Page 1

REALIZADO POR SCANNER EDITORIAL S.A. 4963-6776 / 4962-8228

BUENOS AIRES, MIERCOLES 18 DE ABRIL DE 2018

Hacia la transversalidad de la RSE En el camino de este 2018 que busca avanzar en la transversalidad de la responsabilidad social, surgen demandas por atender como la transparencia y la coherencia, y la construcción de más legitimidad social, ambiental y ética como pilares de sustentabilidad. Por Luis Alberto Ulla - Director de Investigación y Desarrollo del Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresaria (IARSE)

H

ace solo cuatro meses que arrancó el año 2018, tras un 2017 que cerró un año de mucha euforia y actividad en materia de RS y Sustentabilidad. Dentro de pocos días, van a comenzar a aparecer los primeros Reportes de Sustentabilidad del 2017. Para confeccionarlos, hay que recolectar información, y sobre todo hacer balances, parciales algunos y globales otros. Como somos “seres organizacionales que somos” -al decir de Peter Drucker- esos balances (casi siempre parciales) relacionan necesariamente nuestra labor personal, con el desempeño de las organizaciones donde desarrollamos nuestra existencia cotidiana. Precisamente, es en esa multiplicidad de saldos parciales, donde podemos encontrar más orientación, ya que nos permiten analizar en qué temas o dimensiones nuestras performances lograron las mayores consecuencias positivas; a esas que bien podemos llamar dimensiones de las oportunidades aprovechadas. Sabemos que -como personas y como organizaciones- desempeñamos muchos roles simultáneamente; y ahí pueden verse con más nitidez una serie de resultados diversos. Está, lo que hemos realizado como ciudadanos para construir una república basada en las reglas de la democracia, la vigencia del derecho, la igualdad ante la justicia y el cumplimiento de obligaciones esenciales. En nuestro rol de consumidores, analizamos los que hayamos aportado cuando decidimos y elegimos, ya que

eso nos permite ayudar a crear un modelo de consumo sostenible, con mercados innovadores, cada vez más accesibles, respetuosos y transparentes. Como trabajadores, podemos hacer un recuento del conocimiento y del valor que hemos compartido y aportado, del empeño y la ampliación de nuestra capacidad de pensar y de obrar como equipo. Como líderes y directivos, aparece el análisis de las responsabilidades asumidas en relación con nuestra capacidad de influir en los distintos círculos de desempeño y la coherencia con los valores que decimos sostener/defender. Como contribuyentes, hemos de considerar el aporte proporcional que cada uno debe hacer para sostener la existencia del estado. Pero también nos debemos una mirada de análisis de comportamientos y resultados como integrantes de un equipo, como miembros de una familia, como vecinos de una comunidad, como parte de un colectivo profesional, como “docentes”, ya sea que seamos conscientes de ello o no. Veremos que, en algunos de todos esos ámbitos, la posibilidad de desarrollar y entregar todo nuestro potencial, se habrá dado con más amplitud y en otros, simplemente “nos quedamos cortos”. Seguro que tuvimos que enfrentar limitaciones y resistencias, muchas tristemente ligadas al prejuicio, a la negación al cambio, el temor a lo distinto, a la angustia ante lo nuevo… o al susto que aparece ante lo desconocido ¿quién sabe? No descartemos los errores, puesto que hay en ellos

