadores Axis Formación

Avances tecnológicos en Fisioterapia

30

NeurorehAPP: un buscador de aplicaciones móviles en neurorrehabilitación Entendiendo al paciente

33

Consideraciones acerca del abordaje desde el modelo biopsicosocial en Fisioterapia Especialidades en Fisioterapia

37

Pediatría Congresos

40

Fisioterapia en Terapia Manual (26 y 27 de marzo) Punción Seca (18 de marzo) Formación

47

No dudes en contactarnos: info@catedradefisioterapia-tmps.es

2


3


Reportaje

Encuentro con Bárbara Cagnie “Es necesario diferenciar al paciente con dolor crónico del paciente con dolor recurrente” Por Dr. Jaime Salom Moreno

B

árbara Cagnie es fisioterapeuta graduada en 1999 especialiada en Terapia Manual desde 2001 en la Universidad de Gante; donde completó su doctorado en 2005. Desde 2006 hasta 2012, trabajó como asistente de investigación post-doc en el departamento de Ciencias de Rehabilitación y Fisioterapia financiado por La Fundación de Investigación de Flandes y trabajó a tiempo parcial como terapeuta manual en la práctica clínica. Actualmente, es profesora en el departamento de Ciencias de Rehabilitación y fisioterapia de la Universidad de Gante. También es directora de Educación para las Ciencias de Rehabilitación y Fisioterapia y jefa de la Formación de Postgrado en Terapia Manual, de esta misma universidad. Su tema de investigación y experiencia en la enseñanza, así como su trabajo clínico, se basa en la evaluación y rehabilitación de pacientes con dolor de cuello. En particular, su investigación se centra en la identificación de los mecanismos periféricos y centrales subyacentes en el desarrollo y/o mantenimiento del dolor cervical y en la evaluación de intervenciones clínicas en los diferentes subgrupos de pacientes con dolor cervical.

efectos fisiológicos de la Punción Seca. Curr Pain Cefalea Rep. 2013 Aug; 17 (8): 348. De este estudio se destaca como varias sesiones de punción seguidas pueden conseguir el efecto contrario al que se busca provocando un daño muscular. Cuando la aguja entra evocando una respuesta de espasmo local, se envía una señal a la médula que consigue bloquear la transmisión nerviosa del hasta intradorsal que estaba activada por los nociceptores del PGM.

Hasta la fecha, ha publicado más de 100 artículos revisados por pares en revistas internacionales, impartido cursos a nivel nacional e internacional y ha escrito dos libros sobre terapia de “Varias sesiones de ejercicios y terapia manual en trastornos punción seguidas del cuello. pueden conseguir

Entre sus favoritos también está el de Rehabilitación de la discinesia escapular: desde el oficinista hasta el atleta de élite. Refresca A, Struyf F, De Mey K, Maenhout A, Castelein B, Cagnie B., publicado en Br J Sports Med. 2014.

el efecto contrario La aportación científica de Bárbara es al que se busca” impresionante, entre el elevado número de publicaciones relevantes, a Bárbara le Además, la musculatura del cuadrante gusta destacar los estudios clínicos experimentales. superior está alterada respecto a su fuerza, flexibilidad y Si tuviera que destacar sus tres mejores estudios; se al reclutamiento de fibras musculares. Principalmente queda con uno sobre punción, otro sobre cintura hay una falta de flexibilidad y de disfunción muscular escapular y uno de dolor inespecífico de cuello. Los en el serrato anterior y en el trapecio inferior.

4


Reportaje Basado en el mecanismo dominante del dolor, intentas dar el El estudio tiene como objetivo establecer un tratamiento óptimo, pudiendo tener un origen más “articular”, protocolo clínico de tratamiento para pacientes “muscular”, “neuropático”, “central”, “control del motor”, y con dolor crónico en el cuadrante superior. De esto es lo que intento reflejar en mi investigación”. este modo, la evidencia científica apoya el uso de ejercicio terapéutico en estos pacientes, si bien, la En 2005, desarrolló una publicación sobre las musculatura que forma el cuadrante superior podría buenas repercusiones de la manipulación cervical; estar alterada respecto a su fuerza, flexibilidad y once años después, su opinión no varía mucho, al reclutamiento de las fibras musculares. En este considerándose a sí misma “una estudio se puso de manifiesto la “La investigación debe ser defensora de la manipulación disfunción entre el serrato anterior adaptada al tratamiento cervical”, aunque señala que y el trapecio inferior. del paciente, basado en “esto ha sido un gran problema su mecanismo de dolor en los Países Bajos”. Un requisito Por último, también destaca dominante” previo es que haya una buena el estudio Delphi acerca de exploración premanipulativa, Criterios subjetivos y clínicos basada principalmente en el examen subjetivo y que de evaluación sugerentes para cinco patrones el terapeuta tenga buenas habilidades. Su lema es: clínicos discernibles en pacientes con dolor “en caso de duda, ¡no realizar ninguna manipulación de cuello inespecífico. - Dewitte V, Peersman W, cervical!” Danneels L., Bouche K., Roets A, Cagnie B. Estos son sus artículos preferidos. Sin embargo, la temática de los mismos es bien amplia. Por ejemplo, ahora tiene estudios sobre EGM, punción seca... siendo complicado definir con exactitud su línea de investigación. No obstante, Bárbara lo tiene claro: “mi principal tema de investigación ha sido siempre la columna cervical. Desde que era estudiante, la columna cervical siempre me intrigaba”. Sin embargo, aún acota más su explicación añadiendo que “son los diferentes aspectos dentro de la columna cervical lo que más me atraen, ya que estos aspectos son los que te marcan tu forma de trabajar en la clínica. Comienzas con un paciente con dolor cervical no específico y luego, basándote en el razonamiento clínico, intentas definir el mecanismo dominante del dolor en tu paciente.

Del mismo modo, su contribución en el diagnóstico de la imagen y la función es muy importante. En España, el uso de la ecografía musculoesquelética esta en auge, “la ecografía es muy útil no solo para la valoración muscular, sino también es muy útil en la aplicación de punción seca, ya que nos ayuda a identificar las zonas seguras de punción, así como identificar las profundidades de los planos musculares”. Específicamente es efectivo su uso en la columna cervical, donde “con diferentes capas musculares, no siempre está claro cómo de profundo está localizado cada músculo”, algo que la ecografía puede favorecer a la técnica. Los ejercicios son un método terapéutico destacado, pero definir la importancia del enfoque en la terapia manual en pacientes con dolor de hombro no es tarea fácil, a lo que la Dra. Bárbara responde sustentando que “todo depende de su razonamiento clínico”. Y es que, no todos los pacientes merecen la misma terapia, y algunos se beneficiarán de los ejercicios, mientras que otros se beneficiarán más de un enfoque manual. Al igual que en la práctica clínica, “Basándote en el sostiene “que razonamiento clínico, la investigación intentas definir el debe centrarse mecanismo dominante cada vez más en del dolor en tu paciente” la investigación

5


Reportaje “La combinación del tratamiento adaptado al paciente de Terapia Manual basado en el mecanismo de dolor y ejercicio es dominante en los pacientes”. determinante en Se han escrito muchas cosas y se pacientes con dolor de habla mucho acerca de los procesos hombro” de sensibilización central y dolor. La Dra. Cagnie ha llevado a cabo algunos estudios sobre fibromialgia (FMS) y dolor. En su opinión, existen diferencias enre FMS y dolor crónico, siendo el FMS parte del dolor crónico, y el dolor crónico mucho más amplio. Actualmente, la doctora y su equipo están llevando a cabo varios estudios que comparan pacientes con dolor idiopático y pacientes con latigazo cervical. Respecto a ello señala que “el dolor crónico significa que existe una sensibilización central, por lo que el paciente tiene un dolor central dominante”. Por ello, su equipo ha llegado a la conclusión de que algunos pacientes con dolor prolongado, sufrirán por ejemplo de dolor “recurrente”, y en su opinión, “estos no son los pacientes con dolor crónico”. No queremos finalizar el encuentro sin felicitar a la doctora por el estudio Delphi sobre el dolor cervical inespecífico. Siendo, en su opinión, “algo relevancte, pero específico del paciente”. Aprovechamos el final de esta charla para hacer una última reflexión sobre la Punción Seca. Esta técnica tiene efectos adversos, por ejemplo el neumotorax, pero hay otras estructuras que pueden estar en peligro, como por ejemplo el nervio. Por ello, querríamos saber su opinión acerca del riesgo de lesionar el nervio. “Los experto señalan la posibilidad de que la resistencia del nervio sea tan alta que sea dificilmente penetrado por una aguja, si bien podría existir una irritación del nervio nervorum, lo que podría producir una sensación de hormigueo sobre el paciente”.

Algunos de los artículos de B. Caigne publicados en los últimos años

6


Estesiología y Termotest

Termografía infrarroja en puntos gatillos miofasciales Por Dr. Ricardo Ortega Santiago

Todo estudio que se precie tiene que tener entre otras muchas cosas, una sala de máquinas, un lugar en el que podamos tener nuestros sistemas de evaluación y de tratamiento. La sala de máquinas de la Cátedra, son las salas de Estesiologia y Termotest. En ambos lugares, son imprescindibles en nuestro día a día, por ello, queremos acercaros en esta sección todo aquello que tiene relevancia para nosotros. Siendo conocedores que es una de las partes más difíciles a la hora de poder desarrollar un proyecto de investigación, pretendemos acercaros diferentes herramientas que hagan más sencillo el proceso evaluativo de los pacientes. En este número os acercamos información al respecto de la Termografía y una de sus posibles aplicaciones.

L

a termografía infrarroja es un método de evaluación no invasivo ni ionizante que se basa en la radiación infrarroja emitida por la superficie de la piel, es un método de valoración que no tiene ningún riesgo ni inconveniente para el paciente (Ring et al., 2000; Brioschi et al., 2003; Szentkuti et al., 2011 Magalhães et al., 2015). Su principal objetivo es la medición y cuantificación de la intensidad de la radiación térmica emitida por una superficie y evaluada mediante una cámara. La temperatura de nuestro cuerpo está en constante cambio a lo largo de la vida y del día.

Esta temperatura va a depender de la actividad que hagamos, incluso si estamos enfermos o sanos (Domínguez et al., 2015). Diferentes equipos de investigación del campo sanitario, han dado uso a la termografía infrarroja (Szentkuti et al., 2011; Lahiri et al., 2012); siendo éste un método acertado para el diagnóstico de diferentes enfermedades, como el cáncer de mama (Wishart et al., 2010), diabetes mellitus tipo 2 (Sivanandam et al., 2012), y síndrome de dolor regional complejo agudo (Niehof et al., 2008). No obstante también se ha investigado en diferentes problemas del aparato locomotor como es el trastorno temporomandibular (Costa et al.,

7


Estesiología y Termotest “La termografía mide los cambios de sensibilidad térmicos”

2013), dolor de cuello (Dibai et al., 2012), dolor miofascial (DibaiFilho & Guirro, 2015). Además, varios ensayos clínicos recientes han utilizado la termografía antes y después de la aplicación de técnicas de fisioterapia para evaluar el efecto térmico (Sefton et al., 2010; Holey et al., 2011; Roy et al., 2013). Debido a que los Puntos Gatillo Miofasciales (PGM) producen cambios autonómicos y metabólicos, estos también pueden conducir a alteraciones circulatorias, con el consiguiente cambio en la temperatura de la piel. Por tanto, la termografía infrarroja podría utilizarse en la evaluación de PGM (Magalhães et al., 2015). A pesar de este apoyo fisiopatológico, pocos estudios han utilizado termografía infrarroja para la evaluación de individuos con dolor miofascial. Zhang et al (2009) y Kimura et al (2009) han realizado diversos ensayos utilizando la estimulación del dolor referido en PGM latentes. Sin embargo no hay consenso entre ellos y puede ser debido a que se utilizaron dos modelos termográficos distintos y pueden tener diferentes características técnicas y por tanto diferentes sensibilidad a cambios de temperatura. Además, en estos estudios se estimuló un dolor agudo y en los pacientes muchos de los PGM se desarrollan en patologías crónicas. De esta

forma, los patrones de temperatura de la piel pueden presentar diferentes características dependiendo de la duración del PGM (Dibai-Filho & Guirro, 2015). ¿Cómo podemos usar la termografía en un estudio de fisioterapia? Para que sea fiable se necesita una serie de condiciones (Domínguez et al., 2015): 1. Sala: debe tener un tamaño adecuado ya que entre la cámara y el sujeto dependiendo del modelo hay que dejar al menos 2 metros. 2. Temperatura ambiente: es imprescindible que haya un control de la temperatura ambiente. La sala debe de estar entre los 18 y 25 grados y mientras la grabación no puede haber un cambio de más de un centígrado. Además, la fuente de aire acondicionado no debe de estar enfocando hacia el paciente. 3. Equipo: el ordenador que procese las imágenes debe de estar lejos del paciente para evitar que la temperatura pueda variar. Se debe utilizar un software especial para ese modelo de cámara y para ciencias de la salud. Además, es necesario que la cámara permanezca en un trípode para evitar movimientos durante la grabación. 4. Sujeto: distintas variables pueden influir en la temperatura como puede ser la ropa, cosméticos,

Cámara de captura de imagen termográfica

8


Estesiología y Termotest

Software de análisis de imagen termográfica

ejercicio, picor, tratamiento farmacológico o fisioterapéutico,… Hay que intentar controlar todas estas variables para evitar cambios de temperatura. Por tanto, para realizar la Termografía se necesita seguir un protocolo estándar, recomendado por la Academia de Termografía Neuro-Muscular (Schwartz et al., 2006). Se debe instruir a los sujetos para que no usen ningún tipo de loción, maquillaje a la piel, no usar un secador o plancha para secarse el cabello; no tomar café, alcohol, analgésicos o descongestionantes nasales (si la termografía va a ser de la cabeza) incluso no fumar durante 2 horas antes de la grabación. Los pacientes se deben aclimatar a la temperatura de la habitación durante 15 minutos y se les debe indicar que no pueden palpar, presionar, frotar o rascar la piel de la zona a explorar hasta finalizar la prueba termográfica. El paciente se debe situar en una posición cómoda. Por ejemplo, si la prueba se va a hacer de los músculos mandibulares el paciente puede estar sentado. Además los marcadores deben poner sobre relieves óseos fácil de identificar a la palpación y de esa manera se pueden situar en todos los sujetos en el mismo sitio. Se debe medir la distancia entre la cámara y la parte a explorar del paciente situando la cámara siempre a la misma distancia y perpendicular a la zona a explorar. Por tanto la lente de la cámara queda paralela a la región que se está evaluando.

