Issuu on Google+

Pediatría - Vol. 43 No. 4 - 2011

Somatotropina: más allá de la talla Teresa Ortiz1 Paola Durán2 Carlos Eduardo Rodríguez3

Resumen

Abstract

La hormona de crecimiento o somatotropina cumple un papel fundamental en la obtención de la talla adulta. Sin embargo, sus acciones sobre el metabolismo de los carbohidratos, los lípidos y las proteínas hacen que su def iciencia se acompañe de alteraciones metabólicas que incrementan la morbimortalidad, no sólo en los niños sino en los adultos con def iciencia. Los pacientes con def iciencia de hormona de crecimiento presentan alteraciones en la composición corporal, en los niveles de lípidos séricos y en las sustancias procoagulantes, y otros factores de riesgo no tradicionales (sustancias que se elevan aumentando el riesgo), que conducen a mayor mortalidad cardiovascular. Además, se han demostrado alteraciones en la densidad ósea, en la función cardiovascular y en la calidad de vida, en quienes presentan def iciencia de hormona de crecimiento.

The growth hormone plays a central role in reaching adult height. However, its actions on the metabolism of carbohydrates, lipids, and proteins cause its def iciency to be accompanied with metabolic abnormalities that increase morbidity and mortality not only in children but also in adults with hormone def iciency. Patients with single or multiple def iciencies present with alterations in body composition, serum lipid levels, pro-coagulant substances and other non-traditional risk factors leading to a greater cardiovascular mortality. Moreover, abnormalities have been demonstrated in bone density, cardiovascular function, and quality of life of growth hormone-def icient individuals.

1 Médica, endocrinóloga pediatra y de la adolescencia; asesora científ ica, Laboratorio de Investigación Hormonal, Bogotá, D.C., Colombia. 2 Médica, endocrinóloga pediatra y de la adolescencia; coordinadora, Departamento de Endocrinología Pediá-

trica y de la Adolescencia - Fundación Cardio-Infantil; CENPA, Centro de Endocrinología Pediátrica y del Adolescente, Bogotá, D.C., Colombia. 3 Médico endocrinólogo; director de Atención Médica, CENDEM, Bogotá, D.C., Colombia.

222


Vol. 43 No. 4 - 2011

Pediatría

Currently, the use of growth hormone in children with single or multiple hormone def iciencies, children born small for gestational age and patients with Turner’s syndrome, among others, is widely recommended. All patients with growth hormone-def iciency must be systematically reassessed when they reach adolescence to decide whether to continue therapy into adult life, because benef its of the use of growth hormone have been demonstrated in individuals with persistent def iciency. Additionally, growth hormone therapy is currently recommended in adult-life onset growth hormone-def iciency, mainly due to its effects on body composition, cardiovascular risk factors, and quality of life.

En la actualidad, está plenamente recomendado el uso de la hormona de crecimiento en los niños con def iciencia de la misma, única o sumada a otras def iciencias, en los niños nacidos pequeños para la edad de gestación y en pacientes con síndrome de Turner, entre otras. Todos los pacientes con def iciencia de la hormona de crecimiento deben ser evaluados de forma sistemática al llegar a la adolescencia, para decidir si deben continuar con el tratamiento durante la vida adulta, pues se han demostrado los benef icios del uso de dicha hormona en quienes tienen def iciencia persistente. Además, en la actualidad se recomienda el tratamiento hormonal en aquellos pacientes con def iciencia de la hormona de crecimiento de comienzo en la vida adulta, principalmente por sus efectos sobre la composición corporal, los factores de riesgo cardiovascular y la calidad de vida.

Key words. Growth, growth hormone, growth hormone def iciency, height, child, adult.

Palabras clave. crecimiento, hormona de crecimiento, somatotropina, def iciencia de hormona de crecimiento, estatura, niño, adulto.

223


Pediatría - Vol. 43 No. 4 - 2011

Somatotropina

Introducción

Aunque tradicionalmente se ha considerado la hormona promotora del crecimiento –de ahí su nombre– sus acciones f isiológicas van mucho más allá. Tiene efectos importantes en el metabolismo general y en el intermediario de carbohidratos, lípidos y proteínas. Algunas de sus acciones son semejantes a las de la insulina mientras que, bajo condiciones diferentes, tiene acciones opuestas a ésta1. Los efectos agudos similares a los de la insulina incluyen hipoglucemia, aumento en el transporte, metabolismo y almacenamiento de la glucosa y los aminoácidos, y aumento en la síntesis de proteínas y en la lipogénesis. Por el contrario, las acciones a largo plazo, que predominan en situaciones en las que hay exceso, incluyen hiperglucemia, hiperinsulinemia, aumento en la lipólisis, disminución en el transporte de glucosa, aumento de los niveles de los ácidos grasos no esterif icados, disminución en el metabolismo de la glucosa y resistencia a la insulina1. Las acciones globales atribuidas a la hormona del crecimiento se muestran en la f igura 1.

