Page 1


a situación política de nuestro país da claras muestras del inicio de una nueva etapa en la cual debemos definir cuál es el rol que tenemos las organizaciones que nos consideramos parte de la izquierda que mira hacia un horizonte emancipatorio. Los grandes ganadores de las elecciones legislativas no fueron proyectos que hayan logrado instalar la necesidad de políticas estructurales que disputen con aquello que el kirchnerismo no ha disputado. En cambio, quienes avanzaron fueron aquellos sectores que pregonan, más o menos solapadamente, una salida conservadora: Un bloque radical conservador, protagonizado por el FAP y la UCR, con todos sus posibles aliados (Alianza UNEN) y uno más claramente de derecha representado por el PRO y Massa. Nuestro país no es ajeno al avance imperialista en la región, con el crecimiento de una nueva derecha que sostiene golpes blandos y desestabilizaciones, lo que ocurre hoy en Venezuela es un claro ejemplo de ello. Pero como siempre, el escenario argentino no permite lecturas lineales: frente a esa avanzada no encontramos más que un kirchnerismo debilitado, que va agotando los números para entregar el timón al representante más genuino de la derecha pejotista: Daniel Scioli. Las políticas de avance, que significan hoy un piso para cualquier proceso de cambio en el país y que son la razón por la cual el establishment regional no va a perdonar al kirchnerismo, corren el riesgo de rifarse en una obsecuente salida ordenada. Con mayor o menor éxito el Gobierno estableció una serie de políticas compensatorias luego de una devaluación antipopular. Sin embargo, lxs trabajadorxs seguimos siendo los perjudicadxs. Después de algunos intentos de poner un techo paritario, el conflicto docente en todo el país fue el inicio de la puja distributiva, y una muestra clara de las dificultades económicas que se vienen. La pregunta que expresó la lucha docente era la que sobrevolaba entre todxs lxs trabajadorxs: ¿hay o no hay plata para nosotros

2

después de la devaluación? A eso se le sumó una quita de subsidios, esperada y exigida para dejar de beneficiar a las empresas, pero arrojada en el marco de una escalada de precios, y coincidente con varios movimientos de acercamiento y de ajustes tendientes al acuerdo con organismos internacionales de crédito. En definitiva, el año abrió con una serie de marcas que dejan en claro que el crecimiento político de la derecha se corresponde con una avanzada de los bloques económicos agroexportadores y con un regreso del poder condicionador del capital financiero internacional. La contraofensiva es producto de la reaccion ante un proceso politico que fue de avance un para los sectores populares en algunos sentidos, y tambien producto de las falencias de un proyecto que no se puso como objetivo romper de fondo con las estructuras economicas que benefician a una burguesia financiera que hoy le viene a avisar que ya acabo su primavera. En este marco las organizaciones de izquierda popular tenemos el desafío de aportar con autonomía pero sin sectarismos ni dogmatismos a los verdaderos escenarios de disputa: la estructura económica y la creación de poder popular. El retroceso es una posibilidad porque el único proceso que no podría revertirse en este país es uno que, amparado en el protagonismo del pueblo, rompa con una matriz económica agro- exportadora, primarizante, extranjerizada, y con niveles de concentración en todas sus ramas de producción y de comercio. Matriz que tiene como consecuencia inevitable el 34% de empleo no registrado, y altísimos niveles de precarización y tercerización laboral. Matriz que nos subordina inevitablemente a la política desestabilizadora de los bancos y que tiene su amparo cotidiano en una de las estructuras impositivas más regresivas de la región. Si ellos siguen teniendo la capacidad de imponer sus intereses de clase, no hay salida al circuito que turna los gobiernos entre progresismos y derechas, según el ciclo de la economía. Algunas expresiones del proyecto político vigente del kirchnerismo tienen esos grandes límites, pero el proceso social que significó puede, todavía, demostrar grandes méritos y alimentar un proceso más ancho.