mucha información para rescatar, si verdaderamente estamos dispuestos a corregir y mejorar. Cerrar con un buen balance personal y organizacional, tiene entre otras cosas, la utilidad para plantear más claramente en qué temas y a qué desafíos hemos de abocarnos prioritariamente en el año por vivir. Visto así, este 2018 es nuevo entorno de posibilidad para hacer avanzar la transversalidad de la responsabilidad social. Con seguridad los temas de transparencia y de coherencia han de seguir siendo una demanda por atender; y quienes antes y mejor lo entiendan e interpreten, han de aventajar al resto; que tiene el riesgo de quedar literalmente enredado en el pasado. Construir más legitimidad social, ambiental y ética, parece ser la señal para quienes tienen el permanente desafío de que “los números cierren”. O sea que, sin dejar de pensar en si van a cerrar o no, deberemos ocuparnos de cómo abrir la creación de valor a estas dimensiones que son los pilares de la sustentabilidad. Está en nosotros la posibilidad de hacer que lo que resta de este breve 2018 (que aún tiene un 67% de puro futuro), se abran nuevos caminos para una convivencia centrada en el diálogo, sin lo cual no podremos generar paz, armonía, justicia, equidad y felicidad para todos. Recordemos a Abraham Lincoln, quién para alentarnos ante la incertidumbre, nos recordaba: “La mejor manera de predecir el futuro, es crearlo”. 7


2 | CLARIN | MIERCOLES 18 DE ABRIL DE 2018

editorial Juan Alberto Palópoli jpalopoli@scannereditorial.com.ar

De los Sofistas al mercado En la antigua Grecia ser comerciante o un hombre de negocios no era muy bien visto. Lo material se contraponía al pensamiento filosófico de los sofistas y de la sociedad en su conjunto que estaba en la búsqueda del Archè (el origen del Universo y el principio fundamental de todas las cosas). Es decir, si bien el comercio existía, el Mercado tal como lo conocemos hoy -productor y comercializador de bienes y servicios- no era siquiera imaginado como posible. Los griegos buscaban sabiduría y se concentraban en ese objetivo principal. Pero el tiempo corrió y con él la sociedad toda fue evolucionando y descubriendo la importancia de la actividad económica. Hacer negocios ya no estuvo mal visto porque permitía no solo la prosperidad de quien ejercía el negocio, sino también el progreso de todos los pueblos en los que la actividad económica tenía lugar. El gran despegue fue allá por el 1800 cuando llegó la Revolución Industrial y con ella la industria y el comercio comenzaron a desplegar un protagonismo que los sofistas tal vez nunca soñaron. Simplemente, la actividad económica demostró algo que los filósofos no descubrieron: “El mundo de los negocios permite que la gente viva mejor”. Y los empresarios además de producir y ganar plata, son conscientes de que tienen una marcada responsabilidad frente a la sociedad que integran, y esta afirmación no es filantropía empresaria, es que asumen devolverle a la sociedad parte de lo que ella les brinda. Por esta razón todo empresario que se precie de tal debe asumir una serie de compromisos sociales tales como la equidad, la justicia, desarrollar acciones sustentables, ser transparente y ético. Como contrapartida actuar con Responsabilidad Social siempre repercute de manera positiva no solo en la imagen corporativa de la empresa sino también en el buen resultado económico de los negocios, porque el público reconoce y recompensa con su elección este tipo de conductas. De los sofistas a hoy el tiempo pasó y el mundo cambió y a pesar de los detractores que de la mano de Marx vieron en el Mercado a un angel exterminador quedó demostrado que mal allá del rédito económico toda actividad empresarial cuando se ejerce responsablemente representa un bien social. 7

Cuando la ficción se va transformando en realidad Por Lic. Federico Zárate Director de Formación IARSE

