Page 1

Monterrey, N. L ., México

M

Abril de 2013

uy queridos hermanos y hermanas en el Señor:

Vamos viviendo los 50 días de la fiesta de la Pascua de Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, sintiéndonos admirados y agradecidos, al leer la Palabra de Dios de estos días, por el maravilloso misterio de amor que nos ha salvado. Es el amor infinito de Cristo Jesús, quien amándonos hasta el extremo, se entregó por nosotros. Primero de una manera incruenta, en la noche del primer Jueves Santo de la historia, realizando por primerísima vez el milagro de la Eucaristía, es decir, convirtiendo el pan en su cuerpo y el vino en su sangre, sangre de la alianza nueva y eterna que se derrama por la salvación del género humano (cfr. Mt 26, 27). Después, en el Calvario, de manera cruenta, es crucificado y el siervo de Dios, sin deberla, es la víctima que se ofrece en el altar de la Cruz en la que muere por la salvación de todo el mundo (cfr. Mt 27, 50). Y todo, por amor. Por el amor infinito de Cristo Jesús por cada uno de nosotros que siendo que existía en forma de Dios, se anonadó a sí mismo tomando la forma de siervo de Dios, se rebajó incluso a someterse a la muerte y una muerte de cruz (cfr. Flp 2, 6-11). “Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el *Nombre-sobre-todo-nombre*; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre” (Flp 2,9-11 ). El tesoro de la redención ha sido concedido a nosotros por Cristo. El tesoro de la salvación está en nuestras manos. Aprovechémoslo, para nuestro bien y el de toda la humanidad. Con anhelos que abracen el mundo entero, la humanidad toda, integremos a nuestra vida esa gracia maravillosa de la

No. 91

Resurrección de nuestro Señor Jesucristo que nos hace nuevos, si nos dejamos transformar por la gracia. Veamos a San Pablo que con su encuentro con Cristo en Damasco tuvo para cambiar toda su vida. Nosotros, que no sé cuantas veces nos hemos ya encontrado con Jesús, ¿por qué no nos dejamos transformar por Cristo, como lo hizo San Pablo? Cristo, como encontró a Pablo –antes Saulo- en el camino a Damasco, sigue encontrándose con nosotros en los sacramentos, en la Sagrada Escritura, en los más necesitados, en las necesidades del prójimo, en muchos lados y nosotros no debemos pasar indiferentes a su amor. Porque en eso está centrado todo: en el amor de Cristo por nosotros. El nos ama y su amor lo hace estar a la puerta de nuestra vida, soportando toda inclemencia, para que lo dejemos entrar en nuestra vida, en nuestra historia. ¡Abrámosle la puerta –de nuestra vida- a Cristo Resucitado, para que nuestra vida sea transformada por el sentido nuevo, la nueva vitalidad, que El viene a darle. Que la gracia de la Pascua de Resurrección siga presente en cada uno de nosotros.

Pbro. Juan Carlos Castillo Ramírez Párroco


9) Por su reportero Capsulito

1)

¡Felices Pascuas de Resurrección! Dios los bendiga mis hermanos y que Cristo resucitado sea quien le dé sentido pleno a todo lo que hacemos y vivimos.

2)

Este mes de abril, tan variado en clima, nos ha dejado, después de la Semana Santa y con ella la celebración del triduo Pascual, este tiempo alegre y jubiloso de la Pascua, que terminará el 19 de mayo, Dios mediante.

3) Qué bonita y sustanciosa ha estado la liturgia de este tiempo. En ella hemos visto el amor de Cristo por nosotros y qué bonito se siente sentirse amado ni más ni menos que por Cristo, el Hijo de Dios, que sin dejar de ser Dios se hace hombre, para nuestra salvación. ¿Verdad que ando muy inspirado?

4)

Comenzamos el mes con el Rosario y Misa del Santo Padre Pío que además siguió en ambiente de fiesta por sus diez años de vida pastoral. ¡Felicidades nuevamente!

5)

El cinco tuvimos, porque yo ahí estuve, la Hora Santa del primer viernes de mes y luego la Junta de las Celadoras de la Asociación del Santísimo Sacramento, aunque a ésta no me toca quedarme y aunque no vi a la señora Celia, supongo que sí hubo. Han de dispensar.