El 2013 fue un año de numerosos cambios para la UBA: el triunfo de la Franja Morada en la facultad de Medicina, el retroceso de las agrupaciones kircnheristas, así como la pérdida de todos los Centros de estudiantes (Ciencias Sociales, Filosofía y Letras, Piscología y Exactas) que eran conducidos por sectores de la “Izquierda independiente” en manos del trotskismo (FIT), marcaron transformaciones en la universidad. Por otra parte la elección ilegítima, antidemocratica, cubierta de represión y gases lacrimógenos, del nuevo rector Barbieri profundiza la lógica corporativista y mercantilista que atraviesa hace ya tiempo nuestra universidad. Este contexto de reconfiguración del escenario político universitario plantea nuevos dilemas para las fuerzas emergentes. fines del año pasado sucedió un hecho inédito en la historia de la vida estudiantil universitaria: la pérdida en un mismo día de cuatro centros de estudiantes conducidos por una parte de la denominada “izquierda independiente” y/o “nueva izquierda”.

estudiantil, en contraposición con la participación creciente de la juventud a nivel de toda la sociedad. Dicho modelo convir tió al poder popular en una consigna, en vez de ser una instancia de praxis histórica. A su vez no supo incorporar y apoyar numerosas experiencias que funcionan de forma Para quienes provenimos de este independiente de los Centros de mismo paradigma -el cual supone Estudiantes dejando en el olvido el una fuerte identidad y compromiso Centro en tanto identidad colectiva con los procesos revolucionarios que supera el interés de tal o cual latinoamericanos (Venezuela, Cuba, fracción. Estas limitaciones llegaron al Ecuador y Bolivia), la construcción del punto de caer en un corporativismo poder popular, así como la vocación clásico que es incapaz de articular por confluir con otras identidades del la herramienta estudiantil gremial de campo popular- esta situación nos modo positivo con el territorio, de obliga a repensar y hacer los aportes romper con la falsa dicotomía entre necesarios para una nueva reflexión “un adentro” y “un afuera”, privándose colectiva de generar políticas que permitan que El resultado de las últimas elecciones los barrios entren a la universidad, más debe ser una enseñanza para que la universidad vaya a los barrios. superar las tensiones creativas. El Estas deudas siguen aún pendiente modelo de centros de estudiantes por ello es vital discutir con el modelo de las conducciones desplazadas, se actual de centros y de Fuba que sumergió en un fuerte estancamiento nos propone el FIT, separado de los durante los últimos años, caracterizado procesos revolucionarios de Nuestra por desmovilización y la falta de América, atados a una lógica sectaria discusiones al interior del movimiento en la cual el centro se transforma

Seamos Libres Uba

@SeamosLibresUBA

3


apenas en un sello de difusión partidaria. Debemos romper con esa lógica, y apostar a que todas y todos los estudiantes se sientan protagonistas y aporten a la construcción de un movimiento estudiantil fortalecido para ser parte de las luchas de nuestros pueblos, demostrando que la juventud es la arcilla fundamental de la transformación social, como diría el Che.