Una vez realizada la instantánea el software del equipo nos dará la imagen y con la cuantificación de la temperatura de la piel en cada zona. También es posible mostrar las imágenes en escala de grises o en escalas de color disponibles dentro del software. Todas las imágenes pueden ser analizadas y mostrar al menos una paleta entre 85 y 100 colores distintos. Durante Septiembre y Octubre de 2016 estuvo con nosotros desde Hamburgo, Maren Jakob, la cual ha desarrollado una interesante línea de investigación mediante la termografía infrarroja, la función de la articulación, la sensibilidad mecánica tras la aplicación de terapia manual, punción seca y placebo en la ATM. Sirvan estas líneas para agradecer a Maren su estancia con nosotros.

La fisioterapeuta Maren Jakob

9


10


Masterclass

Masterclass El síndrome del túnel del carpo y la terapia manual Por Dr. Ricardo Ortega Santiago

El síndrome del túnel del carpo (STC) es una de las neuropatías periféricas más comunes del miembro superior y se asocia a la compresión del nervio mediano a nivel del túnel carpiano. Se caracteriza por signos y síntomas asociados a la compresión del nervio mediano entre los que destacan dolor o parestesias en el área de la mano inervada por el nervio mediano, empeoramiento de los síntomas durante la noche y pérdida de fuerza.

B

ongers et al. encontraron una prevalencia de 3,7% en la población general Norteamericana y una incidencia de 1.8/1000, siendo mayor en mujeres que en hombres (ratio 3:1) (Bongers et al., 2007). Por otra parte, Atroshi et al encontraron una incidencia del STC de 1-5 casos por 1.000 personas por año (Atroshi et al., 1999). El coste social de STC es sustancial, y la pérdida de ingresos por paciente durante 6 años es de $ 45.000 a $ 89,000 (Foley et al., 2007). En los últimos años ha crecido el interés por la patogenia del STC y por los mecanismos nociceptivos responsables de la transmisión del dolor. Hay varias teorías que han tratado de explicar los síntomas y las alteraciones en la conducción nerviosa (Aroori et dolor complejo que incluye efectos de “El STC se al., 2008) siendo las más populares: sensibilización en el sistema nervioso considera mecanismo de compresión del nervio central (Ortega Santiago et al., 2012b; principalmente (Síndrome del doble atrapamiento), Fernandez de las Peñas et al., 2009; una neuropatía la insuficiencia microvascular y la Zannete et al., 2010). periférica” teoría sobre vibración. Según LozanoCalderón et al. (2008) la etiología Estos procesos de sensibilización para de este síndrome es en gran parte ser independientes de los hallazgos estructural, genética (Fernández de las peñas et al., electrodiagnosticos (De la Llave Rincon et al., 2013) y biológica, e incluye factores profesionales 2011). Además, esta sensibilización central no y ambientales. identifica pacientes que puedan ser susceptibles de tratamiento fisioterápico (Fernandez de las Peñas et El STC se considera principalmente una al., 2010, 2016) y podría explicar aquellos casos en neuropatía periférica. Sin embargo, la creciente los que la cirugía no obtiene los resultados deseados evidencia sugiere que el STC es un síndrome de

11


Masterclass “Las intervenciones (ortega Santiago et al., 2012). Históricamente, se ha planteado neurodinámica son El tratamiento de este síndrome la hipótesis de que los mecanismos efectivas para reducir el consiste en un enfoque conservador de la terapia manual incluyendo dolor de STC” o quirúrgico, pero hay conflictos la movilización neurodinámica en la evidencia científica para son primariamente de naturaleza cada opción terapéutica (Page biomecánica. Sin embargo, et al., 2012; Verdugo et al., 2008). Dentro del esta hipótesis ha cambiado porque la evidencia tratamiento conservador fisioterapéutico hay varias sugiere que los mecanismos puede ser de origen intervenciones disponibles (Padua et al., 2011). neurofisiológicos (Bialosky et al., 2009; Schmid et Diferentes estudios sugieren que la terapia manual al., 2008). Sin embargo, el mecanismo exacto de puede modular los mecanismos de sensibilización como para las terapias manuales ejercen su efecto mediante la liberación de las zonas de conflicto y la no está claro, y se proponen teorías de origen central movilización neurodinámica (Nijs et al., 2010; De la y periférico. Llave Rincon et al., 2012). Algunos estudios han investigado los efectos La técnica neurodinámica es una forma de terapia hipoalgésicos de las intervenciones neurodinámicas manual que dirige el efecto a las estructuras neurales (Ortega Santiago et al., 2012a). El objetivo principal a través del posicionamiento y el movimiento de de tratamiento es la reducción de las aferencias varias articulaciones (Butler, 2005). Algunos estudios nociceptivas originadas en el tejido periférico han mostrado que las intervenciones neurodinámica (nervio mediano) mediante la aplicación de técnicas son efectivas para reducir el dolor de STC (De la en estructuras relacionadas con el nervio. Los Llave Rincón et al., 2012; Fernández de las peñas et mecanismos a través de los cuales las intervenciones al 2015). Incluso Fernández de las Peñas et al (2015) neurodinamicas ejercen un efecto neuromodulador encontraron que las técnicas quirúrgicas y manuales sobre la sensibilización central implican hipótesis incluyendo la desensibilización del sistema nervioso biomecánicas y neurofisiológicos. Un mecanismo central fueron igualmente eficaces en la mejoría del biomecánico podría ser la disminución de dolor y función en seguimientos de medio y largo adherencias y el edema del nervio mediano a su paso plazo. También encontraron que la movilización por el túnel del carpo, típico en este síndrome (Oh et neurodinámica era mejor a corto plazo que la al., 2006). Además, los pacientes con STC presentan cirugía. restricción de la movilidad del nervio mediano (Hough et al., 2007) , por lo que la aplicación de una técnica de deslizamiento neural podría ser positiva para restaurar la movilidad del nervio, disminuir el edema o la inflamación neurogénica (Coppieters et al., 2008). Es probable “Los pacientes con STC que la paciente presentan restricción de la movilidad del nervio respondiese mediano” positivamente al tratamiento debido a posibles cambios en la presión intraneural local que podrían aliviar la hipoxia y reducir así los síntomas. No obstante, los efectos neurofisiológicos son los más importantes respecto a la neuromodulación de sensibilización central. Un efecto neurofisiológico del tratamiento fisioterápico puede estar relacionado con la modificación de los cambios neuroplásticos que produce el dolor (Rodriguez-Raecke et al.,

12


Masterclass 2009) . Los cambios neuroplásticos producidos por el deslizamiento neural podrían influir en las neuronas del sistema nervioso central en respuesta a la estimulación. También es posible que la disminución de las aferencias nociceptivas provenientes del nervio mediano reduzca los impulsos antidrómicos generados en las terminaciones nerviosas libres y la liberación de sustancias algógenas y neuropéptidos mediadores de la inflamación (Butler, 2000). Por ello, un primer efecto neuromodulador del tratamiento fisioterápico aplicado sería la disminución de la sensibilización periférica, con la consiguiente disminución de la sensibilización central (Rodriguez-Raecke et al., 2009). Un segundo efecto neuromodulador de este proceso sería la activación de los mecanismos inhibitorios del dolor, principalmente en la sustancia gris periacueductal (Souvlis et al., 2004). Por tanto el tratamiento propuesto en los últimos estudios que disminuye el dolor y los síntomas seria la movilización de tejidos blandos, liberación miofascial, estiramientos, y fricción transversa sobre las interfaces musculares relacionado con un posible atrapamiento del nervio mediano (Mintken et al., 2011). Estas zonas son el desfiladero interescalénico, desfiladero retropectoral, aponeurosis bicipital, pronador redondo, músculos flexores superficiales y profundos de los dedos, ligamento transverso y aponeurosis palmar.

Después de la liberación de las zonas de conflicto se realizaría la técnica neurodinámica del nervio mediano (Butler, 2005). Esta consiste en aplicar movimientos convergentes al nervio en una articulación y divergentes en otra mientras el nervio está en una puesta en tensión neural. La secuencia que se suele utilizar es la depresión de hombro, abducción y rotación externa glenohumeral, supinación del antebrazo y extensión de muñeca, dedos y por ultimo extensión de codo (Butler, 2005). En esta posición se alterna movimientos de flexión de codo y aumento de la extensión de muñeca y posteriormente extensión de codo con flexión de muñeca. La velocidad y amplitud se deben ajustar para que el paciente no sienta dolor durante la técnica. Habitualmente las técnicas neurodinámica se realizan en dos tandas de 5 minutos cada una con un descanso de un minuto entre tandas (Butler, 2005). Con este tratamiento, gran parte de los pacientes con Síndrome del Túnel del Carpo van a notar un alivio de los síntomas parestésicos y dolorosos de la mano. Sin embargo, los pacientes que tengan una gran compresión del nervio mediano a nivel del túnel del carpo van a necesitar una destensamiento del túnel para liberar este nervio y aliviar los síntomas. No obstante, todos los pacientes deberían primeramente tratarse con fisioterapia, y si ésta fracasa, optar al tratamiento quirúrgico. A continuación os dejamos un artículo publicado por @catedrafisio en la revista “Journal of Pain” el pasado mes de Noviembre de 2015 en el que se detalla el estudio realizado sobre el STC.

13


Masterclass

The Journal of Pain, Vol 16, No 11 (November), 2015: pp 1087-1094 Available online at www.jpain.org and www.sciencedirect.com

Manual Physical Therapy Versus Surgery for Carpal Tunnel Syndrome: A Randomized Parallel-Group Trial !sar Fern!andez-de-las Pen ~as,*,y Ricardo Ortega-Santiago,*,y Ana I. de la Llave-Rinco !n,*,y Ce z x Almudena Mart!ınez-Perez, Homid Fahandezh-Saddi D!ıaz, Javier Mart!ınez-Mart!ın,x Juan A. Pareja,z and Maria L. Cuadrado-P!erez{ *Department of Physical Therapy, Occupational Therapy, Rehabilitation and Physical Medicine, Universidad Rey Juan ! n, Madrid, Spain. Carlos, Alcorco y ! n traslacional en el Grupo Excelencia Investigadora URJC-Banco Santander referencia N! 30VCPIGI03: Investigacio ! n, Madrid, Spain. proceso de salud - enfermedad (ITPSE), Alcorco z Department of Neurology and Neurophysiology and xDepartment of Traumatology and Orthopaedic Surgery, ! n Alcorco ! n, Alcorco ! n, Madrid, Spain. Hospital Universitario Fundacio { Department of Neurology, Hospital Cl!ınico San Carlos, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, Spain.

Abstract: This randomized clinical trial investigated the effectiveness of surgery compared with physical therapy consisting of manual therapies including desensitization maneuvers in carpal tunnel syndrome (CTS). The setting was a public hospital and 2 physical therapy practices in Madrid, Spain. One hundred twenty women with CTS were enrolled between February 2013 and January 2014, with 1-year follow-up completed in January 2015. Interventions consisted of 3 sessions of manual therapies including desensitization maneuvers of the central nervous system (physical therapy group, n = 60) or decompression/release of the carpal tunnel (surgical group, n = 60). The primary outcome was pain intensity (mean pain and the worst pain), and secondary outcomes included functional status and symptoms severity subscales of the Boston Carpal Tunnel Questionnaire and the selfperceived improvement. They were assessed at baseline and 1, 3, 6, and 12 months by a blinded assessor. Analysis was by intention to treat. At 12 months, 111 (92%) women completed the follow-up (55/60 physical therapy, 56/60 surgery). Adjusted analyses showed an advantage (all, P < .01) for physical therapy at 1 and 3 months in mean pain (D "2.0 [95% confidence interval (CI) "2.8 to "1.2]/"1.3 [95% CI "2.1 to ".6]), the worst pain (D "2.9 ["4.0 to "2.0]/"2.0 ["3.0 to ".9]), and function (D ".8 ["1.0 to ".6]/".3 [".5 to ".1]), respectively. Changes in pain and function were similar between the groups at 6 and 12 months. The 2 groups had similar improvements in the symptoms severity subscale of the Boston Carpal Tunnel Questionnaire at all follow-ups. In women with CTS, physical therapy may result in similar outcomes on pain and function to surgery. Trial registration: http://www.clinicaltrials.gov, ClinicalTrials.gov, NCT01789645. Perspective: This study found that surgery and physical manual therapies including desensitization maneuvers of the central nervous system were similarly effective at medium-term and long-term follow-ups for improving pain and function but that physical therapy led to better outcomes in the short term. ª 2015 by the American Pain Society Key words: Carpal tunnel syndrome, surgery, physical therapy, manual therapy, pain.

C

arpal tunnel syndrome (CTS) is a pain disorder of the upper extremity caused by compression of the median nerve at the carpal tunnel, with a preva-

lence ranging from 6.3% to 11.7%.25 The societal burden of CTS is substantial, and the income loss per patient over 6 years is $45,000 to $89,000.11

Received June 9, 2015; Revised July 12, 2015; Accepted July 19, 2015. The authors have no conflicts of interest to declare. The study was funded by a research project grant (FIS PI11/01223) from the Health Institute Carlos III and PN I 1 D 1 I 2012-2014, Spanish Government. The sponsor had no role in the design, collection, management, analysis, or interpretation of the data, draft, review, or approval of the manuscript or its content. The authors were responsible for the decision to submit the current manuscript for publication, and the sponsor did not participate in this decision.