6)

El nueve y el 11 se reinició el Catecismo. Ya hacían falta el ruido y las risas de los niños y niñas, que con su energía mueven todo ambiente y se siente su anhelo de aprender y prepararse no nada más para la primera comunión sino, como les dice nuestro Párroco: “Para la vida”.

7) El 13 se tuvo la Tardeada Bohemia que organiza la Unión de Enfermos Misioneros, como siempre muy animada y romántica, con los éxitos de ayer, de hoy de siempre.

El segundo día el P. Humberto habló sobre la problemática familiar y el tercero se celebró la Misa por los jóvenes de la Parroquia y sus lugares vecinos.

10)

El cuarto día fue la Hora Santa Juvenil, con los cantos guiados por los mismos jóvenes. Y se cerró la Semana con el concierto del Coro Verbum Dei (creo que así se escribe). Cantaron muy bien.

11)

El 20 se celebró la “Fiesta de Pascua” para los grupos del apostolado parroquial, con buena asistencia. Se tuvo una parte espiritual, a cargo del P. Humberto; convivencia con juego de lotería especial a cargo de la señora Vero y después unos taquitos a cargo del P. Juan Carlos.

12)

Con mucha devoción vivimos el Domingo del Buen Pastor pidiendo por las vocaciones sacerdotales y a la vida consagrada y le seguimos durante toda la semana del 22 al 27.

13) El 23 fue la junta mensual de papás y mamás de los niños y niñas del catecismo, celebrando también la Pascua de Resurrección.

14)

El 24 el Grupo Juvenil Lolek tuvo la Misa mensual por el Beato Juan Pablo II y la plática reflexión correspondiente.

15)

La Unión de Enfermos Misioneros celebró el 25 la Misa mensual por los Enfermos y el 26 la Tardeada Bohemia. La señora Lety al frente de las actividades, muy entusiasta, como siempre.

16)

Desde el domingo 28 pedimos por los niños y niñas, al celebrarse su Día el 30 de este mes, cerrando con broche de oro esta treintena.

17)

Pidámosle a Dios nos de lluvia, mucha lluvia, para bien de las ciudades y nuestros campos. Ya saben que hay pronóstico negativo y sequía, por lo que hay que cuidar el agua y nos de Dios lluvia suficiente.

8)

Del 15 al 19 tuvimos, porque también estoy en un grupo juvenil, la “Semana Juvenil” que bajo la dirección del P. Vicario, Humberto Torres H., incluyó el primer día la participación del P. Luis Eugenio Castillo Leal, Párroco de Jesús Buen Pastor, con el tema la felicidad en la vida de los jóvenes.

2

¡Nos vamos, ya! ¡Nos vamos, ya! ¡Hasta la próxima! Si Dios quiere. Les dice “Capsulito”, su reportero favorito.


MENSAJE DEL PADRE VICARIO Pbro. Humberto Torres Hernández El SACERDOCIO ES UN GRAN REGALO Una de las fechas que marcan nuestra historia personal es el día en que se nos revistió con el infinito amor y su extraordinario poder para hacer de uno, sacerdotes para siempre. Es decir el día de la ordenación sacerdotal.

una perdida de su tiempo, de una vida que solamente se tiene una vez. Por eso damos gracias a Dios, al regalarnos en la persona del Padre Juan Carlos Castillo, un pastor que cuida y ama sus ovejas dando la vida por ellas. Son 32 años de una vida de servicio a la iglesia y 7 de estos años los que ha dejado ya en esta comunidad tan bonita de santa Beatriz de Silva.

Recordamos las palabras de SS. Juan Pablo II en su libro el sacerdocio don y misterio, en donde agradecía a Dios ese llamado que recibió en medio de este mundo lleno de problemas y dificultades.

Cómo podremos pagarle al señor todo esto. Sin duda alguna, comprometiéndoos a pagar amor con amor y siguiendo el ejemplo de compromiso de ser buenos discípulos misioneros.

La vocación sacerdotal es un misterio que se nos revela para que nosotros tomemos la decisión de responder si o no de dejar lo que tenemos para seguir a Cristo, abrazando con un gran amor la cruz.

Seria una ingratitud andar como ovejas sin pastor o como ovejas descarriadas y no conocer o reconocer la voz de nuestro párroco siendo desobedientes o no participando en las tareas de evangelización y en las actividades parroquiales.