La somatotropina, u hormona de crecimiento, no sólo es necesaria para hacer crecer (o mejorar la talla f inal), sino que cumple también otros papeles importantes en el mantenimiento del equilibrio metabólico. Si un niño presenta def iciencia de la hormona de crecimiento, su talla f inal nunca será superior a los 135 a 140 cm, asumiendo todas las implicaciones que esto tiene, sobre la autoestima, el comportamiento psicosocial y las aspiraciones laborales –las cuales con frecuencia se ven frustradas–, no solamente por lo que a la estatura se ref iere, sino también, al grave compromiso multisistémico que presenta el ser humano que carece de ella. En este artículo se resumen algunas de las consecuencias, diferentes de la talla baja, que se producen en quienes presentan def iciencia de la hormona de crecimiento: su composición corporal se altera –acumulándose grasa, especialmente visceral– y se elevan los niveles de colesterol y triglicéridos en ayunas y posprandiales, así como los niveles de f ibrinógeno y homocisteína, lo que produce un mayor riesgo para enfermedades cardiovasculares. Todos estos factores de riesgo asociados a esta def iciencia se presentan desde edad temprana y permanecen en el adulto, lo cual incrementa la morbilidad a una edad prematura.

F isiología de la hormona de crecimiento

Algunos de los efectos, principalmente la diferenciación celular, se dan por acción directa de la hormona de crecimiento, mientras que otros (principalmente, la multiplicación celular) se deben al efecto indirecto del factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF-1, Insulin Growth Factor 1, igualmente conocido como somatomedina C), el cual es producido en el hígado, los hueso y otros tejidos, en respuesta a la acción de la hormona de crecimiento1.

La somatotropina es una proteína de 191 aminoácidos formada por cuatro hélices alfa dispuestas de forma antiparalela y dos asas: una grande de 42 aminoácidos y otra pequeña de 35 aminoácidos.

El primer paso en la acción de la hormona de crecimiento es su unión a un receptor específ ico de la membrana celular, cuyo gen fue clonado en 1987. El receptor de la hormona del crecimiento (rHC) es una proteína de 638

224


Vol. 43 No. 4 - 2011

Pediatría

Hueso

Músculo Hipotálamo

Metabolismo • Aumento de la diferenciación y actividad de los osteoclastos.

Somatostatina

• Aumento en la actividad de los osteoclastos.

GHRH

• Aumento en la formación de masa osea y hueso encondrial.

• Aumento de la retención de nitrógeno. • Aumento del tejido metabólicamente activo y aumento del gasto energético. • Posible efecto en la distribución de las f ibras musculares.

Tejido adiposo

Crecimiento lineal

Hipóf isis

• Aumento del crecimiento episiario. • Teoría del “efector dual” (estimula la diferenciación de los procondro citos y la expesión local de IGF-1 que aumenta la expansión clonal de los osteoblastos).

• Aumento del transporte de los aminoácidos.

Efectos agudos similares a la insulina, segudos por: • Aumento en la lipólisis. • Inhibición de la lipoproteína lipasa.

Hormona de crecimiento

• Estimulación de la lipasa sensible a hormonas. • Disminución en el tranporte de glucosa. • Reducción de la lipogénesis.

F igura 1. Acciones globales atribuidas a la hormona del crecimiento

Adaptada de: Kopchick JJ. Growth hormone. En: DeGroot LJ, Jameson JL, editors. Endocrinology. Fourth edition. Philadelphia: Saunders; 2001. p.389-400

aminoácidos con tres dominios, uno extracelular, otro transmembrana y otro citoplásmico, que contiene una secuencia terminal rica en prolina, conocida como la caja 1 (box 1), que pertenece a la familia de los receptores de citocinas/hematopoyetina, a la cual también pertenecen los de la prolactina, la leptina y la eritropoyetina2.

y tyk2. Posteriormente, la vía intracelular de señalización continúa con la activación de miembros de la familia de los traductores de señal y activadores de la transcripción (STAT, 1, 3, 5A y 5B), los cuales sufren dimerización, ubicación en el núcleo y unión al ADN, para activar la transcripción genética de proteínas como el IGF-12 (f igura 2).