!sar Ferna !ndez-de-las Pen ~ as, PT, PhD, Address reprint requests to Ce DMSc, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad Rey Juan Carlos, ! n, Madrid, Spain. E-mail: cesar. Avenida de Atenas s/n, 28922 Alcorco fernandez@urjc.es 1526-5900/$36.00 ª 2015 by the American Pain Society http://dx.doi.org/10.1016/j.jpain.2015.07.012

1087

14


Masterclass

1088

The Journal of Pain

Treatment of this condition may consist of conservative or surgical approaches, but scientific evidence for each therapeutic option is conflicting.21,27 Current knowledge supports the effectiveness of conservative interventions in the short term, but there is sparse evidence on midterm and long-term effects.13 The most up-to-date review analyzing surgical versus conservative management in CTS showed that both interventions may achieve benefits for CTS but that surgical treatment seems to be slightly superior to conservative treatment for improving symptoms and function at 6 and 12 months.24 Nevertheless, Jarvik et al15 observed that 61% of individuals with CTS tried to avoid surgical interventions. Because carpal tunnel release had the highest utilization rate of surgical procedures performed in the United States for the upper extremity,14 more trials including short-term (1 month), mid-term (3 or 6 months), and long-term (12 months) results are needed to further determine the efficacy of both surgical and conservative interventions. Although CTS is primarily considered a peripheral neuropathy, increasing evidence suggests that it represents a complex pain syndrome including sensitization effects in the central nervous system.9,29 Sensitization processes seem to be independent of electrodiagnostic findings.6 Previous studies comparing the use of physical therapy and surgical interventions for the management of CTS applied localized treatments, including exercises, mainly focused on the hand.13,15,21,24,28 However, preliminary data suggest that manual therapy can modulate sensitization mechanisms by integrating the physiology of pain and sensitization procedures into its therapeutic approach.3,20 No study has applied manual physical therapy interventions with this consideration in patients with CTS. Our objective was to conduct a randomized clinical trial to compare the 1-year effectiveness of manual physical therapies including desensitization maneuvers of the central nervous system and surgery in patients with CTS.

Methods Study Design This pragmatic, randomized, parallel-group clinical trial compared 2 treatments for CTS: physical therapy and surgery. The primary end point was 1-year improvements in the intensity of pain (mean pain and the worst pain experienced the previous week). Secondary outcomes included functional status and symptoms severity scales of the Boston Carpal Tunnel Questionnaire (BCTQ) and self-perceived improvement with a Global Rating of Change (GROC). The current report follows the Consolidated Standards of Reporting Trials (CONSORT) extension for pragmatic clinical trials.30 The study was approved by ! n Alcorco ! n (HUFA) the Hospital Universitario Fundacio institutional review board (PI01223-HUFA12/14), and the trial was registered (ClinicalTrials.gov: NCT01789645).

Participants Consecutive women diagnosed with CTS according to clinical and electrophysiologic findings from a local

Manual Physical Therapy Versus Surgery for CTS regional hospital (Madrid, Spain) were screened for eligibility criteria. To be eligible, patients had to exhibit all the following clinical signs: pain and paresthesia in the median nerve distribution, increasing symptoms during the night, positive Tinel sign, and positive Phalen sign. Symptoms had to have persisted for at least 12 months. Furthermore, the electrodiagnostic examination had to reveal deficits of sensory and motor median nerve conduction according to the guidelines of the American Association of Electrodiagnosis, the American Academy of Neurology, and the American Physical Medicine and Rehabilitation Academy: that is, median nerve sensory conduction velocity <40 m/s and median nerve distal motor latency >4.20 milliseconds.2 Patients were classified as having minimal (abnormal segmental-comparative tests only), moderate (abnormal median nerve sensory velocity conduction and distal motor latency), or severe (absence of median nerve sensory response and abnormal distal motor latency) CTS.2 Participants were excluded if they exhibited any of the following criteria: 1) any sensory/motor deficit in the ulnar or radial nerves; 2) age >65 years; 3) previous hand surgery or steroid injections treatment; 4) multiple diagnoses on the upper extremity (eg, cervical radiculopathy); 5) cervical, shoulder, or upper extremity trauma; 6) any systemic disease causing CTS (eg, diabetes mellitus, thyroid disease); 7) comorbid musculoskeletal medical conditions (eg, rheumatoid arthritis or fibromyalgia); 8) pregnancy; 9) presence of depressive symptoms (Beck Depression Inventory II [BDI-II] >8 points); or 10) male sex. All participants signed an informed consent before their inclusion in the study.

Randomization and Masking Patients were randomly assigned to receive physical therapy or a surgical procedure. Concealed allocation was conducted using a computer-generated randomized table of numbers created by a statistician who was not otherwise involved in the trial and did not participate in the analysis or interpretation of the results. Individual and sequentially numbered index cards with the random assignment were prepared. The index cards were folded and placed in sealed opaque envelopes. Another researcher opened the envelope and proceeded with allocation. Treatment allocation was revealed to the participants after collection of baseline outcomes. We blinded the clinicians who obtained the follow-up information to the allocation. Five physical therapists provided the manual therapy protocol, and 4 surgeons conducted the surgical procedure.

Interventions Patients allocated to the physical therapy group received 3 treatment sessions of manual therapies including desensitization maneuvers of the central nervous system of 30 minutes duration, once per week. All treatment sessions were applied by physical therapists with more than 6 years of clinical experience in manual therapy approaches. The desensitization maneuvers consisted of several soft tissue mobilization and nerve/ tendon gliding exercises including manual techniques

15


Masterclass

~as et al Fern!andez-de-las Pen directed at anatomical sites of potential entrapment of the median nerve (scalene [Fig 1A], pectoralis minor, bicipital aponeurosis [Fig 1B], pronator teres, transverse carpal ligament [Fig 1C], and palmar aponeurosis).19 All these interfaces were explored by the clinician and then treated according to the following clinical findings: pain on palpation and reproduction of sensory or motor symptoms of the patients. In addition, lateral glides to the cervical spine and tendon and nerve gliding interventions were also applied. The intention of the tendon/nerve gliding intervention is to produce a gliding movement of the nerve/tendon in relation to adjacent soft muscle tissues and involves the application of joint movements to the targeted structure proximally while releasing movement distally followed by a reverse combination.5 The sequence of the nerve/tendon gliding exercise was as follows: shoulder girdle depression; glenohumeral abduction and lateral rotation; supination of forearm; and wrist, thumb, and finger extension (Fig 1D). In this position, concurrent elbow flexion and wrist extension were alternated dynamically with concurrent elbow extension and wrist flexion. The therapist alternated the combination of movement depending on the tissue resistance. Speed and amplitude of movement were adjusted such that no pain was produced during the technique. The intervention was completed over 5 to 10 minutes in 2 sets of 5 minutes each with 1 minute’s rest between sets. A previous study suggested a potential desensitization effect of this intervention on patients with CTS.4 The last treatment appointment included an educational teaching session on doing the tendon and nerve gliding exercises as homework if necessary. Patients were asked to not modify any work or activity levels. Patients randomly allocated to the surgery group underwent open or endoscopic decompression and release of the carpal tunnel. For pragmatic reasons and because no evidence supports one particular surgical procedure, surgery was based on each surgeon’s and patient’s pref-

The Journal of Pain

1089

23

erences. All surgeons were highly experienced, with at least 15 years of practice and habitual practices focusing on hand surgery. Surgeons referred patients for hand therapy after the operation as their usual routine if necessary. Patients allocated to this group received the same educational session for performing tendon and nerve gliding exercises as did the physical therapy group.

Outcomes The clinical records of all participants included questions regarding the location of the symptoms, aggravating and relieving factors, intensity, duration, and previous treatments. They also completed the BDI-II for assessing symptoms of depression. Outcomes were assessed in blinded fashion at baseline and 1, 3, 6, and 12 months after the end of therapy. Our primary outcome was the intensity of hand pain. An 11-point Numerical Pain Rating Scale (NPRS; 0 = no pain, 10 = maximum pain) was used to assess the patients’ current level of hand pain and the worst level of pain experienced in the preceding week.16 No minimal clinically important difference (MCID) has yet been published for hand-related pain, but a change of 2 points or a 30% decrease in pain intensity from baseline can be considered as an MCID in patients with chronic pain.8 For patients with bilateral symptoms, we assigned the study hand as the hand with more self-reported symptoms; if symptoms were equivalent, the mean pain of both hands was considered. Secondary outcomes included both functional status and severity subscales of the BCTQ22 and the selfperceived improvement with a GROC from !7 (a very great deal worse) to 17 (a very great deal better). Higher scores within the BCTQ indicate worse function and greater severity, with an MCID of .74 points in the function subscale and 1.14 points in the symptom subscale.18 Furthermore, scores of 14 and 15 on the GROC are

Figure 1. Manual therapies targeting anatomical sites of potential entrapment of the median nerve to desensitize central nervous system pain circuits. (A) Soft tissue manipulation of the anterior scalene muscle; (B) soft tissue manipulation of the bicipital aponeurosis; (C) soft tissue stretching of the transverse carpal ligament; (D) tendon and nerve gliding interventions to the median nerve.

16


Masterclass

1090

Manual Physical Therapy Versus Surgery for CTS

The Journal of Pain

indicative of moderate changes in patient status, whereas scores of 16 and 17 indicate large changes in the selfreported status of the patient.28 We also defined a successful outcome when at least 1 of the following items was present: reduction $.7 points or 30% improvement from baseline in BCTQ function or symptom severity subscales, or decrease $2 points on the intensity of hand pain.

Treatment Side Effects Patients were asked to report any adverse event that they experienced either after the intervention or during any other part of the study. In the current study, an adverse event was defined as sequelae of medium-term duration with any symptom perceived as distressing and unacceptable to the patient and requiring further treatment.

Sample Size Determination The sample size calculations were based on pilot data to detect treatment differences of 2.0 units on the main outcome, assuming a standard deviation of 3.0, a 2-tailed test, an a level of .05, and a desired power (b) of 90%. The estimated desired sample size was calculated to be at least 50 participants per group. A dropout rate of 15% was expected, so 60 patients were included in each group.

Statistical Analysis Statistical analysis was performed using SPSS software, version 18.0 (SPSS, Chicago, IL) and it was conducted according to intention-to-treat analysis for patients in the group to which they were allocated. When data were missing, the last value of each patient was used. Baseline demographic and clinical variables were compared between both groups using independent Student t-tests for continuous data and c2 tests of independence for categorical data. Our primary evaluation included mixed-model repeated measured analyses of covariance (ANCOVAs) with time as the within-subject factor and group as the between-subject factor and adjusted for baseline outcomes for evaluating between-group differences in all the outcomes. We used c2 tests to compare self-perceived improvement and success rate at 6 and 12 months in both groups. To enable comparison of effect sizes, standardized mean score differences (SMDs) were calculated by dividing the mean score differences between groups by the pooled standard deviation.

Results Between February 2013 and January 2014, 200 consecutive patients with CTS were screened for eligibility criteria. One hundred twenty (60%) satisfied all criteria, agreed to participate, and were randomly allocated to the physical therapy (n = 60) or the surgical (n = 60) group. Randomization resulted in similar baseline characteristics for all variables (Table 1). Of patients allocated to the physical therapy group, 2 were lost at 6 months of follow-up for personal reasons and 3 received surgery in the studied hand at 12 months. Similarly, 4 patients allo-

Baseline Characteristics by Treatment Assignment

Table 1.

PHYSICAL THERAPY GROUP (N = 60) Age, y 47 6 10 Years with pain 3.1 6 2.7 Occupation Work at home, n (%) 33 (55) Secretary/office, n (%) 27 (45) Unilateral/bilateral arm distribution, n (%) Unilateral symptoms: right side 10 (17) Unilateral symptoms; left side 3 (5) Bilateral symptoms 47 (78) Severity, n (%) Minimal CTS 16 (26) Moderate CTS 23 (39) Severe CTS 21 (35) Mean intensity of the pain (NPRS, 4.8 6 1.5 0–10) Worst pain experienced last week 6.6 6 1.7 (NPRS, 0–10) Function status scale CTS (1–5) 2.3 6 .5 Severity status scale CTS (1–5) 2.5 6 .7 BDI-II (0–21) 4.2 6 2.9

SURGERY GROUP (N = 60) 46 6 9 3.5 6 3.1 35 (58) 25 (42) 15 (25) 5 (8) 40 (67) 17 (28) 20 (34) 23 (38) 4.9 6 2.2 7.0 6 2.0 2.4 6 .6 2.7 6 .6 3.8 6 2.7

NOTE. Values are expressed as mean 6 SD unless otherwise indicated.

cated to the surgical group were lost at 1-year followup because they received surgery in the other hand. None of the participants in either group reported any other intervention during the study, excluding the sporadic use of nonsteroidal anti-inflammatory drugs. There were no clinically important adverse events, and no surgical complications were reported. No patient in the surgery group received specific hand therapy after surgery. The reasons for ineligibility are shown in Fig 2, which provides a flow diagram of patient recruitment and retention. Adjusting for baseline outcomes, the mixed-model ANCOVA observed significant Group ! Time interactions for mean pain (F = 6.767; P < .001) and the worst pain (F = 10.844; P < .001) intensities: patients receiving physical therapy exhibited higher decreases at 1 and 3 months in mean current pain (D "2.0 [95% confidence interval [CI] "2.8 to "1.2] and "1.3 [95% CI "2.1 to ".6], respectively; P < .001) and the worst pain intensity (D "2.9 ["4.0 to "2.0] and "2.0 ["3.0 to ".9], respectively; P < .001) than did patients who received surgery (Fig 3). Between-group effect sizes were large (1.1 > SMD > 1.8) at 1 and 3 months in favor of the physical therapy group. No significant between-group differences were observed at 6 and 12 months (P > .1, Table 2). Both groups exhibited large within-group effect sizes (1.1 > SMD > 1.4) at 6 and 12 months. The intention-to-treat analysis also revealed a significant Group ! Time interaction for function (F = 7.684; P < .001) but not for the severity subscale (F = .283; P = .596) of the BCTQ. Again, patients who received physical therapy showed higher increases in function at 1 and 3 months (D ".8 ["1.0 to ".6], P < .001; and ".3 [".5 to ".1], P < .01) than did those patients receiving surgery

17


Masterclass

~as et al Fern!andez-de-las Pen

The Journal of Pain

1091

Patients with CPS screened for eligibility criteria (n=200) Excluded (n=80): Previous surgery (n=35) Previous steroid injections (n=20) Previous whiplash (n=9) Pregnancy (n=8) Cervical radiculopathy (n=8)

Baseline Measurements (n=120) Pain and BCTQ

Randomized (n=120)

Allocated to physiotherapy (n=60)

Allocated to surgery (n=60)

1 month follow-up (n=60)

1 month follow-up (n=60)

3 months follow-up (n=60)

3 months follow-up (n=60)

6 months follow-up (n=58) 2 lost to follow-up: personal reasons

6 months follow-up (n=60)

12 months follow-up (n=55) 3 lost to follow-up: surgery in the study hand

12 months follow-up (n=56) 4 lost to follow-up: surgery in the other hand

Figure 2. Flow diagram of patients throughout the course of the study. (Fig 3). Between-group effect sizes were large at 1 month (SMD = 1.2) and moderate at 3 months (SMD = .8) in favor of the physical therapy group. Changes in function were similar between groups at 6 and 12 months (P > .3), and both groups exhibited similar improvements in severity symptoms at all follow-up periods (Table 2). Again, within-group effect sizes were large for both groups (SMD > 1.3). Physical therapy and surgical groups did not differ significantly on success criteria in the intention-to-treat analyses at 6 (P > .381) and 12 (P > .264) months, although rates of success were slightly higher in the surgical group for both criteria at each time point (10%). Self-perceived improvement assessed by a GROC was also similar at 6 (P = .663) and 12 (P = .169) months in both groups (Table 3).