Desafortunadamente vivimos en un mundo materialista, hedonista y mercantilista, en donde esperamos siempre bienes materiales y nos preocupamos tanto por conseguirlos que no tenemos tiempo para convivir con los demás y mucho menos con dios y nos olvidamos de el hasta que perdemos todo y lo buscamos para que nos ayude a recuperar los bienes perdidos y nos olvidamos de pedirle las cosas eternas como la salvación.

Debemos de orar siempre por nuestro párroco y por todos los sacerdotes para que no se conformen con ser sino siempre entregarse hasta morir. pidamos a Dios que bendiga abundantemente a su siervo, que ha sido maestro y guía de muchos de nosotros sacerdotes y que su corazón esta siempre dispuesto a ayudar a los jóvenes que quieren seguir a Cristo, sumo y eterno sacerdote.

Nuestra existencia muchas veces carece de valor o sentido porque nos conformamos con tener y no con ser; una vida así siempre será mediocre o vacía, cuando siempre buscamos la comodidad o el placer; que muchas veces, son inalcanzables, pues sabemos que en este mundo no hay dicha completa, ya que esta solo se alcanza cuando llegamos hasta dios y nos da la herencia prometida.

Gracias Padre Castillo por el ejemplo que nos ha dado de alegría de: fortaleza y de entrega al llevar su cruz y decir como San Pablo: sean imitadores mío, como yo lo soy de Cristo que Dios le conceda muchos años y felicidades por estos 32 años que están ya inscritos en el libro de la vida.

El llamado de Jesús es siempre de seguirlo, pero hay que dejar las barcas y comenzar una nueva vida: síganme y yo los hare pescadores de hombres. Hoy los jóvenes no tienen ni tiempo para conocer la voz de Dios y saber cual es su voluntad, porque están llenos de ruidos y preocupaciones, que son simples pasatiempos que entretienen su vida, pero no consiguen una meta concreta y sólo se convierten en

3


MENSAJE DEL PAPA BENEDICTO XVI EN LA JORNADA MUNDIAL DE ORACION POR LAS VOCACIONES SACERDOTALES Y A LA VIDA CONSAGRADA El domingo 21 de abril, celebrando a “Jesús, Buen Pastor”, vivimos la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones Sacerdotales y a la Vida Consagrada, que llegó a su 50° aniversario, pues la instituyó el Papa Pablo VI (+), durante el Concilio Vaticano II. Transcribimos aquí una parte del texto del Papa Benedicto XVI, que preparó para esta Jornada con fecha 6 de octubre de 2012: “Como sucedió en el curso de su existencia terrena, también hoy Jesús, el Resucitado, pasa a través de los caminos de nuestra vida, y nos ve inmersos en nuestras actividades, con nuestros deseos y con nuestras necesidades. Precisamente en el devenir cotidiano sigue dirigiéndonos su palabra; nos llama a realizar nuestra vida con él, el único capaz de apagar nuestra sed de esperanza. El, que vive en la comunidad de discípulos que es la Iglesia, también hoy llama a seguirlo. Y esta llamada puede llegar en cualquier momento. También ahora Jesús repite: *Ven y sígueme* (Mc. 10, 21). Para responder a esta invitación es necesario dejar de elegir por sí mismo el propio camino. Seguirlo significa sumergir la propia voluntad en la voluntad de Jesús, darle verdaderamente la precedencia, ponerlo en primer lugar frente a todo lo que forma parte de nuestra vida: la familia, el trabajo, los intereses personales, nosotros mismos. Significa entregar la propia vida a El, vivir con El en profunda intimidad, entra a través de El en comunión con el Padre y con el Espíritu Santo y, en consecuencia, con los hermanos y hermanas. Esta comunión de vida con Jesús es el “lugar” privilegiado donde se experimenta la esperanza y donde la vida será libre y plena.

4

Las vocaciones sacerdotales y religiosas nacen de la experiencia del encuentro personal con Cristo, del diálogo sincero y confiado con El, para entrar en su voluntad. Es necesario, pues, crecer en la experiencia de fe, entendida como relación profunda con Jesús, como escucha interior de su voz, que resuena dentro de nosotros. Este itinerario, que hace capaz de acoger la llamada de Dios, tiene lugar dentro de las comunidades cristianas que viven un intenso clima de fe, un generoso testimonio de adhesión al Evangelio, una pasión misionera que induce al don total de sí mismo por el reino de Dios, alimentado por la participación en los sacramentos, en particular la Eucaristía, y por una fervorosa vida de oración. Esta última “debe ser, por una parte, muy personal, una confrontación de mi yo con Dios, con el Dios vivo. Pero, por otra, ha de estar guiada e iluminada una y otra vez por las grandes oraciones de la Iglesia y de los santos, por la oración litúrgica, en la cual el Señor nos enseña constantemente a rezar correctamente”.


