Issuu on Google+

Monterrey, N. L ., México

M

Junio de 2013

No. 93

uy queridos feligreses de esta Comunidad Parroquial:

Me da mucho gusto saludarlos y desearles lo mejor en el Señor. Hoy es bueno que meditemos en el llamado que Cristo nos hace para ser sus discípulos: “El que quiera acompañarme que no se busque a sí mismo, que tome su cruz de cada día y que me siga” (cfr. Lc. 9, 23-24). Después de haber anunciado a sus doce discípulos que va a Jerusalén para padecer, morir y resucitar, les propone estas vivir estas exigencias para seguirlo, para ser sus discípulos. Hoy, a nosotros también el Señor Jesús nos propone ser sus discípulos. Nos plantea las mismas exigencias y espera de nosotros una respuesta. Nos invita a ser sus discípulos y nos pide en primer lugar que no nos busquemos a nosotros mismos, es decir que dejemos a un lado nuestro egoísmo, nuestro ego que muchas veces nos hace pensar solamente en nosotros mismos, colocándonos en el centro del cielo y de la Tierra. Nos llama a ser solidarios, a pensar en los demás, en el prójimo y a amarlo como a nosotros mismos. A vivir la abnegación, entregando lo mejor al Señor y al hermano. En segundo lugar nos pide tomar nuestra cruz de cada día. La cruz del trabajo y del sufrimiento, del servicio y la justicia, del apoyo al hermano y de la reconciliación. Esa cruz que empieza muchas veces en y con nuestra propia vida, que en nuestro organismos se va desgastando (ojalá que siempre para bien), día con día y que nos hace molestarnos hasta con Dios cuando los dolores y padecimientos vienen a nosotros o a molestarnos con nuestro prójimo más cercano cuando se le ocurre manifestarnos, a veces en los primeros momentos del día, sus malestares, sus necesidades. La cruz que conlleva las diarias dificultades, el pago de los recibos atrasados, la falta de recursos económicos, el desempleo, el abandono, la soledad… tantas cosas que conforman la cruz de

cada día, que pesa y cala y que Jesús quiere que llevemos con paz y serenidad. Luego, en tercer lugar, nos llama a seguirlo. Que implica estar con Él; conocerlo, escucharlos, recibir sus enseñanzas, amarlo. Todo esto para aprender a pensar, a hablar y a vivir como Él mismo. Pensar, hablar y conducirse como Cristo. Seremos así los discípulos que lo siguen. Cada uno de estos pasos es importante e imprescindible y cada uno debe de acompañar al otro. La llamada, la invitación a ser de los discípulos de Jesús está abierta, porque hoy el mundo necesita de esos discípulos, que podemos ser tú y yo, para llevar a todas partes y a todos los que nos rodean la presencia viva, el mensaje siempre nuevo de Jesús. Así, como dice el mismo Jesús, encontraremos vida. Que la santísima Virgen María, primera discípula del Señor, aliente nuestra respuesta y bendiga nuestros pasos. ¡Que el Señor los siga bendiciendo! P. Juan Carlos Castillo Ramírez. Párroco


Por su reportero Capsulito

1) Con muchísimo gusto los saludo y les informo lo que vi desde la torre del campanario de Santa Beatriz de Silva en este mes de Junio. Empezamos el día primero con el Retiro Espiritual para los niños y niñas que se están preparando para recibir por primera vez a Jesucristo nuestro Señor, en la Eucaristía. Se fueron de retiro a la Casa de la Iglesia en San Pedro Garza García, N. L. Muy a gusto y muy contentos con sus catequistas. Dijeron que además del provecho de los temas que reflexionaron, les gustaron mucho el pollo y las papitas. ¡Felicidades!

2) El día cuatro se reunió el grupo del Santo Padre Pío, para tener su Rosario y Misa celebrada por uno de los Padres Capuchinos de la diócesis.

3) Los Padres Juan Carlos y Humberto se fueron de “semana de estudios”, también a la Casa de la Iglesia, donde los temas fueron el derecho Matrimonial, la Moral hoy y los aportes del Concilio Vaticano II. Esperamos que hayan aprendido mucho… para que nos lo compartan.

4) El día siete celebramos con solemnidad al Sagrado Corazón de Jesús, recordando su inmenso amor por nosotros e invitándonos a asimilar las virtudes de su sagrado corazón. El siguiente día hicimos, porque ahí estuve, una piadosa memoria del Inmaculado Corazón de María, nuestra Madre del Cielo.

