Page 1

Esta es una publicación original de Carlos Bryan Arana, Horticultor, retirado

El alelí extranjero (Oleander) El Alelí Extranjero (Nerium oleander L.) es un árbol pequeño o un arbusto grande, nativo del Sur europeo y asiático, muy popular en nuestros jardines. Múltiples tallos, esbeltos y arqueados surgen desde el suelo y suben alcanzando hasta 20 pies de alto. Los tallos presentan entrenudos largos y nudos definidos, de donde surgen hojas elípticas y alargadas, de colores verde claro, muy parecidos a las hojas del Laurel Común usado en nuestra cocina, por lo que en algunas de nuestras ciudades se le llama laurel. Las puchas grandes están formadas por flores sencillas o dobles que varían en color desde blanco puro, crema, anaranjado, hasta rosado subido. Estas crecen en los puntos terminales de los tallos y duran casi todo el año. Las flores carecen de perfume, tiene forma de embudo con apéndices dentados en la garganta y cinco o más 1óbulos entre 1.5 - 3 pulgadas de largo. Sumamente venenoso, apenas es atacado por insectos o plagas para los cuales parece que es tan venenoso como lo es para otros animales y seres humanos. No sólo son venenosas sus flores, hojas, corteza y raíces, si que también la madera. Sin embargo es un arbusto extraordinariamente ornamental por su forma, tamaño y flores. Propaga con mucha facilidad de esquejes y acodos. Oscar Muñiz Torres Especialista en Suelos

Preparación del suelo para el jardín Todas las plantas necesitan un ambiente propicio para el desarrollo. El suelo es parte muy importante de ese ambiente porque provee la mayoría de los elementos nutritivos de las plantas. Además, proporciona a éstas anclaje o soporte. A través del suelo, las plantas absorben la mayor parte del agua. En términos generales, el suelo se compone de: 1.

arena : partícula más gruesa

2.

arcilla : partícula más fina

3.

limo

: partícula intermedia entre la arena y la arcilla

pequeña muestra del suelo mojado. Así puede apreciar cuán pegajoso, plástico, suave o áspero es. Con esta prueba, sólo un experto puede calcular la proporción exacta de los componentes, pero al menos, el ama de casa y el jardinero aficionado pueden señalar la tendencia de su suelo. Si al frotar la muestra húmeda, usted puede hacer una cinta del grueso de un lápiz sin que ésta se rompa; y puede separar los dedos índice y pulgar como un cuarto de pulgada entre sí, y se mantiene una película fina de suelo; o si al resbalar un dedo sobre el otro, deja una cinta larga y brillosa, se dice que el suelo es de textura fina o pesada en el cual predomina la arcilla.

La arcilla y el limo son las reservas más importantes de nutrimentos para las plantas.

Si por el contrario, no se pueden satisfacer las condiciones señaladas, y el suelo es áspero como el papel de lija, indica que la textura es gruesa o liviana en el cual predomina la arena.

Por otro lado, la arena ayuda a mantener los poros más grandes para la aeración y el movimiento del agua.

Si la muestra de suelo es suave al tacto, o se balancean las características, la textura es mediana.

Aunque existen métodos de laboratorio modernos para analizar los tres componentes anteriores, y clasificaciones bien específicas, mediante el tacto usted puede determinar la proporción aproximada. Con la práctica perfeccionará la apreciación.

Otra prueba es como sigue:

La arena es gruesa y áspera al tacto. Además no es moldeable. El limo da una sensación suave al tacto, similar al talco. La arcilla tiende a ser plástica (que se puede moldear) y pegajosa. Para probar al tacto, frote entre los dedos una

1.

Ponga una muestra como de 1/2 taza de suelo triturado en un envase de cristal de 1/2 galón.

2.

Llénelo de agua hasta la mitad.

3.

Agite la mezcla y déjela asentar.

Notará que la arena se asienta primero, y la arcilla puede tardar varios días. Cuando el agua esté completamente clara, puede observar 3 capas; la del medio corresponde al limo. Al comparar las 3 capas, usted puede calcular las proporciones de los 3 componentes. El suelo ideal debe poseer una justa proporción de los 3 componentes. Si es muy arcilloso, se dificulta el manejo y labranza del suelo, con problemas de desagüe cuando el terreno es plano. Además el movimiento de las raíces es difícil.


Si el terreno es arenoso, retiene poca humedad; su fertilidad es poca, y hasta los nutrimentos que aplica en los abonos se pierden porque el agua los lleva donde las raíces de las plantas no los pueden alcanzar. Por tanto, una textura intermedia que combine las características favorables de los 3 componentes es deseable. En términos generales, los suelos deseables con de textura franca o lómicas, con un contenido de arena de 23 a 52 por ciento; un contenido de limo 28 a 50 por ciento; y un contenido de arcilla de 7 a 27 por ciento. También son muy buenos los suelos de textura lómica limosa y lómica arcillosa en las que los 3 componentes están bien balanceados.