Esta tarea necesita siempre de nuevos obreros para la predicación del Evangelio, para la celebración de la Eucaristía y para el sacramento de la Reconciliación. Por eso, que no falten sacerdotes celosos, que sepan acompañar a los jóvenes como “compañeros de viaje” para ayudarles a reconocer, en el camino a veces tortuoso y oscuro de la vida, a Cristo, camino, verdad y vida (cf. Jn 14, 6); para proponerles con valentía evangélica la belleza del servicio a Dios, a la comunidad cristiana y a los hermanos. Sacerdotes que muestren la fecundidad de una tarea entusiasmante, que confiere un sentido de plenitud a la propia existencia, por estar fundada sobre la fe en Aquel que nos ha amado en primer lugar (cf. I Jn 4,19). La oración constante y profunda hace crecer la de fe de la comunidad cristiana, en la certeza siempre renovada de que Dios nunca abandona a su pueblo y lo sostiene suscitando vocaciones especiales, al sacerdocio y a la vida consagrada, para que sean signos de esperanza en el mundo. En efecto, los presbíteros y los religiosos están llamados a darse de modo incondicional al Pueblo de Dios, en un servicio de amor al Evangelio y a la Iglesia, un servicio a aquella firme esperanza que solo la apertura al horizonte de Dios puede dar. Por tanto, ellos, con el testimonio de su fe y con su fervor apostólico, pueden transmitir, en particular a las nuevas generaciones, el vivo deseo de responder generosamente y sin demora a Cristo que llama a seguirlo más de cerca.

Igualmente, deseo que los jóvenes, en medio de tantas propuestas superficiales y efímeras, sepan cultivar la atracción hacia los valores, las altas metas, las opciones radicales, para un servicio a los demás siguiendo las huellas de Jesús. Queridos jóvenes, no tengáis miedo de seguirlo y de recorrer con intrepidez los exigentes senderos de la caridad y del compromiso generoso. Así seréis felices de servir, seréis testigos de aquel gozo que el mundo no puede dar, seréis llamas vivas de un amor infinito y eterno, aprenderéis a “dar razón de vuestra esperanza” (I Pe 3,15). Benedicto XVI Vaticano, 6 de octubre de 2012.

La respuesta a la llamada divina por parte de un discípulo de Jesús para dedicarse al ministerio sacerdotal o a la vida consagrada se manifiesta como uno de los frutos más maduros de la comunidad cristiana, que ayuda a mirar con particular confianza y esperanza al futuro de la Iglesia y a su tarea de evangelización.

5


¿Cómo vivimos el cuarto mandamiento? En el libro del Exodo capítulo 20 versículo 12 dice. Honrarás a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que el señor tu Dios te va a dar. Nuestros padres y abuelos decían que el que no oye consejo no llega a viejo. Esto nos hace pensar y reflexionar en el respeto y la obediencia de niños y jóvenes hacia sus padres quienes muchas veces son vistos simplemente como aquellos que deben de darles dinero y atenciones porque dicen que ellos no pidieron venir al mundo y sacando su lista de derechos humanos, convencen a los padres para que los dejen hacer lo que quieran y sean respetados ellos sin el cumplimiento de ninguna obligación, especialmente de este mandato divino. Que engaño tan grande para no cumplir la ley de Dios y no aprender la caridad sino crecer como seres inhumanos que no saben amar. Se nos olvida que ellos tampoco nos trajeron al mundo como un simple capricho, sino que también obedecieron y aceptaron la voluntad de Dios quien es el autor de la vida y quien dispuso que nos recibieran nuestros padres a pensar de que muchas veces tuvieron tantas dificultades para cumplir con esta gran pero maravillosa responsabilidad. Los padres tienen que enseñar desde muy pequeños a sus hijos que la autoridad de ellos viene de Dios y que si creemos y lo amamos debemos de obedecerlo. La familia tiene que ser una verdadera escuela donde conozca el evangelio que anuncie el amor y no el temor que Jesucristo nos enseñó hacia su padre Dios y hacia nosotros sus hermanos.