5) El 14 fue la Tardeada Bohemia con el gusto de los hermanos mayores, pasando un buen momento, bajo la guía de la Unión de Enfermos Misioneros. Que, por cierto, está invitando a inscribirse en el equipo de servicio de este grupo. ¡Ándele, anímese y deje sus datos en la oficina parroquial!

6) Los niños y niñas del catecismo del primer curso y los perseverantes se fueron a su retiro Espiritual el 15 de Junio, con mucho entusiasmo y vinieron muy contentos y decididos a ser mejores. Desde aquí mano un saludo a las 2 Catequistas y los Catequistas que tanto empeño le

ponen a este importante ministerio en la vida de la Iglesia, concretamente de esta Parroquia. (Como ven, ¡hoy vengo muy inspirado!).

7) El 17, Día mensual de Santa Beatriz, nos unimos en oración y pedimos por todos los que viven en el territorio parroquial y son de hecho la Parroquia, por los más cercanos que son la Comunidad Parroquial, por los amigos de Santa Beatriz y de por los bienhechores espirituales y materiales.

8) El Grupo Juvenil Lolek tuvo su Misa y charla sobre el Beato Juan Pablo II. Por cierto que ellos tuvieron un Retiro Espiritual los días 31 de mayo 1° y 2 de Junio, con una buena asistencia. Le pedimos a Dios los ayude a dar muuuuucho fruto.

9) Con las Parroquias del Decanato de Corpus Christi fuimos a la peregrinación a la Basílica de Nuestra Señora del Roble, como parte del Año Jubilar por los 50 años de su proclamación como Patrona principal de la Arquidiócesis y su coronación pontificia en 1964. Fuimos poquitos pero muy contentos, predicó en la Misa nuestro Párroco que recordó en la homilía las fiestas de hace casi 50 años, el Año Mariano con su labor evangelizadora, los concursos del catecismo histórico de la Virgen del Roble, la concentración en la Plaza Monumental Monterrey, y como al recordar este aniversario hay que ver al futuro para dar lo que hoy nos pide Dios. ¡Viva la Virgen del Roble! Que por cierto su imagen peregrina llegó de visita el día 24 y se irá el 2 de Julio.

10) El 27 fue la Misa por los enfermos que organiza la Unión de Enfermos Misioneros.

11) Una segunda Tardeada Bohemia se efectuó el 28 y cerramos el mes con los Retiros Espirituales para papás, mamás, padrinos y madrinas de los niños y niñas que harán su Primera Comunión posteriormente. Nos vemos, ¡hasta la próxima!

Gusto en saludarlos ¡Hasta la próxima! Si Dios quiere. Les dice “Capsulito”, su reportero favorito.


DIA DEL PADRE: ¡FELICIDADES, PAPA! Con mucho gusto celebramos el 16 de este mes el “Día del Padre”. En un primer momento reconocimos a nuestro Padre Dios. Padre, nos enseñó Jesús que era Dios para nosotros y Padre nos enseñó Jesús a llamarlo: ¡Padre nuestro! Dios quiso escoger en la imagen del padre bueno su propia imagen, para mostrar que así como el papá da la vida, en comunión con la mamá, así Dios nos da plenamente la vida porque es su autor, su dueño, y nos la da en administración para que demos abundantes frutos y multipliquemos los talentos que nos ha dado. Así como papá alimenta, educa, protege, defiende, provee, etc., Dios lo hace primero con todos nosotros, como el Buen Padre Dios que es de cada uno de nosotros. Por eso le agradecemos todo su amor paternal para con nosotros sus hijos. Después, recordamos a los papás que habiendo cumplido su misión en este mundo, ahora disfrutan de la paz, del amor y de la vida eterna. Recordamos así a los papás difuntos, que desde el Cielo, en la comunión de los santos, siguen con nosotros, sin duda alguna en continua oración por los hijos que siguen su peregrinar para un día culminar su camino. Los recordamos con amor y gratitud, poniendo ante Dios una oración, una lágrima, ur recuerdo por cada uno de ellos. Culminó nuestra celebración con la alegría y gusto de poder abrazar y felicitar al papá que va con nosotros, al que joven, mediano o anciano, está aquí entre nosotros apoyando nuestra vida según sus fuerzas, sus posibilidades y más que todo por el amor que nos tiene. Para papá, nuestra oración y cariño, nuestra gratitud y amor, por ser en su propio estilo y con sus propias características, que quieren dar seguridad y confianza a sus hijos e hijas para que ellos se realicen plenamente en la vida.

