Page 1

¿Quién pudo creer en 1850 que el Cuerpo de Bomberos voluntarios había de arraigarse en el país y de propagarse desde un extremo hasta el otro de la República? ¿Quién pudo sospechar que esa institución había de tener el don de seducir a la juventud de todos los órdenes sociales, desde la más modesta hasta la más acaudalada? ¿Quién se habría atrevido entonces a asegurar que los jóvenes de la mejor sociedad y los más favorecidos por la fortuna, habían de rivalizar en el trabajo confundidos con el modesto obrero ó artesano? ¿Quién pudo imaginarse que esa misma juventud había de ser héroes a los más pusilánimes. Las empresas arriesgadas, de las que se reporta gloria y renombre, seducen á los animosos y valientes.


Los más atrevidos proyectos, que prometen grandes beneficios pecuniarios, atraen como el imán a los temperamentos ardientes o ambiciosos. El trabajo del Bombero no da ni gloria ni renombre, ni riquezas, ni siquiera la satisfacción que produce la gratitud por un servicio personal. El trabajo del Bombero, más que modesto es humilde, y para prestarlo es menester abandonar ocupaciones, urgentes a veces, gratos placeres ó pasatiempos en otras, y siempre algo mas agradable que la tarea peligrosa de extinguir los incendios, trepando escalas, salvando tejados, soportando el frío o la lluvia en las heladas noches de invierno, ó el calor sofocante de la misma hoguera, y estando siempre expuesto a toda clase de accidentes. Más aún, exige el servicio del Bombero desembolsos considerables de dinero, que para los no pudientes, que son los mas, representan un sacrificio no despreciable.


¿Cómo se explica entontes el asombroso éxito de la asociación de Bomberos voluntarios en Chile? ¿Por qué ha surgido esa institución, siendo notorio el caso de tantas y tantas otras asociaciones benéficas que imponen una contribución harto más liviana de sacrificios? El secreto del éxito del Cuerpo de Bomberos no puede ser otro que su objeto mismo. Es el trabajo rudo y penoso que acerca, iguala y confunde á los hombres de todas las condiciones; que a todos levanta y enaltece ante ellos mismos y ante los demás; que satisface una necesidad física que muy pocos dejarán sentir y la necesidad moral, más sentida que aquella, de tener relaciones y amistades tan sólidas como las que solo se adquieren en los bancos de la escuela; es el trabajo, repetimos, que purificando al hombre del mal de egoísmo, lo hace capaz de servir sin preguntar a quien sirve, y de hacer el bien sin expectativa de recompensa.


La juventud llega a las filas del Cuerpo de Bomberos sin conciencia de esas nociones, atraída casi siempre por la amistad con otro Bombero, ó por un entusiasmo pasajero, pero en muy corto tiempo sabe comprender que ha hecho una buena obra y principia a mirar como cosa suya la Bomba, que es el símbolo de unión de los asociados. Así, como la planta una vez arraigada se convierte con el tiempo en árbol, así también los jóvenes bomberos, al calor de los afectos del compañerismo, conviértense con el transcurso del tiempo, en abnegados servidores de la humanidad.

Que es ser un Bombero Voluntario?  

Texto extraído del Libro de don Ismael Valdés Vergara

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you