6

Algunas veces los jóvenes queriendo buscar una deformada libertad que es más bien un libertinaje de vida dicen yo no tengo ni padre ni madre ni perrito que me ladre, no sabiendo la riqueza de tener unos padres que nos acompañen en las alegrías y en las tristezas de nuestra vida y que nos aconsejan en las dificultades para no equivocarnos tanto y encontrar una vida feliz y llena de amor puro y sincero. El respeto y la obediencia que se pide en el cuarto mandamiento, se extiende a toda persona que es superior nuestro, ya sea patrón, maestro, autoridades civiles y tutores cuando no hay padres de sangre. Cuando los hijos respetan a sus padres son felices. Construyamos familias felices y enseñemos a vivir el amor, recordando que el respeto es el expresión mínima del amor.


¿POR QUE QUIERO SER SACERDOTE? Orlando García Duarte

¡Hola lectores! Aquí tenemos, en vivo y a todo color, a un seminarista de I de Filosofía en el Seminario de Monterrey, que se llama Orlando García Duarte, a quien vamos a entrevistar sobre el por qué de su vocación (llamada) y de su respuesta, que se resume en una pregunta: ¿Por qué quieres ser sacerdote? Orlando dice: “Porque quisiera que la gente conociera la misericordia de Dios”. ¿Por qué? Orlando dice: “Porque por medio del sacramento de la reconciliación, conocí la misericordia de Dios y quisiera que la gente toda lo conociera así como yo lo conocí”. ¿Desde cuándo? Orlando dice: “Puede decirse que desde los 15 años de edad, ahora tengo 21 que cumplo hoy, 20 de abril, precisamente, a través de una “confesión sincera”. ¿Puede decirse que así nació tu vocación? Orlando dice: “Creo que sí, ahí comenzó el empezarme a cuestionar por qué no ser sacerdote. Porque yo en esa confesión, encontré que la vida no tiene sentido si no se conoce a Dios”. ¿Y así fue la llamada (vocación)? Orlando dice: “Sí, ya después de la confesión acudí con el Padre de mi Parroquia (Alejandro Leal Alejos) cada dos semanas para resolver dudas sobre lo que Dios quería de mi vida”. ¿Y cuando diste la respuesta? Orlando dice: “Fecha no tengo, pero puedo decir que al terminar mi primer semestre de contaduría pública, me di cuenta de que la inquietud que tenía antes de entrar a la carrera profesional seguía y lo que estaba haciendo no me llenaba, me veía más feliz realizando las cosas de Dios”. ¿Qué sentiste? Orlando dice: “Me sentía muy seguro de lo que estaba haciendo y feliz de lo que me esperaba”.

¿Y qué te esperaba? Orlando dice: “Esperaba una vida que gira en torno a Dios”. ¿Y qué hiciste para lograrla? Orlando dice: “Ingresé al Seminario de Monterrey el siete de agosto del 2010”. ¿Y sucedió lo que esperabas? Orlando dice: “Muchísimo más, por todas las bendiciones que se pueden recibir en ese trayecto, en la familia, en los amigos, en mi misma persona, y en la Iglesia”. ¿Nos platicas algo de esas bendiciones? Orlando dice: “¡Claro! La gente al saber que yo soy seminarista se acerca con más confianza a preguntar sobre las cosas de Dios y a mí me encanta que la gente me pregunte sobre Dios o viene a pedir algún consejo y con gusto le comparto de mi experiencia personal de Dios. Al ver la sed de la gente, yo me siento portador de esa agua viva y les doy de esa agua y eso me hace feliz”. ¿Qué les recomendarías a los jóvenes que tienen inquietud por ser sacerdotes? Orlando dice: “Que no tengan miedo de elegir lo que Dios quiere para ellos, porque el mismo que nos llama es el mismo que nos acompaña. Ese camino que desde antes que nosotros naciéramos estaba preparado por Dios para Ti, en una misión específica. Y si tienes inquietud, platica con un sacerdote para que te oriente”. ¿Qué se hace para poder entrar al Seminario y llegar a ser sacerdote? Orlando dice: “Se lleva a cabo un proceso de discernimiento en el Centro Vocacional donde un sacerdote, junto con su experiencia, te ayudará a optar por el mejor camino que Dios tiene para ti”. ¿Algo que tú le quieras decir a los jóvenes? Orlando dice: “Que en todo lo que hagan o en las decisiones que tomen no se olviden de Dios y acérquense a El por medio de su palabra escrita”. Muchas gracias Orlando por tus respuestas y que Dios te ayude a llegar al sacerdocio. Además, recibe nuestra felicitación por tu cumpleaños! Y Orlando se fue a acompañar al Coro de Misa con Niños, como cada semana, en esta Parroquia de Santa Beatriz de Silva…

