Issuu on Google+

El clima se refiere al conjunto de condiciones meteorológicas como la temperatura, la precipitación, la evaporización, la humedad, la dirección y la velocidad del viento, entre otra, en un sitio determinado o en una región, según su promedio y sus variaciones en un periodo largo, al menos de 25 años. Muchas personas cuando dicen “el clima de esta ciudad cambia mucho de la mañana a la tarde”, se refiere al tiempo atmosférico y no l clima. El tiempo atmosférico describe las condiciones meteorológicas durante un periodo corto. Así, el estado del tiempo atmosférico es temporal porque puede cambiar en unas cuantas horas, mientras que el clima de una región es definido y permanente. Por ejemplo, en la ciudad de Bogotá, la mañana puede estar despejada, el mediodía nublado y la tarde lluviosa. Las condiciones atmosféricas cambian a lo largo del día, pero el clima de Bogotá sigue siendo el mismo: frio.


Son las condiciones meteorológicas que determinan en cualquier lugar del mundo las características del tiempo atmosférico. Son la radiación solar, que determina la temperatura, la luminosidad y la precipitación; y la humedad. La presión atmosférica y los vientos que dependen de las modificaciones que generan factores como la latitud y la altitud, el relieve, la distancia a grandes masas de agua y las corrientes oceánicas del lugar, entre otras. Los elementos del clima son observables, medibles, y variables. También, son permanentes y se encuentran en cualquier espacio geográfico del planeta. Por tanto, en todos los sitios de la tierra se pueden tomar registros de ellos.

Es la energía solar que incide sobre la superficie de un lugar en forma de ondas electromagnéticas. No toda la radiación solar llega a la superficie terrestre y la que llega no se distribuye con uniformidad sobre ella debido a la


trayectoria de la tierra alrededor del sol, que es elíptica, y a la forma esferoide del planeta, que no permite que la luz solar llegue con la misma intensidad a todos los sitios. La radiación solar índice en el calentamiento de la atmosfera por la REFLEXION de dicha radicación en el suelo y en la superficie de mares y océanos. Además, la mitad de la radiación solar que recibe la tierra es captada por el ojo humano y se llama luz visible.

La temperatura es el promedio de la energía que genera las partículas de la atmosfera en movimiento, en un momento y lugar determinados. Este puede variar con la cantidad de radiación solar, la latitud, la altitud, los vientos, la humedad y las precipitaciones, entre otros factores. Según su posición latitudinal, es decir, su distancia al ecuador terrestre, se generan diferencias en las temperaturas de los lugares. Las zonas situadas cerca al ecuador tienen una alta temperatura, mientras que a medida que su


distancia aumenta en dirección hacia los polos, la temperatura disminuye. Algo semejante ocurre con la variación altitudinal, es decir, con la altura de un lugar de la superficie terrestre con relación al nivel del mar. Aquellas zonas que se ubican a nivel del mar tienen una mayor temperatura y esta disminuye a medida que se asciende. La luminosidad o cantidad de energía luminosa recibida por un cuerpo en la unidad de tiempo es un factor fundamental que interviene en numerosos procesos biológicos como la fotosíntesis y el comportamiento de animales; este se modifica con los cambios de intensidad dela luz, como sucede con mamíferos y aves que alternan periodos de ninguna , baja y alta actividad en las búsqueda de alimento. Los lugares cerca al ecuador tienen casi las mismas horas de luz todos los días del año, mientras que en los polos esto puede variar. Los sitios ubicados entre los polos y el ecuador experimentan variaciones entre 12 y 24 horas de luz.


Las variaciones de temperatura y de las horas de luz determinan la formación de grandes zonas climáticas en el planeta: una zona calidad tropical con temperatura media alta todo el año, una zona templada con variaciones extremas en las estaciones térmicas y una zona fría o polar con bajas temperaturas y noches muy largas en el invierno.

La precipitación es la cantidad de agua que cae sobre la superficie terrestre. Al condensarse, el vapor de agua forma nubes que al saturarse producen lluvia. La cantidad y la frecuencia de las precipitaciones varían de un lugar a otro de la tierra de acuerdo con la humedad, los vientos y el relieve, entre otros factores. La humedad es la cantidad de vapor de agua presente en el aire; este concepto también es denominado humedad atmosférica o ambiental. La humedad depende en gran medida de la temperatura, ya que el aire caliente contiene más vapor de agua que el frio.