Los papás que en su trabajo de cada día se gastan por su familia, teniendo este trabajo, esta entrega, como uno de sus medios para expresar su amor. Los papás que siendo más expresivos dejan salir de su corazón sus sentimientos, por medio de una sencilla caricia, de un beso, de un abrazo; y reciben de sus hijos esas sanas y bellas manifestación de un amor que se convierte en fuerza e impulso para el mismo papá y el suyo para sus hijos, en una dinámica que va y viene para felicidad del hogar. Un hogar donde papá unido a mamá, llevan a la familia a la felicidad. Una familia donde papá y mamá saben que un día los hijos se irán, tomarán su camino, realizarán su propia vocación y profesión, y papá y mamá quedarán de nuevo aparentemente solos, pues los hijos al casarse o consagrarse a Dios seguirán su propio camino. Aunque cuando lleguen los nietos de los casados…. ¡Felicidades a todos los papás! ¡Que a los papás difuntos, Dios les conceda la gloria eterna! ¡Que a los papás vivos, les de su amor, su fortaleza y entusiasmo para seguir cumpliendo su misión! ¡Qué a los padres espirituales, les de felicidad en su entrega y mucha sabiduría para guiar a sus hijos!

3


52 años de Sacerdote del Padre EUSEBIO LOZANO MARTINEZ. Un día, un niño, sintió la presencia de Dios en su vida, escuchó la voz de Jesús que lo llamaba… Estaba en Marín, N. L. Cristo, que recorre todos los caminos, quiso pasar de nuevo, como en los caminos de Galilea, por tierras neolonesas… y viéndolo, lo eligió y lo llamó. Lo llamó a través del ministerio, del ejemplo, de su tío abuelo el Padre Eusebio Lozano Martínez, quien fuera Párroco de Villa de García, y del que desarrollaban los Sacerdotes de Marín, a los que acompañaba y que además de Marín recorrían Higueras, Zuazua, Pesquería Chica, Dr. González. Además su abuelo, José María, rezaba todos los días el rosario para que este niño fuera Sacerdote.… Lo llamó, haciendo sentir en su tierno corazón de niño la inquietud por ser como aquel sacerdote que visitaba los enfermos, predicaba el evangelio, celebraba la misa, confesaba y se gastaba y desgastaba por el bien de aquellos que el obispo había confiado a su cuidado pastoral. Con el permiso de sus papás llegó a Monterrey para iniciar sus estudios sacerdotales. Pero como no se hicieron los trámites oportunamente volvió a cursar el 6° año de primaria en la Escuela Primaria “Licenciado León Guzmán” cuyo edificio está en la avenida Francisco I. Madero cruz con Platón Sánchez, en el centro de la Ciudad, y donde ahora está el centro estatal de Becas del Gobierno del Estado. De ahí pasó al Seminario de Monterrey al que ingresó a temprana edad, para cursar el estudio de las humanidades, filosofía y latín. En 1956 fue enviado a estudiar la teología, al Seminario Nacional de Montezuma, en Nuevo México (USA),

4

donde se formaban los futuros de sacerdotes de la nación mexicana, desde los tiempos que siguieron a la persecución religiosa. A Montezuma correspondió ser el tiempo y el lugar donde los sueños sacerdotales de aquel niño de Marín, N. L., se acercaban a la realidad. Los anhelos de colaborar con Cristo en la obra de la salvación, que en la infancia estaban ya en su corazón de niño, como sencillas imágenes que madurarían para ser pan eucarístico y bebida de salvación, estaban ya a punto de pasar a ser realidades para hacer el bien a todos sus compañeros de camino, peregrinos como Iglesia que encauzan sus pasos a la vida eterna. Se veía así, con su alma juvenil llena de entusiasmo y ganas de salvar a todo el mundo, administrando los misterios de Dios a favor de los hombres, sus hermanos, engendrándolos a la vida eterna, perdonando sus pecados en nombre de Dios, distribuyéndoles el alimento eucarístico, ungiéndolos para la vida, ayudándoles a prepararse para la vida eterna, bendiciendo su unión matrimonial o asistiendo a su ordenación sacerdotal o consagración religiosa. Su Arzobispo le comunicó la buena noticia: lo ordenaría Sacerdote de Cristo el 29 de Junio de 1961, en la Catedral Metropolitana. Y así, aquel niño llamado por Cristo en Marín, N. L., llegó al sacerdocio. Como el santo cura de Ars, San Juan María Vianey, al ser llamado en la solemne


