Issuu on Google+

SÍNTESIS ENTRE NATURALEZA, CULTURA Y ESPIRITU

SEBASTIAN VARGAS ISAZA

UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD PROGRAMA MEDICINA ARMENIA, QUINDÍO 2013


SÍNTESIS ENTRE NATURALEZA, CULTURA Y ESPIRITU

SEBASTIAN VARGAS ISAZA

PRESENTADO A: PAOLA ANDREA ACERO FRANCO

UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD PROGRAMA MEDICINA ARMENIA, QUINDÍO 2013


Hoy  día  la  cultura  se  ve  como un  derivado  de la naturaleza, esto quizás en afirmación de que la naturaleza  como  tal  puede  ser  vista  como  todo  aquello  que  nos  rodea  y  de  lo  que  hacemos parte,  y  si  es  la  cultura  una  forma de  vivir  o  interactuar  con  esa  naturaleza,  pues  es  obvio  que pueda  esta  derivar  de una  jerarquía  mayor,  para  este  caso  la  naturaleza  misma;  pero  también podemos  ver  esta  relación  en  otro  sentido,  el sentido  de que la cultura puede cambiar “nuestra” naturaleza  frente  a  lo  que  nos  rodea.  Esto  ayudaría  a  la  afirmación  de  que  “la  naturaleza produce  la  cultura  que  a  su  vez  transforma  a  la naturaleza”  Por  ello dicen “que los que cultivan la  tierra  tienen  menos  posibilidades  de cultivarse  a sí  mismos; la agricultura no deja tiempo libre para  la  cultura”  esta  frase  puede  ser  ambigua  puesto  que aquellos  que  labran  la  tierra  poseen una  relación que puede  ser  vista  como  cultura  con  la  naturaleza que labran,  o  del otro lado ser vista  como  aquellos  que invierten su tiempo en el campo no tiene relación con la cultura misma; en  definitiva  el  punto  es  hacia  donde   vemos  la  cultura,  pues  la  cultura  debe  ser  vista  en   el amplio  espectro  de  la  palabra  y  por  ello  debe  verse  ambos  términos  en  forma  sinérgica,  si  la naturaleza  emana  cultura,  la  cultura  misma emana de  la naturaleza, pues es una simbiosis que muta  a  la  par  y   permite  una  dualidad  que  mantienen  sociedades  dentro  de  su  elaborada naturaleza  cultural, esto lo hemos visto durante siglos, pero cuando se trata de transformar esta cultura  perenne,  aparece  su  existencia  autónoma;  suceso que da lugar a que tenga un carácter de  la  naturaleza  y  de  esta  manera  genera   una   relacion  directa  entre  aquello  que  podemos regular  y  lo  que  no puede  ser  regulado,  lo  que  pone  un  tope  o  da  un panorama a lo cultural y le dice   hasta  qué  punto  la  cultura  puede  sufrir   modificaciones  que  tengan  implicaciones  en  la naturaleza  misma. Lo cultural es lo que podemos transformar,  y La cultura evoca un control, por ello  seguir  una  regla no  es  cuestión  de  anarquía; pues las reglas al igual que la cultura no están rígidamente  determinadas,  lo  cual  quiere  decir  que  ambas  enmarcan  la  idea  de  libertad;  pero bien  sabido es  que  algunas  reglas  deben  ser  respetadas es por ello que la libertad misma  llega hasta  el  punto  donde inicia  la  libertad  del otro  y esto para enfatizar de que la cultura debe seguir también  reglas,  pues  alguien  que  esté  eximido  de  cultura  es  igual  de  libre  que  un  esclavo. Sumado  a  esto también  la cultura  en  principio  designó  un  proceso profundamente material que luego  se   vio  metafóricamente  transmutado  en  un  asunto  del  espíritu;  la  relación  cultura  y espíritu,  puede  ser  claramente  direccionada  hacia  aquellas  épocas  donde  la  cultura  era impartida  por  las  sociedades  religiosas,  y  eran  estas  la que regían los mandatos frente a lo que se  podía  hacer  o  no  hacer. Pues  una  vez  la  cultura se comprende como cultivo de uno mismo, suscita  dualidades  entre  voluntad  y  deseo,  entre  razón  y  pasión;  pasando  la  cultura  a  ser  eso que  yace  dentro  de  nosotros  mismo  y  de  lo  que  nos  rodea,  realidad que  equipara  fácilmente  a las  fuerzas anárquicas del exterior con los impulsos propios. En este caso estaríamos hablando de  una  dualidad  de naturaleza y espíritu, dejándo la cultura en medio; donde  se tiene una cultura que  hace  cambios  en  la  naturaleza  hasta   sus  límites  estrictos,  y  siendo  la  naturaleza  todo aquello  que  nos  rodea,  comienza  a  ser  una   cultura   que  influencia  en  nuestro  espíritu  o  ser interno,  como  se  decía  en  siglos  atrás  las  religiones  imparten  la  cultura,  hoy  día  se  ve  que  las religiones  pierden fuerza y es la naturaleza o lo exterior una anarquía frente a lo interior y de esta manera  se  cambia  el  espíritu  propio  influenciado  por  una  cultura  que  hace  sinergismo  con  la naturaleza  misma.  Un sinergismo  que  como  todo  tiene  algo  que  le es  antagónico,  y  este papel nos  pertenece  a  nosotros,  pues  nos  parecemos  a  la  naturaleza,  en  que  como  ella,  se  nos empuja  a   darnos  forma,  pero  nos  distinguimos  de  ella   en  que  nos  podemos  dar  forma  a


nosotros mismos, algo a lo cual la naturaleza no puede aspirar. Entendida  como  un  control  organizado  del  desarrollo  natural,  la  cultura  sugiere  una  dialéctica entre  lo  artificial  y  lo  natural,  entre  lo  que  hacemos  al  mundo  y  lo  que  el  mundo  nos  hace  a nosotros. Desde un punto de vista epistemológico es un concepto realista, puesto que implica  la existencia  de  una  naturaleza  o  material  crudo  más  allá  de  nosotros  mismos,  pero  también posee  una  dimensión  constructivista,  puesto  que  ese  material  crudo se  ha  de  elaborar  de  una forma  significativa  en  términos  humanos.  Más  que  deconstruir   la  oposición  entre  cultura  y naturaleza,  lo  importante  es  entender  que  el   término   cultura  ya  incluye  en  sí  mismo  esa deconstrucción.


Sintesis entre cultura - naturaleza y espiritu.