compañeras. Estos hechos desnudan una vez más la crisis estructural que atraviesa la UBA, la cual revela la persistencia de la exclusión de los sectores populares, así como la profundización de la política de privatización a partir de los posgrados arancelados y carreras de grado recortadas, la acreditación de nuestras carreras a la CONEAU, relación con corporaciones que cada vez tienen mayor incidencia en los planes de estudios. Creemos que es necesario generar una izquierda popular Democratizar debe ser uno de nuestros ejes principales que rompa también con el reduccionismo que coloca a la de lucha ya que implica dar la batalla en el plano simbólico, Universidad como mera observadora de la sociedad. ideológico, cultural pero por sobre todo en la realidad del El debate sobre que tipo de universidad día a día . Democratizar es desnaturalizar las prácticas que queremos debe ser dado no solo por nos oprimen para realizarnos en tanto sujetos colectivos el conjunto de la comunidad academica , organizados y creativos. Democratizar es también recuperar el pensamiento latinoamericano para generar sino tambien por toda la sociedad. nuevas categorías teóricas que nos permitan abordar de Es una discusion que tiene que ser abordada desde las un modo distinto los problemas de nuestros pueblos, y aulas y desde los barrios, porque es en esa integralidad que nuestro qué-hacer académico sea por sobre todo un qué-hacer práctico en función de las necesidades más donde radica su mayor potencialidad. urgentes de los sectores populares. En este marco el año pasado creamos nuestra corriente universitaria y nos presentamos por primera vez a elecciones de forma autónoma en distintas facultades, convencidos de que queremos construir una universidad que nos incentive a ser protagonistas de nuestras tareas gremiales y también de nuestro rol histórico como movimiento estudiantil organizado. Por otra parte debemos redoblar la pelea y el debate por la democratización. No podemos olvidar que Barbieri asumió como nuevo rector, con el apoyo de sectores kirchneristas, radicales y macristas, y que su elección se llevó adelante con la sub-representación de las mayorías estudiantiles, los profesores no-titulares y con la ausencia de los no docentes, que siguen sin tener voz ni voto. Del mismo modo hoy nos encontramos con la designación de Richarte como vicerrector quien ha sido el número dos de la Side durante el Gobierno de de la Rúa y ha estado implicado en la mascare del 19y 20 de Diciembre del 2001 con el asesinato de más de 35 compañeros y

4

absolucion inmediata a los petroleros presos en las heras


n nuevo año comienza en la Facultad de Sociales y quienes transitamos día a día por sus pasillos y sus aulas, seguimos padeciendo la crisis estructural que atraviesa la UBA, que se desnuda en cada paso que caminamos. El edificio único, emblema de lucha de nuestro movimiento estudiantil, sigue en promesas vanas. No estamos reclamando sólo un edificio en abstracto, estamos dando la disputa por una forma de concebir a la educación pública, estamos repudiando la escasez de presupuesto que el Gobierno otorga a la enseñanza en tanto ámbito crucial para el desarrollo de un país. Deudas que se apilan una tras otra, crisis edilicia, docentes ad-honorem, becas insuficientes. Todo esto forma parte de un escenario del cual no se puede ser ni cómplice ni neutral. La reforma del plan de estudios y la democratización de los órganos de cogobierno son parte constitutiva de una pelea de largo aliento que implica poner de patas para arriba y cambiar radicalmente la forma en que está concebida la UBA. La designación de Richarte, ex número dos de la SIDE y cómplice de la masacre del 19 y 20 de Diciembre del 2001, expresa a su vez la profundización de las políticas mercantilistas que hoy enarbolan Barbieri y la Franja Morada para someter a nuestra universidad a los intereses y necesidades del mercado. Es por ello que debemos encarar seriamente un plan estratégico de lucha, que contenga distintas acciones pero que por sobre todo tenga claro que su éxito y radicalidad estará dado por la capacidad que tengamos de lograr niveles de masividad y legitimidad profundos. Y es en ese sentido donde se torna indispensable discutir y re-discutir nuestra herramienta gremial, nuestro rol en tanto sujetos colectivos que transformamos al mismo tiempo que somos transformados, nuestra responsabilidad histórica como movimiento estudiantil que excede nuestras reivindicaciones más urgentes.

resultado de las concepciones políticas que las sostienen. Pensar un centro participativo y dinámico, capaz de generar una identidad colectiva más allá de quien gana las elecciones, es también pensar en su forma, en su dinámica de funcionamiento y en una participación que no se limite solo al momento electoral. Creemos que es necesario refundar el modelo de Centro actual, que a lo largo del tiempo se ha ido estancando en “ser” un sello para la promoción de las distintas corrientes que lo han ido conduciendo. Refundarlo implica animarnos a crear nuevas instancias de participación así como mejorar las ya existentes. En este sentido podemos darnos la posibilidad de pensar, por ejemplo, en delegados por cursos que aporten a través de una orden del día a circular la información y transmitir las propuestas e inquietudes que salgan de cada aula, así como también establecer

consultas colectivas como un mecanismo de votación optativa sobre los temas trascendentales.