H

ablar de Responsabilidad Social y de Sustentabilidad ya no es algo tan novedoso como hace tan sólo algunos años atrás. El tema va dejando de ser ficción, para ir convirtiéndose en una realidad que está a la vista de quien quiera -verdaderamente- prestar atención. Y podemos afirmar que hay una mayor demanda y oferta de Responsabilidad Social y Sustentabilidad, y en buena hora que así sea. Cada vez más, el tema está presente en escuelas, en universidades, en empresas y en organizaciones de diferentes tipos, tamaños y sectores. El mayor interés de las instituciones educativas es fundamental para poder promover una Ética del Cuidado, que esté orientada a formar personas que puedan pensar, decidir y actuar con criterios de Responsabilidad Social. Algo que nos sorprende gratamente, es la cantidad de emprendimientos que están surgiendo; impulsados, en su gran mayoría, por las generaciones más jóvenes. Los mismos son pensados desde su origen con criterios de Sustentabilidad para marcar una diferencia competitiva que está fundamentada en la creación de múltiples formas de valor (éticocultural, económico, social y ambiental), alcanzando altos niveles de reconocimiento; y que son priorizados por clientes/usuarios que valoran una gestión más responsable y sustentable. Estamos comenzando a ser conscientes de que la realidad de la sociedad y del planeta exige un cambio de paradigmas; y las generaciones más jóvenes lideran una revolución conceptual que contribuye a ese cambio, y que afecta no sólo al mundo -y a los modelosde los negocios, sino también los hábitos de conducta de la sociedad en general. En el mundo empresarial, cada vez son menos los que creen que la RS&S es pura filantropía. La teoría y la práctica avanzan para ir superando esa limitación conceptual, siendo también influenciada positivamente por el in-

greso de los recambios generacionales al ámbito laboral. A su vez, del otro lado, también son estas generaciones las que han comenzado a ejercer presión a las empresas con nuevos hábitos de consumo, demandas de cuidado del medio ambiente, mayores niveles de seguridad y cuidado de la salud, aumento de la calidad de vida, diversidad e inclusión social, entre muchas otras. Ya no se discute que la Responsabilidad Social & la Sustentabilidad es una forma de gestión que afecta directamente la competitividad de los negocios (y/o los resultados de las actividades en organizaciones sin fines de lucro) involucrando a todos los públicos de interés. Esa filosofía se resume en el concepto de Gestión Responsable Orientada a la Sustentabilidad (GROS) y tiene cada vez más importancia. Por un lado, están las presiones de empresas líderes en la temática para con otras empresas integrantes de sus cadenas de valor; que se suman a las expectativas de los diferentes grupos de interés con los que éstas se relacionan. Por otro lado, es necesario vislumbrar que la temática también se comienza a entender como una oportunidad para el desarrollo de una ventaja competitiva con una forma de hacer las cosas que potencia la creación de múltiples formas de valor y que aporta más a la sociedad y al planeta. En el ámbito público, aunque con más atraso, también se puede observar que el tema comienza a tener mayor nivel de permeabilidad. En los últimos años, han surgido organismos gubernamentales -en diferentes provincias- que pretenden promover la Responsabilidad Social y la Sustentabilidad; y algunos de ellos con iniciativas valiosas. Hay otros que demuestran un mayor nivel de interés por el tema; y también aquellos que van adquiriendo la madurez que los lleva a comprender las implicancias que tiene una gestión seria en el tema; entendiendo que es necesario reconocer y relevar los impactos en sus distintas dimensiones, gestionarlos, y aumentar la rendición de cuentas. Estamos ante un proceso de afianzamiento y, al mismo tiempo, de superación de la etapa de sensibilización y de introducción de la temática en la sociedad. Si bien todavía queda mucho trabajo por hacer, también es cierto que se ha iniciado una nueva etapa que está enfocada en aprender a incorporar a la gestión de las empresas y organizaciones criterios de RS&S, para poder hacerlo de una manera seria y comprometida. 7


MIERCOLES 18 DE ABRIL DE 2018

| CLARIN | 3

7ACCIONES DE EMPRESAS8

Comprender y redefinir el compromiso Por Silvia Gabriela Vázquez Directora Cátedra de Responsabilidad Social y Secretaria Extensión Universitaria UdeMM gvazquez@udemm.edu.ar