Recientemente, se ha demostrado que la unión de una molécula de hormona de crecimiento se hace inicialmente con un rHC y, luego, se liga a un segundo receptor, formando un dímero estable que sufre un importante cambio de conformación para iniciar las señales intracelulares estimuladas por dicha hormona2. La unión de la hormona al receptor conduce a la activación de una cinasa específ ica para la tirosina, conocida como JAK2 (Janus kinase 2), seguida de la activación de otras cinasas de la misma familia, conocidas como JAK1, JAK3

Una segunda vía que puede ser activada por el receptor de la insulina es la de la cinasas de proteínas activadas por mitógenos (Mitogen-Activated Protein Kinases, MAPK); la activación de esta vía ha sido implicada en la regulación del gen fos, mediante factores ternarios complejos que, f inalmente, regulan la transcripción genética2 (f igura 2). La hormona de crecimiento, mediante la fosforilación de la tirosina mediada por JAK2, también estimula la fosforilación de los sustratos para el receptor de la insulina (IRS1, 2 y 3) y

225


Pediatría - Vol. 43 No. 4 - 2011

Somatotropina

puede activar la cinasa 3’ de fosfatidil inositol (PI3’K), vías comunes con las de la insulina y que explicarían los efectos de la hormona de crecimiento similares a los de esta hormona2 (f igura 2).

disponibilidad de receptores, la reducción de los sustratos del receptor de la insulina (Insulin Receptor Substrate, IRS) y la menor expresión de algunos transportadores de glucosa (Glucose Transporter 1, GLUT1)2.

Los mecanismos intracelulares por los cuales la hormona de crecimiento reduce la grasa corporal (disminución en la lipogénesis y aumento en la lipólisis) no están claramente def inidos; sin embargo, parece que la hormona inhibe la diferenciación de los adipocitos, al parecer con participación de la PI3’K y de las proteínas STAT (Signal Transducers and Activators of Transcription)2. F inalmente, las acciones anti-insulina de la hormona de crecimiento podrían estar asociadas a una interferencia de la hormona en la estimulación del metabolismo de los carbohidratos por parte de la insulina, mediante la disminución en la

Def iciencia de hormona de crecimiento La def iciencia de hormona de crecimiento se ha implicado en la modif icación de la función cardiovascular y se ha postulado como uno de los principales factores responsables por el aumento de la mortalidad por enfermedad cardiovascular en adolescentes y adultos jóvenes con def iciencia de la hormona de comienzo en la infancia o en la vida adulta3,4. Los pacientes adultos con def iciencia de hormona de crecimiento tienen aumento de los factores

F igura 2. Vías de señalización activadas por la hormona de crecimiento

Adaptada de: Herrington J, Carte-Su Ch. Signaling pathways activated by the growth hormone receptor. Trends Endocrinol Metab. 2001;12:252-7.

226


Vol. 43 No. 4 - 2011

Pediatría

de riesgo cardiovascular, como hiperlipidemia, aumento de la grasa corporal, arterioesclerosis prematura, disminución en la actividad f ibrinolítica, aumento de la resistencia periférica a la insulina y de la frecuencia de intolerancia a la glucosa, y alteración en la estructura y la función cardiacas3.

La hormona de crecimiento influye no solamente en el crecimiento esquelético, sino que controla el recambio óseo y el depósito mineral óseo, influyendo en el pico de masa ósea alcanzado. El tratamiento con la hormona de crecimiento demostró aumentar signif icativamente la densidad mineral ósea, con una recuperación completa en 46,2% de los niños def icientes tratados durante 12 meses, con mejoría de los marcadores bioquímicos de recambio óseo3.

En niños con def iciencia de la hormona de crecimiento, el tratamiento con somatotropina (disminuye el índice de masa corporal y reduce la grasa corporal luego de seis meses de tratamiento; la masa corporal magra aumenta en ambos sexos después de dos años de tratamiento3. La hormona de crecimiento podría mejorar el perf il lipídico en ayunas y posprandial, reduciendo los remanentes de lipoproteínas y de triglicéridos3.

