Page 1


LA MUJER QUE BAILÓ CON EL DIABLO Existe muchos lugares donde se reclama la propiedad de esta historia, sin embargo, nos centraremos en Tijuana, México. La historia cuenta que todo ocurrió en el bar Aloha, entre la calle segunda y tercera de la “Avenida Revolución” un jueves o viernes 20 de noviembre. Sin ocultarse todavía el sol se oscureció tanto el firmamento que los habitantes pensaron que se trataría de un eclipse de sol inesperado, así mismo hubo un viento súbito y un incendio en el bar Aloha que desapareció al instante, o bien una descarga eléctrica. Sin embargo, al interior del bar había una chica proveniente de una familia muy creyente y que la había mantenido en cierta forma reprimida. La muchacha había decidido ese día sacudirse de las imposiciones familiares y salir a divertirse justo ese día. Era aniversario de la Revolución Mexicana, por lo que el aire festivo se hacía presente por todas las calles y aquella chica no se permitiría ser la única persona que se quedara en casa. Los testigos cuentan que la muchacha afirmó que esa noche bailaría, de ser preciso, hasta con el mismísimo diablo y, al parecer, su petición fue escuchada pues, al instante, entró al bar un joven atractivo y elegante que la abordó de inmediato. Tras pedir bebidas y hablar un poco, él la invitó a bailar advirtiéndole que no le fuera a mirar los pies, a lo que ella aceptó, pensando que la razón por la que el chico no quería que mirara sus piernas era q este, a pesar de ser muy atractivo, también era un muy mal bailarín y le apenaba que esta notara sus torpes pasos. El sujeto era encantador y le había impactado desde el comienzo. La joven y el chico bailaron un par de canciones y el aire en el lugar se sentía cada vez más caliente que de costumbre. De pronto el ambiente se impregnó de un penetrante olor a azufre y de inmediato la pareja se convirtió en el centro de atención cuando vieron que de los pies del joven comenzaba a salir humo. La pareja


daba vueltas cada vez más rápidas y, en un punto, comenzaron a elevarse. Ahí fue cuando la muchacha comenzó a gritar de terror al ver que uno de los pies del joven se convertía en algo idéntico a los cascos de un caballo, tras que el otro pie parecía más bien la pata de un gallo. Al subir la mirada la chica se dio cuenta que aquella linda cara asumía un aspecto macabro y aterrador. Tras esto se escuchó un fuerte golpe y la muchacha cayó al piso, parecía que había sufrido un infarto ya que esta no presentaba herida alguna, sin embargo ya no tenía pulso… había perdido la vida. Poco después llegó la policía, pero la única explicación que pudieron dar los que estaban presentes en el lugar es que el diablo mismo era quien había tomado la vida de la muchacha tras retarlo a bailar con ella. Sin duda lo más aterrador de todo fue al momento de realizar la autopsia: dentro del cuerpo de la chica no había veneno ni tampoco tenía alguna herida visible en el exterior; sin embargo, por dentro, todos y cada uno de sus órganos parecían haberse cocinado o mejor dicho carbonizado. Un interior negro y un olor a carne quemada fue lo que aquellos médicos forenses reportaron haber visto con terror, la mujer murió quemada desde adentro. Y desde entonces se dice que cada 20 de noviembre el diablo se aparece una fiesta, un bar o cualquier lugar donde se pueda dar un baile en busca de una danza más. Y tú… ¿Crees en la historia de “La mujer que bailo con el Diablo”?

La mujer que bailó con el diablo  

Una impactante leyenda que debes conocer

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you