7


¿UN ABOGADO METIDO A SACERDOTE? Juan Carlos Agustín Samaniego Saucedo Estamos platicando con Juan Carlos Agustín Samaniego Saucedo, seminarista de II de Filosofía, perteneciente a la Diócesis de Matamoros, que cursa su formación y sus estudios hacia el sacerdocio en el Seminario de Monterrey. Le preguntamos ¿por qué si él es abogado, decidió entrar al Seminario para llegar a ser sacerdote? Nos dijo: “Una de las cosas que me motivó a entrar al seminario, fue la inquietud vocacional, yo por ejemplo, junto con mi familia siempre hemos sido muy cercanos a la Iglesia y nunca me había hecho la pregunta de si yo quería ser sacerdote. Hasta que me invitaron a un retiro vocacional, en donde me llamó la atención el interés de poder servir. Cuando yo elegí la carrera de abogado, mi interés era también el de servir y el año y medio que trabajé de abogado así fue. Ya en los retiros me di cuenta de que había otra manera de servir. ¿Sientes que estás en la decisión correcta? Sí, porque aunque siempre va a haber dudas, de modo que si no hubiera me inquietaría, creo que estoy en lo correcto porque me agrada, me siento a gusto, en poder servir desde este “lado” a la gente. Uno se va dando cuenta a lo largo de la formación de que éste es su camino. ¿Qué te costó más dejar para entrar al Seminario? ¿La Familia? ¿La novia? ¿El dinero? En primer lugar mi familia, porque siempre hemos sido muy apegados todos y siempre muy unidos, hasta en las cosas más simples, comer, ir a Misa, etc., al pendiente unos de otros y al entrar al seminario obviamente se sigue al pendiente y unidos, pero ya es de manera diferente, no los veo a diario,

8

inclusive aprovechan todas las ocasiones de visita para venir a verme. Luego, en segundo lugar, se extraña la novia, con la que tenía tres años y medio. Con la que había muchos proyectos y al principio fue difícil porque al entrar al seminario dejaba a alguien y empezaba a ver si el nuevo proyecto era lo adecuado. Y ¿valió la pena dejar familia, novia, etc.? Sí, no me arrepiento, porque he ganado mucho más gente que me apoya y me quiere como mi familia lo ha hecho, ha crecido mi familia. En cuestiones afectivas he recibido mucho apoyo y amor de mucha gente de las comunidades con las que me he relacionado. El Señor me ha recompensado al ciento por uno. ¿Cuánto tiempo te falta para ser sacerdote? Cinco o seis años. ¿Cómo te diste cuenta de que Dios te quería de sacerdote? Día a día me doy cuenta de que me quiere simple y sencillamente porque sigo firme y más que nada con la alegría y le voy respondiendo día a día con entrega, poniéndole alegría a todo lo que hago. En cosas como recibir una buena palabra de otro se confirma el llamado y se va dando a respuesta a Dios. ¿Alguna recomendación a los jóvenes con inquietud por ser sacerdotes? Ahora sí que como me dijeron a mí cuando entré, hay que buscar hacer la voluntad del Señor, pues es fácil hacer la nuestra y no hay que ser cobardes porque recordemos que con el Señor o frío o caliente, nada de tibio. ¿A los jóvenes en general? Que hay que tener una vida coherente a nuestras creencias, a nuestra religión, dado que ahorita con lo que sucede en la sociedad lo que necesitamos son jóvenes con valores, personales y comunitarios, que vean por el prójimo, pues aunque somos diferentes a todos nos une un mismo Dios y todos debemos velar por los valores de los demás. Ahí está el mandamiento del amor: Amarse los unos a los otros. Gracias, Juan Carlos. Y Juan Carlos se va a su labor apostólica en la Parroquia de Santa Beatriz de Silva como cada sábado lo hace.


Periódico Parroquial COMUNIDAD #91  

Periódico Parroquial de Santa Beatriz de Silva de la Arquidiócesis de Monterrey, México

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you