Uno de los estudios clínicos que avaló los benef icios de la hormona de crecimiento en niños con def iciencia de hormona de crecimiento, fue llevado a cabo por Shalet y su grupo5. La investigación multinacional de diseño abierto evaluó la ef icacia de la hormona de crecimiento en dosis diarias de 12,5 μg/kg (n=58) o 25 μg/kg diarios (n=59) en comparación con los controles (n=32), en un grupo de pacientes con def iciencia grave de la hormona de crecimiento diagnosticada en la infancia (picos de estímulo de somatropina menores de 5 μg/L e IGF-1 debajo del percentil 1 para la edad y el sexo), a quienes se les había suspendido la somatropina. Luego de dos años de tratamiento, se demostró un aumento signif icativamente mayor de la densidad mineral ósea y del contenido mineral óseo en los grupos que recibieron hormona de crecimiento, frente al grupo control, y que el tratamiento fue más ef icaz en quienes recibieron la dosis más alta de dicha sustancia5.

Por otro lado, los pacientes con def iciencia de la hormona de crecimiento tienen elevación del inhibidor 1 del factor activador del plasminógeno tisular, del f ibrinógeno y del factor VII. En los adultos jóvenes con esta def iciencia hormonal existe un deterioro del rendimiento cardiaco manifestado como reducción en la masa ventricular izquierda, fracción de eyección inadecuada y anormalidades en el llenado diastólico. El tratamiento con somatropina ha demostrado aumentar la masa y la función ventriculares izquierdas3. Muy recientemente se ha demostrado la consecuencia práctica de los cambios benéf icos inducidos por la hormona de crecimiento sobre las alteraciones cardiovasculares asociadas con su def iciencia. El tratamiento con la hormona demostró revertir los cambios arterioscleróticos tempranos (medidos como el espesor de las capas íntima y media) en adultos con dicha def iciencia3.

Transición de la infancia a la adultez en niños con def iciencia de hormona de crecimiento El periodo de transición entre la infancia y la adultez es un momento oportuno para revaluar

227


Pediatría - Vol. 43 No. 4 - 2011

Somatotropina

al paciente con def iciencia hormonal diagnosticada en la infancia. En este momento es importante evaluar la causa de la def iciencia hormonal y si ésta es única o múltiple, pues la posibilidad de una def iciencia continua y la necesidad de suplemento hormonal en la edad adulta son variables6.

ciones procoagulantes y un perf il de lípidos desfavorable9,10, así como aterosclerosis temprana de acuerdo con determinaciones del espesor de las capas íntima y media11. Los resultados de un estudio demuestran que el tratamiento durante doce meses con hormona de crecimiento mejora el perf il de lípidos, reduce el f ibrinógeno y mejora los índices de función cardiaca en pacientes con esta def iciencia12.

La mayoría de los niños con def iciencia de la hormona de crecimiento asociada con otras def iciencias hormonales y con alteraciones estructurales en el sistema nervioso central, continuarán siendo def icientes. Sin embargo, algunos de los niños con la forma idiopática de esta def iciencia, no serán def icientes en las pruebas practicadas durante la adolescencia. Cerca de 30% de los niños con la def iciencia únicamente de somatotropina, no requerirá tratamiento durante la adultez. Según las recomendaciones de la Growth Hormone Research Society sólo se requiere una prueba de estímulo para determinar la def iciencia de la hormona de crecimiento en niños que tienen def iciencia hormonal múltiple (de dos o más hormonas hipof isarias), en tanto que se requieren dos pruebas para conf irmarla en aquellos en quienes solamente esta hormona es def iciente6.

Por otra parte, la suspensión de la somatropina en adolescentes con def iciencia grave de la hormona endógena, produce aumento de colesterol total, LDL y lipoproteína B, así como reducción de HDL, lo cual incrementa el riesgo de enfermedad cardiovascular13,14. En adolescentes con densidad mineral ósea baja (menos dos desviaciones estándar en relación con los controles), niveles bajos de IGF-1 y composición corporal alterada (aumento del porcentaje de grasa), se recomienda mantener el tratamiento con hormona de crecimiento con el objetivo de lograr niveles de IGF hasta 1 desviación estándar por encima de lo normal15.

Niños nacidos pequeños para la edad de gestación Los niños pequeños para la edad de gestación son aquellos cuya talla o peso al nacimiento se encuentran más de dos desviaciones estándar por debajo de la media para la edad de gestación. En cerca de 90% de estos pacientes, el crecimiento se acelera y se recupera lo perdido antes de los dos a cuatro años. Sin embargo, el porcentaje restante no alcanza la estatura adulta que su potencial genético le permitiría.