C

on el pasaje de los 8 ODM a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, las organizaciones comenzaron a tomar real conciencia acerca de su rol fundamental en el logro de la sustentabilidad. Muchas se animaron a implementar su primer programa de RSE en estos dos años transcurridos desde que los Estados Miembros de la ONU adoptaron la Agenda 2030. Descubrieron que poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y hacer frente al cambio climático eran tareas que requerían su aporte, independientemente de su sector, tamaño u origen. En momentos de transiciones -políticas, económicas, socialescomo el actual, se vuelve imprescindible contar con suficiente flexibilidad para afrontar la incertidumbre; introspección para analizar el rol que cada uno cumple en este escenario y empatía para confiar en los otros y trabajar en equipo, tejiendo alianzas sólidas tal como plantea el último de los ODS. Todas estas características nos remiten al concepto de resiliencia: capacidad para construir sobre la adversidad. En este nuevo contexto, los argentinos necesitamos pasar desde los niveles más básicos de comprensión de la RSE –su reconocimiento como ineludible; sus diferencias con respecto a la filantropía, la moda y el marketing, el obvio cumplimiento de la ley o las actividades solidarias esporádicas– a la interpretación e integración de los resultados obtenidos. Con vistas a la Agenda RSE 2018, alcanzar un nivel avanzado de entendimiento implicaría: evaluar lo realizado hasta ahora; revisar el grado de coincidencia entre la misión de la empresa y los ODS a los que se pretende apoyar; asumir que ninguna organización puede, por sí sola, involucrarse con las 169 metas; identificar con cuáles se podría colaborar de un modo más cercano, concreto, medible, profundo y efectivo; establecer cuáles son las prioridades locales, sin perder de vista el impacto global. Y, por supuesto, adoptar una mirada amplia que no sólo se focalice en respetar los 10 principios del Pacto Global, sino que exija a su cadena de valor que también lo haga. Las universidades no son ajenas a estos cambios. Desde la Se-

cretaría de Extensión Universitaria de la UdeMM creemos que existe un círculo virtuoso entre aprendizaje (académico), responsabilidad (social) y resiliencia (individual y comunitaria). Por ello, desde hace 7 años, se dicta la Diplomatura Interdisciplinaria en Responsabilidad Social y Resiliencia. En dicho curso, acompañamos a los participantes a comprender cuál es su contribución a la RS, a través de la redefinición de su compromiso. Nos auxilian nociones como las de vocación, aprendizaje-servicio, CSA (compromiso social aplicado) e “ikigai”, relacionadas con la búsqueda personal de propósito, sentido y autorrealización, así como su puesta al servicio del bien común. 7

7Plusmar8

RSE sobre ruedas

D

esde 2016, Plusmar es la primera empresa de transporte del país en formar parte de la Red del Pacto Global de la ONU, lo que significó un reconocimiento al cambio de mirada sobre la RSE que desarrolló la compañía. “La percepción de la gente sobre que es la RSE viene evolucionando mucho y comprendimos que estas iniciativas deben visibilizarse para incentivar a otras empresas e involucrar a más personas en acciones que generen un aporte a la comunidad sostenible en el tiempo”, afirmó Maria Laura Teruel, directora comercial de Plusmar y encargada del área de RSE Para la directiva “no se trata sólo de rea-

lizar acciones solidarias, sino de trabajar a conciencia desde las empresas en proyectos vinculantes a los objetivos de desarrollo sostenibles (ODS) propuestos a nivel mundial.” El trabajo en RSE involucra a los distintos grupos de interés, y para ello genera acciones internas y alianzas estratégicas con distintas entidades como la Fundación Garrahan (programa reciclado), Fundación Favaloro, Sur Solidario (los chicos conocieron el mar y la nieve transportados por Plusmar), Racing Club (programa Padrinazgos), ONG´s Asdra, Los Perejiles, Hábitat, etc y acuerdos con organismos del Estado. www.plusmar.com.ar 7

