Page 219

Manual Profético 2013 - Capítulo v La promesa de tierra La segunda promesa que le fue dada a Abraham fue tierra. Prepárese en estos días, porque todos los hijos de Abraham profetizamos desde este lugar que no habrá Apóstol en Latinoamérica que no tenga su pedazo de tierra. No viviremos arrendando o pidiendo un lugar prestado, declaramos que tenemos la unción para comprar y para edificar ¡Aleluya! En meses pasados, se nos presentó una oportunidad milagrosa. Un hombre que estaba en una crisis, vendía 19 hectáreas. Un lugar de un valor de 7 millones de dólares, pero debido a su condición financiera las quiso vender en un sólo millón de dólares. Así y todo yo le ofrecí medio millón. El hombre me dijo: “Lo que usted me está pidiendo es una locura, eso no puede ser”. Y luego de unos días me dijo “ya lo doy a medio millón, pero sin nada” (porque en el lugar había tractores, cocinas profesionales, hornos, muebles, camas, etc.), a lo que yo le contesté: “Yo le dije: yo le ofrezco medio millón, pero lo quiero con todo”. Había cuatro personas que estábamos luchando por ese lugar y finalmente ese día Dios nos hizo el milagro, el dueño me dijo: “bueno, se lo vendo con todo”. Compramos un lugar donde hay hoteles, tenemos un lago hermoso propio, salas de conferencias, un lugar de retiro precioso. Yo firmé, estaba feliz firmando el contrato, me gozaba con el Señor por lo que nos estaba dando, pero fue allí cuando la mujer que me estaba ayudando me dice: “si usted no paga el medio millón en 30 días su iglesia perderá todo en un día, y si no puede pagar con lo suyo, prepárese aún para ir a la cárcel”. Me cambió la cara, así que yo firmé y a la tarde llegué a la iglesia a contarles que habíamos comprado un lugar por medio millón de dólares, la gente feliz gritaba “¡Amén, Aleluya!”, y después les dije: “tenemos 30 días para pagar”. Hermanos, por los próximos 30 días comenzamos a levantar ofrendas y a creerle a Dios. Pero esto no fue todo, todavía no llegaban los 30 días y se nos metió un fotógrafo y un periodista, ellos me escucharon decir que no teníamos el dinero para comprarlo, pero que le estábamos creyendo a Dios por un milagro. En los próximos días salimos en los diarios locales que decían: “secta firmó para comprar un lugar pero no tiene el dinero, el mismo líder de la secta lo ha dicho”, con la foto de la iglesia inclusive. Continuamos con 30 días de campaña poderosa, los hermanos de la iglesia traían su Nintendo wii, su Play Station, estudiantes traían sus computadoras, ofrendas de oro, llevábamos el oro en bolsa y en el día 29, ¡llegamos a la meta!. Ese día la gente dijo “Apóstol, queremos seguir dando y pasamos la meta hasta con 60.000 dólares”. Porque cuando Dios ha dado una palabra, Dios es fiel para cumplirla. Recíbela: Yo declaro sobre usted que ya no va a arrendar, va a comprar, porque Dios está con usted y si Dios está usted, quién puede levantarse en contra. 219

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion  

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion - 5773 Ayin Gimel

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion  

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion - 5773 Ayin Gimel

Advertisement