La importancia de mantener el reemplazo de la hormona de crecimiento durante la adultez radica en que la hormona no sólo se requiere para el crecimiento, sino que es importante para normalizar la composición corporal, evitar la mortalidad cardiovascular, las alteraciones lipídicas, mantener la integridad esquelética y evitar la hipotonía muscular asociadas6. Se ha demostrado que los adolescentes con def iciencia de hormona de crecimiento presentan reducción en la masa ventricular izquierda, disfunción7 e inflamación8 endoteliales, bajos niveles de adiponectina, altera-

Algunos datos indican que, como grupo, estos niños tienen menor secreción de hormona de crecimiento en 24 horas y niveles más bajos de IGF-1 e IGFBP316. El tratamiento con hormo-

228


Vol. 43 No. 4 - 2011

Pediatría

Síndrome de Turner

na de crecimiento conduce a que logren una talla normal. Cuando son adultos, presentan menor captación de glucosa mediada por insulina, menor supresión de los ácidos grasos libres y menor resistencia a la insulina16. Con el tratamiento con hormona de crecimiento no sólo se normaliza la estatura, sino que paralelamente se produce una mejora signif icativa del coef iciente intelectual de rendimiento (evaluado mediante el puntaje de diseño de bloques).

El síndrome de Turner es una alteración cromosómica en la cual las niñas afectadas tienen ausencia parcial o completa de uno de los cromosomas X21. Afecta a una de cada 2.000 a 2.500 nacidas vivas y se caracteriza por disgenesia gonadal con infantilismo sexual, infertilidad y rasgos dismórf icos característicos22. La hormona de crecimiento está aprobada para aumentar la estatura f inal en niñas con síndrome de Turner, y los resultados obtenidos son variables y dependen del momento del inicio, la selección de los pacientes, la dosif icación y el uso de tratamientos adjuntos, entre otros; en un estudio holandés alcanzaron aumentos cercanos a 17 cm en comparación con los controles23. El estudio del Canadian Growth Hormone Advisory Committee demostró la utilidad de la hormona de crecimiento en niñas con síndrome de Turner23. Las pacientes fueron asignadas a tratamiento con hormona de crecimiento en dosis semanales de 0,30 mg/kg o a un grupo control, y recibieron el tratamiento hasta tener una edad ósea de 14 años o más, y una velocidad de crecimiento menor de 2 cm en un año. Las pacientes recibieron, además, tratamiento de reemplazo con estrógenos después de los 13 años de edad, en promedio. Al completar el protocolo, la talla promedio fue de 147,5 ± 6,1 cm en el grupo de tratamiento, en comparación con 141,0 ± 5,4 cm en el grupo control (p<0,001). Las pacientes seguidas por un año adicional mostraron una talla de 149 ± 6,4 cm (grupo con hormona de crecimiento) frente a 142,2 ± 6,6 cm (grupo control, p<0,001)23.

Sin embargo, se recomiendan más estudios para conf irmar los benef icios de la hormona de crecimiento sobre el sistema nervioso central17,18. La mejoría signif icativa en todas las pruebas del coef iciente intelectual de rendimiento se demostró después de dos años de tratamiento con hormona de crecimiento y también se encontró que el perímetro cefálico aumentó sólo en los niños pequeños para la edad de gestación tratados con hormona de crecimiento17. La hormona de crecimiento puede mejorar los desenlaces neurocognitivos y de comportamiento en estos niños debido a que evita la exposición a factores estresantes relacionados con la baja talla, o mediante efectos neurotróf icos y psicotrópicos asociados con la unión de la hormona a sus receptores, que llevarían a cambios en la actividad neuronal19. El tratamiento con hormona de crecimiento ha demostrado mejorar la composición corporal, la presión arterial y el metabolismo de lípidos en niños pequeños para la edad de gestación20. En otro estudio con 378 de estos pacientes que recibieron hormona de crecimiento durante tres años, la masa muscular fue signif icativamente mayor en los tratados, aunque no se demostraron cambios en la masa de tejido adiposo20.

Se ha postulado una def iciencia en la formación ósea en las pacientes con síndrome de Turner, ya que las afectadas tienen un riesgo

229


Pediatría - Vol. 43 No. 4 - 2011

Somatotropina

de fractura dos a tres veces mayor que las mujeres normales21. Se ha demostrado que iniciar el suplemento de estrógeno antes de los 12 años y el tratamiento con hormona de crecimiento durante la infancia y la adolescencia por más de un año, mejoran la densidad ósea en estas pacientes21.