Grupo Newsan

Incluir desde la formación y el empleo

E

l Grupo Newsan, a través de su marca Atma desarrolló Newsan In, un programa que busca que los beneficiarios logren integrar capacidades técnicas vinculadas a la reparación de productos electrónicos, conocimientos de gestión de negocios y habilidades de valor transversales a su proyecto de vida. El mismo está destinado a población sub 24, +45 y hombres y mujeres trans. A través de un proceso de formación de 350 horas de duración, los participantes adquieren las habilidades vinculadas a la reparación de electrodomésticos. Pasado el proceso formativo, Atma acompaña el desarrollo de una unidad productiva, con el 100% de la inversión necesaria para su conformación, desde el alquiler de un espacio físico acorde, hasta los gastos de honorarios profesionales necesarios para la constitución legal. La primera unidad productiva creada a partir de este proyecto ya está en marcha. La misma está integrada por 15 personas, y se encuentra desarrollando sus actividades en un local en la zona comercial de la localidad de Martínez, partido de San Isidro. “Este programa de gestión de valor compartido ya se convirtió en el primer servicio postventa de triple impacto en Argentina, generando una oportunidad de empleo real y concreto y dando respuesta a una necesidad de inclusión y, al mismo tiempo, aumentando la calidad del servicio de posventa de nuestras marcas”, expresó Marcela Cominelli, gerenta de Relaciones Institucionales de Grupo Newsan. Este año el desafío se centra en gestionar cinco nuevos nodos formativos que permitirán la generación de un contexto de negocios inclusivos para más de 200 nuevos beneficiarios en los partidos de Quilmes, Tres de Febrero, La Matanza, Vicente López y San Isidro; todos en alianza con el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, el Ministerio de Justicia de la Nación, la Municipalidad de Vicente López y actores sociales tales como Formar Argentina, Cáritas San Isidro y Joven Levántate. El Grupo confía en que una visión a largo plazo junto con la construcción de relaciones sólidas con toda la cadena, el cuidado del entorno y la generación de valor para la comunidad, son la clave para el desarrollo en un futuro de constante innovación y bienestar. 7


4 | CLARIN | MIERCOLES 18 DE ABRIL DE 2018

7ACCIONES DE EMPRESAS8 7Avon 8

7Grupo San Cristóbal 8

7Gas Natural Fenosa 8

Clubes de Chicas en Tecnología Compañía de la mujer Avon renueva su misión año a año promoviendo su independencia económica y alzando la voz a favor de la belleza que inspira, empodera y transforma vidas. Su misión cobra sentido a través de la fuerza de las 6 millones de revendedoras independientes de más de 70 países. Pero Avon no sólo les brinda la posibilidad de crear un negocio independiente, inspirando y empoderando a otras mujeres, sino que trabaja para mejorar su calidad de vida. Es la compañía que más dinero invir tió para ocuparse de los dos temas que más afectan a las mujeres en todo el mundo: lleva donados 1.000 millones de dólares en las Cruzadas contra el Cáncer de Mama y contra la Violencia de Género, tarea que realiza en Argentina de la mano de Fundación Avon desde 1999. A través de la “Cruzada contra el Cáncer de Mama”, realiza acciones y campañas de comunicación para generar conciencia sobre la impor tancia de la detección temprana de esta enfermedad y la realización de los chequeos mamarios. Desde el programa “Alza la Voz”, desarrolla acciones y campañas de concientización orientadas a dar visibilidad a la violencia hacia las mujeres y promover la igualdad de género. A través del Premio Mujeres Solidarias, reconoce, estimula y apoya a mujeres de todo el país que lideran proyectos sociales que transforman la realidad de sus comunidades. 7

Con el objetivo de promover acciones concretas que contribuyan a impulsar la equidad de género y el protagonismo femenino, el Grupo San Cristóbal se asoció a Chicas en Tecnología, una organización sin fines de lucro que busca cerrar la brecha de género en la tecnología, incentivando, motivando y formando a la nueva generación de mujeres innovadoras y emprendedoras. Para superar los estereotipos de género que condicionan el gusto de la mujer a la hora de elegir carreras relacionadas con la tecnología, la empresa cuenta con la propuesta de Clubes de Chicas en Tecnología (#ClubesCET), con quienes trabajarán acciones conjuntas, participando de una propuesta novedosa, para llevar adelante con escuelas y organizaciones educativas de todo el país. El objetivo es motivar a la próxima generación

