Page 8

Febrero, 2014

MIRADOR

Política y periodismo Imprescindible escuchar al gran Paco Pérez de Antón explicar por qué el periodismo no debe denominarse el cuarto poder, más bien ser el contrapoder. Cuando el ejercicio periodístico se hace desde tribuna privilegiada, con fuero especial e ínfulas de soberbia, se distancia de la crítica, del comentario, del análisis y hasta de la racionalidad, y se convierte en un vehículo para enfrentar otras formas de poder, generalmente el político. La deontología profesional desaparece y lo importante es el fin, justificándose indebidamente el uso del medio. Del otro lado, el político también puede ver al periodista como un poder en competencia y normalmente no gusta de las evidencias que presenta de su labor, ignorando opiniones, reproches y comentarios o intentando silenciar a quienes constatan corrupción, malas prácticas o ineficiente gestión. Cuando el objetivo de ambos es el poder, se genera confrontación artificialmente justificada en múltiples aspectos que maquilla el auténtico fondo del problema: el dominio. Florece el maquiavelismo y el fin pretende justificar los medios. De la parte mediática se agudizan rumores y mentiras; se promueven insultos e injurias; se utilizan anónimos y se magnifican actuaciones. Pocas veces se aportan pruebas y la “credibilidad” de la que goza el medio o la persona —o el corporativismo— es suficiente para generar una ola (una bola) que termina siendo creída por muchos. La ética y la deontología se obvian y la libertad de expresión es esgrimida como justificante de cualquier barbaridad.

La parte política no es ajena a todo esto. Promueve normas (Argentina, Ecuador, Cuba, Venezuela…) limitantes de la propiedad de medios o censuradoras de información. Cierra televisiones y periódicos o persigue a periodistas hasta imponerles multas desorbitadas o despojarlos de sus propiedades o empresas. También manipula a jueces o fiscales para que las sentencias sean ad hoc y en nombre del respeto, la intimidad o la esfera privada, justifica atrocidades jurídicas insostenibles en un Estado de Derecho. En el fondo sobresale una rama filosófica esgrimida por ambos y olvidada a la vez: la ética. Ni político ni periodista la practican. No es ético determinado comportamiento cuando obedece a intereses personales o de terceros o se deja llevar por la pasión. Tampoco lo es pretender justificar actuaciones sobre la base de principios caducados, marcos legales inconsistentes o presión a terceras personas desde el poder. Si ambos fuesen éticos, correctos y ajustados a principios nobles, la discusión se centraría en comprobar, demostrar o desmentir las irregularidades denunciadas en lugar de pretender eliminar al mensajero. Falta mucho para llegar a comprender ese simple postulado. Los medios de comunicación deben ser el contrapoder y evidenciar con racionali-

8

Pedro Trujillo

dad, veracidad y consistencia los excesos del poder político. El trabajo, sin pretender que sea objetivo, tiene que ser profesional, imparcial, ajustado a parámetros deontológicos y alejado de intereses personales. No se trata de apostar por uno u otro, sino de practicar valores y buscar el necesario equilibrio de interés en beneficio de todos. Los derechos individuales no pueden priorizarse (error frecuentemente cometido). Todos tienen el mismo estatus y hablar de libertad de expresión significa respetar con la misma fuerza y energía el resto de derechos. Sin embargo y lamentablemente, estamos alejados de ese punto de equilibrio y cada quien tira para el lado que más mueve su conciencia, sus intereses o sus particulares objetivos. La emotividad se impone a la racionalidad y no avanzamos mucho ni en la dirección correcta. n Prensa Libre, 14 de enero 2014 http://www.prensalibre.com.gt/opinion/Politicaperiodismo_0_1066093397.html

Datos del autor: Pedro Trujillo (1957, Córdova, España) es un periodista y doctor en Derecho Internacional y relaciones internacionales. Tiene una licenciatura en Ciencias Militares. Nacido en España, radica en Guatemala e imparte cátedra en la Universidad

católica Francisco Marroquín sobre historia y geopolítica del siglo XX, así como de negociación y solución de conflictos. Doctorado en Relaciones Internacionales y Derecho Internacional (España) Otros estudios relacionados con la

estadística, la seguridad y la criptografía. Escribe semanalmente en Prensa Libre y forma parte del panel de análisis de noticias del Canal Antigua, donde además tiene un programa de entrevistas con personajes de la vida nacional.

Víctima o victimario?  

Este mensaje llega a usted porque un grupo de periodistas guatemaltecos preocupados por el manoseo de la libertad de expresión. Somos ciudad...

Advertisement