Entre las alteraciones metabólicas de los pacientes con def iciencia de hormona de crecimiento del adulto, están el aumento de la grasa visceral y del colesterol total y de baja densidad, la reducción en la masa corporal magra y muscular, y el aumento de la masa grasa, con mayor distribución en la región visceral, lo cual se asocia con mayor riesgo de muerte de origen cardiovascular10. Estos pacientes también presentan reducción de la masa ósea y un mayor riesgo de fracturas.

Déf icit de hormona de crecimiento en el adulto La def iciencia de hormona de crecimiento en el adulto se asocia con alteraciones en la composición corporal normal, reducción en el rendimiento físico, alteraciones en el metabolismo de los lípidos –como hiperlipidemia posprandial que causa un estado proinflamatorio–24 aumento de marcadores inflamatorios y no tradicionales como la homocisteína25, deterioro en la función endotelial26, reducción en la masa ósea, aumento en la resistencia a la insulina y deterioro de la calidad de vida27.

F inalmente, los adultos con esta condición presentan reducción en la calidad de vida, de acuerdo con determinaciones de múltiples herramientas de evaluación27. Según las recomendaciones de la American Association of Clinical Endocrinologists, AACE, el diagnóstico de la enfermedad varía según el contexto clínico. En pacientes con panhipopituitarismo o alteración estructural del sistema nervioso central, un solo nivel bajo de IGF-1 es suf iciente para conf irmar el diagnóstico. En los pacientes que tienen def iciencia de dos o más hormonas pituitarias, además de la disminución de IGF-1, se requieren pruebas adicionales para hacer el diagnóstico. El método de referencia para conf irmar el diagnóstico de def iciencia de la hormona de crecimiento es la prueba intravenosa de tolerancia a la insulina27.

En mujeres con panhipopituitarismo, el tratamiento hormonal convencional se acompaña de niveles de lípidos en ayunas y posprandiales anormalmente elevados, que mejoran con el tratamiento con hormona de crecimiento, lo cual subraya la importancia de la def iciencia de hormona de crecimiento28. En los pacientes con def iciencia de hormona de crecimiento del adulto hay un aumento de la mortalidad que puede asociarse con incremento en el número de placas de ateromas, aumento del espesor de las capas arteriales íntima y media, menor elasticidad aórtica, reducción en la masa ventricular izquierda, reducción de la fracción de eyección y alteración del llenado cardiaco diastólico27.

Recientemente, se publicaron los resultados de la base de datos KIMS, en los cuales se conf irman las alteraciones metabólicas en los adultos con def iciencia de hormona de crecimiento y se recomienda el uso de tratamiento de sustitución con hormona de crecimiento, especialmente en los subgrupos con déf icit aislado de hormona de crecimiento, los ma-

230


Vol. 43 No. 4 - 2011

Pediatría

yores de 65 años y en pacientes sometidos a radiación29.

de crecimiento del adulto, tales como los trastornos de lípidos, las alteraciones en la función endotelial y en marcadores no tradicionales de enfermedad cardiovascular, así como los cambios morfológicos que indican que la presencia de aterosclerosis en etapas tempranas puede revertirse durante el tratamiento con hormona de crecimiento30,31.

La American Association of Clinical Endocrinologists recomienda el tratamiento con hormona de crecimiento en pacientes con def iciencia de hormona de crecimiento del adulto en dosis variables de acuerdo con la edad, como aparece en la tabla 1. La dosis debe titularse a intervalos de uno a dos meses, aumentando en 0,1 a 0,2 mg diarios de acuerdo con la mejoría clínica, los niveles de IGF-1 y las consideraciones individuales. El objetivo es un IGF-1 en el rango medio normal para la edad y el sexo. Se recomienda vigilancia cad a seis meses mediante evaluación clínica y de los efectos adversos, y niveles de IGF-1 y de glucosa en ayunas.

