Issuu on Google+

REGRESO AL AMOR ¿Amor?: una concesión de lo que para algunas personas y puedo sonar egoísta no existe, Y no puedo decir más que solo un desvanecimiento en esta realidad inmutable. Cuando me dicen que puedo vivir mejor yo me pregunto y ¿para qué? Si aquí lo tengo todo o bueno eso, pensaba. Digamos que soy una utilería más de una familia que solo piensa en la felicidad y el bienestar, no soy el príncipe azul que quiere salvar a la princesa de las manos del dragón, estudio en una vereda en la cual mis maestros solo hacen más que hablar del campo y como cuidarlo, si muchos conceptos los cuales ya tengo conocimiento, nada fuera de lo común, la gente de mi vereda es muy alegre bueno puedo decir que es la más alegre que yo he visto. Pero eso iba a quedar muy atrás. Soy ese hombre que solo piensa en sí mismo. Era un día caluroso en la mañana cuando los pájaros cantaban, las aves trinaban, el día era deslumbrante, una tarde en la que se puede soñar con tranquilidad en la que puedo ver mis primeros momentos de juventud y tontedad al mismo tiempo, escuchaba los pájaros cantar al aire libre, no había visto uno igual hace mucho tiempo, pero simplemente pensaba que ya había visto ese paisaje. Todo era exactamente igual, el mismo riachuelo el mismo granero abandonado la misma señora moliendo ese dulce café de aroma tan agradable, pero el aire ese aire si era distinto pensé, bueno será mi humilde imaginación de algo que no va a suceder. Al ir caminando por el pueblo con las risa de las personas y la calurosa bienvenida que me daban por ser recién llegada de la gran ciudad. Todo era muy distinto pero los paisajes eso no tenía comparación alguna, esos árboles en la mañana matutina con el roció que bajaba por sus hojas verdes una cosa así solo se puede observar en el paraíso, la subsistencia de aquel lugar como algo tan complejo se volvía tan abstracto en un abrir y cerrar de ojos. Las cosas no fueron iguales aquel día, Era solo un niño normal, como cualquier otro iba a la escuela, jugaba como los demás, conocí una niña muy linda por cierto se llamaba… bueno su nombre no importa. Un día como cualquier otro llega un niño nuevo al salón estaba con mis compañeros y él se veía raro tenía una mirada gris y además era un poco oscuro, cejas pobladas un poco gruñón y gordito pero pensé que era porque era nuevo y quería dar una impresión así en su primer día de clases. Yo lo ignore como hago con cualquier nuevo. Lo cierto es que mi madre siempre me había advertido sobre los niños extraños e de ahí que me dijera no hables con desconocidos. La maestra clara empezó su


clase como siempre hablándonos de su vida cotidiana hasta que nos contaba el último detalle de lo que le había pasado en el día no quedaba feliz por cierto la maestra le dijo al niño nuevo que se presentara como es de costumbre con cualquier nuevo, el joven se puso de pie empezó a tocarse la garganta y se salió corriendo del salón, Increíble pero cierto salirse del salón de clases sin pedir permiso al maestro, ¡no lo podía creer!, luego la docente se fue detrás del nuevo pensé que alivio aunque sea se fue por un rato, pero lo cierto es que cuando volvió, cuando llego la maestra con la mirada caída pensé: -que le habrá pasado a la docente, dio su clase pero esta vez no tenía la misma emoción a mí me pareció de lo más normal solo que esta vez no dijo nada de su vida ¿qué paso con aquella historia que nos contaba en todas las clases pensé?. Al poco tiempo nuestro salón se veía como la maestra, hasta yo estaba así , no lo podía creer me miraba al espejo y notaba los mismos síntomas que le vi al niño nuevo y a la maestra, ahora yo era como ellos, pero algo pasaba más allá de que fuera una sola enfermedad es que nadie lo notaba! Volví a mi casa, mi madre me saludaba como siempre pero no sentía nada, jugaba, pero me sentía vacío. Volví al salón y tome la decisión de hablar con aquel joven, aunque reconozco que me daba un poco de miedo. me lo encontré cerca claro casi me estrello con él estaba cerca al molino donde todos jugábamos pero lo raro era que nadie estaba cerca de nosotros le pregunte que le pasaba y como muchas veces se tocaba la garganta y me dijo con una sonrisa fría y triste, la verdad es que una vez abrió los ojos y con esa mirada tan profunda, me dijo: todavía tienes una oportunidad ¿para qué? le pregunte Me contesto: tengo una rara enfermedad que la trasmito a los niños, jóvenes y adultos a todos que no tienen las debidas cualidades para afrontar la vida y más sabiendo lo que debía hacer que tan solo con una mirada se pueden generar un mar de emociones y que debía correr para encontrar el amor de mi vida, no me gusto cuando me dijo eso, pero tenía que Aceptarlo. Mi esencia mi alma no está a gusto con lo que soy, sé que me falta algo pero trato de evitarlo, me falta ese pedacito de sal que condimenta mi comida para sea un plato exquisito, la verdad es que soy como una ola en medio del mar que al solo verla desde lejos es muy tranquila pero por debajo es un mar lleno de desafíos. Al voltear mi rostro aquel niño ya no estaba como si hubiera pasado una quimera tan fugas y tan rápida como un destello, aquel niño nunca lo volví a ver más bien ya sabía lo que debía hacer. Yendo a casa descubrí una pequeña choza abandonada recuerdo mucho el color de la casa era blanca una pequeña fuente que todavía servía y el pequeño riachuelo le daba un toque un poco agradable pero no dejaba de ser un poco atemorizante por que no había visto nunca esa casa, algo que me llamo la atención fue un pequeño reflejo que salía de adentro, la verdad la gran casa de madera tenía mucha luz pues sus ventanas eran de cristal