celebración, se “arrodilló consciente de su nada y se levantó Sacerdote para siempre”. El nuevo Sacerdote empezó a ser el PADRE EUSEBIO LOZANO MARTINEZ. Sí, el hijo de Don Eusebio Lozano Montemayor y de Doña Ernestina Martínez, qdDg…. Ya no era él, ahora era Cristo, era Cristo Sacerdote para todo el mundo, para aquellos que le serían confiados para promover su realidad humana, impulsar su santificación y su compromiso cristiano que ayudará a otros a ser en comunión, discípulos de Jesús, pues la felicidad que da Cristo es difusiva y no se puede encerrar en uno solo. Desde entonces el Padre Chebo, como afectuosamente se le llama, se ha prodigado para bien de los que andan como ovejas sin pastor, para bien de los alejados de Dios, de los pecadores, de los justos, de todos los que han llegado a él para recibir de sus “tesoros sacerdotales” una palabra de aliento, de perdón de reconciliación, de impulso, de paz, de gracia, de bendición. Testigo de esto son las Comunidades Parroquiales del Sagrado Corazón, de Nuestra Señora de Guadalupe en Salinas Victoria, de la Purísima, de San Juan Bautista de La Salle, y muy particularmente la de Santa Beatriz de Silva, enclavada en Valle de las Brisas, Valle del Marquez, y los nuevos sectores que se han formado. Desde 1978 el ministerio del Padre Eusebio se unió a la vida de la Parroquia de Santa Beatriz de Silva. Llegó a ella cuando su territorio y comunidad eran parte de la Parroquia de Corpus Christi y se dedicó, por petición de Monseñor José de Jesús Tirado (+), Arzobispo entonces de Monterrey, a impulsar su nacimiento. Así el 17 de Octubre de 1981 Monseñor Tirado Pedraza decretó la erección canónica de la nueva Parroquia de Santa Beatriz de Silva, de la que el Padre Eusebio fue su primer Párroco, durante 15 años. Después de realizar su ministerio en La Salle, y quedar su salud quebrantada, por invitación del

Padre Gerardo Cárdenas R., regresó a Santa Beatriz en 2001, a confesar por las tardes y a celebrar la Eucaristía, aunque por su salud residía y reside en la Casa Sacerdotal, de la que también fue administrador en los años 70. A su llegada a Santa Beatriz, el P. Juan Carlos Castillo R., actual Párroco, le pidió que por favor siguiera realizando este ministerio sacerdotal. Aquí el Padre Chebo llegó a sus Bodas de Oro Sacerdotales, que la Comunidad celebró con especial cariño y gratitud. Ahora, 29 de Junio, el Padre Chebo cumple 52 años de sacerdote y desde la Casa Sacerdotal sigue bendiciendo a la Parroquia que formó y tanto le costó y a la que por él seguiría sirviendo presencialmente día con día, y a la que ahora da su oración, su bendición y su corazón. En este aniversario del Padre Chebo damos gracias a Dios por su vida, su labor sacerdotal, su entrega, su bondad y su amor por nosotros, que formamos la Parroquia de Santa Beatriz de Silva. Pedimos a Dios, dueño de la mies, que así como llamó en la niñez, en su natal Marín, N. L., al Padre Chebo, llame al sacerdocio a niños, adolescentes, jóvenes y adultos, de Monterrey, Marín, Cadereyta, San Nicolás de los Garza, Guadalupe, San Pedro Garza García… de donde Cristo quiera, pues Él, que hoy sigue pasando y llamando a unirse a su obra de salvación, sabe mejor que nadie que la mies es mucha y los obreros pocos, que nos hacen mucha falta generosas respuestas que le den un sí a su llamado, que nos hacen falta muchos y muy santos sacerdotes. Que el ministerio del Padre Chebo sea semilla de nuevas vocaciones sacerdotales. Padre Chebo: ¡Felicidades y bendiciones! P. Juan Carlos Castillo Ramírez. Parroquia de Santa Beatriz de Silva.