Conclusiones La hormona de crecimiento es necesaria, no sólo para obtener una talla f inal normal, sino para evitar en el adolescente y en el adulto complicaciones más allá de una baja estatura. Es indispensable para la prevención del riesgo de enfermedad cardiovascular, para evitar una composición corporal anormal, el síndrome metabólico y la disminución en la densidad mineral ósea, y para mantener la calidad de vida. Es obligación del endocrinólogo documentar la persistencia de la def iciencia de

Los estudios con hormona de crecimiento han demostrado mejorar muchas de las alteraciones asociadas con la def iciencia de hormona

Tabla 1. Dosif icación de la hormona de crecimiento recomendada por la American Association of Clinical Endocrinologists en pacientes con def iciencia de hormona del crecimiento del adulto

Edad (años)

Dosis

<30

0,4-0,5 mg diarios (puede ser mayor para pacientes pediátricos en transición)

30 a 60

0,2-0,3 mg diarios

>60

0,1-0,2 mg diarios

Pacientes diabéticos o con intolerancia a la glucosa, dosis menores de 0,1 a 0,2 mg diarios

Adaptado de: Cook DM, Yuen KCJ, Biller BMK, Kemp SF, Vance ML. American Association of Clinical Endocrinologists Medical Guidelines for Clinical Practice for Growth Hormone use in Growth Hormone-Def icient Adults and Transition Patients – 2009 Update.

231


Pediatría - Vol. 43 No. 4 - 2011

Somatotropina

Declaraciones de conf lictos de interés

hormona de crecimiento en la vida adulta y continuar el adecuado tratamiento, para así evitar las nefastas consecuencias y el deterioro de la calidad de vida, con un costo aún mayor para nuestro sistema de salud.

OT ha recibido honorarios de parte de Pf izer, S.A., por concepto de asesorías y por actividades educativas en las que ha participado. DP ha recibido f inanciación de Pf izer, S. A., para asistir a eventos científ icos y ha recibido honorarios por concepto de conferencias y actividades educativas en las que ha participado.

Referencias 9. Lanes R, Soros A, Gunczler P, Paoli M, Carrillo E, Villaroel O, et al. Growth hormone def iciency, low levels of adiponectin, and unfavorable plasma lipid and lipoproteins. J Pediatr. 2006;149:324-9. 10. Lanes R, Paoli M, Carrillo E, Villaroel O, Palacios A. Cardiovascular risk of young growth-hormonedef icient adolescents. Differences in growth-hormone-treated and untreated patients. Horm Res. 2003;60:291-6. 11. Capaldo B, Patti L, Oliviero U, Longobardi S, Pardo F, Vitale F, et al. Increased arterial intima-media thickness in childhood-onset growth hormone def iciency. J Clin Endocrinol Metab. 1997;82:1378-81. 12. Colao A, di Somma C, Cuocolo A, Spinelli L, Tedesco N, Pivonello R, et al. Improved cardiovascular risk factors and cardiac performance after 12 months of growth hormone (GH) replacement in young adult patients with GH def iciency. J Clin Endocrinol Metab. 2001;86:1874-81. 13. Johannsson G, Albertsson-Wikland K, Bengtsson BA. Discontinuation of growth hormone (GH) treatment: Metabolic effects in GH-def icient and GH-suff icient adolescent patients compared with control subjects. J Clin Endocrinol Metab. 1999;84:4516-24. 14. Lanes R, Gunczler P, López E, Esaa S, Villaroel O, Revel-Chion R. Cardiac mass and function, carotid artery intima-media thickness, and lipoprotein levels in growth hormone-def icient adolescents. J Clin Endocrinol Metab. 2001;86:1061-5. 15. Mauras N. GH use in the transition of adolescence to adulthood. Endocr Dev. 2010;18:109-25. 16. Rapaport R. Growth and growth hormone in children born small for gestational age. Growth Horm IGF Res. 2004;14(Suppl .A):S3-6.

1. Kopchick JJ. Growth hormone. En: DeGroot LJ, Jameson JL, editors. Endocrinology. Fourth edition. Philadelphia, Saunders: 2001. p.389-400 2. Herrington J, Carte-Su Ch. Signaling pathways activated by the growth hormone receptor. Trends Endocrinol Metab. 2001;12:252-7. 3. Lanes R. Metabolic abnormalities induced by growth hormone def iciency: Improvement with growth hormone treatment. Pediatr Endocrinol Rev. 2004;2:209-15. 4. Abs R, Feldt-Rasmussen U, Mattsson AF, Monson JP, Bengtsson BA, Góth MI, et al. Determinants of cardiovascular risk in 2589 hypopituitary GH-def icient adults - a KIMS database analysis. Eur J Endocrinol. 2006;155:79-90. 5. Shalet SM, Shavrikova E, Cromer M, Child CJ, Keller E, Zapletalová J, et al. Effect of growth hormone (GH) treatment on bone in postpubertal GH-def icient patients: A 2-year randomized, controlled, dose-ranging study. J Clin Endocrinol Metab. 2003;88:4124-9. 6. Stanhope R. Transition from paediatric to adult endocrinology: Hypopituitarism. Growth Horm IGF Res. 2004;14(Suppl.A):S85-8. 7. Lanes R, Soros A, Flores K, Gunczler P, Carrillo E, Bandel J. Endothelial function, carotid artery intimamedia thickness, epicardial adipose tissue, and left ventricular mass and function in growth hormonedef icient adolescents: Apparent effects of growth hormone treatment on these parameters. J Clin Endocrinol Metab. 2005;90:3978-82. 8. Lanes R, Paoli M, Carrillo E, Villaroel O, Palacios A. Peripheral inflammatory and f ibrinolytic markers in adolescents with growth hormone def iciency: Relation to postprandial dyslipidemia. J Pediatr. 2004;145:657-61.