Rediscutir nuestras prácticas e innovar en nuevas formas de participación es un desafío profundo que implica cambiar una lógica corporativista de pensar al centro como algo “dado”, determinado por una cierta tradición y por el contrario transformarlo en un espacio colectivo capaz de funcionar por encima de los intereses sectoriales, capaz de crear comisiones abiertas del Centro en las cuales su real funcionamiento no esté atado a la voluntad de tal o cual agrupación. Las comisiones de base deben ser el motor del funcionamiento del CECSO, son la condición de posibilidad Las formas organizativas del Centro de Estudiantes son el para garantizar una herramienta gremial democrática y

Estamos trabajando todos los días por una educación pública y popular! Sumate al equipo pedagógico!

Av. Juan de Garay 2900 Parque Patricios

5


democratizante, y son los espacios genuinos para que procesos populares de nuestra región, como el de Bolivia, las definiciones sustanciales circulen de abajo hacia arriba. Ecuador, Cuba y Venezuela. En ese sentido, repudiamos la postura de la actual conducción (PO-PTS) que prefirió tomar una posición contraria a los intereses revolucionarios Rompiendo los muros de la Facultad de nuestra América. Los argumentos del FIT por los cuales También nos parece significativo pensar a Sociales en el se pretende que la clase obrera venezolana construya marco de su territorio; no podemos ser ajenos a los barrios una salida “independiente” del proyecto chavista, pone en los que están inmersas nuestras sedes. Es también tarea en el mismo grado de responsabilidad al Gobierno del movimiento estudiantil darnos una política para resolver bolivariano con la derecha fascista, lo cual significa una en conjunto con las trabajadoras, los desocupados, clara muestra de irresponsabilidad política y de rechazo las jóvenes y los vecinos, los problemas que sacuden a los verdaderos intereses del pueblo bolivariano cotidianamente a nuestro pueblo. Sin ir más lejos el barrio de Constitución está ubicado en una de las Comunas más Los estudiantes desestabilizadores que se manifiestan carenciadas de nuestra Ciudad, con impactantes niveles de en Venezuela en total connivencia con la dirección de la represión policial, violencia de género y trata de personas. derecha, encabezada por Leopoldo López y la MUD, son Tenemos que ser capaces de romper los muros de nuestra avalados por sectores estudiantiles de Argentina como la universidad, de profundizar el vínculo con organizaciones Franja Morada, que han sido antipopulares desde su génesis. educativas, sociales y culturales del barrio. Es un desafío La única salida realmente revolucionaria es apoyar complejo que supone poner en tensión nuestras tareas más que nunca y sin titubear a la revolución como estudiantes, y que implica construir de un modo bolivariana, que hace 15 años enfrenta al positivo y dialéctico con y en el territorio. De lo contrario, imperialismo y que hoy tiene a su pueblo como nos estaremos formando para ser profesionales ajenos a protagonista, defendiéndola en la calle. la realidad de nuestro pueblo. La conducción actual del CECSo (PO-PTS-ALIADOS) enmarca un modelo de centro donde en vez de fortalecer espacios de discusión de base genuinos lo único que fomenta es desplegar la línea y el posicionamiento de sus organizaciones políticas, por encima y sin voluntad de crear espacios de debate reales que permitan mayores y mejores niveles de organización de los estudiantes . Esta práctica conlleva un debilitamiento tanto organizativo como político, en la cual la intensidad de las medidas de lucha corren el riesgo reducirse solo a un aspecto simbólico. Con el pueblo o sin el pueblo: los debates de la Región Por último, necesitamos un CECSo comprometido con los

