Page 212

transformaciones. Dios llamó al matrimonio Cuando Dios llama a Abram, no solamente le cambia el nombre a él, se lo cambia también a su esposa Sara. Esto es muy significativo ya que usted tiene que entender que cuando Dios va a multiplicar un ministerio, el matrimonio es determinante en lo que viene por delante. Ha llegado un tiempo donde no solamente el hombre va a estar en el púlpito, acostúmbrese porque verá cada vez más a mujeres en el escenario, porque Dios también tiene un llamado para las mujeres en nuestro tiempo. Yo nací en una época del evangelio donde tener a una mujer en el púlpito era para apedrearlo, la mujer no podía estar allí. De hecho, conozco a un Apóstol en Francia cuya esposa cometió el error de haber leído un versículo de la Biblia desde el púlpito y la mitad de la iglesia se le paró y se le fue, en el mismo momento se le dividió la iglesia solamente porque su esposa había leído la Biblia desde el púlpito. Pero esos tiempos van acabar. Entonces cuando usted mira la escritura, comienza a descubrir que cada vez que Dios va a hacer algo, Él considera a ambos, hombre y mujer. Si usted es del linaje de Abraham, tiene que entender que la mujer ya no está atrás. Se acabará el dicho “detrás de cada gran hombre, hay una gran mujer”. No mujer, Dios no la va a poner atrás, Dios la puso al lado para que ministres, profetices, hagas la obra, realices el ministerio, etc. No vamos a tener mujeres atrás, las vamos a tener al lado. Ahora bien, Abraham comenzó a cometer algunos errores. En el ministerio, tratando de levantar una generación para Dios, cometemos muchos errores, tenemos que tener mucho cuidado. Génesis 16:16 comienza relatando una mala noticia “Ismael ha nacido”. Ismael nunca fue el plan de Dios. El plan de Dios era que la generación se tenía que levantar de un engendramiento que viniera de Abraham y Sara. Ismael viene de la unión de Abraham con una mujer Egipcia llamada Agar. Dios nunca dejó que Abraham y Sara tuvieran hijos cuando estuvieron en Babilonia porque esta ciudad representa el liderazgo de Nimrod, un liderazgo de orgullo, egocéntrico y manipulador. En Egipto, el rey quiso acostarse con Sara y Dios se tuvo que aparecer para que eso no ocurriera, porque si llegaba a tener un hijo Sara con un egipcio, se iba a levantar una generación de esclavos, porque Egipto representa los esclavos. Después va a ver a Sara con Abraham en la tierra de los filisteos, pero Dios tampoco dejó que el rey filisteo tocara a Sara, porque los filisteos representan en 212

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion  

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion - 5773 Ayin Gimel

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion  

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion - 5773 Ayin Gimel

Advertisement