Page 100

IDEAS PARA CONSERVAR AL LINCE IBÉRICO

“Que el lince ibérico además de maullar, comenzara también a piar” • Antonio Rivas Coordinador del Centro de Cría de Lince Ibérico “El Acebuche”. Espacio Natural de Doñana

S

i algo caracteriza a este inicio de siglo son los cambios que están aconteciendo en el mundo de la comunicación. La sociedad ha cambiado las formas, los medios y los canales que utiliza para acceder a la información y compartir mensajes. Hoy, el uso de las redes sociales, de los smartphones (o listófonos), de las tabletas, de televisores con acceso a Internet, así como de toda la gama de i-artilugios, está ligado estrechamente al aumento exponencial de la demanda informativa. Los ciudadanos cada vez tenemos más agilidad para estar informados y más necesidad de estarlo. Nuestro apetito informativo sobre los temas que más nos interesan, nos preocupan o nos alegran, se ha incrementado en igual proporción que la facilidad que disponemos para acceder a ella con solo hacer un par de movimientos con los dedos de una mano. Redes sociales como Twitter, cuya traducción literal del inglés sería piar o trinar como los pájaros, han revolucionado la forma de comunicarnos. Con la limitación de tan solo poder utilizar 140 caracteres como máximo para expresar el mensaje, Twitter está haciendo que los ciudadanos compartamos volúmenes ingentes de información desde cualquier rincón del mundo. Durante mi infancia fueron muchas las veces que mi abuela hizo uso de la frase: “me ha dicho un pajarito…” para lanzarme una información veraz, normalmente relacionada con alguna trastada que horas antes hubiera cometido yo a hurtadillas y, que por algún motivo desconocido, un pajarito se lo había hecho saber. Durante aquellos años, por más que busqué, nunca di con aquel dichoso pajarito que informaba a mi abuela casi al minuto de todo lo que yo hacía a sus espaldas. Hoy, ese pajarito está por todo el mundo informando al instante. Hoy, el “me ha dicho un pajarito” de mi abuela, quién me lo iba a decir, ha supuesto una auténtica revolución en el mundo de la comunicación. Twitter, la red social del pajarito azul (¡por fin sé de qué color es ese pajarito chivato!), cuenta con más de 280 millones de usuarios activos en todo el mundo, siendo la red social que ha experi-

100

mentado un mayor crecimiento según las últimas estadísticas. 280 millones de personas que diariamente pían o, mejor dicho, tuitean –este anglicismo será incorporado a nuestra jerga en breve por la Real Academia Española según anuncia estos días la prensapara intercambiar conocimientos. Políticos, investigadores, empresas y muy especialmente periodistas y divulgadores, han dado el salto a esta red para hacer llegar sus mensajes, eso sí, de sólo 140 caracteres, a sus principales valedores: la sociedad. El pajarito azul está en todos los rincones, nos permite, a aquellos que nos interesa la conservación del medio natural, informarnos sobre una amplísima variedad de temas, desde la muerte de un elefante abatido esta misma mañana por cazadores furtivos en un rincón de Kenya para traficar con el marfil de sus colmillos, al último artículo publicado por un grupo de investigadores en biología de la conservación sobre la diferencia de marcaje según el sexo de los jaguares brasileños, hasta los acuerdos y negociaciones que se cuecen en la trastienda de la última cumbre del clima celebrada en Doha. Es indiscutible que para que un proyecto de conservación tenga éxito debe contar con el respaldo social. Es preciso compartir con el público interesado los logros y las metas alcanzadas, las fortalezas y las debilidades de los proyectos, así como las emociones y las frustraciones que se viven en el día a día de los mismos, tal y como recomendaba el gran naturalista George Schaller cuando escribía “Un llamamiento a la conservación ambiental debe incumbir al corazón, no solo a la mente”. Los trabajos de conservación con el lince ibérico y los resultados obtenidos están siendo muy alentadores, como se menciona en el capítulo introductorio de este libro. Me atrevería a decir sin titubear que son punteros a nivel internacional. El grado de conocimiento y las técnicas de manejo y seguimiento que se emplean para salvaguardar las poblaciones de lince ibérico, posicionan a sus programas de conservación como modelos a seguir a nivel técnico en cualquier plan de conservación de fauna que se precie. Asimis-

Ideas para conservar al lince ibérico  

Ideas para conservar al lince ibérico. Nuevas aportaciones para la supervivencia del felino más amenazado del mundo. Javier Calzada, Juan Ma...

Ideas para conservar al lince ibérico  

Ideas para conservar al lince ibérico. Nuevas aportaciones para la supervivencia del felino más amenazado del mundo. Javier Calzada, Juan Ma...

Profile for secem
Advertisement