5


VACACIONES BIEN EMPLEADAS Particularmente para los estudiantes de todos los niveles de formación, se han iniciado ya o están por iniciarse, las VACACIONES. Es claro que las vacaciones son un tiempo de descanso, de esparcimiento, por el cansancio que se acumula a través del año escolar. Más, también es cierto, que el descanso vacacional ha de ser bien aprovechado. Creo que las vacaciones, además de ser un tiempo para tomar cursos o talleres de verano, de ir de viaje, de disfrutar la compañía de la familia, de descansar… son también UN TIEMPO PARA BUSCAR A DIOS. Por eso, ahora que están o estarán de vacaciones, tantos niños, jóvenes y adultos, los invito a que todos los días los vivan, los administren muy bien, no sólo su tiempo sino su libertad, sus acciones. Decía un autor de apellido Cebolla, que leí en mi juventud: “En vacaciones elige bien, elige siempre bien, elige siempre el bien… Juega, sonríe, ama y conoce…Ahí estarán Dios y tus prójimos… tocarás a su puerta y te abrirán; tocarán a tu puerta y deberás abrirles”. Te invito a darle un sentido cristiano a tus vacaciones, pues las vacaciones no han de ser tiempo desperdiciado, estarás de vacaciones académicas, pero no de servicialidad, de comprensión, de sencillez, de colaboración, en una palabra… de amor. Para tus vacaciones unos buenos personajes serían: Pablo de Tarso; Francisco de Asís; Carlos de Foucauld; Beatriz de Silva…Puedes beber su espiritualidad en sus textos: Cartas del Apóstol San pablo; Florecillas de San Francisco; Escritos espirituales y Cartas del desierto; Biografía de Beatriz de Silva. Y POR ENCIMA DE TODOS ELLOS: JESUS DE NAZARET Y SU EVANGELIO, en los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Anímate, que de las vacaciones salga un discípulo convencido de Jesús, que al encontrarlo en el 6 evangelio y en sus testigos, empieza una nueva vida.

Te paso aquí las “Letanías para las vacaciones” del P. Cebolla: “De las vacaciones pasadas en la molicie y en la ociosidad, sin provecho alguno para la inteligencia y el corazón… Líbrame, Virgen María. De que pase una semana sin recibir en la comunión a Cristo… Líbrame Virgen María. De algún día que no empiece con la oración y que acabe lejos de Dios… Líbrame Virgen María. De levantarme tarde y perezosamente fomentando los malos pensamientos… Líbrame Virgen María. De toda distracción imprudente que me haga menos dueño de mi mismo y más dócil al mal... Líbrame Virgen María. De un compañero o una compañera sin ideal, que goce con sembrar cizaña en mi vida… Líbrame Virgen María. Del derroche del dinero que no he ganado yo… Líbrame Virgen María. De la tentación de ver un libro o una ilustración mala… Líbrame Virgen María. De faltar a la servicialidad en mi familia, de palabras en las que no se respeta el amor, de todo desplante o discriminación a los demás, de huir de mis responsabilidades…Líbrame Virgen María. De la mediocridad… Líbrame Virgen María. Del desaliento… Líbrame Virgen María. Del olvido de Dios… Líbrame Virgen María De no amarte bastante Madre mía… Líbrame Virgen María”.


MENSAJE DEL PADRE VICARIO Pbro. Humberto Torres Hernández

El Respeto de la Dignidad de las Personas En la segunda parte del quinto mandamiento, el catecismo de la iglesia católica nos presenta el respeto del alma del prójimo, el respeto de la salud, el respeto de la persona y la investigación científica, el respeto a la integridad corporal y el respeto a los muertos. A)

Respeto del alma del prójimo.

Una forma de destruir a otra persona es cuando se invita a pecar o los induce a los caminos de los vicios y de la perdición y este pecado se llama escándalo. Este es un pecado que en el evangelio de San Mateo capítulo 18 versículo 6 dice: …”al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mi, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar.” Si bien, es cierto que los medios de comunicación como el cine, radio, prensa y televisión especialmente el internet incitan a niños y a adultos a diversas formas de pecar, especialmente con la pornografía y la violencia, no estamos exentos de esta responsabilidad los padres de familia, maestros y nosotros, que como ministros de la iglesia, debemos de cuidar la educación y formación de valores en los niños y jóvenes y estar atentos para que sus amistades, sean sinceras y no malas compañías. La educación que se dé, buscará preparar a los jóvenes de no caer en las garras de gente mala o perversa o en los malos usos de los medios de comunicación. B)

El respeto de la salud.

La vida y la salud física son bienes de Dios y el hombre debe de cuidarlos de forma razonable evitando todo tipo de exceso o de exageraciones, pues tanto puede ser pecado de vanidad un exagerado culto del cuerpo como el caer en la anorexia para estar muy esbelto o el consumir esteroides para tener un bello cuerpo o el alcoholismo o el abuso en la comida o en el tabaco o cualquier otra droga. C)

Cuestiones como el trasplante de órganos es aceptado siempre y cuando el donante o sus familiares estén de acuerdo. Es grave pecado mutilar o dejar invalida a una persona como experimento o negligencia médica. D)

El respeto de la integridad corporal.