Por tanto, después de llevar a cabo las pruebas de textura, añada sobre el predio como 6 pulgadas de suelo franco, franco arcilloso o franco arenoso. Además, de ser necesario añada cal para corregir la acidez del suelo. También puede usar materia orgánica para acondicionar el suelo con nutrimentos. Tan pronto usted cumple con las prácticas anteriores, tiene el predio listo para establecer el jardín.

Abonamiento y encalado del jardín LOS NUTRIMENTOS necesarios para que las plantas del jardín puedan crecer en forma normal proceden del: 1. 2. 3.

aire agua suelo

Para preparar el predio donde establecerá su jardín: Las plantas absorben del agua y del aire: 1.

2.

3.

Remueva primero todo residuo de construcción que pueda haber en el predio Los mismos, además de hacer difícil el manejo del jardín y ofrecer mal aspecto, pueden ser nocivos para las plantas.

1. 2. 3.

carbono hidrógeno oxígeno

Repique bien el terreno y niveles. Esta práctica es importante para el césped, porque si el suelo no está liso, dificulta el uso de la podadora de grama.

Del suelo, las plantas absorben: A.

Elementos mayores:

Asegúrese de rellenar depresiones para que evite se estanque el agua.

1. 2.

nitrógeno fósforo

A.

Elementos secundarios:

Después de las prácticas anteriores, o durante las mismas, puede llevar a cabo las pruebas de suelo señaladas anteriormente para determinar la textura del terreno. En muchas ocasiones, los urbanizadores rellenan con material de muy mala calidad para el desarrollo de las plantas. También es práctica común en la preparación de solares, eliminar la capa fértil del terreno.

1. 2. 3. 4.

potasio calcio magnesio azufre

C.

Micronutrimentos

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

hierro zinc boro cobre manganeso molibdeno cloro

Estos últimos 7 elementos, las plantas los utilizan en cantidades bien pequeñas, razón por la cual se les denominan Micronutrimentos. Sin embargo, aunque en pequeñas cantidades, éstos son esenciales para las plantas.

15 por ciento de nitrógeno 5 por ciento de ácido fosfórico 10 por ciento de potasio

Además de estos elementos nutritivos, las plantas necesitan:

La suma de los tres valores es 30. El resto (70 por ciento) es relleno.

1. 2. 3.

El relleno puede ser arena, piedra caliza triturada, u otro material similar.

luz agua temperatura adecuada

contiene:

Se usa material de relleno para: Algunos factores que afectan el desarrollo de las plantas están fuera del control de los jardineros y de las amas de casa. Sin embargo, la nutrición y el suelo como medio de crecimiento se pueden modificar en parte. No importa la fertilidad del suelo (es decir, la disponibilidad de los nutrimentos), éste no puede proveer ni las cantidades ni las proporciones adecuadas de los nutrimentos durante un largo plazo. Por esta razón, use abonos o fertilizantes para el cultivo de distintas especies de plantas. Entre los abonos hay diferentes tipos, pero dos grupos mayores son los denominados: 1.

químicos (o inorgánicos)

2.

orgánicos (a este grupo a menudo se le designa como acondicionadores de suelo).

1.

Preparar los abonos en las proporciones necesarias.

2.

Distribuir en forma uniforme los materiales nutritivos.

3.

Mejorar la manejabilidad del producto.

El nitrógeno, el fósforo y el potasio son los nutrimentos que las plantas requieren en mayores cantidades. Además, son los que con mayor iacilidad se agotan en el suelo. Por esta razón, los abonos comerciales vienen con una garantía, por ley, de su porcentaje de nutrimentos. Un abono con los 3 nutrimentos señalados, se considera como abono completo.

Los abonos químicos e inorgánicos se aplican al suelo (a veces a las hojas) para aumentar los nutrimentos disponibles. Generalmente, los análisis muestran 3 números que representan el por ciento de: 1. 2. 3.

nitrógeno (N) ácido fosfórico (P2O5) Potasio (K2)

Así, por ejemplo, un envase con los números: 15-5-10

Publicado para la promoción del trabajo cooperativo de Extensión según lo dispuesto por las leyes del Congreso del 8 de mayo y del 30 de junio de 1914, en cooperación con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Servicio de Extensión Agrícola, Colegio de Ciencias Agrícolas, Universidad de Puerto Rico.

Alelí Extranjero  

Si por el contrario, no se pueden satisfacer las condiciones señaladas, y el suelo es áspero como el papel de lija, indica que la textura es...