Es el peso que ejerce el aire sobre la superficie terrestre. El aire está formado por moléculas y estas tienen masa; toda masa es atraída por la fuerza de gravedad y, por consiguiente, ejerce un peso. La presión atmosférica varía de acuerdo con la temperatura, la altitud y la humedad. Al aumentar la temperatura, la atmosfera se torna más caliente. Por ello, los átomos del aire están más separados y se mueve a mayor velocidad, lo que disminuye la densidad de este y lo hace más liviano. Por tanto, la presión que el aire ejerce sobre la superficie terrestre es menor que cuando esta frio. A nivel del mar, la presión atmosférica es de un kilogramo por centímetro cuadrado.

El viento es aire en movimiento producido por calentamiento desigual en la superficie terrestre y por las diferencias de presión atmosférica. Se produce por las diferencias de presión: se desplaza de una zona de alta a una baja presión.


El aire es menos denso, por lo que sube y se ubica encima del aire más frio: al subir, el aire se enfría, se hace más pesado y desciende, lo cual origina las llamadas corrientes de convección. Este patrón circular de movimiento en las corrientes de convección se denomina célula de convección, también conocido como celda atmosférica. Las corrientes de convección son las causantes de fenómenos como la brisa marina y la terrestre.

Algunos de los elementos del clima están determinados por factores geográficos del plantea como el relieve, la cercanía a grandes masas de agua y la inclinación terrestre.  El relieve se refiere a las diferentes formas que puede tener la superficie terrestre. Juega un papel importante en la caracterización del clima de un lugar. Una barrera montañosa puede modificar la intensidad de la lluvia y hacer de que un lado se forme un ambiente


muy húmedo, mientras en el otro haya uno seco.  La cercanía a las masas de agua o su presencia inciden en la distribución de las temperaturas debido a que en las zonas cercanas a grandes masas de agua las temperaturas son más constantes, mientras que en aquellas donde no se recibe la influencia del mar son más extremas. La distancia de una zona al mar es vital para definir su clima, ya que la lejanía de ciertas regiones a grandes masas de agua dificulta que legue aire húmedo hasta ellas, lo cual produce un aumento en su oscilación térmica y el descenso de las precipitaciones.  La inclinación terrestre hace referencia a que el eje de rotación de la tierra está inclinado 23,5° con respecto al eje de rotación alrededor del sol. Así, el movimiento de la tierra alrededor del sol produce las estaciones térmicas en los países que no están cerca del ecuador; estas son primavera, debido a su inclinación y


esfericidad, genera diferencias que en las temperaturas medias de los lugares.

En un mismo lugar las condiciones ambientales pueden ser muy diferentes; por ello, es conveniente diferenciar los efectos del clima en tres niveles.  Macroclima son las condiciones climáticas en regiones extensas del planeta, por ejemplo, el clima del altiplano cundiboyacense.  Mesoclima, o clima local, son las condiciones meteorológicas en una zona considerable pero no tan extensa, como ocurre en un gran bosque o en una vertiente.  Microclima son las condiciones climáticas particulares mas próximas o inmediatas al organismo, que lo afectan en forma directa; por ejemplo, la temperatura y la humedad del aire en los primeros 5 centímetros por encima del suelo del hábitat de las hormigas.


El mesoclima y el microclima actúan sobre los organismos: afectan sus procesos fisiológicos, su desarrollo, crecimiento y reproducción; además, pueden influir en la posibilidad de colonizar otros ambientes, es decir, de dispersarse. Los factores climáticos actúan sobre los organismos de tres maneras. 1. Afectan la distribución geográfica de las poblaciones de las especies, puesto que los organismos tienen distintos niveles de tolerancia a las variaciones climáticas. El clima ayuda a eliminar aquellos individuos de las zonas cuyas condiciones tienen valores por fuera del rango de tolerancia. 2. Modifican la tasa de mortalidad, es decir, el número de muertes, y la tasa de natalidad, o sea, el número de nacimientos positivos, de las poblaciones; lo anterior influye en el ciclo de desarrollo y con ello se afecta la densidad de población.


3. Favorecen la aparici贸n de modificaciones del metabolismo como: la hibernaci贸n, que es el estado de un organismo en el cual baja su actividad metab贸lica; y, los periodos en el ciclo de vida de un organismo en el que el crecimiento, el desarrollo y la actividad f铆sica se suspenden temporalmente, llamados dispausa.


El CLIMA