En nuestro tiempo de violencia y terrorismo se ha como perdido la conciencia del grave pecado que en el secuestro, la tortura y el terrorismo. Es muy lamentable ver como niños y muchos jóvenes han caído en el crimen y el narcotráfico, atraídos por el dinero y deseo de poder. Se necesita no sólo una buena educación sino también una evangelización para hablar del Reino de Dios, especialmente del amor. E)

El respeto a los muertos.

No debemos dejarnos llevar por el egoísmo y querer tener por más tiempo a un ser querido que sufre una larga y dolorosa agonía y si realmente los amamos debemos de ayudarlos con nuestra oración para que Dios los llame ante su presencia y descansen de sus dolores y sufrimientos. Una de las obras de misericordia es enterrar a los muertos con la firme esperanza en la resurrección. La iglesia no se opone a la autopsia cuando haya razones de orden legal o de alguna investigación científica. También acepta la donación de órganos como un gran acto heroico de amor. Y permite la incineración siempre y cuando esto no cuestione la resurrección del cuerpo y se guarden las cenizas creyendo en una presencia que no es real. Como podemos ver no es tan simple el mandato de no matar, pues hay muchas formas de atentar contra la vida y el respeto a la dignidad del prójimo y todo se puede cumplir, si nos amamos como hermanos y nos perdonamos unos a otros como Dios nos ama y nos perdona.

El respeto de la persona y la investigación científica.

La ciencia y la técnica deben de estar ordenadas al hombre y deben respetar su dignidad y no se puede exponer al hombre a correr riesgos.

7


No Cometerás Adulterio Este es el sexto mandamiento que nos presenta el libro del Exodo 20,14 y Deuteronomio 5, 17, pero que en San Mateo capítulo 5, 27 .28 se nos da una ampliación de este mandato cuando el mismo Jesús nos recuerda: “Habéis oído que se dijo….pues yo os digo todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.”

Jesús nos enseña a aborrecer este pecado pero a no despreciar al pecador puesto que nadie está exento de la culpa del pecado y muchas veces no queremos aceptar que podemos ser culpables de lo mismo que acusamos a los demás, pues no debemos olvidar que si el hombre o la mujer abandona o se separa de su esposo o esposa, la está exponiendo al adulterio y por lo tanto también comete este pecado.

Puede esto parecer muy injusto de prohibir lo que para algunos es un fin de su vida, la búsqueda de placeres o de vivir su libertad en cuanto a su afectividad y su sexualidad.

Dios quiere que todos seamos felices pero esto no se puede lograr cuando se destruye un hogar o se abandona una familia que Dios nos ha dado para amar aunque se tenga que renunciar muchas veces al deseo y sobre todo al placer de la carne.

Pero la verdad es que este mandamiento es una forma de ordenar algo tan sagrado, puesto que fue creado por el mismo Dios como lo es la verdadera sexualidad, pero al servicio del amor y de la vida pues mediante ella se da la procreación y es el verdadero vínculo entre dos seres que se aman y no sólo se desean.

El hombre y la mujer están llamados a la santidad y por ello Jesús nos dice: el que quiera ser mi discípulo, que tome su cruz y que me siga y por ello vale la pena buscar primero la paz y la reconciliación entre los esposos, nos garantiza la indisolubilidad de esta unión que Dios bendice y premiará a cada uno por sus obras.

No es que Dios quiera hacerle la vida imposible al hombre, ni mucho menos, que le quiera arrebatar su libertad y su felicidad, sino que El desea que luche por encontrar su perfección y el bien de los demás renunciando muchas veces a sus intereses y gustos personales.

Que el Señor bendiga sus hogares y la unión de ustedes como seres que son complemento el uno del otro.

No se trata de un egoísmo en el que siendo yo feliz aunque los demás no lo sean, sino del respeto a la familia y buscar no destruir un hogar, pues lo que Dios ha unido, nada lo podrá separar. Jesucristo trató este tema con una extraordinaria delicadeza y una grandísima bondad y misericordia, cuando le presentan a la mujer adúltera y le preguntan qué opina de ella pero el Señor guarda un profundo silencio y no la ve, para que no se sienta humillada y con una gran sabiduría la defiende diciendo el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

8

P. Humberto Torres Hernández


Peródico Parroquial COMUNIDAD #93