reluciente y limpio como las nubes en invierno igual que la puerta, me pregunte cómo es posible que se vea un destello tan intenso y de ese color purpura satinado, Salió un hombre de allí con una rosa tan purpura como un diamante se me acerco con una sonrisa muy cálida me miro y sentí que esa mirada la había visto en algún lugar, ibón tal vez no me recuerdes, porque nunca nos miramos yo siempre te he extrañado y me hice al concepto después de tanto buscarte que debía dejarte ir, pero ahora no puedo Cuando pienso en la enfermedad me parece un poco descabellado pensar que mi pueblo se está muriendo a causa de esto. Como es posible que algo así este pasando, lo que sucede es que ya perdimos la esperanza, ya perdimos las certezas de dónde venimos y para donde vamos , solo me queda encontrarle la respuesta a este cáncer que no me deja vislumbrar el futuro a esta enfermedad que me quito el aliento, “he mirado las estrellas pero ellas se rehúsan a brillar” , sin duda alguna la encontré y lo único que espero de parte de todos los felices que tras esa mascara esconden una profunda tristeza es un “gracias”, aquella maestra nunca la encontró. los estudiantes tampoco porque cada beso que daban era algo rutinario para ellos, Pero puedo decir que ya se lo que el un beso significa ya se lo que el amor significa, el amor no es felicidad el amor es sacrificio, solo quería mirarte a los ojos por que deje todas las costumbres que me hacían un mar lleno de desafíos, esa arrogancia de que todo estaba bien y que lo tengo todo ahora tengo una mirada fija para ver el futuro con esperanza y esa esperanza la tengo a unos cuantos centímetros, pensaba que el amor no existía pero me equivoque ahora creo que tú eres ese pedacito de sal que le falta a mi plato porque entendí que el amor no lleva cuenta de los segundos , los minutos las horas , es una idea sufrida por que siempre se lucha y más si es por ti ibón te olvide y te recordé en un abrir y cerrar de ojos te conocí en mi escuela o bueno te observe tan bella y radiante a pesar de tanta dulzura nunca fuiste orgullosa ni caprichosa, has estado en los “rincones de mi mente” “estaba viviendo en algún pasado del cual no podía salir pero de algún modo me has traído a la vida” sé que si me besas no lograremos cambiar la enfermedad de mi pueblo que es degenerativa pero lograras cambiar un alma. Yo no sé qué decir la verdad pensaba que venía de vacaciones pero me di cuenta de algo, no es el destino es mi decisión y si con una mirada se puede conquistar yo digo que con tus palabras me enamoraste, “quiero encontrar un camino de regreso al amor” por qué en la gran ciudad las personas ya perdieron la esperanza parecen simples autómatas, sin cura alguna por eso siempre estuviste en los rincones de mi mente, no te tortures más por aquel joven que viste alguna vez porque yo lo veía todos los días, una sombra perdida que caminaba en las caras de las personas y por favor búscame todos los días por que cada día que me encuentres me iré convenciendo de lo que me dices.


La verdad es que esa niña que mencione al principio de esa historia eres tu ibón por eso me encontraste aquí rogándote con el último suspiro que me queda de vida que seas el amor de mi vida y no importa hasta donde tenga que llegar ahí estaré “por qué no toda distancia es ausencia ni todo silencio es olvido”.

Bibliografía


Way Back into Love

Frase de: Mario sarmiento “no toda distancia es ausencia…”

__________________________________________________________________


Regreso al amor