Discussion This randomized clinical trial found that surgery and physical therapy consisting of manual therapies including desensitization maneuvers of the central nervous system resulted in similar outcomes on pain and function in women with CTS at 6 and 12 months, but

patients assigned to physical therapy experienced significantly greater relief of symptoms and improvements in hand function at 1 and 3 months. Both groups experienced significant and clinically important improvements from baseline to follow-up periods, particularly at 6 and 12 months. The magnitude of between-group differences was nonsignificant at 12 months. Although some trials have compared nonsurgical versus surgical treatment in CTS, most of them have used physical modalities other than manual therapy (eg, hand splints12,26 or laser7). The only trial including manual therapies, particularly exercises, in a multimodal treatment approach found small differences between surgery and physical conservative management.15 The meta-analysis by Shi and MacDermid24 concluded that both approaches were similarly effective at 3 months but that surgery was superior to nonsurgical treatment at 6 and 12 months for improving pain and function, with moderate between-group effect sizes (.22 < weighted mean difference < .56). These conclusions are different from those reported in our study because we observed that physical therapy was more effective than surgery at 1 and 3 months but equally effective at 6 and 12 months. A disadvantage for the

18


Masterclass

1092

Manual Physical Therapy Versus Surgery for CTS

The Journal of Pain

Figure 3. Evolution of all the outcomes (pain in upper panels and BCTQ in lower panels) throughout the course of the study stratified by randomized treatment assignment. Data are means (95% CI). Abbreviation: Pre int., preintervention. surgery group in the short term could be expected because any surgical intervention needs some weeks for recovery. Otherwise, our results on the physical therapy arm could have been better than those of previous reports because we applied manual therapies including desensitization maneuvers of the central nervous system. Approaches including integrative manual therapies may be more effective than therapeutic interventions targeting only the hand/wrist area, but testing this hypothesis requires further randomized clinical trials. Our data indicate that the 2 interventions seem to be equally effective in the medium term and long term because $75% of the patients attained our rigorous

definition of treatment success. In addition, selfperceived recovery was also similar between groups in agreement with clinical outcomes of pain and function. Based on these results, our trial supports the use of conservative treatment, as applied in the current trial, as the first management option for CTS. Most individuals typically prefer conservative management as the first therapeutic option because of the higher rate of complications associated with surgery (pooled relative risk 2.03, 1.28–3.22).24 Therefore, it seems that conservative management may be considered as a frontline treatment in mild to moderate and sometimes severe cases of CTS before subsequently considering surgery. This conclusion

Primary and Secondary Outcomes at Baseline and 1, 3, 6, and 12 Months by Randomized Treatment Assignment

Table 2.

OUTCOME GROUP

BASELINE

1 MONTH

Mean level of hand pain (NPRS, 0–10) Physical therapy 4.8 6 1.5 (4.2, 5.3) 1.4 6 1.9 (.8, 2.0) Surgery 4.9 6 2.2 (4.5, 5.4) 3.4 6 2.3 (2.9, 4.0) Worst level of hand pain experiencing preceding week (NPRS, 0–10) Physical therapy 6.6 6 1.7 (6.1, 7.1) 2.5 6 2.7 (1.7, 3.2) Surgery 7.0 6 2.0 (6.5, 7.4) 5.4 6 2.7 (4.7, 6.1) Function subscale of the BCTQ (0–5) Physical therapy 2.3 6 .5 (2.1, 2.5) 1.5 6 .4 (1.3, 1.7) Surgery 2.4 6 .6 (2.2, 2.5) 2.3 6 .7 (2.2, 2.5) Severity subscale of the BCTQ (0–5) Physical therapy 2.5 6 .7 (2.3, 2.7) 1.6 6 .5 (1.5, 1.7) Surgery 2.7 6 .6 (2.6, 2.9) 1.7 6 .5 (1.6, 1.8)

3 MONTHS

6 MONTHS

12 MONTHS

1.1 6 1.8 (.6, 1.7) 2.5 6 2.1 (2.0, 3.0)

1.1 6 1.6 (.5, 1.7) 1.8 6 2.5 (1.3, 2.4)

1.2 6 1.8 (.7, 1.7) 1.3 6 1.9 (.8, 1.7)

2.3 6 2.6 (1.5, 3.1) 4.3 6 3.0 (3.6, 5.0)

2.2 6 2.5 (1.4, 3.0) 3.3 6 3.3 (2.5, 4.0)

2.0 6 1.6 (1.2, 2.7) 2.7 6 1.9 (2.0, 3.4)

1.5 6 .5 (1.3, 1.7) 1.8 6 .7 (1.7, 2.0)

1.5 6 .5 (1.3, 1.7) 1.6 6 .6 (1.5, 1.7)

1.5 6 .5 (1.3, 1.6) 1.5 6 .6 (1.4, 1.7)

1.6 6 .6 (1.5, 1.7) 1.6 6 .4 (1.4, 1.7)

1.6 6 .6 (1.4, 1.7) 1.5 6 .5 (1.4, 1.6)

1.5 6 .5 (1.4, 1.6) 1.5 6 .5 (1.4, 1.6)

NOTE. Values are expressed as mean 6 SD (95% CI).

19


Masterclass

~as et al Fern!andez-de-las Pen

The Journal of Pain

1093

Follow-Up Self-Perceived Recovery and Successful Outcomes in Surgical and Nonsurgical Groups, n (%)

Table 3.

6-MONTH FOLLOW-uP PHYSICAL THERAPY (N = 58)

12-MONTH FOLLOW-uP

SURGERY (N = 60)

PHYSICAL THERAPY (N = 55)

Self-perceived improvement with a GROC (!7 to 17) Moderate changes (14/15) 18 (31)/13 (22) 20 (33)/11 (18) 7 (13)/15 (27) Large changes (16/17) 7 (12%)/2 (3) 9 (15)/4 (6.5) 5 (9)/12 (22) Successful outcomes ($.6 points or 30% improvement BCTQ in function or severity; or $2 points on pain intensity) 1 criteria 44 (75) 50 (83) 44 (80) All criteria 31 (53) 27 (45) 32 (58)

is supported by the guidelines of the American Academy of Orthopedic Surgeons for the treatment of CTS.1,17 The results of this study should be considered according to potential strengths and limitations. A major strength was that we compared surgery with a welldefined, nonsurgical, multimodal approach. The physical therapy program included manual therapies that could potentially benefit patients based on the neurophysiology of pain and current theories on CTS. In most of the patients allocated to either group, other conservative treatments such as nocturnal splinting had already failed some years previously. A second strength was that different physical therapists and surgeons were involved in either treatment group, although most patients were derived from local regional hospitals. Third, the trial had high retention rates at 12-month follow-up. Among the limitations, we recognize that multicenter studies would help to better generalization of the results. Multicenter studies controlling for site and clinician effects (cluster effects) in subsequent trials might enhance the generalizability of our results. Second, patients and clinicians were not blinded to the treatment intervention. Third, we did not consider the role of some psychological variables, including depression, anxiety, mood, or sleep disorders, because we excluded individuals with depressive symptoms. Patients

SURGERY (N = 56) 10 (18)/12 (21) 17 (30)/13 (23) 51 (91) 31 (55)

allocated to the physical therapy group received just 3 sessions based on the authors’ clinical experience because no current scientific data exist on the adequate frequency and dose of therapy. We do not know if a greater number of sessions would reveal differences between the interventions. Fourth, we included only women with CTS; therefore, we do not know if the same results would be obtained in men with CTS. Subgroups of patients who would benefit most from conservative or surgical interventions or factors associated with successful treatment in either management approach should be elucidated in future trials.10

Conclusions These data indicate that physical therapy consisting of manual therapies including desensitization maneuvers of the central nervous system was more effective at 1 and 3 months, but equally effective at 6 and 12 months, than surgery for improving pain and function in women with CTS. Our results support the use of conservative treatment, as applied in the current study, as the first management option for patients with CTS before considering surgery because both interventions are equally effective in the long term.

References

of a neurodynamic technique in the treatment of carpal tunnel syndrome. J Orthop Sports Phys Ther 39:709-723, 2009

1. American Academy of Orthopaedic Surgeons Work Group Panel: Clinical practice guideline on the treatment of carpal tunnel syndrome. Available at: www.aaos.org/ research/guidelines/CTStreatmentguide.asp; 2012. Accessed January 15, 2015

5. Coppieters MW, Butler DS: Do ‘sliders’ slide and ‘tensioners’ tension? An analysis of neurodynamic techniques and considerations regarding their application. Man Ther 13:213-221, 2008

2. American Association of Electro-diagnostic Medicine: American Academy of Neurology, American Academy of Physical Medicine and Rehabilitation. Practice parameter: electro-diagnostic studies in carpal tunnel syndrome. Neurology 58:1589-1592, 2002 3. Bialosky JE, Bishop MD, Price DD, Robinson ME, George SZ: The mechanisms of manual therapy in the treatment of musculoskeletal pain: a comprehensive model. Man Ther 14:531-538, 2009 4. Bialosky JE, Bishop MD, Price DD, Robinson ME, Vincent KR, George SZ: A randomized sham-controlled trial

! n AI, Ferna !ndez-de-las-Pen ~ as C, La6. De-la-Llave-Rinco !rez A, Arendtguarta-Val S, Alonso-Blanco C, Mart!ınez-Pe Nielsen L, Pareja JA: Increased pain sensitivity is not associated with electrodiagnostic findings in women with carpal tunnel syndrome. Clin J Pain 27:747-754, 2011 7. Elwakil TF, Elazzazi A, Shokeir H: Treatment of carpal tunnel syndrome by low-level laser versus open carpal tunnel release. Lasers Med Sci 22:265-270, 2007 8. Farrar JT, Young JP Jr, LaMoreaux L, Werth JL, Poole RM: Clinical importance of changes in chronic pain intensity measured on an 11-point numerical pain rating scale. Pain 94:149-158, 2001

20


Masterclass

1094

The Journal of Pain

!ndez-de-las-Pen ~ as C, De-la-Llave-Rinco ! n AI, Ferna ! n9. Ferna dez-Carnero J, Cuadrado ML, Arendt-Nielsen L, Pareja JA: Bilateral widespread mechanical pain sensitivity in carpal tunnel syndrome: evidence of central processing in unilateral neuropathy. Brain 132:1472-1479, 2009 !ndez-de-las-Pen ~ as C, Cleland JA, Ortega10. Ferna Santiago R, de-la-Llave-Rincon AI, Mart!ınez-Perez A, Pareja JA: Central sensitization does not identify patients with carpal tunnel syndrome who are likely to achieve short-term success with physical therapy. Exp Brain Res 207:85-94, 2010 11. Foley M, Silverstein B, Pollisar N: The economic burden of carpal tunnel syndrome: long term earnings of CTS claimants in Washington State. Am J Ind Med 50:155-172, 2007 12. Gerritsen AA, de Vet HC, Scholten RJ, Bertelsmann FW, de Krom MC, Bouter LM: Splinting vs. surgery in the treatment of carpal tunnel syndrome: a randomized controlled trial. JAMA 288:1245-1251, 2002 13. Huisstede BM, Hoogvliet P, Randsdorp MS, Glerum S, van Middelkoop M, Koes BW: Carpal tunnel syndrome–Part I: effectiveness of nonsurgical treatments: a systematic review. Arch Phys Med Rehabil 91:981-1004, 2010 14. Jain NB, Higgins LD, Losina E, Collins J, Blazar PE, Katz JN: Epidemiology of musculoskeletal upper extremity ambulatory surgery in the United States. BMC Musculoskelet Disord 15:4, 2014 15. Jarvik JG, Comstock BA, Kliot M, Turner JA, Chan L, Heagerty PJ, Hollingworth W, Kerrigan CL, Devo RA: Surgery versus non-surgical therapy for carpal tunnel syndrome: a randomised parallel-group trial. Lancet 374:1074-1081, 2009 16. Jensen MP, Turner JA, Romano JM, Fisher L: Comparative reliability and validity of chronic pain intensity measures. Pain 83:157-162, 1999 17. Keith MW, Masear V, Amadio Andary M, Barth RW, Graham B, Chung K, Maupin K, Watters WC, Haralson RH, Turkelson CM, Wies JL, McGowan R: Treatment of carpal tunnel syndrome. J Am Acad Orthop Surg 17:397-405, 2009 18. Kim JK, Jeon SH: Minimal clinically important differences in the Carpal Tunnel Questionnaire after carpal tunnel release. J Hand Surg Eur Vol 38:75-79, 2013 19. Moraska A, Chandler C, Edmiston-Schaetzel A, Franklin G, Calenda EL, Enebo B: Comparison of a targeted and general massage protocol on strength, function, and symptoms associated with carpal tunnel syndrome: a randomized pilot study. J Altern Complement Med 14: 259-267, 2008

Manual Physical Therapy Versus Surgery for CTS 20. Nijs J, Van Houdenhove B, Oostendorp RA: Recognition of central sensitization in patients with musculoskeletal pain: application of pain neurophysiology in manual therapy practice. Man Ther 15:135-141, 2010 21. Page MJ, O’Connor D, Pitt V, Massy-Westropp N: Exercise and mobilisation interventions for carpal tunnel syndrome. Cochrane Database Syst Rev 6:CD009899, 2012 22. Rosales RS, Benseny E, D!ıez de la Lastra-Bosch I: Evaluation of the Spanish version of the DASH and carpal tunnel syndrome health-related quality of life instruments: cross cultural adaptation process and reliability. J Hand Surg Am 27:334-343, 2002 23. Scholten RJ, Mink van der Molen A, Uitdehaag BM, Bouter LM, de Vet HC: Surgical treatment options for carpal tunnel syndrome. Cochrane Database Syst Rev 4:CD003905, 2007 24. Shi Q, MacDemid JC: Is surgical intervention more effective than nonsurgical treatment for carpal tunnel syndrome? A systematic review. J Orthop Surg Res 6:17, 2011 25. Thiese MS, Gerr F, Hegmann KT, Harris-Adamson C, Dale AM, Evanoff B, Eisen EA, Kapellusch J, Garg A, Burt S, Bao S, Silverstein B, Merlino L, Rempel D: Effects of varying case definition on carpal tunnel syndrome prevalence estimates in a pooled cohort. Arch Phys Med Rehabil 95: 2320-2326, 2014 26. Ucan H, Yagci I, Yilmaz L, Yagmurlu F, Keskin D, Bodur H: Comparison of splinting, splinting plus local steroid injection and open carpal tunnel release outcomes in idiopathic carpal tunnel syndrome. Rheumatol Int 27: 45-51, 2006 27. Verdugo RJ, Salinas RA, Castillo JL, Cea JG: Surgical versus non-surgical treatment for carpal tunnel syndrome. Cochrane Database Syst Rev 4:CD001552, 2008 28. Wyrwich K, Nienaber N, Tierney W, Wolinsky F: Linking clinical relevance and statistical significance in evaluating intra-individual changes in health-related quality of life. Med Care 37:469-478, 1999 29. Zanette G, Cacciatori C, Tamburin S: Central sensitization in carpal tunnel syndrome with extraterritorial spread of sensory symptoms. Pain 148:227-236, 2010 30. Zwarenstein M, Treweek S, Gagnier JJ, Altman DG, Tunis S, Haynes B, Oxman AD, Moher D: CONSORT group; Pragmatic Trials in Healthcare group. Improving the reporting of pragmatic trials: an extension of the CONSORT statement. BMJ 337:a2390, 2008

21


La Memoria del Tesando

El camino a seguir para elaborar una tesis Por la Prof. María Palacios Ceña

E

l camino a seguir para elaborar una tesis no es fácil. Actualmente los requisitos a desempeñar son bastante exigentes, y cumplir con todos ellos significa una implicación importante por parte de los tesandos y los directores.

