Page 191

Manual Profético 2013 - Capítulo v ellos serán quienes transfieran la unción que necesitas para ministrar. En los tiempos bíblicos, ningún hijo podía desasociarse de su padre, porque en los lomos de ese hombre se encontraba la herencia y el destino de sus hijos. Cuando Jacob estaba muriendo, sus hijos se acercaron a su lecho y buscaron su destino. Jacob se incorporó, levantó su cabeza, vino el espíritu profético, y empezó a declarar el destino de sus hijos. (Génesis 49) – Generalmente, al pastor no le cuesta identificarse como padre de la congregación; sin embargo a los miembros, Sí, a verse como hijos. Por eso hay tantos problemas en este tiempo. Hay muchos miembros y pocos hijos. Si hubiera más hijos y menos miembros, estaríamos fluyendo en lo que Dios quiere Hacer Hoy. Cuando los hijos siguen a su padre espiritual, la unción cae sobre ellos y se cumple su destino profético. Pelea con pasión por tu victoria Usted ya no debe pelear más batallas que no tengan sentido. No debe gastar sus recursos, sus talentos y sus fuerzas en luchas que no tienen recompensas. Cuando la revelación de Dios viene, hay un motivo para hacer las cosas, pelea con tesón, porque hay un botín detrás de esa batalla. Antes que el Rey David luchara contra Goliat, pregunto:< ¿Qué dicen que le darán a quien mate al filisteo y salve así el honor de Israel? > (1 Samuel 17.26) David no pelearía por una causa que no tuviera recompensa, que no tuviera botín. La iglesia no debe batallar sin una causa. Cuando vamos a pelear, debemos saber que despojaremos al enemigo, al reino de las tinieblas. Dios tiene el diseño para lograr este propósito y despertar a la iglesia a que esta verdad sea una realidad. El propósito de tu vida esta encerrado en la palabra que tu padre espiritual declare sobre ti. El ministerio profético que se levante en este tiempo para dividir el corazón de los pastores con los hijos de la casa es un ministerio falso. El verdadero ministerio de convicción y restauración profética unirá el corazón de los padres con los hijos, y el de los hijos, con los padres. El profeta Malaquías dijo, por el espíritu, “He aquí, yo envío al profeta Elías, antes que venga el día del Señor, grande y terrible. El hará volver el corazón de los Padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres” Por: Apóstol Antonio Luque (Argentina) Reseña Pag. 232 191

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion  

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion - 5773 Ayin Gimel

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion  

Manual Profético 2013 - El Consuelo de Sion - 5773 Ayin Gimel

Advertisement