de innovadoras en tecnología. #ClubesCET es un programa de alcance federal, de 3 meses de duración, que se implementa en espacios de educación formal e informal. Está liderado por educadores de la institución y coordinado por CET. Se trata de una propuesta integral que busca posicionar a las jóvenes como productoras y creadoras de soluciones tecnológicas que impacten en sus comunidades. Asimismo, busca romper con los sesgos culturales que las participantes puedan tener respecto a las carreras en tecnología y su propia identificación con este futuro. Por su metodología y propuesta de formación, este tipo de programas pretende dejar capacidad instalada para el desarrollo de la industria local y regional, así como también, para la innovación pedagógica en las instituciones educativas. 7

7L´Oreal 8

Energía del Sabor El Programa Energía del Sabor de Gas Natural Fenosa permite a los jóvenes, a través de un curso certificado, obtener herramientas que les facilite comenzar una carrera laboral en el mundo de la gastronomía. En ese marco de promoción de la inclusión social a través de una capacitación profesional, la segunda mayor distribuidora de gas por redes del país junto a la Asociación Civil de la Nada, del partido bonaerense de Luján, entregó a los participantes de la edición 2017 sus diplomas de graduación oficial como Ayudantes de Cocina. Además, se realizó un concurso de cocina, entre los 8 mejores cocineros de esta edición, quienes debieron preparar un plato que fue presentado ante un jurado experto. La ganadora fue Camila Mondaca, quien además de los premios, obtuvo una beca para continuar estudiando este año en la escuela de cocina de Ariel Rodríguez Palacios. El programa, en el cual se dictan clases de cocina a jóvenes de barrios postergados con la finalidad de enseñar el oficio gastronómico, comenzó en el año 2016 y brinda

Centro logístico sustentable L´Oréal, líder en el mercado de cosmética mundial, construye en la Argentina un nuevo Centro de Distribución en la Provincia de Buenos Aires. El proyecto y la obra suman USD22 Millones, comenzó en 2017 y la inauguración está prevista para el primer trimestre de 2019. Este nuevo polo logístico tendrá como virtud más relevante que será 100% sustentable y contará con la supervisión de la firma especializada The Green Group, la cual ha definido la tecnología que esta operación debe incorporar para asegurar una sustentabilidad total. De esta manera y siguiendo el compromiso que L’Oréal ha realizado a través de su Programa de Sustentabilidad “Sharing Beauty With All”, el nue-

vo centro de distribución de Argentina será CO2 neutro. A nivel mundial la compañía se ha propuesto reducir sus emisiones de gases invernadero en un 60%, en términos absolutos, con lo cual este desarrollo local logra ir más allá de la meta global. Como parte de su compromiso local, Fructis, la marca de cuidado para el pelo de Garnier, presenta la primera huerta vertical en vía pública con el fin de cosechar alimentos que serán donados a distintos comedores a través de la Red Plato Lleno. La misma, se encuentra ubicada en la intersección de las calles Santa Fe y Armenia en el barrio de Palermo y cuenta con una gran cantidad de verduras y frutas, tales como: Perejil, Frutilla, Menta, Lechuga Tulbalgia y Lechuga Morada. 7

herramientas que le permitan comenzar una carrera laboral en el mundo de la gastronomía. Durante todo el ciclo lectivo los participantes tuvieron clases semanales teóricas y prácticas y además recibieron capacitaciones singulares, tales como la visita a los hoteles Sheraton y Emperador y la visita al Festival Gastronómico organizado por la Alianza Francesa. Asimismo recibieron una clase motivacional por parte de Elba Rodríguez, histórica ganadora del show gastronómico televisivo Masterchef. Para más información sobre el programa Energía del Sabor o las actividades de la empresa se puede llamar al 0800-888-1137 o a través de www.gasnaturalfenosa.com.ar 7

RSE - 18 Abril- 2018  
RSE - 18 Abril- 2018  
Advertisement