Existen dos tipos de dedicación para la tesis, con un tiempo máximo de redacción: • Tiempo completo (mínimo dos años, máximo 4 años) • Tiempo parcial (mínimo 3 años, máximo 6 años)

Cada universidad tiene normas y características distintas para el doctorado, pero en general para acceder a un plan de doctorado, se debe tener al menos un grado universitario (240 créditos ETCS) y un máster (60 créditos ECTS). Previamente, los requerimientos eran diferentes.

Existe, a su vez, un plan formativo obligatorio, que consta de 40 horas anuales a completar por el tesando, de actividades de formación complementaria, que deben ser validadas por el director de la tesis, así como por la Escuela.

Como ejemplo cercano, se puede hablar de la Escuela Internacional de Doctorado de la URJC, en el ámbito de las Ciencias de la Salud. En relación al acceso y a la forma de inscripción en la Escuela, los requisitos constan de: • Un número límite de plazas de inscripción • Encontrar un director que quiera dirigir la tesis (y que ese director tenga un sexenio de investigación asignado, con la consecuencia de tener un número límite de alumnos asociado a dirigir sólo la tesis o conjuntamente) • Propuesta atractiva del proyecto: tener una idea con posibilidades factibles, facilita la elección por parte del director

Cada año de Doctorado consta de distintos objetivos: • El primer año consiste en la presentación del proyecto. Se debe entregar al finalizar éste, la hipótesis, introducción, cronograma de tiempo… Así como la aprobación por parte del comité de ética y los permisos necesarios para realizarlo. Todo ello supervisado y validado por el director. • El segundo año trata en su mayoría del trabajo de campo (recogida de los datos) • El tercer año se debería proceder a su análisis y la escritura de la tesis. Actualmente para poder defender la tesis se necesita, como mínimo, la publicación de un artículo en una revista internacional de impacto, dentro del periodo

22


La Memoria del Tesando de inscripción en la Escuela de Doctorado. Existen dos formas de elaborar una tesis: • La elaboración normal (publicando como anteriormente hemos nombrado, como mínimo un artículo de impacto) • Por compilación de artículos (publicación en revistas de impacto internacional de, al menos, 3 artículos de impacto) Actualmente, la implicación por parte del tesando, así como la del director es muy alta, en relación a la exigencia que requiere efectuar la elaboración de la tesis. Tras los trámites pertinentes comentados anteriormente, el tesando se enfrenta a la elección de un proyecto que debe ser novedoso, atractivo y factible. Enfrentarse a ciertas dificultades como: • la muestra para la recogida de datos • lugar de elaboración de la investigación • medios y materiales (beca, dinero) • tiempo disponible para la investigación, conciliación laboral y vida personal • comité ético y permisos

respaldo científico a los datos muchas veces puede ser un quebradero de cabeza. Una vez que ese trámite lo has superado, hay que empezar con la defensa de la tesis, para ello, se conformará un tribunal y el tesando deberá proceder a realizar una exposición oral de su tesis para posteriormente responder a todas las cuestiones que el tribunal le plantea Pese a ello, los resultados que se consiguen ante tantos requisitos, son trabajos de un nivel y calidad muy altos. La dedicación para este trabajo es indiscutible; sin embargo, la repercusión y conocimiento científico obtenido supera con creces el esfuerzo empleado. Para más información acerca de los requisitos, puedes consultar la web: https://www.urjc.es/universidad/ facultades/escuela-internacional-de-doctorado

El último paso una vez realizado el estudio o la compilación de artículos es escribir la tesis, cosa dificultosa dado que los fisioterapeutas no solemos tenemos soltura para escribir científicamente todas aquellos datos que hemos obtenido, y darle un

Nivel Básico 17 y 18 de Marzo de 2017

Nivel Avanzado 19 y 20 de Mayo de 2017

¡¡APÚNTATE!!

www.axisformacion.es 637.539.804 secretaria@axisformacion.es

23


Innovación en la clínica

Feedback Ecográfico para Control Motor en Pacientes con Dolor Lumbar Por Dr. José Luis Arias-Buría

Las tecnologías han llegado para quedarse en las Clínicas de Fisioterapia y en los Centros Asistenciales es una realidad, por ello queremos presentaros una herramienta que con mayor frecuencia se está asentando entre las manos de los fisioterapeutas. La ecografía musculoesquelética.

E

l debate del uso del ecógrafo en manos del fisioterapeuta puede ser controvertido si hacemos el uso tradicional del mismo, pero en fisioterapia, el poder ponerle “ojos” a estructuras que solemos imaginar o sentir mediante nuestra palpación abre un campo de infinitas posibilidades. La idea de poder realizar técnicas invasivas con una mayor seguridad al ver zonas de riesgo a elevado mucho la calidad de los pacientes, pero… y si además de usarlo para evitar males mayores al hacer técnicas invasivas, lo usamos para que el paciente pueda ver con sus propios ojos, si ese ejercicio que le pedimos lo hace de forma correcta por contrae el músculo que le pedimos, o para que el fisioterapeuta pueda tener valores referenciales… todo ello, hace que os acerquemos una propuesta no sólo diagnóstica, si no también terapéutica… ¡Vamos a sacarle partido al ecográfo! Una de las patologías que presentan mayor incidencia en las consultas de fisioterapia es el dolor lumbar, tanto es así que se calcula que aproximadamente el 60-80% de la población adulta ha padecido o sufrirá un episodio de dolor de espalda en algún

momento de sus vidas (Spitzer, 1987; Delitto, 1995; Andersson, 1999; Fritzell, 2001). La tasa de dolor lumbar reportada se calcula que es de entre un 58% y un 90% (Hides, 1994; Covarrubias, 2010). Esta elevada de tasa es muy significativa y genera que el dolor lumbar pueda tender a cronificarse, donde el paciente acude de forma continuada en busca de diferentes tratamientos médicos y de fisioterapia. Durante el peregrinaje del paciente, se someterá a pruebas de imagen tipo RMN o Rx, pero sólo en menos del 10% existe una clara correlación entre dolor e imagen diagnóstica positiva (O’Sullivan C, 2009), lo que hace que debamos abrir nuevos frentes en la correlación diagnóstica y los tratamientos efectuados. La falta de estabilidad o “inestabilidad” de la columna lumbar podría ser una de las causas del dolor lumbar, si bien, es un diagnóstico de difícil aprobación médica y muy subjetivo, está basado en experiencia del terapeuta y en los mejores casos, de alguna escala de función y/o discapacidad. Esta circunstancia mecánica se acompaña de la exploración manual articular y de una falta de

24


Innovación en la clínica control muscular “protectivo” (Maitland 1986; En el caso del paciente con dolor lumbar, el O’Sullivan PB, 2000; Long 2004; Hicks, 2005). Una musculo multífido (MT) junto a Transverso del causa de esta falta del control muscular podría ser Abdomen (TrA) (Fig 2) son los encargados de la debida a la atrofia muscular, que no sólo aparece en “co-contracción”, la cual produce tensión en la pacientes sedentarios con sobrepeso, sino que puede fascia toraco-lumbar. El multifido aporta el mayor aparecer en deportistas profesionales porcentaje de estabilidad segmentaria (Hides et al, 2008). (70%-80%) de todo el core lumbar; “La imagen ecográfica pero existen otros estabilizadores aporta un recurso Tal y como decíamos, la imagen locales como es el Transverso del indispensable para el ecográfica aporta a los profesionales de Abdomen, estabilizadores globales ejercicio terapéutico” la fisioterapia un recurso indispensable tales como el oblicuo externo, oblicuo para el buen diagnóstico de fisioterapia interno; estabilizadores espinales y de y tratamiento de sus pacientes, existiendo ya grupos los movilizadores globales como el recto abdominal de investigación que buscan potenciar este recurso (Commerford & Mottram, 2003). diagnóstico-terapéutico (Fernández & Alcocer, 2015). Existe evidencia científica sólida que avala que los El mayor uso viene derivado no de establecer un ejercicios para mejorar la musculatura del sistema diagnóstico, sino que de evaluar el estado del tejido de estabilización general son de gran utilidad en tanto en una visión estática sino que con una visión el tratamiento del dolor de espalda; pero no es tan dinámica que es cuando aparecen la mayoría de las conocido los cambios estructurales que se tienen disfunciones, y así controlar su evolución (Luomajoki, después de un cuadro de dolor mantenido en el tiempo 2008), la eficacia de nuestra intervención (Minaya, (van den Hoorn, 2016). Por ello, para el tratamiento 2012) y/o asegurar la seguridad y precisión de la del paciente con dolor lumbar por alteración muscular aplicación de las técnicas de fisioterapia invasivas se recomienda el entrenamiento y la coordinación de (Arias & Truyols, 2015). En los últimos 20 años las la musculatura del suelo pélvico y abdominal, dado publicaciones han demostrado que el uso del ecógrafo que ambos grupos son sinergistas del movimiento y en la profesión de fisioterapeuta es indiscutible, por la importancia de coordinar diferenciadamente incorporando esta modalidad de evaluación y actividad de Transverso del Abdomen y músculos de diagnóstico, y destacando cual es el empleo más suelo pélvico (músculos pubocoxigeo, puborectal e acertado, como la utilización de la imagen ecográfica iliocoxigeo) (Smith, 2007). para el trabajo con biofeedback (Fig 1), mostrando al paciente como realizar un ejercicio terapéutico con Existen numerosos tipos de Feedback o estabilización las mejores garantías de eficacia y seguridad (Hides, dinámica para trabajar la estabilización lumbar, 1998). como por ejemplo el feedback visual (mirándose a un espejo), táctil (palpando la región abdominal), o el Stabilizer (Storheim, 2002) pero estos sistemas están limitados cuando no existe alguna superficie contra la cual ejerzan presión. En etapas más avanzadas, podemos incorporar el uso de bandas elásticas o pelotas de fitball, principalmente en pacientes con mucha actividad o deportistas, donde se realizan ejercicios en bipedestación o gestos específicos extraídos de su actividad laboral o deportiva (Tsao, 2008; Mok, 2011). Una característica positiva del Feedback Ecográfico (van den Hoorn, 2016) es que es capaz de distinguir patrones anómalos de activación muscular, por ejemplo una hiperactividad Fig 1. Aplicación de la técnica de RUSI (Rehabilitative del oblicuo interno o una mala disociación durante Ultrasound Imaging) para control del Core en la región la contracción del transverso abdominal (Whittaker, abdominal.

25


Innovación en la clínica 2015). Desde la década de 1990, el empleo del ecógrafo en Fisioterapia fue una realidad y llevaron a la necesidad de diferenciarse claramente de la ecografía médica o USI (Ultrasound Imaging) que estudia la patología de los tejidos mediante ecografía, por lo que se organizó un Simposio en San Antonio, Texas (Teyhen, 2006) en el que se hizo una declaración del conocimiento y de la dirección que debía tomar el uso del ecógrafo para marcar los límites de empleo, terminología, actualización del conocimiento y líneas futuras de investigación, entre otros aspectos. La modalidad ecográfica ayudar a mejorar la capacidad de los fisioterapeutas para: •

Ayuda a evaluar la morfología de los músculos y tejidos blandos como el área de sección transversal, perímetro, grosor y anchura principalmente. Evaluar el comportamiento de la función del tejido subyacente durante tareas funcionales concretas, dirigidas y supervisadas. Evaluar y tratar deficiencias de control de motor, proporcionando en tiempo real información visual tanto al paciente como al fisioterapeuta. Proporciona retroalimentación visual durante

las intervenciones terapéuticas. Las organizaciones como la WCPT (Federación Internacional de Asociaciones de Fisioterapia), IFOMPT (Federación Internacional de Fisioterapeutas en Terapia Manipulativa Ortopédica), APTA (Asociación Americana de Fisioterapeutas), ISEAPT (Sociedad Internacional en Agentes Electrofisicos), y la SEEFi (Sociedad Española de Ecografía en Fisioterapia) que está integrada en la AEF (Asociación Española de Fisioterapeutas), avalan el uso de esta herramienta en la consulta del fisioterapeuta.

Curso de Ecografía Musculoesquelética: Exploración y Evaluación Clínica Próximo 28 y 29 de Abril

Haz click e INSCRÍBETE: www.axisformacion.es 637.539.804

Fig 2. Medidas Ecográficas pre y post contracción de la musculatura abdominal.

