Issuu on Google+

EL PROCESO DE ADAPTACION AL JARDIN INFANTIL Después de tener la experiencia de trabajar durante algunos años en la adaptación al jardín infantil de varios niños entre un año y dos años aproximadamente que es la edad en que generalmente se enfrentan a esta etapa, me tome la tarea de escribir acerca de esta experiencia tratando de entender lo que siente el niño y lo que sienten los padres. La adaptación al jardín infantil es un proceso, donde por primera vez el niño se va a enfrentar a separarse de sus padres y de su hogar. Para hacer de este proceso una etapa tranquila y segura, es importante entender que los padres se enfrentan a múltiples expectativas, sienten felicidad de ver a su hijo o hija iniciar esta etapa y al tiempo cierta angustia de dejar a su hijo o hija en manos de otro cuidador. El niño o niña se siente intranquilo por que no conoce a quien lo esta recibiendo, ni el espacio que lo esta acogiendo. Por esta razón, es importante tener en cuenta ciertos puntos que desde la experiencia he reconocido como claves para una adaptación tranquila tanto para ustedes como para sus hijos/as: Es importante anticipar a su hijo/a desde unos días antes a la experiencia que se va a enfrentar, hablarle del jardín, de las profesoras, de los compañeros. La angustia de su hijo/a es directamente proporcional a la suya, si usted le genera seguridad el/ella va a sentirse seguro. Despídase de su hijo/a, explíquele que se va a quedar en un lugar donde va a estar bien y que usted

va a recogerlo/a mas tarde, no le diga mentiras. En el jardín se encargaran de tranquilizarlo/a en el caso que llore. No le diga que lo/la espera afuera, el/ella va a querer ir a la puerta a buscarlo/a. Una vez se despida y lo/la entregue a la profesora encargada, es mejor que se vaya, prolongar la estadía es prolongar la angustia del niño/a. Llame al jardín la cantidad de veces que crea necesarias para su tranquilidad. Es importante que el niño/a genere un vínculo fuerte con sus profesoras, por esta razón, es importante no dejar cuidadores en el jardín. Si su hijo/a tiene un objeto transicional, es decir, chupo, cobija, muñeco, permítale traerlo, esto le va a generar seguridad. Es importante recordar que cada niño/a tiene una adaptación diferente, que se puede manifestar de diferentes maneras y pueden durar diferentes tiempos: algunos lloran y les es difícil separarse de sus madres o padres, algunos no lloran al principio pero lo hacen algunas semanas o hasta meses después, otros varían sus hábitos de alimentación o de sueño, otros quieren estar en la casa mas tiempo con sus madres, padres o cuidadores. Vale la pena resaltar de igual manera que cada jardín infantil según sus principios educativos y experiencia tienen estructurados diferentes programas de adaptación para sus nuevos niños que seguramente abran algunos que tengan presentes los puntos claves que aquí nombramos y otros que partan de principios diferentes, es importante que los


padres se sientan seguros del lugar donde están dejando a sus hijos, y confíen en las herramientas que ellos como institución les puedan brindar, primando la seguridad, autonomía e independencia de sus hijos.

MARIA CATALINA ARDILA PUYANA. Psicóloga Clínica. Especialización y Maestría en Psicología Clínica. Enfoque Psicoanalítico.


La adaptación al jardín infantil