Issuu on Google+

Universidad Tecnológica Nacional Cátedra GESTIÓN INGENIERIL Dirección

Dirigir

Dirigir es influenciar a las personas para que contribuyan a las metas organizacionales y de grupo; también tiene que ver predominantemente con el aspecto interpersonal de administrar. Todos los gerentes estarán de acuerdo en que sus problemas más importantes surgen de las personas, sus deseos y actitudes, así como su comportamiento individual y en grupo, que los gerentes efectivos también necesitan ser líderes efectivos.

Ya que el liderazgo implica capacidad de seguimiento y que las personas tienden a seguir a aquellos que ofrecen medios para satisfacer sus necesidades, anhelos y deseos, es comprensible que dirigir incluye motivación, estilos y enfoques de liderazgo y comunicación.

La administración y el liderazgo a menudo se consideran lo mismo. Si bien es cierto que el gerente más efectivo casi seguramente sea un líder efectivo y que dirigir es una función esencial de los gerentes, hay más en administrar que sólo dirigir.

Si bien los objetivos de la empresa pueden diferir un tanto entre organizaciones, los empleados también tienen necesidades y objetivos que son especialmente importantes para ellos. A partir de la función de dirigir, los administradores ayudan a las personas a ver que pueden satisfacer sus propias necesidades y utilizar su potencial al contribuir a las metas de una empresa. Los administradores deben entender los roles asumidos por las personas y las individualidades y personalidades de la gente. Los individuos son mucho más que un factor productivo en los planes de la administración. Son miembros de sistemas sociales de muchas organizaciones; son los consumidores de bienes y servicios y así influyen de manera vital en la demanda; y son miembros de familias, escuelas, iglesias, asociaciones industriales y partidos políticos. En estos distintos roles, se establecen leyes que gobiernan a los administradores, éticas que guían el comportamiento y una tradición de dignidad humana que es una característica importante de nuestra sociedad. Los administradores y las personas que dirigen son miembros que interactúan en un amplio sistema social.

Las personas actúan en diferentes roles, pero también son diferentes entre ellos; no hay una persona promedio. Las empresas desarrollan reglas, procedimientos, programas de trabajo, normas de seguridad y descripciones de puesto, todos con la suposición implícita de que en esencia, todas las personas son iguales. Pero, los individuos son únicos, tienen diferentes necesidades, diferentes ambiciones, diferentes actitudes, diferentes deseos de Ing. Sebastian Altamiranda

Página 1 de 3


Universidad Tecnológica Nacional Cátedra GESTIÓN INGENIERIL Dirección

responsabilidad, diferentes niveles de conocimientos y habilidades y diferentes potenciales.

El entendimiento de las personas Un punto de vista acerca de la naturaleza de las personas fue expresado por Douglas McGregor, en su teoría X y teoría Y. Adminstrar debe empezar con la pregunta básica de cómo se ven los gerentes a sí mismos en relación con otros. Este punto de vista requiere algún pensamiento sobre la percepción de la naturaleza humana. Las teorías X y Y son dos series de suposiciones acerca de la naturaleza de las personas. No son prescripciones, son suposiciones que deben ser probadas contra la realidad. Son deducciones intuitivas y no se encuentran basadas en la investigación. Estas teorías son puntos de vista de las personas completamente diferentes. Las teorías X e Y son de direcciones contrapuestas; en la primera, los directivos consideran que los trabajadores sólo actúan bajo amenazas, y en la segunda, los directivos se basan en el principio de que la gente quiere y necesita trabajar.

La teoría X lleva implícitos los supuestos del modelo de F. W. Taylor, y presupone que el trabajador es pesimista, estático, rígido y con aversión innata al trabajo, evitándolo si es posible. El directivo piensa que, por término medio, los trabajadores son poco ambiciosos, buscan la seguridad, prefieren evitar responsabilidades, y necesitan ser dirigidos. Y considera que para alcanzar los objetivos de la empresa, él debe presionar, controlar, dirigir, amenazar con castigos y recompensar económicamente. Es decir: • •

Los seres humanos promedio sienten un inherente desagrado por el trabajo y lo evitarán si pueden. Debido a esta característica humana de desagrado por el trabajo, la mayoría de las personas serán obligadas, controladas, dirigidas y amenazadas con castigos para

Ing. Sebastian Altamiranda

Página 2 de 3


Universidad Tecnológica Nacional Cátedra GESTIÓN INGENIERIL Dirección

hacerlas realizar un esfuerzo adecuado hacia el logro de los objetivos organizacionales. Los seres humanos promedio prefieren ser dirigidos, desean evitar la responsabilidad, tienen relativamente poca ambición y quieren seguridad ante todo.

La teoría Y, por el contrario, se caracteriza por considerar al trabajador como el activo más importante de la empresa. A los trabajadores se les considera personas optimistas, dinámicas y flexibles. El directivo piensa que, por término medio, los trabajadores: - Piensan que La inversión de esfuerzo físico y mental en el trabajo es tan natural como el descanso y el juego. - Ejercen autodirección y autocontrol.

- Su grado de compromiso se da en proporción con la magnitud de las recompensas que se asocian con su logro. - Los seres humanos aprenden a aceptar y a buscar responsabilidades.

- Las personas tienen imaginación y creatividad en la solución de problemas.

- La sociedad actual aprovecha tan sólo parcialmente las potencialidades de los seres humanos. Y considera que para alcanzar los objetivos de la empresa, él debe: - Considerar al individuo maduro y responsable.

- Considerar que el trabajador ejercerá un estilo de dirección participativo, democrático, basado en la autodirección y autocontrol y con escaso control externo. La teoría X es pesimista, estática y rígida; el control es primordialmente externo, impuesto al subordinado por el superior. En contraste, la teoría Y es optimista, dinámica y flexible, centrada en la autodirección y la integración de las necesidades individuales con las demandas organizacionales.

Ing. Sebastian Altamiranda

Página 3 de 3


Dirección