26


Fisioterapeutas por el mundo

Mateusz Kobylarz Fisioterapeuta en Cracovia, Polonia

“La técnica de Punción Seca también está en auge en Polonia” Por Dr. Ricardo Ortega Santiago

Mateusz Kobylarz es un antiguo alumno del grado de Fisioterapia y del curso de EXPERTO EN TERAPIA MANUAL OSTEOARTICULAR Y PUNCIÓN SECA MUSCULAR DEL APARATO LOCOMOTOR de la Universidad Rey Juan Carlos. Terminó el grado en el año 2014 y desde entonces trabajó como fisioterapeuta en una clínica privada en Madrid. En el 2015 puso rumbo a Polonia, concretamente, a la ciudad de Cracovia, en la cual lleva trabajando como fisioterapeuta desde enero de ese año en la Clínica Lux Med. ¿En aspectos legales la fisioterapia en Polonia se asemeja a la española? ¿Hay alguna figura laboral distinta que en España no existe? Hola Ricardo, enhorabuena por el primer número de la revista, encantado de poder colaborar en estas páginas. El aspecto legal es un poco complicado aquí. Hasta bien poco no existía ningún tipo de ley que regulara la situación profesional de fisioterapeuta, a pesar de que la fisioterapia es una carrera universitaria en Polonia desde principios de los años ochenta. La ley ya existe y en estos momentos se está formando un comité organizativo que pretende reunir todas las organizaciones de fisioterapeutas para unificar y crear un marco profesional de fisioterapeuta. A parte de fisioterapeuta existe la figura del médico rehabilitador, cuya función es la misma que en España.

En cuanto a la fisioterapia asistencial en Polonia ¿qué tipos de centros existen? En cuanto a centros puramente públicos podemos distinguir entre hospitales y los llamados “sanatorios”. Los sanatorios son residencias situadas normalmente en paraderos naturales donde se manda pacientes ancianos o crónicos, a pasar una temporada. Ahí reciben fisioterapia, a parte de otros cuidados. Además, el llamado Fondo Nacional de Salud firma contratos con clínicas privadas. En esos sitios los pacientes pueden acceder al tratamiento sin pagar por ello, ya que los tratamientos los remunera dicho fondo. Si hablamos de centros privados, los dividimos entre clínicas de fisioterapia privadas y clínicas de seguros privados. Un mercado en constante auge.

27


Fisioterapeutas por el mundo

¿Cómo funciona la fisioterapia en los hospitales públicos? ¿Existen los equipos multidisciplinares? Siendo sincero, no he tenido la oportunidad de trabajar en un hospital público, ni ver como funciona, así que solamente puedo hablar de la opinión de mis compañeros. El principial problema son las interminables listas de espera, una espera de seis meses o un año es algo perfectamente normal. Por lo demás, los métodos usados en la sanidad pública son bastante anticuados. En general, tanto los profesionales de la sanidad pública, como los pacientes, están descontentos con el nivel de servicios prestado.

diferente: 3 + 2. Después de los tres años consigues un título que sería el correspondiente al graduado en España. Los dos años siguientes serían los correspondientes a un máster oficial. Sin embargo, esos dos años extra no suelen aportar ningún tipo de especialización y es tratado un poco como un trámite. Es por eso que muy poca formación postgrado se realiza en las universidades. Ya que alrededor del 80% de los alumnos hace los cinco años de formación que según las normas europeas son los correspondientes a un máster oficial (MSc). Existe la formación postgrado tipo “experto” impartida en las universidades o simplemente cursos de empresas privadas.

En relación a la práctica clínica privada ¿con que tipos de técnicas se trabaja? Me dedico principalmente a la fisioterapia ortopédica, así que es de lo que puedo opinar. En la clínica privada se trabaja principalmente con las técnicas que llamamos terapia manual. Conceptos o modelos de trabajo como Kaltenborn, Maitland, Mulligan o punto gatillo son ampliamente conocidos. Además, en los últimos años existe un creciente interés por técnicas fasciales (Fascial Manipulation, Fascial Distortion Model), la punción seca u osteopatía. Una cosa que me sorprendió es que algunos terapeutas utilizan técnicas un poco en abandono en España como FNP o McKenzie.

En cuanto a la Formacion postgrado los fisioterapeutas Polacos se forman más o menos que los españoles? ¿Cuáles son las técnicas que más demandada tienen? Considero que los fisios polacos están muy bien formados,al igual que los españoles. Existe la misma fiebre de cursos que en España. Ahora mismo los cursos más demandados son los de técnicas fasciales, además de osteopatía. Existen cuatro escuelas de osteopatía y tienen cada vez más sedes y alumnos.

¿Difiere en contenido la formación de grado en fisioterapia respecto a la Española? ¿Cuántos años tarda en formarse un fisioterapeuta en Polonia? Principalmente existe una estructura de formación

¿Es común la formación en universidades privadas? ¿hay mas universidad privadas que publicas? ¿Cuánto puede valer el grado en fisioterapia en una universidad pública y privada? La formación en universidades privadas es bastante común. Sin embargo, el nivel de estas suele ser bastante nefasto. No creo que haya más universidades privadas que públicas. Al no existir

28


Fisioterapeutas por el mundo

¿Qué opina de la fuga de cerebros de fisioterapeutas a otros países? Comprendo que muchos fisioterapeutas, sobre todo los recién titulados, se marchen de España ya que al principio el trabajo que se puede encontrar pocas veces es satisfactorio. Considero que es bueno que se vayan, aunque sea una temporada.

una ley que regulara la profesión de fisio, te podías encontrar incluso con cursos de 100 horas donde te daban un ¨título de fisioterapeuta¨. La carrera en la universidad pública es gratuito,en una privada puede costar alrededor de 1500-2000 euros el año de carrera. Respecto a la formación española, en tu caso en la URJC, ¿está valorada en Polonia? Hablando desde mi experiencia propia, un título conseguido fuera de Polonia te da más oportunidades de encontrar un buen trabajo.

CURSO DE NUEVAS TECNOLOGÍAS EN

NEURORREHABILITACIÓN Títulos avalados por la la Universidad Rey Juan Carlos y por la Cátedra de Investigación y Docencia en Fisioterapia Terapia Manual y Punción Seca de la URJC

¿Cómo es el día a día con los pacientes en Polonia? ¿Con qué tipo de personas sueles trabajar? El día a día es igual que en España, solo que en vez de jamón regalan bombones : ) Suelo tratar trabajadores de oficina o deportistas. Así que lesiones deportivas, lumbalgias, cervicalgias y todas las “algias” que conocemos. Hay muchas personas que solo acuden al fisioterapeuta cuando tienen una molestia. ¿hay cultura de la prevención en Polonia? La costumbre de acudir sólo al fisio no es muy extendida. Los pacientes suelen pasar primero por médicos de distintas especialidades. Esto a veces puede tardar meses y es ahí cuando acuden a un fisio, ya sea recomendados por un médico o un familiar.

www.axisformacion.es 637.539.804 secretaria@axisformacion.es

29


Avances tecnológicos en Fisioterapia

NeurorehAPP: un buscador de aplicaciones móviles en neurorrehabilitación Por Dr. Roberto Cano de la Cuerda y María Teresa Sánchez Rodríguez

Dpto. de Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Rehabilitación y Medicina Física Facultad de CC. de la Salud Universidad Rey Juan Carlos

L

a Organización Mundial de la Salud (OMS), en su informe “Neurological Disorders: public health challenges” publicado en el 2006, afirmaba que los trastornos neurológicos afectaban en todo el mundo a mil millones de personas aproximadamente, sin distinción de sexo, nivel de educación, ni de ingresos. Según el mismo documento de la OMS, en Europa los costes provocados por las enfermedades neurológicas en 2004 se cifraron en 139.000 millones de euros, siendo su carga mundial, en Años de Vida Ajustados por Discapacidad (AVAD), del 6,29% del total, indicando pérdida de años de vida sana, ya sea por muerte prematura o por los años vividos con una discapacidad. En la actualidad, el crecimiento demográfico y el envejecimiento poblacional han propiciado el aumento de estos valores, por lo que los sistemas de salud tendrán que atender las necesidades del creciente número de personas con diversidad de trastornos que si bien podrán derivar en discapacidad, no necesariamente lo harán en mortalidad, como indica el Global Burden of

Disease Study 2010, calculándose una prevalencia de 1.136 millones de personas con patología neurológica en el año 2030. En España, se estima que entre un 13 y 16% de la población padece algún tipo de enfermedad neurológica y que alrededor de un millón y medio una enfermedad neurológica grave. En este contexto, la democratización de la información, a través de Internet y las nuevas herramientas asociadas, es uno de los grandes avances realizados por el ser humano en los últimos tiempos. Los avances en materia de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) aplicadas a la salud, están comenzando a modificar las metodologías tradicionales de actuación de los profesionales de la salud, y posiblemente lo harán completamente en el futuro, de manera general por su impacto sobre la demanda de prestaciones médicas y de forma específica por la posibilidad de monitorización y asistencia a pacientes neurológicos y con discapacidades derivadas.

30


Avances tecnológicos en Fisioterapia que la OMS considera esencial en la promoción Gracias al desarrollo de la tecnología, el sector de la salud); modificación en los hábitos de vida, sanitario tiene la posibilidad de transformarse para cambio de relaciones y procesos, monitorización y ofrecer servicios más individualizados, participativos almacenamiento inteligente de datos. y preventivos. La práctica de cuidados sanitarios apoyada en las TIC se denomina eHealth. En este Actualmente, con la popularización ámbito, la mHealth, o lo que es lo “NeurorehAPP es de los teléfonos inteligentes o mismo, la prestación de información un buscador de “smartphones”, han proliferado o asistencia sanitaria a través del aplicaciones móviles en las aplicaciones dedicadas al área uso de dispositivos móviles o tablets, Neurorrehabilitación” sanitaria, tanto para los profesionales se postula como una de las grandes de este ámbito, como para los propios apuestas para pacientes, proveedores pacientes o la población general sana. Concretamente, e inversores. Dentro de este contexto de nuevas según el último estudio del Institute for Healthcare tecnologías aplicadas al sector sanitario, el fenómeno Informatics (IMS), en la App Store de Apple en de las aplicaciones móviles o “apps” resulta muy España existen 40.000 programas bajo la etiqueta prometedor, aportando una nueva visión de la “Salud” que pueden usarse en su correspondiente concepción del cuidado de la salud tanto para el dispositivo iPhone o iPad. Sumando todas las tiendas profesional como para el paciente. El término app es de aplicaciones móviles, principalmente Google una abreviatura de la palabra en inglés “application”. Play, existen un total de 97.000 aplicaciones en el Se trata de un programa, con unas características área sanitaria, constituyendo la tercera categoría especiales, que se instala en un dispositivo móvil, que ha experimentado un mayor crecimiento, ya sea tableta digital o teléfono inteligente, y que después de los juegos y aplicaciones generales, y se suele tener un tamaño reducido, para adaptarse a espera que su presencia crezca en un 23% anual en las limitaciones de potencia y almacenamiento de los próximos cinco años. dichos dispositivos. El objetivo de una app es facilitar la consecución de una tarea determinada o asistir en Paralelamente, en el informe encargado por operaciones y gestiones diarias9, siendo el modo de la Asociación para el Sistema Global de las interacción entre el usuario y la aplicación el tacto. Comunicaciones Móviles (GSMA), y realizado por la empresa Price Waterhouse Coopers (PwC), se recalcó Entre sus potenciales objetivos desde el punto de el importante impacto socioeconómico que tendría vista de las Ciencias de la Salud destacarían: su la adopción de la mHealth, constatando que el uso capacidad en el empoderamiento del paciente de sistemas electrónicos permitiría ahorrar alrededor (capacidad del individuo para tomar decisiones de 10.000 millones de euros del 2012 al 2017, por y ejercer control sobre su vida personal; término

31


Avances tecnológicos en Fisioterapia

lo que tanto la Food and Drug Administration (FDA), como la Unión Europea, vienen realizando un trabajo en la regulación y denominación de criterios de calidad mínimos para las apps dedicadas a salud ante la ingente cantidad de aplicaciones sanitarias que están apareciendo en el mercado, no estando exenta de esta problemática las aplicaciones móviles con potencial uso o especifico diseño en el campo de la neurorrehabilitación, pues hasta la fecha no existían publicaciones que organizaran el conocimiento de dichas apps, clasificando su uso, su validez y determinasen los pacientes diana como destinatarios de las mismas. En este contexto, un grupo de fisioterapeutas del Departamento de Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Rehabilitación y Medicina Física de la Facultad de CC. de la Salud de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid, España) y del Servicio de Rehabilitación del Hospital Infanta Elena han diseñado NeurorehAPP ®, una aplicación móvil desarrollada en el ámbito de la neurorrehabilitación, totalmente gratuita y ya disponible para móviles tipo Android.

NeurorehAPP está dirigida a pacientes neurológicos, familiares/cuidadores o profesionales sanitarios y permite, en función de la patología seleccionada, clasificar las aplicaciones móviles que existen en el mercado con potencial o específico uso en dicha patología neurológica en cuestión. Aporta una ficha descriptiva de cada una de la apps que contiene NeurorehAPP y ofrece unos criterios de valoración de las aplicaciones, en base a las recomendaciones de la FDA. Adicionalmente, el sistema permite el enlace con las apps de interés para su descarga, así como la posibilidad de guardarlas en un espacio de “favoritos”. Toda la estructura de la app está basada en una revisión sistemática publicada en la revista NEUROLOGÍA, con referencia: Sánchez MT, Collado S, Martín P, Cano R. Apps en neurorrehabilitación. Una revisión sistemática de aplicaciones móviles. NEUROLOGÍA 2016 (En prensa)

NeurorehAPP es un buscador de aplicaciones móviles en neurorrehabilitación. Esta app contiene una base de datos que permite filtrar la información en base a diferentes criterios de búsqueda, posibilitando al usuario seleccionar aplicaciones móviles con diseño específico y/o potencial utilidad en neurorrehabilitación, teniendo en cuenta cinco categorías (hábitos saludables, informativas, valoración, tratamiento y específicas en neurorrehabilitación).