232


Vol. 43 No. 4 - 2011

Pediatría

17. Hokken-Koelega A, van Pareren Y, Arends N. Effects of growth hormone treatment on cognitive function and head circumference in children born small for gestational age. Horm Res. 2005;64(Suppl .3):95-9. 18. Lundgren EM, Tuvemo T. Effects of being born small for gestational age on long-term intellectual performance. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab. 2008;22:477-88. 19. Noeker M. Neurocognitive development in children experiencing intrauterine growth retardation and born small for gestational age: Pathological, constitutional and therapeutic pathways. Horm Res. 2005;64(Suppl .3):83-8. 20. Saenger P, Czernichow P, Hughes I, Reiter EO. Small for gestational age: Short stature and beyond. Endocr Rev. 2007;28:219-51. 21. Conway GS. Considerations for transition from paediatric to adult endocrinology: Women with Turner’s syndrome. Growth Horm IGF Res. 2004;14(Suppl. ) A:S77-84. 22. Saenger P. Transition in Turner’s syndrome. Growth Horm IGF Res. 2004;14(Suppl .A):S72-6. 23. Stephure DK; Canadian Growth Hormone Advisory Committee. Impact of growth hormone supplementation on adult height in turner syndrome: Results of the Canadian randomized controlled trial. J Clin Endocrinol Metab. 2005;90:3360-6. 24. Twickler TB, Dallinga-Thie GM, Visseren FL, de Vries WR, Erkelens DW, Koppeschaar HP. Induction of postprandial inflammatory response in adult onset growth hormone def iciency is related to plasma remnant-like particle-cholesterol concentration. J Clin Endocrinol Metab. 2003;88:1228-33.

25. Sesmilo G, Biller BM, Llevadot J, Hayden D, Hanson G, Rifai N, et al. Effects of growth hormone (GH) administration on homocysteine levels in men with GH def iciency: A randomized controlled trial. J Clin Endocrinol Metab. 2001;86:1518-24. 26. Twickler TB, Wilmink HW, Schreuder PC, Cabezas MC, van Dam PS, Koppeschaar HP, et al. Growth hormone (GH) treatment decreases postprandial remnant-like particle cholesterol concentration and improves endothelial function in adultonset GH def iciency. J Clin Endocrinol Metab. 2000;85:4683-9. 27. Cook DM, Yuen KCJ, Biller BMK, Kemp SF, Vance ML. American Association of Clinical Endocrinologists Medical Guidelines for Clinical Practice for Growth Hormone Use in Growth HormoneDef icient Adults and Transition Patients – 2009 Update. Fecha de consulta: 1º de julio 1 de 2010. Disponible en: http://www.aace.com/pub/pdf/guidelines/ GrowthHormone Guidelines. 28. al-Shoumer KA, Cox KH, Hughes CL, Richmond W, Johnston DG. Fasting and postprandial lipid abnormalities in hypopituitary women receiving conventional replacement therapy. J Clin Endocrinol Metab. 1997;82:2653-9. 29. Verhelst J, Abs R. Cardiovascular risk factors in hypopituitary GH-def icient adults. Eur J Endocrinol. 2009;161(Suppl.1):S41-9. 30. Pfeifer M, Verhovec R, Zizek B, Prezelj J, Poredos P, Clayton RN. Growth hormone (GH) treatment reverses early atherosclerotic changes in GH-def icient adults. J Clin Endocrinol Metab. 1999;84:453-7. 31. Ter Maaten JC, de Boer H, Kamp O, Stuurman L, van der Veen EA. Long-term effects of growth hormone (GH) replacement in men with childhood-onset GH def iciency. J Clin Endocrinol Metab. 1999;84:237380.

233


Somatotropina