MUCHAS VOCES, MUCHA RADIO Si querés tener tu programa vení a nuestras radios

6


ara quienes nos encontramos inmersos en el campo de las Ciencias Sociales, pensar en el rol del cuerpo resulta fundamental en vistas de comprender e interpretar nuestra realidad social. La incorporación del cuerpo al discurso de la modernidad toma relevancia en la medida en que, a partir del mismo, se establece la crítica elemental al sistema de producción social, económico y simbólico capitalista. El cuerpo, aquello que somos, que tenemos y nos tiene, se ve afectado por el medio de producción capitalista, y este hecho no obedece sólo a un malestar físico, sino que el ser, la personalidad, el espíritu del trabajador se ve trastocado. Esta afectación, extrañamiento o enajenación del cuerpo, significa que el Hombre no se experimenta a sí mismo como el factor activo en su captación del mundo, sino que el mundo permanece ajeno a él. El individuo pierde trascendencia, se siente vacío, solo, con un cuerpo corroído, deshumanizado. En este sentido, la corporeidad no es una naturaleza cuyas claves se hallan en los factores biológicos, si no que en la corporeidad encontramos el germen de la construcción de las actuales relaciones sociales. El cuerpo no es una naturaleza indiscutible, universal e inmutable, el cuerpo está unido al mundo, al contexto y la cultura en que éste se desarrolla y por lo tanto se va construyendo y moldeando socioculturalmente.

nos atraviesa, en tanto trabajadores y militantes por la transformación radical de esta sociedad. De esta manera, en la búsqueda de propuestas que contengan al cuerpo como herramienta para la transformación, encontramos en Teatro del Oprimido no sólo una forma de ejercicio distinta al teatro tradicional, sino un método de acción y reflexión que pone en jaque muchas de las problemáticas sociales que hoy encontramos naturalizadas. No se trata simplemente de atravesar una experiencia distinta ya que entendemos que el objeto de conocimiento no puede ser la experiencia en su totalidad. Teatro del Oprimido se presenta como un teatro popular, hecho por y para el pueblo. Un estudio interactivo de escenas que simulan realidad y que, mediante el juego el roles, se analizan colectivamente las relaciones de poder y los mecanismos de opresión presentes en la sociedad en sus distintos niveles, intentando impulsar una toma de decisión activa con el fin último de intervenir en la misma.

La experiencia que atravesamos a fines del año pasado, de la mano de El Grito, no solo nos permitió socializar saberes y reflexionar de conjunto sobre determinadas opresiones si no que nos demostró que poner el cuerpo no es sólo una consigna. Es la formación complementaria que proponemos, para poder seguir profundizando acerca Desde Seamos Libres en Sociales, venimos dándonos la del rol del cuerpo en las ciencias sociales e ir avanzando tarea de pensar en el rol del cuerpo no sólo desde el nuestros niveles de conciencia sobre los problemas abordaje teórico que transitamos en nuestras Carreras, estructurales de esta sociedad, a quienes tie nen como si no en vistas de la construcción de una nueva cultura horizonte ser profesionales al servicio de la transformación militante. Si bien pensar el cuerpo, nos obliga, como futuros social. cientistas sociales, a reflexionar acerca de su rol histórico y la importancia del mismo como producto y productor Subite a construir los de los procesos sociales, poner el cuerpo nos desafía encuentros del cuerpo en las a situarnos a nosotros mismos como sujetos activos Ciencias Sociales! en la producción y socialización de estos saberes, nos propone realizar un abordaje distinto, pero más acabado, de la realidad social que estudiamos pero que también

Mamboretá es el espacio de géneros de Seamos Libres, somos compañeras y compañeros en constante proceso de despatriarcalización, buscando desarmar la violencia de géneros en todos sus aspectos.

Mamboretá Géneros

7


“Corazón para sentir la injusticia, cabeza para entender y concebir la lucha, huevos y ovarios para salir a afrontarla”. Santiago “el Negro” Avilés.

Av. Corrientes 5426

Av.San Juan 1826

Av.Boedo 830 Av.Juan B Justo 6632 Av

Av.Garay 2900

Thorne 493

Bonorino 2989

Larraya y Chilavert / Villa 20 Lugano

Boletín SOCIALES  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you