32


Entendiendo al paciente

Consideraciones acerca del abordaje desde el modelo biopsicosocial en Fisioterapia Por Dra. Margarita Cigarán Méndez 1. Modelo médico versus modelo biopsicosocial La promoción de la salud y la prevención de la enfermedad desde un modelo biopsicosocial han sido objeto de estudio desde la fisioterapia en los últimos años. En este sentido, interesa poner de manifiesto cómo la evolución de estos conceptos se ha ido transformado desde una interpretación estrictamente sanitaria y asistencial bajo el amparo del modelo médico, hacia una visión más holística. Una visión desde la cual se contemplan factores de carácter social y psicológico. Esta situación pone al fisioterapeuta en una dimensión diferente para actuar en el campo, puesto que le implica entender su papel en el estudio del movimiento corporal y la salud, desde un sentido más amplio y diverso. El concepto de salud ha experimentado una importante transformación durante las últimas décadas, desde una concepción negativa y reduccionista, basada en la ausencia de enfermedad, incapacidad o invalidez, hasta una nueva dimensión más positiva y totalitaria en la que se han incluido diferentes dimensiones de bienestar, ajuste psicosocial, calidad de vida, funcionamiento cotidiano, protección hacia posibles riesgos de enfermedad o desarrollo personal (Godoy, 1999; Singer y Ryff, 2001)

Ante las dificultades que ha ido mostrando el modelo biomédico para explicar la incidencia de variables ajenas a la salud, se ha ido poniendo de manifiesto la necesidad de formalizar una nueva conceptualización que permita comprender y controlar mejor la salud y la enfermedad. Es por este motivo que el modelo biopsicosocial, toma fuerza en el ámbito sanitario, convencido de que es el conjunto de los factores biológicos, psicológicos y sociales lo que determina la salud y la enfermedad. En el ámbito de la investigación, el modelo sostiene que para comprender los resultados en el dominio de la salud y la enfermedad se deben tener en cuenta todos los procesos implicados y se deben tratar de medir los tres tipos de factores anteriormente señalados, lo que hace necesario adoptar un abordaje multidisciplinar.

2. Evolución histórica del objeto de estudio en Fisioterapia La fisioterapia es una profesión reciente en la que se observan desarrollos claros desde su inicio (Prieto, 2000). Es durante el siglo XIX, cuando es reconocida como profesión de apoyo a la salud especialmente ligada al modelo biomédico de la práctica médica, debido a la manera particular en

Figura 1. Modelo Biopsicosocial de Engel (1977)

33


Entendiendo al paciente que establece desde sus inicios un vínculo estratégico con ésta profesión, el cual le permitiría su rápido desarrollo (Prieto 2002). Sin embargo, actualmente, se pretende generar un espacio de conocimiento e interacción más amplio y en cierta forma vinculado a modelos como el holístico y el social. A este respecto existen etapas diferenciadas que podrían describirse cronológicamente. En los años 70- 80, la naturaleza de la fisioterapia se enmarcó en una comprensión biológica y funcionalista (Potts,1996), centrada en la recuperación de la condición normal de la capacidad de movimiento. La profesión estuvo orientada hacia una concepción de atención de estas desviaciones biológicas, tratando las múltiples disfunciones y enfermedades que pudieran afectar la capacidad de desplazamiento y el conjunto de estrategias de tratamiento basadas en procedimientos físicos y cinéticos para controlar dichas desviaciones y las discapacidades que ellas generaran (Vidarte y Toro,1997; Sepúlveda, 1995; Pinkiston et al. 1975;Hislop,1975); Lienderman et al. 1973) Posteriormente, durante los años 80, aunque permanecía la concepción biologicista, se inició una búsqueda hacia el modelo biopsicosocial. Se enfatizó en los procesos administrativos y de planeación, así como en la prestación de servicios con calidad (Shenck, 1980). La década de los 90, enfatizó sobre la importancia hacia aquéllos aspectos que consideraban a la comprensión de la fisioterapia desde un campo no sólo biológico, sino también social; esta fusión, en principio, es parcelada y lo que hace es incorporar nuevas categorías a la mirada biologicista hegemónica. Se observan con claridad dos vertientes: la primera que acentúa la comprensión funcionalista del movimiento y por tanto del papel de la fisioterapia en el cuidado de esa capacidad y en la atención a la desviación del mismo (World Confederation for Physical Therapy, 1999) y, la segunda centrada en incorporar los elementos sociales y además de esto definir que la actuación fisioterapéutica trasciende el control de la alteración funcional y biológica del movimiento corporal.

demuestran que los aspectos psicosociales influyen en la evolución y el pronóstico de los problemas físicos, y en el resultado de los tratamientos de fisioterapia (Hill y Fritz , 2011). Esto es debido a que los aspectos de índole psicológica y social son variables significativamente más predictivas de dolor y función (Shaw, 2010) que los aspectos puramente físicos (Hasenbring, Hallner y Klasen, 2001). A continuación, los aspectos más importantes, en los que se basa el modelo biopsicosocial aplicado a la práctica clínica (Epstein et al., 2001): a) Estimula a un conocimiento más integral del paciente y su entorno. b) Integra los hallazgos en las tres esferas: biológica, psicológica y social. c) Reconoce el papel central que desempeña la relación terapéutica en el curso de los acontecimientos. d) Optimiza el trabajo en equipo. e) Incorpora al profesional de salud como una pieza más del sistema que también debe ser cuidada. En definitiva, son los aspectos positivos y fundamentales de este modelo biopsicosocial, los que sugieren un cambio de abordaje por parte de todas las disciplinas relacionadas con las Ciencias de la Salud. Entender la relación humana con el paciente como una herramienta que nos permita aumentar la fiabilidad evaluativa. De este modo, se podrán plantear en común objetivos personalizados, planificar el tratamiento de manera acordada y fomentar su participación activa.

Continuará...

Este nuevo paradigma en fisioterapia se sustenta por numerosas referencias bibliográficas que

34


35


Especialidades en Fisioterapia

Pediatría Por la Prof. María Palacios Ceña

El paciente pediátrico, suele presentar cuadros de compleja evolución y con características muy determinadas. Desde su nacimiento, el bebé podría sufrir el denominado cólico del lactante, que si bien, tiende a su desaparición de forma espontánea, cada vez se producen más consultas al pediatra para aplacar esa etapa difícil para el bebé y para los padres. Del mismo modo, una de las relaciones más estrechas con la fisioterapia pediátrica es cuando el niño sufre algún síndrome de afectación neurológica, donde la presencia del fisioterapeuta se hace muy importante en el día a día de estos pacientes. En este número queremos acercaros algunos métodos de tratamiento específicos para el tratamiento del paciente pediátrico a través de la terapia neurológica y para el tratamiento de la escoliosis.

S

i bien, existen alteraciones tales como los problemas respiratorios que son causa de consulta frecuente de los padres con niños que sin presentar alteraciones respiratorias crónicas, acuden a consulta para ayudar a que los niños no padezcan infecciones respiratorias o cuadros agudos de broncoespasmos, o una vez presentados ver las posibilidad de disminuir el síntoma.

día, durante 3 días a la semana, durante al menos 3 semanas. Esta patología induce que una de cada seis familias con niños consulte a un profesional de la salud, variando su prevalencia de un 10 a un 40%. Su abordaje es amplio y variado: cambios en la alimentación (leche hidrolizada), reducción en la atención del niño, uso de fármacos (simeticona), entre otros.

Cólico del lactante

La terapia manual ha demostrado ser eficaz en esta patología. Dentro de estos abordajes están incluidos el tratamiento manual musculoesquelético, como técnicas manipulativas, tratamiento de puntos gatillo, liberación miofascial, técnicas neuromusculares o masaje. Se sabe que tanto el sistema sensorial como

El cólico del lactante se define como llanto excesivo en un bebé sano, que comienza en las primeras semanas de vida y termina aproximadamente entre los 4-5 meses. Su duración es de al menos 3 horas al

36


Especialidades en Fisioterapia la sensación de dolor en los bebés están intactos antes del nacimiento, y éstos aumenta la capacidad de procesar las sensaciones poco después del nacimiento. Si el bebé tiene desequilibrios musculoesqueléticos, es razonable postular que la terapia manual puede restaurar la función musculoesquelética normal, aliviar la tensión y el dolor. Los posibles mecanismo biológicos se relacionan con la hipótesis de que el la sensación de bienestar está asociado con el tejido conectivo, incluidos los músculos, ligamentos y fascia, junto con el sistema nervioso. Este abordaje puede mejorar el suministro de sangre y nervios a cualquier área de disfunción, disminuyendo así las sensaciones de dolor. Pese a que los efectos aún no están claros, y existen riesgos ante su uso, la terapia manual ha demostrado ser uno de las opciones de tratamiento más exitosas para las afecciones musculoesqueléticas en niños. Alteraciones neurológicas En el ámbito de la rehabilitación infantil se requiere una determinación particular para abordar las diferentes patologías que presentan este grupo de pacientes. Las bases de las técnicas empleadas en fisioterapia son similares a la de los adultos, adaptándose a las particularidades de éstos. El grado de estudio y especialización por parte de los terapeutas es muy alto, así como su implicación en la rehabilitación. Las características en las que se engloba el tratamiento de estos pacientes implican al entorno y a la familia. Un abordaje será más efectivo si el entorno de tratamiento es tranquilo y agradable, permitiendo al terapeuta y al paciente centrarse en su objetivo. A su vez, la verbalización y el refuerzo positivo es clave en el éxito del tratamiento.

• Vöjta: método basado en la estimulación de complejos de locomoción cerebral innatos, mediante estímulos de presión. Parten de posiciones establecidas, buscando movimientos desencadenados de tipo reflejo. Se han visto resultados favorables tanto en displasia de cadera, como en la marcha en niños con diplegia espástica. En relación a estos métodos, no hay superioridad de un abordaje respecto a otro en los resultados referentes a la rehabilitación en pediatría. Existen, a su vez, otros métodos utilizados en patología neurológica más recientes y de efectividad demostrada, como:

En el marco neurológico, el espectro de patologías en pediatría es muy amplio, así como los abordajes que se pueden emplear en su tratamiento; los dos abordajes más conocidos en este ámbito son:

• Terapia del movimiento inducido mediante restricción del miembro sano: Abordaje mediante el cual el terapeuta restringe el movimiento del miembro sano, para que la extremidad afectada lleve a cabo las actividades. Terapia utilizada con éxito en la mejora de la funcionalidad en niños con parálisis cerebral hemiplejica espástica, así como en la mejora de las asimetrías posturales en parálisis cerebral hemiplégica , entre otras patologías.

• Bobath: método más desarrollado y aplicado, cuyo objetivo principal es normalizar el tono postural y facilitar el movimiento normal estimulando diversas zonas del cuerpo. Pese a que se necesitan más ensayos clínicos aleatorizados sobre este abordaje, los resultados relacionados a su aplicación parecen favorables.

• Fortalecimiento muscular: El entrenamiento funcional en miembros inferiores, así como en tronco y cadera para mejorar el equilibrio y en los músculos dorsiflexores de tobillo para la mejora del control motor voluntario y la marcha en pacientes con parálisis cerebral infantil y espástica, así como el entrenamiento de fuerza en pacientes con Daño

37


Especialidades en Fisioterapia cerebral adquirido, se han visto beneficiados de esta modalidad terapéutica. Cada vez existe más evidencia que ampara su utilización para la mejora de este tipo de patologías. • Realidad virtual: su uso como herramienta en rehabilitación ha aumentado en los últimos años, consiguiendo objetivos como mejorar parámetros estáticos y dinámicos relacionados con el equilibrio, marcha, fuerza muscular y la funcionalidad motora “gruesa” y coordinación óculo-manual , combinadas con otros abordajes clínicos, en patologías como Parálisis cerebral infantil y daño cerebral adquirido. • Terapia equina: tanto la hipoterapia (el terapeuta controla el caballo para influir en la postura, equilibrio, coordinación, fuerza y capacidades sensoriomotoras del niño mientras interactúa con el caballo y responde a su movimiento) como la equitación terapéutica (dirigida por un instructor de equitación para el entrenamiento activo del niño con el caballo, como una forma de ejercicio terapéutico) están llegando a ser terapias populares en el abordaje de la función motora “gruesa”, y mejoras en el equilibrio postural en sedestación, equilibrio dinámico, y funcionalidad en parálisis cerebral infantil, retraso del desarrollo psicomotor, así como en la optimización paramétrica de la marcha en niños con autismo.

físicas del medio acuoso (ausencia de gravedad, presión hidrostática, resistencia hidrodinámica) ofrece un grado de tratamiento y aprendizaje para el paciente con un mayor grado de libertad y facilidad. Su utilización en patologías como parálisis cerebral infantil (cuyo objetivos son incrementar sus habilidades motoras, marcha y función motora “gruesa”, entre otras, en niños con trastorno de déficit de atención e hiperactividad y atrofia muscular espinal (mejorando su capacidad motora funcional y la marcha ha sido confirmado. A medida que avanza la rehabilitación, la utilización de nuevas técnicas y abordajes terapéuticos define la evolución en el éxito del tratamiento. Actualmente, se disponen de múltiples enfoques que enriquecen tanto la eficacia como la calidad de la fisioterapia en un campo tan amplio y complejo como el abordaje pediátrico neurológico. Anteriormente, de modo breve se han enumerado los abordajes más conocidos y comunes que a día de hoy se utilizan en las patologías más prevalentes; sin embargo, muchas otras afecciones y técnicas se utilizan en los tratamientos diarios. Probablemente, la evolución del campo rehabilitador y terapéutico avance de tal forma que muchos de las técnicas que hoy en día barajamos, dejen paso a otras más eficaces y exitosas.

• Terapia acuática: el enfoque terapéutico de la rehabilitación acuática, en relación con las propiedades

38


Especialidades en Fisioterapia Escoliosis Otro de los aspectos frecuentes que debemos manejar con los pacientes pediátricos son los derivados de la escoliosis. El tratamiento de la escoliosis ha evolucionado desde un tratamiento conservador, hasta una implicación terapéutica real. Desde el ámbito de la fisioterapia, se han desarrollado una serie de ejercicios específicos, que dependiendo del enfoque y de la forma de abordaje, obtienen distintos resultados. Las características que definen estos programas de ejercicios son la autocorrección tridimensional, la realización de actividades en la vida diaria y la propia estabilización de la postura una vez corregida Estos ejercicios específicos no se consideran como una alternativa a las órtesis o la cirugía, sino como una intervención terapéutica, que puede usarse sola o en combinación de las anteriores según la indicación individual. A partir de las experiencias clínicas, los ejercicios específicos pueden estabilizar temporalmente las curvas de la escoliosis progresiva durante el período secundario de progresión. Existen distintos métodos que participan en el abordaje de la Escoliosis mediante ejercicio; Se pueden destacar entre ellos, comparando sus principios de corrección:

- La Escuela de Lyon, se centra en los ejercicios de fisioterapia enfocados a la preparación para el uso de la ortesis y en el corsé. - La Terapia Funcional Individual para el tratamiento de la escoliosis (FITS), está basada en una serie de técnicas fisioterapéuticas que fueron adaptadas específicamente para el tratamiento de la escoliosis, como la facilitación neuromuscular propioceptiva y técnicas de liberación miofascial. Todos estos abordajes difieren en el uso de patrones respiratorios, utilización de movilizaciones y flexibilización articular y muscular, los principios de corrección y las órtesis empleadas en el tratamiento. Sin embargo, todos ellos persiguen la disminución del ángulo de Cobb y el dolor, la corrección de los patrones respiratorios anormales y la estimulación sensorial y cinestésica de las áreas en disfunción, obteniendo resultados muy similares pero desde un distinto enfoque. La movilización a nivel de la caja torácica (movilización vertebral dorsal, de costillas) abordaje miofascial, aplicación de los principios de movilización vertebral y el trabajo a nivel de la cifosis y la lordosis son parte de las técnicas que emplean estos abordajes en el tratamiento de la escoliosis.

- El método Schroth; aborda la modificación de la curva patológica a través de la activación isométrica muscular alrededor de la convexidad, y el uso de técnicas de respiración específicas.

I Seminario 24, 25 y 26 de Febrero de 2017

II Seminario 19, 11 y 12 de Marzo de 2017

www.axisformacion.es 637.539.804 39


40


Congresos

41


Congresos

Punción Seca 18 de Marzo de 2017

El próximo día 18 de Marzo del 2017, tendrá lugar en Madrid el primer encuentro organizado por la Cátedra para todas aquellas personas que han recibido la formación de Punción Seca con su equipo docente. Dicha Jornada nace ante la inquietud de los alumnos por temas en los que los abordajes no son posibles meterlos dentro de una formación global y que generan debates al respecto. Del mismo modo, se pretende con la jornada que sea una zona de encuentro entre compañeros que ayude a desarrollar aun más todos los aspectos de la técnica. Por ello, los protagonistas no deben ser los profesores/ponentes y si los asistentes. La Jornada constará de exposiciones de unos 20-25 minutos por parte del ponente para dar luego paso a una charla coloquio al respecto del tema. El objetivo principal es que los asistentes expongan sus razonamientos, dudas, inquietudes… así como su visión de los diferentes enfoques para poder generar un espacio en los que todos puedan sacar conclusiones positivas al respecto. Al finalizar la jornada, el aforo se podrá dividir en pequeños grupos de 25 personas en los que junto con un profesor podrán resolver dudas en pequeños grupos sobre aspectos relacionados con la formación, así recordar abordajes que no hayan sido muy utilizados o entidades clínicas que puedan ayudar a modo sesión clínica a resolver situaciones cotidianas.

¡¡Os esperamos en Marzo y recordad que nosotros llevamos las agujas!!

42


Congresos

43


Congresos

44


Congresos

Fisioterapia Musculoesquelética 26 y 27 de Mayo de 2017

En Mayo, se celebrará una de las citas más importantes de los últimos años en Madrid, Los días 26 y 27, en un marco privilegiado como ese Teatro José Monleón de la localidad de Leganés, y con aforo de casi 500 asistentes se celebrará uno de los encuentros más esperados. Axis Formación y el Centro de Fisioterapia Ladislao Campos, han unido sus fuerzas para presentar uno de los carteles más novedosos que la Fisioterapia Manual pueda reunir en España. Además, contará con el apoyo de nuestra Cátedra de Investigación; la Asociación Española de Fisioterapeutas, el Ilustre Colegio de Fisioterapeutas de la C. Madrid, la Universidad Rey Juan Carlos y el Ayuntamiento de Leganés. En dicha Jornada, los asistentes podrán asistir a la Masterclass del Dr. Jeremy Lewis, uno de los referentes mundiales acerca del tratamiento fisioterapéutico del hombro, y para que no te pierdas nada, tendremos traducción simultánea de su Masterclass. Además, los conceptos de Mulligan, Maitland, McConell, McKenzie… tendrán cabida con sus instructores oficiales. Contaremos además con ponentes de la talla de Carlos López Cubas, Arturo Such, Andrezj Pilat, David Saorin, Rubén Fernandez… todos ellos, acompañando a nuestro referente dentro de la Cátedra; César Fernández de las Peñas, quien nos hablará de las técnicas de punción seca y terapia manual. No puedes perdértelo!!! Pégale un vistazo más detallado al programa y empieza ya tu tweet con: #FTME17

45


Congresos

JORNADA DE FISIOTERAPIA MUSCULOESQUELÉTICA: CUADRANTES SUPERIOR E INFERIOR

Viernes 26 de Mayo de 2017 9:00 Presentación de la Jornada 9:15 Mesa 1. Dolor y Abordaje mediante Terapia Manual Musculoesquelética 9:15 Arturo Such: “Importancia de la exploración subjetiva en el establecimiento de hipótesis”. Profesor Asociado Universidad CEU Cardenal Herrera. Centro de Fisioterapia Salut i Moviment. Secretario Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor

26 y 27 de Mayo de 2017

#FTME17

09:45 A. Pilat: “Fascia y dolor en el cuadrante superior”. Centro Tupimek. Escuela Universitaria de la ONCE. 10: 15 César Fernández de las Peñas: “Punción seca y Terapia Manual en el cuadrante superior”. Universidad Rey Juan Carlos. Cátedra de Investigación y docencia en Fisioterapia: Terapia Manual y Punción Seca. 10:45 Gustavo Plaza: “Interpretando la manipulación vertebral. Mecanismos y significado clínico”. Universidad Complutense de Madrid. Instituto de investigación sanitaria del Hospital Clínico San Carlos (IdISSC) 11: 15 Mª. Alicia Urraca: “Control Motor Cervical”. Fisioterapeuta Hospital Universitario Fundación Alcorcón. Descanso y Café 12:15 Mesa 2. Másterclass Dr. Jeremy Lewis. Consult physiotherapist, Professor of Musculoskeletal Research, Sonographer. “Rotator cuff related shoulder pain. The case for rotator cuff rehabilitation”.

INSCRIPCIONES www.axisformacion.es secretaria@axisformacion.es

16:00 Mesa 3. Técnicas Manuales 16: 00 Rubén Fernández : “Reeducación Postural Global en disfunción del cuadrante superior”. Coordinador formación RPG Madrid y de la Cátedra de RPG de la Universidad Rey Juan Carlos. Fundador de Reeducortex. 16:30 Carlos López Cubas: “Movilización Neural en el Cuadrante Superior”. Profesor Asociado Universidad de Valencia. Centro Osteon Alaquas. 17:15 Juan López: “Impingement subacromial. Abordaje mediante Terapia Manual Resonante”. Instituto Internacional POLD. Profesor colaborador Universidad Internacional de Cataluña.

de 09:00 a 18:30

Precio de la Jornada: 60€

Sábado 27 de Mayo de 2017 9:00 Presentación de la Jornada

Comida

9:15 Mesa 1. Terapia Manual en Europa. Conceptos en Terapia Manual: McKenzie y Maitland.

16:00 Mesa 3. Valoración y tratamiento de pacientes reales con problemas en el cuadrante inferior.

09:15: Renée de Ruijter: “Evolución y estado actual de la terapia manual en Europa”. Fisioterapeuta. IMTA Teacher. Miembro

16:00: Pepe Guillart Castells, Ladislao Campos Sánchez y Francisco Neto. Valoración y tratamiento de un

del Comité Ejecutivo de la IFOMPT.

paciente real con problemas en el cuadrante inferior.

09:55: Pepe Guillart Castells: “Diagnóstico diferencial columna lumbar/articulación sacroilíaca según MDT”. Fisioterapeuta.

17:15: Pepe Guillart Castells, Ladislao Campos Sánchez y Francisco Neto. Valoración y tratamiento de un

Instructor MDT-Método McKenzie para España y Portugal. Ejercicio privado en Valencia.

paciente real con problemas en el cuadrante inferior.

10:35: Ladislao Campos Sánchez: “Abordaje de la patología de cadera según el Concepto Maitland. Evidencia clínica y científica”.

18:30: Finalización de las jornadas.

Fisioterapeuta. IMTA Teacher. Ejercicio privado en Leganés (Madrid). Descanso y Café 12:00 Mesa 2. Terapia Manual en España. Conceptos en Terapia Manual: McConnell y Mulligan 12:00: David Saorín Morote: “Abordaje McConnell del dolor anterior de rodilla. Eficacia y evidencia”. Fisioterapeuta. Profesor McConnell Institute. 12:40: Francisco Neto: “Concepto Mulligan en el esguince de tobillo: práctica y evidencia”. Fisioterapeuta. Profesor Concepto Mulligan. Director de Formaterapia. 13:20: Miguel Ángel Alcocer Ojeda. “La especialidad en terapias manuales. Una necesidad, una realidad". Fisioterapeuta. Presidente de la AEF-TM (Asociación Española de Fisioterapeutas en Terapias Manuales)

Teatro José Monleón Centro Cívico José Saramago Av. del Mar Mediterráneo 24 Leganés (Madrid)

*Zona sin estacionamiento de aparcamiento limitado

46


Formación

FORMACIÓN Por Dra. Ana Isabel de la Llave

Nuestro equipo docente imparte cursos de formación de postgrado para fisioterapeutas con diversas empresas de formación en todo el territorio nacional. El equipo investiga en el área del dolor, por ello los cursos tienen como objetivo dar a los fisioterapeutas herramientas para el tratamiento del mismo, como la punción seca o la terapia manual, además de otras técnicas específicas y de actualidad. Con FISIO LMR (www.fisiolmr.com), realizamos cursos para el tratamiento del Síndrome de Dolor Miofascial mediante el abordaje de puntos gatillo miofasciales llevado a cabo con una técnica invasiva, la punción seca, realizada con agujas de acupuntura, con una formación dividida en dos niveles, Básico y Avanzado y una duración total de 40 horas. Actualmente nuestra formación con FisioLMR es de 61 ediciones de nivel básico y 15 ediciones de nivel avanzado. Además impartimos el curso de Electrólisis Percutánea Ecoguiada®: Tratamiento Clínico de las Tendinopatías llevando 16 ediciones hasta la actualidad. Con FISIO LMR, comenzamos la formación en Cáceres y Badajoz y poco a poco fuimos ampliando hasta llegar a Algeciras, Sevilla, Zaragoza, Granada, Valladolid y Orense. Con INSTEMA (www.instema.net) actualmente impartimos el curso Punción seca en el síndrome del dolor miofascial (puntos gatillo). Formación completa: básico y avanzado en Tavernes de Valldigna (Valencia) y en Zaragoza. En la provincia de Lugo, son Marzo Saude, S.L. (www.safmmarzo.com) quien se encarga de organizar nuestra formación desde el año 2011, habiendo impartido aproximadamente 14 ediciones. Con AXISFORMACION (www.axisformacion.es), estamos principalmente en Madrid y llevamos a cabo la formación de otras técnicas muy novedosas como el Curso de Nuevas Tecnologías en NeuroRehabilitación, y los cursos de Movilización del Sistema Nervioso: Neurodinamia, Terapia Fascial Instrumentada con ganchos, Terapia de Regulación Orofacial, Curso Básico Water Specific Therapy en pediatría, además del Curso de Punción Seca en el Síndrome de Dolor Miofascial. FISIOFOCUS (www.fisiofocus.com), ha sido uno de los últimos fichajes y con los que damos formación a nivel nacional en sedes como Barcelona con una duración de 60 horas incluyendo en el curso no sólo la punción seca, sino también el tratamiento conservador de los puntos gatillo miofasciales, y otras sedes como Logroño, Alicante, o Tenerife. En Madrid también la AEF (Asociación Española de Fisioterapeutas) organiza y pone al alcance de los fisioterapeutas, la formación con nuestro equipo. Pero no sólo impartimos estos cursos de formación de postgrado, sino que formamos parte del equipo docente de varios Títulos Propios de la Universidad Rey Juan Carlos impartidos en el Campus de Alcorcón donde se ubica las titulaciones de Ciencias de la Salud. Durante el curso 2016-2017 se están llevando a cabo las siguientes ediciones:

47


Formación • Experto en fisioterapia deportiva. V Edición • Experto en terapia manual ortopédica y punción seca. V Edición • Experto en fisioterapia invasiva. II Edición • Experto en Terapia de la Mano. V Edición. Es el único título universitario de estas características que se imparte en España. Y ha sido reconocido por la Associação Portuguesa de Terapia da Mão y por la Asociación Española de Terapeutas de la Mano. Pero nuestra formación no sólo es a nivel nacional, también a nivel internacional llega nuestro equipo docente, ya que somos miembros de la DGSA (Academia Internacional David G. Simons™). En mayo, María Palacios y en diciembre, Ana Isabel de la Llave han impartido en Santiago de Chile el CURSO COMBI TOP 30 sobre el “Tratamiento de Trigger Points con Punción Seca y Terapia Manual”. Y en otras ocasiones aprovechando la asistencia a Congresos Internacionales para participar con póster y comunicaciones, se han impartido cursos que durante el año 2016 podríamos destacar: • En mayo de 2016, se celebró el VIII Congreso Internacional de RPG en la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid). Además de la participación de componentes de la Cátedra, fue César Fernández de las Peñas quien hizo la presentación de la Cátedra hermana de RPG, hospedó el congreso y participó como ponente en la mesa de Terapia Manual y Efectos Neurofisiológicos. • César Fernández de las Peñas y Maria Palacios Ceña con Toby Hall, pionero en Australia en el tema de trastornos músculo-esqueléticos en la cefalea de origen cervical, impartieron el curso “Manual Therapy in Headaches”. Curso post-congreso impartido en la Universidad de Glasgow tras la celebración del congreso de IFOMT 2016 en el que participaron algunos miembros del equipo investigador de la Cátedra. • En Agosto 2016, fue César Fernández de las Peñas quien impartió un curso de terapia manual y punción seca en el abordaje de las cefaleas en Milwaukee, Wisconsin, USA, en la clínica FREEDOM, junto a Michael Karegeannes, miembro del Board de la American Academy of Orofacial Pain for Physical Therapist.

48


Revista JOURNAL OF MANUAL THERAPY AND DRY NEEDLING  

Número 1

Revista JOURNAL OF MANUAL THERAPY AND DRY NEEDLING  

Número 1

Advertisement